Nuestra Señora del Castillo de Agres

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de la Virgen de Agres instalada en su anda procesional.

Imagen de la Virgen de Agres instalada en su anda procesional.

El Santuario de Nuestra Señora del Castillo de Agres se levantó en el entorno de la Sierra Mariola el 16 de enero de 1578, teniendo como antecedente un convento de religiosos Observantes cuyo fin primario fue atender el culto de la imagen de Nuestra Señora del Castillo de Agres, cuya aparición en aquel agreste paraje data, según la tradición, del 31 de agosto de 1484.

Y es que la tradición cree que en esa fecha la iglesia de Santa María de Alicante se incendió por completo y la imagen de la Virgen que allí había desapareció. A la mañana siguiente y según cuenta la historia, un pastor, Gaspar Tomás, fue el que encontró a la Virgen encima de un almez en las ruinas del castillo musulmán; y allí fue donde la Virgen dio milagrosamente al pastor el brazo que le faltaba, pues era manco. Ésta sería la prueba ante el pueblo de la aparición de la Virgen.

Dicha imagen fue transportada entonces nuevamente a la iglesia, pero al día siguiente había desaparecido. Y se encontró nuevamente en el lugar donde la encontró el pastor. Por ello, interpretaron que el deseo de la Virgen era ser venerada en aquel mismo lugar, construyéndose en un principio una humilde ermita. Cuando se hicieron cargo de esta ermita los franciscanos, tomó posesión de esta el Padre Fray Jerónimo Vidal, guardián por entonces del convento de Bocairent, edificándose sobre ella un pequeño convento cuyos cimientos se abrieron sobre el duro peñasco. Ya en la exclaustración de 1835 pasó el edificio a manos de la villa de Agres. Cuando llegó el año 1891 se llevó a cabo la más exhaustiva restauración del Santuario de Nuestra Señora del Castillo de Agres.

Popularmente, los pueblos enclavados en las cuencas del Serpis y Clariano y la comarca de la Marina profesan una sempiterna devoción a la Virgen de Agres, acudiendo a ella en numerosas romerías para cumplir sus promesas. Es por ello por lo que en las paredes de la sacristía de este Santuario cuelgan innumerables exvotos de curaciones milagrosas y otros beneficios obtenidos por intercesión de la Virgen de Agres. Existen, asimismo, varios lienzos o composiciones pictóricas representando algunos de estos hechos milagrosos con las circunstancias de personas, lugar y tiempo en que acaecieron.

Estampa de la aparición -la imagen se muestra vestida, con los añadidos de época barroca- y panorámica del Santuario.

Estampa de la aparición -la imagen se muestra vestida, con los añadidos de época barroca- y panorámica del Santuario.

Este importante centro de devoción mariana del sur de la Comunidad Valenciana consta de un edificio formado por un gran bloque longitudinal con pequeños huecos, donde destaca una pared maciza imponente y de gran altura. La parte mejor conservada es un recinto cerrado que incluye un albergue de peregrinos. La iglesia, de pequeño tamaño, se divide en dos naves paralelas de cuatro tramos sin ornamentación. Se llega a ella desde una gran escalinata cubierta. En uno de los extremos de la nave, en la parte más alejada de la entrada, se encuentra el camarín de la Virgen con una cúpula sobre pechinas.

Salvador Raga Navarro

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

12 pensamientos en “Nuestra Señora del Castillo de Agres

  1. “Salve a la Virgen de Agres
    Salve a nuestra patrona
    De enfermedades nos libre
    Por ser gran consoladora.”

    Gracias, Salvador. Conocía a esta bonita Virgen románica desde niña por una estampa que mi abuela tenía con unos gozos de los que he adjuntado la tonadilla. Todavía niña tuve ocasión de visitar el Santuario de la montaña, aunque poco recuerdo. Tengo la impresión de que la imagen, si no es que es una copia moderna, está bastante repintada. En cualquier cosa la prefiero así, al natural, que con todo ese aderezo barroco cargante.

    • Ana MAría , ya hemso incidido en alguna ocasión en las barbaridades cosméticas que se han hecho sobre algunas imágenes, algunas románicas y otras no. En este caso, la intervención se me antoja que ha sido bastante discreta y de eso debemos felicitarnos todos.

  2. Muchas gracias, Salvador, por este artículo sobre la Virgen del Castillo de Agres. La verdad es que si Ana Maria no hubiera dicho que esta imagen es románica, yo hubiera tenido mis dudas, pero bien es verdad que yo de arte entiendo muy poco y, sin embargo, es su especialidad.
    Es reiterativo el tema de la aparición al pastor, el que “aunque me voy no me voy” – como dice el fandango – y el resto de circunstancias que rodean su aparición y su culto, pero mucho me temo que en estas cosas, muchas tradiciones copian de otras y solo queda el aceptarlas, aunque por supuesto, no las creas.
    La imagen es muy bonita y le encuentro cierto parecido a una imagen de mi provincia a la que conocemos como la “Virgen Bella”.

    • Cierto es que esas imágenes fugitivas que volvían reiteradamente para convencerle al pueblo de que ese debía ser el lugar definitivo donde debían morar es un “clásico” de los hallazgos de imágenes marianas y como algo entrañable de las creencias populares debemos tomarlo. Sin más.

    • Yo, especialista en Historia del Arte no soy, lo soy en Historia Antigua, pero aún así el arte es una disciplina que tengo que dominar para el profesorado, así que me baso en lo aprendido sobre el tema.

      Normalmente las Vírgenes entronizadas de factura tosca, frontal y desmañada, con cierto hieratismo y tendencia a colores vivos y a piel oscura -aunque esto último no necesariamente- pueden clasificarse “a ojo de buen cubero” como románicas; aunque para ir sobre seguro deberían poder ubicarse cronológicamente en torno a los siglos XI-XIII. Sin embargo, hay Vírgenes de transición que es difícil ubicarlas, pues ya siendo góticas en cuanto a cronología, en aspecto no lo son.

      En el caso de la Virgen de Agres me he basado en simple observación, podría tratarse de una pieza de transición, pero no creo, aunque el repinte de colores vivos -si es que está repintada y realmente no es una copia moderna, lo que no me acaba de quedar claro- me impide valorarla mejor. El gran tamaño de las manos y la tosquedad de sus facciones y las del Niño, además de su posición como Theotokos entronizada, es lo que me hace considerarla románica. Además, es muy similar a la patrona de mi pueblo, que es indudablemente románica; con la que comparte posición y esos zapatitos puntiagudos, así como con la de Montserrat, otra gran pieza de indudable estilo románico.

  3. Algo que creo interesante:
    Hoy en la 4 (TV), a las 22,30 horas, ponen una película sobre Santa Sara Kali. Es un gran documento de 80 minutos que retrata un fervor, una pasión, una Santa, una peregrinación y una raza universal: el pueblo gitano. Y lo hace desde el aire, desde el mar y desde la tierra en un magno acontecimiento. Creo que valdrá la pena verla.

  4. Nunca había escuchado hablar sobre esta advocación me parece una imagen muy bonita ya sea con o sin ropas de tela, como bien dicen pues sus leyendas es lo que leemos de continuo en muchas advocaciones pero eso no le quita que me pareca entrañable, muchas gracias

  5. Gracias Salvador, leyendo tu articulo de la advocación mariana de María del Castillo de Agres, me viene a la mente tantas y tantas advocaciones del país que tienen similares historias, sobretodo la de Nuestra Señora de Cortes de la que escribí el mes de Mayo pasado.
    Personalmente este tipo de imágenes tan antiguas, ami me gustan verlas con sus ropajes barrocos, pienso que les dan mayor “personalidad”.
    Me alegro de que aun se conserven los exvotos antiguos donados por las personas agradecidas. En el santuario de Cortes existían muchos de ellos, algunos muy bonitos y únicos por sus características. Lamentablemente y según me dijeron unas personas, algunos de estos exvotos fueron quemados por el gran exceso que había en una habitación contigua que le llaman el relicario.

    • Esta habitación plagada de exvotos es de lo poco que recuerdo del santuario de Agres, precisamente. Entonces me estremeció aquella estampa de muletas, brazos y piernas ortopédicos y órganos de cera poblando las paredes en caos total.

      Y siento decirlo, pero discrepo poderosamente con tu idea de que los añadidos barrocos dan más personalidad a una imagen. Es lo contrario. Una imagen románica, gótica o renacentista es lo que es y cubrirla de joyas y telas y pelucas destruye su personalidad, oculta su belleza, impide ver su auténtica naturaleza. Ya existen vírgenes barrocas de vestir y para eso están, las otras, deberían revertirse a su estado original, precisamente para no traicionar la personalidad con que fueron creadas.

  6. Excelente artículo … siendo muy común la forma de localización de las ermitas, ya que son “leyendas” que se repiten (como ya han comentado) … la imagen es muy bonita …

  7. A la Mare de Deu de Agres, la que se salvó del fuego en la Iglesia de Santa María de Alicante, la quemaron en el 36. La que se venera ahora es una copia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*