Venerable Tomás de la Virgen, trinitario descalzo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo contemporáneo del Venerable Tomás de la Virgen, trinitario.

Lienzo contemporáneo del Venerable Tomás de la Virgen, trinitario.

El pasado 7 de Octubre se cumplían 366 años de la partida al cielo del Venerable Tomás de la Virgen, destacado sacerdote trinitario que sufrió en primera persona los dolores y sufrimientos en el misterio de la enfermedad.

En la ciudad de Villanueva de los Infantes, el día 21 de Enero de 1587 nacía en el seno de una familia de las más adineradas y emparentada a la de Santo Tomás de Villanueva (O.S.A), el niño Rodrigo de Tomás y Sánchez, sus padres eran Juan de Tomás Bustos y María Sánchez Mejías, ambos naturales de esta ciudad manchenga. Al poco tiempo de nacer Rodrigo, la familia vio menguada considerablemente su fortuna, por la repartición entre los pobres que llevó a cabo su padre. El niño Rodrigo creció en este ambiente y no es de extrañar que fuera tan caritativo y comprometido con los pobres desde muy pequeño.

Vocación de trinitario
Un día, desde la Ciudad de Valdepeñas, el padre reformador de la Orden Trinitaria San Juan Bautista de la Concepción se acercó hasta Villanueva de los Infantes a visitar la incipiente comunidad de Trinitarios que pocos meses antes se había formado en esta ciudad. Es aquí donde San Juan Bautista de la Concepción se encuentra con Dº Juan de Tomás y su hijo Rodrigo, que por aquel entonces contaba con 19 años. Fue entonces cuando en este encuentro Dº Juan se presentó al Santo Padre Reformador, diciendo: “Yo soy Juan de Tomás y éste es mi hijo, que quiere formar parte de su comunidad Trinitaria reformada. Tiene 19 años y siempre ha observado una conducta ejemplar. Aprendió a leer y a escribir ya hace tiempo, pero él prefiere dedicarse más a la oración que a las letras”. El padre San Juan Bautista de la Concepción de muy buen grado preguntó al joven Rodrigo: “¿Quieres vestir nuestro pobre hábito?”, a lo que el joven Rodrigo respondió: “Sí Padre, creo que es ésta la voluntad de Dios. Sé que encontraré dificultades y que la penitencia es dura, pero estoy seguro de que Dios me dará fuerzas para superar todas las dificultades”.

El día 29 de Abril de 1606 recibe el hábito de la Santísima Trinidad en el convento Trinitario de Villanueva de los Infantes, de manos del Padre Reformador San Juan Bautista de la Concepción. Por sus devociones a la Santísima Virgen María y a su tío Santo Tomás de Villanueva, cambia su nombre por el de Fray Tomás de la Virgen. Durante un año realizó su noviciado en la Casa de Madrid y fue allí donde todos sus hermanos y superiores pronto notaron sus virtudes, especialmente en su forma de orar y su silencio, llegando incluso a ser conocido entre sus compañeros por “el Hermano que no habla”. El mismo San Juan Bautista de la Concepción se refiere a sus progresos como religioso así: “Novicio ha estado conmigo, que muchos han experimentado esta verdad: que, siendo un hombre tan cerrado y callado en el hablar, que, entendiendo los frailes que habíe de perder de todo puncto el saber hablar, por ser esto con tanto estremo que en casa no le sabían otro nombre, el año del noviciado, sino «el fraile que no habla», estando conmigo, me ha dicho cosas tan altas, con términos tan extraordinarios, que me parece sólo el cielo se los puede haber enseñado”.

Lienzo del Venerable en su lecho de enfermo. Fotografía: Pedro Huerta.

Lienzo del Venerable en su lecho de enfermo. Fotografía: Pedro Huerta.

Enfermedad
El día 1 de Mayo de 1607 realizó su profesión solemne, y al poco tiempo fue destinado desde Madrid a una nueva fundación a Córdoba, donde tuvo ocasión de mostrar su espíritu de penitencia, oración y caridad con los más pobres que a su paso iba encontrando, hasta llegar a Córdoba. Fue precisamente en uno de sus momentos de oración cuando se escuchó un enorme grito y a continuación rodó estrepitosamente por el suelo, expulsado sangre por la boca y por la nariz. En un principio le diagnoticaron hemoptisis aguda. En un principio no se amilanó por la enfermedad, pero fue en Bujalance (Córdoba) donde le sobrevino la enfermedad más aguda si cabe, creyendo varios doctores que se trataba de tuberculosis y estando de acuerdo en que vivía de puro milagro. Desde esta ciudad andaluza fue trasladado a su ciudad natal, creyendo así que con un clima más seco y entre sus familiares encontraría mejoría, resultando todo esto en vano. Entretanto, en este año es finalmente ordenado sacerdote.

En 1609 regresa a Madrid sin no pocas dificultades por su estado. Cuatro años después, queda totalmente postrado en la cama para no levantarse más; y es que todo su cuerpo era un llaga sangrante, un dolor que recorría sus miembros, fijándose en la cabeza, en los costados, en el estómago, en las piernas, sin interrupción tanto de noche como de día, con hemorragias constantes y ¡así 34 años! A partir de ese momento su dedicación era seguir a Cristo en el dolor, su ministerio se desarrolló desde la cama y en muy poco tiempo todo Madrid y la Corte Real hablaban del “santo” de la rara enfermedad que tan sabios consejos daba, su fama se extendió por toda la cristiandad, siendo consejero de Papas como Urbano VIII, Inocencio X, que antes de ser Papa fue nuncio en Madrid y tuvo ocasión de conocerlo personalmente; Clemente IX, que en su primera visita se mantuvo de rodillas durante toda la consulta frente a su lecho. Felipe III y Felipe IV, ambos monarcas de España, lo consideraban como el más fiel y leal de sus consejeros, el Duque de Lerma y el Conde-Duque de Olivares también recibieron de él sabios consejos y reproches.

Vista del sepulcro del Venerable.

Vista del sepulcro del Venerable.

Muerte
En 1617 aparecen en Fray Tomás de la Virgen manifestaciones evidentes del auténtico místico. Sus llagas se rebelan a todo medicamento y ungüento, y exhalan un perfume desconocido, encontrando único consuelo en la Eucaristía, que la recibía de diario. Explica los misterios de la Fe con claridad desconcertante a todos los que se le acercan en busca de consejo y guía. Ve las almas del purgatorio. Lee los pensamientos. Predice los hechos futuros como guerras, muertes, fechas etc. De todo esto se sirve para llevar las almas a Dios.

Después de 34 años, sabiendo el día y la hora de su muerte, pidió el crucifijo que le regaló el Papa con indulgencia plenaria, que tenía en un altarcito dentro de su celda, que por especialísimo privilegio del Papa Urbano VIII, allí celebraban misa y exponían al Santísimo. Abrazado a este crucifijo, como en una misma cruz, se unió definitivamente a Cristo Crucificado, y entregó su espíritu al Padre. Eran las 9:15 de la mañana del día 7 de Octubre de 1647. Durante los tres días siguientes todo Madrid y la Corte real rindieron homenaje al que consideraban un santo.

El 22 de Septiembre de 1805, el Papa Pío VII aprobó sus virtudes en grado heroico y lo declaró venerable. Hoy en día, después de ser trasladados sus restos mortales descansan en el convento de los PP. Trinitarios de Valdepeñas (C. Real), esperando su beatificación, de que podemos decir que por el momento está en un punto sin avance.

“Gracias os doy, Señor, por que me dais en qué pueda imitar a mi Redentor Jesucristo y os dignáis sea participante de su preciosa cruz”. (Palabras que pronunciaba el Venerable y que le sirvieron como lema).

David Garrido

Enlaces consultados (12/10/2013):
http://www.trinitarios.net/
http://es.wikipedia.org/wiki/Tom%C3%A1s_de_la_Virgen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

12 pensamientos en “Venerable Tomás de la Virgen, trinitario descalzo

  1. 34 años enfermo se me viene a la mente los 16 años de cáncer de mi madre. Muchas veces me pregunto ¿Qué piensa el Señor con prolongar las enfermedades y sufrimientos del enfermo y de sus familiares?

    • Emmanuel, yo también me lo pregunto, pero eso es una cosa que solo nos puede responder Dios.
      Si este caso te llama la atención, espera ver el articulo que tenemos preparado para el día 3 de Nombre.

  2. Bueno, este Venerable es otro viejo conocido, la cantidad de estampas y novenas que he mandado y seguiré mandando sobre este señor… Creo que es bueno darlo a conocer porque yo no sabía que existía antes de recibir mi primera esampa sobre él e imagino que fuera de España todavía se le conocerá menos…

    Tengo una duda, David: por lo que he entendido, a pesar de pasarse media vida enfermo, la Orden se encargó y cuidó de él. He visto de tantas y tantos religiosos que, con una vocación muy clara, eran enviados de vuelta a sus casas apenas enfermaban porque las Órdenes no querían cargar con ellos. Al parecer los trinitarios eran más humanos que los Carmelitas y otros…

    • Yo también propague su devoción a través de las estampas, y fue hace muy poco tiempo cuando después de leer una mini biografía del Venerable Tomás de la Virgen que había detrás de una estampa , cuando me decidí a escribir sobre Él.
      Efectivamente la Orden Trinitaria se ocupo de Él y de asistirlo en su enfermedad, tengo poca información al respecto pero con total seguridad todos estos años de enfermedad los paso en el convento de la Orden Trinitaria tenia en Madrid, bajo el cuidado de sus hermanos y compañeros.

  3. Gracias, David, por este artículo sobre el Venerable Tomás de la Virgen.
    De verdad que gracias a este artículo he conocido algo sobre la vida de este hombre santo. Hace muchos años que tenía la foto de su sepulcro pero no se me había ocurrido leer nada sobre él.
    Quedo impresionado por el calvario de su vida, pero admirado por su fuerza y por la aceptación de la enfermedad. Cualquier persona, yo entre ellas, se volvería loco al vivir en esas condiciones. Nunca sabremos los designios de Dios (salvo que es Padre y que quiere por igual a todos sus hijos) y por eso es difícil comprender como “permite” que una persona pueda vivir toda su vida en esas condiciones. No es mi intención el querer comprender a Dios (salvo que es el Amor), pero eso no lo entiendo. ¿Quién no se santifica llevando esa vida con absoluta entrega y completa resignación? Ya podrían los trinitarios acelerar su proceso, porque este Venerable si que es digno de verlo pronto en los altares.
    Y por cierto, David, te invito a que nos escribas sobre San Juan Bautista de la Concepción, cuyo cuerpo, como bien sabes, está en la ciudad andaluza de Córdoba.
    Gracias, David.

    • Antonio, al igual que tu yo también veo en esta vida un continuo calvario que se prolongo durante casi 34 años, pero a la vez una total entrega, aceptación y Fe por parte del Venerable. Como le he dicho a nuestro amigo Emmanuel espera ver el articulo del día 3 de Nombiembre, donde veremos otro caso de santidad, madurada desde el dolor y la prolongada enfermedad.
      Acepto tu invitación y me comprometo de cara al año q

      • Acepto tu invitación y me comprometo de cara al año que viene a hablar de San Juan Bautista de la Concepción y de los mártires trinitarios del siglo XX, Beato Hermenegildo de la Asunción y los 5 compañeros mártires.

  4. Una vida sencilla y nada aburrida, aunque amante del silencio supo decir todo lo necesario y más para gloria de Dios Uno y Trino y salvación de las almas de sus contemporáneos.

    ¡Sobrino de santo, increíble! A veces pienso que hay casos donde la santidad se hereda, si no son familias enteras, lo es el padre y el hijo o la abuela y la nieta o el tío y el sobrino. E incluso “coinciden” hombres y mujeres sin parentescos carnales en una misma época, que están llenos del Espíritu Santo y se reconocen a sí mismos pecadores y hermanos -y los hermanos a veces pelean entre sí-. ¡La gracia de Cristo Jesús constituye nuevas familias donde no importan los lazos de sangre!

    Como más de un hermano, me causa urticaria que una persona tan buena -aunque sólo Dios es bueno- sufra una enfermedad tan larga y penosa o precariedades de todo tipo. Me acuerdo del caso de Job. ¿Qué designio tiene Dios con ese hijo suyo enfermo? Debe haber un para qué aunque no lo entienda. Fuera de ese enfoque de la enfermedad como castigo de Dios por el pecado -ya superado por el propio Jesús-, parece que con ella vienen gracias extraordinarias, aunque no siempre. Creo que los santos enseñaron a los tanatólogos de hoy las fases del proceso de la muerte. El cristianismo reenfoca la muerte en esperanza.

    • ¿Que puedo añadir a lo que nos dices amigo Alejandro!?, tienes toda la razón.
      Dios tiene para todos sus hijos un camino designado, y solo Él sabe lo que nos deparara.
      Esperemos que esta familia Trinitaria cuente dentro de poco tiempo con un nuevo Beato.

  5. David:
    El misterio del dolor y del sufrimiento es una de las incógnitas que más inquietudes se levanten el el corazón del hombre. Y no deja de causar en muchas personas rebeldía y confrontación con un Dios que es conocido como el Amor mismo.
    La vida de este sacerdote postrado en el lecho del dolor nos admira y nos repugna,. nos sorprende y nos atemoriza. Fray Tomás no es el único de muchos santos y santas que han vivido en carne propia el dolor de una manera más intensa y misteriosa. Sin embargo, el supo hacer de su lecho una cátedra de fe, esperanza y caridad. Un hombre hecho una llaga viviente es un oráculo para los hombres poderosos de su tiempo. Tal vez sea que supo unirse con Cristo a su cruz, para fructificar vida, sonrisas y paz y con ello, salvar a unos hombres siempre temerosos de la falta de comodidad. No todos estamos llamados a estar crucificados en el dolor, ni tampoco a vivir en el llanto y la pena, lo que si tenemos es la esperanza es de que si compartimos la cruz de Cristo, participaremos de su resurrección.

  6. David muchas gracias por contarnos la vida de este Venerable al que desconocía me parece maravilloso como afronto y llevo la enfermedad con paciencia algo que a muchos de nosotros cuando nos enfermamos nos falta, y nos desesperamos y él con la mayor paciencia supo aceptar los designios de Dios, ojalá y pronto sea beatificado.

  7. Quién desee estampas o cualquier cosa del Venerable Tomás de la Virgen, las puede pedir la P. Vicepostulador
    Casa de la Santísima Trinidad, Calle Cruz Blanca 25. CP/ 29200 Antequera (Málaga)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*