Nuestra Señora del Pilar

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de la Virgen del Pilar. Basílica del Pilar, Zaragoza (España).

Imagen de la Virgen del Pilar. Basílica del Pilar, Zaragoza (España).

Introducción
Este día es un día importante para España y América, no sólo porque celebramos el descubrimiento del continente americano, sino porque celebramos la patrona de la Hispanidad, la Virgen del Pilar. En efecto fue declarada como tal por el papa San Juan Pablo II, en Zaragoza [1], el 10 de octubre de 1984, en un viaje que realizó a esta ciudad, a Santo Domingo y Puerto Rico como conmemoración de la Evangelización de América.

Por tanto no es una fiesta sólo española, aunque aquí coincida con la fiesta nacional, sino que celebramos también la advocación mariana que nos recuerda que todos somos hijos de la Iglesia en gran parte gracias a la labor incesante de los predicadores españoles, tanto en España como en América. En algunos países se le llama a este día el Día de la Raza.

Aviso de antemano que no soy un experto en esta advocación mariana. El hecho de atreverme a escribir sobre el tema ha sido una cuestión de mera obediencia a los responsables del blog. He tomado de allí y de aquí lo más interesante, añadiendo además ideas mías, pero buscando no extenderme demasiado.

La leyenda se mezcla con la historia
Cualquier historiador nos dirá que el origen de esta advocación mariana es mera tradición y leyenda, que no posee fundamento histórico alguno. En efecto, se cuenta [2] que el apóstol Santiago, en su evangelización de las tierras hispanas, vino a parar a la ciudad romana de Cesaraugusta, la actual Zaragoza. Llevaba varios meses el apóstol por estas tierras, pero los resultados de su predicación habían sido bastante escasos por la dureza de corazón de sus habitantes. Sólo unos pocos habían creído la buena noticia del Evangelio y Santiago andaba bastante desanimado, con la idea en su cabeza de partir hacia otras regiones del Mediterráneo que pudieran acoger mejor el mensaje cristiano. Andaba el apóstol en estos pensamientos, descansando junto al río Ebro, cuando he aquí que la mismísima Virgen María, la madre del Señor (que probablemente aún vivía en Palestina), se le apareció sobre una columna (o pilar) para confortarle y darle nuevos ánimos. Con nuevos bríos la predicación de Santiago continuó, logrando la conversión de muchos habitantes de esta ciudad. Se guardó esta columna con gran devoción (de jaspe, sobre la cual aún hoy se asienta la imagen de la Virgen), y se edificó un santuario dedicado a la Nuestra Señora, el primer santuario mariano de toda la cristiandad según se cree.

Aparición de la Virgen del Pilar a Santiago el Mayor, Pedro de Raxis, 1579. Museo de la Fundación Lázaro Galdiano, Madrid (España).

Aparición de la Virgen del Pilar a Santiago el Mayor, Pedro de Raxis, 1579. Museo de la Fundación Lázaro Galdiano, Madrid (España).

No hay que ser un erudito en la historia para darse cuenta que ese relato está lleno de lagunas. En primer lugar, el apóstol Santiago fue el primer apóstol que murió mártir (Hch 12, 2), seguramente entre los años 37-39, con lo que hay un descuadre cronológico evidente. Es por ello por lo que históricamente no se cree que este apóstol fuera el evangelizador de España, aunque la tradición cuente con tanto peso en este país: tumba en Santiago de Compostela, piedra de Santiago en Guadalcanal, provincia de Sevilla (donde se narra que paró a descansar), milagro del Pilar… Según creen algunos estudiosos [3], basándose en la primera carta de san Clemente y Rom 15, 24-28 lo más probable es que otro apóstol, san Pablo, fuera el evangelizador de la península ibérica.

Otro dato que puede decepcionarnos un poco es el hecho de que en el canon VIII del Sínodo de Antioquía, de finales del siglo IV, se establecía que las imágenes religiosas habían de colocarse sobre columnas (quizás a imitación de las imágenes paganas grecolatinas). Según algunos autores [4], que seguro no serán proclamados hijos predilectos de Zaragoza, éste es el origen de la columna o pilar de esta advocación mariana y, de hecho, aún quedan restos de este mandato sinodal en la costumbre que aún se conserva de colocar las imágenes religiosas sobre peanas.

Esto no significa que haya que menospreciar esta advocación por su escaso rigor histórico. Pues el hecho de que haya una tan antigua y arraigada tradición debe movernos al respeto y veneración. Lo importante son todos los frutos y el rico legado que la devoción a la Virgen del Pilar ha dado a todo el orbe católico, especialmente a los países hispanos. Todos los cristianos que vivimos bajo su manto y cuya fe se robustece por su santo pilar sólo podemos dar gracias a Dios porque la Pilarica y su basílica brillan con luz propia. Cada día desde hace muchos siglos, ilumina a los que desean encontrar un camino por el valle de tinieblas que es el mundo. Por tanto, sin el Pilar y Santiago no se entendería la religiosidad española ni hispanoamericana.

Sea como fuere, se asienta históricamente esta devoción desde el siglo II nada menos. En unas obras en la basílica se descubrió la tumba paleocristiana de un diácono de nombre Lorenzo (no el santo, claro). Esto nos hace pensar que este lugar era al menos un lugar de culto donde habría servido este diácono. En otras obras en la plaza de la basílica se descubrieron restos de antiguos túneles que seguramente hubieran servido de ruta de escape en tiempos de persecución.

Piedra de Santiago. Guadalcanal (Sevilla)

Piedra de Santiago. Guadalcanal (Sevilla)

En el sarcófago de la mártir santa Engracia, también de Zaragoza, conservado desde el siglo IV, se observa lo que se cree es la primera representación de la Virgen del Pilar, que desciende desde el cielo, apareciéndose a Santiago. Esto es bastante discutido por otros estudiosos que aseguran que dicha representación es una Asunción. Sin embargo en su contra está el hecho de que esta temática no era representada iconográficamente en estos primeros siglos. Del siglo IX hay un escrito [5] que nos hace pensar que ya había un santuario o ermita en el siglo III dedicado a la Virgen, en donde se nos cuenta que los restos del mártir san Vicente fueron depositados allí un tiempo porque éste había servido en dicho santuario. De esto último dudan algunos historiadores, porque las vicisitudes con los restos de san Vicente suele creerse que fueron otras.

Con el paso del tiempo esta devoción mariana fue extendiéndose por toda la península Ibérica. Ya en el siglo XV el gran rey Fernando el Católico, como buen aragonés, era muy devoto de la Virgen del Pilar y en esos años comenzaron a ser notorio el número de peregrinos que se encaminaban a Zaragoza a pedir favores.

Sobre la primitiva y originaria capilla, seguramente de simple adobe, que se edificó en los tiempos del apóstol, se construyó otra, de mayor tamaño, en época mozárabe. No se sabe bien qué pasó con ella durante la invasión musulmana aunque fue respetada según afirman numerosas fuentes. Tras la reconquista de Zaragoza (1118) el rey Alfonso I el Batallador mandó construir un templo románico (sólo se conserva un tímpano en la fachada sur) con el título de “Basílica de Santa María la Mayor y del Pilar” [6]. A finales del XIII se encontraba el templo en tan mal estado que el obispo Hugo de Mataplana mandó construir uno gótico-mudéjar (estilo muy propio de aquellas tierras), contando con ello con recursos que el propio papa Bonifacio VIII envió. No se finalizó la obra hasta el siglo XVI.

Virgen del Pilar, Francisco de Goya. Museo de Zargoza, España.

Virgen del Pilar, Francisco de Goya. Museo de Zargoza, España.

La gran afluencia de peregrinos hizo necesario construir otro templo. La actual basílica es de estilo barroco, comenzada en el siglo XVII. Las vicisitudes de la historia y escasez de recursos han prolongado esta última construcción durante siglos. Hasta 1961 no se concluyó la última de las cuatro torres que posee.

El significado de esta advocación
Si tenemos la curiosidad de buscar en la Sagrada Escritura la palabra pilar, o su sinónimo columna veremos que su riqueza teológica es impresionante. En efecto Dios protegió a su pueblo del Faraón como columna de nube y como columna de fuego (Ex 13, 21-22), y en forma de columna de nube se posaba Dios en la Tienda del encuentro (EX 33, 9-10). Dos columnas, y con ella la casa que soportaban y donde se encontraban los jefes de los filisteos, derribó Sansón (Jue 16, 29), liberando así a su pueblo. También están cargadas de simbolismo las columnas del Templo de Salomón cuya construcción (y destrucción) se nos narra en los dos libros de los Reyes. El poder de Dios sobre la Creación se nos cuenta en los libros sapienciales cuando se afirma que “Él labra, tambalea o sostiene” las columnas del cielo y la tierra (Jb 26, 11, Sab 9, 1 y Sal 75, 4). Curiosamente Pedro, Santiago y Juan son considerados por san Pablo como “columnas” de la Iglesia (Gal 2, 9). Para finalizar este recorrido por la Biblia nos fijamos en la actitud que el ángel del Apocalipsis pide a los fieles del Señor y el premio esperado:

Ya que has guardado mi recomendación de ser paciente, también yo te guardaré de la hora de la prueba que va a venir sobre el mundo entero para probar a los habitantes de la tierra. Vengo pronto; mantén con firmeza lo que tienes, para que nadie te arrebate tu corona. Al vencedor le pondré de columna en el Santuario de mi Dios, y no saldrá fuera ya más; y grabaré en él el nombre de mi Dios, y el nombre de la Ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, que baja del cielo enviada por mi Dios, y mi nombre nuevo (Ap 3, 10-12).

Todas estas citas son lo suficientemente claras y pueden ayudarnos a entender el significado de esta advocación del Pilar. Sí la entendió Santiago cuando le venció el desánimo. Sí la entendieron, al menos con el corazón, los propios discípulos cuando, presos de miedo ante lo que le había sucedido a su Maestro, se reunieron junto a María (Hc 1, 14). También la han entendido todos aquellos que, a lo largo de los siglos, han mirado a María pidiendo fuerza, ánimo, consuelo y amparo ante las dificultades, persecuciones y peligros.

Basílica del Pilar junto al Ebro, Zaragoza (España).

Basílica del Pilar junto al Ebro, Zaragoza (España).

Muy bien lo expresa el himno de Vísperas que, en esta fiesta litúrgica, nos propone la Liturgia de las Horas. Lo pondré casi entero por su gran significado:

Esa columna sobre la que posa
leve sus plantas tu pequeña imagen,
sube hasta el cielo: puente, escala, guía
de peregrinos.

Cantan tus glorias las generaciones,
todas te llaman bienaventurada,
la roca firme, junto al Ebro enhiesta,
gastan a besos.

Abre tus brazos virginales, Madre,
vuelve tus ojos misericordiosos,
tiende tu manto, que nos acogemos
bajo tu amparo
.

La Virgen del Pilar y su basílica hoy
Cuando uno llega a la basílica del Pilar siente que está en un lugar muy especial. El autor del artículo ha tenido la dicha de ir en tres ocasiones a ella. La elegancia y grandiosidad de su construcción da al ambiente una serenidad especial. La capilla de la Virgen siempre está atestada de devotos con un recogimiento estremecedor. Todos miran a la Virgen, todos le rezan, todos presentan ante Ella sus problemas, sufrimientos y miserias. No es raro ver lágrimas en los rostros. Siempre hay padres que presentan a sus hijos a la Madre de todos.

Santa Capilla de la Virgen. Basílica del Pilar, Zaragoza (España).

Santa Capilla de la Virgen. Basílica del Pilar, Zaragoza (España).

La actual imagen de la Virgen es estilo tardo-gótico, de mediados del s. XV, atribuida al escultor Juan de Daroca (o de la Huerta). Es de madera sobredorada, de pequeño tamaño (38 cm solamente), representando a María y el Niño, con corona, túnica y manto. El Niño agarra con una mano el manto de la Virgen y, con la otra, un pajarito. Toda la imagen se asienta sobre una columna de jaspe de 1,70 m, cubierta con bronce y plata, que a su vez suele taparse con un manto (la colección de mantos, donados por numerosas personas y colectivos a lo largo de la historia, es de más de 300). Los días 2, 12 y 20 se suele retirar el manto por lo que puede verse la columna tal y como está. Fue coronada canónicamente el 20 de mayo de 1905. Se cuenta que la corona fue pagada por un grupo de damas de clase noble encabezadas por la reina María Cristina, esposa de Alfonso XII. Como curiosidad decir que la Virgen del Pilar fue nombrada Capitán General en 1909.

Las banderas de los distintos países de Hispanoamérica allí presentes recuerdan su especial patronazgo. Pero no sólo es patrona de la Hispanidad, sino también de la propia ciudad de Zaragoza (1642), de Aragón (1678), copatrona de Sevilla y de la Guardia Civil. En numerosas ciudades españolas hay barrios enteros dedicados a esta advocación, como así ocurre en Madrid, Valladolid, Las Palmas de Gran Canaria, Huelva y Burgos. También en Hispanoamérica se encuentran numerosos barrios y templos dedicados a esta advocación.

Las personalidades que han visitado la basílica y a la Virgen a lo largo de la historia son innumerables. La han visitado reyes como el ya mencionado Fernando el Católico, Felipe IV y Carlos IV, presidentes de diferentes países y varios santos. El papa San Juan Pablo II la visitó en 1982 y 1984, quedando impresionado por esta devoción mariana.

El papa San Juan Pablo II rezando a la Virgen del Pilar.

El papa San Juan Pablo II rezando a la Virgen del Pilar.

En las fiestas que se celebran en estos días acuden numerosos devotos de muchos lugares de España. Aunque todos los actos son de un primor devocional admirable, destacan entre todos la conocidísima ofrenda de flores y la procesión del rosario de cristal.

David Jiménez


[1] Juan Pablo II, Discurso en la ceremonia de bienvenida en el aeropuerto de Zaragoza, 10 de octubre de 1984.
[2] San Gregorio Magno, Moralia sive Expositio in Job, Archivo de la Basílica del Pilar, 1297.
[3] T. Otero Lázaro, La Tradición Paulina, Facultad de Teología del Norte de España.
[4] M.Nougués Secall, Historia, crítica y apologética de la Virgen nuestra señora del Pilar de Zaragoza
[5] Fr. Almonio de París, Historia del traslado de san Vicente.
[6] D. Lasagabáster Arratíbel, Historia de la Santa Capilla de Nuestra Señora del Pilar, Zaragoza

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

12 pensamientos en “Nuestra Señora del Pilar

  1. Perdón, me he dado cuenta de un error al volver a leer el artículo. La reina María Cristina fue esposa de Alfonso XII, no del XIII.

  2. Muchas gracias, David, por este artículo sobre la Virgen del Pilar. Tu no estarás muy ducho en estos temas, pero la verdad es que el artículo te ha salido muy bien, muy equilibrado en lo referente a distinguir lo que es tradición y lo que es historia y la explicación de los motivos del por qué la imagen de la Santísima Virgen se presenta de esta manera.
    Yo tampoco entiendo mucho de temas marianos, pero te diré que esta es una de las advocaciones marianas a la que más cariño le tengo. Precisamente, yo vivo en Huelva en este barrio dedicado a la Virgen del Pilar y en el día de hoy, la Virgen saldrá en procesión por nuestras calles.
    Creo que lo esencial es que nos apoyemos en el amor a nuestra Madre, que le pidamos que proteja a todos los países de habla hispana (y portuguesa) – bueno a todos en general – y que nos regocijemos con los maños en la festividad del día de hoy.
    Muchas gracias, David.

  3. Muy buen artículo, David. Yo estuve en el Pilar hace bastantes años. Por desgracia mi experiencia no fue tan espiritual y agradable como la mayoría de los visitantes devotos de la Virgen -espero- deben haber experimentado. Seguramente estoy influenciada por mis preferencias artísticas, pero la Basílica de pareció grande, oscura y ennegrecida, seguramente por la necesidad de restauración. La cúpula Regina Martyrum, obra de Goya que yo esperaba poder disfrutar en persona, estaba tapada en restauración, precisamente. Aquello parecía un mercado, lleno de muchedumbre ruidosa y parlanchina que te empujaba y agobiaba. Una señora intentó venderme medallas mientras otra me ponía una estampa del Sagrado Corazón en las manos y prácticamente me ordenaba que se la diera a otra persona. A la Virgen no te puedes ni acercar, sólo verla de lejos, y tras una larguísima cola que parecía la del cajero del supermercado, pude posar mis labios sobre un trozo de piedra rebajada -el famoso pilar- donde todos aplicaban la boca. Supongo que fue bondad de Dios que yo no pillara alguna enfermedad contagiosa. Curiosamente, la misma sensación que me aborda cuando beso los iconos en las iglesias ortodoxas.

    Salí huyendo por patas, decepcionada con la experiencia; pero me vi recompensada de aquel mal trago al entrar en la catedral de la Seo (El Salvador), que está también en la plaza del Pilar, al lado de la Basílica. Tuve que pagar, pero me compensó. La catedral, recién limpia y restaurada, estaba preciosa, con esa luz y esa claridad propia del gótico, elevadísima, que me dio la paz y la experiencia espiritual que había buscado en el Pilar. Me demoré todo lo que pude en salir y hasta pude recogerme ante el altar de Santa Orosia y la capilla de las Santas Justa y Rufina.

    Creo que debería ponerse precaución en que el Santuario de la Virgen del Pilar esté más cuidado. No sé si habrán terminado la restauración y hoy lucirá más limpia y luminosa, pero se me antojó una caverna comparada con la alta, grácil y luminosa catedral. También debería cuidarse que aquello no se convierta en un mercado de peregrinos y trastos devocionales. Por desgracia, aquella fue mi experiencia y no me dejó buen sabor de boca. Espero que hoy día sea muy diferente. Lo que está claro es que, si regreso, aparte de la iglesia de Santa Engracia (indispensable ya para mí) la catedral volverá a recibir mi visita.

  4. Entonces se puede decir que Santiago de Compostela y la Virgen del Pilar son las dos devociones más importantes de los españoles?????

    Yo creía que la Inmaculada Concepción era la patrona de España y América.

  5. Exelente Articulo:
    Yo también puedo gloriarme de haber visitado haces algunos ayeres la Basílica en verdad aunque si esta un poco obscuro me agrado contemplar la imagen de la Virgen fue una super experiencia! Sobre la leyendas de la apariciones y demás relatos píos no dejan de ser eso pero que le dan un encantos folklorico pues ya Sor Maria de Jesus de Agreda se volo la barda cuando en su Mistica Ciudad de Dios se le ocurre escribir precisamente de esa aparicion! En fin me quedo con el sabor de boca que conlleva esta singular advocacion Mariana tan amada en America; en el Sagriio de la Catedral de mi ciudad se conserva un hermoso oleo sobre tu articulo y compartire la liga, Saludos: http://www.flickr.com/photos/tachidin/7323995948/?reuploaded=1

  6. Gracias David, por tal buen y documentado articulo de nuestra Madre la Virgencica del Pilar.
    Como los demás compañeros yo también he tenido la dicha de visitar la basílica y visitar a nuestra Madre. Para mi fue algo grandioso ya que esta advocación es muy querida por toda mi familia. Hoy en día, esta casi todo el interior restaurado y las pinturas de Goya se pueden ver sin ningún problema, es cierto que siempre hay mucho ruido pero en mi opinión es a causa de las colas que se forman para comprar las famosas cintas de la medida de la Virgen.
    Pero nada es comparable al ver el recogimiento y la devoción de la gente ante la Virgen, el mismo Beato Juan Pablo II expreso su asombro diciendo que como una imagen tan pequeña, acogía a tantísimas almas.
    Una de las cosas que también me llamo la atención mucho fueron las dos bombas de la Guerra Civil, que allí están expuestas ( según dicen no se detonaron al caer sobre el tejado de la Basílica).
    iVirgen del Pilar columna de la Fe, ruega por nosotros y por todos los países hispanos!

  7. David muchas gracias por este artículo que sinceramente ya tenía algún tiempo esperando que alguien se animara a escribir sobre la Virgen del Pilar, es una advocación que aunque poco conocida por donde vivo me parece muy bonita al igual que sus leyendas, una duda, una vez lei algo sobre un milagro del cojo de no se donde ¿Qué sabes al respecto?. Y por otro lado pues ojalá y después del atentado que sufrio la basilica hace unos días por los anarquistas haya podido ser llevadas en calma las festividades.

  8. Yo soy nacida en Zaragoza y al leer este artículo me he enterado que el niño lleva un pajarico.Ir a ver a la Virgen del Pilar es algo tan cotidiano que no me fijo si la basílica no es espectacular (por aquí nos pasamos de discretos ó por mejorar se tira lo que había “viejo”), ni me percato de que le rezo a un manto y una corona, grandes y espléndidos para enmarcar la menuda figura de la virgen y el niño (el manto hace que cada día la Virgen sea distinta, de cada uno y de todos). Voy a ver a mi MADRE, a darle gracias ó contarle mis penas, 5 minutos ó media hora. Igual que llamo por teléfono a mi otra madre a preguntarle la receta de las albóndigas,o a contarle que tengo el crío malo. Porque ellas siempre están ahí, son el PILAR.

  9. Davis:
    Acostumbrado a que en México y en América en General seda la Santísima Virgen María la Patrona de pueblos, diócesis y naciones, muchos años creí que Nuestra Señora del Pilar era la Patrona de España. Tiempo después me di por enterado que era el Apóstol Santo Santiago el Mayor. También me he enterado que España tiene un sinfín de advocaciones marianas, como pueblos y corazones haya en la Madre Patria. Algunas muy conocidas, otras solamente regionales, y otras totalmente unidas a un pueblo o villa, pero no por eso menos amada.
    El 12 de octubre es día de su fiesta y hablando en términos de Providencia (detesto usar la palabra tan mal usada y menos bien atinada de diocidiencia= coincidencia) de que la fecha en que se venera esta advocación sea el día de la Virgen que prometió la permanencia de la Fe en esas tierras, y que los habitantes de esos lugares trasmitieron a América.
    Este fecha en este continente tiene últimamente un color de protesta, de inconformidad, de reproche, porque muchos indígenas, guiados por no se que cabecillas, reclaman un atraso y transgresión por culpa de Cristóbal Colón y de España. Ciertamente la colonización tiene muchos puntos oscuros, pero si nos entretenemos a ver lo malo en todo, nunca mejoraremos nuestra vida.
    En lo particular este 12 de octubre en Guadalajara se celebra el Patrocinio de Nuestra Señora de Zapopan sobre la arquidiócesis tapatía, en una fecha que por ser de asueto se aprovechó para hacer la tradicional romería del regreso de su imagen a su basílica.
    Cabe señalar, hasta donde yo me doy por enterado, que hace más de 10 años, el asueto de este día se ha eliminado de los calendarios laborales del país. Salvo en esta ciudad por el motivo antes señalado.
    Y termino platicándote que en Guadalajara tenemos un templo en el centro de la ciudad dedicado a Nuestra Señora del Pilar. Hace un par de años el entonces arzobispo metropolitano lo cedió a la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro Apóstol, es un templo donde ordinariamente se celebra la misa con el rito extraordinario autorizado por Benedicto XVI. Y aunque la ciudad se vuelca ese día a Zapopan, el vecindario hace unas fiestas sencillas pero muy sentidas a la Pilarica.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*