Beatos Vicente Lewoniuk y compañeros mártires de Pratulin

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Mural contemporáneo de los mártires de Pratulin.

Mural contemporáneo de los mártires de Pratulin.

Los sucesos que condujeron a la masacre de Pratulin, localidad situada dentro de la jurisdicción de la actual diócesis polaca de Siedlice, en los que murieron Vicente Lewoniuk y doce compañeros, se debieron a la persecución a la que se vio sometida la Iglesia Católica-Rutena en la segunda mitad del siglo XIX. En aquellos tiempos se hicieron varias tentativas, algunas de las cuales fructificaron, para unificar esta Iglesia con la Iglesia Ortodoxa Rusa. Los católicos rutenos de Pratulin defendieron su fe contra el comportamiento de los rusos y contra las órdenes de algunos clérigos traidores a la fe católica. Ellos, encontrándose abandonados por sus autoridades eclesiásticas que se pasaron a la ortodoxia y sin párroco, no podían contactar con Roma. El único medio que les quedó fue el “sensus fidelium”, o sea, “el sentido de los fieles”.

Hagamos un poco de historia. Durante el pontificado de Clemente VIII, en el año 1596, se consiguió la denominada Unión de Brest, por la que voluntariamente varios metropolitas y obispos ortodoxos, así como los señores de Pinsk, Polotsk y Chelm se unieron a la Iglesia Católica conservando su liturgia bizantina. Los opositores a esta unión, con el príncipe Constantino Basilio Ostrogski a la cabeza, asistido por el obispo Gedeón Balaban de Lviv, organizaron un anti-sínodo en la misma ciudad, en el que excomulgaron a los obispos y fieles que se habían unido a Roma.

Unos nobles ortodoxos de Kiev, Volyn y Bratslav consiguieron que el Parlamento de Varsovia, en el año 1609 reconociera el derecho a la existencia de una Iglesia Ortodoxa en Polonia, consagrándose a sus nuevos obispos. De esta manera, coexistían una jerarquía católica uniata (unida a Roma) y una jerarquía ortodoxa, que utilizaban los mismos ritos. Desgraciadamente, poco a poco fue creciendo una cierta hostilidad mutua entre los ortodoxos y los uniatas. Esto culminó con el martirio de San Josafat Kuncewycz de Vladimir, arzobispo de Polotsk (de quien ya hemos escrito), en el año 1623. Los efectos de este martirio fueron positivos para la Iglesia Católica, pues algunos obispos ortodoxos se unieron a Roma.

En el siglo XVIII Polonia fue dividida y los zares de Rusia recurrieron a la Iglesia Ortodoxa Rusa para ejecutar sus planes. En el año 1794, Catalina II abolió la Iglesia Uniata de Ucrania. En 1839, el zar Nicolás I, ayudado por un ex sacerdote uniata (Joseph Siemaszko) comenzó a destruir esta Unión, liquidando la Iglesia Uniata de Bielorrusia y Lituania y designando que todas las diócesis uniatas de su imperio se integraran administrativamente en la Iglesia Ortodoxa Rusa, bajo el viejo principio de “cuius regio eius religio”. En Polonia sólo quedó la diócesis uniata de Chelm.

Ilustración contemporánea del martirio de los Beatos frente a la iglesia.

Ilustración contemporánea del martirio de los Beatos frente a la iglesia.

Desde San Petersburgo se dirigió la operación: contra la jerarquía y el clero, contra todo aquello que tuviera algún tipo de relación con la liturgia y contra los utensilios de los templos, incluidos confesionarios y campanas. Al mismo tiempo, recordándoles la nueva identidad polaca, los funcionarios zaristas instaron a los uniatas a aceptar voluntariamente la religión del zar y a quienes no aceptaban, los amenazaban, ponían impuestos tan elevados que eran difíciles de pagar, los encarcelaban e incluso, los exiliaban en Siberia. Así, los obispos y clérigos uniatas que no quisieron pasarse a la ortodoxia, fueron exilados, dejando a los fieles laicos privados de sus pastores. Finalmente, recurrieron al uso de las armas y al asesinato. Había que desmantelar la Unión, que tenía que dejar de ser católica y someterse sin más a la religión del zar, para lo cual, los funcionarios del zar se dedicaron a “purificar” todos los templos uniatas destruyendo todo aquello que pudiese mostrar la unidad con Roma.

Empezaron por la parroquia de Ostrow Lubelski y por la de Włodawa, destruyendo todo a su paso y maltratando a todos los fieles que se habían congregado en sus templos, incluidas las mujeres y los niños. A muchos los enviaron a la prisión de Biala Podlaska. Destruyeron sus granjas y pertenencias, se llevaron su ganado y alimentos almacenados e incluso los ajuares de las casas: todo aquello que pudiera ser útil a los militares o que pudiese ser vendido para conseguir dinero. Lo destruyeron todo, incluido el arbolado, al que prendieron fuego.

Fosa común donde fueron enterrados los mártires.

Fosa común donde fueron enterrados los mártires.

Los rusos continuaron forzando a los uniatas, llegando incluso a secuestrar a los niños recién nacidos para que fueran bautizados en las iglesias ortodoxas. Esto, para muchas familias fue un verdadero drama, especialmente en la parroquia de Mszanna Dziadkowskie, donde las familias católicas se encerraban en sus casas cuando veían venir al sacerdote ortodoxo y escondían a sus niños incluso dentro de los hornos donde hacían el pan. A tal grado llegó la opresión que en alguna ocasión algún militar ruso se opuso a que los niños fueran bautizados mediante coacción. Las familias uniatas reunían en secreto a sus hijos y en secreto eran bautizados por algún sacerdote uniata. Algo parecido ocurrió en numerosas ocasiones con el sacramento de la penitencia, llevando a rastras a los fieles uniatas para que forzosamente se confesaran con sacerdotes ortodoxos. Fue tal la presión que algunas familias (como la familia Koniuszewskich), llegaron a auto-inmolarse antes de renunciar a su fe católica recibiendo algún sacramento por parte de un sacerdote ortodoxo. Antes de apostatar de su fe, prefirieron sufrir la muerte por el fuego.

Cualquier desobediencia era castigada con golpes y latigazos e incluso con el asedio hasta conseguir la ruina de todo el pueblo, como ocurrió con la localidad de Sworach, que era la más rica de toda la región y en la que los niños llegaron a morir de hambre ya que el asedio fue completo en 1874 y 1875. Aun así, el espíritu religioso y la constancia en la fe, no se debilitaron, lo que incluso despertó la admiración de los rusos y la conversión de algunos de ellos. Las autoridades militares se percataron de este hecho y optaron por sustituir el contingente militar cada dos meses.

En este contexto, ocurrieron los hechos de Pratulín, localidad donde la población uniata era muy numerosa y se mantenía unida en torno a su fe. El 24 de enero de 1874 un contingente militar ruso, acompañado por un sacerdote ortodoxo, quiso tomar la parroquia uniata para profanarla. Un grupo de vecinos de la ciudad, sabiendo que podían morir defendiendo su fe, se despidieron de sus seres queridos y vestidos con sus mejores galas, se opusieron pacíficamente, defendiendo y rodeando la iglesia, armados con una cruz de madera. Fueron amenazados para que se dispersaran y como no lo hicieron, fueron brutalmente asesinados ese mismo día. Estos son los defensores de la fe:

Sepulcro de los mártires en su santuario de Pratulin.

Sepulcro de los mártires en su santuario de Pratulin.

Vicente Lewoniuk, hijo de Basilio, había nacido en el año 1849 en el poblado de Krzyczew, siendo bautizado en la iglesia parroquial según el rito greco-católico (católico bizantino), por lo que al mismo tiempo, recibió el sacramento de la crismación o confirmación. Era agricultor y estaba al servicio del señor Brindas, en la finca que tenía en Woroblin. Se distinguía por su mansedumbre, dulzura, capacidad de servicio y piedad y teniendo conocimiento de que los militares rusos estaban forzando a los habitantes de Pratulin para que les entregaran la parroquia católica de rito bizantino, junto con otros compañeros, tomaron una cruz e hicieron pacíficamente todo lo posible para impedir que este último baluarte del catolicismo cayera en manos de los ortodoxos. Fue herido por arma de fuego, recibiendo por parte de un soldado, un golpe en la cabeza con una piedra, causándole la muerte; era el 14 de enero de 1874, tenía 25 años de edad y dejó viuda a su esposa Mariana. Fue el primero en caer martirizado.

Daniel Karmasz, era hijo de Kondras y de Anastasia Hrycuniak y había nacido el 22 de diciembre de 1826 en Przedmiescie-Pratulin, recibiendo los sacramentos del bautismo y confirmación al día siguiente de su nacimiento, según el rito greco-católico. Era un cristiano temeroso de Dios y dotado de especiales sentimientos religiosos. Buen marido y padre de familia y como presidente de la Hermandad constituida por los uniatas, portando la cruz, fue también a defender la iglesia parroquial de Pratulim, muriendo el mismo día que sus compañeros, con cuarenta y ocho años de edad.

Lucas Bojko, de familia noble, era hijo de Demetrio y de Anastasia Wojda. Nació en Zaczopki el 29 de octubre del 1852. Estaba soltero y era muy estimado por todos por ser una persona muy honesta y religiosa. En su defensa de la iglesia de Praturlin, llegó a subir al campanario y con veintidós años de edad, encontró la muerte junto con sus compañeros, cuando defendía su iglesia parroquial.

Bartolomé Osipyuk, era hijo de un agricultor llamado Basilio y de Maria Kondrasiuk. Nació el 3 de septiembre de 1843, estaba casado y tenía dos hijos. Mientras defendía su parroquia, fue herido en el vientre y transportado aun vivo a la localidad de Bohukal, donde sufriendo terribles dolores, murió sin increpar a los ortodoxos rusos que lo habían matado. Tenía treinta y un años de edad.

Relicario e icono de los mártires en Kostomloty (Polonia).

Relicario e icono de los mártires en Kostomloty (Polonia).

Onofre Wasiluk, había nacido el 20 de abril del año 1853 en Zaczopki, destacando por su defensa del catolicismo y por una intensa vida de piedad. Con veintiún años de edad, murió defendiendo la parroquia de Pratulin.

Felipe Geryluk, era hijo de Basilio y de Domínica Koroluk y había nacido el 26 de noviembre del año 1830, también en Zaczipki. No dudó en participar en la defensa de la iglesia de Pratulin, siendo fusilado con cuarenta y cuatro años, por los soldados rusos.

Constantino Bojko, hijo de Román y de Ghwedora Kononiuk, había nacido el 25 de agosto de 1826 en la granja donde trabajaban sus padres, en Derlo. Cuando defendía la iglesia, fue herido mortalmente en la cabeza. Tenía cuarenta y ocho años de edad. Era un campesino muy pobre, pero muy honesto.

Nicetas Hryciuk, hijo de José y de Juliana, nació en Zaczopki en el año 1855. Con diecinueve años de edad murió defendiendo la parroquia de Pratulin. Es comparado con San Estanislao de Kostka.

Ignacio Franczuk, nacido en Derlo en el año 1824, era hijo de Daniel y de Acacia. Era muy religioso, estaba casado con Elena y había educado cristianamente a sus siete hijos. Con firmeza y coraje, se dispuso a defender su fe aun previendo lo que habría de pasarle. Antes de salir de su casa para defender la parroquia de Pratulin, había limpiado todo y se puso ropa limpia porque decía que sabía que no regresaría y quería morir por su fe llevando vestidos limpios y decentes. Tenía cincuenta años de edad.

Juan Andrzejuk, hijo de Esteban y de Juana Tomaszuk, nació en Derlo el 8 de abril de 1848. Era el cantor de la parroquia. Estaba casado con Marina y tenía dos hijos. Fue gravemente herido en la cabeza y habiendo perdido la conciencia, fue llevado vivo a casa de sus padres, donde murió el mismo día que sus compañeros. Tenía veintiséis años de edad.

Detalle de un relicario de los mártires colocado sobre su sepulcro en Pratulin.

Detalle de un relicario de los mártires colocado sobre su sepulcro en Pratulin.

Constantino Lukaszuk, había nacido en 1829 en Zaczopki, siendo hijo de Fadaj y de Franka; como todos sus compañeros fue bautizado y crismado según el rito greco-católico. Estaba casado y tenía siete hijos. Herido mientras defendía la iglesia donde había recibido las aguas bautismales, murió dos días más tarde, o sea, el 16 de enero de 1874.

Máximo Havryluk, hijo de Pablo y de Bárbara Wasyluk, había nacido en Bohukaly el día 2 de mayo de 1840. Trabajaba como agricultor, estaba casado con Dominica y era muy estimado por su rectitud. Murió en defensa de la parroquia de Pratulín, tres días más tarde, o sea, el 17 de enero.

Miguel Wawryluk, hijo de Nicetas, nació en la localidad de Derlo en el año 1853 y trabajaba en la finca de Pablo Pikuli. Encontró la muerte con sus compañeros, aunque muriendo tres días más tarde.

Todos ellos eran gente sencilla, con edades comprendidas entre los diecinueve y los cincuenta años y aunque no se tiene mucha información sobre sus vidas – sólo lo que he reseñado – los testimonios de los testigos y los documentos históricos nos dicen que eran conscientes de que ponían en riesgo sus vidas, defendiendo la madurez de su fe. Fueron mártires similares a los de los primeros siglos del cristianismo, simples fieles que profesaron con audacia su fe en Cristo unidos a la sede de Pedro.

Concelebración en ritos bizantino y latino conmemorando a los mártires.

Concelebración en ritos bizantino y latino conmemorando a los mártires.

Los rusos enterraron a los mártires en una fosa común en un lugar apartado y posteriormente arrasaron la tumba. Cuando Polonia recuperó la independencia en el año 1918, los habitantes de Pratulin, comenzaron a venerarlos en su tumba y el 18 de mayo de 1990, exhumaron sus restos y trasladaron sus reliquias a la iglesia parroquial. El proceso de beatificación fue incoado por la diócesis de Siedlice y el día 21 de diciembre de 1968 fue emitido el decreto aceptando la Causa en Roma. Fueron beatificados por el Papa San Juan Pablo II, el día 6 de octubre de 1996. Su fiesta se celebra en 23 de enero.

Antonio Barrero

Bibliografía:
“Index ac Status Causarum”, Sacra Congregatio pro Causis Sanctorum, Roma, 1985.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctorum” I Apéndice, Città N. Editrice, Roma, 1996.

Enlaces consultados (02/10/2013):
http://diecezja.radiopodlasie.pl/ (web de la diócesis)
http://unici.pl/content/view/22/

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

20 pensamientos en “Beatos Vicente Lewoniuk y compañeros mártires de Pratulin

  1. Dear Antonio,
    thank you for sharing us this painful story
    there is terrifying what is done in the name of religion. And the things did not finish like that. During the 2nd World War the same army, this time Polish (or Polish Militias) killed in the same region a lot of orthodox ukrainians and destroyed churches. They are now the martyr patrons of the diocese of lublin and chelm: http://www.lublin.cerkiew.pl/page.php?id=162
    It is strange. Are we cursed not to learn from the history and to repeat the same mistakes again and again? How does it happen, that the Christians forget why their Lord died for them?
    I hope that our God, in his great mercy, will forgive all the crimes committed in the name of the “Christian justice” and things like that.

    • Yo creo, mi querido amigo, que en estos tiempos de la globalización, los cristianos estamos conociéndonos cada vez mejor, nuestras Iglesias se comunican, el ecumenismo avanza y las nuevas y buenas costumbres terminarán imponiéndose, porque doy por supuesto, que quienes consideramos a Jesús como nuestro único Señor, aprenderemos de la historia y no repetiremos esos errores que llevaron a las masacres de Pratulim y de Chelm.

      Precisamente, en mi despacho tengo un icono de los santos mártires de Chelm, que me regaló un amigo ortodoxo polaco. Si Dios quiere, escribiré un artículo sobre ellos.

  2. Gracias, Antonio, por compartir esta terrible historia con nosotros, la cual desconocía porque, hasta hace nada, el fenómeno del uniatismo y los conflictos derivados me eran totalmente desconocidos. Gracias a ti y a Mitrut estoy aprendiendo mucho sobre el tema y coincido con él en que es una desgracia que los cristianos, llegado el momento de la prueba y cuanto más debemos mostrar que somos cristianos, menos nos comportamos como tales. Agradezco su mención también de los mártires de Lublin y Chelm y la aportación del icono -veo que hay mujeres y niños entre esos mártires, a diferencia de los de Pratulin, donde parecen ser todos varones, al menos los beatificados- y también me gustaría que un día se escribiese sobre ellos, para seguir aprendiendo más sobre el tema.

    ¿Qué más puedo decir? Pues que es una vergüenza que este tipo de episodios crueles y sinsentido hayan ocurrido, pero si nos tiene que servir de algo el saber estas cosas, no es para que nos rasguemos las vestiduras sino para que hagamos examen de conciencia y meditemos sobre cómo debe ser la evangelización en el siglo XXI. Hoy día, la libertad religiosa es un tesoro preciado que debe ser conservado a toda costa y un derecho garantizado para todo el mundo. Antes había que imponer la religión propia a toda costa, cayese quien cayese, hoy día esa solución es tan poco aceptable como entonces: no funciona la fe impuesta a puñetazo, espadazo, cuchillazo limpio. Cuando alguien no quiere, no querrá por más que lo fuerces a creer en tu Dios o a seguir los ritos que tú le impongas. Como mucho, crearás un falso creyente. No creo que ni el Padre ni el Hijo quisieran tal cosa. Hoy debemos, más que nunca, respetar que uno no quiera creer en tu Dios, en tu religión o en tu rito (o incluso que no quiera creer en nada). Con el soplo del Espíritu Santo, quizá consigas más y mejor que lo que se consiguió por la fuerza.

    En fin, que como dice el proverbio chino, si amas algo, déjalo libre. Ya sabemos dónde conducen la violencia y la creencia de que “sólo yo tengo la razón”, y es una desgracia que miles de creyentes sigan pensando eso hoy en día.

    • Ana Maria,
      Como acabo de decirle a Mitrut, me comprometo a escribir un artículo sobre los santos mártires de Chelm.

      Yo creo que algo vamos avanzando y que cada vez menos – al menos los cristianos – imponemos nuestra fe por la fuerza. Entre las Iglesias cristianas hay firmados acuerdos para no hacer proselitismo entre ellas y nuestros misioneros, diseminados por todo el mundo, van en primer lugar a remediar necesidades humanas, porque ellos mismos saben que esa es la mejor forma de dar a conocer a Cristo.

      Cuando un nativo ve que un sacerdote o laico extranjero llega a su tierra y se dedica a ayudarlo, él mismo voluntariamente intenta explicarse el por qué actúa así y que motivaciones tiene. Obras son amores y no buenas razones y los tiempos en los que ibas a largar sermones y punto pelotas, ya han pasado de sobras. Nuestros misioneros/as son nuestros mejores testigos.

  3. El ejemplo de los mártires es indicativo de lo que nunca debió ocurrir y que no debe volver a ocurrir. Matanzas en el nombre de un imperio -porque eso fueron en primer lugar- y de una religión. Quiero imaginar que Dios se tapó la cara para no ver lo que sus hijos o sus supuestos representantes hicieron en contra de sus propios hermanos, justificando que aquellos eran herejes-cismáticos y ellos los auténticos cristianos. Sin embargo, el derecho que hoy consagramos y defendemos de libertad religiosa no se consiguió sin derramar sangre ni persecuciones. Los humanos aún no hemos evolucionado para saber que lo natural es la diversidad incluso en el pensamiento. La defensa de la doctrina nunca debió ni debiera ser bajo las armas, eso no es de Dios y si un “dios lo quiere”, ese no es Dios.

    Las coacciones a participar de las liturgias ortodoxas sin duda en conciencia de los mártires o de los perseguidos católicos no eran válidas porque no había consentimiento. Me pregunto si los sacramentos de ambas iglesias están reconocidos mutuamente por ambas instituciones (lo digo por la participación de un católico en ceremonias ortodoxas y viceversa), aunque sé de iglesias ortodoxas que aún insisten en negar validez a las “uniatas” y sectores ultraconservadores del catolicismo romano que ante todo quieren misión y proselitismo en contra de los acuerdos de “No injerencia”. Voy a decir Dios, sí, y nosotros, a la par, hombro con hombro, quienes debemos trabajar en pro de la unión sin anular las tradiciones particulares. Unión no es sometimiento ni alienación. Hay tanto que trabajar en la unión de nuestras Iglesias. Nosotros los fieles laicos debiéramos darles lecciones a más de un encumbrado.

    • Alejandro,
      Aunque en este camino ecuménico – desde que San Juan XXIII se empeñó en el ecumenismo y el mismo entusiasmo tuvieron otros jerarcas de las Iglesias Ortodoxas, seguro que todos ellos inspirados por el Espíritu Santo – vamos avanzando muchísimo, aun hay sectores tanto en Oriente como en Occidente que ponen chinitas y pedruzcos en el camino. No quiero recordar ni el numerito de los lefevristas de un bando ni el conato de alzamiento de un monasterio atonita del otro. Pero el Espíritu provee y el clima de entendimiento se va extendiendo.

      Yo, al igual que tu, pienso que esta es una tarea de todos los miembros de las Iglesias, de clérigos y de laicos. En mi provincia se ven estupendos ejemplos de integración, de convivencia. Esta es una provincia con un sector agrícola importante y vienen muchos emigrantes de Europa del Este. Periodica y tranquilamente celebran sus oficios religiosos en templos católicos. Yo, concretamente, no hace mucho tiempo, asistí al bautismo de un niño rumano, miembro de una familia amiga y aunque ofició un sacerdote ortodoxo, lo hizo en una parroquia católica y todos, católicos y ortodoxos, nos unimos intimamente en aquella ceremonia. Esto, gracias al Espíritu de Dios, se va imponiendo, se va viendo como una cosa normal. Pero…., siempre quedarán recalcitrantes y si no, que se lo pregunten a Ana Maria, ya que a ella y a mi nos traían fritos algún que otro miembro de una web fotográfica ortodoxa en la que participábamos.

      • Buf, ya lo creo que nos traían fritos. Dejé esa web porque ya no soportaba tanto fundamentalismo y retrogradismo y el continuo ataque a los que eran más abiertos. Pero resulta que esto también me lo he encontrado en otras webs. A mí me ha atacado de todo: ortodoxo, protestante y hasta católico más papista que el Papa. Dios y sus santas mártires me den toda su paciencia para soportar a todos los ultras del mundo, que no sólo no saben mirar mas allá de su ombligo, sino que atacan a todo el que no quiere hacer lo mismo.

  4. Toño:
    Conozco a estos mártires desde su beatificación. Cuando los conocí, ya tenía yo algo de conocimiento de los cristianos uniatas. Por causa de estos beatos profundicé más en el tema de que tengo una visión más segura. Estos mártires junto con los que fueron victimas del sistema sovietico y que también han sido beatificados, me hicieron mirar hacia el pulmón oriental de la Iglesia, como comentaba Juan Pablo II. Desde entonces he sentido la inquietud por orar más para que Dios nos conceda la unidad a ambas iglesias.
    No voy a redundar más de lo que ya se ha comentado, conicido en que por motivos políticos o de fe, los seguidores de Cristo no podemos enfrentarnos y menos a muerte porque somos hermanos.
    Sobre nuestros beatos solo te comento que me da gusto que sean hombres, laicos, casados. En nuestro santoral abunda la presencia de monjitas, fundadoras, curas y clerigos. Que bueno es que leyeramos todos la carta Christifideles laici, donde se nos hace ver nuestra responabilidad de bautizados. La santidad no está reñida con el status de seglar. Hace un par de años en mi comunidad hubo un problema por unos campos deportivos unidos a la iglesia, los cuales, lamentablemente se perdieron. Unidos a la pastoral con el carisma salesiano, se pudo haber hecho mucho bien si se conservaban. Pues cuando se trataba de defenderlos, incluso el día que se allanó con lujo de violencia el lugar, los hombres, brillaron por suausencia. Puras señoras, algunas de la tercera edad y hasta en silla de ruedas se hacían presentes para defender ese espacio. Hoy que leí nuevamente este episodio, las comparaciones se me vinieron como de cascada. Los mártires, siendo hombres, lideres, machos alfa si quieres decirlo en un sentido biologico puro, supieron defender lo suyo de una manera pacífica, concientes de que el resultado no fuera a ser favorable a su causa. Pero tuvieron bien puestos los pantalones para defender los derechos a ejercer su fe.
    Ahora solo contestameme por favor lo que sepas sobre sus reliquias. El sepulcro donde se hallan parece muy pequeño para contener 12 cuerpos. ¿Es una estela obre la sepultura o lo que contiene es lo que se recuperó? Pienso que al haber estado en un sepultura común, y suponiendo que sin féretro, se disolvieron muchos huesos en la tierra.
    Gracias Toño por este artículo y me uno a Cristro en su oración: “Ut unum sint”.

    • Humberto,
      En este caso concreto todos los mártires son varones porque fueron ellos los que decidieron rodear su parroquia antes de que esta fuese profanada por las tropas rusas. Esto no quiere decir que en aquellas comunidades uniatas solo testimoniasen su fe los hombres. Ya pongo ejemplos de algunos pueblos enteros – mujeres, hombres y niños – que fueron sometidos hasta el exterminio y de familias enteras que fueron capaces de autoinmolarse antes que renegar de su fe. Pero si, en este caso fueron un grupo de hombres valientes los que dieron la cara.

      En esa sencilla caja están mezcladas todas las reliquias que pudieron recuperarse. Ten en cuenta que previamente fueron sepultados en una fosa común – que aparece en una de las fotos – y esta fue arrasada. En esa caja están todas las reliquias, salvo las que se hayan distribuido entre algunas iglesias polacas.

      ¿Has visto la foto de la concelebración bizantino-latina en Polonia? La Divina Liturgia la preside un sacerdote bizantino, se hace según el rito bizantino y concelebran sacerdotes latinos? Aunque todos los celebrantes son católicos, ¿es eso un signo de ecumenismo? Dios quiera que llegue pronto el día en el que todos los cristianos podamos celebrar juntos la Eucaristía. Yo te diré que he participado activamente en más de una Liturgia ortodoxa y lo he hecho con la conciencia muy tranquila de que hacía lo que debía.

  5. Gracias Antonio , a decir verdad no conocía nada de esta iglesia Polaca ni tampoco de estos valientes y perseverantes mártires. Fue una autentica locura lo que hicieron estos seguidores de la religión que quería imponer el Zar, que mas o menos emprendieron una especie de inquisición con el fin de someter y acabar con sus hermanos en la Fe. Y es que la Fe no se puede imponer por la fuerza nunca y menos entre hermanos cristianos.
    Quiera Dios que ambas Iglesias, veamos en estos Beatos unos intercesores del ecumenismo.

    • Aunque yo no comparto en absoluto el viejo principio “Cuius regio eius religio”, pues, para bien o para mal, creo en la libertad personal de cada persona, no dejo que “entender” (entre comillas) que ese principio, en aquellos tiempos, intentaran imponerlo a fin de homogeneizar al pueblo y poder dominarlo mejor. El pueblo estaba al servicio del señor y no el señor al servicio del pueblo. Esa era su lógica; ilógica para nosotros ahora, pero es lo que había entonces.

      Lo que pasa es que siempre, también en aquella época, ha habido mujeres y hombres libres que han sabido lo que querían y que no estaban dispuestos a renunciar o renegar por complacer al señor de turno. Dieron su vida por su fe y son mártires pero ¿cuantos millones de personas han dado la vida por sus creencias – las que sean – o por mantener sus viejas tradiciones y no son consideradas mártires?
      Es igual, da lo mismo, porque todos los hombres de buena voluntad de todos los tiempos, fueran quienes fuesen, gozan de la presencia de Dios.

  6. Muchas gracias Antonio por este magnífico artículo. Poco puedo aportar más a lo ya expresado por mis compañeros pero la sensación de que la intolerancia religiosa entre hermanos cristianos llevó al martrio despiadado de unos contra otros por sí sola estremece. Es redundante decir que contemplamos esta matanza como algo alejado en la historia pero quiero pensar que algo así sería impensable en la actualidad entre católicos y ortodoxos. El ecumenismo por el que ha luchado tanta gente aún es un proceso abierto y lleno de dificultades pero es una aspiración digna en la que se suma lo mejor de cada parte.

    • Salvo que salga un loco de repente por cualquier lado, yo creo que esas prácticas criminales entre cristianos han pasado definitivamente a la historia. Yo hoy en día, eso no lo veo posible.
      Otra cosa es que se ataquen a cristianos por parte de gente que no lo sea, como por desgracia ocurre en muchos países musulmanes. Es abominable porque todo crimen es abominable, pero no son las matanzas de antaño de cristianos entre si.

  7. Siempre se aprende algo nuevo y en esta ocasión no es la excepción, sinceramente nunca había escuchado sobre estas persecuciones en Polonia si de persecuciones de católicos a ortodoxos y de ortodoxos a católicos y de mártires en ambos lados como el caso de San Josafat o el de San Pedro el Aleutiano, es una pena que en siglos pasados sucediera este odio tan fuerte entre iglesia y lo peor es que en muchos lugares aun continua, algo que ustedes comentaban del fundamentalismo, hace unos meses precisamente leía en una página de un grupo católico de jóvenes que se sentían ofendidos porque el Arzobispo de México realizo una reunión ecuménica en la Basílica de Guadalupe donde asistió un sacerdote ortodoxo y este dio la bendición e hizo aspersión de agua, estos jóvenes no bajaban de hereje cismático al sacerdote y consideraban que era una ofensa a la Virgen de Guadalupe y después de terminada la reunión hicieron unas oraciones de reparación por la “ofensa” hecha a la Patrona de México; estos son los casos que dan vergüenza de como la gente aun no supera esos viejos rencores, además aunque no se la posición de las iglesias ortodoxas en México sobre la Virgen de Guadalupe, pero supongo que al tratarse de un icono de la Madre de Dios también le han de guardar respeto. Situaciones como estas son las que han provocado a lo largo de la historia martirios como el de los beatos de Pratulin, ojalá y pronto toda la iglesia logre superar este fundamentalismo que no nos deja avanzar.

    • Mi querido amigo,
      Energúmenos de ese tipo los encontrarás en México y en la Cochinchina, pero gracias a Dios, son cada vez menos y están más aislados. ¿Qué dirían si vieran al Papa y al Patriarca Ecuménico de Constantinopla concelebrando juntos en una Liturgia de la Palabra?

      Yo tengo un vídeo precioso donde se recoge el canto de Maitines de la Noche de Navidad concelebrado conjuntamente en una abadía suiza por un grupo de obispos, sacerdotes y diáconos católicos y ortodoxos de rito bizantino. Además de ser una ceremonia bellísima, se ve la unidad entre ellos, que por supuesto no es plena y por lo tanto no pueden concelebrar la Eucarístía, pero que si Dios quiere, llegará el día en que podrá realizarse.

      ¿Y que dirían si vieran que los emigrantes ortodoxos que hay en mi provincia celebrar sus liturgias en templos católicos? Gracias a Dios, las cosas van cambiando, aunque quedan algunos energúmenos sueltos.

      Y por supuesto que nuestros hermanos ortodoxos venerarían la imagen de la Virgen de Guadalupe. Al igual que nosotros veneramos cualquier imagen de la Theotokos.

  8. Yo creo que si algún día ocurriese (que yo lo dudo muchísimo, y si ocurre será dentro de muchos años) la unión entre católicos y ortodoxos, el asunto de estos mártires sería un tema muy espinoso. La Iglesia católica hace lo posible y lo imposible por mantener un ecumenismo y lograr la unión de las dos iglesias, no así los ortodoxos creo yo, ellos sienten cierto rencor por los católicos, más que los católicos por los ortodoxos. Y esto para una persona que se considere cristiana es inconcebible.

    ¿Cuantas veces deseó Juan Pablo II visitar Rusia tras la caída de la Unión Soviética? Muchísimas, pero tengo entendido que el Patriarca Alejo se opuso y Juan Pablo II se murió con las ganas. Además si no me equivoco este Patriarca acusó a la Iglesia católica se hacer proselitismo en territorio ruso. El Patriarca actual no es muy diferente creo yo.

    Por cierto, ¿las iglesias de tradición ortodoxa como la Uniata que me imagino tendrían sus santos, al unirse con la católica han tenido que renunciar a ellos?. ¿Si algún día las Iglesias católica y ortodoxa fueran una sola, los ortodoxos tendrían que recunciar a todos sus santos o habría un consenso?.

    • Fernando,
      No metas a todos los ortodoxos en el mismo saco. Es verdad que las Iglesias Rusa y Serbia son mas reticentes a los contactos con Roma, pero aun en estos dos casos se está avanzando mucho y sus actuales patriarcas no actuan exactamente igual a como lo hicieron sus predecesores. Además, el proselitismo entre Iglesias no debe realizarse y nosotros lo hemos hecho hasta anteayer. Si Rusia es ortodoxa, no podemos considerarla como tierra de evangelización ¿no te parece? Una cosa es atender a los católicos residentes allí y otra cosa es querer evangelizar a los rusos como si estuvieras, por ejemplo, en Indonesia o Kenia.

      Si repasas la historia, verás que los latinos, durante las Cruzadas hicieron muchísimo daño en las Iglesias Orientales: robaron reliquias a mansalva, masacraron a sacerdotes y monjes, expoliaron, destruyeron y quemaron numerosos monasterios y estas barbaries no se pueden olvidar así como así. Las Cruzadas hicieron mucho daño en las relaciones entre Oriente y Occidente y siempre era el Papa quién estaba detrás de ellas. Ponte en sus pellejos y lo comprenderás. Es verdad que también hubo algunos excesos al contrario, pero fueron infinitamente menos.

      Si alguna vez se da la Unión entre las Iglesias – y así será porque Cristo lo quiere – seguro que se reconocerán mutuamente a todos los santos y, por supuesto, los uniatas no han tenido que renunciar a sus santos anteriores a su unión con Roma.

  9. Antonio, no meto a todos los ortodoxos en el mismo saco (tengo muchos amigos ortodoxos). Además, aún siendo católico yo adoro la religión ortodoxa. Me refiero más bien a algunos Patriarcas (como los sitados de Rusia y Serbia) más que a los ciudadanos de a pie. Otros Patriarcas sí han dado grandes pasos hacia el ecumenismo como el de Bulgaria. De sobra se yo las barbaridades que cometimos los católicos latinos con los ortodoxos, y se que no se puede olvidar así como así. Pero hay que hacer un esfuerzo por ambas partes y superar esas rencillas históricas.

    En cuanto a los santos no se yo, teniendo en cuenta que por ejemplo, casi todos los emperadores bizantinos son santos simplemente por preservar la ortodoxia y muchos sin ningún milagro atribuído, no se yo. Yo no me veo rezando a San Nicolás II y toda su familia (aunque los respeto profundamente) o a San Constantino por ejemplo. Sí por supuesto a santos como San Serafín de Sarov. Cuándo se produzca la unión creo que ambas Iglesias deberían examinar detenidamente la vida de algunos santos de cada parte. Pues hay muchos desde mi punto de vista dudosos, y por ejemplo emperadores ortodoxos santos que lucharon contra católicos o vicevérsa no se yo.

    • Fernando,
      Yo del tema de la Familia Imperial Rusa prefiero no hablar y los meto directamente en el saco de los santos que no son de mi devoción, pero en ese saco también está metido algún santo y beato canonizado durante el pontificado de Juan Pablo II, porque también creo que se ha actuado muy a la ligera y más por intereses espúreos que estrictamente religiosos. Mejor que lo dejemos ahí para no levantar suspicacias.

      Con respecto a los emperadores bizantinos canonizados por las Iglesias Ortodoxas está claro que ellos han tenido como norma canonizar a cuantos han tenido relación con la convocatoria de un concilio o se han destacado por su lucha contra alguna herejía en concreto. Pero ¿que de dices de tantos príncipes y reyes medievales canonizados por nuestra Iglesia, santos a los que les gustaban una espada más que a un chiquillo un chupa chups? En todos sitios cuecen habas, ¿verdad?

      Y en cuanto al tema de los Patriarcas pongo solo un ejemplo como muestra de ecumenismo y hay muchísimos otros, ¿eh? ¿Quién es más ecumenico, el Papa de Roma o el Patriarca Ecuménico de Constantinopla? ¿A que es difícil contestar a esa pregunta? Lo son por igual desde los tiempos de San Juan XXIII y el Patriarca Atenágoras I.

  10. Pues sí, reyes medievales católicos que son santos y que pasaron por la espada a muchos te puedo hacer una lista, por eso me refiero a ambas partes. Esperemos que pronto superemos todo eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*