San Miguel Paknanas (1753-1771), neomártir griego

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego del Santo.

Icono ortodoxo griego del Santo.

A lo largo de la historia del cristianismo, en la ciudad de Atenas han florecido numerosos ejemplos de atletas de Cristo que han dado su vida por su fe. Incluso en momentos en los que muchos flaquearon y perdieron todas sus esperanzas, como es en el período de la dominación otomana, aparecieron jóvenes ortodoxos dispuestos a dar su vida por Cristo, como es el caso del jardinero ateniense Miguel Paknanas, que aunque era analfabeto mostraba una gran piedad, llegando a dar su vida como testimonio de fe, siendo decapitado en el Templo de Zeus Olímpico, el día 9 de julio del año 1771.

El joven Miguel nació en el distrito histórico de Vlassarous, localizado en el lugar de la antigua Ágora de Atenas, en el año 1753, siendo hijo de padres muy pobres, pero muy piadosos, que vivían en una casita pequeña colindante con la famosa iglesia bizantina de los Santos Apóstoles; se sabe que su padre se llamaba Antonio. La pobreza familiar no le dio la oportunidad de ser educado, por lo que era analfabeto, ingenuo en su comportamiento, aunque de una fe profunda como lo demostraba el hecho de que asiduamente asistía a los oficios en la cercana iglesia, que databa del siglo XVII, aunque en la actualidad no existe, pues fue demolida en el año 1937, durante unas excavaciones arqueológicas.

Cuando Miguel comenzó a crecer, su padre lo llevó consigo a los jardines donde él trabajaba, a fin de que lo ayudase. De esta manera, el analfabeto pero piadoso Miguel se convirtió en jardinero. Incluso tenía un burro con el que transportaba y vendía diversos productos agrícolas en los pueblos situados alrededor de Atenas. Un día, al regresar de su ruta habitual, se detuvo en una fuente para descansar y beber agua. Allí fue capturado por los turcos acusándolo de que transportaba pólvora en el burro, para ayudar a los aliados griegos en Salamina, en unas revueltas revolucionarias entre los rusos y los turcos. El historiador Dimitrios Sicilianos (1875-1974) y su libro “Παλαιαί Αθήναι, 1205-1821”, dice que en efecto, Miguel había participado en la rebelión de los griegos durante la guerra ruso-turca, del 1768 al 1774.

Lugar donde estaba la casa del Santo en Atenas (Grecia).

Lugar donde estaba la casa del Santo en Atenas (Grecia).

Tras su detención, lo llevaron a la cárcel y lo apalearon y durante treinta días intentaron vanamente obligarlo a abrazar el Islam, sometiéndolo a torturas horribles. De hecho lo que buscaban los verdugos era matarlo. Pero Miguel ignoró las amenazas y los halagos de los turcos y se mantuvo firme en su fe en Cristo, mostrando una paciencia y un valor admirables. En la cárcel lo visitó un cristiano piadoso llamado Jorge, que acababa de enterarse de su detención. Se brindó a ayudarle en esos difíciles momentos y a animarlo para que siguiera mostrándose inquebrantable en su fe. Al ver los torturadores el espíritu y la fe inquebrantables del joven Miguel, decidieron sacarlo de la cárcel, donde como dije, lo habían torturado durante treinta días y lo llevaron ante el gobernador.

Este trató de persuadirlo mediante diversos halagos, para que cambiase su fe y así evitar la pena de muerte, pero Miguel fue de nuevo contundente, no sucumbiendo ni a los halagos ni a las intimidaciones y respondiendo siempre con una frase muy característica: “Δεν τουρκεύω!” (“No voy a ser un turco”, o sea, “No voy a ser musulmán”). Al ver el gobernador la actitud inmutable del joven, lo envió al famoso Kalopasha (Pachá) de Ioannina, que en aquellos días se encontraba en Atenas. Lo intentó nuevamente con halagos y promesas de premios y dinero y, a veces, con amenazas de torturarlo y matarlo, para persuadirlo a que abandonase la ortodoxia y se convirtiera en musulmán. Pero Miguel respondía amable y sencillamente: “Δεν τουρκεύω!”. Entonces el kalopasha habló con el joven Miguel, le sugirió que renegase de su fe cristiana, aunque fuera temporalmente con el fin de salvar su vida y luego, marchándose a otro lugar, abrazase de nuevo la fe ortodoxa. Miguel respondió llorando: “Δεν τουρκεύω!, Δεν τουρκεύω!”. Viendo Kalopassias la fe inquebrantable de Miguel en Cristo, ordenó llevarlo ante el juez. Él a su vez, trató de convencerlo de manera diferente para que se convirtiese al Islam, pero él seguía en sus treces: “Δεν τουρκεύω!”. Finalmente, el juez decidió que muriese decapitado.

Icono ortodoxo griego del martirio del Santo.

Icono ortodoxo griego del martirio del Santo.

Mientras lo llevaban al lugar de la ejecución, aunque estaba encadenado y malherido por las torturas, iba con prontitud y alegría, solicitando a los cristianos que se encontraba por el camino que lo perdonasen si alguna vez había ofendido a alguno y rogándoles pidieran para él el perdón de Dios. Cuando llegó al lugar de la ejecución, se arrodilló y oró al Señor Jesucristo, agachó la cabeza lleno de alegría y esperó la muerte tranquila y pacíficamente, sabiendo que lo llevaría a la vida eterna. El verdugo golpeó con el dorso de la espada su garganta para conseguir que abjurase en el último momento, pero él ni se inmutó. Miguel le dijo: “Me llama la fe”; entonces el verdugo cogió nuevamente la espada y lo golpeó ligeramente con la hoja, para hacerle daño, aun sin matarlo e intentar de nuevo convertirlo al Islam. Pero de nuevo el joven Miguel no sólo no se inmutó, sino que gritó más fuerte que el verdugo la misma frase: “Elimíname por la fe”. La actitud valiente de Miguel enfureció al verdugo hasta tal punto que le asestó un duro golpe, cortándole la cabeza.

De esta forma, con sólo dieciocho años de edad, el jardinero ateniense Miguel Paknanas recibía la corona incorruptible del martirio y se unía definitivamente a su Creador. La decapitación se realizó en el Templo de Zeus Olímpico el día 9 de julio del año 1771, que es el día de la celebración de su memoria. Es muy significativo que hasta el día de hoy, en uno de los pilares de aquel templo pagano, se conserve una antigua inscripción que demuestra y confirma la decapitación del Santo, estando escrito lo siguiente: “1771 Ιουλίου 9, απεκεφαλίσθη ο Πακνανάς Μιχάλης” (9 de julio de 1771, Miguel Paknanas fue decapitado).

El 4 de abril del año 2003, San Miguel Paknanas mártir fue proclamado por la Iglesia Ortodoxa Griega como patrono de los dietistas y nutricionistas, así como de los jardineros, pues él era vendedor ambulante de frutas y verduras, parte de la denominada “dieta mediterránea”. A este glorioso mártir se le honra en los templos de la Ascensión del Señor y de San Felipe Vlassarous y desde el año 2010, por iniciativa del archimandrita Maximos Kappa, párroco de la histórica iglesia de San Fotino Ilissiou, el día de su fiesta, se celebra en su memoria una Divina Liturgia al aire libre en la zona arqueológica del Templo de Zeus, que es el lugar de su glorioso martirio.

Ruinas del templo de Zeus Olímpico en Atenas (Grecia). Lugar del martirio del Santo.

Ruinas del templo de Zeus Olímpico en Atenas (Grecia). Lugar del martirio del Santo.

Apolytikion
“¡Oh Señor!, tu fiel testigo Miguel, al confesarte valientemente recibió de ti, nuestro Dios inmortal, las coronas de la incorruptibilidad y de la vida. Él poseía tu fuerza, se impuso ante los tiranos y destruyó la presunción sin fuerzas de los demonios. ¡Cristo Dios!, por sus oraciones, salva nuestras almas ya que tú eres misericordioso”.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– ΦΕΡΟΥΣΗΣ Δ, “Μιχαήλ Μπακνανάς (Ιστορικό αφήγημα)”, Atenas, 2007.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

12 pensamientos en “San Miguel Paknanas (1753-1771), neomártir griego

  1. Es curioso cómo una área sagrada como es la explanada del templo de Zeus Olímpico se haya visto “revalorizada” en su calidad de espacio sagrado por el posterior martirio de un cristiano griego moderno. Siempre que había visto fotos de los escasos restos de este colosal templo griego, cotejándolo con impresionantes reconstrucciones virtuales que se han hecho, lamentaba lo que la intolerancia o indiferencia de las generaciones posteriores -más que el paso del tiempo- había hecho con el magno monumento, patrimonio y regalo para toda la humanidad por más que hubiese estado dedicado a una divinidad cuyo culto ya no existe (bueno, salvo por parte de esos frikis de Ellinais, cuyas prácticas respeto a pesar de lo extravagante y anacrónico de sus intenciones…). Ahora supongo que este espacio de gran valor patrimonial y arqueológico tiene doble sentido: es el lugar del antiguo culto al patriarca de los dioses griegos y es el escenario del martirio de San Miguel Paknanas. Unos y otros, por un motivo y por el otro, hagamos lo posible por conservar este espacio sacro.

    • El año pasado visité yo esa plaza y ese monumento y puedo asegurarte que la guía – una buena guía – nos dio explicaciones más que suficientes tanto sobre él como sobre el resto de monumentos visitados en la ciudad. Pues del martirio de este santo en aquel lugar no dijo ni mú y, como entonces yo no conocía esta historia no pude preguntarle, pero estoy seguro de que si le hubiera preguntado no hubiera sabido qué decir. ¡De pena!

  2. Toño amigo, ¿qué te digo? Tan joven y apenas despertando a la vida y ya renunció a ella con tal de no perderse ni renunciar a quien realmente era. Y sin sabiduría humana, como reza la Escritura, venció a los sabios y entendidos de este mundo. A decir verdad me da coraje que un joven tan inculto pusiera en vergüenza a los inteligentes de este mundo -los que sobrevivieron renegando-, pero ni el santo ni ellos debieron conocer la mente de Dios que ve en la mera profundidad nuestros corazones y conoce nuestra fe y tormentos. Una conversión forzada bajo cualquier circunstancia no es ni será válida ayer ni hoy. Junto con mi veneración siento coraje, quizás humillación, de que la inteligencia puede flaquear y la sólida confianza, la fe, resiste hasta el final.

    Concuerdo con Ana María, el Templo de Zeus, incluso en ruinas, sería incluso más hermoso que el mismísimo Partenón y me duele que los seres humanos seamos tan intolerantes y nos sintamos perfectos por la pertenencia a un credo en específico y a causa de ello destruyamos los vestigios del paganismo. Que se reviva el culto pagano es otra cosa, una locura, sería como volver a la vieja ley. Hubiera preferido que se conservara como templo cristiano, como sucedió con el Panteón de Agripa en Roma.

    • Alejandro,
      ¿Te acuerdas de estas palabras: “Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios e inteligentes, y se las has revelado a los pequeños”? (Lucas, 10, 21). San Miguel, un ignorante, un pobre analfabeto que posiblemente no supiera ni explicarse, sin embargo tenía muy claro lo que se le había revelado: Cristo es el Salvador, el Hijo de Dios y no estaba dispuesto a abjurar de Él.
      El hecho de que repitiera machaconamente “Δεν τουρκεύω!” (no voy a ser un turco), nos da a entender que muy probablemente no tenía facilidad de palabras debido a su ignorancia, pero que al mismo tiempo, las ideas las tenía muy claras. Era cristiano ortodoxo y estaba dispuesto a dejar su joven vida antes de renunciar a su fe. Un chaval joven, con solo dieciocho años de edad, con toda una vida por delante, pero que prefirió sobre todo vivir con gozo toda una eternidad.
      San Miguel Paknanas, ruega por nuestra juventud para que no pierda los verdaderos valores juveniles como la solidaridad, la alegría, el optimismo, el espíritu de lucha por cambiar tantas normas y leyes que sirven más para encorsetar libertades que para dar nuevas oportunidades.

  3. Toño:
    Gracias a ti he entendido lo que significa un neomártir, como lo has explicado alguna vez en el blog. Al leer la vida de este joven mártir y santo, muchas ideas vienen a mi mente. La primera: un joven que creyó en su fe. En estos días cuantos muchachos de su edad tienen graves problemas existenciales porque no tienen valores y criterios sólidos. Son tierra sediente del Evangelio.
    Su analfabetismo: cuántas personas expertas en ciencias religiosas o profanas ven a los demás por encima del hombro, sintiéndose la verdad revelada.
    La cuyuntura histórica de su pueblo, sometido a una cultura ajena y víctima de la intolerancia. Nuestra historia actual nos dice con tristeza que las raices de nuestra cultura a muchos no les interesa, piensan que lo extranjero es mejor que lo nacional. En México usamos la palabra malinchismo. Supongo conocerás la historia de este término.
    No puedo pasar por alto el pensar que el Islam ha sido interpretado por los líderes políticos de los pueblos que la profesan, como una religión de la fuerza, de la violencia, de imposición. Ustedes en España lo tienen como referente y lamentablemente en nuetros días la historia se repite. Creo que ni el cristianismo ni otro religión deben imponerse por miedo y a la fuerza, violentando la dignidad de las personas.
    He leido tus comentarios de tu visita a este lugar y comparto tu sentir de que es muy lamentable que lugares tan significativos como es el del martirio de nuestro santo, pase desapercibido de una manera tan olímpica.
    Por último, solo te pregunto sobre qué sucedió con sus reliquias, se conservan o se han perdido por descuido o por otros intereses.
    Saludos.

    • Comparto contigo la inquietud por nuestra juventud, que creo es la mejor de todos los tiempos en cuanto a preparación pero a muchos de los cuales, creo que les falta un cierto convencimiento sobre la trascendencia; de todos modos, la mejor forma de ayudar es dando ejemplo de vida y despojándonos de muchos dogmatismos para poderlos entender mejor y que ellos nos entiendan.

      Dices que algunos pueblos que profesaron y profesan el Islán han intentado e intentan imponerlo por la fuerza y no te falta razón, pero no somos nosotros los más adecuados para criticarlo porque hemos actuado y a veces actuamos de manera tan impropia – por poner un calificativo suave – como ellos. Mejor que nos callemos y entonemos el mea culpa, que falta nos hace. Se que en esto, piensas igual que yo.

      Y en cuanto a las reliquias te diré que después de las muchas ingadaciones que he realizado para localizarlas, todas con resultado negativo, mucho me temo que no se conservan.

  4. Dear Antonio,
    thank you for this article, about a saint neomartyr until now unknown to me. G. Podskalsky, a Church historian wrote in his book “Griechische Theologie in der Zeit der Türkenherrschaft” that the Greeks venerate 162 Neomartyrs from the time between 1453 and 1838. This may be the 163rd or even more (the book was written in 1988). In any case, I am sure the neomartyrs are thousands. Examples of a devoted life in harsh times… I am speechless when I try to compare my “ellaborated” faith with the one of St. Michael you told us about. And I know that indeed, God discovered his mysteries to the simple but pure in their hearts.

    • No puedo estar más de acuerdo contigo: Dios descubre sus misterios a la gente sencilla y simple que es pura de corazón: “enalteció a los humildes, a los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió vacíos”. Nuestra Madre lo tuvo muy claro desde el momento en el que el Verbo de Dios se hizo carne en sus entrañas. Los pobres, los ignorantes, los humildes, los sencillos son los que tienen el corazón más limpio y los predilectos de Dios.
      Y que conste que al decir esto no estoy defendiendo la ignorancia del pueblo a la que nos quieren someter algunos de los políticos que nos gobiernan cuando hacen leyes educativas cuyo único fin es mantener la distinción de clases para que coincidan los pobres y los ricos con los incultos y con los cultos. Creo que se me entiende por donde voy en estos momentos en los que nos ha tocado vivir en nuestro país.

  5. Es interesante e impresionante la vida de San Miguel como en su ignorancia de cultura tuvo una gran conciencia de su fe, muchas que a veces a los cultos nos falta. Por otro lado es curioso e importante ver como un sitio arqueológico se convierte en un sitio de culto aunque sea una vez al año por la divina liturgia en honor a San Miguel, aquí en México sucede algo similar en Ixtapalapa pues el cerro de la estrella que es un antiguo templo de la cultura azteca es a la vez el lugar donde cada año se representa la Pasión de Cristo y por donde se supone apareció el Señor de la Cuevita. Ojalá y ese simbolismo sagrado que se le ha dado a estos sitios tanto en Grecia como en México ayuden a las personas a tener más conciencia del cuidado que estos lugares requieren.

    • Creo que San Miguel es un modelo tan claro de firmeza en la fe que por mucho que se remarque siempre nos quedaremos corto en decirlo.
      Yo también estoy de acuerdo en que en lugares tan significativos como estos monumentos, al menos una vez al año se le de culto al verdadero Dios, en Atenas rememorando el martirio de San Miguel y en México dando culto a la Pasión de Cristo.
      Con lo que no estoy de acuerdo es en convertir un templo de una religión vigente en templo de otra que también lo es y no es necesario que ponga ejemplos.

  6. Muchas gracias Antonio. Agradecimiento agrandado si cabe pues sé que para la redacción de este artículo has tenido que vestirte el “hábito de traductor” como prueba más de tu demostrada sabiduría y constancia. En este caso San Miguel Paknanas te ha dado una nueva oportunidad para demostrarlo.

    • Si San Miguel Paknanas me quisiera ayudar de verdad, lo que tenía que hacer es ponerme en contacto con alguien que me confirmara al cien por cien si sus reliquias se perdieron o no, porque ando buscándolas y, como decimos por aqui, “nanai de la China”. ¡Y mira que tengo cientos de fotos de sepulcros o relicarios de neomártires griegos, búlgaros, chipriotas, etc…! Pues de él, nada de nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*