Alvares Mor Yulios Thirumeni, metropolita malankar

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Foto del metropolita Alvares Mor Yulios Thirumeni.

Foto del metropolita Alvares Mor Yulios Thirumeni.

Hoy quiero escribir sobre un obispo ortodoxo siro-malankar, que aunque aún no está oficialmente canonizado, ya es venerado como santo mártir por el pueblo fiel. El metropolita Alvares Mor Yulios ocupa un lugar importante en el cristianismo de la India. Fue un obispo que se mantuvo en el principio del amor a los pobres y a los oprimidos, pero que sin embargo, fue perseguido por sus poderosos oponentes. Combatió contra las injusticias sociales y religiosas incluso utilizando la pluma como espada.

Se llamaba Antonio Francisco Javier Álvares y nació el 29 de abril de 1836 en el seno de una familia católica en un pueblecito cercano a Goa. Sus padres pertenecían a una familia de brahmanes que había abrazado el cristianismo. La educación primaria la recibió en su pueblo de origen y la secundaria en la escuela de San Miguel, en el cercano pueblo de Lauthem. Con veintitrés años de edad, ya estaba licenciado en teología en el seminario de Raoul.

Insatisfecho con la forma en la que actuaba la Iglesia Católica en Goa, se fue a Bombay continuando allí sus estudios y dando clases en la escuela que los jesuitas tenían en la ciudad. En 1862 fue ordenado como sacerdote por el obispo Stains. En Bombay estuvo durante cinco años al frente de una parroquia, ganándose a pulso una buena reputación como orador y como escritor, pero su corazón lo tenía en Goa adonde regresó en el año 1867. Allí, junto con otros cinco sacerdotes católicos fundó un hogar de caridad en el año 1871, en el que cuidaba a los indigentes a los que incluso alojaba en su propia casa. Las calles de Goa quedaron libres de mendigos, pues a fin de conseguir este objetivo, llegó incluso a recibir la ayuda de importantes comerciantes de la ciudad. Éstos querían una ciudad libre de mendigos, pero a él le movía la compasión por las personas que sufrían necesidad.

Proporcionó educación a los niños pobres que no podían acudir a la escuela, en unos momentos en los que la ciudad se vio afectada por una epidemia de cólera que provocó la muerte de numerosos estudiantes y profesores. Sin tener en cuenta de que él mismo podía ser una de las víctimas, se dedicó en exclusiva a atender a los enfermos y en enterrar a los muertos. En unos momentos en los que la información sanitaria era muy escasa, él se dedicó a explicar qué tratamiento había que seguir para no contagiarse de la enfermedad. En la ciudad abundaban también las personas alcohólicas y él se dedicó a integrarlas en la convivencia social.

Foto junto a otros metropolitas malankares entre los que se encuentra San Gregorio de Parumala.

Foto junto a otros metropolitas malankares entre los que se encuentra San Gregorio de Parumala.

En aquellos tiempos, el dominio portugués era opresivo y la población local era tratada como esclava; como he dicho antes, él utilizó su pluma como espada para denunciar y combatir todas estas injusticias sociales, por lo que se granjeó la ira de los ricos y de los portugueses. Fue incluso maltratado por la jerarquía católica portuguesa, por lo que recurrió al Papa a fin de conseguir una justicia que jamás consiguió. En esta coyuntura, el padre Álvares se encontró con pocas opciones, ya que tuvo que renunciar a sus actividades caritativas y reformadoras y actuar como cualquier otro sacerdote, sometido a una jerarquía que era injusta con los más desfavorecidos.

Por aquel entonces mantuvo una reunión con el metropolita malankar Pulikkottil José Mor Dionisios V, que le ayudó a encontrar el tipo de Iglesia que él andaba buscando. Así, se pasó a la Iglesia Ortodoxa Siro-Malankar, junto con el padre Noroña, que era de Mangalore y que también se había revelado contra las prácticas corruptas de la jerarquía católica. Ambos formaron una Misión y el 21 de abril de 1889, día de Pascua, los dos ex sacerdotes católicos celebraron por primera vez el Santo Qurbana (Divina Liturgia Malankar). Era la primera vez que oficiaban dos sacerdotes cuya lengua materna no era el malayalam.

El 29 de julio de 1889, el padre Álvares fue consagrado como obispo de rito siro malankar en el antiguo seminario de Kottayam, llegando a concelebrar el Santo Qurbana con San Gregorio de Parumala, del que ya hemos escrito en este blog. Al nuevo obispo se le confió el cargo de la diócesis que no utilizaba como lengua el malayalam, como Bombay, Madrás, Goa, Colombo, etc. Su patria, Goa, estaba bajo su jurisdicción y allí llegó en el año 1893, pues en aquella zona malvivían varios miles de fieles ortodoxos malankares.

Estampa del metropolita Alvares Mor Yulios Thirumeni.

Estampa del metropolita Alvares Mor Yulios Thirumeni.

Inmediatamente, fue acosado por los portugueses y por el obispo católico de Goa, que llegaron a acusarlo de estar detrás de cualquier alboroto que se originase en la ciudad. Aunque los portugueses, los ricos y el obispo católico, por diversas razones, estaban en contra suya, él se granjeó el cariño de los indigentes, pues era el único que los ayudaba materialmente. A pesar de todas estas adversidades, él no se desvaneció y cuando la isla de Ceilán se vio afectada por una epidemia de cólera, corrió allí con ayuda. Ya lo había hecho anteriormente en Goa y en Bombay, por lo que tenía una gran experiencia; su trabajo desinteresado fue muy valorado por los nativos de la isla.

Mientras tanto, el Patriarca Pedro III emitió una “kalpana” excomulgando injustamente al metropolita malankar Methran Mor Dyonisios VI. Como él había sido tratado injustamente por la jerarquía católica, se solidarizó con el metropolita injustamente excomulgado y junto con Mor Ivanios – que más tarde llegaría a ser el primer Catholicós Malankar – emitió un comunicado de apoyo a Mor Dyonisios VI, denunciando la acción injusta del Patriarca. Este documento fue decisivo para originar un movimiento de solidaridad hacia el metropolita excomulgado.

En el año 1910 hubo algunos cambios en la administración portuguesa que gobernaba Goa. Él, teniendo la esperanza de que el nuevo gobierno no interfiriera en los asuntos religiosos y que lo dejaran trabajar a favor de los necesitados de Goa, regresó a su tierra natal un año más tarde (1911) y allí, durante once años permaneció viviendo prácticamente en la miseria. Como no existía ningún templo ortodoxo malankar, tuvo que encontrar el consuelo entre los necesitados, sobreviviendo con gran escasez de alimentos. Solía vagar por las calles de Goa buscando alimentos para los pobres y, aunque había mucha gente que lo ayudaba, algunos lo humillaban e incluso le escupían en la taza que él llevaba para recoger las limosnas. Entonces decidió cultivar tapioca en unos terrenos que eran de su propiedad y en otros que llegó a arrendar; y se dedicó a escribir sobre el cultivo de la tapioca, a fin de enseñar a los necesitados cómo era ese cultivo. Esta tarea ayudó a quitar el hambre a miles de pobres en aquellos tiempos tan difíciles.

Pero sus publicaciones contra el acoso a los pobres por parte del entonces gobernador portugués le valieron la ira de la élite gobernante, por lo que el 19 de agosto de 1916 fue arrestado. Fue desnudado en la vía pública y encerrado en una sucia celda en la prisión. Sus amigos le habían aconsejado que abandonara Goa y que por su seguridad marchase a otra zona, pero él se negó. Tuvo la posibilidad de vivir en Brahmavar e incluso en la zona malankar de la India, pero no quiso jamás abandonar a sus pobres, pues se quedarían sin nadie que cuidase de ellos. Optó por el sufrimiento por el bien de los pobres, fue “un pastor con olor a ovejas”.

Tumba en la iglesia de Santa Maria de Panaji (India).

Tumba en la iglesia de Santa Maria de Panaji (India).

Siendo ya viejo, debido a unos problemas de salud que le aquejaban, fue admitido en la Santa Casa de la Misericordia, que era un hospital de caridad. La Iglesia Católica, que lo había perseguido durante la mayor parte de su vida, se le acercaba de nuevo a fin de atraerlo nuevamente a su seno. Pero él prefirió permanecer fiel a su nueva fe ortodoxa. Así murió el 23 de septiembre del año 1923. Su entierro fue multitudinario y fue presidido por el padre Noroña, que ofició el funeral. La Iglesia Católica impidió que fuese sepultado en el cementerio y se le asignó un lugar donde eran enterrados los no católicos.

Durante muchísimos años nadie visitó su tumba. En el año 1967, durante su visita a Goa, esta fue encontrada por el metropolita Mathews Mar Athanasios. Fue excavada y sus reliquias fueron llevadas por el metropolita de Bombay, Philipos Mar Theophilose a Ribandar (Goa) en octubre de 1979. Actualmente se encuentran en la iglesia de Santa María de Panaji. Como dije al principio del artículo, aunque los fieles malankares lo veneran ya como Santo, oficialmente aún no está concluido su proceso de canonización.

Antonio Barrero

Enlaces consultados (20/11/2013):
http://theorthodoxchurch.info
http://www.stthomasokc.com/concept/articles/AlvaresMarJulius.asp

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

17 pensamientos en “Alvares Mor Yulios Thirumeni, metropolita malankar

  1. Muchas gracias, amigo, por compartirnos la vida de un santo hombre que es llamada de atención para quienes se dicen perfectos y olvidan a su prójimo.

    Una vida llena de avatares y sobresaltos por amor al prójimo hasta el extremo, al ejemplo de Cristo Jesús nuestro Señor. Casi siempre oigo casos de conversión al catolicismo de otra iglesia, y pocas veces al revés. Me imagino que su conversión habrá sido un escándalo para la jerarquía de aquella época, ¡y la misma jerarquía era un escándalo con el cual muchos sin duda tropezaron!, aunque no fueron aplastados como el santo Alvares, sino que se cimentaron en la roca que es Jesús y lo reencontraron en otra Iglesia, tan verdadera como la católica, la cual sin duda debiera pedir perdón una vez más por las injusticias hacia los pobres y desheredados que son el Cuerpo sufriente. Bien escribiste, amigo, fue un pastor con olor a oveja, ese sudor del trabajo y del cansancio por servir al prójimo contra todas las persecuciones, de los prósperos que se sienten atacados y ofendidos, en realidad son denunciados por profetas estos corruptos que se alían con el Templo para legitimar toda clase de opresión. Aquí sí que es necesario que esos templos sean destruidos hasta los cimientos.

    Una pregunta, amigo ¿el orden de los nombres cambia en el rito siro malankar cuando el individuo es ordenado clérigo?

    • Bueno, Alejandro, cuando yo leí la vida de este santo, quedé impresionado porque supo captar perfectamente cual era su ministerio como sacerdote y al no encontrar el apoyo necesario en su jerarquía, lo buscó donde se lo daban. El tuvo claro que Dios y los pobres están por encima de una Iglesia u otra.

      Y si, es verdad que en el rito sirio (y en el malankar), primero se pone el apellido y después el nombre.
      Nosotros a un obispo le decimos “Monseñor” y ellos, “Mor” o “Mar”. Además, en la lengua malalayan, la palabra Thirumeni que se pone al final del nombre del obispo, significa eso, que es obispo. En vez de decirle “Eminencia” como le decimos nosotros, ellos le llaman “Thirumeni”. Los bramanes también utilizan este nombre cuyo significado es: Thiru = santo y Meni = cuerpo, o sea, Thirumeni significa “persona santa”.

  2. Yo te diría, Alejandro, que la razón de que sepamos de más conversiones al catolicismo que al revés, es porque se nos oculta intencionadamente o simplemente no se nos promocionan las vidas de aquellas personas que encuentran su paz espiritual en otras confesiones. Así, da la impresión de que estas conversiones nunca han ocurrido y de que a la Iglesia Católica sólo se la puede abrazar, no dejarla. En realidad, es muy simplista creer esto. Y para muestra, este botón de hoy.

    Quería preguntarte, Antonio, ¿por qué le venera el pueblo como santo mártir, si no sufrió martirio? Desde luego, perseguido, humillado, agobiado, molestado y hasta vilipendiado, pero no murió mártir. Por lo demás, ¿qué puedo decir? Que ya firmaba yo para que al menos la mitad de la jerarquía católica se pareciese al menos un poco a este gran hombre. Lo firmaba con mucho gusto. En cambio, lo que estoy firmando últimamente -y esto es verdad- son peticiones de asociaciones católicas angustiadas para que cierto cardenal español no les robe su patrimonio y se lo agencie, evitando que se use para sus fines originales: la caridad con los que sufren… ¿a que no hace falta que te diga quién es semejante pájaro?

    • Ana Maria,
      Si por mártir entendemos únicamente morir por la fe de manera cruenta, pues no lo es, pero es que él murió como consecuencia de las privaciones y condiciones de miseria en que le obligaron a vivir por ser consecuente con su compromiso con los pobres. Para ellos era un mártir y para mi también lo fue.

      Y de ese pájaro, ni me hables que me pongo malo. Menos mal que ya se va a ir a volar a su “terra natal”. Se me nota todo, jaja.

  3. Toño:
    Este artículo ha sido muy fuerte para mi. Es difícil aceptar que nuestros pastores no están a veces a la altura del Evangelio. Que duro debió de ser el panorama para que el Padre Álvarez emigrara a otra Iglesia, que le podía dar lo mismo que la que dejaba. Y qué tormenta espiritual habrá pasado en su alma para tomar esta decisión. Mas de alguna vez he oido decir que si un correligionario se va a otra fe, es apóstata, pero si ese alguien viene del bando contrario es un convertido. Realmenbte ma ha dolido conocer este episodio.
    Qué bueno que él se hizo pobre con los pobre y dio de lo suyo a los demás. Fue un hombre práctico que no solo dio el pescado, sino que enseño a pescar. Es lógico que si te conviertes en profeta, como él lo hizo, al denunciar con actos y palabras los abusos de los poderosos, incluso de los de su antigua religión, fuera segregado, perseguido y aplastado.
    Cristo se anonadó, él hizo lo mismo; es como la semilla sembrada, que muere, germina y da fruto. Supongo que se hizo semejnate a las parias que nadie considera en la India, por eso fue tan querido.
    Algunas preguntas las has repondido contestándole a Alejandro, solo te hago las siguientes cuestiones: Como es que fue nombado obispo y no tenía grey bajo su jurisdicción, ni iglesia o clero, al menos me queda esa idea. Sobre sus ornamentos, la mitra tiene en la base algo semejante a otro tipo de corona, ¿Tiene algún significado? Y en la foto donde están varios jerárcas, sus “sombreros ” como tipo turbante, ¿que significado tienen? Esta idementaria la identificaba yo con los armenios.
    Gracias por tu trabajo.

    • “Mas de alguna vez he oído decir que si un correligionario se va a otra fe, es un apóstata, pero si ese alguien viene del bando contrario es un convertido”. Humberto, ¿quién no ha oído esto alguna vez? Esta frase ¿no te parece profundamente anticristiana? ¿Es que las otras iglesias cristianas adoran a otro Dios y Señor? Nos creemos con el monopolio de la verdad aunque nuestro comportamiento sea contrario a los deseos de Cristo. Los pobres son los predilectos del Señor y si has leído el comentario de Ana María habrás visto el “numerito” que tenemos montado aquí en España porque un jerarca burócrata (por llamarlo de forma suave), de los que se consideran príncipes y no pastores, quiere apropiarse del patrimonio que corresponde a los fieles y dedicarlo a otros fines ajenos al servicio de los pobres. Así nos va y qué difícil le están poniendo el trabajo al Santo Padre unos cuantos ……. con birrete rojo.

      Y contestando a tus preguntas, te diré que San Alvares Mor Yulios Thirumeni si fue nombrado pastor de almas. Tenía que hacerse cargo de todos aquellos siro-malankares que no tenían el malalayan como lengua materna y es por eso por lo que su diócesis estaba a caballo entre varias ciudades distantes unas de otras.
      Y con respecto a los cubre-cabezas que ves en la foto son los típicos de los ritos sirio y siro-malankar, unos de obispos, otros de metropolitas o de simples monjes. Los armenios se cubren la cabeza de otra forma.

  4. Gracias Antonio. Cierto es que nunca antes había oído o leído sobre un caso igual o parecido a este, la verdad que me ha sorprendido mucho la soberbia y el poco seguimiento del evangelio por parte de los sacerdotes católicos con el Metropolita Alvares. Entiendo que eran otros tiempos y como en todas partes, habían algunos sacerdotes que mas bien parecían caciques en lugar de servidores de Cristo, pero de todas formas es incomprensible e incoherente sus comportamientos. Me pongo a pensar en el sufrimiento que le causaría el verse “obligado” a dejar la Iglesia en la que El creía, porque unos pocos sacerdotes ( que deberían haber actuado como El) lo fueron empujando poco a poco a abandonarla.
    Por otra parte, veo que no se desanimo y siguió buscado y actuando conforme al mandato de Cristo, siendo uno mas entre los pobres aun teniendo el cargo de Metropolita.
    Admiro su gran labor como Pastor, sobre todo en la defensa de los pobres y servidor de los enfermos del cólera.

    • Por desgracia, mi querido amigo, aun hoy en día se dan casos como este. Recuerdo que hace unos días leía un artículo firmado por varios sacerdotes que, por estar comprometidos con el pueblo, durante la dictadura se vieron recluidos en la cárcel de Zamora y de, desencantados con la actuación de gran parte de la jerarquía española durante aquella época, se habían apartado de la Iglesia, aunque seguían comprometidos en diversos movimientos sociales.
      Ellos se mostraban muy, muy dolidos, no renunciaban de Cristo, pero si de la actitud de algunos de sus representantes. Dime si no es un caso parecido.
      Desde luego, este santo obispo tuvo que sufrir muchísimo y está claro que prevaleció su amor a Dios y a los pobres.

  5. Gracias Antonio. Leí que el motivo de la insatisfacción de los católicos en Goa fue debida a que desde Roma se expulsó a los obispos portugueses de aquellas tierras y fueron sustituidos por obispos de origen francés. Cuando aquella comunidad expresó su descontento, sus peticiones de volver al statu quo inicial fueron desoidas y por eso se produjo este “cisma” y el ejemplo de este metropolita se relacionaría con esto. No esoy seguro de si he mezclado historias o si estoy en lo cierto en mi suposición.

    • Si te soy sincero, Salvador, no sabría confirmarte si la situación de Mor Yulios estuvo de alguna manera motivada por las circunstancias que tu nos comentas. Lo que si está claro es que las iglesias nacionales muchas veces han ido de la mano de sus gobiernos nacionales: portugueses con portugueses, españoles con españoles, etc.
      Recuerdo que en el caso del martirio de los protomártires del Japón, estuvo por medio precisamente la denuncia de un obispo católico de otra nacionalidad distinta a la española. ¡Ya me dirás!

  6. Qué te puedo decir Antonio????’

    Mis respetos para este pastor de almas, que vio la necesidad material y espiritual de sus semejantes. Vergüenza nos debería de dar a los que nos sentimos católicos y de cristianos no tenemos nada. Pobre de nuestro Papa actual con los escándalos de obispos, aquel Alemán si mal no recuerdo de millonaria casa y de aquel otro que comentó algo sobre la pederastia. Ahora me salen con un cardenal español, va!!! parece que éstos no quieren entender. Pero espero que el papa Francisco a parte de ser un padre y pastor, tambien salga con chicote en mano, porque “Que Dios me perdone” pero a veces como que no entendemos con palabras.

    • Yo creo, Emmanuel, que todos los que nos consideramos cristianos comprometidos con nuestra fe tenemos que volcarnos en apoyar con nuestras oraciones y acciones a nuestro Santo Padre Francisco, para que siempre esté iluminado y ayudado por el Espíritu de Dios, que lo proteja de todos sus enemigos, tanto internos como externos y pueda llevar a cabo esa renovación que la Santa Iglesia necesita y que los mismos cardenales le insinuaron que hiciera en las congregaciones anteriores al último cónclave.
      Siempre hay reaccionarios que basándose en conceptos desfasados de la fe, que más tienen que ver con sus intereses personales, están boicoteando el trabajo del Santo Padre. Nosotros tenemos experiencias de ello. Te recordaré por ejemplo que Francisco ha enviado una encuesta a todos los fieles y en algunos sitios aun no han llegado a sus destinatarios.

  7. Conmovedor. Como don Oscar Romero, otro ejemplo de quien abraza el destino de los pobres y desfavorecidos. Y la jerarquía, tristemente, contribuyendo a hacerle más pesada la cruz, persiguiéndole más allá de la muerte, al negarle incluso un lugar de sepultura (¡que vergüenza!). Si el pueblo le tiene por mártir, será porque fue testigo de sus sufrimientos; y además esos lentos martirios por amor al prójimo me parecen más edificantes que aquellos productos del “odio a la fe” (así en abstracto), porque invitan a a desgastarse por el prójimo, y no a hacerse matar por el prójimo. Sabemos que en ocasión de diversas persecuciones han habido quienes han salido a buscar intencionalmente los plomazos para “ser mártires”; pues bien, he aquí un ejemplo de que no hace falta el plomazo y la efervescencia católico-patriótica para ser mártir, que el martirio es una expresión de amor que puede consumir lentamente la vida. Ojalá y el ejemplo de este metropolita malankar nos moviera a este tipo de expresiones de fe, que se concretan en caridad.

    • Amigo Moisés,
      Cuando yo cuando tuve conocimiento de este caso quedé verdaderamente maravillado porque vi como este hombre de Dios, veía a Dios en los hermanos y no en los jerarcas que olímpicamente pasaban de ellos. El tenía plena conciencia de que los pobres son el verdadero pueblo de Dios y no unas siglas eclesiásticas, fueran cuales fuesen. Creo que la Iglesia Católica está en deuda con él y sería de justicia que le hiciera algún tipo de reconocimiento reparatorio.

  8. soy catolico pero tengo una estampa de el, me gustó este articulo, es mifavorito detodosu blog, y gracias a ustedes mi fe ha aumentado

    • Si crees que puedes hacerlo, hazlo. Pueden servirte de modelo la estampa que tienes y las fotos de este blog, ¿no?
      Suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*