La Concepción de la Gloriosa Virgen María

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego en el que se representa a San Joaquín y Santa Ana dándose el abrazo en la Puerta Áurea.

Icono ortodoxo griego en el que se representa a San Joaquín y Santa Ana dándose el abrazo en la Puerta Áurea.

En el artículo “María Santísima, Reina de todos los Santos (III)”, publicado el 18 de marzo del año 2011, escribimos sobre cómo era mencionada la Santísima Virgen en los evangelios apócrifos; y cuando hicimos mención al “Protoevangelio de Santiago” y al “Evangelio del nacimiento de María“, mencionamos la anunciación milagrosa de su nacimiento a sus padres Joaquín y Ana. Hoy, festividad de la Inmaculada Concepción, quiero relatar lo que sobre este hecho se escribe en dicho documento, aunque no lo haga de manera literal, remitiendo a quienes estén interesados a los links que publicamos en aquella fecha.

Los padres de María, “que vivían en Nazaret guardando piadosamente la ley de Moisés, siendo de edad muy avanzada, no tenían hijos. Joaquín, según la costumbre de la ley, realizaba ofrendas a Dios en el templo de Jerusalén. Un día, el Sumo Sacerdote Isacar, que estaba aceptando las ofrendas de una muchedumbre de personas, no quería aceptar los dones ofrecidos por Joaquín, diciéndole: “No es correcto aceptar tus dones como si se tratara de las ofrendas de un verdadero israelita, ya que vosotros no tenéis hijos, no habéis sido bendecidos por Dios, posiblemente como consecuencia de algún tipo de pecados”.

Golpeado por estas palabras del Sumo Sacerdote, como si realmente se tratara de un impresionante veredicto divino, este hombre justo no tuvo ni tiempo para retirarse del altar, pues uno de los hijos de Israel que también llevaba sus dones, lo apartó y le dijo: “Apártate de aquí, ¿no has oído que eres indigno de traer ofrendas a Dios junto con nosotros, porque no has dejado descendencia de Israel?”.

Joaquín, con profunda humildad, aceptando esta acusación como si fuera de la boca del mismo Dios y con profunda tristeza, salió del templo. Con el corazón dolorido, reconociéndose indigno no sólo de permanecer a la vista de la Casa de Dios, sino también para volver a su casa, se retiró al desierto, donde estaba pastando su ganado. Pasó cuarenta días ayunando y haciendo penitencia y entre lágrimas y oraciones imploraba al Señor que le perdonase todos sus pecados, a fin de eliminar su deshonra en Israel y para que Dios lo bendijese en su vejez con el nacimiento de un niño.

Icono ortodoxo griego donde aparece María como vara que sale del árbol de Jesé.

Icono ortodoxo griego donde aparece María como vara que sale del árbol de Jesé.

Una tristeza inefable golpeó también el corazón de Ana cuando ella se enteró de la desgracia ocurrida a su esposo ante el altar de Dios, delante de numerosos hijos de Israel en el día de la gran fiesta del Señor. Ella misma fue acusada por todos, que la culpaban de los pecados de todas las esposas israelitas, indignas de ver incluso la luz de Dios. Ella también se confinó en su habitación y ayunando y haciendo penitencia, entre suspiros y lágrimas, suplicaba al Señor tanto de día como de noche, implorando sobre todo por el bien de su esposo; y solicitando que se alejase de ellos la maldición de la esterilidad y que Dios les bendijera con un fruto en su vientre.

Estando sola en su jardín, bajo la sombra de un de laurel, Santa Ana vio un nido de pájaros y cómo la madre alimentaba a sus polluelos, que aún no volaban. Ella pensó que en la naturaleza todas las criaturas daban a luz, bendiciendo así al Señor: las aves del cielo, los animales del bosque e incluso los árboles dando frutos muy diversos, quedando ella sola privada de la felicidad y de las bendiciones de Dios. Y entonces, con más fervor aún, Santa Ana comenzó a orar y el Señor escuchó su llorosa plegaria. Oyó la voz de un ángel que le decía: “Dios te ha concedido el deseo de tu oración: concebirás y darás a luz a una hija santísima, ante cuya presencia todos se arrodillarán y bendecirán porque ella traerá la salvación del mundo; su nombre será María. Complacida por el anuncio celestial, Ana subió corriendo a Jerusalén para derramar ante el Señor todo su agradecimiento y toda la alegría que inundaba su corazón.

Al mismo tiempo, el mensajero celestial se reveló a Joaquín mientras éste estaba llorando y orando en el desierto y le hizo el mismo anuncio gozoso, confortándole con sus palabras y ordenándole que fuera a Jerusalén, adonde regresaría con su esposa. Ante las puertas del templo de Dios, los dos esposos se reunieron gozosos y con una sola voz glorificaban y agradecían una y otra vez al Señor Dios, prometiéndole consagrarle su prometida hija. Pronto, después de regresar a su hogar, los piadosos esposos vieron cumplida la promesa divina: Santa Ana concibió en su seno y “comenzó a crecer la vara divina, de la que brotó la flor misteriosa de Cristo, el Creador de todo”. Cumplidos los nueve meses, Ana parió una niña y dio gracias a Dios diciendo: “Mi alma se ha glorificado en este día”, acostó a la niña y transcurridos los días marcados por la Ley de Moisés, se lavó, dio el pecho a la niña y la llamó María. Pasados tres años y terminado el tiempo de la lactancia, llevaron a María al Templo para ofrecérsela a Dios.

Fresco ortodoxo griego en el que se representa a María en brazos de sus padres.

Fresco ortodoxo griego en el que se representa a María en brazos de sus padres.

Este día, 8 de diciembre, conmemoramos la concepción inmaculada de la siempre Virgen María; hoy es un día de alegría para la Santa Iglesia, pero también es un día de alegría que celebran todos los coros celestiales, los patriarcas y profetas, los antepasados de Joaquín y de Ana que vieron como de su descendencia florecería un retoño en el árbol (vara) de Jesé: “Saldrá un vástago del tronco de Jesé y de sus raíces, brotará un retoño” (Isaías, 11, 1). San Jerónimo a ese árbol de Jesé le llama “virga”, que significa “vara”, pero que también significa “virgen”, con lo que de ese árbol sale una vara (que sería la Virgen) y de la vara sale un retoño (que es Jesús).

Nosotros, los católicos, decimos que esta concepción de la Santísima Virgen fue inmaculada, o sea, libre del pecado original; mientras que los ortodoxos dicen que fue una concepción gloriosa, maravillosa, pues sus padres eran estériles, pero una concepción sujeta a todas las leyes de la naturaleza humana, luego no inmaculada; y que María queda limpia de todo pecado cuando ella concibe al Hijo de Dios.

Pongo a continuación el texto de un himno del siglo IV (Tota pulcra), en la que se dice ya expresamente que “en ti no hay mancha original”:

Tota pulcra es Maria, et macula originalis non est in te.
Tu gloria Ierusalem. Tu laetitia Israel.
Tu honorificentia populi nostri. Tu advocata peccatorum.
O Maria, Virgo prudentíssima, Mater clementissima: Ora pro nobis.
Intercede pro nobis ad Dominum Iesum Christum.

Antonio Barrero

Enlaces consultados (25/10/2013):
http://escrituras.tripod.com/Textos/ProtEvSantiago.htm
http://escrituras.tripod.com/Textos/EvNatMaria.htm
http://transfig.orthodoxws.com/files/Bulgakov/0450.pdf

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

30 pensamientos en “La Concepción de la Gloriosa Virgen María

  1. Sin duda este texto apócrifo inspiró la iconografía que hasta hoy se mantiene. Recuerdo haber leído una historieta inspirada en este texto, aunque omitía el periodo de penitencia de los padres de María, para mí anónimos porque los Evangelios canónicos no los mencionan ni de paso. Un detalle que no me cuadra es la consagración de la niña María al templo y su presencia en este hasta que fue casada con José: ¡una mujer no podía estar dentro del templo! salvo en su atrio específico. El Templo era un lugar patriarcal, de hombres para hombres. Si reglaba sería impura y todo lo que entrara en contacto con ella lo sería y sin duda el templo debía ser puro. El regocijo por el nacimiento exitoso era para el varón, para la hembra se recibía con indiferencia. Algo me dice que ese texto lo escribió alguien que no conocía la realidad judía de aquellos tiempos.

    Pobre “Joaquín”, sin duda la humillación debió ser grande -según el texto- y la de “Ana”, a quien la Ley condenaba a ser expulsada del hogar ipso facto por estéril y permitiría a su esposo casarse otra vez -la esterilidad nunca era masculina, qué curioso-. Me acordé del texto del profeta Isaías (54:1) canta: “Regocíjate tú, oh estéril, la que nunca dio a luz. Prorrumpe en gritos de júbilo y clama en alta voz, la que no ha estado de parto; porque son más los hijos de la desolada que los hijos de la casada”. Así se habría quedado callado ese sacerdote.

    Moderando mis ímpetus, si la historia fuera real, fue Dios quien rompió las estrictas reglas “sagradas” para darnos una lección de humildad. ¿Pudo el Verbo hacerse humano sin necesidad de nacer de mujer? Sí, desde luego, pues es Dios, pero no lo hizo y lo que quiso fue humillarse y negarse a sí mismo su dignidad para ser completamente como nosotros, menos en el pecado, y comprendernos, vivir una plena existencia humana.

    Si María es dichosa, es por causa de Jesús y no por ella misma.

    • Alejandro,
      Yo solo puedo decirte que asumo todo lo que dices en tu comentario aunque quiero incidir algo más en una de tus afirmaciones: ¡claro que la santidad de María nos viene a causa de la santidad de su Hijo!
      La misma Iglesia lo reconoce y en la oración del día de hoy lo dice expresamente: Deus, qui per immaculatam Vírginis Conceptionem dignum Fílio tuo habitaculum præparasti: quaesumus; ut, qui ex morte eiusdem Filii tui prævísa eam ab omni labe præservasti, nos quoque mundos eius intercessione ad te perveníre concedas. O sea, en previsión de la muerte de su Hijo, ella fue preservada de todo pecado porque ese Hijo, necesitaba un sagrario, un habitáculo donde formarse como ser humano antes de nacer y donde desarrollar su humanidad después de su nacimiento.

      Hay otra oración muy similar que viene a decir lo mismo: Omnipotens sempiterne Deus, qui gloriosae Virginis Matris Mariae corpus et animam, ut dignum Filii tui habitaculum effici mereretur, Spiritu Sancto cooperante praeparasti…, o sea, que el Espíritu Santo preparó en la persona de María, en su cuerpo y alma, un digno habitáculo donde naciera y se desarrollara el Verbo cuando adquirió su condición humana en la persona de Cristo.

      Maria es santa, es inmaculada, no tuvo jamás ninguna mancha de pecado, porque estaba reservada a ser la Madre de Dios y eso requería una perfección suprema, inferior a la de su Hijo porque éste es Dios, pero superior a la del ser humano más santo e incluso a la santidad de todos los coros celestiales.

  2. Gracias, Antonio, por este bello artículo de un episodio que conocía bien porque lo vemos a menudo en el arte cristiano medieval y moderno. Pero sin embargo tengo que hacer una pregunta que a muchos les parecerá escabrosa, pero para mí necesaria, ya que nadie me la ha sabido aclarar hasta ahora: cuando veo los iconos u otras representaciones del abrazo de Joaquín y Ana en la Puerta Áurea, se da a entender que María fue concebida milagrosamente en ese instante: es decir, que María fue engendrada a partir de un casto abrazo, sin interacción sexual de sus progenitores, lo que implicaría que fue concebida “sin pecado”, asexualmente, del mismo modo que sería concebido Jesús.

    Esto era lo que yo tenía entendido, sin embargo, se me antoja antidogmático y raro, porque que la Madre fuese concebida igual que el Hijo, siendo el Hijo superior a la Madre… ¿esto es correcto? Mis dudas tengo. ¿No será que María sí que fue concebida mediante interacción sexual, como cualquier mortal; pero fue preservada del pecado original en el instante de su concepción, por más que sus padres la concibieran sexualmente, es decir, fue concebida sin pecado aunque de forma carnal? Para mí esto sería más dogmáticamente correcto que lo primero, pero honestamente, no sé cuál es lo dogmáticamente correcto. ¿Puedes aclararme esto? Y… ¿no venía precisamente de la primera definición el que nuestros hermanos ortodoxos interpretaran mal lo que es el dogma de la Inmaculada Concepción?

    • Ana Maria,
      La Santísima Virgen María fue concebida como tu y como yo, o sea, mediante la relación sexual de sus padres, los cuales le aportaron sus genes, su sangre, su vida como a cualquier feto humano. Se desarrolló en el vientre de su madre y nació a los nueve meses como cualquier hijo de vecino.

      El dogma solo dice que esa concepción fue inmaculada, o sea, que desde el primer momento en el que se formó el cigoto, este fue inmaculado, no tuvo la herencia del pecado de origen atribuido a Adán y Eva.

      Esto dicho de manera simple para que todos nos entendamos, porque si la ciencia nos está diciendo que el hombre es lo que es por la evolución de las especies, ¿existió una primera pareja o existieron varias? ¿cual fue el pecado cometido? ¿De qué forma es hereditario e incluso es justo que sea hereditario? Ese es otro berengenal en el que al menos, yo solo, no quiero meterme.

      • Comprendo y te agradezco la explicación. Yo soy partidaria del “berenjenal” que mencionas, sin duda, pero quería conocer bien el dogma. Me temo que muchos estarán tan confundidos como yo lo estaba y tantos otros pensarán que la Virgen surgió de un abrazo mágico.

        • Metiendo mi cuchara, hace algún tiempo leí al respecto de lo que mencionas Ana, por lo que se en el medioevo existía una leyenda que decía exactamente eso que tu dices que María fue concebida por un beso de Joaquín y Ana y que por lo mismo Santa Ana también era “Virgen”, pero tal parece que dicha leyenda que casi se convertía en doctrina fue condenada por uno de los Papas ahora no recuerdo cual y declaro que era herético pensar eso puesto que no había pruebas suficientes para creer tal cosa y que no se debía seguir propagando esa idea pues la Virgen fue concebida igual que todos los demás. Y tan suele ser cierto que en más de una ocasión eh tenido que corregir a personas que dicen, “la Virgen San Ana”.

          • Por pintoresco que te parezca, hablando una vez con un sacerdote ortodoxo me decía que él no creía en la Inmaculada Concepción porque el único que nació de una Virgen fue Jesús y no Maria.
            Yo le dije que nosotros creíamos lo mismo: Jesús nació de una Virgen por obra del Espíritu Santo, mientras que Maria había nacido como consecuencia de un acto sexual entre sus dos padres, lo que no era obstáculo para que esa concepción fuese inmaculada.
            El hombre quedó perplejo porque vió que no eran tantas las diferencias que había entre nosotros dos.

          • André, me dejas de piedra. Pero, ¿cómo va a ser virgen Santa Ana si el texto apócrifo dice claramente que se la tenía por estéril? ¿Cómo sabe una que es estéril sin intentar tener hijos? ¿Cómo se intenta tener hijos sin tener relaciones sexuales? ¿Cómo se queda una virgen después de tener relaciones sexuales? De verdad; o alguien está haciendo muy mal la catequesis, o hay gente que voluntariamente ha renunciado a usar su cerebro.

  3. El dogma de la Inmaculada Concepción tiene como raíz la teología del pecado original. A la luz de los descubrimientos antropológicos y evolutivos, todos sabemos que ni el Génesis ni los primeros libros de la Biblia son históricos. Vamos, ¿cómo podemos creer que Dios creó todo en siete días y asumir que tiene 5000 años de antigüedad -según el cómputo judío- cuando los hallazgos evolutivos nos dicen que es muchísimo más antiguo? El relato del Génesis tiene que ser interpretado de forma metafórica, no literal, o seremos tan absurdos como creer que Josué detuvo el sol y la luna y que el sol gira alrededor de la Tierra. El creacionismo no se sostiene. Y si el relato de la creación es ficción, por lo tanto Adán y Eva no existieron o como postula una teoría, el Adán cromosómico y la Eva mitocondrial no interactuaron entre sí por haber una barrera de generaciones por delante y sería imposible que de una pareja se generara toda la raza humana como sostiene el Génesis, que leyéndolo entre líneas quizás da a entender que hubo o convivieron con otras civilizaciones. Y por lo tanto, el pecado original está basado en un mito. Los teólogos judíos lo interpretan como el paso a la madurez y la toma de decisiones, necesarias en el plan de Dios, con todo y los errores del hombre.

    Heredamos el pecado de Adán y Eva, ¿lo sabemos por análisis de genoma humano y cromosómico? ¿Es justo de un Dios todo amor y justicia que quienes sin deberla ni temerla paguen por las faltas de “los primeros “padres”?

    Jesús habló del pecado en tiempo presente, no de los pecados que pagan los hijos de la décima generación y son los que cargan con los platos rotos ante la “ira” de “Dios”. Eso lo dejó muy claro a sus apóstoles. No estoy negando la realidad del pecado, eso sería ser peor que ciego. Tampoco estoy negando que María es bienaventurada y llena de gracia, sólo la pongo en el lugar que le toca: con nosotros los humanos.

    • No hace falta la ciencia para llegar a la conclusión de que la Biblia es un compendio de relatos literarios escritos por diferentes autores, especialmente los que componen el Antiguo Testamento. Basta con un poco de sentido común, creo yo. Otros pueblos, culturas y religiones tienen textos fundacionales semejantes. La ciencia nos ha mostrado cómo funciona nuestro mundo, pero el sentido común ya nos decía que el Génesis no se puede interpretar al pie de la letra. Digo yo. Los hay que carecen del sentido común y esto lo niegan, y de paso también niegan la ciencia. Allá cada cual con sus conclusiones.

      • Yo creo que cualquier persona mínimamente preparada sabe que el relato del Génesis sobre la creación es un relato alegórico, nada científico, escrito por alguien que conocía otras tradiciones similares de otros lugares y que a su modo, tal y como se entendían las cosas en aquella época, lo deja por escrito.

        Quienes admitimos la teoría del Big Bang, sabemos cómo se inició la creación del Universo y si admitimos también la teoría de la Evolución de Darwin, sabemos como han evolucionado las especies hasta la aparición del hombre sobre el planeta Tierra. Esto no está reñido con la creencia en un Dios creador del Universo y de todo cuanto en él existe, pero que realizó y sigue realizando la creación no de la manera en la que se nos describe en el Génesis, sino como está demostrando las ciencias, que no están reñidas con la fe.

        Yo soy geólogo, he estudiado la formación de la tierra y en paleontología, la evolución de los seres vivos y no puedo tragar con ruedas de molino, no puedo creer el relato del Génesis y se que con esto no estoy negando la Palabra de Dios. Habrá quienes interpreten este Libro sagrado al pie de la letra, pero yo, desde luego que no. Ni el mundo fue creado en seis días, ni el hombre fue sacado del barro ni la mujer se formó con una costilla del hombre.

        Que los primeros seres humanos con conciencia y libertad pudieron realizar actos contrarios a la ley natural y por ende, contrarios a la Ley de Dios, eso está claro, pero que tengamos que singularizarlo en dos personas en concreto que comieron una fruta prohibida, es, como he dicho antes, tragar con ruedas de molino. El hombre pecó contra su Creador y tuvo que venir Cristo para reconciliarnos con nuestro Dios y Señor.

        ¿Qué ese pecado se hereda? ¿Qué lo traemos en los genes por el solo hecho de nacer como seres humanos? Pues bueno, lo dirá el Concilio de Trento, pero por lo pronto, ese no fue un concilio de toda la Iglesia de Cristo, sino solo de una parte de ella.

        No niego lo que dice San Pablo en la epístola a los Romanos (5, 12-21) comparando a Adán y a Cristo y entiendo que el apóstol personificara en Adán el mal y en Cristo el bien, pero el habla de Adán porque en el siglo I no existían los conocimientos actuales que nos hacen más creíbles que el ser humano no nació por generación espontánea y que pudieron aparecer sobre la faz de la tierra, no solo una primera pareja, sino varias o muchas.

        El Sacramento del Bautismo nos reconcilia con Dios y nos da su gracia. Yo eso no lo niego, pero ¿borra un pecado genérico que no es personal y que yo lo traigo en los genes? Entiendo que estos temas sean discutibles, los teólogos los discutan, se ponga Roma como se ponga.

        Aun poniendo el tema del pecado original en entredicho, lo que si está clarísimo es que si al final realmente existe, María se libró de él porque el santuario viviente que daría vida al Hijo de Dios, no podía tener mancha alguna.

        No se si alguien se escandalizará con mis palabras; no es mi intención el escandalizar a nadie porque creo profundamente en un Dios Creador, que es Padre amoroso, en un Hijo que se hace hombre para reconciliarnos con la divinidad y en un Espíritu de Dios que nos santifica personal y colectivamente en una familia que es universal, a la que yo creo que pertenecemos todos los seres humanos, aunque quienes creemos en Cristo pertenezcamos a una rama de esa familia a la que llamamos Iglesia, que es única aunque compartida y que nadie posee la exclusividad de la verdad.
        Pienso que no todos los dogmas tienen el mismo fundamento y posiblemente, algunos se pondrán en discusión algún día no muy lejano.

        • No veo posibilidad de escándalo alguno en tus palabras y sí mucha sensatez. Los dogmas conciliares se han producido en demasiadas ocasiones por intereses concretos que en nada representaban la Palabra. Que teólogos tiene la Iglesia para fundirse en discusiones doctrinales parece harto frecuente al calor de los ejemplos que nos da la historia pero la caerga alegórica de muchos pasajes bíblicos deben hacernos tener los pies en la tierra.

          • Salvador,
            Yo estoy convencido de que, aunque siempre habrá personas que todo se lo tomen al pie de la letra, la Iglesia terminará adaptando lo esencial del dogma a la realidad de los tiempos.
            Siempre existirá quien se crea que somos el centro del Universo, pero la realidad es que somos una partícula dentro de él.
            Cristo es el único centro del universo, el centro de la historia, el centro de toda la humanidad. Todo lo demas: secundario.

  4. Lo del libro del Genesis siempre es algo muy delicado para tratar porque cuando enseñas a los niños que Dios creo el mundo en 7 dias (Tal como lo dice el relato Biblico) no puedes dejar de sentir que de una u otra forma los estas engañando. Pero si les dices lo de la evolución y el Bing Bang no puedes dejar de sentir que dejas la puerta abierta a que se piense que Dios es solo una “Idea” Bonita.
    que hacer entonces con el genesis?. y toda la doctrina fundada sobre este libro?. Dogmas como el de la inmaculada concepción y el mismo pecado original quedarian obsoletos.
    sin el pecado original el bautismo se convertiria en solo una liturgia de iniciación en el cristianismo mas no tendria nada que ver con el limpiarnos del pecado original. Esto tambien afectaria puntos como la Doctrina de la Iglesia, la propia iglesia, la fe y la misma existencia de Dios!!!
    Lo unico que yo se, tal y como no lo decia Antonio, es que el hombre se enemisto con Dios, y cayo de la gracia conferida por el. si no fué asi entonces la venida de Jesucristo no tendria sentido. y el verdaderamente vino a salvarnos!!!
    y con respecto a la Inmaculada Concepción de nuestra Santa Madre, pues igualmente como lo decia Antonio, Dios es capaz de “confeccionar” su propia morada virginal. entonces esta doncella estaria verdaderamente LLENA DE GRACIA, pues seria la creación mas especial de Dios, la nueva Arca de la Alianza y a la vez sagrario que guardaria en su seno al Vervo Divino.

    • Jhonatan hermano, nuestra fe no tiene que estar peleada con la realidad científica. Ese paradigma está superado. Si en la formación se les enseña a los niños con el Génesis la creación y caída del hombre, también debiera decírseles que no es un libro histórico. Cuando la fe se purifica, se vive mejor y más congruentemente. Alabamos a Dios por la Verdad revelada, de su amor en su Hijo Jesús encarnado, por nosotros, gracias al Sí de María. Si Dios quiso, pues lo hizo, y a nuestra razón sin duda sobrepasa. Ojalá sigamos investigando para ir desvaneciendo las sombras que nos impiden conocer la realidad.

      • Jhonatan,
        Todos aceptamos que el Génesis es un Libro revelado, que es Palabra de Dios, pero al mismo tiempo sabemos que muchos de sus textos son alegóricos, son explicaciones de cómo se veían las cosas cuando el libro fue escrito y que no deben tomarse al pie de la letra.
        El meollo de este libro sagrado es cierto: Dios crea el Universo y todo lo que en él se encuentra, Dios hace una alianza con los hombres y les promete la salvación y Dios camina con el hombre orientándole en su vida. Lo demás son explicaciones propias de la época.
        ¿Pudo Matusalén vivir más de 900 años? Cómo serían esos años, porque seguro que de 365 días, no lo eran.
        ¿El diluvio cubrió toda la tierra y lo aniquiló todo? ¿No serían más bien unas inundaciones locales que lo que aniquiló fue lo que en aquella región había?
        Y como eso, muchas otras narraciones de ese libro sagrado, que por supuesto, no deja de ser Libro inspirado por Dios.

  5. Toño:
    El artículo que hoy nos presentas, es la tradición lisa y llana sobre la Concepción de María. No todo es al pie de la letra, pero algo de fundamento si que lo tiene. Y que conste que la Concepción de María, la cual fue celebrada como tal en muchas partes, hasta que en 1854 el Beato Pío IX hizo la proclamación dogmática de la Inmaculada Concepción. Y la distinguimos de la Concepción Virginal de Cristo, en el seno de María su madre.
    En este tenor, me agrada mucho la manera como expones lo del cigoto libre de pecado y lo que le dices a Ana, sobre la relación sexual entre san Joaquín y Santa Ana, aclara la duda de muchos, que temen hacer esa pregunta. Esta es una manera muy propia de decir las cosas, si se hicieran siempre con claridad, estoy seguro que muchas batallas teológicas se hubieran evitado.
    He leído como se ha desarrollado un diálogo en el que se confrontan la fe y la ciencia, la razón y la biblia y creo que esto no es útil para nadie.
    Fides et ratio no están opuestas, se complementan y conducen a la verdad.
    Ciertamente, a veces, parece que la fe y la ciencia se repelen, pero creo que eso se debe a fanatismos de ambas partes. He conocido ateos materialistas consumados, que son más dogmáticos que el Concilio de Trento, y todo atribuyéndolo a la naturaleza, como si ella no fuera parte de Dios.
    Me extraña mucho que se discuta sobre los 7 días de la creación, cuando en el primer día no existía el sol, que rige la mayoría de los calendarios y las medidas del tiempo. Hace mucho tiempo que se nos enseñó en el catecismo y así lo hago yo, que las eras geológicas son periodos de tiempo de desarrollo y evolución. Los cuales bien podrían compaginar con la metáfora de cada día de la creación.
    Al igual que tú, no quiero meterme en vericuetos sobre la primera pareja, o célula madre o como se llame. Creo que el dogma del pecado original debe de permanecer. En un momento dado, la creatura evolucionada fue adoptada por Dios como hijo, y en un momento dado se rebeló contra su designio. Pecando y perdiendo la dignidad filial.
    Recuerdo que alguna vez leí que creer al pie de la letra los primeros capítulos del Génesis al pie de la letra no era correcta, pues supondría creer que la serpiente tenía patas. Y desde luego, este libro nunca habla de una manzana.
    Solo difiero de ti en un punto, salvo que no te haya interpretado correctamente. Creo que el pecado original no es un acto personal sino una manera o estilo de vida. Y que no se lleva tanto en los genes sino en el alma, aunque el alma y el cuerpo forman una unidad, es solamente el alma quien lleva el pecado, en su momento, original, venial o mortal. Muchas veces el cuerpo será expresión de la carga de pecados que contiene su alma.
    Muy buen tema a propósito de la Inmaculada, cuya fiesta estamos celebrando ahora en México, al haber sido trasladada por celebrarse el día 8 e nuestro calendario el II Domingo de Adviento. Así es que como verás, parafraseando, algo de razón le doy Felpe II que decía que en sus territorios nunca se ocultaba el sol. Hoy la luz de la fiesta de la Tota Pulchra nos alegra y no es medio día aún.
    Saludos

    • No se si me he explicado bien, Humberto. Yo no he dicho que el pecado original sea un pecado personal, sino que es un pecado genérico, que se dice que se nace con él, como un pecado heredado de ese primer comportamiento contrario de los hombres a los designios salvíficos de Dios.

      Cuando digo que se trae en el ADN no lo puedes tomar al pie de la letra porque el ADN es una cuestión material, referente al cuerpo, mientras que la mancha del pecado es algo inmaterial, asociado al alma, pero está claro que a mi no me gusta hacer dicotomías entre cuerpo y alma. El hombre es un todo e incluso su propio cuerpo – no solo su alma – es templo del Espíritu Santo como muy bien dice el apóstol.
      Cuando gocemos de la presencia de Dios, lo haremos también con nuestro cuerpo, que habrá resucitado y que así permanecerá durante toda la eternidad.

  6. Sin duda el caso de la Concepción Inmaculada de María antes y ahora sigue siendo tema de polémica a un a pesar de ser ya un dogma, no hay que olvidar que hubo hasta santos que negaron este dogma antes de serlo, pero yo sin duda apoyo aquello de que si puro es el hijo, pura tuvo que ser la madre. Muchas gracias Antonio por el relato que desconocía sinceramente a excepción de algunas partes las más esenciales.

    • Eso que has dicho: “si puro es el Hijo, pura tuvo que ser la Madre” tiene un trasfondo muy profundo.
      Cuando Maria va a visitar a su prima Isabel, esta le dice: “Bendita tu entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre” (Lucas, 1, 42). Jesús es el fruto de Maria y El mismo dice: “Porque no hay árbol bueno que dé fruto malo ni hay árbol malo que dé fruto bueno” (Lucas, 6, 43), luego si el fruto era muy bueno, el árbol también habría de serlo. Si el fruto es la Santidad por excelencia, el árbol también es santísimo.

  7. Amigo Antonio, una vez mas te doy las gracias por escribir esta serie de artículos que describen a la Santísima Virgen.
    En este caso de María Inmaculada Concepción, he entendido de una vez, todo lo referente a la familia y al nacimiento de la Virgen María.
    Yo también pensaba y… tenia mis seria dudas sobre este tema, al creer que fue concebida al igual que nuestro Señor Jesucristo.
    Con las preguntas de nuestra amiga Ana María, han quedado resueltas mis dudas.

    GRACIAS!

    • Yo pensaba que el tema de que solo Cristo nació de una virgen estaba suficientemente claro, pero veo que no solo el sacerdote ortodoxo con quién hablé, sino muchos católicos también piensan que María fue engendrada en un vientre virginal. Que eso significa la Inmaculada Concepción. ¡Cuanta catequesis de la buena nos hace falta!

  8. Pero qué discusiones me perdí en su momento y todo por falta de internet.

    Sentí un golpe fuerte estimado Antonio ante tus palabras, la forma en que lo expresas y lo desenvuelves me gusta mucho. Yo en verdad de dogmas no los analizo mucho. Es virgen, Inmaculada, Asunta, pero sobre todo MADRE.

    Vírgenes muchas tenemos y hombres tambien, Inmaculados pues…. qué te diré?!! nuestra vida es aspirar a ser santos “Como el Padre es Santo”, Asuntos ninguno pero de ahí creo que como dice el Concilio Vaticano II “María es la prefiguración de la Iglesia” pero, Madre, Madre de Dios solo María. Y para mí ese es el dogma más importante y que inclusive opaca a los demás. Y aclaro (No niego ningún dogma).

    • Eso está claro, Emmanuel.
      Todas las prerrogativas de Maria le vienen porque es la Madre de Dios. Está claro que Dios escogió a la mejor mujer que pudo escoger y la adornó de todas las gracias y virtudes.
      Por ser la Virgen Madre, la Theotokos, es la toda pura, la más bendita entre todos los seres humanos, la predilecta, el modelo, la Madre de la Iglesia.
      Sin esta primera verdad de la Maternidad Divina, ninguna otra verdad tendría sentido.

  9. Yo creo que sí existió Adán.
    Y el pecado original consistió en una hibridación de la especie.
    Es decir el ADN pensado por Dios para el hombre, fue mezclado con ADN de origen animal.
    Por lo tanto los descendientes de Adán heredamos el “pecado”, es decir, somos “hibridos”, porque tenemos un ADN diferente al original pensado por Dios para nosotros.
    Obviamente no podemos nacer sin pecado original porque pertenecemos a esta especie híbrida que llamamos hombre. Aunque no tenemos culpa, tenemos las consecuencias del pecado original.

    Si yo tuviera la ciencia necesaria para crear una semilla que al plantarla generara un árbol de 20 metros en escasas 10 horas, y muchos años después, desconocida mi ciencia, un científico intentara explicar el árbol de 20 metros … no hay posibilidad de que el cientifico acierte, inventaría una teoría completamente incorrecta porque desconoce mi ciencia.

    Big bang, teoría de Darwin, etc, son inventos del hombre, que en su ciencia limitada intenta explicar una ciencia que desconoce.

    Esa ciencia que el hombre desconoce es la ciencia con que Dios creó a Adán.
    Ningún científico puede explicar estas cosas con su ciencia humana.

    Y el hombre hoy con su ya característica soberbia, pretende que ya sabe como explicar la creación porque la ciencia que conoce el hombre es la única o es la correcta.

    Hombre !!!!
    Acepta que eres un ser muy limitado y que tu ciencia no puede explicar las acciones de Dios.

    • Hola Mario
      Normalmente no suelo comentar, pero este tipo de temas me tocan muy de cerca. Me entristece encontrarme con comentarios como el tuyo porque muestran una lucha entre ciencia y religión: unos dicen que la religión es un invento del hombre para tener fe y esperanza hacia lo desconocido; otros dicen que la ciencia es un invento del hombre que intenta explicar lo que no entiende. Lo cierto es que ambos tienen razón, porque ambos tratan de arrojar luz sobre el oscuro desconocido, unos lo llaman ciencia, otros lo llaman fe.

      Me resulta muy triste ver este eterno enfrentamiento entre religión y fe porque hace patente el hecho de que unos no entienden a los otros.
      – Los que atacan la ciencia es porque no entienden cómo funciona, en qué consiste el “método científico”, cómo es el proceso de presentación de una teoría (conviene mirar la defición de esta palabra) y su posterior comprobación, para refutarla o para rechazarla. Está perfectamente fundamentada, y consiste en la observación del entorno, elaboración de supuestas explicaciones, y demostración de que efectivamente es así.
      – Los que atacan la religión es porque no conocen su contenido, y en especial su contexto histórico, el cual exige una ligera interpretación dada la evolución intelectual que ha sufrido el ser humano. Un error muy extendido es la lectura literal sin amplitud de miras de los textos sagrados, los cuales están fechados hace decenas de siglos para la mentalidad de su tiempo. Los textos no evolucionan en absoluto, porque textos son; las personas sí. Por eso hay teólogos, que adaptan el conocimiento religioso/teológico al nivel intelectual de hoy en día.

      Necesitamos científicos teólogos, un experto en ambos campos, que haga ver la relación que hay entre ambas, porque la hay. Yo sé algo de teología, y bastante de ciencia, y os puedo decir que veo una poderosa y bellísima relación entre ciencia y religión, especialmente en lo referido a la creación/existencia del universo. Tengo mis propias teorías y explicaciones, fruto de innumerables horas de estudio, reflexión y meditación. Esto es lo que yo veo:

      La ciencia recientemente ha corroborado la teoría del científico Peter Higgs, el cual sugería la existencia de un campo a través del cual se mueven y sustentan las partículas que componen la totalidad de la creación. Hace algo más de un año (si no me equivoco) se consiguió detectar al llamado bosón de Higgs, y por tanto demostrar su existencia, el cual está por todas partes, aloja y permite la existencia de la materia.
      ¿Acaso no se dice que Dios está en todas partes? ¿Acaso no se dice que Dios está en nosotros? Dios es la vida, Dios es la existencia, Dios lo es todo, sin Él no puede haber existencia. Tampoco sin el bosón de Higgs.

      Respecto al creacionismo versus teoría del Big Bang, también hay una clara relación. En universo se compone de subpartículas de materia y de antimateria (con carga energética inversa) que componen las partículas que componen los átomos que componen las moléculas que compone la masa que compone los objetos que componen los planetas que componen las galaxias que componen el universo. Es precioso observar que te puedes encontrar con la misma complejidad cuanto más te alejas (mirando el universo, buscad imágenes) que cuanto más te acercas (mirando al microscopio, buscad imágenes); porque todo lo que ves cuando te alejas está compuesto de lo pequeño que ves cuando te acercas. Y todo ello está regulado por unas reglas las cuales llamamos FÍSICA.
      Todo este universo resulta muy curioso, porque la “creación” es el momento en el que pasamos de no tener nada, a tener universo. Lo cierto es que esto se ha conseguido en el colisionador de hadrones del CERN, el cual genera tal energía al colisionar dos hadrones a la velocidad de la luz, que durante extremadamente mínimas fracciones de tiempo se genera una “mini-creación” al crearse de la nada partículas de materia y de anti-materia las cuales desaparecen casi al instante, dado que son opuestas y por tanto la forma más estable es la nada. Sin embargo hay universo.
      Dicho de otro modo, hace falta una gran cantidad de energía para poder crear desde 0 dos partículas +1 y -1 (porque +1 -1 = 0). Sin embargo hay universo.
      Es decir, que el universo está compuesto en su totalidad de materia y antimateria, las cuales son opuestas y por tanto tienden a su desaparición si se juntan (lo que se conoce como “aniquilación”), por lo que potencialmente toda la creación podría desaparecer tan rápido como apareción. Sin embargo hay universo.
      Pensemos ahora en la enormidad del universo y multiplícalo por la energía que hace falta para crearlo. Resulta abrumador sólo de imaginarlo, inabarcable.
      ¿Acaso no dijo Dios “hágase la Luz”? Más bien yo diría: “Hágase la energía”, y en ese momento Big Bang, creación de materia y antimateria, creación del universo. Yo lo encuentro bellísimo.

      Respecto al ADN y las especies, evolución, etc… tampoco me quiero extender, ya que esto es consecuencia de lo anteriormente mencionado, ya que mi punto de vista es que Dios no creó los animales, los planetas, y a los hombres. Tenemos tantos “fallos de diseño”, funcionamientos incorrectos de nuestro organismo que desencadenan en enfermedades y finalmente en la muerte, que dudo que tengan un diseño de un ser superior (de ser así, éste ser no podría ser llamado “superior”, sólo por hacernos así).
      No. Dios son las reglas que componen el universo, la vida una consecuencia de esas reglas, la evolución una consecuencia de la vida, las especies una consecuencia de la evolución.
      O dicho del revés: Las especies son consecuencia de la evolución que obliga la vida que regulan las reglas que componen el universo. Y eso es Dios, creador y director del universo.

    • Mario,
      Hace ya años que tanto la Iglesia como buena parte del mundo científico se han dado cuenta de que religión y ciencia no están reñidas; lo estaban cuando se tomaban algunos textos bíblicos al pie de la letra como que Dios creó el mundo en seis días, que hizo al hombre de barro o que gracias a las súplicas de Josué el sol se paró en Gedeón, por poner solo unos ejemplos.
      Hombres de fe y de ciencia como el jesuita y paleontólogo Pierre Teilhard de Chardin ya empezaron a dar pasos a mediados del siglo XX en sentido contrario e incluso la propia Iglesia reconoció su error cuando rehabilitó a Galileo Galilei condenado por atreverse a decir que era la tierra la que giraba alrededor del sol. Nadie sensato, incluida la alta jerarquía de la Iglesia, pone en duda la teoría de la evolución de Charles Robert Darwin o la de la deriva continental de Alfred Wegener y nada de esto está en contradicción con la existencia de un Dios Creador.
      Quienes mantienen las posiciones que tu defiendes, están en otra órbita, han quedado anclados en el tiempo.
      Yo, como hombre de ciencia y como hombre de fe, podría rebatir las barbaridades que dices, pero creo que sería inútil ya que no hay peor sordo que el que no quiere oir.
      De todos modos, en algo si que te doy parte de razón: al menos, entre algún tipo de gente, si que parece que existe como una especie de híbrido entre hombre y animal, ya que de otra manera no se podría explicar ni determinadas posiciones ni determinados actos.

    • Desde luego, Mario, parece que te has inventado tu propia teoría de la evolución-creación y si cuela, mejor. Disculpa, pero se nota que no estás nada preparado para abordar este tipo de debates, a juzgar por algunas de las tonterías que has dicho. Aquí la única soberbia que hay es la de despreciar el esfuerzo de generaciones de científicos que han logrado, honestamente, explicar mucho mejor el mundo en el que vivimos y mejorar nuestras vidas tanto en tecnología como en salud, algo que no puedes negar por más que quieras. Lo que le debemos a estas personas por el bien que han hecho a la humanidad nunca podremos pagárselo; Dios se lo haya pagado.

      No puedo aportar nada a las brillantes intervenciones de José María y Antonio porque ellos ya dicen de sobra y perfectamente lo básico que hay que entender: que no sólo ciencia y religión no están reñidas, sino que en toda la historia, y no sólo desde los siglos XVIII-XIX, han existido grandes científicos y científicas que eran al mismo tiempo grandes creyentes en Dios.

      Claramente no sabes de lo que estás hablando, así que aquí te dejo una frase para que la medites muy, muy profundamente. Es del científico Francis Collins, Premio Príncipe de Asturias 2001 por sus descubrimientos sobre el genoma humano, y también un devoto cristiano:

      “El Dios de la Biblia es también el Dios del genoma. Se le puede adorar en la catedral o en el laboratorio, porque su creación es majestuosa, sobrecogedora, complejísima y bella, y no puede estar en guerra consigo misma”.

      Por lo tanto, no quieras meter guerra donde ahora tenemos paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*