Año 2013: hace setecientos años…

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Abrazo entre Francisco, papa, y Benedicto XVI, papa emérito, en Castel Gandolfo (Italia).

Abrazo entre Francisco, papa, y Benedicto XVI, papa emérito, en Castel Gandolfo (Italia).

“Soy muy consciente de que este ministerio, por su esencia espiritual, debe hacerse no sólo con las obras y con las palabras, sino también sufriendo y rezando. Sin embargo, en el mundo de hoy, sujeto a rápidos cambios y agitado por cuestiones de gran relevancia por la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor, ya sea del cuerpo, ya sea del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de modo que debo reconocer mi incapacidad para administrar bien el ministerio que se me confió. Por esto, bien consciente de la gravedad de este acto, con plena libertad, renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, confiado a mí por mano de los cardenales el 19 de abril de 2005”. (Benedicto XVI).

Antes que Benedicto XVI, hubo numerosos Pontífices que abdicaron: el papa Clemente I (en el cargo desde 88 hasta 97 d.C), renunció al cargo a favor de Evaristo, porque al haber sido arrestado y exiliado, no quiso que los fieles se quedaran sin guía espiritual. Análogamente, el papa Ponciano (en el cargo desde 230 hasta 235 d.C) abdicó, al ser enviado al exilio, en favor del papa Antero. El papa Silverio (en el cargo desde 536 hasta 537 d.C) fue forzado a abdicar en favor del papa Vigilio.

Más memorable fue la renuncia de Benedicto IX (del 10 de marzo al 1 de mayo de 1045), al trono pontificio. Primero renunció a favor de Silvestre III. Inmediatamente retomó el cargo para venverlo a Gregorio VI, que fue acusado de haberlo conseguido ilegalmente, por lo que a su vez también renunció.

Óleo de San Celestino V por Giulio Cesare Bedeschini (s. XVII). Museo de L'Aquila, Italia.

Óleo de San Celestino V por Giulio Cesare Bedeschini (s. XVII). Museo de L’Aquila, Italia.

El caso más conocido se data en la Edad Media, con el papa Celestino V (llamado el Papa de la gran renuncia), que permaneció en el cargo del 29 de agosto al 13 de diciembre de 1294. Tras su renuncia fue elegido papa Bonifacio VIII, mientras Celestino V se retiraba a la vida eremítica hasta la muerte. Celestino V, de facción política opuesta a Dante Alighieri, fue impopular para el poeta, que lo puso en el círculo infernal de los perezosos:

“Después de haber reconocido a algunos,
vi y reconocí la sombra de aquel
que por cobardía hizo la gran renuncia”

(Infierno III, 58-60)

Juzgado severamente por Dante como “aquel que por cobardía hizo la gran renuncia”, hoy se le considera un hombre de extraordinaria fe y fuerza de ánimo, ejemplo heroico de humildad y de sentido común. Es curioso el hecho de que fue canonizado hace setecientos años, por el papa Clemente V, el año 1313.

El último papa en abdicar vivió en el siglo XV. Se trata del papa Gregorio XII (en el cargo desde 1406 hasta 1415), que vivió el llamado Cisma de Occidente, en el cual, tras luchas y enfrentamientos, reinaron contemporáneamente hasta tres papas (Gregorio XII, papa de Roma; Benedicto XIII, papa de Aviñón, y el antipapa Juan XXIII). Con el Concilio de Constanza, el emperador Segismundo, que lo presidía, ordenó a los tres pontífices a que abdicaran. Pero sólo Gregorio XII obedeció. Benedicto XIII se negó y fue depuesto al igual que Juan XIII, que se dio a la fuga. Luego, hubo que esperar a la muerte de Gregorio XII para reelegir a su sucesor, que fue Martín V.

1313, año de la canonización
San Celestino V – Pietro de Morrone, eremita y papa
19 de mayo

1313, año de la muerte
Beato Arnaldo (Arnoldo) de Foligno
17 de junio

Beato Alfonso del Río, mercedario
2 de octubre

Beato Emerico de Quart, obispo de Aosta
1 de agosto

Santa Notburga de Eben, criada
14 de septiembre

El papa emérito Benedicto XVI venera las reliquias de su Santo predecesor, Celestino V.

El papa emérito Benedicto XVI venera las reliquias de su Santo predecesor, Celestino V.

1313, año de la conversión o inspiración divina
San Bernardo Tolomei, fundador de los Olivetanos
20 de agosto

1313, año de inscripción de la memoria en el calendario diocesano
San Símaco, obispo de Capua
22 de octubre

Damiano Grenci

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

7 pensamientos en “Año 2013: hace setecientos años…

  1. En verdad, si una persona no se siente capaz de hacer un gran trabajo esta en todo su derecho de abdicar.
    cuando S.S Benedicto XVI renuncio no faltaron comentario como: “Juan Pablo II nunca renuncio!!!”, y es cierto, pero primero, hay que entender que Juan Pablo II ya fallecio, su marca es inborrable en la Iglesia y los fieles, pero ahora goza de la visión beatifica, asi que denle la oportunidad a otro.
    Benedicto tuvo que soportar en todo su pontificado comentarios como: Juan Pablo hacia esto, Juan Pablo era mejor en esto, me gustaba mas el papa Juan Pablo, este papa nunca remplazara a Juan Pablo….e.t.c.
    Ni le dieron la oportunidad de conocerlo y ya lo declaraban obsoleto para el trabajo. Todos quieren que todos los papas sean una figura identica a Juan Pablo II y no ven que cada Pontifice aporta algo esplendido a la Iglesia.
    Por lo menos al papa Francisco lo acercan mas a la figura de Juan XXIII, pero siempre he considerado que las comparaciones son malas.
    Como sea. El Espiritu Santo ha hablado, el tiene la ultima palabra, y cada pontifice inspirado por sus santos deseos es digno de ser apreciado y amado por el pueblo de Dios.
    Saludos.

    • Por lo que a mí respecta, jamás he comparado a Juan Pablo II con Benedicto XVI: ni me gustó uno, ni me gustaba el otro, por razones que anteriormente he expuesto. En cambio, Juan XXIII y el actual papa Francisco sí me gustan, pero tampoco los comparo. Creo que las comparaciones son odiosas, gratuitas y aportan bien poco.

      Por lo demás, como también he dicho anteriormente, respeto que Benedicto XVI decidiese retirarse del Papado porque los Papas, con sus aciertos y sus defectos, son también seres humanos y llega el momento en que uno se cansa y si no puede o no se siente como para atender sus funciones, debe dejar el paso a otro. Podría debatir sobre lo poco idóneo de la gerontocracia vaticana, pero creo que sería un rollazo. Me gusta lo que he visto hasta ahora del papa Francisco y espero que no todo se quede en meros gestos o bonitas palabras, que, cuando pase, podamos decir que fue un Papa que dejó huella y no uno más en la lista.

  2. Damiano:

    Una pequeña observación: el Papa depuesto por el Concilio de Constanza de nombre Juan, tiene el número XXIII y no XIII, parece que hay un error en la reseña.
    Se le considera antipapa y por eso Ángel José Roncalli, al ser elegido Papa y tomar el nombre de Juan, se le pudo el numeral XXIII.

    Por otro lado, aunque no fue hace 700 años, al conmemorar centenarios como tú lo has elaborado, creo oportuno que se añada que en 2013 se conmemoran 1700 años de la Promulgación del Edicto de Milán, con lo que se dió libertad de culto a los cristianos.

    Saludos.

    • Grazie per le osservazioni. La prima credo sia una svista, già alla fonte 🙂 sai XIII o XII o XXII o XXIII ci vuole poco a sbagliare.

      Per la seconda, sono partito dal tema “abicazione papale” per poi includere con gli anniversari dei santi, solo appunti, ma non contiene, l’articolo, tutti gli avvenimenti ecclesiali in anniversario nel 2013.

  3. Muchas gracias por este interesante artículo sobre los Papas que han abdicado, como bien dicen mis compañeros no faltan las comparaciones en todo sentido entre los tres últimos Papas en especial, últimamente además por si fuera poco ha comenzado a surgir una corriente entre los católicos que no están muy de acuerdo con el Papa Francisco que comienza a decir que es un masón que se infiltro en la iglesia y hasta hay quien dice que es el “anticristo” y hasta le llaman hereje, a mí personal entender creo que es demasiado aventurado hablar de esa forma a un Papa que a penas tiene unos cuantos meses en la silla de Pedro pero la gente se cree y divulga ese tipo de comentarios y repito lo peor es que vienen de católicos.

  4. Gracias Damiano, por este interesante articulo sobre los santos Padres que han renunciado al Papado.Es cierto que unos por unas causas y otros por otras, a lo largo de la agitada Historia de la Iglesia , sobre todo en la E. Media, han renunciado al ministerio. Cuando el pasado mes de Febrero el Papa Benedicto XVI sorprendía al mundo con esta renuncia, muchos no lo entendimos porque creíamos que solo podía dejar el cargo con la muerte. Pero como vemos en este articulo, a lo largo de la Historia muchos lo han echo y en mi opinión la renuncia del Papa emérito Benedicto XVI fue un acto noble, que dignifico a la persona y al ministerio petrino. Al verse anciano y sin fuerzas para llevar la Palabra de Cristo como hoy en día se requiere, prefirió dejar paso a otro que cumpliera esta magna tarea con iguales fuerzas y ganas, pero renovadas ( como lo esta haciendo el Papa Francisco).
    Para mi Benedicto XVI a sido un gran Papa, que desde el primer momento, como bien dice el compañero Jhonatan se le comparo y se le adjudico un papel y una personalidad que en estos casi ocho años de sobra a demostrado que no le pertenecían.
    Imagino o mas bien espero que el tiempo lo ponga en su lugar como al Papa San Celestino V, y que no pase a la historia como el Papa que sucedió a Juan Pablo II o el Papa de transición que renunció.

    • Tienes toda la razon hermano.
      Benedicto XVI debe ser recordado como el gran Papa Teologo y no como el sucesor de un papa Santo o el que estuvo antes del Papa Francisco, eso seria muy triste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*