Santos Benedicto, Juan, Isaac, Mateo y Cristiano, mártires polacos

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Urna-relicario y frescos narrando la vida y martirio de los Santos en Kazimierz (Polonia).

Urna-relicario y frescos narrando la vida y martirio de los Santos en Kazimierz (Polonia).

Pregunta: Quisiera saber si San Cristian que se celebra en Chile el 12 de noviembre es un santo católico y en ese caso saber su biografía. En el santoral oficial de la Iglesia Católica en esa fecha aparece otro santo, por lo que les agradecería me lo aclararan.

Respuesta: Estamos hablando de los llamados “Santos protomártires polacos”. La primera fuente informativa sobre la vida de estos Santos es la “Vita sancti Romualdi”, escrita por San Pedro Damián en el año 1041 y la “Brunonis Vita Quinque Fratrum” de San Bruno de Querfurt, el cual conoció personalmente a los Santos Benedicto y Juan y a su compañero Bernabé.

Benedicto (Benito) había nacido en Benevento (Italia) y había sido ordenado de sacerdote siendo muy joven, llegando a vivir cómodamente como canónigo de la catedral de su ciudad natal. Pero sintió la necesidad de vivir como un monje, por lo que abandonó su status social y se retiró al monasterio de San Salvador. Su vida interior era plena, sintiendo una profunda inclinación hacia la contemplación, por lo que solicitó permiso a sus superiores para vivir como eremita en una celda solitaria, algo muy común como ya hemos visto en otras ocasiones, pero entre los monjes orientales.

La convivencia con los otros monjes no estaba a la altura de sus pretensiones y sobre todo, la falta de silencio en el monasterio – ya que los monjes hablaban entre sí – no satisfacía sus aspiraciones espirituales. Por este motivo, abandonó su tierra y se fue al monte Sorate para vivir como un ermitaño y después de tres años, se fue a los alrededores de la abadía de Montecassino, conociendo allí a un discípulo de San Romualdo, llamado Juan Gradenigo.

Cuando en el año 999, San Romualdo fue a Montecassino, Benedicto se unió a él y nunca lo abandonó. Lo asistió en su enfermedad, fue con él a Roma y a Tívoli y marchó posteriormente a Pereo, en las cercanías de Ravenna. Pereo era una ermita muy bien organizada pero a la que le faltaba un cenobio que pudiera utilizarse como noviciado. En aquel tiempo estaba también en Ravenna el emperador Otón III, que era íntimo amigo de San Romualdo y con él estaba también su capellán, San Bruno de Querfurt, del que hemos hablado antes y que fue uno de los biógrafos de estos Santos. Allí, en la primavera del año 1001, por deseo del propio emperador, construyó un cenobio al frente del cual, San Romualdo puso a San Benedicto.

Relicario moderno de los Santos.

Relicario moderno de los Santos.

Mientras tanto, la fama de santidad de San Romualdo se propagaba por toda Europa, llegando hasta Polonia. El príncipe Boleslao el Valiente, que era quien gobernaba Polonia, quería tener consigo a los monjes de San Romualdo con la intención de fortalecer la fe cristiana en su pueblo, que hacía poco se había convertido al cristianismo. Aprovechando que el emperador Otón III había ido a Gniezno en el año 1000 a fin de rendirle culto a su amigo San Adalberto arzobispo de Praga, que tres años antes había sufrido el martirio por parte de los prusianos, Boleslao le solicitó que San Romualdo enviase a su país a un pequeño grupo de monjes. Esto le pareció bien a Otón III, el cual, aconsejado por San Bruno, quería crear en Polonia un centro misionero para convertir a los paganos de las tierras prusianas.

Otón III, en el año 1001, marchó nuevamente a Italia y fue a Ravenna para convencer a San Romualdo a fin de que enviase a Polonia a un grupo de sus monjes. El Santo accedió y envió a Benedicto acompañado de un monje de la ermita de Classe, llamado Juan, que era un hombre humilde – a pesar de proceder de una familia rica veneciana -, paciente y muy alegre y de otro monje llamado Bernabé. A aquel grupo pensaba unirse también San Bruno una vez que se viera liberado de la capellanía del emperador.

En el verano del año 1001, Benedicto, Juan y Bernabé, atravesando los Alpes y la actual Chequia, llegaron a Polonia siendo acogidos cordialmente por el príncipe Boleslao, el cual erigió para ellos un eremitorio que dedicaron a San Martín de Tours. No se sabe con exactitud en qué lugar fue levantada esta ermita, aunque algunos dicen que en Miedzyrzecze, al oeste de Poznan, mientras que otros mantienen que fue en Kazimierz, donde es cierto que aún se conserva una antiquísima ermita erigida en honor de San Martín.

Al grupo de Benedicto, Juan y Bernabé se unieron dos discípulos locales llamados Isaac y Mateo, que eran hermanos y que fueron quienes enseñaron el polaco a los tres monjes que venían de Italia. Mientras tanto, ellos esperaban la llegada de San Bruno, el cual debería llevar la licencia papal autorizando la misión entre los paganos. Pero como San Bruno no llegaba, Benedicto con uno de sus compañeros fueron a buscarlo. El príncipe Boleslao les dio dinero y provisiones para el camino, así como algunos regalos para el Papa con la intención de que el pontífice le concediera la corona de rey.

Martirio de los Santos. Pintura contemporánea en la abadía de Bieniszew (Polonia).

Martirio de los Santos. Pintura contemporánea en la abadía de Bieniszew (Polonia).

Benedicto no quiso aceptar el encargo, devolvió los regalos y encargó a su compañero que prosiguiera el viaje, regresando él a su ermita. La noticia de que a los dos monjes les habían dado unos regalos se difundió entre el pueblo suscitando la envidia y la codicia. Algunos sirvientes de Boleslao, viendo los regalos, tramaron matar a los monjes aprovechando la primera ocasión que se les presentara. Así, la noche del 10 al 11 de noviembre del año 1003, estos sirvientes entraron violentamente en la ermita y mataron a Benedicto, Juan, Isaac y Mateo y a un joven sirviente polaco – posiblemente era el cocinero – llamado Cristiano (Cristian) que estaba plenamente integrado en la vida de los monjes. Se salvó el monje Bernabé, que en ese momento no estaba en el eremitorio. No encontrando el dinero que buscaban, intentaron sin éxito incendiar la ermita.

Conocida la noticia de este estrago, el pueblo junto con el obispo de la misión llamado Unger, que había venido desde Poznan, sepultaron los cuerpos de los cinco ermitaños en la misma iglesia de San Martín, donde permanecieron hasta el año 1038. En este año, el príncipe bohemio Bratislav, aprovechándose de los problemas que existían en el país, atacó Polonia y se adueño del cuerpo de San Adalberto y de los cinco eremitas mártires. Sin embargo, la tradición afirma que los cuerpos de los cinco ermitaños permanecieron siempre en la iglesia de San Martín de Kazimierz porque el príncipe polaco Boleslao habría entregado al bohemio unas reliquias falsas. Sin embargo, el cráneo de San Benedicto fue enviado a Italia, encontrándose actualmente en Ascoli Piceno.

Su culto empezó inmediatamente después de su muerte y se mantuvo en el monasterio de Międzyrzecki. Un año después de su muerte, el Papa Juan XVIII reconoció oficialmente el martirio. El Papa Julio II aprobó oficialmente el culto a estos cinco mártires que son festejados en Polonia el día 12 de noviembre. Reliquias de estos Santos existen en Kazimierz, Mniszewo, Dalewo, Bieniszew, Miedzyrzecse, etc.

Urna-relicario de los Santos en Kazimierz, Polonia.

Urna-relicario de los Santos en Kazimierz, Polonia.

Como ves, amigo, este Cristian (o Cristiano) es un santo católico y de él se sabe tan poco que no puedo facilitarte lo que se dice una biografía. De todos modos, seguro que este relato habrá sido de tu interés.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– DA QUERFURT, B., “Vita dei cinque fratelli”, Camaldoli, 1951.
– NARUSZEWICS, P., “Biliotheca sanctorum” tomo II, Città N. Editrice, Roma, 1990

Enlace consultado (12/10/2013):
– http://pl.wikipedia.org/wiki/Pi%C4%99ciu_Braci_M%C4%99czennik%C3%B3w

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

14 pensamientos en “Santos Benedicto, Juan, Isaac, Mateo y Cristiano, mártires polacos

  1. Gracias Toño por este artículo con la biografía tan detallada de estos mártires. Yo había leído ya una breve biografía de unos escasos 20 renglones. Con lo que tu refieres me queda más claro uno de los episodios que más he investigado sobre esta época de la Edad Media. Me parece que el martirio como tal deja mucho que pensar, pero creo que esa era la costumbre de entonces.
    Buen punto este en el que explicas que Crhistian tiene su santo en en esta fecha. Yo también tengo muchos amigos con ese nombre que a veces me preguntan sobre su santo y la verdad, a veces se me olvida.
    Espero por lo menos que Cristiano Ronaldo esté al tanto de ello.
    Me has hecho recordar una polémica que leí alguna vez sobre que las reliquias de San Adalberto son en realidad las que se veneran en la basílica de San Bartolomé ad Tiber y no las de este santo apóstol. Caso que te tocará resolver, por favor, porque el cráneo tengo entendido, es el que se venera en la catedral de Praga y el resto está en Polonia.
    Una última pregunta: el relicario contiene parte o la totalidad de las reliquias, me parece muy pequeño para cinco personas. Se han repartido las mismas? El nuevo relicario de que manera lleva sus funciones: sustituto o contiene parte de las reliquias.

    Saludos

    • Querido amigo,
      Con el tema del martirio de estos santos concuerdo contigo. Se le consideran mártires, pero los mataron para robarles, luego entran en el grupo de “esos martirios laxos” de los que hablamos muchas veces cuando nos referimos a la Edad Media.
      Aunque ya nuestro amigo Harod había publicado un artículo sobre santos con ese nombre, como quién preguntaba hacía referencia a una fecha concreta, estaba claro que se estaba refiriendo a este que forma parte del grupo de los protomártires polacos y que no se incluyó en aquel primer artículo.

      Con respecto al tema de las reliquias, que yo sepa, esas son las que se conservan salvo pequeñísimos trozos en algún que otro relicario. ¿Se han podido perder algunas con el paso del tiempo? Pues, puede ser, pero no te aseguro nada.

      Y con respecto a San Adalberto, estando de acuerdo contigo en el que el cráneo está en Praga y el cuerpo en Gniezno, con respecto a las que se veneran en Roma, te diré que son algunos huesos que fueron llevados a la Ciudad Eterna por el emperador Otón III en el año 1000. Allí están junto con las de los santos Exuperancio y Marcelo en una urna moderna de metal, visible a través de un cristal en la capilla de los Molinari en esa iglesia que tu mencionas de San Bartolomeo all’Isola Tiberina.

  2. Vaya, me han pillado el chistecito que iba a hacer sobre el santo patrón de Cristiano Ronaldo. Bueno, como bien dices, hace tiempo Harold ya resolvió una duda hablando de muchos santos de nombre Cristiano, hoy nos amplías con más detalles sobre uno de ellos, o mejor dicho, sobre el grupo donde fue martirizado.

    Al igual que vosotros, no tengo muy claro que este martirio sea martirio en sí; los monjes fueron víctimas de un saqueo y los mataron simplemente por estar en medio, la prueba es que el que no estaba se salvó -un odio auténtico a la fe hubiese provocado la búsqueda y asesinato de éste también-. Pero bueno, ya hemos visto que, dependiendo de épocas, la noción del martirio es muy relativa.

    Felicidades a los Christian -que son muchos- por su santo patrono.

    • Pues yo, como soy del Barça…., aunque no dejo de reconocer que Cristiano Ronaldo es un grandísimo futbolista, pero vaya, el fútbol no es lo mío.
      Con respecto a si en realidad son mártires, pues ya ves que tanto tu como yo y Humberto, pensamos más o menos igual, pero lo que no hay duda es que santos, si que eran.

      • Heyy I have the same opinion… If the death is martyrical, meaning that they might have died for their faith, it is quite unclear. I would rather say they are not martyrs in stricto sensu. But that doesn’t mean they weren’t saints.

    • En temas de Fútbol Antonio, veo que estamos posicionados en las antípodas pues yo gritaré hasta el día en que me muera AMUNT VALENCIA SEMPRE por más que nuestro futuro esté lleno de sombras en los que aslgunos se regocijan. Pero, a pesar de que pueda ser frívolo, un grupo de personas hemos convertido nuestro sentimiento en una forma directa de mejorar las condiciones deportivas, sanitarias o educativas de muchos niños en el tercer mundo que relacionan nuestro escudo con alguien que vino desde muy lejos para llevarles una luz de alegría… pero no sigo que me enrollo… sirvan estas letras fundamentalmente para homenajear a mi sobrino Christian que, allá donde esté, nos sigue iluminando con el ejemplo y dulzura que repartió entre nosotros mientras pudo… siempre presente entre nosotros.

      • ¿Frívolo el que hayais convertido una afición deportiva en una muestra de solidaridad para con los niños necesitados de sanidad y educación? No solo no me parece frívolo, sino que me parece un extraordinario ejemplo de amor cristiano, del que seguro que tu sobrino se sentirá muy orgulloso.
        Deduzco por tus palabras que ya no está entre vosotros. Si por desgracia es así, la paz eterna sea con él.

  3. Pues yo igual opino que este martirio deja mucho que desear porque fue un asalto no que los odiaran por ser religiosos… pero bueno, la verdad no conocía a estos santos ni el santo de Cristian así que me agrada conocer a estos ejemplos de vida.

    • Veo que opinamos igual todos los que estamos comentando. Sin duda alguna son personas santas, que vivieron su vida como monjes misioneros, pero ¡¡¡cualquiera le dice a un polaco que no son sus protomártires!!! Como a tales los veneran

  4. Gracias Antonio,
    Tienes razón, Santos si que fueron porque se esforzaron en buscar a Dios en la soledad y llevarlo a mas almas, con los proyectos que querían emprender.
    Aunque no fueran mártires con todas las letras, podemos decir que fueron victimas de la codicia, odio y envidia, que al fin y al cabo es por lo que la mayoría de los mártires de la antigüedad y la actualidad pierden sus vidas.
    Precioso relicario el de la segunda fotografía, moderno y bonito. Con las imagines de los cinco santos.

    • Si que es verdad: ese relicario es precioso.
      Tengo una foto que me enviaron hace unos años y queda mucho más nítido, pero sigo con el problema del escaneo y por eso he puesto esa foto digital, que tampoco está mal.

  5. Ya leí los comentarios. Y concuerdo con todos ustedes. Pero estos si son más santos que otros reyes y monarcas que fueron sanguinarios, intolerantes y que, por el hecho de abrir y fundar iglesias y monasterios son canonizados, pues mil veces más venerar a estos pobres monjes que fueron asechados en busca de los tesoros.

  6. Muchas gracias Antonio por tu informacion sobre San Cristian, muy interesante.
    Me gustaría saber – no sé si me lo puedes aclarar – quienes y cómo hacen el Santoral oficial de la Iglesia Católica en cada país y/o en el mundo. Aquí en Chile no figura San Cristian el 12/Nov en el Santoral, aparece otro santo, pero las Agendas citan a San Cristian ese día en que solemos recibir felicitaciones….!

    • Amigo Cristian,
      Me alegra que el artículo te haya sido de utilidad.
      El Santoral de la Iglesia Católica es universal y eso quiere decir que rige en toda la Iglesia. Otra cosa es que quienes cofeccionan los calendarios incluyan en ellos lo que les parezca. Si estos santos se veneral el 12 de noviembre, lo mismo debe hacerse en Chile, que en Polonia, España o Mozambique, por ponerte algunos ejemplos.
      Otra cosa es que en determinados países se les den más preponderancia a los santos propios que a los ajenos, pero eso no quiere decir que haya que quitarlos de los calendarios.
      En el caso de los beatos si que es distinto pues su veneración no es universal, sino local (geográfica o institucionalmente),

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*