Siervo de Dios Bèdros Mekhitar

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo del Siervo de Dios junto a la Virgen y dos Santas mártires.

Lienzo del Siervo de Dios junto a la Virgen y dos Santas mártires.

El Siervo de Dios Bèdros Mekhitar (o Mechitar o Manukyan) es un monje armenio, fundador de la Orden Mekhitarista. La causa de canonización fue introducida por la diócesis de Sebaste (la actual Sivas) el 25 de noviembre de 1903: han transcurrido ya 110 años, pero todavía sin éxito.

Mekhitar nació en Sebaste el 7 de febrero de 1676, la actual Sivas, en la Pequeña Armenia. A la edad de quince años entra en el convento de Surb Nshan (literalmente, Santo Signo), regentado por los monjes armenios de San Antonio Abad. La actividad monacal en aquel período en Armenia estaba muy anclada al pasado y el joven Mekhitar soportaba mal esta situación. Su inquietud lo lleva a desplazarse de Sebaste a Erzerum y después a Echmiadzin. En 1691, el encuentro con la cristiandad occidental a través de un misionero jesuita, quizás Jacques Villote, impresiona mucho al joven.

La Iglesia Armenia está separada de Roma por ser formalmente monofisita, aunque esta división obedece más a razones históricas que a una división real por conceptos teológicos. Esta división era mal soportada por Mekhitar, que durante toda su vida tratará, por todos los medios posibles, la reincorporación a la comunión católica de los creyentes de la Iglesia Apostólica Armenia.

En 1696 marcha a Roma para profundizar en sus estudios, pero una grave enfermedad lo hará regresar a su patria. En este mismo año fue ordenado sacerdote y durante cuatro años trabajó al servicio de la iglesia local. En 1700 fue a Constantinopla y, con una decena de discípulos, inicia una vida comunitaria orientada hacia la predicación y hacia la publicación de escritos. El 8 de septiembre de 1701, fiesta de la Natividad de María, la comunidad se consagra al Señor bajo la protección de la Virgen. Debido a su elección, entraron en conflicto con la Iglesia Apostólica Armenia, y como cristianos fueron mal vistos por la mayoría musulmana, viéndose obligados a trasladarse a Modone, en la península de Morea, que en ese tiempo estaba bajo control de La Serenísima.

En 1705, la comunidad presenta al papa Clemente XI la petición de aprobación de la Orden con estas palabras: “El propósito de nuestras Constituciones es el siguiente: en primer lugar, preservar la forma de vida monástica que hemos tomado de los armenios, así como la preservan los monjes armenios, pero no sin los tres votos, que son esenciales para el estado religioso”. A estos tres votos (castidad, pobreza y obediencia) Mekhitar quiso añadir un cuarto: el apostolado hasta el derramamiento de sangre. El énfasis de los votos se debe al hecho de que en la tradición monástica de Armenia no se pronuncian explícitamente. Esta declaración no explícita ha dado lugar a una relajación de la aplicación de los mismos en la vida monástica armenia del tiempo. Con el nombre de Congregación Reformada de los monjes armenios de San Antonio Abad, fue aceptada por la Iglesia Católica ad experimentum en 1711.

El Siervo de Dios presenta a sus discípulos a la Virgen, patrona de la Orden Mekhitarista.

El Siervo de Dios presenta a sus discípulos a la Virgen, patrona de la Orden Mekhitarista.

Otra característica peculiar de la orden es la obligación de los miembros de ser armenios al menos por parte de uno de los progenitores. La solicitud fue aceptada, como se ha mencionado, pero Roma exigió la adhesión de la Congregación a una regla aceptada por la Iglesia Católica: las opciones eran la regla de San Basilio o la de San Benito (ya que la regla de San Antonio Abad no tenía forma escrita), MeKhitar eligió la regla de San Benito, que se asemejaba más a su comprensión de la vida monástica.

La permanencia de Mekhitar en la península le permitió conocer importantes políticos venecianos como el futuro dogo, en aquel momento almirante, Alvise Sebastiano Mocenigo y a Angelo Emo, que era gobernador de Morea. Los avatares de la guerra que cayó sobre la península hicieron migrar la Orden a Venecia en 1715. Temporalmente fueron acogidos cerca de la iglesia de San Martín, a la espera de un alojamiento definitivo que tendrá lugar en 1717 con la asignación, por parte de La Serenísima, de la isla de San Lázaro, donde todavía tienen su sede.

Mekhitar murió el 17 de abril de 1749, dejando una sólida realidad religiosa en manos de su joven sucesor Esteban Melkonian, que la rigió hasta 1800. Siguiendo el ejemplo del fundador, los monjes continuaron su labor de redescubrimiento, de estudio, de traducción y de impresión de antiguos escritos armenios y de la traducción al armenio de importantes obras clásicas de la cristiandad. El trabajo de profundización y de estudio de esta antigua lengua ha permitido redescubrir y dar a conocer una rica e importante literatura.

La comunidad, sin embargo, fue sacudida por tensiones que resultaron en una división en 1772. Un grupo de monjes se mantuvo en Venecia, mientras que otros abandonaron San Lázaro para dirigirse primero a Trieste, donde fueron bien recibidos por el Imperio Austríaco, después se asentaron definitivamente en Viena, donde mantuvieron su actividad.

Escultura en honor al Siervo de Dios en la isla de San Lázaro, Venecia (Italia).

Escultura en honor al Siervo de Dios en la isla de San Lázaro, Venecia (Italia).

Las dos ramas mekhitaristas realizaron tareas similares, pero se puede decir que la rama vienesa fue menos atenta con las posiciones teológico-canónicas de la Iglesia Católica que la de Venecia. La Orden, de conformidad con sus principios, ha hecho una contribución muy importante al desarrollo cultural del pueblo armenio.

En el año 2000 se reunieron las dos ramas, recobrando la unidad original de la Orden, y en 2002, la Orden contaba con 10 conventos y 35 religiosos, 28 de los cuales eran sacerdotes.

Damiano Grenci

Bibliografía y sitios:
* AA. VV. – Biblioteca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi) – Voll. 1-12 e I-II appendice – Ed. Città Nuova
* C.E.I. – Martirologio Romano – Libreria Editrice Vaticana – 2007 – pp. 1142
* Grenci Damiano Marco – Archivio privato iconografico e agiografico: 1977 – 2013
* sitio web de newsaints.faithweb.com
* sitio web de wikipedia.org

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

7 pensamientos en “Siervo de Dios Bèdros Mekhitar

  1. Muchas gracias, hermano, por compartirnos la vida de este siervo de Dios. Para mí, tanto la Iglesia Apostólica Armenia como la Iglesia de Roma son católicas ya que profesan la misma fe defendida en Nicea en el 325 y en Constantinopla y Éfeso, aunque no se niega que los malentendidos se debieron a malas traducciones de los decretos teológicos griegos y latinos y cuestiones políticas. Me gustaría saber cómo va el diálogo entre ambas iglesias de innegable origen apostólico. Me parece haber oído que alguna otra congregación sólo acepta miembros de un país o etnia, pero no ubico el nombre en este momento.

    El Espíritu Santo sopla donde quiere, como quiere y a quien quiere. Amén.

  2. Muchas gracias, Damiano, por este artículo dándonos a conocer la vida de este siervo de Dios, que solo conocía superficialmente.
    Yo, hace años, me puse en contacto con esta comunidad armenia en Venecia y me facilitaron libros litúrgicos de rito armeno, que, aunque no lo dices explicitamente, es el rito que ellos siguen aunque estén bajo la Regla benedictina.

  3. Me ha encantado conocer a este fundador armenio que vivió a caballo entre dos confesiones, siendo católico romano pero sin renunciar a sus orígenes armenios. Bien iría que conociesen estos casos tan interesantes aquellos intransigentes de una u otra confesión que sólo creen que se puede ser “o todos moros, o todos cristianos”. Gracias a Dios, la realidad es más rica y compleja, no todo es blanco o negro, vivimos en un mundo regido por una escala de matices grises, por más que algunos se empeñen en imponer lo contrario.

    Respecto al óleo que encabeza tu artículo, Damiano, ¿podrías decirme quiénes son las dos santas mártires que flanquean a la Virgen? No llevan atributos y me encantaría poder identificarlas. ¡Gracias!

    • Anna 🙂
      sai che appena ho avuto questa immaginetta mi sei venuta subito in mente tu, vedendo le due Sante Martiri. Anche io ho pensato: chi sono? Ho pensato alle due martiri armene per eccellenza: Ripsima e Gaiana. Che dici?

      • Había pensado exactamente lo mismo, dado que son, como tú bien dices, las dos mártires armenias por excelencia, o al menos las dos de las cuales se conoce el nombre, porque fueron martirizadas con 37 compañeras. Pero no lo había expresado al no estar del todo convencida de ello. Desde luego, si son ellas, es una representación atípica porque aunque una de ellas va coronada -podría ser Hripsime-; a Gayanne siempre la representan con más edad, debido a que era, digamos, la “superiora” de la comunidad de vírgenes; y en la imagen ambas parecen igual de jóvenes. Quizá el pintor no conocía los pormenores de la passio de las mártires y se limitó a pintar dos vírgenes mártires a petición del encargante. Quién sabe.

  4. Pues esperemos que sobre todo, pronto lo beatifiquen y sea una alegría para esta orden monástica, y en mi opinión, que aunque bien está que conserven su cultura y tradiciones, no me agrada eso de que tienen que ser armenios o descendientes directos de armenios, no se me hace muy católica la orden.

  5. Gracias Damiano, fue un fundador que no dejo atrás, o por lo menos no del todo, lo que vivió desde pequeño en la Iglesia Armenia.
    No conocía que existiera una congregación donde sus miembros debían de ser naturales del mismo País donde esta se fundo, pienso que si no se extendió tanto este carisma que fundo el S. D. Bèdros Mekhitar, fue precisamente por esta causa.
    Me alegra saber que las ramas que un día se dividieron, volvieran a juntarse recordando y siguiendo la regla original.
    Su beatificación sería una alegría para la Iglesia Armenia, quiera Dios que sea pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*