Arsenio Papacioc, el Padre del Mar Negro

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía del padre Arsenio Papacioc.

Fotografía del padre Arsenio Papacioc.

El padre Arsenio Papacioc, del monasterio de Santa María en Techirghiol, es uno de los confesores contemporáneos más importantes de Rumanía. Su vida estuvo marcada por dos tiempos dictatoriales: la Guardia de Hierro, antes de la Segunda Guerra Mundial, y el comunismo. Sufrió por sus convicciones en las prisiones políticas más terribles. Los últimos treinta y ocho años de su vida los vivió de forma tranquila en un monasterio cercano al Mar Negro, por lo que recibió el nombre de “Padre Espiritual del Mar”.

Un joven con los problemas de un hombre inteligente
Arsenio Papacioc nació el día 15 de agosto del año 1914 en Misleanu, una aldea del condado de Ialomita, siendo el séptimo hijo de dos creyentes ortodoxos llamados Basilio y Stanca. Se le impuso el nombre de Ángel cuando fue bautizado. Cuando era pequeño, era un niño muy inteligente, que memorizaba todo muy rápidamente y que fue un buen estudiante en el colegio. En su juventud, fue miembro de numerosas organizaciones culturales, como el círculo literario “Vraja” (“El Hechizo”), siendo también un buen atleta que quedó en primer lugar en un concurso interescolar de velocidad y en segundo lugar, en salto.

En el año 1934, teniendo unos veinte años de edad, quiso ingresar en el monasterio de Frăsinei, condado de Vâlcea, un convento muy conocido por sus duras normas de vida – similar a los del Monte Athos -, pero el staretz Simeón se lo negó porque conocía sus capacidades intelectuales y no quería que fuese enviado a los trabajos habituales del campo, aunque lo puso en la cancillería, lo que originó las quejas de algunos monjes, porque veían en ello un privilegio. Pero él no renunció a su vocación y, más tarde, fue como hermano al monasterio de Cozia, siendo el maestro de los seminaristas durante algún tiempo.

En los duros años de la Segunda Guerra Mundial, el hermano Ángel fue detenido, siendo acusado de legionarismo (un nacionalismo extremista de Rumanía en los últimos años de la década de los años treinta), pasando en prisión cuatro años, hasta 1945. Con el cambio de régimen (el comunismo tomó el poder en Rumania con la ayuda de los soviéticos), el hermano Ángel se ocultó en el monasterio de Tismana y más tarde, en el norte de Moldavia, donde fue profesor del seminario del monasterio Neamt y después, monje tonsurado de Sihastria en el año 1946. Su padrino de tonsura fue el padre Petronio Tănase (+2011), años más tarde abad de la Skete rumana del monasterio Prodromos en el Monte Athos. Poco tiempo después, el monje Arsenio fue ordenado sacerdote y nombrado director espiritual del seminario de Neamt y, finalmente, egumeno del monasterio Slatina (1952-1958).

Fotografía del padre Arsenio en su ficha de prisionero en la cárcel comunista.

Fotografía del padre Arsenio en su ficha de prisionero en la cárcel comunista.

Tras el decreto comunista 410, a partir del año 1959, todos los monjes jóvenes se vieron obligados a salir de los monasterios y a vivir en el mundo. Entre los que no aceptaron la injerencia del estado en la vida de la Iglesia, estaba el Padre Arsenio. Anduvo como fugitivo por los bosques de los montes Cárpatos durante tres años, junto con el padre Cleopa Ilie (+1998), otro gran padre espiritual, siendo finalmente arrestado por los comunistas, torturado e interrogado durante noventa días en Suceava y condenado por la misma razón – legionarismo – contra el Estado. Era la segunda vez que fue encarcelado y primero estuvo en la colonia de trabajos de Vaslui y más tarde en el tristemente célebre Aiud, la prisión más famosa de Rumanía para los condenados políticos, donde fue torturado junto con algunos miembros de la intelectualidad rumana como Valerio Gafencu, Iustin Pârvu, Ioan Ianolide o Mircea Vulcănescu (1958-1964).

Después de su detención, las autoridades le permitieron servir como sacerdote en un pueblo de Transilvania y más tarde, se estableció en el Monasterio de Santa María en Techirghiol, cerca del Mar Negro (1976), que ya no abandonaría hasta su fallecimiento, ocurrido en el año 2011.

Un Padre espiritual de las Tierras Bajas
Durante unos 38 años, el Archimandrita Arsenio fue el padre espiritual de muchos creyentes ortodoxos del sur de Rumania. Su predicación era inteligente, amable y un tanto autoritaria, mostrando el buen camino en una sociedad que estaba muy secularizada en aquellas últimas décadas. Tenía una especial devoción hacia la Santísima Virgen María, a la que amaba desde muy joven y era un empedernido optimista con respecto al renacimiento espiritual de la nación rumana. Él estaba convencido de que Rumanía estaba protegida por la Madre de Dios y de hecho, él vivía en un monasterio que estaba bajo su protección.

Fotografía del padre Arsenio.

Fotografía del padre Arsenio.

El Archimandrita Arsenio rehusó la aceptación de los llamados pasaportes biométricos, que no eran exactamente un acto de falta de fe, como muchos decían, pero que sí era una injerencia del Estado en los problemas íntimos de los seres humanos. Recomendaba a todos los creyentes, ya fueran tradicionalistas o reformistas, que vivieran en paz, practicasen la oración y tuvieran un sentido justo de las cosas de acuerdo con las enseñanzas de los Santos Padres de la ortodoxia. Sus predicaciones y conferencias fueron grabadas e impresas en muchos libros, muy populares no sólo en los círculos ortodoxos, sino también en la sociedad cultural después de la caída del comunismo. En sus últimos años, el número de los que acudían a él buscando consejo aumentó constantemente, por lo que no podía recibir a la totalidad de los que a él recurrían, aunque su puerta nunca estuvo cerrada hasta unos días antes de su fallecimiento.

El Metropolita Teófano de Moldova lo caracterizaba con estas palabras en la predicación de su funeral: “El canon (recomendación) dado por el Padre Arsenio a los que acudían a él (a la confesión) era: “Estáte siempre, hijo mío, viviendo como si estuvieras en la presencia de Dios, porque Él te creó. Está presente ante tus vecinos porque estás destinado a amarlos y a rogar por ellos. Está presente en el mundo porque estáis obligados a llevar el mundo en vuestras oraciones a Dios. Presencia en frente de tu propia conciencia, pues nunca debes estar dormido”. El Padre Arsenio pidió este estado de presencia porque en su rostro y en su corazón siempre resonaban la palabra de Dios en el Nuevo Testamento: “Porque yo vivo y vosotros también viviréis” (Juan, 14, 19). Y el Padre quería – y esto solo está gestionado por la Gracia del Todopoderoso -, vivir en el verdadero sentido de la palabra, para desterrar la muerte de su rostro y de los que doblaban la rodilla delante de él, porque si uno no está vivo – por lo tanto es irreal – en cualquier momento de su vida, de alegría o de sufrimiento, entonces uno está muerto. Y Dios – decía el Padre – guarda sólo a los que viven, a los que llevan una vida palpitante, a aquellos que verdaderamente viven cada momento, a los que dan vida a todos quienes les rodean”.

El Padre Arsenio solía decir que “Dios no ama a los dolientes, sólo ama y lleva en sus brazos a los combatientes” y animaba a los iban a él con los corazones rotos, exhortándolos a soportar “la cruz y la espada”, el arrepentimiento y también la valentía para dar testimonio de la fe.

Collage con los padres espirituales rumanos.

Collage con los padres espirituales rumanos.

Veneración
Con la venerable edad de casi 97 años, el padre Arsenio se fue al Señor el día 19 de julio del año 2011, siendo sepultado en su monasterio el día 21 de julio en presencia de Su Santidad Daniel, Patriarca de Rumanía y muchos jerarcas, sacerdotes y fieles. Con el padre Arsenio se habían marchado hacia el Señor una generación de padres espirituales rumanos, como Arsenio Boca de Prislop (+1989), Paisio Olaru de Sihastria (+1990), Cleopa Ilie de Sihastria (+1998), Sofian Boghiu de Bucarest (+2002) y Teófilo de Sambata de Sus (+2009). Son considerados como santos por los fieles ortodoxos rumanos. Otros padres se han marchado recientemente ante el Señor, como Petroniu Tănase, desde el Monte Athos (+2011) y Iustín Pârvu del monasterio Petru Vodă (+2013).

Mitrut Popoiu

Bibliografía:
– Marius Nedelcu, Gheorghe-Cristian Popa, Avva Arsenie a plecat la întâlnirea cu Hristos, en: Ziarul Lumina, 20 July 2011
– Gheorghe-Cristian Popa, “Pe părintele Arsenie l-am câştigat ca rugător în ceruri“, en: Ziarul Lumina, 21 July 2011
– pr. Ion Tărcuţă, Părintele Arsenie Papacioc, un rugător pentru noi în ceruri, en: Porunca Iubirii, 4/2011

Enlaces consultados (17/02/2014):
– http://ziarullumina.ro/special/pe-parintele-arsenie-l-am-castigat-ca-rugator-ceruri
– http://www.ziarullumina.ro/special/avva-arsenie-plecat-la-intalnirea-cu-hristos

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

2 pensamientos en “Arsenio Papacioc, el Padre del Mar Negro

  1. Muchas gracias, Mitrut, por hablarnos hoy de este venerable sacerdote rumano. Supongo que por sus años de persecución y por su santa vida tendrá abierto el proceso de canonización.
    Precisamente, un compañero suyo de cárcel, el obispo católico Anton Durcovici, será beatificado en Iasi el próximo 17 de mayo.

  2. Arsenie Papacioc needs some more times to rest, in order to be proclaimed saint. In fact he does not need it, because the popularity of him is one of a saint person.
    About the bishop of Iasi I have recently heard, though I did not read his biography in detail. But he might be a good start for the canonization of the martyrs under communism.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*