Santos Luis Versiglia y Calixto Caravario, mártires salesianos

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa conmemorativa de la canonización de Luis Versiglia, obispo; y Calixto Caravario, presbítero.

Estampa conmemorativa de la canonización de Luis Versiglia, obispo; y Calixto Caravario, presbítero.

Introducción
La Iglesia, desde sus orígenes, ha tratado de ser obediente al mandato de Cristo: “Vayan y prediquen el Evangelio a todos los hombres, y bautícenlos en el nombre del Padre, de Hijo y del Espíritu Santo”. En todas las partes donde hay una comunidad humana, ha tratado de sembrar la semilla de la Buena Nueva, con tesón y desaliento unas veces, teniendo éxito en ocasiones y reveses en otras.

China, el Gigante de Asia, es un país que por sus costumbres y tradiciones, así como por su vasta cultura, desde hace muchos siglos tiene un proceso evangelizador muy tierno, que no termina de madurar; sin embargo, ha producido muchísimos frutos de vida eterna: hombres y mujeres que fieles a sus orígenes ancestrales, supieron conjugar el Evangelio de Jesucristo con su entorno social y que dieron testimonio de Cristo, muchas veces, hasta con sus vidas. El Evangelio fue predicado en estas tierras ya desde el s.V, y en el s.VII hay rastros de la erección de una iglesia. Con el comienzo de la Edad Moderna, desde el s. XVI ha existido el afán por parte de la Iglesia Católica por compartir la luz de Cristo con esta nación. Baste recordar cómo San Francisco Javier murió en una isla frente a las costas de China, con el deseo ardiente de ir a misionar en ese país. Desde estos tiempos, muchos misioneros, además de prepararse en la fe y su doctrina, se prepararon el campo científico, sobre todo en las matemáticas y la astronomía, para poder compaginar la fe cristiana con la cultura china, algo que en su momento fue viable y que era una realidad que no se oponía con los valores del pueblo chino. Así hubo un enriquecimiento de luz con una nueva dimensión. Muchos fueron los que en esta coyuntura pidieron el bautismo y llegaron a ser fervientes cristianos.

Desafortunadamente, entre los ss. XVII-XX, de manera abierta o solapada, violenta o velada, hubo varias persecuciones sistemáticas en las que murieron muchísimos fieles y de misioneros que se habían hecho chinos con los chinos para dar a conocer a Cristo. Desde el s.XIX hubo legislaciones que regulaban prohibiciones para que los nacionales no accedieran a las órdenes sagradas y para que los sacerdotes no propagaran la doctrina cristiana. En 1842 China firmó su primer tratado internacional, en el que se comprometió con la comunidad internacional a tolerar la religión cristina y a no perseguirla. Se conoció entonces una época de vigor y crecimiento, expansión y fertilidad, en el que la Iglesia Católica vivió abiertamente, ejerciendo su acción misionera, desarrollándose en el ámbito de la educación superior y la investigación científica. Así se fortalecieron paulatinamente las relaciones entre la Iglesia Católica y China. Pero esto, tal vez fue una pausa para fortalecerse, hasta las próximas adversidades que sobrevendrían con la insurrección de la Asociación de Justicia y de Economía, conocida como la Rebelión de los Bóxers a principios del s.XX, la que causó derramamiento de sangre de muchísimos cristianos.

Estampa de Versiglia y Caravario con el cáliz rebosante de sangre que soñó San Juan Bosco.

Estampa de Versiglia y Caravario con el cáliz rebosante de sangre que soñó San Juan Bosco.

Treinta años después de estos eventos, tocará a nuestros Santos Luis Versiglia y Calixto Caravario unir su trabajo, sus esfuerzos y sus vidas a esta larga procesión de testigos de Cristo. Se reconoce oficialmente a San Francisco Fernández de Capillas (OP) como el primer mártir de China; serán estos dos santos los que cierren como broche de oro la lista de los Santos Mártires de este país, canonizados por la Iglesia Católica en el año 2000.

En este contexto, cabe recordar el anhelo misionero de San Juan Bosco, que en diversos sueños vio cómo su trabajo apostólico no sólo trascendería Valdocco, sino Italia, llegando hasta la Patagonia y otros lugares del mundo. En otro de sus sueños, vio un cáliz lleno sangre que hervía y se derramaba; con este sueño comprendió que en su Congregación también habría testigos que darían sus vidas a causa de Cristo. Corresponde a nuestros Santos ahora biografiados ser los Protomártires Salesianos, por eso, en su iconografía, se les representa con un cáliz del que se derrama la sangre.

San Luis Versiglia
Nació en Oliva Gessi, Pavía, el 3 de junio de 1873, hijo de Juan Constantino Versiglia y María Giorgi. Entre 1884 y 1888 hizo sus estudios medios en el Oratorio Salesiano de Turín; era un joven educado, sociable, ingenioso y muy sensible. Allí conoció a San Juan Bosco, quien fue su director espiritual y a quien daría, en nombre de toda la comunidad, un mensaje de felicitación con motivo de su último cumpleaños. En una ocasión, San Juan Bosco le dijo que quería platicar con él y que lo buscara luego, pero la muerte del Santo le impidió hacer la entrevista. Cabe señalar que Luis Versiglia no quería ser sacerdote, a pesar de que muchos le veían la vocación para ello, él insistía en que deseaba ser veterinario.

Pocas semanas después de la muerte del fundador salesiano, el 11 de de marzo de 1888, tuvo la oportunidad de participar en la Basílica de María Auxiliadora en una misa de envío de siete misioneros; la ceremonia le abrió pensamientos y deseos, y desde entonces se convenció de que su vocación era la de ser sacerdote y también misionero. En este lugar tendría como compañero a San Luis Orione. Continuó sus estudios en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde se graduó en Filosofía. Recibió la Ordenación Sacerdotal el 21 de diciembre de 1895. Con las ilusiones de un neosacerdote, fue enviado a por el Beato Miguel Rúa a Geano, donde también fue nombrado maestro de novicios a pesar de su juventud. Don Rúa lo mandaría a las misiones, cuando estuviera bien preparado, antes, iba ser por su cualidades un formador. No estaba conforme con ello, pero hizo un buen trabajo durante su permanencia en ese lugar, que duró nueve años. Durante este tiempo, estudió varios idiomas, lo que le serviría de herramienta después como misionero.

Fotografía de Luis Versiglia en su atuendo de obispo.

Fotografía de Luis Versiglia en su atuendo de obispo.

En 1906 partió como director de la primera expedición misionera salesiana a China. En Macao se hizo cargo de un orfanatorio y tuvo mucha diligencia para proyectar y hacer funcionar escuelas profesionales que fueron la admiración de los ciudadanos. En 1910, como resultado de la revolución portuguesa con tintes anticlericales, las colonia de este país se vieron afectadas por estas razones y por esto tuvo que emigrar a Hong Kong. Entonces, el obispo de Macao les ofreció a los salesianos la misión de Heung Shan. Luis Versiglia emprende una vida como debe ser la de un misionero, plenamente dedicada al hermano, con las dificultades y limitaciones, pero con el gusto infinito de transmitir la luz de la fe.

En 1914 regresa a Macao, donde permanece hasta 1918, cuando su Congregación recibe la encomienda de la misión en Kwang Tung, que luego será erigida en Vicariato Apostólico de Shiuchow, del que será su primer obispo. Nombrado obispo titular de Caristo, fue consagrado como sucesor de los Apóstoles el 9 de enero de 1921, por ministerio del Obispo de Cantón, Monseñor De Guébriant. Instantes comprometedores estos, pues los atentados en contra de la Iglesia Católica, en vez de amainar, arreciaban. Pero las dificultades no lo detuvieron. Tanto el Vicariato como la Misión Salesiana tuvieron un impulso muy fuerte debido al fervor de este obispo. Con la colaboración de sus hermanos salesianos, hubo fecundas iniciativas; bajo su impulso se multiplicaron las casas de misión, institutos, asilos, orfanatorios; aún en las zonas más abandonadas florecieron estos afanes misioneros. Cabe referir como las obras más importantes fundadas por nuestro Santo, el Orfanato de Hosim, dos escuelas para maestros, y el Seminario de Nativos.

San Luis Versiglia brilló por ser un buen pastor: lleno de caridad extraordinaria, espíritu de abnegación y un particular impulso evangélico. Cuatro veces fue secuestrado por piratas y él, con calma, tranquilidad y serena audacia, pudo vencerlos y escapar. Bueno e indulgente con todos, austero y exigente consigo mismo, tenía la costumbre de mortificarse con cilicios de hierro. Un itinerario espiritual como el suyo fue bendecido con muchos frutos apostólicos. María Auxiliadora era su luz, de Ella decía: “Sin María Auxiliadora, los salesianos no somos nada”.

Fotografía de San Calixto Caravario, presbítero.

Fotografía de San Calixto Caravario, presbítero.

San Calixto Caravario
Nació en Courgné Canavese, Turín, el 18 de junio de 1903. Hijo de dos pobres pero muy trabajadores padres: Pedro Caravario y su esposa Rosa, quienes le dieron una buena educación y lo enseñaron a amar a Dios. De niño era muy dado a hacer oración y era muy dócil con su madre para ayudarle en las labores domésticas. Pocos años después, por motivos de trabajo, su familia se trasladó a Turín. Allí hizo la escuela elemental y luego continuó sus estudios en el Colegio Salesiano de San Juan Bautista. Constante en el Oratorio, en ese lugar, a los quince años, descubrió su vocación sacerdotal. Allí decía: “He tenido la suerte de tener una familia: estos niños, sin embargo, tienen un futuro que sólo se puede confiar en el Señor. Hay que ayudarlos a encontrar su camino con la ayuda de la Divina Providencia.”

Hizo los estudios medios en el Oratorio Salesiano de Turín y el noviciado en Fogliozzo Canavese. En este tiempo, escribió en sus anotaciones este pensamiento: “Señor, la cruz que Tú me des, no me importa que sea ligera o pesada, sólo te pido que me ayudes a llevarla de buena gana”. Los estudios superiores los realiza en la capital del Piamonte, donde se gradúa en Enseñanzas Clásicas. Comenzó sus prácticas como asistente en el Oratorio de Valdocco, donde había sido alumno. Habiendo confiado a sus superiores su ardiente vocación misionera, en octubre de 1924 partió para China; antes, en Shangai y Timor, tuvo lugares donde preparase como misionero y sacerdote. Son impresionantes las cartas a su madre, donde habla de sus anhelos de ser un buen misionero y un santo sacerdote. También refiere sus dificultades para aprender a hablar el idioma chino. Recibió la ordenación sacerdotal el 18 de mayo de 1929 por ministerio de San Luis Versiglia, con quien compartiría además, la palma del martirio.

Fue enviado al territorio de misión de Linchow, el más alejado del Vicariato de Shiuchow, allí pudo demostrar las dotes de su celo y virtud sacerdotal y apostólica poco comunes en un joven sacerdote. Se le recuerda como muy buen predicador y muy amante del Santísimo Sacramento.

Paño salpicado con sangre de San Luis Versiglia. Basílica de Santa María Auxiliadora, Turín (Italia).

Paño salpicado con sangre de San Luis Versiglia. Basílica de Santa María Auxiliadora, Turín (Italia).

Martirio
Desde 1926, en la zona se manifiestan expresiones contra los extranjeros y los misioneros, se cuelgan letreros en las escuelas invitando a los alumnos a abandonar los locales y profiriendo insultos contra los salesianos. En 1927 las iglesias son incendiadas, el ambiente se hará más difícil y enrarecido desde entonces.

Apenas medio año de la llegada de Calixto Caravario a Linchow, recibió con alegría la noticia de la Visita Pastoral de su obispo a su comunidad. Entonces optó por acudir a para recibirlo y luego acompañarlo hasta Linchow. El 25 de febrero de 1930 se unieron a ellos tres mujeres de la misión, para volver con ellos en una barca por el Río a Linchow. Al pasar por la localidad de Li Thau Tseui, fueron atacados por piratas bolcheviques que los golpearon bárbaramente, luego los apresaron y ataron. Posteriormente los llevaron a un bosque de bambú cercano, donde fueron acometidos física y verbalmente; querían destruir la iglesia y raptar para violar a la mujeres que venían con ellos.

Entonces los sacerdotes decidieron proteger a las mujeres, y por esto se les atacó con mayor saña, aunque provocaron en sus verdugos la admiración por su valentía. Acostumbrados a ver el terror en los ojos de sus víctimas, miraron en sus pupilas el gozo de la ofrenda suprema a Dios: la de la propia vida. Antes pudieron darse las absoluciones mutuamente arrodillados y luego fueron fusilados.

Primitivo sepulcro de San Luis Verisglia y San Calixto Caravario.

Primitivo sepulcro de San Luis Verisglia y San Calixto Caravario.

Culto
Fueron beatificados el 15 de mayo de 1983 por el Papa San Juan Pablo II y canonizados por él mismo con el grupo de 120 mártires de China encabezado por San Agustín Zhao Rong. La memoria de estos santos fue incluida en el calendario universal con la categoría de memoria opcional. La familia salesiana celebró su recuerdo el 13 de noviembre como memoria opcional. Luego de su canonización, se les celebra con la categoría de fiesta en el aniversario de su nacimiento al cielo.

Los restos de San Luis Versiglia se hallan sepultados en la procatedral de Shiuchow, mientras que los de San Calixto Caravario se encuentran en la iglesia de San José, en Hosai.

Humberto

Bibliografía:
– DE ECHEVERRÍA Lamberto; LLORCA Bernardino; REPETTO BETES Bernardino; Año Cristiano, II Febrero, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid 2003, pp. 544-549.

Enlace consultado (16/02/2014):
http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_academies/cult-martyrum/martiri/001.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

19 pensamientos en “Santos Luis Versiglia y Calixto Caravario, mártires salesianos

  1. Excelente investigación, Humberto. Salesianos. Seguir el camino que dios nos teje es difícil, pero bastante enriquecedor. Estos dos santos supieron llevarlo bien y a flote cada una de sus misiones, que al último, se juntan. Sigue así, Humberto. Gracias por compartirnos tu conocimiento.

    • Toño, gracias por haber leido este artículo.
      La vida de un misionero es difícil. Si hoy lo es, antes tenía mayor dificultades. El hecho de abandonar su casa y no volver nunca, es algo lleno de méritos.
      Nuestros santos trabajaron juntos, por ello murieron juntos.
      Compatir su vida es necesario para que toda la familia salesiana, especialmente las nuevas generaciones, no olviden estos ejemplo tan importantes. Saludos.

    • Alicia, aunque no estás en México, sigues siendo parte de la familia salesiana. Te agradezco que hayas tenido el tiempo para conocer mediante este artículo la vida de dos miembros ilustres de esta familia.
      Saludos

    • Paty: el carisma salesiano incluye ser misionero. Quien tiene a Cristo no se puede quedar con él, porque pasa con lo mismo que el agua que se estanca: se pudre. Que nuestros santos mártires te protejan en tu profesión de maestra, ellos también fueron educadores.
      Saludos.

  2. Excelente Articulo Don Humberto que los Santos Luis y Calixto nos ayuden a dar testimonio de Cristo día con día y que Don Bosco interceda por Nosotros.

    • Daniel:
      Gracias por tus comentarios.
      Después de muchisd años, estos misioneros mártires vinieron a engrosar el santoral salesiano. Luego de ellos no ha habido otro nuevo santo. Eso si, hay un elenco respetable de Beatos y Siervos de Dios que sieugiendo el espíritu de Don Bosco, son ejemplos vivos para todos nosotros.
      Saludos

  3. Un cáliz que rebosa sangre hirviente… qué siniestro. Vaya con los sueños de Don Bosco. Claro que seguramente lo influyó el pasaje apocalíptico donde se habla de Babilonia montada en una bestia y bebiendo en una copa la sangre de los mártires.

    ¿Qué fue de las mujeres que acompañaban a los mártires? ¿Se sabe algún nombre?

    • El cáliz que Don Bosco soñó, yo lo identifico con el cáliz saludable de la Pasión de Señor. Él mismo tuvo miedo de él, pero lo bebió decidido. Este es el cáliz que compartieron los mártires salesianos y los mártires de todos los tiempos. La Sangre de Cristo nos ha salvado, la de los mártires testimonian esta salvación.

      Las mujeres defendidas sobrevivieron, hay alguna foto de ellas que no alcancé a enviarte. Ellas son el testimonio vivo de que nadie tiene amor más grande que quien da la vida por sus amigos.
      Saludos.

  4. Muchas gracias, Humberto, por este artículo sobre los santos mártires Versiglia y Caravario.
    Ellos sabían de sobras el riesgo que corrían con su actividad misionera, no se desanimaron e inevitablemente fueron apresados. Hasta ahí, digamos que todo fue “normal”, pero es que cuando fueron apresados y maltratados, se olvidaron de si mismos y se esforzaron y dieron sus vidas por defender a unas mujeres inocentes que les acompañaban. Ya es el culmen del amor a Dios y a los hermanos, olvidándose de sí mismos. Todo un ejemplo a imitar. Llevaron hasta el extremo las palabras del Maestro: “No hay mayor amor que dar la vida por los amigos” y ellos da vieron por Dios, por supuesto, pero también la dieron por defender a esas inocentes mujeres.

    Permíteme una precisión: la tumba que aparece en la foto fue la primera de los mártires y se encuentra en Shim Chow y sobre que sus cuerpos se veneran actualmente en China, yo tengo mis dudas porque los únicos restos de santos mártires europeos en China que se conservan son los que se trajeron a Europa: Francisco de Capillas, Augusto Chapdelaine, Juan de Triora, Cesidio Giacomoantonio, etc. Allí…., tengo mis dudas y no solo de estos santos, sino del resto de santos mártires católicos y ortodoxos en China.

  5. Toño:
    Dice San Agustín que cuando te invitan a un banquete, debes poner atención de como se te atiende, para que cuando te toque a ti ser anfitrión, no des menos de lo que se te ha dado. Esto lo refiere a los mártires, que habn devuelto a Cristo algo de lo que Él dio por ellos.
    Nuestros mártires supieron el valor de la la entrega, murieron por su fe y por defender a su rebaño. Por ello dice el salmo que es preciosa a los ojos de Dios la vida de sus siervos.
    En cuanto refieres al destino de los restos de estos dos santos, te platico que mis salesianos no saben mucho al respecto, tuve que investigar bastante para dar con esa referencia de que dá la pégina web del Vaticano, que como tú dices, hay que tomar con precausión. Tal vez sea como dices, en tanto,a mi me quedó la inquietud de seguir investigado.
    Saludos

  6. Gracias Humberto, por presentarnos las vidas de estos dos Santos mártires, hijos espirituales de Don Bosco.
    Conozco sus vidas desde hace algún tiempo, y fue gracias a que en una iglesia de Roma ( no recuerdo el nombre) los vi representados en un bonito cuadro. De esa pintura, precisamente lo que mas me llamo la atención fue el abrazo que ambos le daban al cáliz rebosante de sangre.
    Gracias a lo que nos explicas en el articulo, ya se lo que verdaderamente significa. Antes pensaba que se trataba de un atributo mas por su condición de mártires.

    Personalmente conozco a un sacerdote que ha estado mas de 40 años en China, según la fe cristiana crece muy poquito a poco, y en ocasiones también los cristianos se ven sometidos a presiones por parte de otras religiones.
    Recemos para que todas las religiones convivan pacíficamente dentro de un mismo país, especialmente en China donde muchas familias españolas han ido este año como misioneras.

    • Gracias David por leer este artículo y que este haya servido para ampliar tus conocimientos.
      La Evangelización en China ha enfrentado una dificultad por el caracter cultural de esta nación. Sin embargo, los occidentales hemos trenido la culpa por criterios torpes y limitados.
      Cuanto Mateo Ricci y Matías de Montecorvino hicieron de misioneros en China, la evangelización pudo ser más fructifera si la liturgia y la biblia se hubira traducido al chino pero con esa idea de que solo el griego, el hebreo y el latín eran los idiomas propios para la liturgia y la evangelización por haber estado en el INRI de la Cruz de Cristo, pero coom no pudo ser, el atrazo fue garrafal y las consecuencias negativas.
      San Luis y San Calixto nos enseñan a ser misioneros, hoy esa tarea inicia en casa, porque decimos que somos cristianos, y realmente vivimo como paganos. Si debemos orar para que la convivencia entre creyentes de distinta fe puedan vivir en paz, pero acuérdate que la cruz es inherente al Evangelio y su predicación.
      Pidasmo también por quienes sufren la represión en China y otras partes del mundo a causa de Cristo. Pidamos al Espíritu Santo que por intercesión de estos y los demás santos mártires de China, la Iglesia patriotica y la Iglesia clandestina en China puedan unirse para compartir el mismo Pan de la mesa de Cristo.
      Que San Luis y San Calixto te obtengan de Dios paz y salud.

  7. Muchas gracias don Humberto por presentarnos el ejemplo de estos Santos protomártires de los salesianos que no conocía siempre se me hace de lo más interesante conocer santos de estas ordenes que para mi son desconocidos. Por lo que eh escuchado y leído parece que en China tiene mucha María Auxiliadora y eh de suponer que se debe a que los últimos siglos son los salesianos quienes han hecho el trabajo de evangelización en esos sitios

  8. André:
    LA finalidad de este trabjo es difundir las historias de quienes no conocemos o conocemos a medias o con ideas distorcionadas.
    Así que es muy bueno que tengas desde ahora una idea muy precisa de estos Santos Mártires Salesianos.
    La Congregación Salesiana no tiene siglos en China, data apenas del Siglo XX, tal vez no tiene ni los cien años alli. Pero han hecho una labor meritoria y trascendente. Pruenba de ello es lo que refieres de la Devoción Nacional de María Auxiliadora, que tiene un santuario muy visitado en She Shan.
    Que San Luis y San Calixto te protejan de todo peligro en el cuerpo y en el alma.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*