El Señor de Tepalcingo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Réplica de la imagen aparecida del Señor de Tepalcingo. Fotografía de Alejandro Pérez.

Réplica de la imagen aparecida del Señor de Tepalcingo. Fotografía de Alejandro Pérez.

La palabra Tepalcingo viene del náhuatl Tecpantzinco que significa “en la parte inferior del pedernal”. En esta población conquistada hacia el siglo XV por los aztecas se venera la imagen de Jesús Nazareno tanto cargando la cruz como atado a la columna. Tal parece, como sucedió en muchas otras poblaciones indígenas, el culto fue introducido para acabar con la antigua adoración a los ídolos. En esta población en especial se adoraba a Tecpatl, el dios del cuchillo de pedernal, el cual, según la leyenda, al caer se rompió en 1600 pedazos, de los cuales salieron los 1600 dioses que gobernaban a los nahuas.

La población fue evangelizada por los frailes agustinos, quienes fundaron el primer templo dedicado a la Santa Cruz y, posteriormente, el templo de San Martín. Hacia el siglo XVII, según se narra, apareció una pequeña imagen al pie de una barranca que representaba a Jesús Nazareno atado a la columna. Esto sucedió en un lugar muy cercano al templo agustino de la Santa Cruz, por lo que la imagen fue llevada a este lugar, donde comenzó a cobrar fama por la cantidad de milagros que obraba. Posteriormente, debido a la gran afluencia de peregrinos, se decidió trasladar la imagen al templo de San Martín obispo.

Debido a la gran cantidad de peregrinos que llegaban a visitar al Nazareno, el jefe político del pueblo de Zacualpan solicitó que la imagen fuera llevada a su población. Los pobladores de Tepalcingo se opusieron a quedarse sin el Nazareno, pero posteriormente se decidió que fuera llevado al pueblo de Jonacatepec. Cuando se iba a trasladar la imagen, al llegar al atrio de la iglesia se volvió tan pesada que fue imposible cargarla y al querer regresarla al interior del templo tampoco se la pudo mover, la imagen sólo se volvía liviana cuando era llevada a la Plaza Mayor. De esta forma los pobladores entendieron que era voluntad de Dios que la imagen permaneciera en Tepalcingo y que se le construyera un templo en ese lugar, el cual empezó a ser construido en 26 de febrero de 1759.

Imagen aparecida del Señor de Tepalcingo. Fotografía de Alejandro Pérez.

Imagen aparecida del Señor de Tepalcingo. Fotografía de Alejandro Pérez.

Otra de las leyendas narra que debido a la gran cantidad de peregrinos que llegaban a visitar al Nazareno, el sacerdote decidió mandar a hacer una imagen de mayor tamaño en pasta de caña para reemplazar la pequeña imagen aparecida. El escultor del estado de Puebla al que le fue encargada la imagen fue visitado posteriormente por los pobladores de Tlacualpicán, que querían encargarle también una imagen, pero al ver la del Nazareno de Tepalcingo le ofrecieron pagarle más si les vendía esa que ya estaba lista; a lo que el escultor aceptó. Se cuenta que al querer las personas llevárselo, la imagen se volvió muy pesada a pesar de haber sido ayudados por 20 personas. Poco tiempo después llegaron tres enviados del pueblo de Tepalcingo a llevarse la imagen y entre los tres fácilmente levantaron la imagen y se la llevaron. Hay otra versión de esta leyenda, la cual dice que dos imágenes fueron llevadas al párroco de Tepalcingo para elegir una, que fue la misma que habían seleccionado los habitantes del pueblo de Jonacatepec, pero al querer llevársela éstos, la imagen se volvió muy pesada e imposible de mover.

Una curiosidad es que, actualmente, la imagen más conocida es la réplica de mayor tamaño y que, extrañamente, es un Nazareno cargando la cruz; no un Cristo de la columna, como es la pequeña imagen aparecida.

Los arzobispos de México don Alonso Núñez de Haro y don Antonio de Lizana y Beaumont concedieron ochenta días de indulgencia a quien rece un Credo y Gloria al Padre ante la imagen de Jesús Nazareno de Tepalcingo.

Estas curiosas leyendas, muy repetidas en las imágenes consideradas milagrosas, suelen ser un recurso para enraizar aún más el culto a dicha imagen en esa población, para que así los pobladores se sintieran elegidos por Dios o preferidos por Cristo, al no querer irse de ese sitio la imagen.

Alabanzas al Señor de Tepalcingo, principios del siglo XX. Obra de José Guadalupe Posada.

Alabanzas al Señor de Tepalcingo, principios del siglo XX. Obra de José Guadalupe Posada.

El Santuario del Señor de Tepalcingo es también muy famoso, debido a que es una de los primeros lugares donde se tiene registro en México que se escenificó durante la Semana Santa la representación del Vía Crucis, esto en el siglo XVIII y gracias a la Cofradía de Jesús Nazareno que existía desde el siglo XVI hasta el siglo XIX y que estaba conformada tanto por españoles como por indígenas. La obra que se escenificaba era “La Pasión del Domingo de Ramos, que se dividía en treinta y cinco cuadros basados en los evangelios y en los evangelios apócrifos. Dicha obra se conserva actualmente en la Universidad de Nueva Orleans, Estados Unidos. Muy cerca de Tepalcingo y, tal parece que inspirados por el culto al Nazareno en la población de Axochiapan, en Morelos también se escenificó “La Pasión según San Mateo. La festividad en honor a Jesús Nazareno de Tepalcingo se celebra el tercer y cuarto viernes de Cuaresma.

André Efrén

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

10 pensamientos en “El Señor de Tepalcingo

  1. Pues en España ya es viernes y el tema es muy propio por ser Cuaresma. La devoción a la Sagrada Pasión de Cristo es muy útil y conveniente en estos días y el conocimiento de historias de sus imágenes sagradas es recomendable.
    En lo particular no conocía esta advocación y me resulta muy interesante que sea la segunda imagen la que tiene mayor fama. Ordinariamente es al revés, la réplica no es tan querida como la original y curiosamente en este caso el duplicado no es igual a la primera.
    Creo que es oportuno recordar que sea una imagen original o una copia nuestro cariño no debe quedarse en ella misma sino en quien representa.
    Claro esta que las imágenes originales por muchas razones pueden tener mucho valor afectivo, histórico y artístico, pero si nos quedamos en la imagen solamente y no en quien representa, puede caerse en la idolatría.
    André, gracias por este trabajo y mientras Toño y Ana andan en el primer sueño, espero me respondas. Sino, pues hasta mañana. Jeje.
    Saludos.

    • A mi también siempre me ha llamado la atención que la réplica sea más famosa que la original y la primera vez que vi una foto de la imagen aparecida me llamo muchísimo la atención el hecho de no parecerse a su réplica tan famosa. Y fíjese don Humberto que es una imagen famosa en Morelos y en algunos estados aledaños como Puebla y Edo. México, pero en varios sitios webs que visite de devotos y videos que hay sobre este Santo Cristo se ufanan de decir que el Señor de Tepalcingo y su Santuario “son los más venerados en México después de la Virgen de Guadalupe” y pues me disculparan todos los devotos pero como bien sabemos si de imágenes de Cristo famosas se trata creo que el Señor de Chalma deja muy de lado en fama al Santuario de Tepalcingo. Y no puedo estar más de acuerdo con usted en lo que dice, no debemos quedarnos en la imagen ya sea un Nazareno, un Señor de la Columna o un Crucificado, sino en quien representan y en este caso de imágenes de pasión en el sacrificio que hizo por nosotros Nuestro Señor. Muchas gracias por leer don Humberto

  2. Muchas gracias, André, por este artículo sobre otra devoción particular a nuestro Señor ahí, en esas tierras mexicanas. Si echamos una ojeada a todas tus colaboraciones en el blog podremos comprobar que nos estás dando una visión muy real de lo que representa la devoción a Cristo y a Maria en tu país, sirviendo todos ellos de base para la realización de una obra escrita que, si yo fuera tu, me plantearía publicar algún día.
    Ciñéndonos al tema de hoy, el Señor de Tepalcingo, independientemente de las leyendas que lo acompañan sobre traslados y pesos, lo realmente importante es cómo todos los naturales del lugar y de sus aledaños querían tenerlo consigo. En el fondo de todo esto, yo veo un intenso amor y fervor popular a lo que es la Pasión de nuestro Señor que, dentro de pocos días, conmemoraremos. El pueblo cristiano de base, el sencillo, el que anda sin remilgos, encuentra en la Pasión los sentimientos más puros de amor, ternura y compasión hacia ese Jesús de Nazareth que, voluntariamente, se ofreció a padecer todo tipo de tormentos a fin de conseguirnos la salvación.
    En algunos artículos que publicaremos durante el Triduo Sacro veremos la crueldad de muchos de ellos.
    Gracias de nuevo, André y solo me queda decir: Santo Cristo de Tepalcingo, ten piedad de nosotros.

    • Muchas gracias Antonio por todo lo que me dices, y la idea que tu me planteas he de confesarte que yo lo eh pensado en varias ocasiones que seria muy buena idea realizar un libro con las colaboraciones que he hecho, ojalá y en algún momento encontrara alguna editorial interesada en publicar algo de estos temas, porque sinceramente aquí en México y en la región donde yo vivo no tienen mucho interés al respecto, pero bueno ya será cosa de Dios también si en algún momento se da esta oportunidad.

  3. Sí que es raro que la réplica -que no es una réplica en realidad- sea más conocida y venerada que la original, pero bueno, pasa en muchos otros casos: Jesús de la Divina Misericordia, Virgen de la Luz, Virgen del Sagrado Corazón…

    Sobre las tradiciones y milagros, qué decir. Siempre es lo mismo.

    • Si es cierto Ana hay otros casos de devociones muy conocidas donde la imagen más popular no tiene mucho parecido a la imagen original y este es uno de esos casos, otro caso muy común aquí en México es el del Niño de Atocha del que ya les hable hace algún tiempo, en el cual su estampa más conocida es de un niño de unos 12 años, mientras la imagen original representa a un pequeño niño de pocos días de nacido.

  4. Gracias André, me ha gustado mucho leer la leyenda del señor de Tepalcingo,(con estos artículos aprendemos mucho de vuestra cultura religiosa).
    A decir verdad este tipo de “milagros” de hacerse pesada la imagen por un inminente traslado, no las conocía, y mira que en España leyendas de este tipo relacionadas con la Virgen María se cuentan por miles.
    En cuanto a la devoción de la replica de el Sñr de Tepalcingo, yo personalmente entiendo que sea más popular entre sus devotos que la original, es mucho mas bonita y llama más a la devoción de la Pasión. Aunque estoy de acuerdo con el compañero Humberto y no nos podemos quedar en las imaginas, sino en lo que representan.

    • Vaya pues yo hubiera pensado que aquello de las imágenes que se vuelven pesadas era también común en España siendo que aquí en América es un milagro muy conocido existe muchas imágenes tanto de Cristo como de María de las que se narran estas leyendas, digo es bonito porque engrandecen ese sentimiento de propiedad del pueblo y hacen que la misma gente se identifique más con ellas, aquí en una población cercana a donde yo vivo se veneran una Virgen de la Asunción y una de la Natividad de las cuales se narran milagros similares eh querido hablarles de ellas pero conseguir fotografías me ha sido muy difícil esperemos que en algún momento pueda conseguir imágenes y darles a conocer este otro caso. Saludos y gracias

  5. Pues yo que soy de España no conocia este Cristo, sí en cambio el Señor de Chalma. Siempre es bueno conocer nuevas advocaciones de Cristo.

    • Muchas gracias Fernando y es lo que decía que el Señor de Chalma es mucho más conocido que esta imagen y tu me lo confirmas puesto que hasta en España es conocido, cosa semejante sucede con el Santo Niño de Atocha que tengo entendido en la Basílica de la Virgen de Atocha en Madrid tiene una capilla dedicada y hay algunos devotos suyos, que bueno que te haya gustado el artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*