San Atanasio del Monte Athos

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fresco ortodoxo griego del Santo.

Fresco ortodoxo griego del Santo.

Aunque nos parezca que por ser un santo del Monte Athos es un santo ortodoxo, la realidad es que San Atanasio el Atonita es un santo de la Iglesia Universal, pues vivió y murió antes del Gran Cisma que dividió a la Iglesia entre Oriente y Occidente. Es un santo mucho más venerado por nuestros hermanos ortodoxos que por nosotros los católicos, pero es sin ningún género de dudas el gran organizador de las comunidades monásticas del Monte Athos, que debe servirnos a todos como elemento de unidad y al que debemos recurrir suplicándosela.

San Atanasio nació en Trebisonda (Turquía), en el año 920, en el seno de una familia aristocrática que le puso el nombre de Abraham. Inició sus primeros estudios en su ciudad natal pero, siendo aún joven, quedó huérfano de padre, por lo que fue educado por un familiar de su madre, que lo envió a Constantinopla a completar sus estudios. Allí entabló amistad con el egumeno del monasterio de Kyminas, Miguel Maleinos; y con Nicéforo Focas, sobrino de Maleinos, que posteriormente se convirtió en emperador bizantino, con el nombre de Nicéforo II. Miguel Maleinos, que había nacido en el año 894, se había tonsurado como monje en el año 912 y establecido en el monasterio de Kyminas en el año 925.

Abrahán, después de haber ejercido durante algún tiempo como profesor, dejó su cátedra para retirarse al monasterio de Kyminas, en Bitinia, donde vivió como ermitaño bajo la dirección espiritual de Maleinos. Fue entonces cuando cambió su nombre por el de Atanasio. Su deseo de vivir en soledad y su oposición a ser elegido egumeno a la muerte de Miguel Maleinos, hizo que abandonara el monasterio de Kyminas, marchando al Monte Athos, donde vivió asumiendo el nombre de Bernabé, a fin de no ser descubierto y haciéndose pasar por analfabeto.

Después de algunos años de aislamiento, fue descubierto por su amigo Nicéforo Focas en el año 960, el cual le rogó le siguiera en su expedición contra los sarracenos en la isla de Creta. Él accedió a los deseos de su amigo, aunque indicándole que posteriormente quería seguir viviendo en soledad como eremita. En recuerdo de la victoria obtenida contra el Islam, Atanasio aceptó los fondos necesarios para construir un monasterio en el Monte Athos, dedicado a la Santísima Virgen. Aquel monasterio – la Gran Lavra, o Μεγίστης Λαύρας –, aún existente, fue el primer monasterio construido en el Monte Athos. En él se seguía el “typicon” de la vida cenobítica, bajo la dirección de un egumeno.

Vista del monasterio “Megisti Lavra” (Gran Laura), fundado por San Atanasio.

Vista del monasterio “Megisti Lavra” (Gran Laura), fundado por San Atanasio.

No obstante su costumbre de vivir en soledad, se convirtió en un legislador y director de monjes y monasterios, pero tres años más tarde, en 963, abandonó la Lavra, marchando a Chipre, para escapar de los honores a los que se veía sometido por su amistad con Nicéforo, que el 16 de agosto del año 963 había sido coronado como emperador. Sin embargo, la insistencia y ruego de sus monjes le hicieron reconsiderar su decisión y retornó al monasterio. En este tiempo, Atanasio se preocupó de equipar un puerto en el mar Egeo para facilitar las comunicaciones entre los distintos monasterios de la península atonita, construyó hospitales y ermitas para los monjes, albergues para los peregrinos, acueductos para la conducción de las aguas y molinos para abastecer de harina a los monasterios.

Su obra de reforma religiosa e incluso su misma presencia no fue bien recibida por algunos eremitas, que ingresaron en el monasterio para llevar una vida semi-eremítica realizando algunas actividades dentro de la comunidad. Algunos de éstos conspiraron contra él, hasta llegar a ponerlo en peligro de muerte en dos ocasiones, por lo que Atanasio se tuvo que marchar de nuevo a Chipre. Estos eremitas, a la muerte de Nicéforo Focas el 11 de diciembre del año 969, hicieron llegar sus protestas al nuevo emperador Juan I Tzimisce –sucesor de Nicéforo II-, el cual envió a Eutimio, abad del monasterio de San Juan Estudita, para que inspeccionase las reformas llevadas a cabo por Atanasio en la Montaña Sagrada. Eutimio informó favorablemente al emperador, el cual confirmó en el año 971, con una “crisobula” (o Bula de oro) todas las donaciones que le había hecho el emperador anterior: dinero, reliquias, objetos y ornamentos litúrgicos, etc. Este documento, que es un pergamino hecho de piel de cabra, se conserva en los archivos de Karyès, siendo el documento más antiguo que lleva la firma imperial de Juan I Tzimisce.

Cruz pectoral del Santo, en Megisti Lavra.

Cruz pectoral del Santo, en Megisti Lavra.

Él volvió a la Gran Lavra y, desde aquel momento, se multiplicaron los monasterios en el Monte Athos. Inspirándose en la regla de San Teodoro Estudita y San Basilio el Grande, redactó un “typikon” o reglamento que fijaba las normas de convivencia dentro del monasterio, las relaciones entre los distintos monasterios y establecía que el responsable supremo (proto), residiese en Karyès, localidad que se encuentra en el centro de la península atonita. Envió a su discípulo Juan Ivira a fin de conseguir nuevas donaciones para conseguir propiedades en Calcídica y en el Monte Athos, a fin de seguir construyendo nuevas residencias y monasterios. Aunque él continuaba sumido en su trabajo, la fama de Atanasio aumentó pues empezaron a atribuírsele la realización de determinados prodigios y curaciones milagrosas.

El establecimiento y funcionamiento de la Gran Lavra marcó un hito en la historia del Monte Athos, ya que hasta entonces, los eremitas, como mucho, habían vivido en pequeñas casas de oración. San Atanasio supervisó personalmente cada una de las actividades de la construcción y organizó hasta el más mínimo detalle de la misma. Jornadas interminables de trabajo y oración hizo que la fatiga llegase al límite. Su muerte ocurrió de manera trágica el día 5 de julio del año 1003: estaba trabajando en un monasterio como carpintero junto con otros cinco monjes y la cubierta de una iglesia que estaban construyendo se les vino encima, matándolos. El impulso que dio a la fundación de su Lavra y otros nuevos monasterios, le ha hecho merecedor del nombre de “fundador del cenobitismo atonita”.

Tumba del santo en la Megisti Lavra.

Tumba del santo en la Megisti Lavra.

Según algunas fuentes dignas de todo crédito, se le atribuyen unos cánones en honor de los Santos Teodoro y Juanucio, el “typikon” del que ya hemos hablado y un testamento espiritual. La tradición del monasterio de la Gran Lavra muestra los lugares concretos que fueron santificados con su presencia: la gruta a la que le gustaba retirarse para rezar, una fuente milagrosa surgida después de orar solicitando agua, “el lugar donde definitivamente derrotó al demonio” (!!!) y su tumba, que es meta de peregrinaciones.

La Iglesia Griega celebra su festividad el día 5 de julio – fecha de su muerte – y también lo recuerda en el domingo de Sexagésima, junto con todos aquellos santos que figuran en el Canon de San Teodoro Estudita.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– VV.AA. “Bibliotheca sanctorum, tomo II”, Città N. Editrice, Roma, 1990

Enlaces consultados (02/02/2014):
http://es.wikipedia.org/wiki/Atanasio_de_Athos
http://www.monipetraki.gr/agathanathw.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

8 pensamientos en “San Atanasio del Monte Athos

  1. Pues sí que parece, a simple vista, un santo ortodoxo, pero como bien dices la cronología es anterior al cisma. Imagino que es fundamentalmente conocido por los ortodoxos, por pertenecer al cerrado mundo del monte Athos, y pocos católicos sabrán de él. Es bueno darlo a conocer, entonces, porque aquí estamos más al tanto del monacato occidental que del oriental, lo que por otra parte es lógico: seguro que ocurre al revés en el caso de nuestros hermanos ortodoxos.

    Una pregunta: la cruz pectoral, ¿no se ve muy grande y pesada como para llevarla al cuello todo el santo día?

    • Muchas gracias, Ana Maria.
      Esa misma pregunta que tu te haces, me la hice yo cuando vi por primera vez esa cruz pectoral de hierro. Como egumeno, tenía que llevarla puesta siempre y probablemente, escogió esa como una forma más de penitencia, porque lo que se dice pesada, si que debe ser. Lo que no se es si se la quitaría cuando trabajaba manualmente como un operario más, aunque tampoco me extrañaría que no lo hiciera.

      Y con respecto a si conocemos o no cómo es la vida monacal tanto en Oriente como en Occidente, yo creo que salvo excepciones, la vida de los monasterios es muy desconocida por el personal de a pie y que eso ocurre tanto allí como aquí.

  2. Toño:
    Muy interesante la vida de este santo, del que me llama la atención su gran humildad y su capacidad de trabajar y de ser lider nato. Su misión como padre de Athos, le da merecidamente un lugar en la Iglesia y en la historia.
    Su muerte repentina nos enseña que nadie tiene la garantía de morir en la cama de su casa o de un hospital. Así, es bueno que sea invocado para no trener una muerte repentina y que si ha de sucedernos, que nos ocurra en la amista de Dios.
    Por otro lado, invocar su intercesión, pues que siendo un santo común entre oriente y occidente, su ayuda sirva para que la comunión entre las Iglesias católica y Ortodoxa llegue a su total unidad. Que ayude sobre todo en la República del Monte Athos, donde sus hijos espiriuales tiene gran reticencia a este movimiento.
    Saludos

    • Humberto,
      Entre los monjes del Monte Athos hay de todo, como en botica. Hay monasterios claramente a favor del ecumenismo y otros, claramente en contra, No seré yo quién juzgue las conciencias de los demás, pero mi opinión es que Cristo desearía que cuanto antes nos uniéramos, mejor que mejor. Pero tenemos que tener claro una cosa: que ambas partes, a lo largo de la historia, hemos metido la pata hasta el cuello y los primeros nosotros, introduciendo el “Filioque” en el Credo cuando el Concilio de Calcedonia prohibió expresamente hacerlo.

      Por otro lado, yo creo que tenemos que pedirle la Unidad de las Iglesias a todos los santos que gozan de la presencia de Dios, ya sean católicos, ya sean ortodoxos; incluso a aquellos que en vida, estaban en contra del ecumenismo, ya que seguro que ahora estarán a favor.

  3. Antonio

    Buena estrategia de San Atanasio el hacerse pasar por analfabeta con tal de que lo dejaran en paz. Pero lamentablemente no le fue posible serlo. Lo bueno que nuestro santo le entró duro hasta en el trabajo de la albañilería, trabajo que terminó matándolo junto con otros monjes.

    Lo que no es novedad es que no fuese aceptado por monjes y monasterios por su forma de vida y reformas, que bien ha de haberse dado cuenta nuestro santo de que se llevaba una vida semi relajada en los monasterios, el cual no le pareció y de ahí probablemente llevaría su reforma.

    El monasterio que construyó se ve grande y parece que se conserva aun bien, Antonio ¿No ha recibido daños este monasterio a causa de los conflictos entre las religiones a lo largo de la Historia?

    • Como comprenderás, Emmanuel, el monasterio de la Gran Laura no está tal y como lo dejó San Atanasio antes de morir, sino que a lo largo de los siglos, ha sido agrandado y embellecido: capillas, celdas, albergues, etc. Ten en cuenta que es un monasterio que, un siglo después de haberse iniciado su construcción, o sea, en el siglo XI, ya tenía más de setecientos monjes.
      La Iglesia se comenzó a construir en el 963, pero aun a mediados del siglo XVI, se seguía trabajando en ella, ya que en el año 1535 comenzó a pintarla el famoso cretense Teofanos Strelitsa.
      Es posible que a lo largo de la historia, el monasterio haya sufrido desperfectos y haya tenido que repararse, pero que yo sepa, nunca fue atacado ni demolido.

  4. Pues hasta ahora se me hace conocer quien fue el iniciador de la gran obra en el Monte Athos es muy interesante saber sobre su vida y lo que le llevo a realizar ese monasterio y lo mejor sin duda es que su obra perdura hasta el día de hoy.

    • ¡Y tanto que perdura!
      En el mundo ortodoxo existen grandes complejos monásticos, pero como el Monte Athos, yo creo que ninguno. Athos es una península griega dedicada exclusivamente a eso, tiene un status especial como de República monástica independiente, con monasterios pertenecientes a todas las iglesias nacionales: griega, serbia, rusa, georgiana,… Es una visita obligada para todos aquellos que alguna vez visiten Grecia y estén interesados en lo que es la Ortodoxia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*