Santa Juana Francisca Frémyot de Chantal

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa de la Santa fundadora con sus atributos iconográficos.

Estampa de la Santa fundadora con sus atributos iconográficos.

Esta peculiar mujer sin duda vivió todas las vocaciones específicas que enseña la Iglesia como formas de alcanzar la santidad, puesto que el mismo Señor nos dice: “Sean Santos como el Padre Celestial es Santo”. Santa Juana nació en Dijon el 23 de enero de 1572, en un momento de guerras civiles y religiosas en Europa, algunas a causa del nacimiento del protestantismo. Era hija de Benignio Frémyot, quien había sido Presidente del Parlamento, y de Margarita de Barbissy. Juana se educó en la casa de su hermana mayor, Margarita, quien más tarde sería la baronesa de Francs tras la prematura muerte de su madre, cuando contaba con sólo año y medio de edad.

Con sólo 20 años, en el invierno de 1592, contrae matrimonio con Cristóbal Rabutín, con el cual tuvo seis hijos, aunque dos de ellos murieron en la infancia. A pesar de vivir un matrimonio con mucho amor, su esposo murió tras un accidente de cacería en 1601 con su primo D’Áulézy. Afectada por el acontecimiento, hace voto de castidad y se dedica a la educación de sus hijos y a practicar la caridad con los más pobres. Vivió tras la muerte de su esposo con su suegro, el barón de Chantal, de carácter insoportable, en Monthelon y allí estuvo como una especie de criada durante siete años.

De sus cuatro hijos que le quedaron con vida, María Amada se casó pronto con el barón de Thorens, hermano menor de San Francisco de Sales, quien murió enseguida, en la guerra de 1617. A los pocos meses dio a luz a un hijo, pero no sobrevivió. Su hija Francisca se casó con el conde de Toulongeon. El mayor de los hijos, Celso Benignio, se casó en 1624 con María, hija del señor Coulanges, pero éste murió en la guerra de 1627; de este matrimonio tuvo una hija, conocida como madame de Sevigné.

San Francisco entrega la Regla a Santa Juana Francisca de Chantal. Lienzo de Janez Valentin Matzinger, Galería Nacional de Eslovenia.

San Francisco entrega la Regla a Santa Juana Francisca de Chantal. Lienzo de Janez Valentin Matzinger, Galería Nacional de Eslovenia.

Buscó incansablemente a un director espiritual que le ayudase a seguir una vida espiritual, camino que no le fue fácil, pues se llegó a topar y tener por director espiritual a un hombre que le exigió voto de obedecerle (más que de obediencia), de no abrirse a nadie más, de no admitir pensamiento en contra de esto. Mas sin embargo, tras año y medio con este sacerdote, el buen Dios la guió en la Cuaresma de 1604 con el obispo de Ginebra, Francisco de Sales. De manera separada se dice que tuvieron ambos una visión: ella yendo a caballo veía a lo lejos un sacerdote que le pareció un obispo, sintiendo en su interior que él sería su director espiritual; por otra parte, Francisco de Sales vio en una visión a una mujer joven y viuda que sería la piedra fundamental de una congregación que él fundaría.

Mantuvieron contacto por carta entre los años 1604-1610, cuando comienza aquello que sería conocido como la Orden de la Visitación. Para ello distribuye entre sus hijos la hacienda y, al querer salir de su casa, su hijo Celso, de apenas 15 años de edad, pretende retenerla: “Tendréis que pasar sobre el cuerpo de vuestro hijo”. Juana siente desgarrársele el corazón, pero sin dudar pasa por encima y se detiene un momento con los ojos humedecidos.

Comienzos de la Orden
Fue fundada el 6 de junio de 1610 en una casa en Annecy, con mucha sencillez y mucha pobreza. San Francisco le entregó las Constituciones a Juana más dos compañeras suyas, además de otra sencilla hermana lega. Se vistieron con un traje negro con cuello blanco. En su inicio era una Congregación sin votos solemnes, dedicadas a la oración y también dedicadas al alivio de enfermos, necesitados y desvalidos. Podremos afirmar que era una orden contemplativa-activa. Otro dato de suma importancia era el hecho de admitir a la vida religiosa a aquellas mujeres que padecían debilidad corporal y avanzada edad, o por aquellas Órdenes con prácticas penitenciales rigurosas no apropiadas para personas con debilidad corporal.

Las primeras Visitandinas. Anónimo del siglo XVIII. Iglesia de San Luís en L’Ille (Francia).

Las primeras Visitandinas. Anónimo del siglo XVIII. Iglesia de San Luís en L’Ille (Francia).

Mas sin embargo la intromisión del cardenal Marquemont de Lyon por querer poseer un monasterio de clausura movió los deseos iniciales de Francisco y Juana a aceptar semejante cambio, pues el cardenal no aceptaba una Congregación de media clausura con apostolado. Así pues, en 1618, sin poder convencer el obispo Francisco al cardenal de Lyon sobre la forma de vida inicial de la Visitación, habló con Juana y el Instituto se convirtió en orden estricta clausura, bajo la regla de San Agustín.

Siempre se preocupó por el fervor de su familia, de sus hijos, de sus hijas espirituales. Fue una madre dulce y ejemplar, esposa y viuda con una caridad peculiar; era de temperamento serio y austero. Su forma de ser le dio fama en vida, tan es así el caso que cuando iba a París salió a su encuentro la reina María Ana de Austria, que deseaba conocerla, consiguiendo así verla en Saint Germain con sus hijos y le besó muchas veces las manos y le pidió que la bendijera.

Hablando con sus hijas de la Visitación, llegó a expresar que la mayor parte de los Santos Padres y Doctores de la Iglesia no sufrieron el martirio porque existe también otro martirio: el martirio del amor, un martirio que hiere el alma y el corazón.

Tras la muerte de Francisco de Sales en 1622, Juana continuó fundando monasterios, llegando a tener aproximadamente ochenta y siete. Murió en olor de santidad el 13 de diciembre de 1641, en Moulins, tras haber sentido fiebre repentina, gozando sin embargo de buena salud. Se dice que San Vicente de Paul vio subir su alma al cielo en forma de globo, acompañada por otro globo del que pensó que sería San Francisco de Sales recibiéndola.

Relicario con el corazón incorrupto de la Santa.

Relicario con el corazón incorrupto de la Santa.

El cuerpo de Juana fue embalsamado y estuvo en velación durante tres días, y secretamente fue trasladada a Annecy, donde fue sepultada. Tras muchos milagros, fue beatificada en 1751 por el papa Benedicto XIV y canonizada por el papa Clemente XIII en 1767.

Emmanuel

Bibliografía:
– CHIFROTTI, “Giovanna Francesca Frémyot de Chantal”, en Encliclopedia dei Santi. Vol. VI p. 581-586 2° ED., Roma, 1996
– ECHEVERRÍA, “Santa Juana Francisca de Chantal”, Barcelona, 1991.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

15 pensamientos en “Santa Juana Francisca Frémyot de Chantal

  1. Muy interesante este articulo, no tenia idea que Santa Juana habia tenido esposo e hijos. fué muy fuerte el episodio de su hijo prohibiendole continuar con su vocación.
    El relicario del articulo es muy bello y elaborado, pero me parece algo exagerado el haberle sacado los ojos para colocarlos ahi.
    PD: no tienes alguna fotografia de la antigua o nueva urna de la Santa, realmente me gustaria verla.
    Muchas Gracias.

    • Jhonatan fotos no tengo, quizá nuestro amigo Antonio tenga y espero que él te los pueda proporcionar.

      Pues a mi nunca me ha gustado que eso se les haga a los cuerpos de los santos. Todavía fueran partículas óseas estarían ligeramente mejor.

    • ¿De qué ojos hablas, Jhonatan? Lo que hay en el relicario de la foto es un corazón. Espero que no te estés refiriendo a esos compartimentos esféricos que sujetan los angelitos a cada lado, porque si de verdad están ahí sus ojos, ¡santa mártir bendita!, qué mal gusto tuvo el que se le ocurrió semejante idea.

      • Pues sí, están el corazón y los ojos, en las manos de los ángeles, en este relicario en el Monasterio de la Visitación de Nevers, Francia. Esta era la comunidad original de Moulins (donde murió la Santa), pero en 1792 tuvo que desplazarse por la revolución, hasta que se fijó en 1935 en Nevers. Mientras, el obispado de Moulins quería traer de nuevo a las hermanas y fundaron un nuevo monasterio en 1876 en otra ubicación de Moulins (una comunudad distinta de la primera).

  2. Emmanuel:
    Qué bueno que hayas hecho este artículo tan interesante sobre esta gran mujer. Hace ya tiempo que leì un buen libro sobre su biografìa y me gustò mucho su vida. Haces referencia que viviò con su suegro como sirvienta, esto se debe a que este señor vivìa en uniòn libre con su verdadera sirvienta, quien actuaba como la señora de la casa.
    El episodio que refieres de como su hijo se tira en el suelo para retarla a que pase sobre el para ir al convento siempre me llamò la atenciòn. Qué heroismo ha de haber sido para ella como madre pasar por encima de su hijo. Aunque el chamaco ya era grandecito, no creo que haya sido un asimple rabieta la suya. El amor entre madre e hijo va mas allá de una relaciòn sentimental, hay lazos màs profundos y misteriosos.
    Una aportación de mi parte si es que no estoy equivocado e invoco a Toño para que me corrija si me equivoco.
    En el calendario universal, Santa Juana Francisca no se incluía. En España estaba incluida como memoria opcional el 12 de diciembre, que coom bien sabes, es el día de Nuestra Señora de Guadalupe. A Ella y San Juan Diego, por voluntad de Juan Pablo II se les inscribiò con la categorìa de memoria opcional en el Calendario Universal. Curiosamente, desde entonces, nuestra Santa aparece en el Calendario Universal, con el grado de memoria opcional, pero en el dìa 12 de agosto. No se que tenga que ver esta fecha con ella, pero así es ahora.
    Este detalle lo considero no casual, sino que al ocupar nuestra Señora de Guadalupe un lugar el dìa 12 de diciembre en el Calendario Universal, de alguna manera para resarcir este detalle, se le da un lugar más oficial a la Santa Fundarora. Conjeturas tal vez, pero no creo estar tan equivocado.
    Con ello opino que hay santos que estàn fuera del calendario universal o que tienen un grado de memoria opcional que pueden ingresar o subir de categorìa a memoria obligatoria.
    Ya lo he comentado con Andre alguna ocasiòn.
    Saludos.

    • Yo con los calendarios Haro ni me meto. Nunca me he puesto a analizar en que se basan para clasificar fiestas o memorias de los santos.

      Respecto al acontecimiento de su hijo, pues creo que aún era un chaval como para haberlo dejado para seguir con sus sueños. Creo que primero lo primero y era el hecho de seguir educando a su hijo hasta prepararlo o hasta que se casara.

  3. Sobre lo que opino acerca del obispo tocanarices que metió a las monjas en el claustro, cuando lo que el mundo necesitaba era mujeres activas que trabajaran y lucharan por los desfavorecidos de la sociedad, ya hablé en los artículos de San Francisco de Sales, así que no me repetiré.

    Decir simplemente que me solidarizo con la Santa cuando tuvo la triste escena de tener que pasar por encima de su hijo. ¿Es que no había tenido ya bastante con las cargas de un matrimonio impuesto -aunque luego, se nos dice, surgiera el amor- una maternidad numerosa y una viudez triste de criada de otros? ¿No era el momento de que, por fin, pudiera dedicarse a lo que ella realmente deseaba? Vale que el chaval sólo tenía 15 años y ni aún hoy en día a esa edad se tiene una completa madurez mental, y que seguramente iba a echar de menos a su madre, pero tirarse al suelo para chantajearla y boicotear su vocación… en fin, que la Santa le dio una lección de humildad al pasarle por encima. Una madre no tiene por qué sacrificarse hasta el fin del mundo y de su persona por sus hijos, a pesar de que eso es lo que nos han enseñado. Las madres son también seres humanos, con sus deseos y sus aspiraciones personales.

    En fin, concluir que, por lo que yo sé, en Francia el nombre de “Chantal” es un nombre de pila habitual entre las mujeres, y creo que es en honor a esta Santa, aunque se llamaba Jeanne Françoise y Chantal simplemente era el lugar de donde procedía.

  4. La orden de la Visitación promueve especialmente la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, gracias a esta Santa, San Francisco de Sales y Santa Margarita María Alacoque (hermana del Monasterio de la Visitación de Paray-le-Monial). Así decía Santa Juana: ” He aquí el más grato presente que podemos hacerle: un corazón limpio, contrito y humillado. Él no quiere de nosotras más que el corazón.”

    • Por cierto, el corazón de San Francisco de Sales está en otro Monasterio de la Visitación, en Treviso, Italia (traído desde Lyon huyendo de la revolución francesa).

  5. Muchísimas gracias, Emmanuel, por este artículo sobre Santa Juana Francisca. Después de haberse escrito de San Francisco, era lógico que se escribiera sobre ella, porque qué verdad es que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer.
    No quiero hacer hincapié en ninguna cosa más porque veo que ya se han dicho muchas, aunque algunas sean copias literales sacadas de internet.

  6. Muy interesante la vida de Santa Juana Francisca ella si que vivió como bien dices santamente todos los carismas que ofrece la iglesia, era poco lo que conocía sobre ella así que me ha sido de gran interés leer tu artículo, muchas gracias.

  7. es una historis hermosa,tuve una experiencia muy especial,una vez con una hermana de la misericordia,yo en ese momento estaba atravesando por un estrees terrible,cocnoci a sor Maria en n Colegio Relogioso,acudi ese dia ,para acompañar a una amiga,ella me pregunto como era mi nombre,yo le dije Juana” ella dijo..bello nombre,fue hasta su habitacion y desde alli trajo una medalla y me la coloco en mi cuello ,senti como mi piel sentia debilidad.Desde entonces empezaron a pasarme ,cosa muy positivas en mi vida,gracias Sor Maria,nunca mas volvi a verla,fue algo del destino.
    Gracias a mi Santa..Juana.Amen.

  8. Hace ya muchos años conocí a Santa Juana (como le llamamos aquí en mi país) a través de una persona que habló de ella en una reunión social; ella contaba con mucho entusiasmo como su intercesión le había ayudado a encontrar algunas cosas perdidas,incluyendo un carro robado que le devolvieron. Me llamó mucho la atención y un poco después ante una necesidad, recurrí a Santa Juana para encontrar un objeto perdido, ¡Gloria a Dios!, la bella Santa Juana no se hizo esperar y enseguida me ayudó a encontrarlo. Desde ese momento ella y yo comenzamos una relación de amistad y cariño, Visité el Convento de la Visitación y allí las hermanitas me contaron muchas cosas y milagros hechos por su intercesión. Leí su biografía, la conocí un poco más, me sorprendí con muchos aspectos de su vida y encontré en ella a una mujer muy avanzada para su época, llena de fuerza y de vitalidad. Mi tributo a mi amada Santa Juana Francisca de Chantal, de quien siempre hablo y a quien siempre recomiendo.
    Siempre me queda la duda de cuál es el día de su celebración, aunque en un Santoral aparecía en agosto y en ese día le rendí tributo especial. Hace algunos años pedí en La Visitación, una misa para agradecerle los favores. La superiora me atendió desde una celda y se sorprendió que yo la conociera tanto. El día de la misa me llamó para entregarme una medalla grande de ella con San Francisco de Sales atrás y una foto de unas monjas mártires.
    Este es el testimonio que quiero dar de ella. Si alguien sabe el día de su celebración, agradeceré lo comenten. Amo a Santa Juana, ella me confirmó una vez más la realidad de nuestro Credo… Creo en la Comunión de los Santos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*