Santa Teodora, mártir romana

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

"Theodora Virgo", lienzo de Henri Leriche (1892) que muestra la cabeza cortada de la Santa sobre una bandeja.

“Theodora Virgo”, lienzo de Henri Leriche (1892) que muestra la cabeza cortada de la Santa sobre una bandeja.

Hoy se celebra la fiesta de una mártir romana, de nombre Teodora -en griego, “regalo de Dios”- que fue muy conocida y venerada antiguamente como patrona de vírgenes y doncellas, pero que hoy va siendo cada vez menos conocida. Los que leisteis el artículo dedicado a Santa Balbina, presunta mártir romana de dificultosa identificación histórica, quizá recordéis que mencionamos de pasada a esta Teodora, una virgen mártir romana que es representada, al igual que Balbina, portando unas cadenas, aunque no las suyas como sería propio en una persona prisionera y martirizada, sino que son las de San Pedro y, por tanto, se trata de estas famosas reliquias veneradas hoy día en la iglesia de San Pedro ad Vincula, en Roma. Pero vayamos por partes.

Evidencias documentales
Esta mártir llamada Teodora es una completa desconocida en las antiguas y genuinas fuentes hagiográficas romanas, lo que de entrada es ya problemático para poder identificarla como un personaje histórico. Si la conocemos, es porque es recordada en la legendaria passio de los Santos Alejandro, Evencio y Teódulo, donde se dice que era hermana del mártir Hermes (Ermetes), pero que no menciona absolutamente ningún detalle acerca de su martirio ni del lugar de su sepultura. Estas noticias también se encuentran en la passio de los Santos Ermetes y Balbina, como decía, en la cual se dice que Teodora fue decapitada el día 1 de abril y fue sepultada con su hermano en la Via Salaria, en Roma.

Siguiendo siempre estas consideraciones, Teodora es recordada en el Martirologio de Adón, pero, según los hagiógrafos Quentín y Delehaye, tanto el martirio como el dies natalis de Teodora fueron inventos de un obispo de Vienne para rellenar un día que estaba vacío en el Martirologio de Floro (!!). Adón habría conocido la passio de Alejandro y compañeros -cuyas dificultades hagiográficas también hemos mencionado en el artículo de Santa Balbina-, porque la otra parece que fue escrita mucho más tarde, y de ahí cogió esta noticia para su Martirologio.

Martirio de la Santa. Grabado de Antonio Tempesta para "Istoria de molte vergini romane nel martirio", Istituto Nazionale dell'Arte Grafica, Roma (Italia).

Martirio de la Santa. Grabado de Antonio Tempesta para “Istoria de molte vergini romane nel martirio”, Istituto Nazionale dell’Arte Grafica, Roma (Italia).

Si la hipótesis de Quentín fuese verdadera, habría que admitir que la passio de Ermetes y Balbina se remonta, como poco, al siglo IX, pero esto no parece aceptable, porque esta passio parece como una ampliación de aquella de Alejandro y compañeros, escrita para poner algo más de luz en los personajes que en ella habían estado más en la sombra, o sea, para resaltar los que no lo eran en la primera. ¿Complicado? Esperad, que aún hay más. Sin embargo, es difícil admitir que, mientras Adón dice que Teodora fue martirizada en tiempos del emperador Aureliano, el autor de la passio sólo decía que el “tirano” -vamos, el juez y ejecutor de la sentencia condenatoria- era un simple comes -conde, tribuno, magistrado, para el caso-. Por último, llama la atención que el latercolo de Adón, como en otros muchos casos similares ilustrados por el propio Quentín y en los cuales parece que Adón actuó de la misma manera, recalca casi a la letra las palabras de la passio, lo que da a entender que es probable que la información de Adón dependiera de la passio de Hermes y Balbina y no a la inversa y, en consecuencia, no se le puede imputar el posible invento del martirio de Teodora. ¡Vamos, un lío!

Pero, ¿quién era Teodora?
Básicamente lo que nos dicen las passio -una y otra y la de más allá- es que Teodora era una virgen muy religiosa, hermana de Hermes, en la cual se cuenta como anécdota que Balbina, puesta al servicio de Alejandro, marchó por encargo del mismo a buscar las cadenas con las que había estado preso el apóstol Pedro, y al hallarlas las puso, también por orden de Alejandro, bajo la custodia de Teodora. Es a consecuencia de esta anécdota el que muchas veces las dos mártires, tanto Teodora como Balbina, aparezcan representadas sosteniendo unas cadenas en las manos, como decía al inicio del artículo.

Escultura de la Santa en la balaustrada de la plaza de San Pedro del Vaticano, Roma (Italia). Fuente: www.stpetersbasilica.org

Escultura de la Santa en la balaustrada de la plaza de San Pedro del Vaticano, Roma (Italia). Fuente: www.stpetersbasilica.org

Cierto día, Hermes, hermano de Teodora, desobedeció el edicto imperial e injurió a los dioses romanos. En castigo a ello fue sentenciado a muerte por el pretor Aureliano. Por el mismo motivo, y poco antes, había hecho morir entre tremendas torturas al propio Quirino, quien era tenido como padre de Balbina. Balbina y Teodora robaron los cuerpos de sus parientes de donde estaban expuestos y les dieron una digna sepultura. Informado de ello Aureliano, mandó detenerlas. Al día siguiente llamó a Balbina a comparecer ante su tribunal y le preguntó por su nombre y por los dioses a los que adoraba. Entre muchas cosas de las que le increpó Balbina, dijo a Aureliano: “Por tu culpa me quedé huérfana y me acogí a la protección de Teodora, hermana de Hermes, noble senador, a quien ordenaste degollar sin otra causa que la de adorar al verdadero Dios”. Es decir, que Balbina vivía con Teodora desde que se había ejecutado a Hermes, que ambas eran nobles y que es posible que Teodora fuese mayor de edad que Balbina, si es que necesitaba protección de otra mujer.

Comentan las actas que se Balbina fue ejecutada el 31 de marzo (día de su festividad, en realidad) del año 132. Una versión comenta que fue quemada viva junto a Teodora, otra, que fue decapitada, lo que parece más probable por la coincidencia de diversos textos con ella. Pero Teodora es celebrada el día 1 de abril, un día después de la festividad de Balbina, lo que da cierto baile de fechas. Balbina fue sepultada en el cementerio de Pretextato, en la Via Appia, junto al sepulcro de Quirino. Este lugar pasó a llamarse después cementerio de Santa Balbina, debido a que el pontífice Marcelo mandó construir una iglesia en su honor, en la cual, se cree, se conservaban los cuerpos de Balbina, Quirino, Alejandro, Evencio, Teódulo, Teodora y Hermes. Actualmente, sin embargo, las reliquias de Santa Teodora están en el altar de la confesión de la iglesia romana de los Santos Alejo y Bonifacio, junto a los restos de estos Santos titulares. Para más inri, la pobrecilla ni viene mencionada en dicha lápida, como sí son mencionados los titulares. Es gracias a nuestro compañero Antonio Barrero que hemos podido saber que ella está allí.

Sepulcro de los Santos Alejo y Bonifacio en su iglesia de Roma (Italia). Aunque no está mencionada, aquí yace también la mártir Teodora.

Sepulcro de los Santos Alejo y Bonifacio en su iglesia de Roma (Italia). Aunque no está mencionada, aquí yace también la mártir Teodora.

¿Una mártir histórica?
Dado el complejo entramado documental y las referencias indirectas que tenemos sobre esta Santa en otras fuentes, nada nos autoriza a afirmar la historicidad de Teodora, la cual parece un personaje ficticio creado por la fantasía de los hagiógrafos. También por Baronio, claro, que incluyó su nombre en el Martirologio Romano el día 1 de abril, diciendo que Teodora había sido ejecutada por el juez Aureliano durante el reinado de Adriano, lo cual tampoco sería completamente exacto porque en realidad, de existir, Teodora hubiera sido martirizada en los últimos meses del reinado de Trajano.

En resumen: una virgen romana, hermana del mártir de San Hermes que, a raíz de la orfandad de Balbina, la acoge en su casa, ambas encuentran y recuperan las cadenas de San Pedro, poniéndolas a salvo, y, denunciadas a las autoridades romanas, ambas mueren quemadas o, más probablemente, decapitadas. Todas las referencias sobre ella son más bien indirectas y las fuentes documentales no bastan para probarla como una mártir histórica.

¿Por qué Santa Teodora de Roma?
Seguramente algunos os preguntaréis para qué hacer un artículo aparte sobre una Santa de la que se sabe tan poco y de la que ya se había hablado cuando se habló de Santa Balbina, que con lo dicho, ya hubiese bastado. Bueno, puede decirse que esta servidora ha querido hacerlo porque probablemente ésta sea una de las Santas más confundidas del calendario, y sí, efectivamente, me estoy refiriendo al espinoso asunto de los mártires de las catacumbas.

Grabado de la Santa con su iconografía habitual: portando las cadenas de San Pedro.

Grabado de la Santa con su iconografía habitual: portando las cadenas de San Pedro.

Existen muchísimos cuerpos santos de las catacumbas, mártires femeninas, a las que indistintamente han recibido el nombre de Teodora, precisamente por lo sugestivo del mismo -recordemos, “regalo de Dios”-, de ahí que existan una infinidad de cuerpos santos que responden a este nombre, lo mismo en el caso de su variante masculina, Teodoro. Ya hemos hablado de una de ellas, la mártir de las catacumbas venerada en la catedral de Xalapa (México). Quienes la veneraban allí, recordemos, habían cometido el error de identificarla con esta mártir romana de la que hemos hablado hoy, y, a pesar de que se les notificó que las reliquias de la Teodora de Roma celebrada el 1 de abril están en la iglesia de los Santos Alejo y Bonifacio -¡si es que son auténticas!- y, por tanto, no pueden corresponder ni al cuerpo santo de Xalapa ni a ninguna otra mártir de las catacumbas del mismo nombre que, como digo, las hay a cientos, no parece que se haya querido corregir este error. Sólo por mencionar algunos lugares donde hay un cuerpo santo de nombre Teodora: Xalapa (México), Barcelona (España), Castiglione Messer Marino, Chiaverano di Torino, Feltre, Roma (iglesia de los Santos Lucas y Martina al Foro Romano) en Italia, Malta, París (iglesia de los Santos Pablo y Luis) en Francia, Gartlberg (Alemania)… y seguro que me he dejado muchas más.

El caso de la mártir de las catacumbas que era venerada en Barcelona es también curioso porque igualmente se la tenía por la Teodora de Roma, hermana de Hermes, y se la veneraba como patrona de vírgenes y doncellas. Este cuerpo santo fue destruido en la Guerra Civil Española y sólo ha quedado una delicada imagen yacente – obra del escultor catalán Claudio Rius Garich- como recuerdo de las reliquias desaparecidas. Anteriormente, cuando la visité, se veneraba en el convento de las Clarisas de Gràcia, aunque actualmente esta comunidad de religiosas se ha trasladado a otro lugar de la ciudad.

Detalle de la imagen yacente de Santa Teodora, mártir de las catacumbas anteriormente venerado en el convento de la Divina Providencia de Gràcia, Barcelona (España) y erróneamente confundida con Santa Teodora de Roma.

Detalle de la imagen yacente de Santa Teodora, mártir de las catacumbas anteriormente venerado en el convento de la Divina Providencia de Gràcia, Barcelona (España) y erróneamente confundida con Santa Teodora de Roma.

Como decía, Santa Teodora, la del 1 de abril, se representa como una virgen coronada de flores y portando una espada o hacha -instrumento de su martirio- y a menudo, las susodichas cadenas de San Pedro. Naturalmente, además de las mil y una mártires de las catacumbas, existen muchas otras Santas mártires llamadas Teodora – por ejemplo, la legendaria compañera de Santa Domitila, y algunas otras de las que iré hablando poco a poco si Dios quiere- y cómo no, la célebre emperatriz de Bizancio, a quien también ya hemos dedicado un artículo; y también está Santa Teodora de Sihla, Amma Teodora… etc. Vamos, que las Teodoras tienen santas patronas para escoger a su gusto.

Meldelen

Bibliografía:
– VVAA, Bibliotheca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi), Città Nuova Editrice, Roma 1987.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

8 pensamientos en “Santa Teodora, mártir romana

  1. Ana María

    Espero ante todo que las autoridades de Xalapa corrigiesen el error de confundir a la santa con Santa Teodora de Roma!!!

    Otra santa ficticia en la cual para colmo se confunde con otras santas que llevan el mismo nombre. Toda la relación de distintos martirios y relaciones con diferentes personajes también mártires y santos me hace pensar en; los santos varones que mencionas como: Hermes y Quirino ¿También serían ficticios? o por el contrario ¿ellos si son personajes reales?

    Lástima de la escultura de la santa!!! en la plaza de san Pedro está pidiendo a gritos una restauración.

    • Gracias, Emmanuel, por tu comentario 🙂

      Bueno, a las personas que nos consultaron desde Xalapa se les dijo casi enseguida que estaban en un error, que ellos tenían a una mártir de las catacumbas y que en ningún caso debían identificarla con Santa Teodora de Roma, como habían hecho en la “investigación” que nos habían adjuntado con las fotos -no es que desprecie su preocupación, pero recurrieron a la solución fácil: quedarse con la primera Teodora que resultó ser mártir y procedente de las catacumbas de Priscila, ¡cuando hay varias con este perfil!-. Pero nunca respondieron, por lo que no sé si rectificaron o nos tomaron por el pito del sereno. Aquí tienes los artículos referentes a este caso, que te recomiendo que leas:

      http://www.preguntasantoral.es/2012/02/santa-teodora-de-xalapa-i/
      http://www.preguntasantoral.es/2012/03/santa-teodora-de-xalapa-ii-%E2%80%93-fase-de-documentacion/
      http://www.preguntasantoral.es/2012/04/santa-teodora-de-xalapa-iii/

      También te recomiendo que leas el artículo dedicado a Santa Balbina para comprender mejor el meollo del asunto con Hermes y Quirino. Parece que ellos dos, como Balbina, sí son personas reales -mártires ellos dos, matrona fundadora ella, a lo que se ve-, mientras que Teodora…

      http://www.preguntasantoral.es/2011/03/santa-balbina-de-roma/

      La escultura de la columnata de Bernini en la plaza de San Pedro sí que está deteriorada, algo que es común en las estatuas que están al aire libre y más en capitales populosas como Roma. La contaminación ambiental de estos núcleos urbanos hace muchísimo daño a este tipo de esculturas, y también los excrementos de las palomas, que son terriblemente corrosivos para la piedra y pasa lo que pasa… y estas aves son también una plaga en las zonas monumentales. Con todo, no es la estatua que está en peor estado de conservación. Las hay literalmente carcomidas por las deposiciones de esos bichos alados a los que los turistas gustan tanto de alimentar, favoreciendo su proliferación.

      • Emmanuel y Ana María, hasta donde tengo entendido, se está erstaurando la columnata de Bernini y supongpo que con ello las imagenes de los santos. Al parecer las estatuas serán o restauradas, o bien sustituidas.
        Espero que alguien pueda dar mejor orientación al respecto.

        • Efectivamente, Humberto, tengo fotos de algunas de esas estatuas y ya se ven restauradas. Imagino que el plan será ir arreglándolas todas, si es que no han terminado ya con ellas.

  2. Muchas gracias, Ana Maria, por regalarnos este difícil artículo – que son los que a ti y a mi nos gustan -, sobre Santa Teodora de Roma.
    Es fácil escribir sobre un santo o santa cuando todo se sabe de él o ella, pero el trabajo hagiográfico que – al menos para mi – vale la pena, es aquel que desmenuza todas las fuentes, hace una revisión crítica y separa el trigo de la paja. Este es un ejemplo de ellos y por eso me ha agradado su lectura.
    Un abrazo.

    • Gracias, Antonio. Como siempre, el mérito corresponde a esos excelentes hagiográfos que se tomaron la molestia de investigar sobre estos temas tan difíciles… Porque si efectivamente Santa Teodora no existe, entonces, quién está durmiendo el sueño de los justos junto a Alejo y Bonifacio???

  3. Ana, cuando ves en los santorales una breve noticia sobre un santo determinado, en esta caso Santa Teodora, y lees un trabajo como el que acabas de presentar, quedan fuera muchas inquietudes. Aún así quedan claroscuros que podrán seguir provocando pros y contras sobre la historicidad de nuestra mártir.
    Dime por favor, siguendo tu inquietud de quien está sepultada con San Bonifacio y San Alejo: como es que se sabe que está sepultada allí y porqué no se ha dado mayor relevancia?
    Mencionas a San Alejandro, Evencio y Tédulo. ¿Alejandro es San Alejandro I Papa?
    Saludos

    • Yo sé que ella está allí por Antonio, que es nuestro lipsanotecario oficial, pero también existe un libro de Giovanni Sicari -“Reliquie e corpi santi di Roma”, creo que era el título- donde se da una relación de todos los restos de Santos en la Ciudad Eterna. Imagino que ahí estará.

      En cuanto a lo que preguntas de San Alejandro: sí y no. La passio de Santa Balbina lo considera como el Papa que mencionas, pero las investigaciones hagiográficas lo desmienten, tomándolo por un mártir llamado así. Lee el artículo de Santa Balbina para más detalles.

      Que por qué no se ha dado mayor relevancia a las reliquias de la Santa, yo creo que es porque la han ensombrecido dos Santos más famosos que ella: Alejo y Bonifacio, que encima son los titulares de la Iglesia. Quizá ni siquiera estaba allí en un principio, y llegó después, recolocada de cualquier manera en un sepulcro ya adjudicado por partida doble. Sic transit gloria mundi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*