Hna. Ángela Autsch, misionera en Auschwitz

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía de sor Ángela con el uniforme de prisionera en Auschwitz.

Fotografía de sor Ángela con el uniforme de prisionera en Auschwitz.

En Auschwitz terminaría de pulirse un ángel del Señor, en un lugar donde sería el campo de concentración y de exterminio más grande durante la Segunda Guerra Mundial. La hermana Ángela pertenecía a la Orden de la Santísima Trinidad (Trinitaria).

Ángela María Celia Autsch nació el 26 de marzo de 1909 en Rollecken, en Renania del Norte Westfalia (Alemania). Ángela era la quinta de siete hijos de la familia Austch. Fue educada en principios religiosos y cristianos, llena de un ambiente familiar cristiano y de prácticas religiosas. Su niñez la vivió en Saureland donde creció y ya en la adolescencia el ambiente sería pesado ya que en 1914 estallaría la Gran Guerra. Terminada la guerra, muere su madre en 1921 y, siendo de las hermanas mayores, toma las riendas del hogar colaborando con los demás miembros familiares. Ante esta situación trabajó como aprendiz en un comercio para ayudar a la familia y, por tanto, dejó la escuela y cuidó también de los niños de su jefe.

Se sabe que conoció a un joven que la pretendía para casarse, el cual tuvo un final dramático; ante esta situación tomó conciencia de su vida y de la misión que Dios le había confiado, así pues, madura poco a poco su vocación y vive más profundamente la vida cristiana. Guiada por su párroco conoce a las Hermanas Trinitarias de Valencia en España, fundadas en el año de 1881. En 1933 ingresó en Montz (Austria), en la única institución trinitaria de lengua alemana; hizo sus votos en 1938, contrayendo el nombre de Ángela del Sagrado Corazón. Fue generosa, alegre y se entregaba con afán a los deberes, entre ellos la educación.

Un día discutían sobre Hitler cuando se encontraban haciendo las compras de alimentos para el convento, sobre la gran nación y potencia que el dictador prometía y las injusticias que se cometían en ese momento; pero ella, sincera, espontánea y libre, dio su opinión: “Será el azote de Europa”. Fue denunciada a la Gestapo por el dirigente del grupo local de los nacionalsocialistas y fue detenida por las SS el 12 de agosto de 1940. De la cárcel la llevaron a un campo de concentración, luego a otros: Ravensbrück, Auschwitz y Birkenau.

Lienzo de sor Ángela basado en la fotografía conservada.

Lienzo de sor Ángela basado en la fotografía conservada.

En Auschwitz fue responsable de las salas de limpieza de ropa y del reparto de las raciones de alimentos. Siempre acudió conforme pudo a auxiliar a las internas; les procuraba alimentación aun a riesgo de su vida. Además, por ser alemana y enfermera, se valieron de ella para que atendiera la enfermería del campo de concentración. Dio aliento y esperanza a los demás al ver las atrocidades que hacían los alemanes a los presos.La doctora Margarita Svalbová, una compañera checa y comunista superviviente de aquel lugar, dice que era la recluta número 512: “Ella fue una sonrisa de la aurora, como un rayo de sol… En medio de tanto sufrimiento y de horror, aparecía como un oasis de ternura”.

Muchos supervivientes hablaron de Sor Ángela, sobre el testimonio de su vida en el campo de concentración. Ella devolvió la esperanza a muchos con quienes tuvo contacto. Sor Ángela decía que era el amor de Dios y amor a los demás lo que le daba fuerzas, arriesgando su vida por ayudar a los demás. Pero su vida se fue agotando, pues al estar con enfermos contrajo el tifus y sufrió terribles fiebres. El 23 de diciembre de 1944, durante un bombardeo en el campo de concentración, mientras ayudaba a los enfermos a refugiarse, al parecer, un problema del corazón acabó con su vida en este acontecimiento.

A pesar de su gran entrega en un ambiente en el cual sólo podemos imaginar todos aquellos acontecimientos, es difícil poder calificarla – estrictamente hablando – como mártir a Sor Ángela Auchst. Sor Ángela fue detenida por sus palabras y comentarios, lo cual la condujo a los campos de concentración, así que no fue perseguida por su fe, sus creencias religiosas; aunque es verdad que somos un pueblo también profeta, en el cual denunciemos las atrocidades y luchemos por construir y edificar una sociedad más justa y consiente en los valores; aun así no creo que por este motivo se llegue a darle la mención de mártir. Además, murió a consecuencia de problemas de salud causados por la situación precaria en la que se encontraba; y el bombardeo del 23 de diciembre de 1944.

Sepulcro de Sor Ángela.

Sepulcro de Sor Ángela.

Si bien no dudo acerca de su grandeza, como una gran mujer que se comportó como una madre con los que sufrían, los enfermos, con todos aquellos a los que consoló y no dudo tampoco del hecho de que se haya quitado el pan de la boca para alimentar a otros. Es sin duda una mujer extraordinaria, digna de ser elevada al honor de los altares, un modelo cristiano para los cristianos y no cristianos. Inclusive se me viene a la mente San Maximiliano María Kolbe quien estuvo en el campo de concentración y quien murió al salvar a un hombre condenado. ¿Un mártir de la caridad? ¿Un mártir de entregarse y gastarse por el prójimo? ¿Acaso se podría seguir esta línea para que sea proclamada mártir?

Emmanuel

Bibliografía:
– SCHAUBER, SCHINDLER, Diccionario Ilustrado de los Santos, Grijalbo, 2001.

Enlaces consultados (16/03/14):
– http://padrenuestro.net/hoy-hace-70-anos-que-fue-detenida-la-religiosa-trinitaria-angela-autsch/
– http://www.trinitarios.org/AngelaMAutzs.htm

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

15 pensamientos en “Hna. Ángela Autsch, misionera en Auschwitz

  1. Jerzain, hasta que se me hace leer un articulo tuyo. Que bueno que en medio de tanto trabajo tengas la oportunidad de continuar este apostolado.
    Me da gusto haber leido la vida de esta religiosa alemana. Su vida fue consecuente a su vocación y supo entregar lo bueno de ella en la libertad y la prisión.
    Opino que su encarcelamiento y muerte es consecuencia de su fe. Si analizas la vida de San Maximiliano María Kolbe, de Santa Teresa de la Cruz Stein, del Beato Tito Bransma y otros tantos mártires que se han beatificado, no fueron hechos prisionerospor su fe, sino por ser agentes de la misma, por ser sacerdotes y religiosos. Su forma de pensar y se sentir era contraria al sistema y era un riego efervecente su permanencia en medio de la comunidad. Luego, esta religiosa fue apresada por esta condición, como tantos más.
    Refieres como vivió en la prisión siendo transmisora de luz, fe y vida. Eso tanto lo hicieron muchos más. Se enfermó como consecuencia de la vida que padecía en este lugar. Muchos mártires han enfermado y muerto en la prisión sin efusión de sangre y son considerados tales y santos también.
    Murió en un bombardeo, un detalle curioso, pero no menos interesante. Esta casualidad podría quitarle la palma, aunque se tendría que estudiar profundamene el caso, pues ya estaba encarrilada para el martirio. Muchos santos son considerados mártires aunque sobrevivieron al martirio. De pronto me viene a la mente Santa Fotina la Samaritana y no es la única.
    Finalmente, ya que murió en un bombardeo, me parece curioso que exista su sepulcro. ¿No será más bien una lápida conmemorativa?
    Saludos hasta Colima.

    • Haro

      No se si sea su tumba o una placa, se habla de que se recogieron sus cenizas. Pero a la vez me pregunté cómo esto era posible si murió en el bombardeo.

      No creo que se le de título de mártir. Pero su vida en si es heroica. Yo personalmente hablando me opongo mucho a eso de declarar milagros para beatificar y canonizar a grandes cristianos. Y mira el caso del Beato papa Inocencio del cual escribí hace poco ¿cuándo hará otro milagro si nadie lo pela? ya te imaginarás la respuesta.

      La hermana Ángela es una extraordinaria mujer y religiosa que merece ser elevada a los altares. No le hacemos ningún favor a ella con eso sea mártir o no. Inclusive elevarla a los altares.

      A pesar de que Ana María ha escrito sobre los tipos de martirio y que son muy interesantes aún así espero su comentario sobre esta hermana nuestra a ver si ella nos puede aclarar mas mas cosas, en mi opinión no puede llamarse mártir.

  2. Concuerdo con el hermano Humberto, durante la persecucion nazi no se condenaba tanto por ser creyente de alguna religión, si no por ser “peligrosos” ideologicamente, y los sacerdotes, religiosos y religiosas eran las cabezas visibles.
    Se podria hablar mucho sobre el proceder del Papa Pio XII durante este tiempo, y esque no fue nada facil!!!, aunque repetidas veces rechazo y condeno las ideologias nazis no podia alzar su voz contra hitler pues esto condenaria a todos los catolicos alemanes que aun resistieran en sus ciudades. Pobre Pio XII, por ser paciente y prudente al hablar, ahora es catalogado como “colaborador de Hitler”.
    Ahora, es cierto que la Hna. Ángela no podria llegar a ser declarada martir pero si se podria abrir una causa de Canonización pues su vida fué un constante resplandor entre toda aquella oscuridad y sufrimiento.
    Verdaderamente, como todos los Santos lo hacen, ella llevó a Dios consigo siempre y lo compartio a los demas. Saludos.

    • Alarcon

      Pues yo teólogo no soy como para dar el veredicto de que si es o no es mártir. A favor estoy de su canonización. En cuanto a Pio XII yo creo que el pobre siempre será mal comprendido por la historia. Por una parte la Iglesia debería analizar bien la causa de él y que avance ya su beatificación; pero por otro lado están otros hermanos en la fe que no lo aprecian y hablan bastante mal de él. Pio XII hizo poco o mucho, hizo lo que creyó correcto??????? Solo Dios lo sabe. Tengo entendido que con el Papa Francisco se abrirán sus archivos para que conste ya su vida y obra como Pontífice.

  3. Haro

    Por cierto tengo mucho trabajo Bendito Dios, tanto que me es difícil conectarme al blog y avanzar con los artículos, pero a la vez pienso en la hermana Ángela que quizá anduvo como huachache veloz ayudando a todo aquel que necesitó de ella, se ha de haber partido en una docena para poder auxiliar a los que pudo, pues a ella le pido que me eche la mano pues mi trabajo es muy pesado y me quita muchas horas del día, pero por otra parte es algo que me gusta mucho, es la parte de toda mi carrera que me gustaría profundizar aún mas.

    • La caridad de Cristo nos apremia. Quien tiene al Señor en su corazón no puede ser lento o indiferente para hacer el bien.
      Y que bueno que estés ocupado, así no vas a tener malos pensamientos, jejeje.

  4. Muchas gracias, Emmanuel, por presentarnos el ejemplo de esta santa mujer que dio su vida ayudando a los hermanos en un campo de concentración.
    Si no hubiese existido ese dichoso bombardeo, seguro que hubiera muerto como consecuencia de las enfermedades y torturas padecidas en ese campo y la consideraríamos mártir, pero al morir así, mártir en el sentido tradicional del término, no lo es. Pero eso es lo mismo, ya que merece el honor de los altares y, lo que es infinitamente más importante: goza de la presencia de Dios.

    • Asi es Antonio

      Sor Ángela goza de la presencia de Dios que es lo más importante. Lástima que en las mismas páginas web de los trinitarios te encuentras con poca información sobre ella y la mayor parte concentrada en este momento cruel de su vida. Creo que se debería re-escribir mejor de ella pues su figura dejó huella en aquellos que sobrevivieron en el campo de concentración y hablaron del Ángel de Auschwitz.

  5. Gracias, Emmanuel. Yo conocí a sor Ángela Autsch por unas estampas que me mandaron de ella -concretamente, la primera y la segunda fotos de este artículo- y al verla con el pijama de reclusa en Auschwitz, la tenía por mártir aunque no me había dado tiempo todavía a investigar sobre ella.

    Pero veo ahora que tranquilamente puedo mandar esas estampas a otra persona porque ni creo que es mártir ni creo que vayan a declararla como tal. Las comparaciones que ha empleado nuestro amigo Humberto, con todo respeto, creo que no aplican. Edith Stein fue detenida como represalia a la denuncia de los obispos holandeses a la persecución nazi, entre otros muchos cristianos, y además era judía. Fue gaseada inmediatamente a su llegada a Auschwitz, por lo que no es comparable al caso de Autsch. Tito Brandsma y Maximiliano Kolbe, hasta donde yo sé, al igual que Julia Rodzinska, se sacrificaron por los demás, aunque probablemente también hubiesen acabado asesinados -bueno, los varones lo fueron, sin duda-.

    El caso de Santa Fotina -la mal llamada Samaritana, porque no lo era- tampoco aplica. Es una mártir cristiana de la Antigüedad y murió desollada y arrojada a un pozo, de modo que eso de sobrevivir al martirio no sé por qué lo dices, Humberto. Es como decir que Santa Águeda sobrevivió al martirio, cuando, si damos crédito a la passio, murió en la cárcel de sus heridas. Que no te maten pero que te mueras del daño que te han hecho es tan martirio como que te maten.

    Claro que, ¿el caso de Ángela Autsch? Claramente no es martirio. No le dio tiempo a ser martirizada, murió en un bombardeo, de hecho, seguramente murió de un infarto ante el bombardeo y no por el bombardeo en sí, como hace entrever Emmanuel. A tal respecto propongo un ejemplo que sí aplica: el de una religiosa española -no recuerdo el nombre- que murió en un bombardeo en la Guerra Civil y estaba computada como mártir. Recientemente se ha investigado y se ha decidido excluirla, es decir, computarla como víctima de la guerra, pero no como mártir. Morir en un bombardeo no es martirio: nadie ha ido a matarte ni a hacerte daño explícitamente. Todos sabemos que los bombardeos son daños colaterales masivos, sin distinción. No es un martirio.

    Todo eso sin quitarle los méritos a esta gran persona que logró hacer el infierno en la tierra menos infierno y más cielo. Pero mártir no es, me alegro de que me lo hayas aclarado, Emmanuel, y así, las estampas de esta gran mujer pueden circular tranquilamente a otras manos desde las mías, ya que no tengo por qué retenerlas.

    • Ana María

      Yo solo conocía el caso de San Maximiliano y de Santa Teresa Benedicta de la Cruz y es que ellos si recibieron el martirio hablando estrictamente. Pero en el caso de Sor Ángela fue por una serie de acontecimientos por el bombardeo. Y quien sabe, quizá murió minutos antes de que ésto pasara o en cuanto inició el bombardeo, muy enferma ya estaba y débil como para seguir viviendo, pues su cuerpo tenía limitantes.

      Ana María, Santa Teresa Benedicta de la Cruz si mal no recuerdo fue encarcelada junto con una hermana de sangre, habas ya habían abrazado el cristianismo y ella sobre todo era la monja de la hermana no recuerdo, pero judías ya no eran, sino que pertenecían al pueblo hebreo por descendencia y ésto es verdad, que por la protesta de obispos holandeses se detuvo a miles de judíos y judíos conversos. Lástima que a la hermana de ésta santa no se le haya canonizado.

      • ¿Cómo que no eran ya judías, Emmanuel? No se puede dejar de ser judío lo mismo que no se puede dejar de ser español, mexicano o incluso terrícola. Los judíos son mucho más que una comunidad religiosa, son una nación, un pueblo inmenso. Edith y Rosa Stein no dejaron de ser judías por convertirse al catolicismo. Ellas estuvieron orgullosas de su pueblo hasta el final. Léete el artículo que escribí sobre la causa del martirio.

        Por otra parte, a los nazis les importaba un bledo la religión de los judíos, los perseguían por la cuestión étnica, eran unos racistas. Así que una mujer judía seguía siendo una mujer judía, aunque profesara otra religión que la esperable dentro de su pueblo.

        • Pues yo difiero de Israelita a judío

          He leído artículos que dicen: “Los obispos hindúes” y yo me quedo :O wow!!!!! cómo está eso. ¿No será más bien Obispos Indios?
          O explícame bien por favor 😀

          • Vamos a ver, por supuesto que hay que diferir judío de israelita, no es lo mismo. Lo que quiero decir es que judío es un concepto tanto religioso como étnico, no como hindú, que es exclusivamente religioso, o indio, que es exclusivamente étnico (por eso está mal decir obispos hindúes, son obispos indios). Volviendo a los hebreos, hay judíos no israelíes, porque no nacieron ni viven en Israel, independientemente de que ellos sean, históricamente, “el pueblo de Israel”. De ahí que haya judíos americanos, alemanes, polacos… había españoles, pero los echamos a patadas.

  6. A ver Ana, entices orientame por favor. Según yo recuerdo haber leído sino la recuerdo en el Flos Santorum de Padre Omer Engelbert, que hay un grupo de Mártires con Santa Fotina a la cabeza, hijos suyos entre ellos, los que murieron sacrificados, excepto Santa Fotina, que no murió mártir, sino que murió de muerte natural.
    Saludos.

    • Mi querido Humberto, el Flos Sanctorum es una compilación de relatos piadosos sin valor histórico, por lo que hay que andarse con cuidado con esas fuentes. Aunque yo aludía a la tradición ortodoxa, por lo que me aplico exactamente el mismo cuento. De todos modos, si tomamos ésta por buena; ¿a ti te parece que morirse después de que te arranquen la piel y te tiren dentro de un pozo y lo sellen es morir de muerte natural? Yo no lo veo nada natural, ¡pobre mujer! Y en una película que vi se moría en la cárcel de las heridas recibidas, como Santa Águeda, lo que tampoco es muerte natural. En cualquier caso, visto el debate, prometo pronto un artículo a este grupo de mártires, que ya he retrasado demasiado tiempo. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*