San Servacio, obispo de Tongeren

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura contemporánea del Santo, obra de Charles Vos (1934), en el puente de San Servacio, Maastricht (Holanda).

Escultura contemporánea del Santo, obra de Charles Vos (1934), en el puente de San Servacio, Maastricht (Holanda).

Pregunta: Bueno, soy de Valladolid, Yucatán, y mi parroquia tiene como patrón a San Servacio, pero he buscado en Internet sobre él y no he tenido buenos resultados, ni siquiera saber su historia. Les agradecería mucho si ustedes me pudieran ayudar. Muchos lo confunden con Gervasio y de eso sale que tuvo un hermano gemelo, pero por lo que me han dicho, no es así. Les agradezco su respuesta si fuera así. Un abrazo desde mi Valladolid, Yucatán, México.

Respuesta: Efectivamente: San Servacio es uno y San Gervasio es otro. Tú te estás refiriendo al santo obispo de Tongeren, y claro que podemos decirte algunas cosas sobre su vida y su culto. Era originario de Oriente y, como te acabo de decir, fue obispo de la “Civitas Tungrorum”, la actual Tongeren (o Tongres en francés). No se sabe mucho acerca de su actividad pastoral en esta ciudad, aunque sí se hizo notar a nivel de la Iglesia Universal, en aquella época en la que ésta estaba sumida en la lucha antiarriana. No está confirmado que asistiese al Sínodo de Sárdica en Tracia (la actual Sofía de Bulgaria), que a petición del Papa San Julio I, se celebró en el año 343 y en el cual, fue absuelto San Atanasio, restituyéndosele su sede de Alejandría. Pero, sin embargo, tres años más tarde es citado por el propio Atanasio con el nombre de “Sarbatios”, en el séptimo puesto de la lista de los doscientos setenta y dos obispos que le habían absuelto.

Según el propio San Atanasio, el obispo Sarbatios fue enviado por el usurpador Magnencio como embajador a Edessa – en la Mesopotamia armena – ante el emperador Constancio II, siendo este hecho confirmado por el cronista bizantino Zonaras. De vueltas a Rímini en el año 359, asistió al Sínodo celebrado en esta ciudad, donde participaron más de cuatrocientos obispos, de los cuales, unos ochenta eran semiarrianos. Según nos dice Sulpicio Severo, el emperador Constancio ejerció una fuerte presión sobre los padres sinodales para obtener de ellos la renuncia a la fórmula nicena “consubstantialem Patri” (“el Hijo es de la misma naturaleza que el Padre”) y aceptaran una fórmula de fe que, aunque no era completamente arriana, era vaga y originaba interpretaciones erróneas. Mientras que los obispos ortodoxos – más de trescientos – se reafirmaron en la fe procedente del Concilio de Nicea, la minoría arriana se adhirió a la fórmula presentada por el emperador. Sin embargo, muchos de los obispos ortodoxos no tenían suficiente experiencia teológica y, después de varios meses de presiones, promesas y amenazas, la mayor parte se dejaron engañar, quedando como opositores tenaces unos veinte obispos, entre ellos Sarbatios.

Muerte de San Servacio. Miniatura medieval.

Muerte de San Servacio. Miniatura medieval.

La propuesta del emperador tenía trampa, pues decía que “el Hijo es igual al Padre según las Escrituras”, pero omitiendo la expresión “en todas las cosas”. Finalmente, después de otros seis meses de duras presiones por parte del cónsul Tauro y de los razonamientos disuasorios de los semiarrianos que simulaban querer la paz entre Oriente y Occidente, se llegó al acuerdo de aceptar esta propuesta, votaba por supuesto favorablemente por los arrianos y también por los escasos obispos ortodoxos que quedaban, entre ellos Sarbatios que, de buena fe, cayó en el engaño. El Papa Liberio, que estaba exiliado, cuando recuperó la libertad rechazó de inmediato esta fórmula e hizo ver a quienes la habían firmado que habían sido engañados, por lo que Sarbatios, dándose cuenta de su error, volvió de nuevo a la fe de Nicea. Esta trampa urdida por el emperador le hizo exclamar a San Jerónimo: “Fue una repentina derrota de la Ortodoxia y el mundo entero ha llorado asombrado al encontrarse arriano”.

De los últimos años de San Servacio (Sarbatios), se sabe muy poco. Una “Vita” sobre San Máximo, escrita entre los años 751-758, hace mención de un Sínodo celebrado en Colonia, en la cual el arzobispo Eufrates de aquella ciudad fue depuesto porque se había convertido al arrianismo. En esta “vita” se dice que en aquel Sínodo participó el obispo Sarbatios, siendo uno de los defensores más acérrimos de la ortodoxia. La historicidad de este Sínodo es discutida, pero no puede negarse que nuestro Santo se ganó a pulso la reputación de defensor de la fe nicena, ya que era un hombre notable, a pesar de una debilidad momentánea, y siempre había estado defendiendo las posiciones ortodoxas de Atanasio de Alejandría e Hilario de Poitiers.

Procesión de las reliquias cada siete años.

Procesión de las reliquias cada siete años.

Por San Gregorio de Tours sabemos (Liber de gloria confessorum), que San Servacio – a quien San Gregorio llama “Aravatius” – tuvo una revelación acerca de las intenciones de los hunos de invadir las Galias, por lo cual marchó a Roma para solicitar la protección del apóstol Pedro, el cual le reveló que la invasión era inevitable, pero de la cual él no sería testigo, recomendándole volver a su diócesis y prepararse para su próxima muerte. Pero dicho esto, hay que decir también que algunas fechas y relatos no cuadran, por lo que no se sabe qué parte de lo escrito por San Gregorio de Tours es historia y qué parte es sólo una leyenda piadosa. San Servacio volvió a su sede de Tongeren y desde allí, llevándose las reliquias de sus predecesores, se marchó a Maastricht, donde murió.

Como he dicho, esta anécdota es “sospechosa”, porque en realidad Tongeren no estuvo a punto de ser invadida ni por los hunos ni por ninguna otra tribu germánica, y porque se ignora dónde y cuando murió San Servacio. Tradicionalmente se ha mantenido que fue el lunes de Pentecostés – 13 de mayo de 383 -, pero este dato no se basa en ninguna certeza absoluta, en ningún fundamento que deba admitirse como rigurosamente cierto. Es verdad que su tumba ya se encontraba en Maastricht en el año 560 y allí continúa.

Busto que conserva el cráneo y que custodia en el tesoro de su basílica en Maastricht, Holanda.

Busto que conserva el cráneo y que custodia en el tesoro de su basílica en Maastricht, Holanda.

Las leyendas se han ocupado mucho de nuestro Santo: se ha llegado a decir que “era pariente de Cristo”, descendiente de una hermana de Santa Ana, primo segundo de San Juan Bautista y que había nacido en Penestrina, en Armenia. Que fue ordenado de sacerdote en Jerusalén, que fue un ángel quien le reveló que tenía que marcharse a Tongeren y presentarse ante su clero, que estaba a punto de elegir a su obispo. El mismísimo ángel lo llevaría hasta aquella ciudad belga y durante su viaje a Roma, el mismísimo San Pedro le dio las llaves de plata que abren las puertas de los cielos. Que de vueltas a su ciudad, el rey Atila vio como un ángel lo transportaba, protegiéndolo con sus alas para que no le hicieran daño los rayos del sol y otras cosas por el estilo, sobre las que obviamente, no voy a pronunciarme porque me daría la risa. Pero como quiero ser objetivo, tengo que decir que en el siglo XVII, los bolandistas trataron de separar el trigo de la paja y poner las cosas en su sitio.

En el año 560, su culto ya estaba reconocido oficialmente porque uno de sus sucesores, San Monulfo, sustituyó la pequeña capilla construida sobre su tumba por una iglesia más grande, iglesia que fue destruida por los normandos en el año 881 y vuelta a reconstruir en el año 1039. Se le atribuyeron muchísimos milagros y su culto y sus reliquias se extendieron por toda Europa, sobre todo por los valles de los ríos Mosa, Mosela y Reno. Grandes personalidades se acercaron a Maastricht para venerar sus reliquias, entre ellas el beato emperador Carlomagno, los emperadores Enrique II, Enrique III, Maximiliano de Austria, Carlos V, etc. Y muchos Santos, como San Norberto, San Bernardo… y San Juan Pablo II.

Actualmente, sus reliquias se encuentran en la basílica de San Servacio, en Maastricht, custodiadas en un precioso relicario conocido como “Noodkist”, y su cráneo, en un busto de plata del siglo XVI. Asimismo, se veneran otras reliquias suyas como su báculo, anillo, cruz pectoral, cáliz y la presunta llave que le entregó San Pedro para que abriera las puertas de los cielos.

Tumba del Santo en la cripta de su basílica en Maastricht, Holanda.

Tumba del Santo en la cripta de su basílica en Maastricht, Holanda.

Es especialmente venerado entre los días 9 al 23 de julio y, desde el año 1359, cada siete años, se realiza una concurridísima procesión por las calles de la ciudad. Es el patrón de los carpinteros y de los herreros, y se le invoca contra las enfermedades de los huesos y contra todo tipo de fiebres. Junto con San Bonifacio y San Pancracio – que se celebran los días 11 y 12 de mayo – y él, que se celebra el 13, forma el llamado trío de los santos del hielo, pues en esas fechas y en esas zonas, se producen las últimas heladas nocturnas. Como acabo de decir, en el Martirologio Romano, se le conmemora el 13 de mayo, o sea, mañana. Siempre se le representa como un obispo y como la leyenda lo hace pariente de Cristo, se le incluye en el llamado grupo de los “santos de la parentela”. Tiene muchas iglesias dedicadas en Holanda, Bélgica, Alemania y Francia.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– BENIGNI, U., “Council of Rimini”, New York. 1912
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo XI”, Città N. Editrice, Roma, 1990

Enlace consultado (26/04/2014):
– http://en.wikipedia.org/wiki/Saint_Servatius

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

16 pensamientos en “San Servacio, obispo de Tongeren

  1. Desde luego, hay que echarle imaginación para creer que este obispo pudiese pertenecer a la llamada Santa Parentela. Pero es que hay que echarle todavía más imaginación para creer en la Santa Parentela en sí. Pocos bulos hay más chorrada que esta. Puro delirio apócrifo.

    • A mi también me causa estupefacción cuando escucho hablar de la “Santa Parentela”, devoción y advocación, por cierto, muy importante para nuestros hermanos ortodoxos, que yo respeto, pero no comparto.
      Solo sabemos a ciencia cierta que Maria es la Madre de Cristo, que José fue su padre adoptivo, que Isabel – casada con Zacarias – era prima de Maria y que Juan era el hijo de Isabel. Ese parentesco es cierto, pero el resto….
      Por supuesto que tanto Maria como José tuvieron padres, pero desconocemos sus nombres y cómo eran, salvo en el caso del padre de José, nombrado por dos evangelistas, pero con nombres distintos.
      ¿Tuvieron que ser santos todos los “parientes” de Cristo por via materna o por día paterna adoptiva? Pues vete tu a saber, porque de todo hay en botica. Aun así, doy por supuesto que a los que tuvieron contacto directo con Él, algo se les tuvo que pegar.

      • Sí, por supuesto que estoy de acuerdo contigo: los parientes que mencionan las Escrituras, no los niego, pero ya creer en toda la parentela y su nomenclatura que desarrollaron los apócrifos… pues con el mismo respeto a los hermanos ortodoxos, yo, honestamente, no lo trago.

        • Bueno aquí en el caso de México ya eh mencionado en otras ocasiones existió un culto a la “Santa Parentela” pero no tan extendida, que era conocido como devoción de los “Cinco Señores” que comprendía a Santa Ana, San Joaquín, San José, la Virgen María y el niño Jesús, aunque este culto así tal cual ya no existe durante el siglo XIX se “fusiono” con el culto a la Sangre de Cristo creándose así el culto a la “Mano Poderosa” que es la mano llagada de Cristo con cada una de las personas de esos “Cinco señores” en cada uno de sus dedos y que hasta el día de hoy tiene culto no muy importante ya pero aun se le sigue venerando en casas particulares porque ya ninguna iglesia los celebra.

  2. Gracias Antonio, no conocía a este Santo Obispo y veo que en su vida hay mucha parte de leyenda. Por un lado no me parece extraño, ya que en esta época es habitual que se inventaran cosas parecidas a esta de San Pedro y las llaves. Pero lo que si que me parece curioso, es lo que mencionas respecto a la santa parentela. A decir verdad, creía que solo se relacionaba a los Santos que mencionas como la familia de Jesús, pero fuera de estos no conocía a ninguno.
    Según algunas fuentes hagiograficas, también se dice que San Judas Tadeo era primo de Jesús ¿ por razón tiene como atributo una especie de medalla con la cara de Jesús, no?

    Por otro lado, me alegra saber que sus reliquias estén también conservadas y reciban culto en tantos países Europeos. El arca-relicario que contiene su cuerpo es muy bonito, así como el su busto. En España si no me equivoco en poco conocido y por esto no habrá ninguna reliquia suya aquí ¿ me equivoco?

    Por curiosidad me gustaría ver el báculo, anillo y cruz pectoral que se veneran como reliquias suyas. Más que nada, por ver como eran estos ornamentos hace mas de 1.000 años.

    • Yo, con respecto al “parentezco” entre San Judas Tadeo o Santiago Alfeo con nuestro Señor, prefiero no pronunciarme porque se que, diga lo que diga, posiblemente no acierte. Lo único seguro es que los dos fueron discípulos del Maestro.

      En Holanda, San Servacio si que es un santo muy conocido y venerado, pero en España, lo es más bien poco. No se si existirá algún relicario suyo en nuestro país; si lo hay, no lo conozco.

      Y en esta web: http://www.sintservaas.nl/ encontrarás fotos de los objetos que quieres conocer.

  3. A veces lees en santorales o en libros de vidas de santos noticias referentes a ciertos santos muy exiguas, por lo que piensas que ese santo hizo poco o su historia ya casi se perdio.
    Pero luego lees un articulo como este, con noticias y datos, y el perfil de este santo se aclara y define mejor.
    Por lo que escribiste y por la foto que encabea el articulo me doy cuenta de que se trata de un santo local. Tal vez para el resto del mundo su historia se defina en unos breves renglones, pero para la ciudad que lo tiene coom protector, hay una historia bien definida y sobre todo, una relacion afectuosa llena de plegarias y respuestas.
    Es bueno que un santo local sea querido a pesar del tiempo y de que hay algo de sombras en su historia, pero también es triste que un santo local no sea ni conocido, ni invocado ni honrada, muchas veces, por descuido de la jerarquia.
    Que San Servaciko bendiga el tragajo de este blog, para que muchos santos discretos como él, sean conocidos, pero sobre todo, imitados.
    Saludos.

    • Yo, a fuer de serte sincero, tengo que decirte que si no es por la pregunta que nos hicieron sobre este santo, posiblemente este artículo hubiera salido mucho más tarde, ya que, inevitablemente, tendemos más a escribir sobre santos conocidos que sobre santos muy locales. De todos modos, en los casi cuatro años que llevamos de vida en el blog, sabes que hemos escrito sobre muchas cosas.

  4. Ya alguna vez había escuchado algo sobre ese San Servacio además que eh visto fotos del templo en su honor en Valladolid, Yucatán donde al parecer su culto ha sido algo opacado debido a la devoción a la Virgen de la Candelaria. Creo que esta más que claro que es muy difícil pensar que este santo fue pariente de Jesús empezando porque las fechas no cuadran mucho, claro no que sea imposible pero si muy difícil. El arca que contiene sus reliquias me pareció bellísima

    • Hay más fotos de ese arca; si te interesan puedo facilitártelas.
      Del tema de la “parentela”, mejor no sigo incidiendo.

  5. La historia de éste santo va compaginada con la herejía arriana de la que ya se ha hablado en varias ocasiones. No tenia idea de que se le siguiese venerando pues en Holanda hay protestantismo.

    • Tras la Reforma protestante, Holanda quedó dividida en dos partes: una católica y otra protestante. Geográficamente hablando, podriamos decir de que SW a NE, la primera es católica y la segunda es protestante: calvinistas, luteranos e iglesia reformada.
      Y la Iglesia católica holandesa es crítica, comprometida y en lo moral, progresista.

        • Si, Emmanuel, y no solo en moral sexual, sino en el concepto de lo que es el pecado, su tendencia humanista y muchas cuestiones más, fruto de la renovación eclesial que supuso el Concilio Vaticano II. En el año 1969, cuando en España vivíamos en plena dictadura, recuerdo que en un viaje a Holanda y Francia, una de las cosas que yo buscaba era el llamado “catecismo holandés” porque ya entonces, en muchas cuestiones morales y sociales eran mucho más avanzados que los tradicionalistas católicos españoles, estaban más adaptados a los aires nuevos que habían traido los Papas Juan XXIII y Pablo VI..

          Mi biblioteca es muy amplia y a veces me cuesta trabajo encontrar algo, pero por ahí tengo este catecismo, que en aquel entonces, como mucho, lo encontrabas en francés y que a mi me supuso “un registro en la aduana cuando regresé a España”. ¡Casi ná!

  6. En la red es mas fácil encontrar información como Sint Servaas (en holandés), Saint Servais (francés) ó St. Servatius (inglés y alemán). Hay que tener cuidado pues algunos traductores lo traducen mal al español, como San Servando (creo que no tiene nada que ver con San Servacio). Curioso que lo celebren cada siete años.

    • Llevas razón en lo que dices, Mariam. Se encuentra más información sobre San Servacio en otros idiomas que en el castellano. Y la traducción a Servando es una barbaridad, porque tu sabes que Servando es otro santo distinto, mártir de los primeros siglos, muy vinculado a Cádiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*