Siervo de Dios José Pío Gurruchaga, sacerdote y fundador

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa devocional del Siervo de Dios.

Estampa devocional del Siervo de Dios.

“Fue un sacerdote santo, a la zaga siempre de la acción providencial de Dios. Y entregado de veras a su santa voluntad. Fue un hombre de Dios”. (Testimonio de los que lo conocieron).

Tal día como hoy, hace 133 años, un 5 de mayo nacía en Tolosa (Guipúzcoa) el niño José Pío Gurruchaga Castuariense. Antes de que naciera ya era huérfano de padre, ya que éste falleció dos meses antes de que doña Narcisa diera a luz. El mismo día fue bautizado y su madre le puso un lacito negro en la capota blanca, en señal de luto por la muerte de su padre. Doña Narcisa, mujer de fe, crió en difíciles condiciones al Siervo de Dios, a la vez que le dio una esmerada educación basada en valores. Durante su infancia, el joven Pepito (así lo conocían sus familiares) era un niño bueno, dócil y naturalmente inclinado al bien. Su madre contrajo nuevamente matrimonio con don Agustín Ayestarán y tuvieron otros dos hijos más; Dolores y Jesús, a quienes el Siervo de Dios quería profundamente.

Como era costumbre en aquellos años, recibió el sacramento de la confirmación a los tres años de edad. Conforme fue creciendo, sus padres y abuelos veían en él unas excelentes dotes para el canto y la música, por lo que fue enviado al pueblo de Villafranca de Oria, a estudiar con un profesor. El ambiente de esta familia era muy religioso y esto llenó el alma del joven José Pío de deseos de ser sacerdote de Cristo y cantar las glorias de María, con la advocación de los Dolores, de la que era muy devoto.

A los diez años de edad comenzó el pre-seminario a estudiar Humanidades. Años después, en 1895 se matriculó en el seminario mayor de Vitoria, tenía 14 años. Allí destacó por ser un chaval muy aplicado y obediente. Le llamaban el “seminarista santo”. Sus calificaciones a lo largo de estos años fueron sobresalientes “meritíssimus”, es decir, matrícula de honor en todas las asignaturas de todos los cursos. Acabando el seminario, marchó a la recién creada Universidad Pontificia de Zaragoza, donde se licenció en Teología. Allí mantuvo la misma conducta ejemplar y de estudios. Don Remigio Gandásegui, profesor en aquella universidad, y más tarde arzobispo de Valladolid, le distinguió con su amistad durante toda su vida.

Pila bautismal de la iglesia de Santa María de Tolosa (España), donde fue bautizado el Siervo de Dios.

Pila bautismal de la iglesia de Santa María de Tolosa (España), donde fue bautizado el Siervo de Dios.

Sacerdote
Antes de partir para su tierra natal y dejar Zaragoza, la tierra de la Virgen del Pilar, recibió el diaconado de manos de monseñor don Juan Soldevila; esto tuvo lugar en diciembre de 1904. Un año después, reintegrado en su diócesis de Vitoria. Fue ordenado sacerdote el 23 de diciembre de 1905. Dos días después, día de San Juan Evangelista, celebró su primera misa solemne en el Convento de las Monjas Agustinas en Hernani, donde había muerto unos meses antes su tía sor Dolores Gurruchaga. Al regreso de este importante y solemne acontecimiento, sus familiares, que volvían a casa, tuvieron un accidente con su carruaje. Por desgracia murió Agustín (su padrastro) y su madre, muy apenada, se traslado a vivir con él.

Inmediatamente después de ser ordenado sacerdote, don Leandro Soto, habla al señor obispo de el cargo de coadjutor que hay vacante en su parroquia. El señor obispo, viendo bien este cargo de coadjutor para el Siervo de Dios, firma el nombramiento el día 9 de enero de 1906. Desde el mismo día que tomo posesión del cargo que se le confió, fue tomando conciencia de las urgencias y necesidades de reformas pastorales. Con mucho trabajo, el Siervo de Dios José Pío emprende una labor catequística inmejorable. Como buen sacerdote, fue un enamorado de la Eucaristía, por esta razón fundó varios grupos eucarísticos como: los turnos de San Tarsicio, la Obra de la Marías de los Sagrarios, discípulos de San Juan (fundada por el hoy Beato obispo Manuel González). A esto le podemos añadir que dirigió y fomento todas las Obras Eucarísticas que se conocían: “Jueves Eucarísticos”, Adoración Nocturna y Adoración diurna al Santísimo Sacramento. De esta forma consigue tener acompañado a Jesús Sacramentado las veinticuatro horas del día. Fue elegido para presidir el cargo de Director Nacional de la Obra de San Pedro Apóstol, por lo que tuvo que trasladar su residencia a Madrid, allí también es nombrado presidente de la Liga Eucarística de los Sacerdotes Adoradores.

Parroquia de Santa María del Juncal en Irún, España. Primera parroquia del Siervo de Dios.

Parroquia de Santa María del Juncal en Irún, España. Primera parroquia del Siervo de Dios.

Los problemas que fueron sucediéndose a principios del s.XXI en España, también calaron en los feligreses de Irún. Para mejorar estas situaciones laborales y económicas entre los años 1913 y 1919, don José Pío llegó a fundar hasta 11 sindicatos fieles a las directrices de la Iglesia. Él conoce en “in visu” estos problemas. Como sacerdote aporta su inteligencia, corazón y ayuda de a los gremios de los lecheros, modistas, panaderos, ferroviarios, agricultores, empleadas domésticas etc. El señor obispo lo nombró consiliario de estos sindicatos el 3 de mayo de 1916.

Estalabor social es mal vista por muchos, incluso por otros sacerdotes, que lo dejan prácticamente solo. También es llamado por la justicia a declarar, las acusaciones vienen de los empresarios que no ven bien la asesoría que daba a los trabajadores. A pesar de esto, sus fuerzas no se doblegaron, es más, solía decir: “¡Almas, almas! ¡Cristianizar almas! … Hacer que Jesús reine en el individuo y en la familia y en la sociedad. Para eso debemos ir, y sólo para eso, a los sindicatos. El día que te desposes con la policía, habrás perdido tu fecundidad divina. ¿La policía? Quita, quita, “ad maiora natus sum”…

Las ambiciones del Siervo de Dios, adelantadas a su tiempo, no se limitaron a atender a sus hijos más cercanos. Es universalista y hasta ecuménico, en 1916 instauró en su parroquia de Santa María del Juncal las Obras Misionales, que por aquel tiempo florecían en España, además de la Obra de la Santa Infancia y la Propagación de la Fe. Don José Pío fue el primero en introducir en España la Obra Misional del Clero Indígena, en el año 1918. A pesar de tener todos estos cargos y obligaciones, no descuidaba sus tareas propias de sacerdote. Se levantaba a las 5 de la mañana para adorar al Santísimo, preparar y celebrar la Santa Misa, y hasta pasaba 11 horas en el confesionario.

Fotografía coloreada del Siervo de Dios.

Fotografía coloreada del Siervo de Dios.

Fundación de las Religiosas Auxiliares Parroquiales de Cristo Sacerdote
La incansable actividad que llevó durante estos años no acabo aquí, la centró con más esfuerzo en la fundación de la comunidad de Religiosas Auxiliares Parroquiales, congregación que vio necesaria fundar para la ayuda del sacerdote en el ministerio de la parroquia, en la formación catequética, visita a los enfermos, obras sociales etc. Además del servicio, amor y hacer amar a Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote “sine intermissione”. A esta llamada de trabajo y santidad vienen atraídas tres señoritas de Acción Católica, colaboradoras y dirigidas suyas, que son: Clementina Uría, maestra de niños; Marichu Echepare, secretaria de uno de los sindicatos, y María Asunción Guerendiáin, catequista. Al Siervo de Dios y a las tres primeras Auxiliares Parroquiales se les critica; hasta se les calumnia en público. No se entiende aquella obra suya, aunque tan eclesial y evangélica, se hacen juicios previos, asegurando su rápida disolución. Don José Pío y las tres iniciadoras se fían de Dios. Saben que como es cosa suya, Él los guardará.

El día 6 de febrero de 1927, en Irún comienza su andadura, con 7 jóvenes entregadas, la Pía Unión de las Hijas de la Unión Apostólica. Mientras tanto, el Siervo de Dios tiene que dedicarse, por mandato de Roma, a la dirección Nacional de la Obra de San Pedro Apóstol, visitando ciudad por ciudad, hasta implantarla en cincuenta y dos diócesis del país. El naciente instituto fue dirigido nuevamente por él, lleno de vida, empezó a extenderse por Valencia, Aya, Orio, Biarritz, Bilbao, Madrid, etc. Pero no fue hasta después de su muerte cuando empezó a extenderse en otros países, también fue a su muerte cuando se erige como Congregación Religiosa de Derecho Diocesano, cambiando el nombre por el actual, RR. Auxiliares Parroquiales de Cristo Sacerdote. Sus casas están en España en su mayoría, en Latinoamérica y en la ciudad de Roma.

Muerte y proceso de beatificación
Sus últimos años quería pasarlos tranquilo, dirigiendo las tandas de ejercicios espirituales, visitando las casas de su instituto, haciendo pequeños arreglos de carpintería (era su pasatiempos). Pero una vez más, la Providencia tenía otros planes para él. Don Casimiro Morcillo, primer obispo de Bilbao, quiere que el Siervo de Dios sea el primer Deán de su Catedral del Señor Santiago. A pesar de sus setenta y dos años, se traslada desde Irún hasta la recién creada diócesis de Bilbao. Aquí emprende muchas iniciativas, que son muy bien vista por todos. Los canónigos no entendían de dónde podía sacar las fuerzas y la vitalidad, a lo que Él, autodefiniéndose decía: “Yo soy un hombre de orar”.

Tumba del Siervo de Dios.

Tumba del Siervo de Dios.

En el invierno de 1966, ya aquejado por algunos problemas, visitó por última vez las casas de su Instituto, animando y aconsejando a todas las religiosas. Unos meses después enfermó gravemente de una bronquitis, que no pudo superar y que lo redujo muchos meses en una cama. El 20 de mayo, sábado, aún pudo celebrar el primer aniversario de la Aprobación Diocesana de su instituto. Viendo que se acercan sus últimos días, el 22 de mayo, al amanecer, manda que le traigan la comunión, diciendo: “Que me traigan muy pronta la comunión, porque yo me marcho; luego será tarde”. Los instantes seguidos son impresionantes, levantó los ojos, los cerró… y se durmió en la tierra para despertar en el cielo. Son la doce del medio día y las campanas tocaban el Angelus. Parecía como si su Señora bajara del cielo para recogerlo y entregarlo a la Santísima Trinidad.

Sus restos fueron inhumados en el cementerio de Irún. El 19 de octubre de 1990 se inició el proceso diocesano de beatificación, cuya apertura presidió el señor obispo Luis María Larrea, clausurándose por el mismo el 13 de marzo de 1993 en la catedral de Bilbao. El 26 de marzo de ese mismo año se entrega la documentación en Roma, en la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos. El 7 de febrero de 2007 sus restos mortales son exhumados y trasladados a la Casa Madre de la Auxiliares Parroquiales de Irún, donde descansan en una sencilla urna, en continuo clima de oración y petición de gracias. En la actualidad el proceso está muy avanzado y se está estudiando un posible milagro.

David Garrido

Bibliografía:
“Un hombre para Dios: José Pío Gurruchaga Castuariense (1881-1967)”. RR. Auxiliares Parroquiales de Cristo Sacerdote.

Enlaces consultados (30/04/2014):
– http://www.auxiliaresparroquiales.es/
– http://www.seminariodepalencia.es/

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

7 pensamientos en “Siervo de Dios José Pío Gurruchaga, sacerdote y fundador

  1. Muchas gracias, David, por este artículo sobre el Siervo de Dios José Pío Gurruceta, del que tengo que confesarte que sabía muy poco.
    Me ha llamado mucho la atención como a principios del siglo pasado, cuando estaban surgiendo los primeros movimientos obreros, el fundara diversos sindicatos gremiales de carácter reivindicativo, algo que a nivel eclesial, debió ser realmente revolucionario por muy light que ellos fueran ya que no tendrían el carácter de sindicatos de clase.
    Está claro que no solo se encargó del bien espiritual de sus feligreses, sino que buscaba también su promoción humana, social y laboral.

    • Gracias Antonio. Exactamente era eso lo que buscaba el Siervo de Dios, encargarse de los derechos que tenían sus feligreses como trabajadores. Llego a fundar hasta 11 sindicatos, imagínate lo que suponía eso para todos aquellos que veían a los sindicatos como al demonio.
      En el artículo anterior decíamos que el Beato Pino era de alguna forma un vanguardista, pues bien, el Siervo de Dios José Pío también lo fue emprendiendo estas iniciativas sociales.

  2. Gracias, David. Conocía “de vistas” a este sacerdote porque he difundido algunas estampas de él entre mis amigos coleccionistas, la primera que encabeza el artículo entre ellas, y creo incluso que algunas me las mandaste tú; pero poco sabía de su vida y obra. Como bien dice Antonio, nos faltan más curas que se preocupen realmente por el bienestar corporal de su grey y no sólo del espiritual. Que fuera ninguneado y calumniado por sus labores sociales muestra lo alejada que estaba -y sigue estando- la clase clerical española de los auténticos problemas de los feligreses. Gracias a Dios que siempre tendremos sacerdotes de base que trabajan realmente por el reino de Dios, estigmatizados por sus compañeros bien aposentados como “curas obreros” o “curas rojos”.

    • Gracias Ana María, sí, seguro que en alguna ocasión te he mandado estampas de él.
      Es cierto que nos faltan sacerdotes comprometidos, no solo en cuestiones de Fe, sino también con los problemas sociales que hoy en día tiene nuestra sociedad. Yo diría, que el Siervo de Dios José Pío fue un sacerdote de periferias y adelantado a su tiempo. A la vista de todos está, todas las obras que emprendió en un tiempo en el que la clase obrera era la más perjudicada.
      Quiera Dios que muchos sacerdotes de los que ahora se están formando tomen ejemplo de la vida y virtudes del Siervo de Dios.

  3. Es impresionante David, la cantidad de santos anónimos que tenemos en España. Una vida dedicada a Dios y como buen cristiano ayudando al prójimo. Gracias por esta glosa tan edificante, me encomendare a el.

    • Gracias Carmen, tienes razón y son muchas las santas y santos anónimos que tenemos en nuestro país. Por esa misma razón en este blog damos a conocer sus vidas y obras para que de alguna forma sean más conocidos, se conozcan sus causas de beatificación ( si las tienen abiertas) y sus virtudes no queden “olvidadas” solo a nivel local o provincial.
      Si quieres encomendarte a él, en la pagina de las RR. Auxiliares Parroquiales tienen la oración para el uso privado. Pero si lo prefieres yo mismo te puedo mandar estampas de él con su oración.

  4. Hoy pude ver la vida del Siervo de Dios José Pio Gurruchaga en el canal catlólico EWTN aquí en Argentina y decidí conocer mas sobre el y encotré este hermoso artículo. Puedo decir que he quedado muy impactado sobre la vida de este hombre que dedicó su vida a regalar amor y servidumbre hacía Nuestro Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*