Sobre Santos africanos

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo contemporáneo que representa a algunos Santos africanos, erróneamente, como personas de raza negra.

Icono ortodoxo contemporáneo que representa a algunos Santos africanos, erróneamente, como personas de raza negra.

Hace tiempo que vengo observando un fenómeno recurrente en Internet, y es el hecho de que bastantes personas tienden a suponer -automáticamente- que un santo africano es necesariamente un santo de raza negra. Así, basándose en este supuesto que sólo fundamentan en la pobre relación África=negro, ha empezado a difundirse la visión de que todos aquellos santos que vivieron en el Norte de África –provincia romana en la Antigüedad- eran de raza negra, y así han empezado a representarse en algunas obras artísticas contemporáneas, de modo que Agustín, Mónica, Perpetua, Felicidad, Julia, están empezando a aparecer con la piel de color negro, y hasta se ha llegado a proponer a Apolonia. Yo me centraré en estos ejemplos, aunque bien es cierto que se proponen muchos más, por ejemplo, en el icono que vemos sobre estas líneas: Paisio, Pacomio, Antonio, Macario, Onofre, Thais, Teodora de Alejandría, María Egipcíaca, Catalina de Alejandría, Isidora de Tabenna, Perpetua, Patapio, Jorge de Damasco, Moisés el Etíope -éste, por ser etíope, sí sería negro, lógicamente- Isidoro de Skete, Panfilio, Menas, Cipriano de Cartago, Atanasio de Alejandría, Sisoes y Mauricio, entre otros muchos.

Por eso he creído útil escribir este artículo para recordar que este supuesto es totalmente erróneo y no tiene ningún fundamento científico, antropológico ni histórico serio. Creo que tal bulo procede únicamente del desconocimiento general de lo que fue el Norte de África en la Antigüedad, y también de lo que es el Norte de África en la actualidad, porque cualquiera que se documente un mínimo sabe que el África llamada “negra” no empieza hasta una vez atravesado el Sáhara… de ahí que también sea llamada “África subsahariana”. Pues si hoy día la población negra no tiene origen más allá del Sáhara, estando el norte habitado por pueblos de otras etnias –árabes, bereberes, tuaregs, etc- mucho menos lo estaba en la Antigüedad, y así paso a explicarlo.

Icono ortodoxo contemporáneo de Santa Perpetua, mártir de Cartago, erróneamente representada como mujer de raza negra.

Icono ortodoxo contemporáneo de Santa Perpetua, mártir de Cartago, erróneamente representada como mujer de raza negra.

En la Antigüedad prerromana el norte de África estaba compuesto por un mosaico de diferentes pueblos que no expondré para no complicar el asunto. Digamos que, a partir de 146 a.C, con la definitiva destrucción de Cartago por los romanos, se inicia la presencia de Roma en este territorio, que mantuvo el gobierno de diferentes reyes locales hasta el 49 a.C, momento en que empieza a provincializarse bajo administración romana, depuesta la dinastía local. En el 36 a.C pasa a manos de Octavio –el futuro emperador Augusto- convertida en una única provincia, que recibió el nombre de Africa proconsularis (al estar gobernada por un procónsul). Esta provincia sufrirá remodelaciones importantes bajo Claudio y Diocleciano. Ojo, lo que los romanos conocían como África llegaba tan sólo hasta el Sáhara –en fin, lo que hoy es el África NO negra-. No había pues, pueblos de raza negra nativos en esta África que habitaron Agustín y los otros Santos, salvo la presencia de esclavos negros –lo que implica que, como mucho, tan sólo Santa Felicidad, esclava de Santa Perpetua, pudo haber sido de raza negra, mas no los demás-. Me explico.

Este territorio, que estuvo bajo administración romana hasta las tardías invasiones de pueblos germánicos, se caracterizó por una gran diversidad de pueblos, culturas y de gran riqueza económica y social, donde las personas negras nunca sobrepasaron el estatus de esclavos. Por tanto, Agustín, ilustre habitante de Hipona, y su madre, que eran de buena familia, nunca pudieron haber sido negros. Tampoco la mártir Vibia Perpetua, que por su doble nombre y por la posesión de una esclava personal, Felicidad, tampoco lo podría haber sido; y menos Julia, que aunque fue aprisionada y vendida como esclava, procedía de una familia acomodada. Y si saltamos hacia Egipto (que NO estaba incluido en lo que los romanos conocían como África), nos encontramos con un panorama riquísimo de pueblos y religiones, especialmente en la ciudad de Alejandría, donde había griegos y romanos en las clases más destacas, egipcios en las clases más pobres, y de nuevo esclavos negros importados de Etiopía (¡importados, al no haberlos en el África romana!). Además de un gran mosaico de religiones –los cultos egipcios fusionados con la religión grecorromana, el judaísmo, el cristianismo, y hasta ciertos cultos alternativos más relacionados con la filosofía-.

Detalle de las Santas Perpetua y Felicidad. Catedral de Ntra. Sra. de los Ángeles, Los Ángeles (EEUU). Las modelos que posaron para ello son de raza negra, un error de base.

Detalle de las Santas Perpetua y Felicidad. Catedral de Ntra. Sra. de los Ángeles, Los Ángeles (EEUU). Las modelos que posaron para ello son de raza negra, un error de base.

La diaconisa Apolonia, como su nombre revela, fue probablemente de origen griego, y por su cargo y la importancia que llegó a alcanzar en la comunidad cristiana local, también es absurdo pretender que fuese de raza negra. Esta población, miserablemente capturada en sus países de origen, traficada y deportada por las caravanas de esclavos a través del desierto, nunca tuvo otro destino que acabar en la esclavitud en el campo o en las casas de los ricos. Que luego la fe cristiana endulzara esta experiencia, no quitó que la vivieran hasta el fin de sus días. Por tanto, de todos aquellos Santos nacidos en el África romana, de ninguno cabe esperar que fuesen de raza negra, al menos los no esclavos.

Es el desconocimiento de esta realidad lo que mueve a algunos entendidos y artistas contemporáneos a llevar a cabo estas suposiciones, sin haberse documentado previamente. Con sólo decir que he conocido personas extranjeras que creen que España es un país africano, habitado por pueblos de raza negra… es fácil comprender que supongan automáticamente que Egipto y el Magreb fuesen parte de África negra. Pero no lo son ahora, ni lo fueron en la Antigüedad.

Aunque me parece una perogrullada, debo aclarar que, por supuesto, esto no significa que tenga nada en contra de las personas de raza negra ni de su aspiración a la santidad, que es igual que en otras razas. Por ello en este blog hemos dedicado algunos artículos a santos que sí fueron, sin dudas, personas de raza negra: San Carlos Lwanga y compañeros, Santa Josefina Bakhita, San Benito de Palermo, Beato Isidoro Bakanja, Beata Anwarite Nengapeta, Beato Cipriano Iwene Tansi, Beato Antonio el Etíope, Sierva de Dios Teresa Juliana Tshikaba, Venerable Zeinab Alif, Siervo de Dios Augusto Tolton, Rasalama y Manche Masemola; entre otros.

Para redondear la cuestión, añado un documental de National Geographic donde se recrea el martirio de Santa Perpetua y, nuevamente, se ha escogido a una actriz de raza negra para interpretarla. Sorprende que una sociedad de científicos e investigadores como NatGeo haya caído, también, en un error tan garrafal.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

9 pensamientos en “Sobre Santos africanos

  1. Pues no agrego nada a lo que bien transmites Ana, yo también hace tiempo traía este asunto en mente y no se debe sino a la falta de información y a la premura coom se hacen los trabajos de hagiografía no solo en internet sono en otras fuentes escritas. A San Mauricio también le ha tocado este jueguito, aunque tal vez la etimología tenga algo de razón. ¿Qué opinas?
    Saludos

    • Sí, a San Mauricio también lo he mencionado, de hecho es el último Santo a la derecha en el icono que encabeza el artículo, y como muy bien dices, Mauricio, como Mauro o Maura, significa “oriundo de Mauritania”, y eso antiguamente se relacionaba con “negro”, pero es también un error, porque los pueblos que poblaron la Mauritania antigua -que es el Marruecos actual-, como bien sabemos, no son negros tampoco.

      Además, ¿cómo iba, en esa época, un hombre de raza negra llegar a comandante de legiones? ¿Cómo lo iba a ser una noble romana con dua nomina, caso de Vibia Perpetua? Si hasta hace poco nos impactaba que un hombre de raza negra -Barack Obama- haya llegado a presidente de los EEUU, y se supone que estamos en el siglo XXI, ¿en serio iban a alcanzar esos puestos en la Antigüedad? Yo creo que es de cajón.

  2. Gracias, Ana Maria.
    Me ha parecido interesante este artículo por obvio que pudiera parecer, porque no todo el mundo sabe identificar a los santos africanos; como tu bien dices, santo africano y santo negro es para muchos una misma cosa y nada más lejos de la realidad, aunque si es verdad que en los tiempos modernos, el santoral africano se está nutriendo de personas de color.
    Una pequeña aportación a algo que tu sabes mejor que yo: la Mauritania romana que correspondería al norte de Marruecos es la Mauritania Tingitana, que limitaba al este con la Mauritania Cesariense, que correspondería a lo que hoy es el norte de Argelia y quizás algo de Libia
    Gracias por el añadido del documental

    • Sí, es verdad. No he hablado de las Mauritanias con tanto detalle por no marear a Humberto.

      La verdad es que es una chorrada de artículo que tiene ya su tiempo, pero, cuantos más fallos veo, menos chorrada me parece. El colmo ha sido ver que National Geographic seleccionaba a una actriz negra para interpretar a Santa Perpetua. Hubiese valido para Santa Felicidad, que sin embargo, ha sido omitida del documental, junto con los otros compañeros, pero no para Perpetua. Es un error ya demasiado recurrente que hay que denunciar y atajar, pues no responde a la realidad histórica.

  3. Totalmente de acuerdo. Muchas veces habláis de un santo al que se le atribuyen varios lugares de nacimiento o muerte porque queremos hacerlo “nuestro”, algunos llevan un hábito que no les corresponde porque son “adoptados” por una orden religiosa, igual que les imaginamos unos rasgos que para “nosotros” son bellos porque es “nuestro” ideal.
    Parece que las personas de raza negra quisieran reivindicar su participación en la historia de la Iglesia de manera errónea, cuando ya aparecen en el Antiguo Testamento (especialmente etíopes) como el profeta Sofonías y como nos cuenta Jeremías: “¿Puede un etíope cambiar su piel? ¿Puede un leopardo quitarse las manchas? Pues tampoco ustedes, acostumbrados a obrar mal, pueden hacer el bien” (Jer. 13,23).
    La Iglesia es universal y santos hay de todo el mundo (una riqueza que reflejáis en el blog). No tenemos que quedarnos sólo con lo visual, sino con su vida o muerte. Con el acceso actual a la información y hasta fotografías, creo que las imágenes de los santos hoy deben ser lo más fieles posibles al original. O sea que Santa Julia de Cártago sea blanca, la Beata Laura Vicuña indígena chilena, Santa Kateri Tekakwitha tenga marcas de viruela y la Venerable Dorotea de Chopitea una gran nariz (con todos los respetos).

    • Gracias, Marian, por tu comentario. Bueno, en primer lugar debo aclarar que no sé si este error particular -el creer que un santo africano es necesariamente un santo negro- ha sido cometido por personas de raza negra con una idea reivindicatoria equivocada; francamente, lo ignoro, no lo he averiguado ni me interesa en particular, ya que es el mismo error tanto si lo comete un blanco como si lo comete un negro. Aunque si es un negro quien lo comete, sería casi peor, pues ellos más que nadie deberían saber que en África, la población local autóctona de raza negra es subsahariana.

      En lo que sí no puedo estar más de acuerdo contigo es que teniendo fotografías, o información, no es lícito alterar la imagen posible o real de un Santo en cuestión, y los ejemplos que das me parecen esclarecedores. Te pongo otro: representar a Santa Juana de Arco como una doncella hermosa de larga y sedosa cabellera, cuando sabemos que se cortaba el cabello a la altura de las orejas y vestía ropas masculinas en todo momento; o a Santa Apolonia como una joven lozana y atractiva, cuando sabemos que era una anciana de avanzada edad en el momento de su martirio; o mil ejemplos más que podríamos poner. Uno muy polémico y que no debería abordarse aquí, por no venir a cuento, el de conferir a unos Santos en concreto una orientación homosexual sin tener la menor prueba histórica y documental de ello, manipulación de la que también han sido “víctimas” las Santas Perpetua y Felicidad. Pero ése es otro tema…

  4. muy interesante articulo, sobre los santos negros, faltaria tambien Santa Ifigenia de Etiopia (21 de septiembre) princesa etiope del siglo I despues de cristo, venerada por los mercedarios, San Martín de Porres que a pesar de no ser africano si era de descendientes negros, y era negro mulato, tambien el Beato Ghebra Miguel (1855) etiope mártir tambien en etiopia de la congregacion de la mision (vicentinos) tambien hay una monja Peruana Sor Ursula de Cristo fallecida en 1666 fue una clarisa pobre nacida en peru y era de raza negra creo que fue esclava antes de profesar como religiosa, no se le ha abierto aun la causa de beatificacion pero murio en olor y fama de santidad. el matrimonio de Valeria Wandete (1948) y Luis Wandete (1989) de costa de marfil, la de Eulalia Gabriel Mokhosi (1932) fallecida a los 101 años en Leshoto, la de María Francisca Camelia Olier (1987) cofundadora de las pequeñas hijas de santa teresa del niño jesus, de Haiti y hace poco se abrio el proceso de beatificacion a un matrimonio africano Cipriano Rubanga y Dafrosa Mukasanga martires durante la masacre de rwanda en 1994, hay mas santos pero aun no me acuerdo quien mas hay, los mas famosos, de los antiguos podria ser San Moises el Etiope y Santa Ifigenia de Etiopia, los mas modernos, san martin de porres, san benito de palermo, san carlos lwanga y compañia y ahora santa josefina bakhita y la beata clementina anuarite nengapeta, deberian hacer un articulo sobre los santos asiaticos, hindues, arabes en fin la santidad esta en todos los continentes del mundo.

    • Juan, no he colocado a Santa Ifigenia porque si era etíope, lógicamente sí sería de raza negra. Los ejemplos citados en el artículo son casos de santos africanos que no son negros y que erróneamente son representados como negros.

      Y en fin, en este blog ya hay muchos artículos dedicados a santos africanos negros, asiáticos, hindúes e incluso árabes. Todo es cuestión de buscarlos y leerlos, Juan.

  5. Este caso yo igual lo eh observado últimamente en el arte que hasta a San Agustín y Santa Mónica lo ponen de raza negra, cuando son quizás los menos probables de todos, a veces los artistas se dan demasiadas atribuciones al pintar un santo y terminan haciendo errores garrafales. Un interesante artículo dejando aclarada esta cuestión, gracias Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*