Vírgenes de Cunduacán y Tacotalpa

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Nuestra Señora de la Natividad de Cunduacán. Fotografía del grupo de Monaguillos de la Parroquia de la Natividad de María.

Nuestra Señora de la Natividad de Cunduacán. Fotografía del grupo de Monaguillos de la Parroquia de la Natividad de María.

Nuestra Señora de la Natividad de Cunduacán y la Asunción de Tacotalpa
En el sureste de México, en el estado de Tabasco, en dos poblaciones se veneran dos imágenes de María Santísima, una en el misterio de su Natividad y la otra en el de su Asunción, ambas imágenes entrelazadas por la leyenda que las une en un portento, el cual marcó el inicio de su culto en aquellas poblaciones y que dura hasta el día de hoy.

La leyenda nos dice que los poblados de Tacotalpa y Cunduacán mandaron a hacer a Guatemala dos imágenes de María, una de la Natividad para Tacotalpa, y la Asunción para Cunduacán, que eran sus respectivas patronas. Ambas imágenes fueron traídas a lomos de dos mulas desde Guatemala y llegaron a Tacotalpa el día 15 de agosto por la mañana, los pobladores se acercaron a recibir la imagen de su patrona, la Virgen de la Natividad, pero al tratar de destapar la caja que traía consigo la imagen, la mula no se dejó tocar, por más intentos que hicieron los pobladores, fue imposible quitarle su preciada carga al animal, cuando alguien se le acercaba, los golpeaba con sus patas traseras. Trataron de obligar a la mula, golpeándola y pinchándola con palos, pero nada servía, mientras, la mula se veía con los dientes al aire como riéndose de quienes intentaban descargarla. La otra mula se había echado pacíficamente sobre el pasto, mientras los pobladores se llevaron todo el día en sus intentos fallidos por descargar a su compañera.

Los pobladores convinieron de llamar al alcalde que era un hombre mayor, de gran sabiduría y fe, para que diera una resolución, pero como se encontraba muy enfermo, fue llevado hasta el lugar cargado en una silla. Al llegar, examinó el caso y quitó las dudas de los habitantes, que pensaban que eso era cosa del demonio, y les dijo que era una señal divina de que la Virgen de la Natividad quería ser venerada en Cunduacán y que la Asunción deseaba amparar a Tacotalpa, por lo tanto, fue descargada la mula que llevaba a la Virgen de Asunción con mucha facilidad, y esta imagen fue puesta en el altar principal del templo, y lo mismo se hizo en Cunduacán con la imagen de la Virgen de la Natividad.

Procesión de Nuestra Señora de la Asunción de Tacotalpa.

Procesión de Nuestra Señora de la Asunción de Tacotalpa.

Pero las leyendas alrededor de Nuestra Señora de la Natividad no terminan ahí. Se refiere en un novenario de principios del siglo XX que una antigua tradición narra que el 3 de mayo de 1693, debido a una terrible sequía que asolaba la región, el sacerdote y los fieles de Cunduacán acordaron sacar en procesión a la Virgen de la Natividad para pedirle que lloviera, y al pasar la imagen frente a una cruz de madera que se encontraba en el cementerio del templo, la cruz se inclinó dos veces, hasta tocar el suelo, en forma de reverencia ante Nuestra Señora. Debido a este milagro que todos constataron, el sacerdote decidió desenterrar la cruz y llevarla bajo palio en la procesión, detrás de la imagen de la Natividad, hasta ser colocada junto al altar mayor de la Iglesia. Posteriormente, el párroco del templo de la Natividad dio cuenta de lo sucedido al Papa y, después de ser autenticado el milagro, se decidió que la cruz fuera llevada a Roma y, ya en ese lugar, se dividió en tres partes con las que se formaron tres cruces: una se quedó en Roma, la otra fue enviada a España y la tercera se envió de vuelta al templo de la Natividad en Cunduacán, donde fue colocada a los pies de la imagen de María. Refiere esta novena que la bula por la cual se daba autenticidad a este milagro fue firmada en 1720, donde el Papa concedía indulgencias a quienes rezaran ante la Virgen de la Natividad, hicieran una peregrinación a su templo o rezaren su novena. Lo curioso del caso es que actualmente no se conserva ni la dicha bula ni la cruz que menciona este relato, muy posiblemente, de haber existido ambas cosas, se hayan perdido durante la persecución religiosa en Tabasco, que como es bien sabido, acostumbraban a quemar cuantos símbolos religiosos y documentos en los templos hubiera.

Ésta es una de las versiones de la novena, posiblemente la más fiable por estar en un documento antiguo que lo narra, pero también los fieles de Cunduacán narran oralmente otra versión de ésta, donde dicen que no fue una cruz la se que inclinó ante la imagen de María, sino que al ir en procesión, dos árboles de naranja con sus ramas estorbaban al paso de la imagen y que, al acercarse la procesión, estas ramas se inclinaron en reverencia dejando pasar a la Virgen, por lo cual ante el milagro se decidió cortar dichas ramas y hacer con ellas tres cruces, siendo enviada una a Roma, otra a España y la última resguardándose en ese mismo templo. Desgraciadamente tampoco se sabe si las dichas cruces enviadas a España y Roma aún existen.

Altar mayor del templo de Nuestra Señora de la Natividad de Cunduacán. Fotografía del grupo de Monaguillos de la Parroquia de la Natividad de María.

Altar mayor del templo de Nuestra Señora de la Natividad de Cunduacán. Fotografía del grupo de Monaguillos de la Parroquia de la Natividad de María.

Salves a la Virgen de la Natividad (fragmento)
Dios te salve, virgen pura,
Emperatriz celestial;
Amparo de pecadores
Patrona de Cunduacán.

Eres, Reina, la más linda
En vuestra Natividad
La más hermosa doncella
De la progenie de Adán.

Tu natividad gloriosa
Que hoy celebra Cunduacán
Así humilló a Satán
La cabeza presuntuosa,
Que tú huella majestuosa
En bien de la humanidad

Tanto esplendor y grandeza
Estos méritos te dan
Patrona de Cunduacán
Que eres celestial Princesa,
A cuya voz la ira cesa
De la excelsa majestad.

Tronos y dominaciones
Celebran tu nacimiento
Con respetuoso contento;
Que en las eternas regiones,
Causa gratas emociones
Tu grande festividad.

De tanta veneración
Una muerte dio la Cruz,
En donde tu hijo Jesús
Consumó la redención,
Como vio la población
Que exigía tu bondad.

Dos veces reverenciada
Fuiste Señora por ella
En tu imagen linda y bella
Que en el pueblo es venerada
Cuando en procesión llevada
Era con solemnidad.

André Efrén

Bibliografía:
– ORDÓÑEZ CAPETILLO, André Efrén, “Novena en piadosa prevención al festivo nacimiento de la sagrada aurora María Santísima en su advocación de Nuestra Señora de la Natividad de Cunduacán, Tabasco” (reedición), México, inédito, 2010.
– SANTA-ANNA, Justo Cecilio, “Tradiciones y leyendas tabasqueñas”, México, primera edición, Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, 2001.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

12 pensamientos en “Vírgenes de Cunduacán y Tacotalpa

  1. Gracias André por este artículo sobre estas dos advocaciones que son totalmente nuevas para mi. La leyenda que explica como han llegado al pueblo donde se veneran, tiene el común denominador de muchas historias sobre imágenes que eran cargadas por animales y por razones sobrenaturales se quedan en un determinado lugar. Algo que se cuenta también al otro lado del Atlántico sobre imágenes famosas.
    Es una pena que la documentación que contiene datos seguros se haya perdido, de lo contrario se tendría información más segura y confiable.
    Comprendo lo que esto significa en un estado como Tabasco, que sufrió tremendas destrucciones en el periodo de La Cristiada.
    Algo que me parece fuera de lugar es eso de que una cruz se inclinara ante la imagen de Nuestea Señora, primero porque las imágenes no son seres vivientes ni tiñen virtud por sí solas y segundo, porque la Santa Cruz tiene precedencia sobre cualquier imagen, por muy famosa que sea. Estas consejos populares son las que deben purificarse con una buena evangelización.
    Por otro lado, la historia que pláticas de como la cruz fue fraccionada para tres lugares, uno de ellos indefinido ( en España) me recuerda la fracción que se dice hizo Santa Elena con la Cruz y que tiene también cierta semejanza con la Santa Cruz de Huatulco en Oaxaca. Tu que tienes la facilidad de esta temática, no podrías hablar más de esta Cruz oaxaqueña?
    Saludos y gracias.

    • Gracias a usted por leerme don Humberto y si aquí en Tabasco debido al periodo de persecución se perdieron templos, imágenes y documentos, imágenes como las de estas Vírgenes se pudieron salvar porque la gente las ocultaba detrás de paredes, en los montes, entre las cosechas o algunas eran enterradas para así poder salvarlas. Sobre la leyenda de la cruz que se inclina como le menciono a Ana tal parece que esa leyenda ya fue purificada en algún momento del siglo XX pues actualmente la leyenda que la gente cuenta es la de él árbol de naranjas que se inclina y del que hacen tres cruces, supongo que algún sacerdote se dio cuenta que la cruz que se inclina no sonaba muy bien y decidió cambiar la leyenda, yo les puse por eso las dos versiones ya que la de la cruz es la más antigua y la saque de un documento que por años estuvo perdido en los archivos de la parroquia hasta que hace unos años se la dieron a la curia y esta me pidió a mi transcribirla y hacer una reedición (trabajo por el cual nunca me pagaron lo prometido por cierto) y tuve la idea de escanear dicho documento para así me quedara a mi esa copia del original con el cual pude hacer este artículo. Sobre la Santa Cruz de Huatulco ya hable un poco sobre ella hace dos años en el artículo de la Santa Cruz en México, le dejo el link para que lo revise: http://www.preguntasantoral.es/2012/05/la-santa-cruz-en-mexico/
      Léalo y si aún tiene dudas hágamelas saber y con gusto le responderé, últimamente eh tenido algunos pocos nuevos datos al respecto, voy a revisarlos bien y si lo creo conveniente pueda ser que para junio haga un artículo dedicado exclusivamente a la cruz de Huatulco, igual dependerá claro esta de que tan esclarecedor sea para usted el artículo al cual le remito, saludos.

  2. Durante los 30 años que viví en Tabasco, yo escuché varias veces de gente indígena de la zona que la disputa fue entre Cupilco y Cunduacán (que geográficamente están muchísimo más cerca que Tacotalpa y Cunduacán). La anécdota que se cuenta frecuentemente es mucho más sencilla, sin mulas ni procedencia de las imágenes de por medio: la Virgen “de Cupilco” fue llevada a Cunduacán y la Natividad a Cupilco, y cada mañana aparecía cada imagen en la población en donde finalmente se quedó. Por el modo de contar la anécdota, parece que la gente no tenía muy claro que no son “dos Vírgenes” diferentes, sino que ambas imágenes representan a la misma persona: la Virgen María (de hecho la gente de la zona llamaba y llama “Virgen” a casi toda imagen femenina: “Virgen Santa Ana”, “Virgen Santa Lucía”, “Virgen Santa Isabel” etc.). No era inusual que algunas imágenes marianas estuvieran fuertemente individualizadas en la idiosincracia del pueblo llano; tanto así que se las relacionaba más con una población y algunas leyendas que con un misterio mariano. Una similitud entre esta versión que traes y la que yo oí muchas veces desde niño, es que a la imagen de Cupilco se le adjudicó la advocación de “la Asunción” (homónima a la de Tacotalpa), aunque yo sospecho que en el caso de la cupilqueña dicha advocación es reciente (tal vez cuando se la eligió patrona de la diócesis) y respondió a la necesidad de ligar este culto de raíces legendarias (lo de la serpiente, la tuza, el barco, etc.) con una solemnidad mariana formal. Hasta donde yo entiendo, la gente siempre la conoció como “Virgen de Cupilco” y hasta hoy su fiesta grande es la de toda la vida: el 25 de agosto si mal no recuerdo, “fiesta de los milagros de la Virgen”. Creo que se la asoció a la Asunción por la cercanía de fechas entre esa solemnidad litúrgica y la fiesta popular de siempre. En fin que me desvíe del tema. Respecto a lo de la cruz o los arboles, eso me suena, junto con la leyenda de la supuesta elección que cada imagen hizo del pueblo donde se quedaría, como puro folclor y dudo muchísimo que Roma o el Papa tuviesen alguna vez algo que ver con “los milagros” (sin sentido y hasta medio heréticos como eso de la Cruz de Cristo inclinandose ante la Virgen y no al revés) que la piedad popular le atribuyen a estas antiguas imágenes marianas.

    • bueno don Moisés la situación es que usted me habla de la Virgen de Cupilco imagen a la cual no mencionó aquí y a la que ya le dedique un artículo aparte y ciertamente también se dio una disputa entre Cupilco y Cunduacán pero en esa ocasión fue por la Virgen de Cupilco, pero eso forma parte como ya le dije de la leyenda de esa Virgen. De todos modos no se puede fiar uno totalmente de las anécdotas orales que a veces la gente tiende a confundir o a alterar, de tal modo que quizás se llegaron a confundir las leyendas de la Asunción de Cupilco y de la Asunción de Tacotalpa por el título de ambas, pero don Justo Cecilio Santa Anna que es escritor del siglo XIX y principios del XX es más probable por fechas que este dando la versión más antigua de esta leyenda. En si tiene razón mucha gente no sabe diferenciar lo de las advocaciones de la Virgen y aun le siguen agregando el “Virgen” a muchas santas, por otro parte hacerle la aclaración que la Virgen de Cupilco no ha sido nombrada oficialmente patrona de la diócesis en la bula de erección de la diócesis al único que se menciona tal cual es a San Juan Bautista, y después parece que el otro que fue nombrado oficialmente es el Señor de Tabasco, la Virgen de Cupilco es la “patrona popular” de Tabasco. Sobre la anécdota de la cruz y/o el naranjo es algo que a mi se me hace muy extraño pero bueno así lo testifican las fuentes sea cierto o no, muy probablemente se trata de alguna anécdota del pueblo para acrecentar el culto de su Virgen y que logro colarse a los documentos. Me da gusto escuchar que usted vivió aquí en Tabasco no lo sabía, así que le mando un saludo desde Villahermosa y un agradecimiento por el tiempo que se toma de leer mis artículos.

  3. Yo también encuentro bastante extravagante y fuera de lugar el que en la idiosincrasia del pueblo una cruz pueda y deba inclinarse ante una estatua de la Virgen. Prueba de la falta de buena catequesis que debía haber en la zona. Y bueno, lo de que se consultara a Roma ya es de aúpa; porque la administración vaticana seguro hubiese prohibido el culto: no es más la Madre que el Hijo -o que el instrumento de la redención, en este caso-, y la primera que lo sabe es Roma. Y ya sabemos cómo se las gastaba en estos asuntos: prohibición, prohibición, prohibición. Claro que las leyendas son leyendas y están plagadas de tonterías. Tonterías tiernas y enriquecedoras del patrimonio inmaterial, pero tonterías al fin y al cabo. Sin ánimo de ofender, claro.

    • Por lo que yo me doy cuenta Ana, la versión original de esta leyenda es la de la cruz que se inclina pues como dije la saque de un documento de principios del siglo XX y actualmente los devotos de la Virgen te dicen que fue un árbol de naranjas el que se inclinó, esto quiere decir que en el transcurso del siglo XX algún sacerdote se dio cuenta del error en el que caía esta leyenda y la purifico y la cambio, dando lugar a una curiosa leyenda de los naranjos que se inclinan ante la imagen, por que me imagino que igual que nosotros lo vemos extravagante y fuera de el verdadero dogma, algún sacerdote se dio cuenta y decidió purificar esta leyenda. De todos modos yo quise como buen historiador ser fiel al documento antiguo que narra la versión original que se contaba y luego también la versión que actualmente se cuenta.

  4. Muchísimas gracias, André, por este nuevo artículo sobre advocaciones marianas en tu país. Yo tengo que reconocer que en estos temas soy un novato, casi un analfabeto, pero me doy cuenta de determinadas similitudes a uno y otro lado del océano.
    Con respecto al tema de la cruz y la imagen de Maria, sin entrar en si una se debe inclinar ante la otra, si que tengo que decir que mientras la cruz es el signo de nuestra salvación, Maria es la Madre de Dios. Cualquier persona – y más María – está por encima de cualquier objeto por muy sagrado que sea. Los hombres y mujeres somos templos vivos del Espíritu Santo y más aun Maria, que además de esto, fue un sagrario que guardó durante nueve meses al Verbo encarnado. La cruz fue un instrumento de suplicio que por tener colgado en ella a este Verbo encarnado, se convirtió en un signo de salvación, en un instrumento de gracia, en el signo que nos identifica como cristianos

    • Lo que comentas Antonio es muy interesante, en verdad que todo depende del cristal con que se mira. Desde que estaba escribiendo el artículo decidí que era el mejor tema que había elegido porque esa leyenda de la Virgen y la Cruz da para algo de polémica como veo que se ha hecho. Además que puedo decir en esta caso que soy pionero en tratarlo porque el documento del que saque la leyenda había estado perdido por años en el archivo de la parroquia de la Natividad hasta que hace unos años se le presto a la curia y me pidieron a mi transcribirlo, así que realmente todo lo que debatimos aquí aporta mucho al tema. Te agradezco mucho tus apreciaciones tan valiosas como siempre y si, sin duda las leyendas sobre imágenes que eran contadas en Europa se trasladaron a América por lo cual hay muchas similitudes siempre

  5. Gracias André, conocer estas leyendas marianas de tu país me gusta mucho.
    Es verdad que se pueden encontrar similitudes con otras leyendas que tenemos aquí en España, pero siempre nos enriquece saber de otras y más cuando están tan lejanas geográficamente.
    Esta que hoy nos cuentas, es muy curiosa, nunca antes había escuchado ninguna parecida. Aquí por lo general, estas leyendas siempre tienen que ver con hallazgos milagrosos de pastores, cazadores, niños etc.

    • Que bueno que te gusten mis artículos y conocer de leyendas sobre Vírgenes y Santos, David del mismo modo yo disfruto mucho los artículos que tu haces al respecto de devociones veneradas en España, y pues si siempre hay algunas similitudes y diferencias entre las leyendas.

  6. En mi barrio en cunduacan veneramos una estatua de un santo pero con otro nombre. Nosotros lo llamamos Santiago apóstol y la estatua es de Santiago de galicia montado en su caballo con su espada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*