La cabeza incorrupta de Santa Catalina de Siena

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista del cráneo de la Santa, venerado en la iglesia de Santo Domingo, Siena (Italia).

Vista del cráneo de la Santa, venerado en la iglesia de Santo Domingo, Siena (Italia).

Sobre Santa Catalina de Siena, Doctora de la Iglesia, ya se han publicado dos artículos en este blog, escritos por nuestro compañero Emmanuel; por lo tanto, yo no voy a incidir sobre su vida, pero sí quiero hacerlo hoy sobre su reliquia más insigne, de todos conocida: su cabeza incorrupta que se venera en la Basílica de Santo Domingo, en Siena; que yo he tenido la ocasión de venerar.

La cabeza de Santa Catalina fue separada del cuerpo en el año 1381, pues así lo quiso el Papa Urbano VI. En el mes de octubre de ese año, el Papa dio permiso para que la cabeza se separase del resto del cuerpo, siendo confiada a dos frailes de Siena que, en secreto, la llevaron a esta ciudad de la Toscana. La bolsa de seda que contuvo la reliquia durante el viaje se conserva en la celda de la Santa junto a su casa-santuario, donde también se conservaba el pomo del bastón que utilizaba para apoyarse y la lámpara que usaba por las noches, como enfermera voluntaria, en el hospital de Santa María della Scala.

Durante cuatro años, la cabeza estuvo encerrada en un armario de la sacristía de la iglesia de Santo Domingo, pero siendo consciente de este hecho, el Consistorio de la República ordenó que se le tributaran honores públicos a su ilustre paisana. Así, el 5 de mayo del 1385, se organizó una gran procesión que llevó la reliquia desde Santo Domingo hasta la iglesia del hospital de San Lázaro, a las afueras de la ciudad. Cerraba la procesión un grupo de monjas “Mantellate” y la propia madre de la Santa.

En la noche del 3 al 4 de diciembre de 1531, esta sagrada reliquia estuvo a punto de ser destruida, pues en la iglesia de Santo Domingo se originó un violento incendio. Sólo el coraje de fray Guillermo de Florencia puso a salvo la reliquia, ya que el fraile se envolvió en una sábana mojada y, a tientas, se internó en el fuego, cogiendo la reliquia y sacándola de entre las llamas.

En el año 1711, la cabeza fue colocada en una urna, obra de Giuseppe Piamontini, conocido orfebre florentino. Actualmente, esta urna se conserva en la Basílica de Santo Domingo, en una capilla situada a la derecha del altar mayor. Hasta entonces, la reliquia de la cabeza estuvo puesta en un busto de cobre repujado, que ahora se conserva en la capilla de las reliquias, a la derecha de la capilla que está embellecida por los frescos de Sodoma, en la misma Basílica.

Dedo de Santa Catalina, cuerdas usadas como disciplina y busto de cobre donde estuvo contenido el cráneo.

Dedo de Santa Catalina, cuerdas usadas como disciplina y busto de cobre donde estuvo contenido el cráneo.

En el año 1798, la cabeza de Santa Catalina fue llevada a la catedral de Siena, ya que un potente terremoto había dañado gravemente a la Basílica de Santo Domingo, a la cual volvió en el “Domingo in Albis” del año 1806. Esta sagrada reliquia fue sacada en procesión en el año 1857, con ocasión de la visita del beato Papa Pío IX a la ciudad de Siena, aprovechándose esta circunstancia para que el profesor Gaspero Mazzi le efectuase una revisión.

En el año 1931, por orden del podestá de Siena, Fabio Bargagli Petrucci, se rompieron los sellos (los sigilos) y se abrió el relicario a fin de que los profesores Mazzi, Raimondi, Lunghetti, Londini y Gori, comprobasen en qué estado estaba la reliquia. El relicario actual que contiene la cabeza de Santa Catalina es de este año – 1931 -, y es de plata engarzada por esmaltes, obra del orfebre florentino David Manetti, que lo realizó bajo el diseño de Angelo Giorgi, un platero muy conocido. Este precioso relicario fue donado por los frailes dominicos de Florencia a los frailes dominicos de Siena.

El 28 de abril del 1940, la reliquia fue llevada de nuevo a la Catedral, con ocasión de las primeras fiestas nacionales organizadas en honor de Santa Catalina. En 1996, con motivo del vigésimo quinto aniversario de la proclamación de Santa Catalina como Doctora de la Iglesia, la reliquia fue nuevamente puesta a la veneración de los fieles en la Catedral sienense y, finalmente, en el año 2000, con ocasión de la primera edición de las Fiestas Internacionales en honor de la patrona de Europa, la reliquia fue nuevamente trasladada en procesión al Duomo.

Mano de la Santa en el convento de las dominicas de Nápoles, Italia.

Mano de la Santa en el convento de las dominicas de Nápoles, Italia.

Otras reliquias caterinianas importantes, conservadas en esta misma Basílica, son: un dedo de la Santa, con el cual existía la tradición de bendecir a las Fuerzas Armadas Italianas, y algunas cuerdas que ella utilizaba a modo de disciplina. Un pie se conserva en la iglesia veneciana de los Santos Juan y Pablo, iglesia donde está sepultado fray Tomás Caffarini, que el es autor de la “Legenda Minor”. En la catedral de Siena se conservaba una costilla, la cual fue regalada al santuario de Santa Catalina en Astenet (Bégica), a petición de las monjas belgas, en el año 1985. Asimismo, en el monasterio de las Dominicas de Nápoles se conserva una mano.

También la casa-santuario tiene su reliquia: una pequeña porción de la escápula (omóplato) de Santa Catalina, visible dentro de un cofre tallado en la pared a la izquierda del altar mayor del oratorio del Crucifijo. Esta reliquia fue donada al santuario por la profesora Lidia Gori, hija del profesor Julio Gori, que fue uno de los que en el año 1931, hicieron el reconocimiento médico de la reliquia de la cabeza, al que me he referido con anterioridad.

Antonio Barrero

Bibliografía
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo III”, Città N. Editrice, Roma, 1990.

Enlace consultado (16/05/2014):
– http://www.caterinati.org/

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

8 pensamientos en “La cabeza incorrupta de Santa Catalina de Siena

  1. No se… como que a mi eso de que a los santos se les despedace en muchas partes no me parece. Supongo que al igual que santa Teresa lo que reposé en su sepulcro es muy poco.
    Solo tengo una pregunta, y disculparas mi ignorancia, pero que es eso de “Mantellate”?.
    Seria también muy interesante que escribieras un articulo igual a este pero con las reliquias (el brazo, la mano, el corazón, el pie…e.t.c) de la santa de Ávila.
    Saludos.

    • Con el permiso de Antonio, por lo que yo tengo entendido, las Mantellate o Manteladas dominicas es el nombre que recibía la Congregación a la que se unió Santa Catalina, una especie de terciarias dominicas… se llamaban manteladas por una especie de velo negro que llevaban sobre la cabeza. No sé si estaré en lo cierto.

  2. A mi pareces la reliquia de la cabeza de Santa Catalina a parte de ser de las más celebres también es de las más impactantes porque eso de ver una cabeza momificada así nada más da un poco de escalofríos a la primera aun tratándose del cráneo de una Santa, desconocía totalmente todo lo que han pasado las reliquias de Santa Catalina y por lo visto esta bastante desmembrada. Una duda Antonio en una ocasión en un programa de televisión pasaron una imagen yacente de Santa Catalina que se venera en Roma y dijeron que contiene reliquias suyas ¿es esto cierto?.

    • Con el permiso de Antonio; esa imagen yacente que mencionas, André, en realidad es su sepulcro en la iglesia de Santa Maria sopra Minerva, en Roma. Lo que está allí es el resto de su cuerpo, nada menos.

  3. Gracias Antonio,
    Yo, al igual que tu, también he tenido la oportunidad de venerar todas estas reliquias. Me llamo especialmente la atención ver la cabeza incorrupta, pero a decir verdad me la esperaba en peores condiciones. Y es que exageraban los que me decían que era muyyy desagradable de ver. ( también recuerdo la bronca que recibí por hacer una foto 🙂 )
    El primitivo relicario del busto, también tuve ocasión de verlo y es ahora cuando he sabido que en su día albergo la cabeza de la Santa. A voz de pronto, pensé que aún hoy albergaría algún tipo de reliquia.
    En su casa-santuario hice muchas fotos, y no recuerdo ver la reliquia del omóplato. Las revisaré por si acaso.

    Por ultimo, coincido con nuestro amigo Jhonatan. Un articulo dedicado a las reliquias de Santa Teresa de Jesús estaría muy bien. Ambas dos ( y algun@ otr@ más) sufrieron la moda de la época, de ser “descuartizadas” después de muertas.

  4. Gracias, Antonio, por este estupendo artículo sobre las reliquias de Santa Catalina en Siena. Yo he dicho otras veces que no soy partidaria del desmembramiento de los cuerpos de los Santos, y que a ser posible, deberían reposar enteros en un solo lugar, ya sea el de su nacimiento o el de su muerte, pero por lo visto la devoción católica por las reliquias, a veces incorrectamente rayando en el fetichismo, ha dado episodios realmente lamentables en este aspecto…

  5. Me parece que, por respeto a la memoria de la Santa, sus restos deberían de dejar de exhibirse, a menos que decidan hacerle una buena reconstrucción estética. Creo que a nadie nos gustaría ser exhibidos en esas condiciones después de muertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*