¿Cómo eran sus rostros?

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Reliquia del cráneo de San Eutiquio.

Reliquia del cráneo de San Eutiquio.

Desde que se inventó la fotografía, conocemos a la perfección cómo eran físicamente los Santos a los cuales veneramos, y nos da lo mismo si eran bajitos o altos, guapos o feos, con deficiencias físicas o sin ellas… aceptándolos tal y como eran. Pero de los Santos anteriores no conocemos su físico, salvo alguna que otra excepción, gracias a algún retrato pintado y, como hasta cierto punto es normal, siempre tendemos a idealizarlos. ¿Cuántas veces hemos oído decir: eres más bonito que un San Luís, sin saber en realidad si San Luís era guapo o feo y sólo comparándonos con las figuras idealizadas del mismo? Hoy en día, existen los suficientes conocimientos científicos como para hacernos una idea de cómo era el físico de un santo o beato estudiando sus restos, y esto se está haciendo. En este artículo vamos a exponer brevemente dos estudios muy recientes: un santo del siglo IX (San Eutiquio) y otro del siglo XIII (San Antonio de Padua). Vamos ya con ello, aunque como de San Eutiquio nunca hemos escrito, narraremos brevemente su vida.

San Eutiquio, obispo de Gortyna
Eutiquio era un obispo de Gortyna, en Creta, durante la invasión árabe del año 827. Los sarracenos se quedaron en la isla más de cien años, tomando posesión de todas sus pertenencias e impidiendo el ejercicio de cualquier autoridad eclesiástica que no fuera la musulmana. De este santo cretense, en realidad, a ciencia cierta, se sabe muy poco y la mayoría de los relatos que de él se cuentan, son sólo eso, leyendas populares con no mucha fiabilidad. Según estos relatos, temiendo la persecución de los musulmanes, Eutiquio y dos hermanos suyos se retiraron a una cueva de las muchas existentes en las montañas de Creta, a fin de llevar allí vida eremítica, aun a sabiendas de que los árabes torturaban a los monjes, como ocurrió con los que habitaban la iglesia rupestre de San Ciríaco, que fueron lanzados desde lo alto de la montaña. Se dice que Eutiquio y sus hermanos Casiana y Eutiquiano se salvaron, y que en aquella cueva – que durante la Segunda Guerra Mundial fue utilizada como búnker por los alemanes -, se construyó con posterioridad la actual iglesia de la Transfiguración. Parte de los restos del santo se salvaron y permanecen en Creta, a pesar de los intentos de robo por parte de los cruzados, e incluso en los intentos de profanación durante la guerra cretense de 1645 a 1669.

Un científico cretense reconstruyendo la forma del cráneo del santo.

Un científico cretense reconstruyendo la forma del cráneo del santo.

Dicho lo anterior, digamos ahora que el cráneo de San Eutiquio se ha estudiado y que este estudio fue realizado por un grupo de científicos de la Universidad de Creta, del Instituto Cretense de Tecnología y del Hospital Universitario de Heraklion. El Instituto Tecnológico hizo la reconstrucción facial del santo mediante un modelo digital de su cráneo, creando con materiales sintéticos una copia exacta del mismo. Con esta copia sintética, los cirujanos plásticos reconstruyeron una copia de los músculos faciales y de la piel del rostro. Esta base de reconstrucción facial del cráneo fue una técnica desarrollada a mediados del siglo XX por el antropólogo y arqueólogo ruso Mihail Gerasimov (1907-1970) y que, con posterioridad, se ha visto mejorada por otros estudiosos. Así, se pudo esculpir la cabeza del santo, que fue presentada por un grupo interdisciplinario de científicos en una conferencia desarrollada el 11 de marzo del año pasado en el “Androgeus Hall” de Heraklion.

Con tal motivo, Makarios Douloufakis, metropolita de Gortyna y Arcadia, dio una conferencia de prensa donde resaltó la importancia de este trabajo, en el que se combinan las últimas tecnologías con la medicina forense e, incluso, con la mejor tradición iconográfica de este santo en la pintura bizantina. Combinando estos tres factores llegó incluso a enfatizar sobre el significado de la iconografía diciendo que un icono bizantino no debe percibirse simplemente como una imagen, sino como una especie de “canal de comunicación” entre las naturalezas divina y humana, divinizando la primera a la segunda, doctrina que ya fue insinuada por San Basilio Magno en el siglo IV cuando decía que “el valor de icono proviene de su prototipo, ya que veneramos el espíritu que él mismo icono nos muestra”. En este pequeño artículo mostramos la foto del cráneo del santo y la reconstrucción de cómo habría sido su rostro físico.

Esqueleto del Santo expuesto a la veneración. Basílica del Santo en Padua, Italia.

Esqueleto del Santo expuesto a la veneración. Basílica del Santo en Padua, Italia.

San Antonio de Padua
Sobre la vida de este popular santo católico del siglo XIII no vamos a escribir ahora, pues ya se publicó en este blog su biografía el día 13 de junio del año 2011. Dada la popularidad de este santo, existen multitud de imágenes suyas, no sólo a nivel de pinturas y esculturas, sino de cerámica, vidrieras, etc. Siempre se le ha representado como un santo “agradable a la vista”, pero en realidad se desconocía cómo era su rostro, cómo era su figura, aunque Giotto – casi contemporáneo suyo – nos dejó alguna imagen suya bastante parecida a la realidad.

El Departamento de Antropología de la Universidad de Padua, en colaboración con un grupo internacional de científicos, ha intentado reconstruir su rostro a partir de sus reliquias, conservadas en su basílica de Padua y que mostramos en una de las fotos de este artículo. A partir del cráneo y utilizando las técnicas científicas más modernas, se ha realizado una reconstrucción forense muy fidedigna de su rostro. El arqueólogo Luca Bezzi, miembro de “Arc-team Archaeology” y especialista en reconstrucción 3D, a partir de un modelo del cráneo, creó un prototipo tridimensional. Todos sabemos que la reconstrucción 3D es un proceso mediante el cual objetos reales son reproducidos en la memoria de una computadora, manteniendo sus características físicas, dimensiones, volúmenes y formas.

Reconstrucción del rostro de San Antonio.

Reconstrucción del rostro de San Antonio.

Para ello dispuso de toda la documentación existente en la basílica franciscana, que le fue facilitada por Fray Luciano Bertazzo, director del Centro de Estudios Antonianos. En esta reconstrucción también participó el diseñador de 3D, Cícero Moraes, brasileño de reconocido prestigio en el campo de la reconstrucción facial arqueológica, colaborador del laboratorio de Antropología y Odontología Forense de la Universidad de Sao Paulo, siendo este un proyecto que ha durado dos años y en el que se ha combinado la tecnología, la arqueología y la tradición.

En la realización de este trabajo se ha dado un caso muy curioso: a Cícero Moraes nunca se le dijo la identidad de la persona cuyo rostro tenía que reconstruir. Sólo se le informó de que se trataba de un varón de rostro caucásico, de treinta y seis años de edad. Moraes, que no se distingue por su religiosidad, estaba intrigado y conforme avanzaba en su trabajo, su intriga iba en aumento pues comprobaba que el rostro podría ser el de una persona nacida en la península Ibérica (recordemos que San Antonio era portugués). Cuando finalmente se le dijo que se trataba de San Antonio de Padua quedó tan maravillado que exclamó: “Yo, que no soy religioso, acabo de sentir una gran responsabilidad, ya que millones de personas de todo el mundo podrán ver la cara de un gran santo”.

Comparación de dicho rostro con una escultura del santo.

Comparación de dicho rostro con una escultura del santo.

Esta imagen, que también reproducimos aquí, fue presentada el pasado día 10 en un Congreso celebrado en el auditorio del Centro Cultural “Altinate San Gaetano” de Padua, quedando expuesta en la basílica del santo hasta el día 22 de este mes. Como podemos comprobar, su cara era redonda, con mofletes, sus ojos eran profundos y su nariz algo aplastada. Si comparamos esta cara mofletuda con las caras de las imágenes tradicionales, vemos que no se parece en nada con la imagen clásica del santo, ni siquiera en el estilismo de su figura. Tiene mucho más parecido con la imagen pintada por Giotto, aunque como todos sabemos, este pintor nació unos treinta años después de la muerte del santo: un rostro simpático, bonachón, con la tonsura tal y como la llevaban anteriormente los franciscanos y regordete. Recordemos que algunos historiadores dicen que el santo sufría de hidropesía – retención de líquido en los tejidos musculares -, y que por eso murió tan joven.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

6 pensamientos en “¿Cómo eran sus rostros?

  1. Nunca he sido especialmente devota de San Antonio de Padua y uno de los factores de rechazo estriba en esa iconografía ñoña y afeminada que siempre le atribuían al Santo, así que cuando hace unos días, con motivo de su fiesta, se hizo conocer su rostro reconstruido, me alegré de verlo. Es cierto que Giotto le había dado un aspecto más realista y que se sabía que era un hombre más bien gordo, pero estéticamente, por más cristianos que nos llamemos, seguimos siendo muy superficiales y nos encantan las Santas jóvenes y hermosas y los Santos atractivos y delicados. Aún así me sigo quedando con esta expresión bonachona y franciscana, que debió cautivar más a sus contemporáneos que esa pinta de señorita con tonsura que normalemente vemos en estatuas y estampas.

    Por cierto, también se hizo una reconstrucción del rostro de Santa Lucía a partir de su cráneo venerado en Venecia, pero no he tenido acceso a la investigación en sí. Quizá podríamos tratar esto más adelante.

  2. Totalemente sorprendido es decir los verdaderos retratos de los santos, estan nada mas lejos de la realidad que de las estampitas y estatuas devocionales de los santos, sin duda debido a la inexistencia de la fotografia en pleno siglo XIII, (la fotografia llegaria a mediados del XIX 1839, 1840 aprox) se algo de la reconstruccion de personas, aqui en Venezuela se hizo algo similar a Simon Bolivar, donde fragmentaron rasgos de los huesos eso llevo su trabajo para luego quedar como una fotografia, si san antonio viviera y pasara de lado, pasaria desapercibido, tiene rasgos muy italianos, estuve viendo e investigando y al parecer a la Beata Cristina de Stommeln (1312) (06 de noviembre) mistica alemana de las beguinas tambien utilizaron su craneo para reconstruir su rostro, creo que esta empezando a utilizarse esta tecnica en cadaveres que tienen siglos de antiguedad, muy interesante articulo, saludos de todo corazon desde Venezuela.

  3. Gracias Antonio. También he visto una reconstrucción de San Nicolás de Bari, obispo de Myra, pero está basado en las medidas y fotos que se tomaron de sus reliquias en los años cincuenta.
    Hablando de métodos forenses, aquí se realizó un estudio para comparar la figura del busto-relicario de San Valero de 1397 de la Seo de Zaragoza con el cráneo del antipapa Benedicto XIII (el “Papa Luna”) que había donado este. Y así se pudo confirmar que el antipapa había sido el modelo para realizar el busto relicario, con la excepción de la nariz que fue modificada por ser muy prominente.
    También intentaron identificar los restos del Beato Ceferino Jiménez Malla “el Pelé” en la fosa común del cementerio de Barbastro, pero no pudieron conseguirlo.

  4. Es impresionante ver la cara de un Santo como San Antonio de Padua ocho siglo después. Celebro que se lleven a cabo este tipo de reconstrucciones faciales, así podemos conocer sus rostros reales y dejar a un lado las iconografías idealizadas.
    Muchas veces me preguntaba, después de ver series policíacas como C.S.I, si con las reliquias de los santos se podía hacer lo mismo que con los cadáveres sacados de un crimen. Y mira por donde, si que se hace y con excelentes resultados.
    Con tu permiso Antonio, adjunto este video que ilustra este tema.
    http://www.romereports.com/pg157235-forenses-reconstruyen-el-rostro-de-san-antonio-de-padua-es

    Gracias Antonio, has preparado un articulo muy interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*