La Guadalupana y las Jerónimas de Puebla

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Patrocinio de Nuestra Señora de Guadalupe y sobre la Orden de San Jerónimo y  el Convento de Jerónimas de Puebla, José Joaquín Magón, Museo Regional INAH, Cdad. de Puebla, México.

Patrocinio de Nuestra Señora de Guadalupe y sobre la Orden de San Jerónimo y el Convento de Jerónimas de Puebla, José Joaquín Magón, Museo Regional INAH, Cdad. de Puebla, México.

La devoción que suscita la patrona de la nación mexicana hacia su “Morenita del Tepeyac”, ha sido tan arraigada aun desde tiempos virreinales, sobre todo en la vida conventual femenina. La Ciudad de México y Puebla contaron, durante el periodo colonial, con más espacios para mujeres consagradas a Dios que en el resto de las ciudades en la Nueva España. En la Angelópolis aún quedan vestigios de estos espacios y se puede adivinar la vida dentro de sus muros. La Virgen de Guadalupe contó con gran fervor entre los recintos monacales poblanos, pues ya en el primer convento que tuvo la ciudad, que era el de dominicas de Sta. Catalina de Siena, la fiesta de la Guadalupana era celebrada por sus criadas. En la de las Concepcionistas fue nombrada segunda patrona del Convento. También existen pinturas y exvotos que muestra la aceptación por parte de las monjas de la ciudad hacia la Santa Señora del Tepeyac, como muestra el Museo de Arte Religioso del Ex convento de Santa Mónica.

El Convento de San Jerónimo y la Pintura Taumaturga
La Orden femenina de San Jerónimo se estableció en México a finales del siglo XVI, gracias a que unas monjas concepcionistas en la Ciudad de México en 1585, fundan la primera casa de la orden, donde vivió la gran poetisa Sor Juana Inés de la Cruz, y después el de San Lorenzo. Esta nueva orden de monjas contaba con ciertas prerrogativas, como poder hacer otras fundaciones en otras partes del país. El Convento de San Jerónimo de Puebla era uno de los más conocidos e importante, su nombre siempre estuvo ligado al colegio para mujeres o niñas vírgenes llamado de “Jesús María” que estaba dedicado a las más distinguidas y nobles de la ciudad, pues una condición primordial era que las alumnas probaran ser hijas de nobles caballeros.

Templo del Exconvento de San Jerónimo con su Colegio anexo de Jesús María, Cdad. de Puebla,  México.

Templo del Exconvento de San Jerónimo con su Colegio anexo de Jesús María, Cdad. de Puebla, México.

Primeramente se funda el Colegio, pues en 1586 el Cura Dn. Hernando Jerónimo de Santander compró unas casas, que más tarde donó al Ayuntamiento de la ciudad, para que se estableciera un colegio llevando el nombre de San Cristóbal. En 1597 una bula de la Santa Sede da el permiso para erigir un colegio de Niñas Vírgenes, uno de los patronos del Colegio el Capitán Juan García Barranco, solicitaba con mayor empeño que entrasen en el Colegio de Jesús María, las hijas de caballeros y personas más ilustres de la ciudad, y viendo que algunas se inclinaban al estado religioso gestionó la fundación del Convento en 1593, pero establecido formalmente el 15 de junio de 1600, resultado de un acuerdo entre el Obispo de Puebla Dn. Diego Romano y el Chantre de la Catedral de México Dn. Juan de Cervantes quien fungía como gobernador eclesiástico por sede vacante.

Para la casa de Puebla se escogieron 4 religiosas del convento San Lorenzo de la Ciudad de México, que fueron: Sor María de San Pablo como superiora, Sor Beatriz de la Magdalena, Sor Francisca de San Lorenzo y sor Juana de San Francisco. Por una cuestión no muy bien aclarada, parece que usaron un privilegio del Papa Clemente VII para cambiar los colores del hábito, el cual se diseñó con túnica blanca o crema, escapulario y manto rojo escarlata, en lugar del cíngulo de cuero, uno tejido de lino. Estando ya establecidas las jerónimas en su convento y colegio anexo, se pensó la construcción de su templo, iniciando en 1629 y terminándose en 1635. Grande debió ser la estima de los habitantes de Puebla hacia las religiosas, que tuvieron mucho benefactores, el más insigne seria el doctor José Carmona y Tamariz, quien, entre otras cosas, les regaló el Molino de Agua Azul, hoy un famoso balneario de la urbe. El Colegio de Jesús María estaba en la misma manzana que el convento, con entrada por la calle que lleva su nombre, aunque las monjas y colegialas estaban separabas pero compartían el templo a través de los coros, las colegialas estaban bajo la guía y dirección de una de las religiosas, siendo dichos institutos femeninos de los más prestigiosos en la ciudad.

Milagrosa imagen de la Guadalupana, Capilla de la Casa Central de la Hnas. Jerónimas, Cdad. de Puebla, (México).

Milagrosa imagen de la Guadalupana, Capilla de la Casa Central de la Hnas. Jerónimas, Cdad. de Puebla, (México).

Cuentan los relatos de las religiosas que una joven pareja, próxima a casarse, obtuvieron una pintura de la Guadalupana y que el contrayente llevó la obra al Santuario del Tepeyac en la Ciudad de México, para ser tocada con la original. Cerrado el templo donde se reguardaba el ayate original, la imagen fue tocada con la copia, pero cuenta que la imagen del sagrado original se borró para plasmarse en la copia, hecho que se tomó como milagroso, y con el temor que los indígenas y devotos, al otro día, no encontraran la bendita imagen, pidieron a la Santa Señora que regresara a su sitio, cosa que sucedió a fuerza de lágrimas y ruegos insistentes. La copia fue regalo de bodas a la novia, es de deducir que la imagen estuvo en el altar doméstico de una casa poblana. Este matrimonio tuvo muchos hijos, y dos hijas decidieron entrar en religión, inclinándose por el ya prestigioso Convento de San Jerónimo. Como regalo de los padre hacia sus hijas, les dieron la pintura de la Guadalupana, la cual consideraban su mayor tesoro, seguros que estaría mejor resguardado tras eso muros monjiles. Dicha imagen fue colocada en uno de los pasillos del claustro, hasta quedar relegada en el olvido sin culto y donde las condiciones climatológicas pudieran dañarla irremediablemente, pero que curiosamente, a pesar del descuido, siempre se mantenía como si fuera recién pintada.

La Virgen de Guadalupe, protectora del convento
El médico Pedro de Horta, escribe el “Informe Medico Moral de la penosísima y rigurosa enfermedad de la epilepsia“, en 1765 publicado en Madrid. En esta obra destaca la epilepsia como una enfermedad común en la ciudad de Puebla, el caso que originó tal obra fue el ocurrido en el Convento de San Jerónimo de la ciudad ocurrido en 1754, en el cual 77 religiosas manifestaron signos de epilepsia, cesando este “brote”, con la procesión con imagen de la Guadalupana que estaba en el Claustro, dentro del recinto monacal y jurándola como patrona. Como exvoto las monjas jerónimas mandaron hacer una pintura, atribuible a José Joaquín Magón y hoy se encuentra en el Museo Regional del INAH. En dicho cuadro se observa a la Santísima Trinidad rodeando a la Guadalupana, la cual es sostenida a modo de atlante por San Jerónimo patrono titular de la Orden. Bajo el manto de la Virgen se acogen en actitud devota a las monjas jerónimas y la figura del obispo de Puebla Domingo Pantaleón Álvarez de Abreu, quien probablemente patrocinó la obra, pues incluso el mencionado prelado, aprobó la idea de que las religiosas proclamaran a la Virgen Guadalupana como patrona ante tan difícil circunstancia. A los lados de la Virgen y sosteniendo su manto se observa a Sta. Teresa de Jesús y a Santa Paula. La presencia de ambas santas en la pintura muestra el fervor de las religiosas para implorar la ayuda de los santos y su relación con su actividad monástica: Paula era seguidora de San Jerónimo y e inspirada por él, funda una comunidad de mujeres, es por ello que las jerónimas consideraran a esta mujer su Madre Espiritual y patrona de la rama femenina de la Orden; y Sta. Teresa a cuya intercesión acudió la superiora del convento Sor Alejandra Beatriz de los Dolores, para el delicado asunto del rompimiento de la Clausura por los médicos. La misma Sor Alejandra pidió consulta de la clausura con el vicario de religiosas don Gaspar Antonio Méndez de Cisneros, cuya respuesta favorable y la religiosa consideró que se debía a la ayuda de la santa doctora.

Milagrosa Imagen de la Guadalupana, Capilla de la Casa Central de la Hnas. Jerónimas, Cdad. de Puebla, México.

Milagrosa Imagen de la Guadalupana, Capilla de la Casa Central de la Hnas. Jerónimas, Cdad. de Puebla, México.

La imagen se convirtió en el baluarte espiritual del convento sucintándose gran veneración de los fieles que regalaban joyas para adornar la bendita imagen. Para agradecer tal prodigio que Dios había derramado a través de su Madre, las monjas renovarían cada año la Jura del Patronato de la Virgen sobre el Convento el 18 de julio, evento que aun sus sucesoras conservan llevando una copia de la dicha imagen en procesión por todo el recinto como se hizo en 1754.

Tras los avatares de la Guerra de Independencia, después de la aplicación de las Leyes de Reforma y la posterior Guerra Cristera en los que se afectó a los Conventos del país, las monjas Jerónimas de Puebla fueron expulsadas de su casa, pues tres veces compraron el convento gracias a familias amigas de las religiosas y con la venta de las joyas de la Virgen.

El Convento de las Jerónimas de Puebla, tras el periodo de paz después del conflicto religioso cristero, fuertemente influidas en 1940 por las enseñanzas y exhortaciones de la Constitución Apostólica “Sponsa Christi” de S. S. Pio XII, y guiadas por la prudencia y sabiduría del Vicario para religiosas, Monseñor Luis Maldonado Cortés, transformar el convento de clausura en un Instituto de Vida Apostólica. La Santa Sede otorga la transformación en Congregación de Derecho Pontificio el 7 de febrero de 1957. Siendo considerado el mencionado Padre Maldonado fundador en esta nueva etapa de las religiosas. Así como sus antecesoras, las Jerónimas de Puebla tomaron como patrona del su Instituto Religioso a la Taumaturga imagen de la Guadalupana, conservándose actualmente en la Capilla de la Casa Central de la Jerónimas de Puebla del Antiguo Convento de San Jerónimo.

En el Capitulo General de 2012 celebrado en la Casa General de la Congregación de la que salió como Superiora General, la Reverenda Madre Juana Pinto Vargas se decidió restaurar la imagen de la Patrona, previa consulta en capitulo a su Consejo y las religiosas de la comunidad central, descubriéndose tras una capa de pintura motivos florales que adornan la figura de la Guadalupana. El Instituto de Jerónimas de Puebla con más de 400 años de Historia es una prueba del amor a María, y que Ella no ha defraudado su confianza, antes bien pone en claro lo relatado en el Nican Mopohua: “¿No estoy aquí que soy tu Madre? …”

Tacho de Santa María

Bibliografía
– DE LEICHT, Hugo, Las Calles de Puebla. Secretaria de Cultura/ Gobierno del Estado de Puebla y H. Ayuntamiento de Puebla, 1999.
– MERLO JUÁREZ, Eduardo y QUINTANA FERNÁNDEZ, José Antonio, Las Iglesias de la Puebla de los Ángeles, Tomo II, Secretaria de Cultura/ Gobierno del Estado de Puebla, Universidad Popular Autónoma de Puebla. Octubre de 2001

– ANDRADE CAMPOS, Alejandro, Tesis “El Pincel de Elías: José Joaquín Magón y la Orden de Nuestra Señora del Carmen; Puebla mediados del siglo XVIII”. Puebla, Pue. Noviembre de 2013.

Enlace consultado:
– http://sendajeronima.jimdo.com/

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

8 pensamientos en “La Guadalupana y las Jerónimas de Puebla

  1. Gracias, Tacho, por este artículo. Personalmente no doy el menor crédito al milagrito de la pintura renovada pero nos has obsequiado con un interesante pedacito de la historia de Puebla, de la que ya tenía alguna idea gracias a las contribuciones constantes de Montse y Alejandro. Ojalá que algún día pueda dejarme caer por México y visitar esta bella ciudad, aunque confieso que mi principal motivación seguirá siendo lo prehispánico, jajaja 🙂

  2. Estimada Ana:
    Quizás te refieres a la supuesta estampación de la imagen original en la copia eso se me hace un relato bastante poético pero bueno ya sabes leyendas que adornan el culto,,,,, Pues en verdad cuando vengas a Puebla es sitio de obligado interes pasar por mi ciudad que hay una zona arquelogica y encima una contruccion catolica como lo puse en mi articulo de Nuestra Señora de los Remedios de Cholula, pero cuando quieras eres bienvenida.
    Saludos guapa hasta Algemesí!

  3. Haré mi comentario en tono de review de película holliwoodense, eso porque últimamente me la he pasado leyendo cosas sobre cine y además, supongo que queda ad hoc con tu histriónica personalidad su Ilma. “Fiel a su trayectoria, Tacho regresa a los artículos de Pregunta santoral con un tema interesante, el caso de la Guadalupana en los monasterios poblanos del tiempo virreinal. No debe extrañarles que se suponga el conocimiento previo sobre la Guadalupana, él mismo podría indicar que antes vean una buena cantidad de artículos sobre el tema en varias sagas. Lo interesante es el giro de tuerca que trae a continuación y es que destacan de entre los párrafos dos anécdotas curiosas: una digna de figurar entre los próximos guiones de la “Rosa de Guadalupe” (ALERTA SPOILER!!!) cuando el dueño del lienzo de la virgen la hace tocar al original y la Virgen, “jugando” como que se transfiere la imagen del lienzo al ayate y viceversa. Pero luego de este prodigio un tanto inocente y sumamente piadoso, y aunque, parezca que todo concluye en un bonito final feliz, por circunstancias del destino, el lienzo de la Guadalupana, al pasar a ser propiedad del convento de jerónimas de Puebla, un acontecimiento digno de las sagas del Exorcista ocurre y es que (ALERTA SPOILER!!!) se desatan fenómenos que son calificados por los médicos novohispanos de la época como “epidemia de epilepsia”. Vaya usted a saber qué cosa fue, el hecho es que después de procesionar solemnemente a la imagen del lienzo y darle el patronazgo del convento, los fenómenos sobrenaturales cesaron. Nuevamente, y con esto cierra, Tacho nos sorprende con datos poco conocidos aunque nos habría gustado saber un poco más sobre este fenómeno de epilepsia, pues casos parecidos y que terminaron en mayores escándalos sucedieron en conventos de otras latitudes, por eso, fue algo un tanto emocionante y sorpresivo que un suceso de esta naturaleza ocurriera en la Puebla, antes de ángeles, ahora de poltergeist y entidades de bajo astral, aunque claro, esta es una indicación de un interesado en el misterio y las cosas raras, en fin, buen trabajo señor Tacho, nos vemos en la próxima y gracias por mandar las cortesías”. Reportó para Varil Radio, Beckett

    • Estimado Beckket:
      Te agradezco tu comentario y aunque al igual que Ana todas los sucesos poéticos realizados alrededor de la imagen resulten mas acorde a una película de ciencia ficción lo cierto es que es parte del culto. En cuanto a la epilepsia como lo comento en el articulo hay una obra contemporánea al suceso y hay mucha información para ahondar en detalles… Si mas te agradezco de nuevo tu atención y nos seguimos en el siguiente articulo.

  4. excelente trabajo ahora aver si me pudieras ayudar a investigar sobre el origen de la imagen del justo juez que se venera en el templo de san jerónimo.

    • Miguel:
      Pues como ya lo hemos comentado en facebook sobre la imagen del Justo Juez sabemos es una imagen dieciochesca con culto reciente habrá relatos orales pero con poca probabilidad histórica pero que podría hacerla interesante… Te agradezco tu comentario a mi articulo!

  5. Tacho gracias por este sumamente entretenido relato guadalupano, ya alguna vez había leído en algunos libros sobre la milagrosa Guadalupana del convento de las Jeronimas de Puebla pero sinceramente que ignoraba de que se trataba dichos milagros, fíjate que me resulta curioso ver la Guadalupana de cerca en esa foto con las alhajas porque de los “descubrimientos” que han hecho últimamente los investigadores guadalupanos dicen que la Virgen de Guadalupe (la del Tepeyac no la de Puebla) tiene anillos, aretes y pulseras que son casi imperceptibles, no se que tan cierto será esto pero resulta curioso pues aquí se cumple a cabalidad, aunque no se que tan adecuado sea para un óleo que le cuelguen todos esos adornos. Muchas gracias de nuevo amigo

    • Efrencito:
      Sabia que te encantaría el articulo sobre todo por que fotos de la pintura subí a flickr, prometiendo hacer un articulo de ella, lo mejor fue cuando sin esperarlo Alex me paso su Tesis y en ella hace mención de la situación. Una vez que se restauro la imagen pues ya los aretes y adornos se le quitaron para mayor conservación de la pintura….. Te acuerdas del caso de la pintura de san Bernardo que subi en flickr y lo que se comento sobre los exvotos que se pinchaban en la pintura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*