Santa Catalina de Alejandría y el calendario

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Catalina de Alejandría, lienzo de Jacques Louis Touzé. Iglesia de Santo Tomás de Aquino, París (Francia).

Santa Catalina de Alejandría, lienzo de Jacques Louis Touzé. Iglesia de Santo Tomás de Aquino, París (Francia).

Pregunta: Quiero mucho a Santa Catalina mártir, era la santa de mi abuela. He oído que la quitaron del Calendario Católico Romano de Santos, ¿por qué hicieron algo así? Filipinas

Respuesta: Antes que nada, te agradará saber que Santa Catalina de Alejandría (como suele llamarse, para distinguirla de las otras Santas Catalinas) vuelve a estar presente en el calendario, desde el año 2005, como Memoria Libre. Este problema de los “santos caídos del calendario”, se debe a que el Beato Pablo VI, en 1969, ordenó revisar el calendario litúrgico para suprimir del mismo a los santos de cuya existencia histórica no hubiese suficientes pruebas (lo que, atención, no implica descanonizarlos ni prohibir su culto), en pro de nuevos cultos a santos más contemporáneos que conocemos mejor. Aunque la idea en principio no es nada mala, se cometieron algunas injusticias al respecto, siendo el caso de Santa Catalina, la mártir, uno de ellos.

Hay una tendencia general a suponer que si la vida de un santo es legendaria, el santo también lo es (dicho en plata, si se cuentan muchas trolas de un santo, ese santo también está inventado) y yo fui la primera que, en otro tiempo, pecó de esto. Pues bien, esto no vale para todos los casos ni mucho menos. Hay que pensar que allá donde surge el culto a un santo, hay un origen que lo motivó. Detrás de una leyenda siempre hay una persona real cuya vida sirvió de inspiración a uno o a muchos, empezando un culto a esa persona por sus méritos. Que posteriormente los detalles de su vida se fueran perdiendo o se desconocieran, y tuvieran que ser reemplazados por relatos fabulosos y legendarios para tratar de rellenar ese vacío, no significa en absoluto que esa persona jamás haya existido.

En el caso de Catalina, es bien cierto que sus famosas actas son pura leyenda y que es poco creíble la princesa filósofa que se desposara místicamente con Cristo (¡nótese que este pasaje no estaba aún incluido en la Leyenda Áurea, es posterior!), derrotara a cincuenta filósofos en lid dialéctica y fuese torturada y ejecutada en la populosa Alejandría de Egipto. Pero eso no significa que no existiera esa mártir. Debió existir cuando la comunidad cristiana (y no una bandada de ángeles) se encargó de trasladar sus restos a donde hoy se emplaza el monasterio que lleva su nombre en la península del Sinaí, entre Egipto y Arabia. Si se llamaba realmente Catalina, si era joven o vieja, filósofa o esclava, ya son cosas que no sabremos nunca. Debió existir cuando, sin exagerar, se trate probablemente de una de las Santas más conocidas y veneradas en toda Europa desde la tardía Antigüedad hasta inicios del siglo XIX, y desde luego existen más representaciones artísticas de ella que de ninguna otra Santa, le supera únicamente la Virgen María.

Sepulcro de la Santa. Monasterio de Santa Catalina del Sinaí (Egipto).

Sepulcro de la Santa. Monasterio de Santa Catalina del Sinaí (Egipto).

Santa Juana de Arco afirmó y refrendó hasta la muerte que era Catalina una de las santas que se le aparecían y le hablaban, llevando precisamente ella la voz cantante en la mayoría de las ocasiones. Naturalmente esto no hay modo de demostrarlo y si era verdad o no sólo Juana lo sabía. Pero permite hacerse una idea de la importancia que había alcanzado a nivel de devoción popular. No había nadie en toda la cristiandad que no hubiese oído hablar de ella o conociese algún episodio de su vida, y además, hasta hoy mismo, los ortodoxos siguen venerándola como Gran Mártir, el título martirial más alto concedido a los santos ortodoxos.

Además, Catalina estuvo mucho tiempo atrapada en las redes de los Bolandistas, hasta que al fin dieron su visto bueno a su existencia histórica, descartadas de una vez las extrañas teorías que pretendían identificarla con Hipatia. Las reliquias que se veneran de ella en el monasterio ortodoxo del Sinaí, que están prácticamente completas (el cuerpo está en un sarcófago, mientras que el cráneo y la mano derecha se guardan en relicarios separados), se consideran auténticas y recibieron el reconocimiento de Juan Pablo II, quien se trasladó en visita oficial hasta el Sinaí para venerarlas. Y finalmente el colofón fue restituir a esta Santa al calendario oficial.

La realidad es que el culto a Santa Catalina de Alejandría ha retrocedido considerablemente desde inicios del siglo XIX, pero no ha muerto ni mucho menos. En muchas partes (como en Valencia, por ejemplo) sigue teniendo iglesias consagradas a ella (antiguas y nuevas) y se le celebra fiesta cada 25 de noviembre. Y como ella, existen otras Santas que fueron retiradas del calendario y que debería considerarse su reincorporación, precisamente por lo que decía al principio, porque habiendo un culto muy antiguo e importante, y unas reliquias reconocidas como auténticas, y con ello habiendo pasado el filtro de los Bolandistas, no queda ya ninguna barrera por la que un santo debiera ser apartado del culto. Otra cosa es, naturalmente, una leyenda, y lo que ésta pueda decir. Ésa sí que es otra historia.

Fotografía de San Juan Pablo II venerando el cráneo de Santa Catalina. Monasterio del Sinaí, Egipto.

Fotografía de San Juan Pablo II venerando el cráneo de Santa Catalina. Monasterio del Sinaí, Egipto.

Pregunta: Me quedó una duda sobre Santa Catalina de Alejandría, decíais que su culto estuvo abolido después del Concilio y que luego más tarde se retomó, ¿me puedes explicar esto?. Me interesa mucho el tema, porque esta Santa fue patrona de mi pueblo y no sé por qué razón dejó de serlo. Como sabes mi calle se llama Santa Catalina, en honor suyo. España

Respuesta: El culto a Santa Catalina mártir, que yo sepa, nunca estuvo abolido. No se puede abolir un culto a menos que éste tenga algo contrario a la fe; y no es el caso. Tampoco puede prohibirse ni descanonizarse a un Santo. Lo que ocurrió es lo que he relatado en la consulta de arriba: que en tiempos del Beato Pablo VI se retiraron del calendario romano oficial algunos Santos considerados de dudosa existencia histórica, entre ellos, a Santa Catalina. Pero ello no implica ni la prohibición de su culto ni su “descanonización”, algo que sería inabarcable y, a lo sumo, tiránico, teniendo en cuenta de que esta Santa sigue siendo venerada y sigue siendo patrona de muchas ciudades, pueblos, asociaciones, universidades… que podían seguir celebrándola en el día de su fiesta (25 de noviembre) como siempre. Eso antes de que fuese oficialmente devuelta como Memoria Libre, recordemos, en el año 2005. Entre otras razones de peso, como la antigüedad de su culto y la ininterrumpida presencia y veneración de sus reliquias en el Sinaí (Egipto), la misma visita de San Juan Pablo II a este lugar y la pública veneración de las reliquias de la Santa por parte del mismo. Si esa Santa no existía, si la Iglesia hubiese querido prohibir su culto o descanonizarla, ¿a Santo de qué un Papa de Roma se pondría en ridículo fotografiándose con ellas o venerándolas? Hay que decir que como mínimo, hubiese sido algo hipócrita o contradictorio. Por esto y por otras razones supongo que fue devuelta al calendario oficial.

Sin embargo, culturalmente la gente ha interpretado esta retirada del calendario como una prohibición universal o como un descrédito de la Iglesia hacia estos Santos. Esto no es cierto y es descorazonador la cantidad de personas que afirman “este Santo no existe porque hasta la Iglesia lo tiró del calendario/prohibió su culto/lo quitó de sus fiestas luego dijo que no existía”, algo que ha sido muy aplicado al caso de Santos que ha interesado mucho descalificar, como Santa Filomena. La retirada de un Santo del calendario oficial no es un descrédito de la Iglesia hacia este Santo, sino una sustitución del mismo por un Santo más contemporáneo y conocido. Y eso no implica ni descréditos ni desprecios ni prohibiciones. La fiesta de estos Santos retirados sigue celebrándose de forma local en aquellos lugares donde existe su culto, con pleno consentimiento y autorización de la Iglesia. Un sentimiento de devoción sana y entrañable, de acuerdo a la fe, no puede ni debe prohibirse.

Mano incorrupta de la Santa. Monasterio de Santa Catalina, Sinaí (Egipto).

Mano incorrupta de la Santa. Monasterio de Santa Catalina, Sinaí (Egipto).

Por ello, lamentaría mucho que la retirada del culto a Santa Catalina en tu ciudad se debiera a la influencia que tuvo esta reforma de los años 60, tan mal interpretada por algunos. La Santa sigue mereciendo el culto y el cariño de los cristianos, porque pese a su pasión y martirio envueltos en la leyenda, históricamente sus reliquias siempre han sido veneradas en el Sinaí, por Santos y Papas incluidos, como podemos ver.

Por último, decir que con esto he expresado mi opinión personal sobre lo poco que sé de este tema, y que animo a que los que saben más que yo me corrijan y completen. Sólo por citar un ejemplo final: el patrón de la ciudad donde ahora vivo es San Cristóbal, otro retirado del calendario, y su culto y fiestas no se han resentido ni lo más mínimo, como debe ser.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

4 pensamientos en “Santa Catalina de Alejandría y el calendario

  1. Muchas gracias Ana María, venia muy bien aclarar este tema y despejar toda duda que existía respecto al tema de los sant@s que fueron retirados del calendario después del Concilio Vaticano II.
    i¿ quien sería la persona que hizo la segunda pregunta?! jajaj :), pues fui yo, y la hice por qué yo mismo era uno de los que pensaba que los santos se podían “descanonizar” si en sus vidas se encontraban pruebas historias que hicieran caer todo lo que hasta ahora sabíamos de ellos. En mi opinión gran parte de culpa la tienen las pasiones y leyendas sobrecargas de echos milagrosos.
    Santa Catalina de Alejandria fue una Santa real, que dio su vida por Cristo. Si desde los primeros cristianos hasta hoy, se la ha venido venerando, nombrándola patrona de muchas ciudades, gremios etc y hasta los Papas han venerado sus reliquias. Es una inequívoca prueba de su existencia.

    Por otra parte, es cierto que en mi pueblo se la dejo de venerar ( yo diría que fue totalmente olvidada), y por lo que he podido investigar preguntando a personas mayores, esto coincide con los años 60. ¿ Sería a causa del Concilio Vaticano II?, no lo se.
    En la actualidad, gracias a nuestro párroco, este mismo año se la va rescatar del olvido, organizando varios actos en su honor el 25 de Noviembre.

    PD. Las fotos de sus relicarios son muy bonitas, en especial la que aparece San Juan Pablo II besando la reliquia del cráneo. El sepulcro al estilo de ortodoxo es precioso.

    • Muchísimas gracias por tu comentario, David. Sí, yo también creo que la mártir de Alejandría existió aunque es muy difícil perfilar su personalidad, entre tanta leyenda inverosímil y tanta asimilación con la filósofa Hipatia. A cualquiera sólo un poco más escéptico no le convencerá el argumento de la veneración antigua y masiva, ya que un auténtico bulo como Santa Wilgefortis fue también muy venerada en Europa y luego también está el controvertido caso de Santa Bárbara, aunque la primera no se acerca ni de lejos a la veneración que ha tenido la segunda y la misma Catalina.

      Celebro que el culto a la Santa se esté restableciendo en tu ciudad, porque si efectivamente la olvidaron como patrona en los años 60 es muy probable que sea porque se interpretó mal la reforma del calendario oficial. Mucha gente hoy sigue todavía diciendo que tal Santo no existe o está prohibido porque no viene en el calendario oficial o, a veces, ni eso, sino porque no viene en su calendario de pared (!!!).

      Y bueno, si hacéis algunos actos en su honor el próximo 25 de noviembre, a ver si imprimís estampitas de alguna imagen que tengáis allí y me mandas… cada loco con su tema, jajaja 🙂 Materiales aparte, estaría muy contenta de que se recordara a esta gran mártir de la Antigüedad y recuperara su lugar, y ella también, seguro.

  2. Gracias Ana, por este artículo que ilustra uncaso muy interesante y particular, como es el caso de Santa Catalina.
    Permiteme agregar unas consideraciones:
    Santa Catalina tuvo en la orden dominica una corriente propagadora, me consta que en iglesias por esta orden regenteadas, era seguro encontrar unaimagensuya y un culto constante, ello se debe a que como la leyenda refería que era mul elocuente y había discertado con muchos filósofos, la Orden de Santo Domingo la tenía como un ejemplo y protectora en su misión de predicar el evangelio, carisma particular de esta orden.
    Sobre la supresión de santos en el calendario, la razón primaria de su causa era que estaba atestado, desluciendo la celebración el domingo como día del Señor. En efecto, este día no se salvaba de celebrar a algún santo, y Cristo estaba siendo opacado litúrgicamente. Por ello, pocos casos son los que consevan luego del Vaticano II. Además, los santos tenían un caracter romano, o identificados con una ordendeterninda que en ciertos lugares o para otras congregaciones no era importante recordar.
    Por ello, se consideró la universalidad, santos para toda la iglesia, en otroa casos se determinó que ciertos lugares o congregaciones tuvieran su celebración. Pos eso, encontramos que San Felipe de Jesús solo se celebra en México y otras partes de América, que Santa Eulalia de Barcelona en dicha ciudad, así hubo cupo para los mártires de Uganda, de Corea, Vietnam y China últimamente, San Charbel de rito maronita es de los últimos eningresar a esta representatividad. Creo que todavía hay mucho camino por recorrer.
    saludos

    • Muchas gracias por tu contribución, Humberto. La primera consulta es de las antiguas (años antes de la creación de este blog) y la segunda apenas tiene unos días, pero entre una y otra sigo sabiendo tan poco como antes sobre la reforma de los años 60 y las motivaciones de la Iglesia para ello, salvo que no podemos tomar a los Santos retirados como Santos falsos, que es lo que principalmente he querido transmitir en estas breves reflexiones.

      Santa Catalina de Alejandría ciertamente no es un ejemplo de Santa de carácter romano (ni era romana, que sepamos, ni ha sido venerada sólo por la Iglesia Católica) ni identificada con ninguna orden en especial (por más que algunas, como los dominicos que mencionas, le hicieran conmemoración especial) sino que precisamente es un ejemplo de santa universal, aunque cultualmente adquiriese carácter europeo, eurocentrista y todo lo que se quiera. Pero lo más probable es que no fuese romana sino a lo sumo griega, si es que tomamos en serio la passio, cosa que no podemos hacer tampoco. O eso, o egipcia. De modo que realmente no existían motivos para tumbarla del calendario, salvo la passio fantasiosa que, como en tantos otros casos, ha hecho mas mál que bien a la Santa, a pesar de lo hermoso de una leyenda y la riqueza de ésta plasmada en el arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*