San Justo de Trieste, mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo del Santo, obra de W. Falzari. Catedral de Trieste, Italia.

Lienzo del Santo, obra de W. Falzari. Catedral de Trieste, Italia.

San Justo de Trieste es uno de los santos más venerados en el norte de Italia, y aunque bien es verdad que existen muy pocos datos sobre él, es un santo histórico del que no se duda en absoluto de su existencia. Así, aunque con estos pocos datos, voy a atreverme a escribir este pequeño artículo.

La “passio” es de escaso valor histórico, pero en ella se dice que era cristiano desde su nacimiento. Vivía en Aquileya en tiempo de los emperadores Diocleciano y Maximiano, llevando una vida eremita, dedicándose a la oración y a la penitencia y a realizar obras de caridad de todo tipo entre los más necesitados.

Al principio de la persecución, Mannacio, prefecto de la ciudad de Trieste, lo hizo comparecer ante su tribunal, intimidándole para que diera cumplimiento a las órdenes imperiales. Aunque fue amenazado de muerte, Justo defendió su fe con una serena pero tenaz firmeza, por lo cual, el prefecto lo condenó a ser arrojado al mar, atadas las manos y los pies y con unas pesas de plomo. Mientras lo llevaban al mar, iba contento, saludando a cuantos estaban en el recorrido. Lo subieron a un barco y, en alta mar, lo arrojaron. Inmediatamente, el cuerpo desapareció bajo el agua gracias a las pesas de plomo. Esto ocurrió probablemente el día 2 de noviembre del año 303. Pero poco antes de la puesta del sol, el mar devolvió el cadáver a la playa y, durante la noche, un sacerdote llamado Sebastián, acompañado por otros cristianos, lo recogieron y dieron sepultura en un lugar cercano a la playa, pero seguro.

El bolandista G. van Hooff, que publicó esta “passio” en el primer volumen de las “Acta sanctórum” del mes de noviembre, la juzgó como digna de credibilidad, manifestando que sus orígenes estaban en las Actas oficiales del proceso o en las notas tomadas por alguno de los testigos, pero los comentaristas del Martirologio Romano dicen que nada de lo que dice la “passio” se puede asegurar con rotundidad, aunque todos admiten que el culto a San Justo es antiquísimo en la ciudad de Trieste, como lo atestigua el mosaico que, con la inscripción “Scs. Justus”, lo representa en el ábside de la iglesia triestina a él dedicada, levantada en el antiguo cementerio extramuros, cercano a la orilla del mar y que data de mediados del siglo V. Parece lógico que el foco de la primitiva comunidad cristiana se centró junto a la tumba del mártir.

Martirio del Santo, Lienzo de C. Wostry (1865-1943).

Martirio del Santo, Lienzo de C. Wostry (1865-1943).

Es muy probable que este San Justo sea probablemente el mismo que es recordado en el Martirologio Jeronimiano los días 2, 3 y 16 del mismo mes de noviembre, aunque sin señalar ninguna localidad ni forma de martirio.

Cercana a esta iglesia de San Justo en Trieste, fue levantada la primitiva catedral de la ciudad dedicada a la Asunción de la Virgen, catedral que fue reedificada en el siglo XI y a la cual, en el siglo X, se había transportado el cuerpo del Santo. A finales del siglo XIII, ambos edificios fueron unificados en uno solo y constituyen la actual catedral, que está dedicada a San Justo.

Existe un documento del año 1040 que dice que el santo estaba “corporaliter quiescens” (sepultado) en la catedral y allí sigue en la actualidad. El 17 de abril del año 1624, el obispo Rainaldo Scarlicchi hizo un reconocimiento canónico de sus restos.

San Justo es el patrono de la ciudad de Trieste y es festejado el día 2 de noviembre, disponiendo de Oficio propio en aquella diócesis. Una escultura antigua del santo del siglo XIV domina la torre del campanario dentro de un precioso edículo.

Himno de San Justo (Texto de E. Bortuzzo)
El texto, en italiano, está aquí: http://www.tuttotrieste.net/varie/santi/giusto.htm

Tú, en la era de los mártires,
Entre los fieles, eras una purísima flor,
Que solo a Cristo entregó el encanto,
De tu noble juventud
.

Tumba del Santo en la catedral de Trieste, Italia.

Tumba del Santo en la catedral de Trieste, Italia.

El aura impura de los impíos paganos,
No sedujo la heroicidad de tu corazón,
Por lo que los tormentos de Mannacio fueron vanos,
Mientras que durante ellos, tú orabas a Jesús.

¡Oh mártir invicto! tu palma gloriosa,
Se convirtió en fortaleza de sagrados ideales,
Y así, la luz radiante de tu antiguo templo,
Envolvió a Trieste, que siempre te ha sido fiel.

Las olas azules de nuestro bello mar,
Cantaban la grandeza de Dios,
Por lo cual, las olas tuvieron que exhalar,
Un supremo suspiro de amor

Recibiste, atado con pesados grilletes,
El martirio cruel con fortaleza,
Y mirando a Trieste, volviste,
Para manifestar que muriendo, exaltabas al Señor.

Tu cuerpo yacía en el fondo,
Pero la virtud del Señor te devolvió,
Y las amigas olas del mar, suavemente,
Te devolvieron a tu amada ciudad.

Eres el sagrado tesoro de Trieste,
Que te recibió como un regalo del cielo,
Y a lo largo de los siglos fuiste nuestro decoro,
Y nuestra gloria, serás para siempre.

Relicario del Santo en la catedral de Trieste (Italia).

Relicario del Santo en la catedral de Trieste (Italia).

San Justo, desde la colina de tu cementerio,
Protege a tu ciudad, que te dio la luz,
En cuyos montículos, el dulce eco del mar,
Canta tu alabanza, ¡Oh Protector!

Antonio Barrero

Bibliografía:
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo VII”, Città Nuova Editrice, Roma, 1988.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

10 pensamientos en “San Justo de Trieste, mártir

  1. Primera vez que escucho de este San Justo pero da gusto ver que sea un santo histórico y no legendario como sucede con otros, los cuadros que lo representan lo muestran muy joven y bello a mi parecer

    • Perdona que te conteste tan tarde, mi querido amigo, pero he tenido que tomar unos dias de descanso. Estaba agotado.
      Yo tembién me pregunto el por qué lo representan como un joven mancebo cuando no se sabe absolutamente nada acerca de qué edad tenía cuando fue martirizado. ¡Cosa de artistas, jajaja!

  2. Yo tampoco conocía a este mártir, aunque sí había visto anteriormente el cuadro decimonónico que representa el martirio. Como André, me llama la atención que aparezca representado como un bello efebo, y me pregunto si habrá algún fundamento en suponer que el mártir era joven y atractivo, o esto es sólo licencia de los artistas y la imaginación popular. En la passio que narras no se especifica su edad y desde luego es raro que un chico joven se dedicara a ser ermitaño en las afueras de la ciudad.

    • Te digo lo mismo que a André: ni idea del por qué lo representan así. Yo también me inclino a que fuera al menos una persona de edad madura ya que vivía como eremita. No diré que no hayan existido eremitas jóvenes, pero no hay argumentos para deducir que él lo fuera.

  3. Cuando hacía investigaciones sobre los Santos Justo y Pastor de Alcalá de Henaresl algunas informaciones apuntaban a este San Justo, de quien por tu trabajo he conocido más profundamente. Tal vez sea un santo local y sin una base histórica segura, pero el cariño de sus paisanos suple la falta de información y la seguridad de su martirio nos alienta a nosotros a ser mejores.
    Me ha gustado mucho su sepulcro y sobre todo la pintura que encabeza este artículo. Me gustaría obtener una con mejor perspectiva, ¿tendrás alguna que me puedas compartir?
    Saludos.

    • Cuando me asiente un poco después de estos dias de descanso, buscaré otras fotos de su sepulcro y reliquias y te las envio. Es posible que algunas tenga que escanearlas.
      En otra ocasión, si Dios quiere, escribiremos también sobre otros santos locales de Trieste, cuyas reliquias también se conservan en su catedral.

  4. Hola, si tienen una imagen de San Justo de Trieste con mayor definición, también quisiera tenerla, pues descubrí que es mi patrono. Aunque el 2 de noviembre celebramos a todos los fieles difuntos ( lo cual hace que tenga infinidad de patronos ), me encanta saber que alguno de ellos es un Santo reconocido por la Iglesia.
    Mil gracias, Dios los bendiga y Feliz Navidad!
    Adriana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*