Beatos Mártires de los Sagrados Corazones

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa devocional actual de los mártires.

Estampa devocional actual de los mártires.

Beatos Teófilo Fernández de Legaria y IV compañeros mártires del siglo XX en España, religiosos de los Sagrados Corazones

“Llegará un momento en el que os quiten la vida… Os lo digo de antemano para que, cuando llegue la hora, recordéis que ya os lo había anunciado yo” (Jn 16,2-4).

El pasado 13 de octubre de 2013 tuvo lugar en Tarragona la multitudinaria beatificación de los mártires del s. XX en España, entre tantos testigos que dieron su vida por lo que creían, se encuentran cinco religiosos de los Sagrados Corazones que dieron sus vidas en el año 1936, en los primeros meses de la Guerra entre hermanos que asoló España. También otros nueve religiosos de esta congregación perdieron sus vidas por la Fe en Cristo, sus causas de beatificación están paradas ya que no se saben bien las causas concretas de sus muertes ni tampoco el lugar donde fueron enterrados sus restos.

Beato Teófilo Fernández de Legaria Goñi (1898-1936)
Nació el 5 de Julio de 1989, en Torralba del Río (Navarra). Lo bautizaron con el nombre de Benjamín. Su padre, se llamaba Tomás, era labrador y tenía unas recias costumbres cristianas. Su madre, se llamaba Fermina, todos lo conocían como “Doña Fermina” ya que estuvo de maestra más cincuenta años en el pueblo. Con tan solo diez años, el párroco del pueblo propone a sus padres que el niño vaya al seminario diocesano, sus padres después de considerar la propuesta deciden enviarle a Miranda de Ebro (Burgos). Allí estaba su primo el P. Ignacio de la Cruz Baños, religioso de los SS.CC. Durante estos años de estudios sobresale por sus excelentes calificaciones. A los diecisiete años inicia el noviciado en San Miguel del Monte, convento muy próximo al pueblo de Miranda. El Padre Provincial al ver sus excelentes cualidades lo envía al recién fundado colegio de Santurce (Vizcaya). En este lugar se dedica por completo a los niños, pero también saca tiempo para conseguir el título de maestro nacional en Vitoria. Más adelante inicia los estudios de Teología, para terminar de completarlos en Torrelavega y Roma, donde finalmente se doctora.

El 22 de Septiembre de 1925 es ordenado sacerdote. Un año de servicio militar en Tetuán como capellán en el batallón. En poco tiempo es nombrado Prior y Director del Colegio. A su labor de dirección y profesoral añade la preparación de la licenciatura en filosofía y letras. Se examina en Salamanca donde conoció a D. Miguel de Unamuno. Llegado Mayo de 1931, empiezan a arder parroquias y colegios religiosos, entre ellos también fue invadido, saqueado y quemando uno de los Sagrados Corazones en el barrio de Argüelles. El P. Teófilo, con la ayuda del P. Gonzalo Barrón, consiguió sofocar el fuego. Para contrarrestar políticas de educación que excluían todo lo proveniente de lo religioso, el P. Teófilo y varios amigos fundaron en 1933 la Hermandad de San Isidoro de Sevilla de Doctores y Licenciados de Ciencias y Letras. El Beato Teófilo era el capellán consiliario. En 1935 se hace cargo como Superior del Seminario de San José de Filosofía y de Teología en El Escorial. Durante su breve Superiorato dejó un grato recuerdo entre sus alumnos y hermanos. Su actividad fue increíble; su celo, extraordinario, inculcando en los alumnos una veneración y amor grandes hacia el sacerdocio y la congregación de Sdos. Corazones.

Composición con las fotografías de los mártires.

Composición con las fotografías de los mártires.

Al producirse en julio el alzamiento nacional estaba en El Escorial con profesores y jóvenes estudiantes. Convirtió con el permiso del alcalde, el seminario en hospital de sangre, quedándose él como director del hospital y los profesores y jóvenes como enfermeros. “Tienen ustedes a su disposición todas las camas, habitaciones e, incluso, las subsistencias de la casa. Pueden contar con la huerta”. Ante el peligro que corrían, a los pocos días se llevaron a Madrid, en camiones, a los profesores y estudiantes. El se quedó cuidando la casa con cuatro Hermanos laicos, ya de edad.

A los tres días llegó un miliciano con heridos, y reconoció al P. Teófilo, por haber recibido de él muchos favores en Madrid, siendo Superior del Colegio. Lo denunció y exigió que desapareciese de la Casa. Aquella misma noche vinieron con dos coches y mientras cenaba él con médicos y enfermeros se lo llevaron, pistola en mano. Sin juicio alguno, fue conducido a las afueras de El Escorial, a tres kms., y en el lugar llamado “La Piedra del Mochuelo”, después de haberle dejado rezar y escribir unas líneas a su madre. Testigos presenciales dan fe de que en la breve carta a su madre y hoy desaparecida, decía: “Adiós. No paséis pena. Muero por Dios y la paz de mi Patria. Adiós”. Lo fusilaron por la espalda mientras iba a ponerse en el paredón. Su cuerpo, con el de otros tres sacerdotes de El Escorial, que asesinaron minutos después, apareció al día siguiente, en dicho lugar. Fue inhumado en el Cementerio de San Lorenzo de El Escorial. Tenía 38 años de edad.

Beato Isidro Íñiguez de Ciriano Abechuco (1901-1936)
Nació en Legarda (Alava), el 8 de marzo de 1901, fue bautizado con el nombre de Juan. Su familia era humilde y profundamente cristiana, de gran piedad y moralidad. A muy corta edad se sintió llamado al sacerdocio. Profesó el 22 de junio de 1919. Ordenado sacerdote el 28 de marzo de 1925. Austero para sí mismo, pero afable y caritativo con todos. Doctor en Derecho Canónico por la Universidad Gregoriana de Roma. Desempeñó las cátedras de dicha asignatura y de Teología Moral en nuestro Seminario de El Escorial, con gran éxito y aprecio de sus alumnos y hermano, al igual que el Beato Teófilo. El Padre Bernabé Ibarreta, compañero suyo y alavés como él, nos dejo este testimonio de él: “Sobresalió en todo por su modosidad, es decir, sobresalir precisamente por no sobresalir en nada… siempre tranquilo… recatadísimo… constante en el trabajo, dominaba su genio”.

Al declararse la guerra civil siguió en El Escorial, cambiando su actividad de profesor, por la de enfermero, como uno más de sus alumnos y hermanos, pues la casa se convirtió en hospital de sangre. Pero el día nueve de Agosto fue llevado en un camión a Madrid con otros compañeros y religiosos estudiantes a la Dirección General de Seguridad. Luego, puesto en libertad, quedó en plena calle sin conocer a nadie y con apenas un poco de dinero en el bolsillo. Se refugió en una pensión, de la que apenas salía, pues no conocía nada de Madrid. Se dedicó a las prácticas religiosas. Pero pronto vería coronados sus deseos de martirio.

El Beato Gonzalo Barrón en uno de sus multitudinarios sermones. Cerro de los Angeles, Madrid (España).

El Beato Gonzalo Barrón en uno de sus multitudinarios sermones. Cerro de los Angeles, Madrid (España).

El día 2 de Octubre se presentaron en la pensión unos milicianos y el mismo Padre Isidro les abrió la puerta. Al verle le dijeron “tú eres cura”. Y no lo negó, admitiendo que lo era, y sintiéndose honrado y satisfecho de su profesión. Se lo llevaron con otros dos religiosos. Les hicieron un simulacro de juicio en la checa de la calle de Fomento y se les condenó por ser sacerdotes. Aprovechando las horas de la oscuridad, en la noche del 1 al 2 de octubre, los asesinos dieron muerte sangrienta al P. Isidro. Apareció fusilado en la mañana del 2 de octubre en la carretera del Este de Madrid. Reconocido su cadáver fue inhumado en el Cementerio de Madrid. Tenía 35 años de edad.

Beato Gonzalo Barrón Nanclares (1899-1936)
“Quiero ser el pobre trovador de las misericordias del Corazón de Jesús
Nació en Ollauri (La Rioja), el 24 de octubre de 1899. Fue bautizado con el nombre de Fortunato. Estudio en la escuela Apostólica de los SS. CC de Miranda de Ebro, dejando constancia de tener una actitud muy alegre y piadosa. Profesó el 5 de agosto de 1917. Ordenado sacerdote el 17 de marzo de 1923. Fue en vida y en muerte muy estimado por el Cardenal Segura y por el apóstol mundial del Reinado del Corazón de Jesús; P. Mateo Crawley, a ambos acompaño en sus visitas pastorales por España. (Reinado Social 1939, n. 186, hace un cálculo de sermones predicados por él en los 13 años de sacerdocio de más de 15.000?!). Aunque nos parezca exagerado, todas las noticias hablan de que su ardiente celo le daba tiempo y fuerzas para todo. Su buena fama de erudito y gran orador, llegó hasta los oídos de los anarquistas y comunistas de Andalucía, quienes se plantearon incluso incluirlo como diputado en sus listas. Ha sido el apóstol de la Entronización del Sagrado Corazón y de la Adoración Nocturna en el Hogar en España. Llegó a reunir 40.000 adoradores nocturnos.

La guerra le sorprendió en Madrid en su domicilio habitual. Era muy conocido en Madrid a causa de su predicación en el Cerro de los Ángeles (Madrid), y fue muy buscado, por lo que cambiaba de lugar de vez en cuando. No soportaba estar encerrado sabiendo que había tantos que sufrían o necesitaban de la ayuda espiritual. Solía decir en público, al ver lo que se estaba haciendo con sus compañeros: “Soy sacerdote, mejor es morir que estar así, sin trabajar por las almas” y “El apóstol a nadie se niega, es todo para las almas y qué bien si el complemento de este apostolado fuese el martirio!”. Por esto salió de la Delegación de Honduras, donde estuvo algún tiempo refugiado.

En una de sus salidas de la casa le fueron siguiendo por la calle hasta que lo rodearon y detuvieron. Era el 1 de septiembre 1936. Le hicieron un simulacro de juicio, en el que declaró, según un testigo amigo suyo, que era sacerdote y que había predicado varias veces en el Cerro de los Ángeles, porque esta era su misión. A continuación se llevo a dar el tristemente célebre “paseo” y al día siguiente apareció fusilado en los altos del Hipódromo, en las afueras de Madrid. Tenía 37 años de edad.

Restos mortales de los mártires, en el día de su inhumación (27-11-2010).

Restos mortales de los mártires, en el día de su inhumación (27-11-2010).

Beato Eladio López Ramos (1904-1936)
Nació en Laroco (Orense), el 16 de noviembre de 1904. Fue bautizado con el nombre de José Leoncio. Desde muy pequeño conocía la congregación, ya que su misma intento ingresar de joven en ella, no pudo por causa de sus quebradiza salud. Cuatro de sus hijos ingresaron en ella, destacando al P. Victorio quien fuera muy conocido por formar a muchas generaciones de sacerdotes. Profesó el 9 de septiembre de 1924. Ordenado sacerdote el 25 de agosto de 1929, en El Escorial. Terminados sus estudios fue enviado al Colegio de Madrid, como profesor de niños. Más tarde fue dedicado al sacro ministerio en la iglesia de Cristo Rey, aneja al colegio. En febrero de 1936, ingresó en la Cartuja “Aula Dei” de Zaragoza. Probó la nueva vida, pero la falta de salud le hizo volver a Madrid, reintegrándose de nuevo en la vida ordinaria del ministerio sacerdotal, mostrando un grande amor por el recogimiento y la oración, dejando fama de vida interior y de piedad intensa.

Al producirse la revolución por todos conocida, en Julio de 1936, tuvo que abandonar el colegio y refugiarse en una pensión, no sin antes haber declarado claramente que era un sacerdote y que estaba dispuesto a realizar el sacrificio de su vida, si el Señor se lo pedía. La dueña de la pensión era católica practicante, pero tenía al servicio de la pensión una muchacha de ideas antirreligiosas. Conociendo el carácter sacerdotal del P. Eladio no temía expresar su saña antirreligiosa diciendo que a los sacerdotes había que matarlos a todos. Denunció la estancia del P. Eladio en la pensión y su carácter sacerdotal y los milicianos del Ateneo Libertario procedieron a detenerlo. Era el 7 de agosto de 1936. Se presentaron en la pensión preguntando por los sacerdotes que había en ella. Eran tres. Y se los llevaron, pero los dejaron en libertad, de momento, y volvieron por ellos al día siguiente. Cuando fueron a su habitación, confesó llanamente que no tenía documentación y que era sacerdote, dijo: “Soy sacerdote hagan de mí lo que quieran”. Esa misma noche fue condenado a muerte y fusilado, apareciendo su cadáver en la mañana del día 8 de agosto de 1936. Fue reconocido por su Superior Provincial, en el Depósito Judicial. Tenía 32 años de edad.

Beato Mario Ros Ezcurra (1910-1936)
“Su característica fue ser servicial con los demás”
Nació en Lezáun (Navarra), el 30 de abril de 1910. Fue bautizado con el nombre de Luis. Sus padres venían de una noble familia, en el que el ambiente que se respiraba era religioso. Dos de sus tíos más cercanos, eran religiosos de esta congregación de los Sagrados Corazones. Profesó el 15 de agosto de 1929. Ordenado sacerdote el 21 de julio de 1935. Hizo sus estudios en la Escuela Apostólica de los SS.CC. en Miranda de Ebro. Muy sencillo en el trato y muy sincero. “No sabía mentir”, que decía él mismo. Ordenado sacerdote en 1935, fue enviado al Colegio de Madrid, de donde al año siguiente tuvo que salir y refugiarse en la Pensión “María Isabel”, propiedad de unos tíos suyos. Su misma tía, Dª Paulina Larumbre, dueña de esta citada pensión, contaba: “Mi sobrino rezaba el santo Rosario, visitaba al Santísimo Sacramento que conservábamos en casa, distribuía la Sagrada Comunión en casa y también a personas que vivían fuera. Le oí frecuentemente decir que él nunca negaría que era sacerdote y religioso aunque le mataran y que sea lo que Dios quiera”.

La noche del 13 al 14 de agosto de 1936 fue detenido en dicha Pensión, se despido consolando a su tía con estas palabras: “Adiós, tía; no te preocupes que luego vengo”. Se le hizo un simulacro de juicio en el que declaró ser “religioso de los SS.CC., y sacerdote”. En la noche del 14 al 15 fue sacado de la Checa de Bellas artes, no sin antes dar a escondidas la absolución a sus compañeros, fue llevado a las afueras de Madrid y fue brutalmente fusilado. Su cadáver se encontró al día siguiente, con el rostro destrozado por las balas. Fue reconocido por sus tíos e inhumado en el Cementerio. Tenía 26 años de edad y su sacerdocio recién estrenado.

Capilla de S. Damian de Molokai y Martires del s.XX.

Capilla de S. Damian de Molokai y Martires del s.XX.

Después de que la congregación de los Sagrados Corazones, reuniese estos testimonios y decidiera unir todas estas causas de beatificación en una sola, pasaron muchos años. El 13 de Julio de 1963, en Madrid, diócesis en la que pasaron sus últimos días los Beatos, se clausuro el proceso diocesano ordinario. Esta causa fue revisada y decretada como valida el día 31 de Enero de 1992. En Roma, en la Congregación para la causa de los Santos, permaneció hasta el día 3 de Julio de 2009, cuando el Papa emérito Benedicto XVI, aprobó el decreto de martirio y con ello la beatificación de los 5 mártires de los Sdos. Corazones. La ceremonia de Beatificación se celebro conjuntamente con la de numerosos grupos de mártires del S. XX en España, el día 13 de Octubre de 2013 en Tarragona (España), fue presidida por el Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el Cardenal Angelo Amato.

En la actualidad sus restos mortales se pueden venerar en la capilla de San Damián de Molokai, en la parroquia de los Sagrados Corazones de Madrid. Estos restos fueron exhumados de sus respectivos lugares de enterramiento, para su reconocimiento y unificación, volvieron a inhumarse el 27 de Noviembre de 2010. Junto a los cinco nichos donde descansan cada uno de ellos, se puede leer en una austera placa conmemorativa: RELIGIOSOS DE LOS SAGRADOS CORAZONES MÁRTIRES DE LA FE 1936.

David Garrido

Bibliografía:
– APARICIO, Osvaldo, SSCC, Religiosos de los Sagrados Corazones, mártires del s.XX en España. Tipografía Vaticana, Roma, agosto 2012.

Enlace consultado (27/08/2014):
– www.sscc.es

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

4 pensamientos en “Beatos Mártires de los Sagrados Corazones

  1. Gracias, David! Bueno a estos mártires los conocía de vistas por las estampas y trípticos que me has hecho llegar y que he difundido entre mis contactos de Italia y también en alguna parroquia de por aquí, esperando que vayan siendo más conocidos. Me sorprende la intensa formación académica del padre Teófilo, que debía ser un gran intelectual. Qué lástima y qué desperdicio de vidas tanto odio y venganza.

    • Gracias por tu comentario Ana María.
      Efectivamente, yo te he enviado algunas estampas de estos Beatos, y te agradezco mucho que tu los hagas conocer entre tus contactos.
      El Beato Teófilo era un gran intelectual y sobre todo era un hijo de Dios comprometido con su congregación de los Sagrados Corozanes, con la Fe y con la Paz de aquello tiempos. Cuado todo estalló en nuestro país, él no busco culpables, sino que arrimo el hombro para ayudar a todos, fueran quienes fuesen.
      También lo fue el Beato Gonzalo Barrón. De no haber sido por sus prematuras muertes, podríamos decir que ambos habrían sido muy conocidos en la Iglesia de nuestro país y en la universal.

  2. La vida de los martires es muy desconocida individualmente, gracias David por explicarnos las raices cristianas y la santa muerte de estos jóvenes que dieron su vida por Dios y por España. La mayoría fueron hijos de padres muy cristianos y fervorosos, eso nos demuestra el valor que tiene la familia y la educación cristiana. Que su sangre derramada nos ayude en estos momentos de incertidumbre y desasosiego social, que Dios los tenga en la Gloria a todos.

    • Gracias por tu comentario Carmen.
      Aunque el articulo ha quedado un poco extenso, precisamente pretendía eso mismo. Que las vidas de cada uno de los Beatos quedaran desgranadas una a una, aunque fuese de una forma breve. Muchas veces en las fuentes que consulto se habla del grupo de mártires en general, y se pasa por alto la vida de cada uno de los miembros. Como en este caso los Beatos tuvieron muertes por separado, pues así he querido presentárosla.
      Estoy de acuerdo contigo, la familia en el caso de estos Beatos mártires fue la semilla de toda una vida religiosa.
      Que su ejemplo nos ayude, y que ayude a todas estas familias de cristianos perseguidos en Irak, que lo están pasando igual o incluso peor que los Beatos en los días previos a sus trágicos finales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*