Benedictinos mártires de la Abadía norcoreana de Tokwon

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Siervos de Dios mártires de Tokwon.

Siervos de Dios mártires de Tokwon.

Como todos sabemos, el pasado 16 de agosto, el Papa Francisco beatificó a ciento veinticuatro mártires en Corea del Sur. Ese mismo día publicamos un artículo sobre ellos, pero desde entonces, han llegado algunas sugerencias al blog solicitándonos que escribiésemos también sobre los mártires del siglo XX en Corea del Norte. Esto es lo que nos proponemos hacer hoy aunque solo sea dando unas pocas pinceladas sobre ellos.

En el mes de febrero del año 1909 llegaron a Seúl unos monjes benedictinos alemanes pertenecientes a la Congregación de Misioneros Benedictinos de Santa Otilia, los cuales, siguiendo el modelo utilizado en sus monasterios africanos, los legos montaron talleres de carpintería y sastrería y una escuela de comercio y los sacerdotes se dedicaron a la educación y evangelización del pueblo. Estos primeros monjes fueron los sacerdotes Bonifacio Sauer, Domingo Enshoff, Casiano Niebauer, Andrés Eckhardt y los hermanos Pascual Auer, Ildefonso Floetsinger, Martín Huber y Columbano Bauer. Dos años más tarde llegaron los padres Canisio Kügelgen, Calixto Hiemer y Anselmo Romer y los hermanos Marcos Metzger, Hilario Hoiss, José Grahamer y Pedro Gernert. Se establecieron en un monasterio que fue convertido en abadía, siendo elegido como su primer abad, el padre Bonifacio Sauer, el día 15 de mayo del año 1913. Un año más tarde, ingresaron como aspirantes los primeros hermanos coreanos: Bonifacio Hoang y Plácido Kim.

Cuando en el año 1920 la Santa Sede dividió en dos el Vicariato Apostólico de Seúl, los monjes de esta Abadía se hicieron cargo del recién creado Vicariato Apostólico de Wonsan, siendo consagrado como obispo del mismo el padre Bonifacio Sauer, el día 1 de mayo del 1921. Siete años más tarde, cerraron el monasterio original de Seúl, reubicándose en Tokwon unos cuarenta monjes. Allí construyeron un seminario para formar a los futuros sacerdotes coreanos y una iglesia de estilo neorrománica. Así, entre 1927 y 1931 la comunidad comenzó a fomentar aun más las vocaciones monásticas entre los coreanos.

En la foto aparece el obispo abad Bonifacio Sauer.

En la foto aparece el obispo abad Bonifacio Sauer.

En el año 1940 se creó oficialmente la Abadía Territorial de Tokwon, que abarcaba los territorios de Wonsan, Munchon, Anbyon, Chonnae y Kowon, convirtiéndose el obispo Bonifacio Sauer en el primer abad ordinario de esta Abadía Territorial. Acabada la Segunda Guerra Mundial, la Abadía cayó bajo el control de las fuerzas de ocupación soviéticas y aunque el monasterio fue utilizado durante mucho tiempo como alojamiento y cuartel de soldados, finalmente los rusos permitieron que se restableciera la vida monástica. Cuando los soviéticos se retiraron en el año 1949, en la abadía había unos sesenta monjes, de los cuales, veinticinco eran coreanos. Al mismo tiempo, en un monasterio cercano a Wonsan construido entre 1926 y 1928, se habían establecido unas veinte religiosas de la Congregación de Tutzing.

El 5 de septiembre de 1949, gobernando Corea del Norte el dictador Kim Il-sung, la policía secreta ocupó el monasterio, arrestaron a los monjes y a las religiosas y los trasladaron a diversas prisiones y campos de concentración en Corea de Norte. En julio del año siguiente, los soldados del Ejército Popular de Corea destruyeron la Abadía y entre los años 1949 al 1952, fueron asesinados catorce monjes y dos religiosas, después de haber sido brutalmente martirizados. Otros diecisiete monjes y dos religiosas murieron de hambre y como consecuencia de los duros trabajos físicos y enfermedades contraídas en aquellos inhabitables campos de concentración.

El padre abad murió en la cárcel de Pyongyang el día 1 de febrero del año 1950, antes de que terminasen de ejecutar al resto de los monjes nativos. Sobrevivieron cuarenta y dos monjes y religiosas europeos, que en el año 1954 fueron repatriados a Alemania a través del ferrocarril Transiberiano. Desde el año 1950 no existen comunidades católicas organizadas en el territorio de Corea del Norte, estando prisioneros en el campo de concentración de Yodok, la mayor parte de los escasos cristianos existentes, donde son sometidos a torturas y a un trato inhumano. Los que viven en libertad, practican su fe en la clandestinidad.

Abadía de Tokwon destruida.

Abadía de Tokwon destruida.

Aunque sea de manera muy resumida, digamos qué suerte corrieron cada uno de los monjes benedictinos: el 1 de diciembre de 1948 fue arrestado el padre Dagoberto Enck en la cárcel de Wonsan; a finales de abril del año siguiente, ingresaron en la prisión de Pyongyang los hermanos Ludwig Fischer y José Grahamer. Cuando la policía secreta irrumpió en la Abadía en septiembre de 1949, el obispo Bonifacio Sauer y los padres Lucio Roth, Arnulfo Scheleicher y Ruperto Klingseis y quince Hermanas Benedictinas Misioneras de Tutsing, fueron llevados a territorio desconocido. El resto de los monjes fueron puestos bajo arresto domiciliario, aunque el sacerdote coreano Matias Choi fue asesinado.

Entre los días 5 al 11 de diciembre fueron llevados a Pyongyang, y desde allí distribuidos a varias prisiones norcoreanas, ocho sacerdotes y veintidós hermanos legos alemanes y cuatro sacerdotes coreanos, donde sufrieron un trato inhumano hasta el mes de mayo del año siguiente. Quedaron abandonados a su suerte en diferentes lugares del país, veintiséis hermanos coreanos. El 14 de mayo de 1949 fue asesinado en Hamheung el sacerdote coreano Gabriel Ku y el 3 de julio del mismo año, el hermano Pedro Gernert murió de hambre en la prisión de Oksadok.

Desde el 13 al 27 de julio de 1949, fueron sometidos a durísimos interrogatorios y palizas el obispo Bonifacio Sauer, los padres Lucio Roth, Rumperto Klingseis y Gregorio Steger, así como los hermanos José Grahamer y Gregorio Giegerich. El día 3 de agosto murió en Oksadok el hermano Marcos Metzger y en el mismo lugar, el 14 de septiembre, el hermano Eugenio Meier.

Mapa de ubicación de la abadia de Tokwon.

Mapa de ubicación de la abadia de Tokwon.

Como he dicho antes, en 1950 en la cárcel de Pyongyang, murió a consecuencia de una larga enfermedad, el obispo-abad Bonifacio Sauer. Ese mismo año y en diversos lugares y fechas murieron enfermos o de hambre los padres Ruperto Klingseis y Pedro Lee y los hermanos Basilio Hauser y Pascual Auer, así como la hermana Eva María Schütz. También fueron ejecutados en Pyongyang los padres Gregorio Steger, Dagoberto Enk, Benedicto Kim, Bernardo Kim, Martín Kim, Lorenzo Lee, así como los hermanos Gregorio Giegerich, José Grahamer y Ludwig Fisher. En Wonsan fue ejecutado el padre Mauro Kim y en Sunan, Sor Lucía Pak. El 14 de octubre, en Hamheung murió de hambre la hermana oblata Inés Chang y en el campamento de Mampo murieron los padres Canuto d’Avernas y Gregorio Sorges, así como los hermanos Hilario Hoiss y Solano Hermann.

El año 1951 fue un año terrible para todo el pueblo norcoreano, ya que debido a las condiciones climatológicas, las cosechas se echaron a perder, lo que aumentó el hambre y la penuria, los acosos y sufrimientos en todo el pueblo, pero de manera aun mucho más cruel, en la población reclusa. Como consecuencia de esto, en Oksadok murieron el padre Anselmo Romer y el hermano Eusebio Lohmeir. En el mismo campo de concentración, en el año 1952, murieron los padres Cuniberto Ott, Arnulfo Schleicher, los hermanos Ildefonso Floetzinger y Gottlieb Auer y Sor María Fructuosa Gerstmayer. Como he dicho anteriormente, los que sobrevivieron fueron repatriados a Alemania en el año 1954.

En el mes de mayo del año 2007 se inició el proceso de beatificación de estos treinta y seis mártires benedictinos norcoreanos de Tokwon, ejecutados todos ellos bajo el gobierno de Kim Il-sung. La Causa se denomina “Causa de beatificación del obispo abad Bonifacio Sauer, del padre Benedicto Kim y compañeros mártires”. Podríamos decir que el proceso de beatificación está actualmente en sus inicios.

Antonio Barrero

Enlaces consultados (12/09/2014):
– http://monacato.blogspot.com.es/2014/06/martires-de-la-abadia-de-tokwon.html
– http://es.wikipedia.org/wiki/Abad%C3%ADa_territorial_de_Tokwon
– http://www.missionsbenediktiner.de/seligsprechung/index.php

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

10 pensamientos en “Benedictinos mártires de la Abadía norcoreana de Tokwon

  1. Tenía la referencia de estos mártires, más no en detalle y nombres como ahora nos lo expones.
    No cabe duda que para el Evangelio no hay fronteras y que los mártires unen en una sola raza.
    Que los Santos, Beatos y estos Mártires Corea logren la unidad y La Paz en la noble nación de Corea.
    Por otro lado, me has despertado una inquietud que tengo desde que el Papa Benedicto fue a Montecassino. Me di cuenta que el Abad es Obispo a la vez. Has hecho referencia de esto en el artículo. El Obispo es Ordinario del lugar y todos se subordinan a su jurisdicción, clero secular y religioso. Entiendo que las abadías en la antigüedad gozaron de privilegios de excencion en la Edad Media, habiendo cierta separación jurisdiccional. ¿Cómo es que un Abad puede ser a la vez ordinario dela circunscripción? Entiendo que para ello debe recibir la ordenación episcopal, pero eclesiásticamente tiene fruto esto, es decir pastoralmente un hombre llamado a pastorear dentro de una vida de encierro, tiene a la vez la potestad de toda una comunidad eclesial? Espero haberme podido expresar y que también tu puedas aclararme esta duda.
    Muchas gracias y saludos.

    • Humberto,
      Salvo excepciones, actualmente un abad no es obispo, sino solo el superior de una abadía, aunque tú –que conoces bien el santoral – sabes que existen muchos santos y beatos que, sobre todo en la Edad Media, eran abades-obispos.

      Pero este caso es distinto. Al llegar los benedictinos alemanes a Corea, al padre Bonifacio Sauer lo nombraron abad del nuevo monasterio. Fue en el 1920, cuando la Santa Sede decidió dividir el Vicariato Apostólico de Seúl en dos: Seúl y Wonsan. Al hacerse cargo los benedictinos de este nuevo Vicariato es cuando fue consagrado como obispo el padre Sauer. Obispo por ser Vicario Apostólico, no por ser abad, aunque al mismo tiempo compaginase ambas responsabilidades. Los Vicarios Apostólicos si suelen ser obispos.

  2. Muchísimas gracias, Antonio, por hablarnos de este grupo de mártires que desconocía. Voy a tomar nota del nombre de las mujeres, aunque es poco probable que pueda hallar mucha información de cada una, especialmente en español o en inglés.

    • Pero quizás si, en alemán.
      Es cierto que es un grupo de mártires desconocido, sobre todo fuera de los ambientes benedictinos. Lo mismo que lo son los mártires albaneses, aunque ahora con la visita del Papa Francisco a Albania se hable más de ellos.

      • Uf, el alemán lo tengo en mi lista de asuntos pendientes… e incluso antes me gustaría perfeccionar el italiano, mejorar el francés y aprender algo de árabe, fíjate como te lo digo…

        • Pues aprende también el albanés y así podrás escribir sobre la Sierva de Dios María Tuci, la única mujer de la Causa de beatificación de estos neomártires.

  3. Antonio que terribles destinos los de estas personas de Dios que habian ido a ayudar,a formar y a predicar el evangelio.
    Has tenido que resumir lo sufrido por esta gran cantidad de Siervos de Dios Martires,pero estoy seguro que cada caso en particular debio de ser atroz y terrible.
    Espero y deseo que aunque el proceso este en sus comienzos en unos años puedan proclamarlos Beatos.

  4. Sobre los Mártires norcoreanos tengo entendido de un obispo que fue desaparecido que apenas en 2013 fue declarado muerto aunque probablemente fue asesinado poco después de su desaparición en 1949 trataré en octubre sobre él y sus compañeros de martirio ya que su causa recien fue abierta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*