San Alejandro de Bérgamo, mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo del Santo, obra de Fabio Ronzelli. Catedral de Bérgamo, Italia.

Lienzo del Santo, obra de Fabio Ronzelli. Catedral de Bérgamo, Italia.

Pregunta: Quisiera saber sobre San Alejandro, patrono de Bérgamo en Italia. Gracias.

Respuesta: Este san Alejandro es, como tu bien dices, el santo patrono de la ciudad italiana de Bérgamo. La narración de sus tres “Actas”, por cierto muy antiguas, es fantasiosa e incluso dramática. En líneas generales, en ellas se dice que Alejandro era el “signífero” (suboficial encargado de llevar la insignia de una centuria) de la Legión Tebea, quien encontrándose en Milán, se convirtió al cristianismo. Por ello, al proclamarse el edicto de los emperadores Diocleciano y Maximiano en el año 303, fue encarcelado junto con otros compañeros que también eran cristianos, entre ellos los santos mártires comenses Fidel, Carpóforo y Exanto, que habían sido convertidos por el obispo milanés San Materno.

Pudo fugarse a la ciudad de Como, pero allí fue arrestado y reconducido a Milán ante la presencia del emperador Maximiano, quien le exigió que ofreciera sacrificios a los dioses, pero Alejandro se negó y tiró al ídolo al suelo, lo que provocó su inmediata condena a muerte. El verdugo desenvainó la espada pero no se atrevió a decapitarlo y volviéndose ante el emperador, le dijo: “Señor, la cabeza de este hombre me pareció como si fuera una montaña, por lo que me estremecí y no me atreví a decapitarlo”. Ante el rechazo del verdugo, la ejecución se suspendió y Alejandro aprovechó de nuevo la ocasión para huir por segunda vez llegando hasta las cercanías de Bérgamo. Allí nuevamente fue apresado por la guardia imperial, que lo condujo al pretorio, ante los pies de la estatua de Plotacio, para que sacrificase a los dioses o ser nuevamente condenado a muerte. El se negó, ofreció voluntariamente su cabeza al verdugo, y fue decapitado. Una matrona llamada Grata, hija de un tal Lupo que era un gentilhombre de Bérgamo, recogió el cuerpo del mártir y le dio sepultura en una propiedad que tenía en las afueras de la ciudad. Sobre su sepulcro construyó un pequeño oratorio.

La verdad es que, como dije anteriormente, estas “Actas” no son muy fiables, porque aunque no están redactadas en épocas muy tardías, derivan de un sustrato hagiográfico que mezcla lugares muy comunes pero improbables. Hay muchas incongruencias: las fugas, la pertenencia de Alejandro a la Legión Tebea – aceptada por unos, pero rechazada por otros – y la inclusión de determinadas vicisitudes que son aplicables a otros muchos mártires. Se dice que fue el evangelizador de la ciudad de Bérgamo, pero no se explica ni cómo ni cuando desempeñó esta misión, aunque bien es cierto que desde el siglo IV se le rindió culto en la ciudad, pues sobre el oratorio de su sepulcro se construyó una pequeña basílica en tiempos del emperador Constantino. Sin embargo, se acepta comúnmente que era un soldado, pues ya en el año 585 el rey longobardo Autari, lo nombró protector de sus tropas y le construyó una basílica en Fara Gera d’Adda.

Imagen del Santo coronando la cúpula de la catedral de Bérgamo, Italia.

Imagen del Santo coronando la cúpula de la catedral de Bérgamo, Italia.

Existe una hipótesis que defiende que Alejandro fue martirizado en Milán – cosa extraña porque San Ambrosio, que vivió poco tiempo después del martirio, no tenía la menor noticia del mismo, no lo menciona – y que posteriormente fue trasladado a Bérgamo. Actualmente, esto no se admite aunque se comprende, ya que era costumbre en ciertos hagiógrafos antiguos, adjudicar a las ciudades más importantes (en este caso Milán) los santos de toda aquella región. Recordemos que Bérgamo está situada a unos sesenta kilómetros de Milán.

He dicho anteriormente que su culto se inició sobre su sepultura desde el mismo siglo IV, ya que esto se menciona en los primitivos calendarios de la ciudad; valga como ejemplos que en el año 774, el llamado “Testamento de Taidón” hace mención de su basílica indicando: “ubi eius sanctum corpus requiescit” y que en el año 903, Berengario I, lo recuerda en uno de sus edictos.

En el año 1561, en torno al sepulcro se encontró una lápida con la siguiente inscripción: “Miles Thebanus” y cercana a ella se encontró los fragmentos de un epígrafe, que reconstruido, decía: “Beati martyris Alexandri pretiosissimus thesaurus”; cabe destacar que en este elogio no se da ninguna pista sobre su condición militar, cosa ya aceptada desde mucho antes. Fue en este año cuando las reliquias del santo fueron trasladadas desde esta basílica primitiva a la actual donde se encuentran. En un acta pública redactada por el canónigo Guarneri en nombre del obispo Cornaro, para recordar la basílica que había sido demolida por el doge de Venecia, dice explícitamente que el santuario donde estaban las reliquias estaba intacto, “inviolatumque crimine belli”. Esto induce a pensar que aunque los bárbaros habían atacado anteriormente el templo en alguna ocasión, siempre respetaron la cripta.

Detalle del Santo en su sepulcro de la catedral de Bérgamo, Italia.

Detalle del Santo en su sepulcro de la catedral de Bérgamo, Italia.

El podestá de Verona, Francisco Venerio, definió en el siglo XV a la primitiva basílica que estaba ubicada en la actual Puerta de San Alejandro en Borgo Canale, diciendo que era “antiquísima y de gran veneración en todo el territorio bergamasco” y Secco Suardo, en el siglo XIX, analizando un diseño de la basílica, creyó poder reconocer las estructuras originales, datándola como del siglo IV y manifestando que la cripta de la basílica surgió sobre el lugar del primitivo oratorio construido por Grata sobre la sepultura.

Actualmente, el culto a San Alejandro de Bérgamo está extendido no solo en su ciudad, sino en numerosas iglesias de su diócesis, que desde muy antiguo fue designada como la sede de San Alejandro. Esto indujo al beato Pinamonte, a pensar erróneamente que San Alejandro había sido el primer obispo de la ciudad, cosa completamente incierta.

Mencionemos, por ejemplo, algunas de estas iglesias: la iglesia de San Alejandro de Morla, cuya fundación se atribuye al emperador Carlomagno y que según la tradición, fue construida exactamente en el lugar donde el santo fue arrestado; la iglesia de San Alejandro en Colonna – que es de la misma época – se afirma que fue construida sobre el lugar del martirio o la iglesia de San Alejandro de la Cruz, edificada en el supuesto lugar donde la cabeza del santo fue impicada después de su decapitación. San Alejandro es también muy venerado en la ciudad de Brescia, cercana a Bérgamo y en otras muchas localidades de la región italiana de Lombardía.

La festividad del santo se conmemora el 26 de agosto; ese día, en Bérgamo, se celebra un animadísimo mercado llamado la “Feria de San Alejandro”. La traslación de sus reliquias, se celebraba hasta finales del siglo XIII, el día 26 de julio. En el año 1910, el obispo Radini Tedeschi hizo un reconocimiento canónico de las reliquias, que hoy se encuentran depositadas en una bellísima urna de plata, tal y como aparece en una de las fotos de este artículo.

Iconográficamente se le representa montado a caballo o a pie, pero casi siempre portando el estandarte de la Legión. Su representación más antigua es un fresco del siglo XIII que apareció en un bisel del ajimez descubierto durante la restauración que en el año 1936 se llevó a cabo en el Aula de la Curia de la diócesis. También existe una estatua ecuestre de 1353 atribuida a Juan de Campione y que actualmente se encuentra en el portal de la iglesia de Santa María la Mayor en Bérgamo.

Sepulcro del Santo en la catedral de Bérgamo, Italia.

Sepulcro del Santo en la catedral de Bérgamo, Italia.

En la Pinacoteca Vaticana existe una pintura de Loverini, en la cual se reconstruye la escena del martirio, con la matrona Grata recogiendo su cabeza. El ciclo completo de la historia de San Alejandro aparece en los frescos del pintor milanés Federico Ferrari en la iglesia de San Alejandro de la Cruz, así como en los frescos de Francesco Coghetti en la cúpula de la catedral bergamasca. Otras muchas obras de arte lo representan, pero no quiero alargar el artículo.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– RONCHETTI, G., “Memorie storiche della Città e Chiesa di Bergamo”, Bérgamo, 1805
– SAVIO, F., “La leyenda de los santos Fidel, Alejandro, Carpóforo y otros mártires”, Analecta Bollandista, XXI, 1902.
– VV.AA. “Il grande libro dei santi”, Edizioni San Paolo, Milano, 1998
– VV.AA. “Bibliotheca sanctórum, tomo I”, Città Nuova Editrice, Roma, 1990.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

17 pensamientos en “San Alejandro de Bérgamo, mártir

  1. Conozco a este Santo gracias a su vinculación con Santa Grata, la matrona de Bérgamo que recogió su cabeza cortada, y con Santa Asteria, su hermana. Ambas son también copatronas de Bérgamo junto con él y, dado que fueron mártires como él, algún día les dedicaré un artículo.

    La famosa pintura de Loverini de Santa Grata que mencionas en el artículo tuve el gusto de verla y fotografiarla en los Museos Vaticanos cuando estuve allí hace algunos años: http://meldelen.deviantart.com/art/Santa-Grata-83573661 No una obra maestra, pero sí una preciosa pintura que no entiendo como suscita tantas burlas por parte de algunos turistas -¿será por la cabeza cortada, o por las florecitas que brotan de la sangre de Alejandro?-. En cuanto a la ristra de ángeles que coronan la zona superior del cuadro, es de las más copiadas en estampas modernas junto a los dos querubines pensantes de Rafael en su “Madonna Sixtina”.

    Sobre el mártir quisiera decir una curiosidad: su representación iconográfica es bastante errónea. Aparece representado como un caballero romano, pero ¡¡un signífero no tenía caballo!! De hecho, iba siempre a pie portando el estandarte. Y el atuendo de signífero era una armadura sencilla recubierta por una piel de lobo con cuya cabeza se tocaba la frente. Estas representaciones del mártir no tienen ningún parecido con el aspecto real del signífero de una legión romana, vaya. Tampoco han acertado con el estandarte. Es la representación barroca y romántica de un oficial más que la de un signífero romano lo que vemos aquí.

    Esto es un signífero romano: http://www.tonypolizzi.it/images/DSC_2828WEB.jpg?367

    • Lo cual demuestra, Ana María, que muchos artistas: pintores, escultores, vidrieros, etc., no tienen ni …….. ideas de historia. Lo que si parece más verídico es que el santo desempeñaba esa función dentro de la Legión.
      Te animo a que nos escribas sobre las Santas Grata y Asteria.

      • En el siglo XIX, cuando empezaron a hacerse descubrimientos y excavaciones arqueológicas, empezaron a hacerse representaciones de Santos más historicistas. Yo estoy segura de que alguna obra de arte que represente al Santo como un auténtico signífero seguro, seguro que existen, pero, ¡vete a saber! No tendrán ni la antigüedad ni el valor de éstas que vemos en el artículo.

        Gracias por la invitación a escribir sobre Grata y Asteria. Lo haré.

  2. Conozco a San Alejandro desde cuando obtuve una estampa suya. Creo que fue la primera de un santo que tuve fuera de los más populares. Y efectivamente, esta montado en un caballo.
    También fue su sepulcro de las primeras fotos que comencé a coleccionar pues me gustó mucho por lo artístico y porque está en el altar mayor de la catedral, conforme a la tradición, de que el sepulcro del mártir es el fundamento de la edificación del altar.
    Con la catedral de Bérgamo y su historia me he relacionado porque el hoy San Juan XXIII era miembro de esta Diócesis.
    Por ultimo una pregunta: muchos santos son atribuidos como miembros a la Legión Tebana. Dadas las proporciones ¿no pudiera haber sucedido que realmente hubiera desertores que se dispersaron y luego fueron hallados y martirizados después de que éstos hayan recapacitado y dieran testimonio finalmente de su fe?
    Saludos.

    • Con el permiso de Antonio: esto de la Legión Tebana es lo mismo que las Once Mil Vírgenes compañeras de Santa Úrsula. Como te tomes al pie de la letra todo lo que leas sobre el tema, acabarás creyendo que los burros vuelan.

      Realidad: soldado mártir suelto que no sé dónde ubicar, lo meto en la Legión Tebana. Virgen mártir suelta que no sé dónde ubicar, la meto en las Once Mil de Santa Úrsula. Ya puedes darle vueltas intentando explicar lo inexplicable, que no hay otra explicación que ésta. Que me corrija Antonio si me equivoco.

      • Yo creo que la célebre Legión Tebea (o Tebana) fue una legión romana importante, numerosa, formada casi exclusivamente por hombres procedentes de la Tebaida, o sea, egipcios, muchos de ellos de religión cristiana. ¿Cuantos eran? Yo no soy historiador, pero no me creo que estuviese formada por los miles de soldados que a ella se le atribuyen. ¿Cuantos eran cristianos? Pues muchos, pero imposible determinar el número de ellos. Desde luego, todos seguro que no lo eran.
        Que en la Legión Tebea hubo deserciones de soldados que por una razón u otra se escaparon de ella, bien por miedo a luchar o por miedo a morir, seguro que si, pero lo que no me creo es que existiesen pelotones que fueran detrás de cada uno de los desertores.
        Que algunos desertaron por miedo a morir si los descubrían como cristianos, seguro que si y que alguno recapacitaría y rectificaría, pues seguro que también, pero ¿quienes?, ¿cuantos?, ¿cómo?, ¿donde? Solo Dios lo sabe.
        Yo también me creo que la leyenda ha hecho de la Legión Tebea como una caja de zapatos, donde casi todo cabe. Mártir no suficientemente localizable, púes a la Tebea y Santas Pascuas. Como tu bien dices, Ana Maria: algo parecido a las compañeras de Santa Ursula.

  3. Ana, comprendo lo que quieres expresar, sin embargo en un trabajo serio, el proceso de descartar posibilidades no está de más. Tan malo es un extremo como otro. La deducción puede tener cierta proyección y respeto, pero la falta de pruebas es lo que le sofoca.
    Mi inquietud es porque entre los mártires de Vietnam y Corea hubo quienes huyeron y apostataron, militares incluso, y luego fueron martirizados y hoy son santos. Aplicando esta semejanza creo que es muy alta la probabilidad de que sucediera en la Legión Tebana, claro que no todos pero ¿ uno o dos por qué no? No quiero buscar tres pies al gato sabiendo que tiene cuatro pero ¿a poco nunca se ha planteado esta posibilidad? A lo mejor sí pasó y hasta pudiera que los nombres se perdieran o fueran unos corposantos confundidos.
    Saludos

    • Humberto, ya que solicitas un trabajo serio, empecemos con descartar la comparación con los mártires de Corea o Vietnam, que no ha lugar porque es anacrónica y descontextualizada. Lo he dicho otras veces: para hacer una reflexión y un análisis serio no puedes extrapolar datos de mártires que pertenecen a épocas, contextos históricos y ubicaciones geográficas totalmente distintas. Vamos a ceñirnos a la época que nos ocupa y dejemos lo que pasó con otros en otros tiempos.

      Una legión romana tenía unos 6.000 efectivos. Ponte a buscar ahí quiénes son cristianos, quiénes se te han escapado, manda a tropas a buscarlos uno por uno, como si el ejército imperial no tuviese nada mejor que hacer. El castigo aplicado a una legión que hubiese cometido una falta grave era diezmarla, es decir, matar a un soldado de cada diez. ¿Aciertas por casualidad al cristiano, o te cargas cientos de fieles a la religión imperial por el camino? ¿Los seis mil efectivos eran cristianos? Eso no se lo cree nadie. ¿Quién es el cristiano, el que ha salido huyendo o el que hacía número nueve y se ha salvado? Y podemos seguir haciéndonos preguntas tontas sin fin; cuando no vale la pena, porque si hubo cristianos en esa Legión, cosa que no dudo, no sabemos cuántos eran, ni si todos padecieron el martirio.

      Yo no soy amiga de extremos, pero hay una cosa que se llama sentido común y en el caso de la Legión Tebana, como en el de las compañeras de Santa Úrsula, hay que aplicar sentido común y punto. El “a lo mejor” no nos sirve más que para especular, y ya especularon demasiado algunos eruditos del siglo XIX. Vamos a ser realistas y a concluir que de la legión Tebana no sabemos cuántos eran cristianos, cuántos de ellos murieron mártires y cuántos lograron escapar.

  4. Antonio te doy las gracias por publicar este articulo de San Alejandro de Bergamo.
    Veras,he visto siempre muchisimas estampas y representaciones de el,y curiosamente nunca he llegado a buscar informacion de este santo.
    El sepulcro me ha impresionado,verdaderas maravillas que hay por el mundo,jejeje.
    Yo creo y pienso que el santo existio realmente,pues como dices ya en el siglo IV se le rendia culto.

    • Que es un santo histórico, no existe la menor duda, pero que sean ciertas todas las cosas mencionadas en las “Actas” y de las que he hablado, no se lo cree nadie. La “Vita” del santo se ha visto contaminada como las de muchos otros y con este tipo de artículos, lo que pretendemos es ayudar a poner las cosas en su sitio.
      ¿Se explican tantas fugas? ¿Y fue tan desprevenido que siempre lo cogieron? ¿Que murió en Milán pero fue sepultado en Bérgamo? El papel es muy sufrido y a lo largo de la historia, cada uno ha escrito en él lo que ha querido. Quedémonos con lo importante: que es un santo real, que sus reliquias son auténticas, que su culto es inmemorial y que en Bérgamo y en el resto de la Lombardía recibe bastante culto.

  5. muchisimas gracias…….lo pregunte pue sabia que era el santo patrono de bergamo,ciudad donde nacio mi padre….ahora se que todos los ghidini,incluyendo mi padre y dos de mis hijos llevan ese nombre y mi papa decia que si no era alejandro no era un ghidini………provenimos de una familia muy religiosa …..ahora podre responder a mis hijos ,nietos y sobrinos porque llevan ese nombre……muchisimas gracias……….me encanto conocer su historia………

    • Gracias a ti, Maria iris. Ha sido un placer el poder ayudarte a conocer un poquitín más a este santo patrono de la ciudad de tu padre. Que San Alejandro te proteja a ti y a toda tu familia.

  6. Gracias Antonio,
    A menudo confundía yo a este santo, con San Jorge, a pesar de que no tiene el dragón a sus pies, en muchas representaciones que he visto por Italia si que se puede confundir fácilmente.
    Al igual que Ana María, yo también pude ver esa pintura en los museos Vaticanos y aunque si que me gusto, porque es un pintura muy bella. Si que la veo muy al estilo romántico.
    Su sepulcro es espectacular, muy rico en filigranas y pequeños detalles, que lo hacen muy solemne. ¿ La Santa que hay en el lateral izquierdo del sepulcro es Santa Grata?

  7. No se, no se pero a priori me parece que este santo no aparenta una vida muy ejemplar ni referencias a tener en cuenta para que sirva de ejemplo al cristianismo pero me imagino que aunque no tenemos referencias en el día a día del santo el pueblo llano y los cristiano si sabrían de sus obras.

    • No conocemos el día a día de San Alejandro de Bérgamo y podemos comprender que intentara huir de quienes lo perseguían por ser cristiano, pero una vez capturado, puso su cabeza al verdugo antes que renunciar a su fe. Este gesto es más que suficiente para demostrarnos su santidad, ¿no lo crees?

  8. Es la primera ocasión que escucho sobre este San Alejandro el que parece como muchos otros santos que mucho se ha inventado sobre el, lo que si es que la urna que conserva sus reliquias es una belleza y parece que la imagen barroca del santo ha dado pie a muy bellas obras de arte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*