San Liberato, agustino mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de San Liberato, mártir agustino.

Imagen de San Liberato, mártir agustino.

En el encantador valle sagrado de Rieti existe una pequeña aldea, fracción de Cantalice, llamda San Liberato. Aquí, en la pequeña y bonita iglesia parroquial se venera a San Liberato Mártir.

El nombre Liberato deriva de los tardíos nombres latinos Liberatus, Liberator y Liberata, derivados de “liberare”. Se ha difundido en sus formas fundamentales en el centro y sur de Italia. La forma Liberante es típica de Sicilia. El nombre está difundido entre los santos y beatos del Martirologio Romano y entre innumerables mártires de las catacumbas romanas, los “cuerpos santos”.

En el Martirologio Romano están:
– San Liberato (Liberal), mártir en Roma, 20 de diciembre.
– Beato Liberato Weiss y compañeros mártires franciscanos, 3 de marzo.
– Santos Liberato, Bonifacio, Servio, Rústico, Rogato, Séptimo y Máximo agustinos mártires, 2 de julio.

Hay sin embargo otros santos y beatos con este nombre, por ejemplo San Liberato de Loro Piceno, franciscano de las Marcas, venerado el 6 de septiembre.

Muchos, también, son los mencionados “cuerpos santos”. Entre ellos recordamos: San Liberato mártir de Calvisi Sannitico de Gioia Sannitica (CE), autenticado en 1687; San Liberato mártir de Roccamorfina (IS), extraído de las catacumbas de Ponciano y autenticado en 1780; San Liberato mártir de Fratta Polesine (RO), extraído de la catacumba de Félix y Adaucto, y autenticado en 1727; San Liberato mártir de San Marco la Catola (FG), extraído de la catacumba de Priscila y autenticado en 1754, por citar algunos de los más famosos y venerados.

La pregunta ahora es simple: ¿quién es el patrón de San Liberato de Cantalice (RI)? La respuesta no es tan simple.

Lienzo del Santo. Diócesis de Civita Castellana.

Lienzo del Santo. Diócesis de Civita Castellana.

San Liberato, fracción de Cantalice, es un pequeño centro de unos 500 habitantes ubicado en el límite norte del complejo comunal. El nombre deriva del santo patrón, abad agustino, al cual está intitulada la iglesia parroquial construida sobre un acantilado esponjoso. Ésta es de origen muy antiguo. Con el nombre de monasterio u oratorio, es citada en la bula de 1153 que el papa Anastasio IV envió al obispo de Rieti Dodone, sobre la demarcación de las fronteras ya que la diócesis fue dividida políticamente entre el Reino de Nápoles y los Estados Pontificios; otra vez por la misma razón que se menciona en la bula de 1182 del papa Lucio III al obispo Benedetto. La iglesia de San Liberato, a pesar de estar sujeta a la jurisdicción canónica de la diócesis de Rieti, era dependiente como un feudo de la abadía de Ferentillo en Val Nerina y gozaba de inmunidad de cualquier carga de impuestos con respecto a grandes y pequeños propietarios en 1178, cuando el emperador Federico I de Suabia, teniendo bajo su protección el obispo y la iglesia de Rieti, concedió este privilegio.

Esto sin duda favoreció el surgimiento de algunas áreas residenciales alrededor del pequeño oratorio. En los primeros años de 1600 fue elevado a parroquia, aunque aún sujeta a la abadía de Ferentillo, estaba bajo la jurisdicción canónica de la diócesis de Cittaducale que se formó en 1502 con las iglesias excluidas de la diócesis de Rieti en el reino de Nápoles. Desde 1818, suprimida la diócesis de Cittaducale, formó parte de la diócesis de l’Aquila para ser definitivamente re-anexionada a la de Rieti en 1972.

De aquí se deduce que el Santo del pueblo del mismo nombre es el abad agustino Liberato, así representado en la estatua en el nicho de la derecha del altar.

Decir que en San Liberato se veneran dos santos de este nombre. De hecho, a la derecha de esta estatua hay otro nicho donde están las reliquias, aunque unas pocas, de los Santos mártires Liberato, Aurelio y Felciano, extraídos de las catacumbas de Ponciano, en Roma, y autenticados en 1683, que se donaron más tarde la iglesia de San Liberato. Así, se puede entender que la pequeña ciudad tiene dos patronos nombrados Liberato: el abad agustino Liberato, cuyo culto está presente en otras áreas de la Italia central (por ejemplo, Narni, Civita Castellana) y Liberato mártir romano, cuyas reliquias están en la parroquia desde 1683.

Reliquias de San Liberato, mártir romano, y compañeros extraídos de las catacumbas.

Reliquias de San Liberato, mártir romano, y compañeros extraídos de las catacumbas.

Concluyendo, dos noticias sobre el mártir agustino. San Agustín, que fue bautizado por Ambrosio en Milán, en 387, regresó a África para poner en práctica su propósito de la vida monástica. Incluso cuando se convirtió en obispo en 395, y luego para toda la vida vivió como monje, aunque acosado por muchas ocupaciones pastorales, propagó por todos los medios la vida religiosa en toda África cristiana. A su muerte en el año 430, Agustín dejó a la Iglesia monasterios de hombres y mujeres, así como el florecimiento de religiosos, religiosas y de ricas bibliotecas. La primera invasión romana de África por los vándalos y los árabes destruyó las fundaciones monásticas agustinas.

Entre los monasterios de África que la Orden considera de inspiración agustiniana, básicamente, es de particular importancia el de Gafsa, en Túnez, por el martirio de su diácono religioso Bonifacio, el abad Liberato, Severo, Rústico, Rogato, Séptimo y Máximo monjes.

Tras el edicto publicado en 484 por el rey Hunerico que ordenaba la entrega a los sarracenos de los monasterios y de sus habitantes, los siete religiosos del monasterio fueron encarcelados y, después de soportar pruebas amargas, fueron martirizados en Cartago, ofreciendo un gran ejemplo de la fe y la unión fraterna. Su celebración fue concedida la Orden el 6 de junio de 1671 y el día de la fiesta es el 2 de julio, según el Martirologio Romano: “Conmemoración de los santos mártires Liberato, abad; Bonifacio, diácono, Servio y Rústico, subdiáconos, Rogato y Séptimo, monjes, y el muchacho Máximo: en Cartago, en la actual Túnez, durante la persecución de los vándalos, bajo el rey arriano Hunerico, fueron sometidos a crueles torturas por haber confesado la fe católica y defender la unidad del bautismo; muertos a golpe de remo en la cabeza mientras estaban clavados en la madera en la que había tratado de quemarlos, concluyeron el curso de su admirable lucha, recibiendo del Señor la corona del martirio”.

Damiano Grenci

Bibliografía y fuentes:
* AA. VV. – Biblioteca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi) – Voll. 1-12 e I-II appendice – Ed. Città Nuova
* Bellini P. – Il progetto agostiano di vita. La famiglia agostiana tra utopia e realtà – Tolentino, 1982 (I edizione)
* C.E.I. – Martirologio Romano – Libreria Editrice Vaticana – 2007 – pp. 1142
* Casagrande Gianfranco – Conoscere e amare i Santi e i Beati Agostiniani – Editrioce Shalom, 2009
* Grenci Damiano Marco – Archivio privato iconografico e agiografico: 1977 – 2013
* Provincia Agostiniani d’Italia – Messale Agostiniano – Roma, 1976
* Rojo Martìnez Fernando – Il fascino di Dio. Profili di agiografia agostiniana – Roma, 2000
* sito web di chiesacattolica.it
* sito web di newsaints.faithweb.com
* sito web di prolococantalice.it
* sito web di santiebeati.it
* sito web di wikipedia.org

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

2 pensamientos en “San Liberato, agustino mártir

  1. Gracias, Damiano. Es curioso que la parroquia tenga por patrón a un Santo y las reliquias que tienen en realidad corresponden a otro Santo, aunque homónimo. Esto pasa también en muchos pueblos de España y claro, caen en el error de identificar sus reliquias locales con Santos del Martirologio, cuando en realidad lo que tienen son cuerpos santos de las catacumbas. Por ejemplo, Santa Cristina en Osma, o en Lloret de Mar; San Bonifacio en Carcaixent… y en Italia, el caso de Santa Reparata en Pesco Sannita que te comentaba el otro día. Está bien tener a dos Santos homónimos, pero no confundirlos.

  2. Muchas gracias, Damiano, por este artículo sobre San Liberato venerado en Cantalice (Rieti).
    Aunque tu foto es mucho mejor, tenía conocimiento de las reliquias del cuerpo santo, aunque no de las de este “presunto” abad agustino. Pongo lo de presunto entrecomillado porque mucho me extraña que haya un agustino tan antiguo, cuando la Orden como tal no existía en aquellos tiempos. Como bien sabes, fue establecida como orden mendicante en pleno siglo XIII, en tiempos de Inocencio IV, con la intención de unir a una serie de comunidades de ermitaños que intentaban vivir las experiencias de San Agustín.
    Gracias por el artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*