Santa Dulcísima de Sutri, un posible caso de desdoblamiento hagiográfico

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Gloria de la Santa. Fresco de Luigi Fontana. Catedral de Santa Maria Assunta, Sutri (Italia).

Gloria de la Santa. Fresco de Luigi Fontana. Catedral de Santa Maria Assunta, Sutri (Italia).

En este blog hemos hablado numerosamente de lo que son los desdoblamientos en hagiografía: es decir, cuando un Santo asume la identidad de otro distinto y es venerado de forma local como una figura autóctona, cuando no lo es. Por ejemplo, Santa Marina de Orense, que no es otra que Santa Marina-Margarita de Antioquía; las nueve hermanas mártires de Santa Quiteria, que sólo son cada una un “alter ego” de las Santas homónimas más famosas; o tres de las cuatro vírgenes mártires de Aquileya –Eufemia, Tecla, Dorotea– que son en realidad las mártires de Calcedonia, Iconio y Capadocia respectivamente; o el problema de las dos Eulalias -la de Mérida y la de Barcelona-, por sólo citar algunos casos.

El desdoblamiento hagiográfico es un hecho y gracias a los hagiógrafos, que han dedicado su vida a estudiar las vidas y rastro histórico y cultural de los Santos, hemos podido ir dilucidando en algunos casos Santos que se han desdoblado en diversas identidades que en realidad sólo correspondían a un único individuo. Es el probable caso que trataremos hoy respecto a una virgen mártir muy venerada en la ciudad italiana de Sutri, Santa Dulcísima.

Sobre la Santa
La historia de Dulcísima (en italiano Dolcissima, “de gran dulzura”) es imprecisa, y se tienen muy pocos datos sobre ella, que según se dice predicaba el Evangelio en la región del Lacio, es decir, era una apóstol, una santa predicadora, como por ejemplo, Santa Parasceve (Venera) de Roma. Su martirio, al parecer, tuvo lugar en Sutri (Viterbo) el 16 de septiembre de un año impreciso en el siglo IV, bajo el imperio de Diocleciano.

Imagen-relicario procesional de la Santa, atribuida al taller de Gian Lorenzo Bernini. Catedral de Santa Maria Assunta, Sutri (Italia).

Imagen-relicario procesional de la Santa, atribuida al taller de Gian Lorenzo Bernini. Catedral de Santa Maria Assunta, Sutri (Italia).

Esto se halla atestiguado en una lápida de mármol, hallada en el siglo XVII en el lugar de su sepultura, cerca de las catacumbas de San Juvenal, al lado del actual cementerio de Sutri. A partir del año en que se hallaron sus huesos, la mártir pasó a ser festejada por toda Sutri, que la escogió como patrona. La susodicha inscripción en latín, hoy día expuesta en los muros de su capilla de la catedral de Sutri, dice que Dulcísima fue “una virgen que, por su fe en Dios, odió el mundo” y fue martirizada, cosa que tan sólo es deducible a partir de una palma, supuestamente martirial, grabada en el mármol. Ésta es la traducción completa:

“Tú eres bendita,
oh virgen Dulcísima,
que por tu Dios has odiado el mundo;
por ti se ha hecho más grande el reino de los cielos.
Intercede por nosotros.
El dies natalis de esta virgen se celebra el decimosexto día de las calendas de octubre”
.

Los restos mortales de la Santa fueron trasladados a la catedral de Santa Maria Assunta de Sutri en el mismo siglo XVII. Desde entonces, ha conocido un gran culto local, suscitando gran devoción por los ciudadanos de Sutri, una devoción todavía muy arrelada y viva, documentada por la presencia de muchísimos exvotos depositados, hasta hoy, en su capilla de la catedral.

Iconografía
Al ser una Santa venerada muy localmente y de la cual apenas se sabe nada, no hay apenas representaciones artísticas de la misma, lo que contribuye a extender un velo de indeterminación y misterio sobre los orígenes y la historia de su culto. Sin embargo, las pocas obras de arte existentes que la representan son de una gran belleza.

Cabe destacar, en primer lugar, la bellísima imagen procesional de la mártir, hecha de madera recubierta de dorado y cabeza, manos y pies de plata, de estilo barroco, que se atribuye a la escuela de Bernini y se conserva en su capilla, la tercera de la nave derecha de la catedral. Esta imagen reproduce la única iconografía existente de la Santa: una joven y hermosa doncella, tocada con una corona radiada, portando la palma del martirio en la mano derecha y la mano izquierda abierta, símbolo de su caridad. Esta imagen lleva inserta en el pecho una pequeña cápsula-relicario.

Lienzo de la Santa, obra de Heinrich Schmidt. Catedral de Santa Maria Assunta, Sutri (Italia).

Lienzo de la Santa, obra de Heinrich Schmidt. Catedral de Santa Maria Assunta, Sutri (Italia).

También existen en su capilla un lienzo de Heinrich Schmidt -quien llegó a Roma en 1787- que en 1793 pintó a la Santa en la misma pose que sigue la estatua, con la ciudad de Sutri, de la que es patrona, al fondo. Otra imagen a destacar en el fresco de la cúpula en la nave central de la catedral, obra de Luigi Fontana, que trabajó en la catedral entre los años 1891-1894. Aquí la Santa aparece en gloria, rodeada de ángeles, con su iconografía habitual a la que se añade el lirio, símbolo de su virginidad. Estas tres obras de arte las podemos ver en el artículo; a las cuales se sumarían diversas habitaciones llenas de cuadros en bajorrelieve dorado que representan también a la Santa, donados por los devotos, que la celebran solemnemente cada 16 de septiembre con grandes procesiones y la participación de todas las cofradías, que llevan la imagen por toda la ciudad.

¿Dulcísima o Mustiola?
Poco más se puede decir sobre Santa Dulcísima de Sutri, llegados a este punto, cabe concluir que es una mártir cuyos restos fueron hallados en las catacumbas sutrinas y de la que no se sabe absolutamente nada de su vida y martirio, salvo los datos aportados por la lápida.

Sin embargo, numerosos hagiógrafos han planteado la posibilidad, comúnmente aceptada por muchos, de que estamos ante un desdoblamiento de la también mártir Santa Mustiola de Chiusi, a la cual ya dedicamos un artículo, que recomiendo leer de nuevo para ubicarnos mejor en este punto. Recordemos que Santa Mustiola fue una noble matrona romana que fue capturada y cruelmente martirizada junto a algunos compañeros en Clusium -actual Chiusi-. Uno de los pasajes de la passio de esta mártir menciona que estuvo algún tiempo en Sutri, donde conoció a su futuro compañero de martirio, Ireneo, y donde fueron ambos capturados y llevados a Clusium para ser martirizados. La documentación arqueológica e histórica acerca de Santa Mustiola es tan fiable que no cabe duda de que estamos ante una mártir auténtica, que fue enterrada allí y cuyas reliquias son veneradas allí hasta hoy.

De esta relación entre Santa Mustiola y la ciudad de Sutri se infiere que, dado el antiquísimo culto que existe en Sutri a una Santa virgen mártir llamada Dulcísima, ésta no es sino un desdoblamiento de la mártir histórica Santa Mustiola, venerada en Chiusi. De hecho, el mismo nombre del Dulcísima, que es un seudónimo parlante -que revela un adjetivo, no un nombre propio-, nos habla de la inexistencia o, cuanto menos, desconocimiento del auténtico nombre de la mártir de Sutri, proponiendo, pues, que estamos realmente ante un seudónimo de Santa Mustiola, mártir de Chiusi.

Capilla-sepulcro de la Santa. Catedral de Santa Maria Assunta, Sutri (Italia).

Capilla-sepulcro de la Santa. Catedral de Santa Maria Assunta, Sutri (Italia).

Sería fácil aceptar, entonces, que en Sutri y en Chiusi se está venerando a la misma Santa, en un lugar con seudónimo (Dulcísima) y en otro con su auténtico nombre (Mustiola), pero; ¿cómo asumir la problemática de las reliquias? Pues en ambas ciudades fueron encontrados los cuerpos de dos Santas y no parecen haberse realizado traslados. ¿Cómo resolvemos, pues, este problema? ¿Podemos admitir que sólo existe una mártir y que el culto en Sutri sólo es una adaptación local del culto a Santa Mustiola; o estamos realmente hablando de dos personas distintas, y que merecen ser diferenciadas en culto e identidad?

Son preguntas para las que no tengo respuesta, por lo que abro al debate y animo al comentario de gente más experta que yo. Hagiográficamente, parece estar asumido que sí, que Dulcísima y Mustiola son la misma persona. Pero quedaría ver qué hacemos con las reliquias. Sólo un par de datos más: el dies natalis de ambas no coincide, siendo el 3 de julio para Mustiola y el 16 de septiembre para Dulcísima, aunque sí su naturaleza: ambas son vírgenes, mártires, y hacedoras de caridad, aunque sólo a la segunda se le atribuye la cualidad de predicadora. Mustiola consta en los Martirologios y fuentes; Dulcísima, en ninguna. El debate está servido y entretanto, ya sean una o dos, ruega por nosotros, mártir de Cristo.

Meldelen

Enlace consultado (11/09/2014):
http://www.comune.sutri.vt.it/new/il-santo-patrono/132-santa-dolcissima

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

7 pensamientos en “Santa Dulcísima de Sutri, un posible caso de desdoblamiento hagiográfico

  1. Muchas gracias, Ana Maria, por este artículo sobre Santa Dulcísima de Sutri y por tus explicaciones acerca de cómo las leyendas medievales han desdoblado a más de un santo, inventándose a otros. Qué verdad es aquel dicho de que si el pueblo de al lado tiene un santo local, ¿por qué no lo va a tener también el mío?
    Yo creo que este trabajo de purga es uno de los más interesantes de la hagiografía y es uno de los argumentos más poderosos que influyó en la última reforma de calendario para sacar de él a muchos santos dudosos.
    Gracias de nuevo.

    • Gracias, Antonio. Que Santa Dulcísima de Sutri es un desdoblamiento hagiográfico de Santa Mustiola de Chiusi lo he leído en diversos enlaces y fuentes, incluyendo algunas estampas que me han llegado de la primera. Pero lo cierto es que me falta información acerca de las reliquias, que no logro encontrar, así como más fotografías. Hasta que no lo vea no puedo tener del todo claro que sea una única Santa y no dos, puesto que parece haber dos cuerpos distintos. En cualquier caso, si al final sólo es una, eso no tendrá la menor importancia porque simplemente será que ambas ciudades veneran a la misma Santa, en un caso similar a la mártir hispana Santa Eulalia.

      • No entiendo cómo dices que quieres ver fotos de las reliquias de la santa, cuando en el propio artículo se pone la foto de su sepulcro en la catedral de Sutri. Si ese sepulcro es auténtico, ahí deben estar todas las reliquias, ¿no?

  2. Este tipo de problemas es un quebradero de cabeza, pues como asientas hay dos grupos de restos humanos, que salvó estén divididos, corresponden a dos personas distintas. Y ni uno y otro lugar van a ceder porque aunque hubiera pruebas, sin dos nombres distintos.
    Esta es una prueba de que tenemos que enfrentar poco a poco la verdad histórica. Total, pudiera ser que a lo menos se trate de dos auténticas mártires, una con historia y otra sin ella.

    • Desde luego, en Sutri la consideran una mártir local, propia, de la que reconocen que no saben nada salvo lo que la lápida les decía, y eso les basta. Una gran madurez por su parte donde la tónica general es inventarse un montón de leyendas y chorradas sin fundamento, sin sustento histórico.

      De todos modos, tampoco hace ningún daño que dos ciudades compartan la misma patrona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*