Santa Rosa Venerini, virgen fundadora

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Retrato de la Santa, anónimo de 1699. Congregación de las Maestras Pías Venerini.

Retrato de la Santa, anónimo de 1699. Congregación de las Maestras Pías Venerini.

Pregunta: Hola, saludos desde Colombia. Soy un admirador de vuestro blog y quisiera que me informaran sobre Santa Rosa Venerini. Agradezco su atención.

Respuesta: Pues lo hacemos como mucho gusto. Santa Rosa Venerini nació en Viterbo (Italia), el día 9 de febrero del año 1656. Su padre, Godofredo Venerini, era de Castelleone di Suasa (Ancona) y después de licenciarse en medicina en Roma, se trasladó a Viterbo donde ejerció su profesión en el Hospital Grande de la ciudad. Se casó con Marzia Zampichetti y en el matrimonio nacieron cuatro hijos: Domingo, María Magdalena, Rosa y Horacio. La educación que recibieron los cuatro en el seno de la familia, les permitió desarrollarse como personas y como cristianos.

Rosa era una niña muy inteligente y con solo siete años de edad, hizo voto de consagrar a Dios toda su vida, aunque durante la etapa de su juventud vivió los conflictos propios de dicha edad, entre las seducciones del mundo y su compromiso realizado cuando era solo una niña. Este conflicto lo superó y cuando tenía unos veinte años de edad, tuvo que decidir entre el matrimonio y el convento. Ella veía como santas esas dos opciones, pero, aunque por un lado había un joven que la pretendía y por otro, deseaba ingresar en un monasterio más riguroso, no terminó de convencerla ninguna de estas dos opciones y aconsejada por su director espiritual, se dedicó al trabajo evangélico, como célibe, pero fuera de los muros de un convento.

Aun así, en el otoño del año 1676 entró en el convento dominico de Santa Catalina en Viterbo, pero en él estuvo poco tiempo porque al morir su padre, tuvo que regresar junto a su madre. Aquellos años fueron muy duros para ella porque su hermano Domingo falleció con apenas veintisiete años de edad, su madre no superó tal prueba y murió enseguida y María Magdalena contrajo matrimonio. Con solo veinticuatro años de edad, se quedó sola en casa con su hermano Horacio. Pero como quería ser útil al prójimo y a la Iglesia, en el mes de mayo del 1684 comenzó a reunir en su casa a un grupo de mujeres y niñas para rezar en común y charlar sobre los problemas cotidianos. Fue entonces cuando descubrió la cruda realidad: “la mujer pobre era esclava de la pobreza económica, pero también de la pobreza cultural y de la espiritual”. Ella se sintió llamada a dedicarse con urgencia a la formación humana y cristiana de las muchachas jóvenes, pero no con encuentros periódicos en su casa, sino en el seno de una escuela en el verdadero sentido de la palabra.

Imagen de la Santa en Amelia, Umbría (Italia).

Imagen de la Santa en Amelia, Umbría (Italia).

Así, el 30 de agosto del año siguiente, con la aprobación del obispo de Viterbo, junto con dos compañeras – Jerónima Colluzzelli y Porzia Bacci -, abandonó su casa paterna para montar una escuela donde ofrecer a las niñas pobres la posibilidad de adquirir una formación humana completa a fin de que pudiesen enfrentarse a las dificultades que planteaba la vida. A esta primera escuela la llamó “Escuela pública femenina de Italia” y aunque no tenía grandes pretensiones y los medios económicos escaseaban, se dedicó a la promoción de la mujer, obteniendo muy pronto el reconocimiento tanto de las autoridades civiles como de las eclesiásticas. Es cierto que en un principio, una parte del clero se resistía a que una mujer enseñase el catecismo, pero los principales obstáculos procedieron de una parte de la alta burguesía de Viterbo, que no comprendían la osadía de una mujer que intentaba educar a las niñas de baja clase social.

Rosa hacía caso omiso a estas incomprensiones, estando convencida de que esa era la voluntad de Dios, lo que Él quería que ella hiciera. Como dije anteriormente, su trabajo fue reconocido por las autoridades y el propio cardenal Marco Antonio Barbarigo, obispo de Montefiascone, comprendió la importancia de este trabajo y llamó a Rosa para que se instalase en su diócesis. Ella se mostró receptiva y entre los años 1692 al 1694, con la ayuda del cardenal, abrió una decena de escuelas en aquella ciudad y en las ciudades de alrededor del lago de Bolsena: Bagnaia y Oriolo (1699), Bolsena (1702), Soriano (1705), Ronciglione (1706), Civittà Castellana (1711), etc. Cuando tuvo que volver a Viterbo, encomendó su obra a la joven Lucía Filippini, de cuya preparación ella estaba convencida.

Continuó su obra abriendo escuelas en la región del Lazio, llegando a fundar una en Roma en el año 1706, aunque esta experiencia fue un fracaso para ella y un cierto retroceso en su obra. El 8 de diciembre de 1713, con la ayuda de un abad muy amigo de su familia, volvió a abrir una escuela en el centro de Roma, muy cercana al Campidoglio. El 24 de octubre de 1716 recibió la visita del Papa Clemente XI, quién acompañado por ocho cardenales quiso comprobar como funcionaba su obra. Después de escucharla impartir una clase, el Papa quedó maravillado y le dijo: “Señora Rosa, usted hace lo que nosotros no podemos hacer. Se lo agradecemos mucho porque con estas escuelas, usted está santificando la ciudad de Roma”. Desde ese momento, todas las puertas se le abrieron recibiendo solicitudes de aperturas de escuelas en numerosas diócesis italianas. Su obra fue un éxito porque donde se abría una escuela, se notaba un cambio radical en la juventud.

Exhumación de la Santa.

Exhumación de la Santa.

Después de abrir más de cuarenta escuelas, agotada, Rosa Venerini murió en la casa de San Marcos en Roma, en la noche del 7 de mayo del año 1728. Fue sepultada en un sepulcro que desde dos años antes, las Pías Maestras Venerini tenían preparado en la vecina Chiesa del Gesù, encomendada a los jesuitas, aunque en el año 1952, antes de la beatificación, sus restos fueron trasladados a la Casa General de la Congregación (Maestre Pie Venerini) en Roma.

Su Causa de canonización se inició en la diócesis de Viterbo y fue introducida en Roma el día 16 de mayo de 1928. El 6 de marzo de 1949 fue declarada Venerable, siendo beatificada por el venerable Papa Pío XII el día 4 de mayo de 1952. Fue canonizada por el Papa Benedicto XVI el día 15 de octubre del año 2006.

Su espiritualidad
Para Santa Rosa Venerini, el centro de su vida era cumplir la Voluntad de Dios: “Me siento apegada a la voluntad divina, por lo que no me importa ni la muerte ni la vida. Yo solo quiero lo que quiere Él”. Aunque en un principio se vio influenciada por la espiritualidad dominicana, posteriormente la conquistó la espiritualidad austera y equilibrada de San Ignacio de Loyola. Vivía en la presencia divina, haciendo de todos los momentos de su vida una permanente oración. Ella no era partidaria de recitar largas oraciones y por eso, no se lo impuso a sus religiosas, pero lo que si les inspiró era que el trabajo diario educando a las niñas era una continua oración.

Era muy devota de la Pasión de Cristo y por eso siempre tenía “in mente” la imagen de Jesús Crucificado, que para ella era la Salvación en sí misma. Consecuentemente con esto, la Eucaristía era el centro de su vida, era el centro del mundo, era el centro de todo el universo. Jesús era el centro, la víctima que se inmolaba al Padre mediante el Sacrificio Eucarístico y ella se sentía unida íntimamente a ese Sacrificio, ofreciendo todas sus alegrías y sus penas en comunión con la Sangre derramada durante todos los momentos de la Pasión del Redentor.

Esa forma de ver la vida, de entregarse toda ella a la Voluntad de Dios, fue la que la hizo comprender como las niñas y las mujeres de su tiempo necesitaban ser educadas e instruidas y por eso, sabiendo que ese trabajo era oración, se entregó completamente a esta tarea, sin importarle nada las dificultades con las que diariamente se encontraba. Ella sabía que una persona instruida tenía más posibilidades de promoción humana y más posibilidades de encontrar a Dios. Ella vivió y ayudó a vivir a sus hijas, un nuevo estilo de actividad religiosa, en la calle, en las escuelas, en los hospitales, en las casas de los enfermos y de los pobres. Fue precursora de lo que en el día de hoy vemos como una cosa normal: llevar una verdadera vida religiosa fuera de los muros de un convento. Y su vida dio sus frutos y por eso, su Congregación está hoy extendida por numerosos países de los cinco continentes.

Antonio Barrero

Bibliografía:
“Index ac Status Causarum”, Sacra Congregatio pro Causis Sanctorum, Roma, 1985
– PIETROMARCHI, M.E., “La Beata Rosa Venerini”, Roma, 1952.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo XII”, Città Nuova Editrice, Roma, 1990.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

15 pensamientos en “Santa Rosa Venerini, virgen fundadora

  1. en la biografia de Santa Rosa Venerini se dice que tuvo una gran amistad con Santa Lucia Filippini (1732) (25 de Marzo), y ambas congregaciones tienen el nombre igual, Pias Maestras Venerini y Pias Maestras Filippini de igual espiritualidad pero de denominacion diferente, creo que fue el Venerable Marco Antonio Barbarigo el que decidio que se separaran las venerini de las filippini, ambas trabajan en la actualidad de forma independiente, pienso que la gran maestra e inspiradora fue Santa Rosa Venerini 16 años mayor que lucia, y que lucia fue como su discipula y luego por consejos del cardenal Lucia fundo las filippini en Montefiascone y Venerini se fue a Roma con las pias maestras venerini, pero ambas santas colaboraron dentro de la educacion cristiana y Rosa Venerini y Lucia Filippini forman parte de las santas educadoras que se inciaron en el siglo XVI con Santa Angela Merici (1540) (27 de enero) en la compania de santa ursula y en francia en el siglo XVII con Santa Juana de Lestonnac (1640) (2 de febrero) (los padres de la educacion se formarian en esos siglos presentes y venideros; San Juan de La Salle, San Marcelino Campagnat, San Juan Bosco, San Leonardo Murialdo). pero ellas Merici, Lestonnac, Venerini y Filippini se dedicarian pro completo a la educacion femenina gratuita, cosa innovadora en la iglesia del siglo XVI y XVII y XVIII ya que lo comun eran las ordenes religiosas comtemplativas de clausura, y algunas ordenes recientes de caracter hospitalario, gracias a estas grandes mujeres surgirian en los venideros siglos XIX y XX muchas fundadoras de ordenes dedicadas a la enseñanaza (hoy en dia Santas, Beatas y Venerables Siervas de Dios) en Europa y luego tambien en America. lamentablemente la educacion catolica se esta apagando hoy en dia con la secularizacion en las escuelas, ya las escuelas catolicas no estan tanto en boga como antes, ya en las escuelas laicas no imparten ni catecismo ni religion. mi familia se educo en colegios religiosos mi mama estudio con las hijas de maria auxiliadora (salecianas) hermanas de san jose de tarbes y las hermanas del santo angel de la guarda , mis tios y primos con los hermanos lasallistas, salecianos jesuitas y las franciscanas misioneras de la madre del divino pastor, soy de Barquisimeto, Venezuela yo estudie en escuelas laicas toda mi primaria y secundaria por suerte me dieron catecismo en mi escuela, pero me hubiera gustado ingresar en un colegio religioso. si me pongo hablar de las santas, beatas y venerables sierva de dios fundadoras de ordenes de enseñanza terminamos mañana jajajajaja pero unas de mis favoritas es santa maría magdalena postel (1846) (16 de Julio) y santa magdalena sofia barat (1865) (25 de Mayo), de nuevo muchos saludos desde Venezuela.

    • Gracias, Juan, por tu comentario. Se ve que este tema de los santos fundadores de instituciones dedicadas a la enseñanza, es un tema que dominas. Si ojeas el blog comprobarás que de algunos de ellos ya hemos escrito.

      Yo no estoy en contra de las escuelas religiosas y de hecho, mis hijos se educaron en ellas (salesianos y adoratrices), pero es que entonces las escuelas públicas, además de politizar a los niños en temas fascistas, eran más ultracatólicas que las propias escuelas regidas por religiosos.

      En la actualidad estamos en un Estado laico y estoy por fomentar y garantizar escuela pública y gratuita para todos, en las cuales se formen integramente a los chavales de ambos sexos y a quienes deseen recibir clase de religión, se les de, pero a quienes la quieren recibir de ética, también se les de. Hay que respetar la pluralidad de las personas y que reciban catecismo quienes realmente lo quieran y no a todos por la fuerza.
      Además, existen muchísimas escuelas regidas por religiosos y quienes lo deseen, fácilmente pueden acceder a ellas; muchas incluso, están concertadas con las administraciones públicas de las cuales reciben financiación.

      Resumiendo: que haya un gran abanico donde escoger, que se fomente la escuela pública, que no se fuerce a nadie a recibir una educación que no quiere, que se forme integramente a la persona y que libremente se pueda escoger.

      Sobre Santa Lucia Filipini no iba el artículo y es por eso por lo que se hace solo una breve mención de la relación entre ambas santas.
      Gracias de nuevo.

  2. Vaya, había recibido y enviado una gran cantidad de estampas de esta Santa, pero no profundicé en ella porque me pareció una fundadora más (dicho no con desprecio, sino en alusión de que hay muchas santas fundadoras). Bendita sea, pues, porque se acordó de las más desfavorecidas entre los desfavorecidos, las mujeres, y luchó para que las de su propio sexo tuvieran una educación y formación en una época en que a las mujeres cuanto menos las vieras y más con la boca cerrada, mejor.

    Dicho esto, comparto plenamente que la escuela pública debe ser mixta y laica; sin quitar que los alumnos que lo deseen, puedan cursar asignaturas de Religión. Como bien has dicho, Antonio, nuestra sociedad es cada vez más plural y diversa y tenemos entre nosotros no sólo a no creyentes sino a creyentes de otras religiones. Imponer una educación católica a todo el mundo porque sí está fuera de la realidad actual. Quien abrace la fe debe abrazarla voluntariamente y porque lo desee, si no, no sólo no es una conversión sincera y provechosa sino que ni siquiera es conversión, ni apostolado, ni nada de nada. Los resultados de las predicaciones forzosas ya los hemos visto en otros siglos y son lamentables.

    • De acuerdo contigo en el tema de la educación.

      Yo creo que si profundizáramos en las vidas de muchos santos y beatos fundadores/as, nos llevaríamos grandes sorpresas, porque el motivo principal por el cual se dedicaron a esta tarea, no era otro que la ayuda formativa a las clases más desfavorecidas. Podrían estar más o menos influenciadas por las normas de sus tiempos, podrían ser más o menos innovadoras y “atrevidas”, pero seguro que a todos/as les motivaron el amor a quienes necesitaban cobijo y educación.

  3. ¿Antonio a que se debe que la primera fundacion de una de sus escuelas en Roma fue “un fracaso para ella y un cierto retroceso en su obra”?,me he quedado intrigado.
    Para luego unos años despues volver a abrir otra.
    Gracias por el articulo de esta fundadora que tan magna labor hizo por la educacion de las jovenes.

    • Abel,
      Su primera experiencia en Roma fue un fracaso porque no consiguió la comprensión y ayuda de las autoridades civiles y religiosas.
      Hasta entonces, aunque tuvo dificultades al principio de su misión, pero con la ayuda del cardenal Marco Antonio Barbarigo, que comprendió la genialidad del proyecto de Rosa, las cosas, aunque con estrecheces económicas, le fueron bien y pudo fundar las escuelas que enumero en el artículo.
      Cuando por primera vez se atrevió a hacerlo en Roma, allí no encontró el mismo apoyo y comprensión, sino todo lo contrario: un boicot. Por eso se desanimó y tiró la toalla, pero se recuperó y con la ayuda del abad Degli Atti, que era amigo de su familia, lo intentó de nuevo.
      Qué no hablarían de ella, que el propio Papa Clemente XI hizo un día de alumno suyo sentándose en un banco cuando ella daba su lección. El Papa se maravilló y cambiaron las cosas. Está claro que las autoridades romanas, habían visto “un cierto peligro” en el hecho de que una simple mujer se atreviese a enseñar y además, a las clases más humildes. Era incomprensible y no lo soportaron. La primera vez la boicotearon, pero la segunda no consiguieron hacerlo.

  4. En un misal de los años 80 venía registrada esta santa como tal y no como beata que lo era entonces. En mis registros la reporté canonizada hasta que verificando datos y biografías me di cuenta del error. Unos años después fue hecha santa y pues volví a enmendar su status. Jaja.
    Gracias por este articulo sobre esta santa educadora. Quería Dios que nunca falten en la iglesia hombres y mujeres como ella.
    Respecto a la educación laica o religiosa en los planteles opino que poco se podrá hacer si en el seno familiar no se educa en los valores de la fe o de la sociedad. La Iglesia o el Estado son subsidios pero nunca los responsables, que lo son los padres de familia. La cuestión ahora es si no conviene fomentar más las escuelas de padres de familia que comienzan a surgir últimamente.
    Saludos.

    • Yo estoy de acuerdo contigo en que la educación en la familia se tiene que complementar con la educación escolar y viceversa. En la escuela te enseñan ciencias y humanidades, pero también te enseñan solidaridad, vivir en compañía, ser un ciudadano normal, ético, que cumple con sus deberes y recibe sus derechos.

      En la familia, que es el núcleo más cercano, tienen que ayudar a complementar estas enseñanzas, no tanto en las ciencias y humanidades, sino en el desarrollarse como persona. Y si la familia es creyente, es religiosa, ese es el mejor sitio para poder desarrollar en el niño o en el joven los principios de la fe y la necesidad y práctica del amor fraterno.

      Otro complemento para los creyentes, es el parroquial; no menos importante, pero que normalmente es el que más falla.

  5. Gracias Antonio,
    A esta Santa fundadora la conocí en su tierra, Viterbo y también por la cantidad de estampas que tengo de ella. A decir verdad, por su aspecto tan rígido que da a simple vista una impresión de seriedad, no investigue más acerca de ella. Pero si que creía que era una santa más cercana a nuestros días, no se, del S. XIX.
    Ahora conociéndola, veo que su labor fue inmensa y que supo suplir la necesidad de todas aquellas mujeres que por el mero echo de ser pobres, pareciese como si no tuvieran ya derecho a nada.
    Las palabras del Papa al ver con sus propios ojos el trabajo que desempeñaba, confirman su buen hacer en beneficio de estas mujeres. Podemos decir que el Papa, le dio un publicidad muy buena.
    Como podemos leer, fue el Papa emérito Benedicto XVI quien la canonizo. Y me pregunto, ¿ por que una mujer fundadora como Ella, con una congregación tan conocida y querida a nivel nacional , a tardado tanto tiempo en ser canonizada?, ¿ se paro por algún motivo su causa?.
    Por ultimo, vemos la fotografía de cuando su cuerpo fue exhumado. ¿ se conserva su cuerpo incorrupto?, de ser así ¿ se venera a la vista de todos en la casa madre de la congregación?.

    • Poderoso caballero es don dinero y este, en la mayoría de los casos, influye en la celeridad de una Causa. Hay que mover muchos papeles, pagar a muchos estudiosos y eso hay congregaciones que no se lo pueden permitir. Después está el mayor o menor interés que se tome Roma que, por ejemplo, deliberadamente paraliza algunas Causas y acelera a otras. Esto fue escandalosamente palpable en la canonización de los dos últimos papas: Juan y Juan Pablo. En la Causa del primero, Roma pisó a fondo el freno y en la del segundo, hizo lo mismo pero con el acelerador. ¿Esa forma de actuar es acorde con el Evangelio? Seguro que no. Parece que el Papa Francisco está haciendo todo lo posible por barrer la casa y poner las cosas en su sitio.

      En cuanto a las reliquias, sabes que tengo fotos del sepulcro: del primitivo en el Gesù y del actual en la Casa Madre, pero no son fotos digitalizadas y he tenido problemas para poder escanearlas. Cuando lo haga, veremos la posibilidad de incluirlas en el artículo.
      Y si su cuerpo está incorrupto o no, en este momento no sabría contestarte.

  6. Antonio

    Que gran mujer. Vio y analizó problemas de su tiempo. Problemas de Dios que hizo suyos y los combatió. A eso es a lo que creo estamos llamados: a hacer los problemas de Dios nuestros y combatirlos.

  7. Είθε ο Θεός να είναι ευλογημένη!
    ¡Cuanto tiempo echándote de menos! Sabemos que estás trabajando duro y que donde te encuentras no tienes acceso a internet, por eso es para mi una alegría en poder leer, aunque sea breve, este comentario.
    Dios no tiene problemas, los tenemos nosotros, aunque Él, como Padre, se preocupa de ellos y nos da fuerza para poder resolverlos. Rosa vio el problema económico, cultural y espiritual de las mujeres pobres y se puso manos a la obra. ¡Y claro que recibió la ayuda divina! y con esa ayuda, emprendió la tarea de combatir esos problemas.

    • Me alegra el corazon tu expresion amigo. Y es verdad duro es este trabajo y espero contactar con un internet queno me este fallando luego. A todos os mando un saludo y ánimo con el blog.

  8. muchas gracias por el articulo Antonio sabia de que Santa Rosa Venerini era fundadora pero como dice Ana pensé que una fundadora más y la en verdad que fue un enorme trabajo el suyo el de querer educar a las mujeres ya me imagino todos los obstáculos que debió tener en aquel entonces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*