Beato Jorge Alejandro Popieluszko, sacerdote mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía del Beato en su hábito sacerdotal.

Fotografía del Beato en su hábito sacerdotal.

Nació el 14 de septiembre de 1947 en Suchowola, siendo el tercer hijo de Wladyslaw y Mariana, quienes tuvieron cinco en su matrimonio y que vivían junto con sus abuelos. En su casa era recordado constantemente su tío Alfonso Gniedziejce, el cual con solo veintiún años de edad había sido asesinado por los soviéticos. Fue bautizado dos días más tarde en la parroquia de su pueblo, imponiéndosele el nombre de Alfonso, no sólo en memoria de su tío, sino porque su familia era muy devota de San Alfonso María de Ligorio.

El 14 de septiembre de 1954 ingresó en la escuela primaria de Suchowola. Era un niño solitario, que mostraba una profunda piedad y que muy pronto empezó a colaborar con la parroquia como monaguillo. El 3 de junio de 1956 hizo su Primera Comunión y catorce días más tarde fue confirmado por el obispo Wladyslaw Suszynskiego. En esa escuela primaria permaneció hasta 1961, ingresando inmediatamente en la secundaria, donde realizó sus exámenes finales el 1 de junio de 1965. Era un estudiante normal.

Aunque los estudios comenzaron en septiembre, el día 24 del mismo mes de junio ingresó en el Seminario Metropolitano de Varsovia. Terminado el primer año de seminario, tuvo que incorporarse al servicio militar obligatorio, donde estuvo hasta el 1968 en la unidad administrativa de la prisión de alta seguridad de Bartoszyce. En abril de 1970, estando ya de vueltas en el seminario, tuvo que ser operado de tiroides, operación que puso en riesgo su vida, que lo debilitó para siempre y que mantuvo en un vilo a todos sus compañeros seminaristas. El 13 de mayo de 1971 cambió su nombre de Alfonso por el de Jorge Alejandro y un año más tarde, el 28 de mayo, fue ordenado de sacerdote en la catedral de Varsovia por el Siervo de Dios cardenal Stefan Wyszynski, Primado de la Iglesia polaca, celebrando su primera misa días más tarde en Dzialoszyn.

El Beato durante una celebración.

El Beato durante una celebración.

Posteriormente estuvo tres años destinado en la parroquia de Zabkach, otros tres en la de Anin y, finalmente, el 1978 fue enviado definitivamente a Varsovia, pasando por tres de las parroquias de la capital y siendo nombrado capellán de la comunidad médica de la ciudad, el día 19 de febrero de 1979. Entre 1974 y 1976 compaginó sus trabajos pastorales con los estudios de Teología Pastoral en la Universidad Católica de Lublin y desde el 8 al 29 de junio de 1980 visitó a su tía María Kalinowska en los Estados Unidos.

De vueltas a Polonia se asoció activamente con la clase trabajadora a través del Sindicato Solidaridad (Solidarność), al que apoyó de manera muy activa. El 31 de agosto de 1980 celebró la Santa Misa por la Patria en la iglesia de San Estanislao de Kostka, con los trabajadores siderúrgicos de Huta Warszawa, que estaban en huelga. En ella, sabiendo que la huelga no solo era reivindicativa, sino también política contra el régimen comunista del general Jaruzelski, basándose en la Carta de San Pablo a los Romanos, dijo a los trabajadores que no se dejasen vencer por el mal y que vencieran al mal con el bien. Siempre denunció la violencia, no solo la física, sino también la política ejercita por el régimen contra el pueblo polaco, lo que le llevaba a identificar el mal con el comunismo y por eso, con firmeza y coraje se dispuso a combatir la ley marcial impuesta en Polonia, apoyado por los trabajadores y por los sindicalistas de Solidarność.

Como sus sermones eran difundidos por Radio Free Europe, su postura intransigente contre el régimen fue conocida en toda Polonia y así, fue consiguiendo tanto apoyo público y tanta popularidad en Varsovia y otras ciudades, que se convirtió en un referente de la oposición al régimen comunista polaco, pero al mismo tiempo, en un blanco a batir. A finales de 1981 apoyó a los estudiantes de la Escuela de oficiales de Bomberos, que estaban en huelga, el 18 de febrero de 1982 ofició otra Misa por la Patria en la iglesia de San Estanislao de Kostka de Zoliborz, el 19 de mayo de 1983 ofició el multitudinario funeral de Gregorio Przemyk (joven poeta polaco asesinado a golpes por la policia de Varsovia) y en septiembre de ese mismo año organizó una peregrinación de trabajadores y clases populares al Santuario de Jasna Gora donde se venera a la Virgen de Czestochowa. Realizó otros muchos actos sociales y religiosos, pero a fin de no alargar el artículo, hago omisión de ellos.

Detalle de la mano del Beato, con las señales de la tortura sufrida.

Detalle de la mano del Beato, con las señales de la tortura sufrida.

Durante la ley marcial impuesta desde el 13 de diciembre de 1981 hasta el 22 de julio de 1983, durante la cual la policía del régimen asesinó a decenas de polacos, fue vigilado estrechamente por el Servicio de Seguridad, quién trató de silenciarlo e intimidarlo por participar en actividades religioso-reivindicativas con los trabajadores de Solidarność. Cuatro policías secretas lo vigilaban constantemente y así, el 30 de agosto de 1983 cuando iba a pronunciar un sermón en Gdynia, fue apresado por la policía y retenido durante ocho horas en Lomianski. Como estas tácticas policiales no lo intimidaron, se dedicaron a inventar calumnias contra él por lo que el 2 de diciembre del mismo año recibió una citación para ser interrogado, presentándose voluntariamente diez días más tarde ante el Fiscal de Varsovia. Fue acusado de realizar actos sancionados por los artículos 58 y 194 del Código Penal, por celebrar servicios religiosos en los que abusando de la libertad, difamaba las políticas llevadas a cabo por las autoridades públicas, falseando hipócritamente la realidad, destruyendo la dignidad humana y privando a la sociedad de la libertad de pensamiento y de acción. Era acusado también de utilizar su condición sacerdotal para atentar contra los intereses del Estado desde el púlpito. Fue también acusado de utilizar el signo de la victoria (la V) utilizado por el Sindicato Solidaridad. Registraron su casa y fue detenido, aunque gracias a la intervención del arzobispo Bronislaw Dabrowski, fue puesto en libertad al día siguiente.

A partir de entonces fue objeto de numerosos ataques realizados por los medios de comunicación adictos al régimen comunista. Pero él, seguía con su trabajo y en septiembre de 1984, preparó una segunda peregrinación a Jasna Gora, junto con el líder sindicalista Lech Walesa y el sacerdote Enrique Jankowski; por eso el día 12, se inició un nuevo ataque propagandistico contra él incluso por el diario soviético Izvestia, que afirmaba que había transformado su vivienda en una despensa de literatura ilegal y que trabajaba en estrecha colaboración con feroces contrarevolucionarios. El general Jaruzelski dio órdenes expresas de que había que quitarlo de enmedio y comenzó enviando una durísima carta a los obispos polacos para que hicieran callar tanto a él como a otros sacerdotes polacos que habían seguido su ejemplo.

Vista del cadáver del Beato, con las señales de la tortura sufrida.

Vista del cadáver del Beato, con las señales de la tortura sufrida.

El 13 de octubre intentaron matarlo, provocando un accidente mediante el lanzamiento de una piedra contra el parabrisas del automóvil que lo llevaba hasta Gdansk; gracias a la pericia del conductor que supo controlar el vehículo, logró salvarse y escapar. Los autores del atentado fueron los agentes del Ministerio del Interior, Grzegorz Piotrowski, Leszek Pekala y Waldemar Chmielewski.

Como la salud del padre Popieluszko era débil y el acoso policial era continuo, el Primado José Glemp, le propuso el 16 de octubre de ese año (1984) que se fuese a Roma a estudiar; era una invitación, no una imposición. Tres días más tarde, o sea, el 19 de octubre, cuando regresaba a Varsovia después de haber predicado en Torun, cerca del pueblo de Górsk, fue secuestrado, junto con su chófer, por miembros de la policia secreta. El chófer logró escapar pero al padre Popieluszko lo introdujeron en el maletero del coche. Días más tarde, con las manos atadas y con una soga al cuello unida a una bolsa llena de piedras, fue arrojado a un embalse del río Vístula. El cadáver fue recuperado el día 30 de octubre y al día siguiente, el Departamento de Medicina Forense de la Universidad de Bialystok pudo constatar que había sido terriblemente torturado antes de ser asesinado. Estos médicos forenses recogieron parte de la sangre del mártir, un fragmento del hígado, el bazo y los riñones y los depositaron en varios frascos que fueron guardados en la iglesia de la Resurrección de Bialystok. Posteriormente, estas reliquias fueron colocadas en una caja de roble y puestas en la pared de la capilla del Santuario de la Beata Boleslawa Lament en Bialystok.

Lugar desde donde el Beato fue arrojado al río Vístula.

Lugar desde donde el Beato fue arrojado al río Vístula.

Según pudo investigar posteriormente el fiscal Andrés Witkowski, utilizando la documentación de la Comisión para el Enjuiciamiento de los delitos contra la Nación Polaca, el padre Jorge Alejandro Popiełuszko no fue asesinado el 19 de octubre cuando regresaba en su coche a Varsovia, sino el día 25, después de sufrir durante todos esos días una serie de torturas en un bunker en Bor Kazunskim.

El asesinato del padre Popieluszko conmocionó e indignó a toda la sociedad polaca. Su entierro el día 3 de noviembre se convirtió en una multitudinaria manifestación, la misa funeral fue oficiada por el Primado de Polonia, seis obispos y más de mil sacerdotes y fue sepultado en la parroquia de San Estanislao de Kostka de Varsovia. La tumba del padre Jorge Popieluszco fue visitada por San Juan Pablo II el día 14 de junio del año 1987.

Fue tan grande la indignación popular que el gobierno polaco se vio obligado a abrir una falsa investigación siendo indagados tres oficiales de la RSU, quienes fueron declarados culpables y condenados por el secuestro, tortura y asesinado del padre. Aunque el fiscal, para congraciarse con el pueblo, solicitó la pena de muerte para los tres acusados, sólo fueron condenados a penas de entre 25 y 14 años de cárcel. Posteriormente, conforme los ánimos se fueron aplacando, las penas fueron reduciéndose y finalmente, fueron amnistiados.

San Juan Pablo II rezando ante el sepulcro del Beato el 4 de junio de 1987.

San Juan Pablo II rezando ante el sepulcro del Beato el 4 de junio de 1987.

Aunque el padre Popieluszko recibió culto privado inmediatamente después de su asesinato, el proceso de beatificación no se inició hasta el mes de febrero de 1997. La Iglesia polaca esperó algún tiempo no sólo por razones de prudencia pastoral, sino también por las fuertes presiones que recibió por parte del régimen del general Jaruzelski. La Causa diocesana duró cuatro años, durante la cual fueron estudiados todos sus escritos e interrogados más de cuarenta testigos. El 3 de mayo del año 2001 fue elevada a la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos, la cual un año más tarde emitió un decreto validando todos los actos del proceso.

A principios del año 2009, los obispos polacos solicitaron a Roma que se acelerara el proceso, por lo que el 19 de diciembre, el Papa Benedicto XVI firmó el decreto de reconocimiento del martirio, siendo beatificado en Varsovia el 6 de junio del año 2010, en presencia de su madre, Marianna Popiełuszka, que había cumplido 100 años de edad unos pocos días antes. Se decretó que su festividad fuera el día 19 de octubre, o sea, hoy. Previamente, sus restos habían sido exhumados y reconocidos canónicamente el día 7 de abril del mismo año.

Reliquias del Beato llevadas en procesión al templo de la Divina Providencia de Varsovia (Polonia).

Reliquias del Beato llevadas en procesión al templo de la Divina Providencia de Varsovia (Polonia).

El pasado 20 de septiembre, o sea, hace solo un mes, Monseñor Michel Santier, obispo de Créteil en Francia, anunció oficialmente durante la celebración de una misa en el monasterio de la Anunciación de Thiais, que se iniciaba la investigación de un posible milagro que abriría el camino a su canonización. Se trata de la repentina curación de un hombre a punto de morir en un hospital francés a causa de un cáncer.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– BARTOSZEWSKI, G., ”Bibliotheca sanctorum, apendice II”, Città Nuova Editrice, Roma, 1999.
– HARWORD, R., ”La muerte deliberada de un sacerdote polaco”, Oxford, 1985.
– MOODY, J., ”El sacerdote que debía morir; la tragedia del padre Jerzy Popieluszko”, Paris, 1987.

Enlace consultado (04/10/2014):
– www.pl.wikipedia.org/wiki/Jerzy_Popiełuszko

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

25 pensamientos en “Beato Jorge Alejandro Popieluszko, sacerdote mártir

  1. Hoy será solemnemente beatificado en la Plaza de San Pedro, el venerado Papa Pablo VI. Ya era hora de que se hiciese justicia con uno de los Papas más santo, más valiente y que más sufrió por la Iglesia en el siglo XX.
    Presidirá la ceremonia el Santo Padre Francisco y asistirá a la misma, Su Santidad Benedicto XVI. Es un día de alegría para toda la Iglesia Universal.

    • Bendito sea el papa Francisco, que con su empeño y buena voluntad ha hecho justicia a dos de los más grandes Papas de la historia reciente de la Iglesia: Juan XXIII primero, y ahora Pablo VI. Necesitamos más Papas como ellos y Dios, en su infinita sabiduría, nos ha enviado a Francisco.

      • Acabo de ver la ceremonia de la beatificación del Papa Pablo VI y te aseguro que ha sido uno de los momentos más felices de estos últimos años. Creo que era una deuda que teníamos todos con este gran Papa, cuya humildad le llevó incluso al extremo de querer ser enterrado en la tierra y nunca ser sacado de ella y así, para respetar su deseo, continuará sepultado bajo la misma loza en la cripta vaticana, aunque como es lógico en esa loza se dice “Beato Pablo VI”.
        Fíjate un detalle más: ni siquiera ha sido exhumado para extraer reliquias para la beatificación. Esta ha sido una camisa suya manchada de sangre de cuando sufrió el atentado en Manila.

        • Que alegría de tener otro Papa “santo”. Ya solo nos falta tener en los altares al Papa Juan Pablo I, “el Breve”, su causa esta avanzada.
          Viendo hoy un poco del resumen de su vida, son varias cosas las que me han llamado la atención, como por ejemplo su empeño en afrontar los retos del concilio, solía decir: ” no he puesto yo en en marca este tren, pero me toca conducirlo”, o otra que anotó en su diario personal al finalizar el concilio: «Quizás el Señor me ha llamado y me ha puesto en este servicio no tanto porque yo tenga algunas aptitudes, o para que gobierne y salve la Iglesia de sus dificultades actuales, sino para que sufra algo por la Iglesia, y quede claro que Él, y no otros, es quien la guía y la salva».´
          En definitiva, fue el primer Papa en hacer tantas cosas que me llevaría mucho tiempo enumerar. Desde que era sacerdote, pasando por obispo y finalmente por Papa supo perfectamente adaptarse a los tiempos.

          Por ultimo, desde hace mas de una semana tengo la foto de su nueva lápida, y sinceramente me hacía la pregunta – que tu ya me has respondido-, no se si cuando sea canonizado seguirán respetando su voluntad de estar en tierra verdadera.
          La reliquia que ha mostrado hoy me parece muy bonita, y significativa ( no todos conocíamos el episodio del atentado).

          BEATO PABLO VI, RUEGA POR NOSOTROS Y POR TODAS LAS FAMILIAS DEL MUNDO.

          • Lo lógico sería que su voluntad se respetase aun después de ser canonizado.

    • Estimado Antonio, me parece bueno su comentario, estimo al Papa Pablo VI. Pero para mí sería más justo que hubiese beatificado al PAPA PIO XII, un gran santo en vida. El Pastor Angelicvs, el último principe de Dios.

      • No seré yo quién dude de la santidad del Papa Pio XII, pero disiento de ti: me identifico más con el beato Pablo VI y cuando el Papa Francisco lo ha beatificado, por algo será. Quién llevó el peso del Concilio y del postconcilio para adelante, fue él. Los que han venido por detrás, se han ido encargando de desmontarlo, al menos en parte.

  2. Ya habia visto muchas imagenes de este beato y mas o menos algo sabia sobre el.
    Muchas Gracias Antonio por compartirnos la vida de este martir Polaco.
    Saludos.

    • Había que escribir sobre él porque era de justicia. Es un beato muy conocido y no solo en su patria y aunque yo no sabría distinguir el límite entre su lucha religiosa y política, está claro que fue asesinado porque era una denuncia constante al régimen comunista opresor que gobernaba en Polonia.

      Posiblemente usaba el púlpito para hacer potílica – cosa que siempre criticamos cuando el clero lo hace en un estado democrático -, pero aquel no lo era y, posiblemente esta actuación estuviese más que justificada.

      Si te soy sincero, hoy pienso eso cuando ya ha pasado algún tiempo. Entonces pensaba que parte de lo que hacía no debía hacerlo y no me era del todo simpático. En el artículo, hecho con mi mentalidad de hoy, casi lo comprendo del todo.

      • Realmemete yo no queria sonar como “el que lleva la contraria” pero los acontecimientos de su martirio me parecen mas politicos que religiosos…. pero bueno.
        Que ruegue por aquellos que como el tratan de conseguir una sociedad mas justa y libre.

  3. Conocí a este beato en mi adolescencia por una película que vi, llamada “Complot contra la libertad” y que trata sobre du vida y martirio.
    Desde entonces y gracias a que estaba al tanto del movimiento de Solidaridad, tenía el convencimiento de que tarde que temprano iba a ser elevado al honor de los altares.
    Creo que como dice el libro del Apocalipsis, faltan muchos mártires todavía para completar el elenco. Este Beato ha dado ejemplo de como ser congruente con la doctrina social de la Iglesia y como es que nada de esta vida puede permanecer ajena a la influencia benéfica del Evangelio.
    Me queda la inquietud de por qué se habrá cambiado de nombre si no era miembro de un instituto religioso. ¿ qué lo habrá motivado a hacerlo?
    Orientame también sobre la fecha de su celebración: si su muerte como se ha divulgado fue el 25 de octubre, por qué se escogió el día 19, acaso por que se pensaba que ese día en que fue secuestrado también se le sacrificó?
    Por ultimo, cuando vi la película que comentaba arriba, me quedaba l duda que todo mundo le llsmaba Alex. No entendía el porque sí era Jerzy, que luego investigue y supe que era Jorge; el encabezado del artículo y la información que refieres me develó el misterio.

    • La verdad es que el por qué se cambió de nombre poco antes de ser ordenado, yo no lo comprendo porque lo lógico hubiera sido hacerlo en el momento de la confirmación. Antes de hacer el artículo intenté buscarle una justificación al por qué de hacerlo en ese momento, pero no conseguí explicación alguna.
      Su fiesta se celebra hoy 19 y ¿por qué no el día 25? Porque ese día es la hipótesis que mantiene el fiscal Andrés Witkowski, hipótesis que es rebatida por Witold Kulesza y Krzysztof Piesiewicz quienes no la consideran suficientemente probada.
      Lo que está claro es que fue secuestrado e día 19.

  4. Qué puedo decir del salvajismo y la brutalidad de aquellos que, por defender a ultranza su status quo, se ensañan y se deshacen de esa manera de quien les planta cara, aunque sea desde la denuncia pacífica y la no violencia. Sus propias acciones los califican. Que nuestro Beato de hoy ruegue por todos los perseguidos por causa de la justicia, creyentes o no; y por todos los que sufren prisión, tortura o muerte a causa de sus ideas.

    • Está claro que la violencia ejercida contra el padre Jerzy Popieluszco no está en absoluto justificada, pero él vivía bajo un régimen opresor, que aunque se llamaba comunista, no buscaba el bien y la libertad de todo el pueblo polaco, sino que era un satélite de la política opresiva y represiva de la URSS y pagó lo que – perdón por la expresión – se estaba buscando.

      El no se amilanó y entendió que el evangelio le exigía ponerse al lado de la clase trabajadora, representada entonces por el sindicato Solidaridad. Posiblemente, alguna vez pecaría de imprudencia o de vehemencia en sus sermones, pero es que el pueblo polaco no podía soportar mucho más tiempo al régimen del general Wojciech Jaruzelski.

      Como le he dicho a Jhonatan, yo, en mis años mozos de luchador sindicalista, no veía nada clara esta peculiar santidad, pero ahora comprendo que había que vivir en Polonia en aquel momento para poder comprender plenamente su actitud.

  5. Antonio que terrible padecimiento debio sufrir el Beato Jorge Alejandro durante los dias que estuvo secuestrado y fue torturado.
    No quiero parecer morboso,pero las fotos (terribles) no me llegan a aclarar que tipo de tortura sufrio,aunque creo que padecio graves quemaduras,¿puede ser?.
    Por cierto,y ya que mencionas que hoy se beatifica a Pablo VI,¿no era ya beato?
    l

    • El tipo de torturas que recibió el beato Jerzy Popieluszco solo podría deducirse de la autopsia que se le hizo al cadáver. Yo no he tenido acceso al dictamen de esa autopsia y si te soy sincero, tampoco lo he intentado por aquello de evitar el morbo. Lo que está claro es que fue martirizado hasta la muerte por defender lo que él creía que debía hacer por su compromiso sacerdotal.

      Y no, Pablo VI era venerable. Ya hoy si que es beato y quiera Dios que pronto sea canonizado, aunque mucho me temo que en este caso, en Roma no van a pisar el acelerador como lo pisaron en algún caso muy reciente. Yo lo digo alto y claro: ha sido beatificado ya por decisión personal del Papa Francisco. Si hubiese dependido de la Curia, vete tu a saber.

    • A simple vista yo también me atrevería a decir que son quemaduras. No me extrañaría nada que esos salvajes utilizaran estos métodos. Casos peores hemos vistos en aquí, cuando hemos hablado de los mártires de los campos de concentración.

  6. Antonio

    No esperaba que escribieras sobre Beato Jerzy razones que personalmente luego te las haré llegar.

    Pues en parte nuestro amigo Jerzy murió por su propia lengua al enfrentarse tan semejante manera al régimen que controlaba Polonia. Aún así aunque no era un gobierno democrático y que era muy injusto con la población polaca se atrevió a defender a las clases sociales.

    Estoy en contra de toda violencia y de su cruel asesinato Dios quiera que la justicia se reestablezca en tantos pueblos donde hace falta.

    • Desde luego, Emmanuel, diplomático no era e imprudente, pudo serlo alguna vez. Seguro que su obispo le recomendaría alguna vez que otra “que se tomase una tila” antes de hablar, pero él creía que tenía que estar al lado de los trabajadores con todas las consecuencias y eso hizo.
      Yo a veces he pensado, que él puedo haber sido en algún caso un agitador sindical más, pero es que estaba convencido de que el régimen comunista que oprimía a Polonia era el mal en si mismo. Seguro que en todos los sitios no fue igual, pero acordémonos de la Primavera de Praga, de los crímenes de Stalin o de Nicolai Chauchescu, por poner solo algunos ejemplos.
      Con sus luces y sombras, yo lo considero un apóstol comprometido con la clase obrera, que hacía lo que creía que tenía que hacer, aunque alguna vez que otra se equivocara.

  7. Creo que las fotos que has publicado sobre el cadáver torturado del Beato ilustran la crueldad con que fue torturado. Se pueden apreciar lis golpes en su rostro y las manos parecen estar despellejadas. Hemos visto en este blog fotos de cuerpos incorruptos y momificados, pero creo que es la primera vez que tenemos fotos de primera mano sobre un martirio efectuado.
    Es triste como un ser humano puede destrozar a otro como sí se tratara de podar un árbol o golpear un costal. Y más triste todavía que viva como sí nada malo hubiera hecho, o peor, que es lo más probable, vivir con los remordimientos de conciencia.
    En México estamos ahora padeciendo mucha violencia. En el Estado de Guerrero han desaparecido 43 muchachos estudiantes de la Normal. Las autoridades estatales y municipales se han coludido con el crimen organizado y tuvo que intervenir la federación, que ha quedado rebasada pues los futuros maestros no aparecen ni vivos o muertos.
    Que el Beato Jorge Alejandro, que sufrió el secuestro, la tortura y la muerte interceda por tantos y tantos desaparecidos no sólo en México, sino en otras partes del mundo.

  8. Gracias Antonio.
    Que valiente fue este Beato sacerdote al defender en publico y sin -pelos en la lengua- a su pueblo Polaco. Viendo con sus ojos claramente lo que se le avecinaba, insistió en hacer conocedores a todos sus compatriotas, de las barbaries que se estaban cometiendo. Esto, claramente no gusto a este régimen que se suponía que traería la paz a esta Polonia tan castigada.
    Su cruel muerte, imagino que no pasaría desapercibida para nadie. El pueblo que es muy sabio, supo de inmediato que se trataba de un cruel asesinato y de donde procedía.
    La muerte de los mártires es semilla de futuros cristianos. Y esta tierra es dichosa por contar con tantos.
    Me queda una duda Antonio, ¿ esos órganos que comentas, le fueron extraídos por los forenses al realizar la autopsia? ¿ o fueron extraídos a consecuencia de la brutal tortura?. Imagino que sera lo primero, pero prefiero que me lo aclares porque no me ha quedado claro. ¿ estas reliquias hoy en día son veneradas en esa capilla, aparte de su cuerpo?.
    Por ultimo, pienso en la madre del Beato Jorge Alejandro. Que dichosa estaría esta mujer tan longeva al ver a su hijo reconocido con el honor de Beato y mártir. ¿ puedes enviarme mas fotos ( si las tienes) de su tumba y reliquias?

    • Esos órganos fueron extraidos del cadáver del mártir durante la autopsia y se conservan en relicarios aparte del resto del cuerpo.
      Si que puedo enviarte otras fotos, entre ellas una de la madre en la ceremonia de la beatificación. Mañana lo hago por e-mail.

  9. Hace mucho tiempo que escuchaba y había leído el nombre de este beato, siempre hacen referencia a él y a San Juan Pablo II y sobre todo se le pone como ejemplo de mártir del siglo XX, ahora que leo algo más de él se nota que fue un hombre totalmente entregado a sus fieles, realmente fue un pastor para ellos hasta el último momento.

    • André,
      La relación entre el padre Popieluszco y el Papa Wojtyła era de suponer, ya que ambos lucharon activamente contra el régimen comunista de Polonia aunque no se conocieran personalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*