San Enoc, patriarca del Antiguo Testamento

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Elías y Enoc. Icono del siglo XVII que se encuentra en el Museo de Historia de Sanok, en Polonia.

Elías y Enoc. Icono del siglo XVII que se encuentra en el Museo de Historia de Sanok, en Polonia.

Pregunta: No he encontrado el santo de Enoc en el Martirologio Romano publicado en la web del Vaticano. Tampoco en ningún otro santoral de Internet. ¿Por qué no se considera santo a este destacado patriarca del Antiguo Testamento, que incluso fue nombrado por San Pablo y San Judas en sus epístolas? Gracias.

Respuesta: Sobre el patriarca Enoc (Henoc) es poquísimo lo que menciona la Biblia. Sólo el Libro del Génesis, en el capítulo 5, habla directamente sobre él, aunque bien es verdad que por su condición de “hombre justo”, es mencionado y alabado en otros textos sagrados. Enoc era hijo de Jared, el séptimo descendiente de Adán: “Vivió Jared ciento sesenta y dos años y engendró a Enoc. Y vivió Jared después de que engendró a Enoc, ochocientos años más y engendró a hijos e hijas. Y fueron todos los días de Jared, novecientos sesenta y dos años y murió. Vivió Enoc sesenta y cinco años y engendró a Matusalén. Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Enoc, trescientos sesenta y cinco años. Caminó pues Enoc con Dios y desapareció porque le llevó Dios”. (Génesis, 5, 18-12).

El escritor del Génesis dice que Enoc caminó con Dios, o sea, siguió sus mandatos y por eso Yahvé se lo llevó; le da el mismo tipo de muerte a Enoc que posteriormente se le da a Elías: “Y aconteció que yendo ellos hablando – Eliseo y Elías – he aquí que un carro de fuego con caballos apartó a los dos y Elías subió al cielo en un torbellino”. (II Reyes, 2, 11). Dios se los lleva, Dios interviene en la muerte del justo y así lo afirma el salmista: “Pero Dios redimirá mi vida del poder del Seol, porque Él me tomará consigo” (Salmo, 49, 15).

La expresión de alabanza “caminó con Dios” es atribuida entre los patriarcas, tanto a Enoc como a Noé. El Libro del Eclesiástico repite esta alabanza: “Enoc agradó al Señor y fue trasladado; él es modelo de conversión para las generaciones futuras”. (Eclesiástico, 44, 16) y esta alabanza al justo es completada y comentada por otro Libro Sagrado: “Porque se hizo agradable a Dios, el justo fue amado por Él y como vivía entre los pecadores, fue trasladado de este mundo. Fue arrebatado para que la maldad no pervirtiera su inteligencia ni el engaño sedujera su alma. Porque el atractivo del mal oscurece el bien y el torbellino de la pasión altera una mente sin malicia. Llegado a la perfección en poco tiempo, alcanzó la plenitud de una larga vida. Su alma era agradable al Señor y por eso, Él se apresuró a sacarlo de en medio de la maldad. La gente ve esto y no lo comprende; ni siquiera se les pasa por la mente”. (Sabiduría, 4, 10-14).

Traslado de Enoc. Relieve esmaltado.

Traslado de Enoc. Relieve esmaltado.

Ya en el Nuevo Testamento, San Pablo incide en este tema celebrando la fe de Enoc: “Por la fe, Enoc fue trasladado, de modo que no vio la muerte y no se le halló porque Dios le trasladó. Porque antes de contar su traslado, la Escritura da en su favor testimonio de haber agradado a Dios”. (Hebreos, 11, 5) y San Judas, dice: “A ellos se refería Enoc, el séptimo patriarca después de Adán, cuando profetizó: “Ya viene el Señor con sus millares de ángeles, para juzgar a todos y condenar a los impíos por las maldades que cometieron, y a los pecadores por las palabras insolentes que profirieron contra él” (Epístola de San Judas, 1, 14-15). O sea, Enoc es considerado un patriarca justo y santo, que sigue la senda de Dios y al que el mismo Yahvé lo arrebata, llevándoselo.

La tradición cristiana ha intentado abordar la escasa información bíblica existente, pero con explicaciones muchas veces contradictorias. En los Apocalipsis apócrifos se le presenta como una especie de mago adivinador de los misterios de la tierra, del cielo y del destino. En la traducción de la Vulgata, se añade al texto del Génesis, la frase “translatus est in paradisum” (trasladado al paraíso), una adición que no aparece en el texto original y que muchos han querido interpretar, entre ellos Santo Tomás de Aquino, no como una referencia a su tranquila muerte, sino como un traslado del aun Enoc vivo al paraíso terrenal. Incluso algunos han querido interpretar el texto del Apocalipsis, 11, 3: “Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio”, como que el escritor del texto sagrado se estaba refiriendo a Enoc y a Elías (que habían sido llevados al cielo), en el sentido de que vendrían a luchar contra el Anticristo al final de los tiempos. Tertuliano, en su obra “De anima”, lo dice textualmente: “translatus est Henoc et Elias, nec mors forum reperta est, dilata scilicet, caeterum morituri reservantur, ut Antichristum sanguine suo extinguant”, o sea, que Enoc y Elías están reservados para dejarse ver algún día en el mundo y vencer al Anticristo con su muerte.

Es distinta de este apócrifo de Enoc, una obra escrita en latín –ahora perdida -, pero cuyas huellas se han encontrado en el panteón de Godofredo de Viterbo, que murió en el año 1191, y en la que se recogen muchas noticias fabulosas sobre la estancia de Enoc y de Elías en el paraíso terrenal.

En el Islam, Enoc es identificado con el misterioso personaje Idris, del cual se hace mención dos veces en el Corán: “Idris fue uno de los primeros profetas mandado a las primeras generaciones de la descendencia de Adán. Desafortunadamente no se sabe mucho de él. Ha sido revelado que el fue el primero a quién se le reveló la ciencia de los números y que le fue dada mucha sabiduría. También se dice que Idris fue el hombre a quien conocen los judíos y cristianos como Enoc. Y Alá es quién mejor lo sabe”.

Dios se lleva a Enoc al cielo. Grabado de Gerard Hoet.

Dios se lleva a Enoc al cielo. Grabado de Gerard Hoet.

Enoc es puesto a veces entre los veinticuatro ancianos del Apocalipsis. Por ejemplo así lo trata Oecumenius, obispo de Trikka en su obra “Comentarios al Apocalipsis” de inicios del siglo VI. La Iglesia Copta celebra su fiesta el día 22 de enero y su asunción a los cielos, el día 19 de julio. En algunos menologios siríacos es conmemorado el primer martes posterior a la Pascua y el 7 de julio. La Iglesia Apostólica Armenia lo conmemora el 30 de julio. No está inscrito en el Martirologio Romano.

No quiero terminar el artículo sin hablar del Libro de Enoc, que es un libro inter-testamentario, que forma parte del canon bíblico de la Iglesia Ortodoxa Etíope, pero que no es aceptado como canónico por las demás iglesias cristianas, a pesar de haber sido encontrado en algunos de los códices de la “Septuagésima”. Los judíos etíopes lo incluyen en la Tanaj, a diferencia de los demás judíos actuales, que lo excluyen. Posiblemente la mayor parte del texto date del siglo I, aunque consta de varias partes escritas entre los siglos III antes de Cristo y el I después de Cristo. En esta web, puede leerse.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– El Corán
– ESPOSITO, M., “Un apócrifo de Enoc y de Elías”, Editorial Città di Vita, 1947
– Sagrada Biblia
– VV.AA. “Bibliotheca sanctórum, tomo IV”, Città Nuova Editrice, Roma, 1987.

Enlaces consultados (17/09/2014):
http://www.hameldb.com/foreign/henoc/
http://en.wikipedia.org/wiki/Enoch_(ancestor_of_Noah)
http://www.nurelislam.com/profetas/idris.htm

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

22 pensamientos en “San Enoc, patriarca del Antiguo Testamento

  1. Gracias, Antonio. Fíjate que yo sabía de poco a nada sobre el patriarca Enoc y me llama la atención la expresión “arrebatado al cielo”, atribuido no sólo a Enoc y a Elías sino también a otras figuras religiosas, como el profeta Mahoma -que también fue arrebatado por Alá al cielo, según El Corán- y hasta Jesús y María, pues podría interpretarse su Ascensión y Asunción como un arrebatamiento al cielo, aunque el primero subiese por su propia voluntad, claro.

    Quitando el caso de Cristo y su Madre, estoy bastante de acuerdo en que, más que una expresión literal, a lo que se refiere ser arrebatado a los cielos es a una muerte tranquila y pacífica. Bueno, prefiero tampoco manifestarme respecto a Mahoma, porque no sé lo suficiente del tema y algún hermano musulmán podría ofenderse.

    • Yo estoy de acuerdo contigo.
      Cristo ascendió a los cielos por su propio poder. Como Dios que es, podía hacerlo, quiso hacerlo y lo hizo. Sin embargo, la Madre de Dios, María, no ascendió por su propio poder, sino que fue llevada, posiblemente por su propio Hijo aunque siempre decimos que por los ángeles.
      Al igual que tu, sobre el tema de Mahoma, por respeto a nuestros hermanos musulmanes no me pronuncio aunque es verdad que así lo dice el libro sagrado del Corán.

      Pero, ¿y Enoc y Elías? La expresión utilizada por los escritores del Antiguo Testamento de que fueron arrebatados y llevados al cielo, yo creo que, como otras expresiones veterotestamentarias, hay que tomarlas en sentido figurado. Eran hombres de Dios, Dios los quiso tener junto a Sí y se los llevó, pero cómo puede llevarse a un hombre justo que muere tranquilamente, sin dolor alguno. Yo también lo interpreto así, aunque las Sagradas Escrituras, dicen lo que dicen, como así lo reseño en el artículo.
      Gracias, Ana María.

  2. Disculpad que ponga esta pregunta aquí, no tiene nada que ver con esta entrada, pero no he encontrado dónde ponerla en la página, y tampoco encuentro respuestas en Internet. La pregunta es: ¿por qué razón los sacerdotes son enterrados al revés que el resto de la gente? Es decir, normalmente una persona se entierra con la cabeza hacia el fondo de la sepultura (me refiero, claro está, a sepulturas que estén unas encima de otras, no en el suelo), sin embargo, los curas van al revés, con los pies hacia el fondo. Esto es así en Galicia, pero me imagino que será algo general.
    Felicidades por la página, se aprende mucho leyéndola.

    • Darío,
      Siempre se ha dicho que el sacerdote se entierra mirando al pueblo y los fieles, mirando al altar.

      El Rituale Romanum dice: “Corpora sacerdotum in Ecclesia et in sepulchris ponuntur cum capite versus Altare ex privilegio dignitatis sacerdotalis, quo fit ut in celebratione faciem vertant versus populum et tergum ad Altare”, o sea: “Los cuerpos de los sacerdotes en la iglesia y en los sepulcros se colocan con la cabeza frente al altar por privilegio de su dignidad sacerdotal, para que sea que en la celebración vuelvan la cara hacia el pueblo y la espalda al altar”.

      Espero haberte respondido.
      Un cordial saludo y sigue participando en este blog.

  3. Yo, con Santo Tomás, soy de la opinión que Enoc y Elías están reservados en algún lugar para su retorno a la Tierra. Así lo dice claramente Santa Hildegarda, doctora de la Iglesia, en su Libro de Obras Divinas y en el Scivias, donde da toda clase de detalles inéditos sobre su retorno y su misión contra el anticristo. También Anna Catalina Emerick, en su visión sobre la isla de los profetas, parece describir el lugar donde se oculta uno de estos dos profetas.
    El artículo sobre Enoc me ha gustado mucho, muy completo y esclarecedor; las imágenes, muy buenas también, tomaré alguna prestada para mi blog. ¡Gracias! 🙂

    • Gracias a ti, Ruben, por las aportaciones que haces refiriendote a Santa Ildegarda de Bingen y a la Beata Ana Catalina Enmerick.
      Por supuesto que puedes captar las imágenes del artículo.
      Esperamos seguir contando contigo para que leas los artículos y comentes cuando lo creas oportuno.
      Un cordial saludo.

  4. Toño, en mis registros de santos, tengo la referencia que San Enoc se celebra el 3 de enero. Ciertamente no está registrado en el Martirologio Romano, pero mi fuente tiene origen católico, no ortodoxo o armenio. ¿Cómo crees que se ha llegado a tener esta referencia? ¿Beda, Jerónimo, Odón u otro martirologio?
    Gracias.

  5. Pues no se a través de quién ha llegado esa referencia de que se celebra su fiesta el día 3 de enero en la Iglesia latina. El 3 de enero se celebra la festividad de San Gwenog, pero evidentemente, este es otro santo bien distinto

  6. Antonio siempre habia creido que lo que querian decir los pasajes del Antiguo Testamento referentes a Enoc y Elias es que se los habia llevado vivos al paraiso,pero ahora estoy leyendo en vuestros comentarios y en el mismo articulo, que se referia a una clase de muerte tranquila y pacifica¿?.
    Si esto es asi,habrian a lo largo de la historia miles (por no decir mas) de personas que han tenido una muerte tranquila y pacifica y no por ello creo que las arrebatara Dios a los cielos en un torbellino de luz o de fuego.

    • Con permiso de Antonio, quisiera meter la cuchara en este tema. Yo no soy una especialista en exégesis bíblica, pero lo que es básico acerca de la Biblia es que habla en lenguaje simbólico, no literal; y esto ocurre sobre todo en el Antiguo Testamento. Ser arrebatado al cielo en un torbellino de luz o fuego no significa literalmente ser arrebatado al cielo en un torbellino de luz o fuego. Las diez plagas de Egipto o la apertura del Mar Rojo tampoco puede interpretarse en clave literal; y mucho menos, la creación del mundo en siete días o Eva saliendo de la costilla de Adán. No sólo porque la ciencia ya ha dado respuesta a los orígenes de nuestro mundo y de nuestra especie, a la historia natural de Egipto o a la geografía de la península arábiga; es que, aun cuando no lo hubiese hecho, es lógico pensar que estamos ante un lenguaje simbólico. Ni siquiera algunos personajes de la Biblia son reales, sino figuras creadas para encarnar un ideal o la acción de un colectivo, caso de la célebre heroína Judith.

      No digo más, seguro que Antonio puede completar mucho mejor que yo esto. Sólo decir que los Cuatro Evangelios son diferentes, que no cuestiono nada de lo que Jesús hiciera o dijese y mucho menos que Él fuera Dios y que hiciera los milagros que hiciese. De hecho, creo que su lenguaje simbólico se reduce a las parábolas que Él acertadamente usaba para enseñar al pueblo. Lo mismo con los Hechos y las Cartas de los apóstoles. Pero luego está el Apocalipsis, que es el libro simbólico por excelencia. Cuidado con interpretar literalmente las cosas que leemos en las Sagradas Escrituras, que no por estar inspiradas por Dios tienen que ser un relato objetivo y científico.

      • Abel,
        Aunque Ana María lo ha explicado perfectamente, yo aun abundo más: sabiendo que en la antigüedad el hombre vivía mucho menos tiempo que en la actualidad, ¿se puede creer literalmente que Enoc vivió 365 años y su padre 962 años?
        Eso está claro que es simbólico. Desde luego, años actuales, no.

  7. Con el Papa Francisco, yo creo que no hay que perderse en análisis hipercríticos de la Sagrada Escritura. Las profecías de las escrituras, a menudo se cumplen en varios sentidos: textualmente y simbólicamente. Por ejemplo con la destrucción de Jerusalén, Jesús profetizó también el fin de los tiempos. Sobre Enoc, también la Virgen anunció su próxima venida en el secreto nº 31 de la Salette: “Pero he aquí a Enoch y Elías llenos del Espíritu de Dios; ellos predicarán con la fuerza de Dios, y los hombres de buena voluntad creerán en Dios, y muchas almas serán consoladas; harán grandes progresos por virtud del Espíritu Santo y condenarán los errores diabólicos del anticristo.”

    • No puedo estar más de acuerdo contigo en lo que respecta a la interpretación de las Sagradas Escrituras.
      Y en lo que respecta al secreto 31 de la Salette, verás que concuerda con lo escrito por San Juan en el Libro del Apocalipsis.

  8. Pueden decirme el nombre de Imervael, es arcangel. Tal vez este sea un nombre viejo o un arcangel no reconocido. Gracias

    • Silvana,
      Los nombres de los tres arcángeles realmente conocidos son Miguel, Rafael y Gabriel. A los otros cuatro se les llama normalmente Uriel, Raguel, Sariel y Remiel.
      Es verdad que en algunas publicaciones urtilizan otros nombres como Azrael, Jebudiel, Raziel, Selafiel, Zadquiel y Zeraquiel, pero Imervael es la primera vez que lo veo nombrar.

  9. siempre me a interesado saber mas de enoc. ,y el por que separar , su libro,de la sagrada biblia , me imagino que en los tiempos de jesus , formava parte de las escrituras ,

  10. Sionerk
    En el Tanaj hebreo, que es el conjunto de los 24 libros de la Biblia hebrea, tampoco se contiene el libro de Enoc.El Tanaj está dividido en tres partes: la Torá (ley), los Nevi’im (profetas) y los Ketuvim (escritos).
    La Torá está compuesta por: Génesis, Éxodo, Levítivo, Números y Deuteronomio.
    Los Nevi’im son: Josué, Jueces, Samuel i, samuel II, Reyes I, Reyes II, Isaías, Jeremías, Ezequiel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías y Malaquias.
    Los Ketuvim son: Salmos, Proverbios, Job, Cantar de los Cantares, Rut, Lamentaciones, Eclesiastés, Esther, Daniel, Esdras, Nehemías, Crónicas I y Crónicas II.
    Como ves, el libro de Enoc no aparece por ninguna parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*