San Partenio, obispo mártir de Radovisdiou

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego del Santo. Fuente: www.byzmusic.gr

Icono ortodoxo griego del Santo. Fuente: www.byzmusic.gr

Nació en Vatsounia Karditsa (Grecia) a principios del siglo XVIII, en el seno de una familia sencilla y humilde que le educaron en la fe ortodoxa y en el amor a la patria. De pequeño llevó una vida muy simple, ayudando a su padre en el cultivo de la tierra y en la crianza de animales domésticos; nunca se avergonzó de su pobreza porque creía que la verdadera riqueza estaba en vivir conforme a la tradición ortodoxa, tradición que le habían inculcado sus padres, el sacerdote de su pueblo y los monjes de un cercano monasterio. La vida de los santos, el coraje y la fe de los mártires de aquellos difíciles tiempos en los que estaban sometidos a la dominación turca, pero también la presencia de San Visarión y San Serafín de Fanariofarsalon, influyeron en la vida del joven, que empezó a plantearse el vivir como un monje en algún monasterio de la zona.

Entró en un monasterio tonsurándose como monje y tomando el nombre de Partenio. En el monasterio se dedicó a las labores más humildes, al cuidado de los animales y al trabajo en la huerta, recordando que Jesús había nacido en una cueva y ya desde niño había tenido contacto con los animales. En el monasterio creció en su vida espiritual, se convirtió en un ejemplo para todos y con el consentimiento del egumeno fue ordenado de diácono y, después de estudiar Teología y Sagradas Escrituras, fue ordenado de presbítero.

Por su cultura, educación y santa vida, aun siendo un joven sacerdote, fue nombrado obispo de Radovisdiou. A esta diócesis pertenecía la parte occidental de Argithea y el noreste de la zona de Arta, siendo las localidades más importantes: Zugos, Markiniada, Melates, Skoulikaria, Messopyrgos, Tetrakomos, Kapsala y otras. Esta diócesis es mencionada por primera vez por parte de Juan Tsimiskes a finales del siglo X y era una de las diócesis sufragáneas de la Mitropolia de Larissa. Fue abolida en el año 1830 incorporándose a la Mitropolia de Arta.

Dedicó su labor como obispo a luchar por la promoción social y espiritual de los fieles a él confiados. Era un hombre de oración, disciplinado en su vida y muy sobrio en la comida, hasta tal punto de que llevaba a cabo un riguroso ayuno no sólo durante la Gran Cuaresma, sino incluso durante algunos días de las semanas de todo el año. Llevaba una vida santa, siendo fiel a lo que San Pablo recomendaba a su discípulo Timoteo: “Que nadie menosprecie tu juventud. Al contrario, trata de ser un modelo para los que creen, tanto en tus palabras como en tu conducta, así como en el amor, en la fe y en la pureza de vida” (Primera Timoteo, 4, 12).

Monasterio de la Panagia Rovelista, donde se reunieron San Partenio y San Cosme de Etolia.

Monasterio de la Panagia Rovelista, donde se reunieron San Partenio y San Cosme de Etolia.

Cuenta la tradición que durante los meses de verano, salía al campo a contemplar la naturaleza y dar de comer a los animales y que sentado en un tronco de madera, daba gracias a Dios por las maravillas que habían salido de sus manos. Tenía un cariño especial hacia los pastores y seguía teniendo pasión por los animales a los que llamaba “hermanos menores en Cristo”. Esto le hacía recordar que en el nacimiento de Cristo – que había nacido entre dos animales – a quienes primero se les anunció el mensaje evangélico fue a los pastores de Belén. Se dice que él mismo curó a muchos animales y aun hoy en día es considerado como el santo protector de ellos, al estilo de cómo en Occidente, lo es San Antonio abad.

Era muy caritativo; es muy conocida la historia de que siendo obispo, había en su diócesis un hombre pobre que tenía a su cargo cinco niños pequeños y cuya forma de subsistencia era el trabajo de una pequeña parcela situada en una zona muy pedregosa. El hombre cayó enfermo y no podía ir al campo a trabajar. El obispo iba todas las noches a prepararle la tierra, sembrar, cosechar y cuantas actividades fueren necesarias para poder dar de comer a los miembros de esa familia. El propietario se dio cuenta y lo sorprendió una noche; ambos hicieron un trato: el hombre tuvo que prometerle guardar el secreto y él se comprometió a cuidar de sus hijos.

Conforme lo había aprendido desde pequeño, su predicación tenía un doble objetivo: afianzar la fe ortodoxa entre su pueblo y preservar intacta la identidad nacional griega, prometiendo incluso derramar su sangre por conseguir ambos objetivos. Con la ayuda de los sacerdotes y monjes más preparados de su diócesis, se dedicó especialmente a la educación de los niños. Se cuenta que San Cosme de Etolia, al pasar predicando por su región, se reunió con el obispo Partenio para coordinar el tema educativo y para organizar la resistencia a los invasores otomanos. Aun se venera el lugar donde se reunieron ambos santos, los cuales, juntos visitaron uno de los principales monasterios de la zona: el monasterio de la Panagía Rovelista de Arta. Los turcos destruyeron más tarde este monasterio que contaba con una de las bibliotecas más importantes de toda Grecia. Este monasterio fue posteriormente reconstruido y aun hoy en día subsiste. Por ser un estorbo para las pretensiones expansionistas de los turcos, fue martirizado y asesinado el 21 de julio del 1777 cuando celebraba una liturgia. Sus fieles le dieron sepultura en el santuario de la iglesia de los Santos Anargiros.

Relicario con el cráneo del Santo.

Relicario con el cráneo del Santo.

Treinta y cinco años más tarde, cuando fueron a enterrar a uno de sus sucesores, el obispo Calinico, abrieron la sepultura de San Partenio, saliendo de la misma un delicioso aroma que inundó todo el lugar y, a pesar de ser un día soleado, comenzó a caer del cielo una lluvia muy fina. Los presentes consideraron que este era un signo que probaba la santidad del obispo y se negaron a sepultarlo de nuevo, por lo que recogieron sus reliquias y las colocaron en el altar de la iglesia. Algunos obispos quisieron conseguir las reliquias, pero sus feligreses se negaron a entregar este tesoro que, para ellos, tenía un valor incalculable. Finalmente, el Patriarcado Ecuménico decidió resolver la controversia entregando parte de sus huesos a su iglesia y repartiendo el resto entre algunas iglesias vecinas, incluido el monasterio Dousikou y el de San Cipriano. La mandíbula se envió al monasterio Gregoriou del Monte Athos.

Durante la revolución de 1854, algunas reliquias se perdieron pero el cráneo fue puesto a salvo, llevándolo a la aldea de Valtos, donde aun se venera. El padre Gerasimos Mikragiannaniti, en el año 1971 compuso un Oficio Litúrgico en su honor. Le son atribuidos numerosos milagros, es muy venerado en su tierra natal – Vatsounia Karditsa – y su fiesta se celebra el 21 de julio.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– DESPOTIS, K., “Los santos de Epiro”, Ioannina, 1986.
– PANAGHIOTIS, C., “Bibliotheca sanctórum orientaliun, volumen II”, Città nuova Editrice, Roma, 1999.

Enlace consultado (15/10/2014
– www.inagdimitriou.blogspot.com.es/2014/07/blog-post_20.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

8 pensamientos en “San Partenio, obispo mártir de Radovisdiou

  1. Me llama la atención que refieres como la identidad cultural de Grecia está unida a la fe ortodoxa. En nuestra sociedad de hoy este problema grave del secularismo quiere separar la fe de la vida pública y relegarla al ámbito de la intimidad, pareciera como sí Dios fuera exclusivo del ámbito privado y de la sacristía. La fe es para vivirse en todas partes, para ser luz del mundo y sal de la tierra. Ayer presentabas el caso del Beato Jorge Alejandro, que tampoco calló y fu profeta y tuvo un fin de profeta. Este Beato y hoy San Partemio tienen mucho que enseñarnos a un Occidente que se avergüenza de su Dios y que tiene miedo de comprometerse con Él porque le gusta la vida fácil y sin compromiso para amar. En este sentido he de reconocer como los musulmanes no han perdido la presencia de Dios en su vida ordinaria. Aunque bien esta decirlo, todos los extremos son malos.
    Saludos.

    • Tu sabes que durante la dominación otomana, que oprimió a Grecia en su doble vertiente de mal vecinos nunca bien avenidos y que practicaban dos religiones distintas, los griegos se sentían simultaneamente profundamente helenos y profundamente ortodoxos. La fe ortodoxa estaba intimamente unida a la identidad nacional griega y defendiendo una se defendía a la otra. Por eso, San Partenio y San Cosme de Etolia, que predicaban su fe ortodoxa como verdaderos apóstoles y que al mismo tiempo se sentían profundamente griegos, inevitablemente, aunque generalmente por medios pacíficos, unían ambos objetivos en una misma lucha. Por eso, ambos fueron unos estorbos para los turcos en esa doble vertiente.
      Yo no se bien si hasta ese punto esto hoy es así, pues aunque tienen sus más y sus menos – y si no, que se lo pregunten a los chipriotas – ambos pueblos se toleran entre si y conviven. Yo en Turquia solo he estado una vez, pero en Grecia he estado varias veces y, al menos en los sitios que yo he visitado, se ve que los griegos se sienten ortodoxos. Individualmente, cada uno vivirá su fe a su manera, pero la religión está presente en la vida diaria y no solo como pueda estarlo en algunos de nuestros paises de tradición católica en los que, cuando la religión se hace presente, es para intentar imponerla.
      Yo he visto a popes ortodoxos al frente de reivindicaciones populares, laborales y sociales. Cuando por aquí se los ve, es siempre en manifestaciones contra la homosexualidad o cosas por el estilo. Qué poquitas veces, si no ninguna, he visto a un sacerdote junto a los trabajadores en una manifestación pidiendo un puesto de trabajo o un salario justo.
      La fe hay que vivirla individualmente, pero también en este sentido reivindicativo, debería vivirse colecticamente.

  2. Que curioso que los ortodoxos lo tengan tambien como protector de los animales,al igual que San Antonio Abad.
    Ya sabes Antonio que yo tengo un gran amor hacia los animales y todo santo que tenga una predileccion o atencion hacia ellos para mi es doble santo.
    Las palabras del santo reforiendose a los animales son muy acertadas “hermanos menores en Cristo”,pues aunque no tengan conocimiento de la fe (por su condicion y caracteristicas) han sido creados por el Altisimo y llevan su esencia y su toque.
    Comentas que se narra que curo a muchisimos animales,referente a los milagros,¿hay alguno relacionado con ellos?
    Si no es asi cuentame de igual forma algunosde los milagros a el atribuidos,ya sabes..todos son bienvenidos.
    Me hace gracia el tema de las disputas por las reliquias y como no,para que todos quedaran contentos se tuvieron que desperdigar por diferentes localizaciones.

    • Sabes que a mi me pasa lo mismo; yo también creo que los animales son criaturas de Dios a los que hay que tratar con respeto. Yo estoy con mi perrita como “Mateo con la guitarra” y no puedo ver que se maltrate a un animal; por eso me ha dado tanta rabia que se le practicase la eutanasia a Excalibur sin darle la oportunidad de ponerlo en observación para ver si había contraido el ébola o como lo desarrollaba.

      De San Partenio se cuenta que cuando salía al campo, todos los animales se acercaban a él para recibir sus caricias, les diera de comer o curase sus heridas. No se especifica más salvo que en una ocasión que vio a unos caballos desbocados que iban a una muerte segura, fue capaz de pararlos y tranquilizarlos.

      • Ya que comentas el tema de Excalibur,aunque este no sea lugar,opino exactamente como tu Antonio.
        Actuaron con el mayor miedo y precipitacion (todo a la vez) y lo pago el pobre animal.
        Y Teresa,que gracias a Dios parece que va a restablecerse por completo,aunque aun no se lo han dicho (que yo sepa),estoy casi seguro que algo se imaginara.

        • Si grave ha sido lo que han hecho con el pobre animal, más grave será cuando ella se entere. Hay burros – en el mal sentido de la palabra – que no pueden entender que un animal forme realmente parte de una familia.

  3. Pues sin ánimo de resultar morbosa, pero viendo que nadie lo pregunta… ¿cómo fue martirizado el Santo? Su conocido San Cosme de Etolia fue ahorcado, si recuerdo bien.

    • Pues en ninguno de los textos que he consultado se dice el tipo de martirio e incluso, en uno de ellos, se dice que murió pacificamente. A mi ese tema me ha dejado desconcertado, pero es cierto que en los más, se dice que fue mártir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*