Santas Libaria y Susana, mártires galas

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de Santa Libaria en su iglesia de Rambervillers, Francia.

Imagen de Santa Libaria en su iglesia de Rambervillers, Francia.

Mañana se celebra la festividad de una antigua mártir de las Galias, ciertamente poco conocida fuera de su estrecho ámbito de culto en Francia, con un curioso nombre, Libaria -indudablemente latino y que parece remitir a la diosa romana Libera, diosa del vino y la fecundidad- que, debido a su etimología, muy probablemente sea auténtico. Pero además, esta mártir está asociada a otro grupo de Santos galos -Elofio, Eucario, Susana y Mena- de los que se dice eran hermanos todos entre sí.

Es complicado escribir sobre este tema al tratarse de un grupo de Santos poco conocidos, por lo que, para evitar complejidades y excesivo alargamiento del artículo, esta que os escribe se limitará a hablar de las dos mujeres que son mártires: Libaria y Susana; aprovechando, en el caso de la segunda, una antigua consulta que hasta la actualidad no había surgido la ocasión de publicar; pero siendo más conocida e importante la primera, víctima -según la leyenda- de Juliano el Apóstata, y cuya primera mención la encontramos en la passio de San Elofio (s. XI).

Libaria, la diaconisa pastora
Es este texto el que dice: “La segunda hermana de San Elofio se llamaba Libaria; era monja y mártir y fue sepultada en Grand”. Noticias más difusas las hay en la “Passio sanctae Libariae vírginis”, en la que se dice que había nacido en Grandesina (la actual Grand), alrededor del año 340, siendo hija del patricio Baccio y de su esposa Lientrudis, que era de estirpe real; y que tenía dos hermanos: Eucario y Elofio; y dos hermanas: Susana y Mena; todos, como decíamos, Santos. Incluso hay versiones que les atribuyen dos hermanas más: Gontrudis y Oda.

Martirio de Santa Libaria. Lienzo de J. Senemont (1777). Iglesia de la Santa en Rambervillers, Francia.

Martirio de Santa Libaria. Lienzo de J. Senemont (1777). Iglesia de la Santa en Rambervillers, Francia.

En el seno de su familia recibió su primera instrucción cristiana. Era una muchacha con unas óptimas condiciones morales, intelectuales y físicas; de modo que fue enviada a completar su instrucción en Châlons-sur-Maine, donde se acrecentó su amor por las cuestiones religiosas. De vuelta en casa, se consagró al Señor, recibiendo el velo de las vírgenes en el año 355, de las propias manos de su hermano Eucario, que era obispo de Grandesina.

En aquella época no existía la vida claustral femenina, por lo que Libaria se quedó a vivir en el seno familiar dedicándose a las labores del campo, apacentando el ganado e inmersa en continua contemplación. Combinaba estos trabajos con las funciones propias de una diaconisa en la iglesia de la cual su hermano era el obispo, encargándose de la educación de los catecúmenos y de sus primeros pasos cuando habían recibido el bautismo; también a obras de beneficencia y de caridad con los pobres.

Según esta passio, el emperador Juliano el Apóstata, en el año 362, habría intentado subvertir la fe de Libaria, aunque sin éxito. El emperador, en su paso por las Galias, había recabado en Grand y había hecho asesinar a todos los cristianos y quemado todas las iglesias (!!). Encontró a Libaria sentada en el campo, hilando, con el huso en sus rodillas y cantando suavemente. Ardiendo de deseo, quiso tomarla, pero ella le rechazó, profetizándole todas las desgracias que habrían de ocurrirle a causa de su apostasía. Entonces, el emperador la arrastró ante una estatua del dios Apolo y quiso forzarla a que lo venerara, pero ella derribó la imagen de su pedestal, haciéndola pedazos. Juliano montó en cólera y la hizo azotar; luego la encerró en una cárcel, la condenó a muerte y la hizo decapitar en su localidad natal, en el mismo lugar donde actualmente está construida una capilla en honor a la Santa: la antigua calzada romana entre Grand y Soulosse. Pero entonces, Libaria cogió su cabeza y se marchó a la plaza principal de la ciudad, donde, después de haberla lavado en una fuente, “se quedó dormida en el Señor”, es decir, murió definitivamente. Desde entonces, se dice que esta fuente donde la Santa lavó su cabeza cortada tiene propiedades curativas.

Santa Libaria lavando su cabeza en la fuente. Iluminación de las Horas de Langres.

Santa Libaria lavando su cabeza en la fuente. Iluminación de las Horas de Langres.

Interpretación
Todo este relato es realmente sospechoso y no se puede sostener desde el punto de vista histórico, asignándole a Julián el Apóstata el martirio de la Santa como también se le asigna el martirio de otros muchos, ninguno probado históricamente y poco congruentes con la biografía del emperador. Se nota que en muchos puntos calca la passio de su hermano Elofio, la cual tampoco es de fiar en ese aspecto: un predicador cristiano, especialmente agresivo contra paganos y judíos, que se niega a sacrificar a los dioses romanos y es decapitado por orden del mismo emperador, que también se levanta tras ser decapitado, coge su cabeza y la transporta a otro lugar.

La naturaleza de la Santa es también sospechosa: si bien era probable que una virgen consagrada -que no monja, puesto que el monacato femenino no existía todavía- desempeñara las tareas de una diaconisa; resulta poco creíble que una joven patricia, hija de un noble y de un dama “de estirpe real” -vete a saber qué significa eso en el contexto histórico que pretendemos tratar- se dedicara a las tareas del campo y a pastorear ovejas. Algún historiador ha pretendido justificarlo razonando que en esa época, ocuparse del campo y del ganado eran actividades habituales de los jóvenes y no un oficio necesariamente; pero desde luego, no hubiese sido nunca la tarea de una joven noble, habiendo esclavos para ocuparse de ello. La explicación más lógica es que la Santa se ha “impregnado” de las funciones de otras Santas galas a las que también se atribuye el oficio de pastoras, como Regina de Alesia, Solangia de Bourges, Germaine Cousin y la mismísima Juana de Arco; entre muchas otras.

Culto e iconografía
Aunque sus reliquias fueron saqueadas y profanadas durante la Revolución Francesa, lo cierto es que no se perdieron y siguen siendo veneradas en su santuario de Grand.

Lienzo con la flagelación de la Santa y la urna de sus reliquias. Iglesia de la Santa en Grand, Francia.

Lienzo con la flagelación de la Santa y la urna de sus reliquias. Iglesia de la Santa en Grand, Francia.

La fiesta de la Santa era el 8 de octubre y su culto aún sigue muy vivo, no sólo en Grand, sino en otras muchas localidades como Saint-Dié, Estrasburgo, Nancy, Verdún, Langres, Châlons-sur-Maine, Meauz y Arrás. Hay tres capillas en Grand a ella dedicadas, una que marca el lugar de su decapitación, otra el lugar donde lavó su cabeza en la fuente, y otra en su sepulcro. Hasta hoy se han dado peregrinaciones a la fuente invocando la salud; testimonio de este culto, hasta la llegada de la Revolución Francesa, era el número masivo de exvotos y muletas dejadas por devotos como símbolo de agradecimiento por su curación.

Es invocada contra la mortalidad de los animales domésticos y para obtener la lluvia; dos eventos que suponían la diferencia entre la vida y la muerte para tantos campesinos y ganaderos a lo largo de los siglos. Vinculada a este patronazgo, la Santa es representada como una joven pastora, llevando las ovejas de su familia, también como una virgen diaconisa. Curiosamente, aunque es una Santa cefalófora según la tradición, poquísimas veces aparece decapitada y portando su propia cabeza; siendo más frecuente verla como pastora y, por ello, fácilmente confundible con otras mártires galas pastoras, ya mencionadas anteriormente.

Susana, la otra hermana

Pregunta: Hola, soy de Vitoria (Álava) y estoy encantado de saludaros y de contactar con ustedes. Me encanta todo lo relacionado con la liturgia, y en especial con lo que tiene que ver con los santos y beatos. El día 8 de Octubre consta el nombre de Santa Susana de Blois, como mártir. Pero sólo en el Taco Calendario del Corazón de Jesús. Eso sí, en el primer lugar de la lista. Deduzco que es una persona importante, de origen francés (¿Valle del Loira?), y quizá emparentada o relacionada con alguna casa real. No la he visto en ninguna enciclopedia, ni en ningún otro calendario. No me ha sido posible verla siquiera en Internet (en el buscador de Google está ilocalizable). Es evidente que es diferente de la virgen y mártir Santa Susana de Roma (11 de Agosto). Me gustaría saber y conocer, si fuese posible, quién fue en realidad Santa Susana de Blois: fechas de su nacimiento y muerte, beatificación y canonización si existieron tales, categoría o status personal (casada, viuda, madre de familia, soltera, virgen), títulos que ostentó, si los tuvo (nobiliarios, religiosos), si ostenta patronazgo sobre algún país, ciudad, región, colectivo, orden religiosa o de caballería, oficio o profesión, etc…, género de martirio que padeció, y la causa del mismo; lugares que frecuentó y vivió… En fin, los datos que la puedan situar en la historia de la Iglesia y del Mundo. Tengo la sensación de que es una de esas santas importantes y desconocidas a la vez. Les agradecería muchísimo que, si es posible, me facilitasen un poco de información sobre Santa Susana de Blois. Agradeciéndoles de antemano la atención que me prestan, y también la posibilidad de contactar con Uds. para realizar este tipo de consultas, les saludo atentamente desde Vitoria (Álava). España

Urna actual de las reliquias de Santa Libaria. Iglesia de la Santa en Grand, Francia.

Urna actual de las reliquias de Santa Libaria. Iglesia de la Santa en Grand, Francia.

Respuesta: En primer lugar, pedirte disculpas porque ha pasado muchísimo tiempo desde que nos hiciste esta consulta hasta que hoy, aprovechando la fiesta de su hermana, Santa Libaria, he podido publicarla. Evidentemente, como bien dices, Santa Susana de Blois no tiene absolutamente nada que ver con Santa Susana de Roma, a la cual le hemos dedicado dos artículos en el blog. Desafortunadamente, tu consulta, aunque no ha sido fácil, será muy rápida de responder, puesto que poquísimo se sabe de esta Santa, hermana de Santa Libaria.

Recapitulando algunos datos ya expuestos arriba, la “Passio Sancti Eliphii” de Ruperto de Deutz, redactada en el siglo XI y ampliada en el XII le atribuye a este santo tres hermanas: Libaria, Mena y Susana. A esta última la presenta de esta manera: “tertia monacha similiter et martyr cognomine Susanna in Campania est sepulta”, o sea, que esta tercera hermana era monja -virgen consagrada-, que murió mártir como Elofio y que está sepultada en la Campania italiana.

Un misal de finales del siglo XV y algunos suplementos al Martirologio de Usuardo hacen mención de ella el día 8 de octubre con el solo título de virgen: “In pago Blionensis, sanctae Susannae virginia”. Por “región de Blois” se entendía un pequeño territorio que se extendía al sur-sureste de Void, en el departamento francés de Meuse; que formaba parte del Toulois y tenía como ciudad principal la formada alrededor del Castillo de Blois. Hoy está en ruinas; pero se encontraba entre Broussey-en-Blois y Naives-en-Blois, lugar donde ejerció su apostolado San Elofio; y donde sufrió martirio y fue sepultado.

Otros martirologios locales situan a Susana en Blaise-sous-Arzillières, al sur de Vitro-le-François. Históricamente se conoce aquello como “Blesia villa”, pero no como una localidad que llevara ese nombre, y además no existe ninguna tradición seria que conecte a Santa Susana con ese lugar.

Como ves, se sabe muy poco: que era hermana de San Elofio y de Santa Libaria (siglo IV), que era virgen, quizás mártir y que fue sepultada en Campania, pero en esa región italiana actualmente no existe ninguna veneración hacia ella, con lo cual es un dato más que dudoso.

Imagen de Santa Susana. Iglesia de Santa Libaria de Afflacourt, Francia.

Imagen de Santa Susana. Iglesia de Santa Libaria de Afflacourt, Francia.

Nada más puedo decirte de ella; salvo que aparece representada en muchos lugares de culto atribuidos a sus presuntos hermanos (Elofio, Eucario, Libaria, Mena, Gontrudis y Oda). No tiene iconografía propia, siendo representada simplemente como una doncella con la espada y la palma del martirio; aunque no está claro que fuese mártir. Por cierto, la otra hermana, Mena, de la cual se dice que también era virgen consagrada, a veces, por error, le colocan la espada y la palma del martirio.

Sobre el resto de los presuntos hermanos atribuidos a esta extensa familia no me extiendo más, por no ser el objeto de la pregunta ni del artículo y para no alargarlo más. Decir, simplemente, que recomiendo encarecidamente la visita al enlace abajo reseñado para quien tenga el gusto de profundizar en estos temas y quiera ver muchas imágenes de estos Santos y de sus relicarios.

Meldelen

Bibliografía:
– VVAA; Bibliotheca sanctorum: Enciclopedia dei Santi, Ed. Città Nuova, Roma 1984.

Enlace consultado (01/10/2014):
– http://toulois54.skyrock.com

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

8 pensamientos en “Santas Libaria y Susana, mártires galas

  1. Pues resulta que me has presentado a una santa que no tenía registrada, ni mucho menos que supiera su existencia. Esta Santa Libaria si que es una novedad total. No así Santa Susana, a quien si tengo registrada en la fecha que refieres. Fíjate que a ésta tenía la opinión de que era un santa francesa de la alta Edad Media, relacionada con otros santos de los que imagino son de este tiempo, como un San Simón de Montfort, y un sacerdote que no recuerdo ahora el nombre pero que era el limosnero oficial de san Luis IX, también con apellido. Por lo visto no es todo como uno supone o imagina.
    Unas preguntas: La pintura del martirio de Santa Libaría me lla la atención porque la van a sacrificar con una hacha, pero como si fuera al estilo francés, en el aire y con una espada. Tu eres historiadora, Platícame algo sobre este detalle.
    Por favor, tendrás las fechas de conmemoración de lis otros mártires que refieres? Me gustaría verificarlos en mis registros.
    Gracias.

    • Gracias, Humberto. Pues fíjate que el más conocido de este grupo es San Elofio y después viene Libaria, Susana no ocupa un lugar preeminente ni tiene casi culto, como sí lo tienen Mena y Gontrudis. Yo no conozco las fechas en que se celebran cada uno pero como estas dos hermanas de hoy se celebran hoy y mañana, es posible que el resto del grupo también.

      Los romanos decapitaban con hacha y no la espada larga cristiana que aún no existía. Tienes más detalles en el artículo de Martyrium que dediqué a la poena capitalis. El cuadro del martirio de Santa Libaria es sólo un bello cuadro, que revela la ignorancia del artista sobre el tema: ni un hacha se puede manejar así, ni se puede decapitar a nadie con la postura que está adoptando la Santa. Errores así, en los cuadros de decapitaciones, los hay a montones.

  2. Muchas gracias, Ana María, por este artículo sobre estas dos santas hermanas, según la “passio”. Algún día escribiremos sobre sus “dos hermanos”, Elofio y Eucario y veremos como también sus historias están envueltas en la misma increíble nebulosa como lo están ellas dos. De todas formas, con este tipo de artículos nos estás aclarando muchas cosas sobre este tipo de santos.
    Y bueno, lo de Gontrudis y Oda es ya “para sacar nota”.

    • Gracias, Antonio. Yo no pongo en duda la existencia de estos Santos pero ya eso de que todos sean hermanos entre sí y todos obispos, curas o monjas… pues rarito sí que es. En esa época obispos y curas había, monjas no, aunque sí diaconisas.
      Y no hablemos ya de la passio: lo de personas descabezadas caminando por ahí y lavando sus cabezas ni lo comento, pero eso de que Julián el Apóstata no tuviese nada mejor que hacer que violar pastoras cristianas… Tiene gracia porque este emperador, apóstata y todo lo que se quiera, se consagró a la diosa Cibeles con voto de castidad y no volvió a tocar a su esposa, ¿cómo se come eso con lo que dice esta passio de él? Si nos tomáramos en serio todos estos relatos piadosos, habría que creerse que el 99’9% de los magistrados y emperadores romanos no tenían nada mejor que hacer que perseguir vírgenes cristianas.

  3. Ana Maria comentando sobre el tema de que los romanos usaban el hacha y no la espada para decapitar (cosa que yo creia hasta hace unos pocos años),quisiera saber donde nace el error (o a que se debio) o en que epoca.
    Practicamente todas las pinturas de martirio por decapitacion son por espada.

    • Gracias, Abel. Pues porque los artistas no son historiadores ni arqueólogos, son artistas. Ellos sabían más bien poco de la Antigüedad romana y hasta que ésta se recuperó con las primeras excavaciones del siglo XIX, pintaban lo que sabían o lo que veían. Curiosamente la ejecución por hacha se mantuvo siempre pero debía parecerles más elegante y estético la de espada, “a la francesa”, como bien ha dicho Humberto.

      La espada romana -gladius- estaba diseñada para clavarse y ser retirada, no para decapitar. Para eso estaba el hacha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*