San Eugenio, “transmontanus episcopus”

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Eugenio, obispo transalpino. Concorezzo, Italia.

San Eugenio, obispo transalpino. Concorezzo, Italia.

La vida
Un Eugenio, “transmontanus episcopus”, es venerado en la Basílica de San Eustorgio en Milán. Su nombre no consta en el actual Martirologio Romano, pero la Iglesia de Milán -dicha la ambrosiana- lo venera con memoria litúrgica el 30 de diciembre, según el dato del Martirologio Romano de 1956: “Mediolani sancti Eugenii, episcopi et confessoris”.

La tradición eclesial milanesa tributa un honor particular a San Eugenio, obispo transalpino de finales del siglo VIII, exaltándolo como padre y defensor del rito ambrosiano. Él marchó a Milán para venerar la tumba de San Ambrosio en los años en que, por disposición de Carlomagno, se quería extender a la Iglesia ambrosiana la uniformidad litúrgica perseguida por los monarcas francos. A través de un extenuante empeño personal en todas las sedes, Eugenio, que no era ambrosiano, logró asegurar la continuidad de la tradición ambrosiana, haciendo así resplandecer la unidad multiforme que caracteriza la comunión católica.

Habiendo fallecido en Milán, sus restos fueron depositados en el cementerio de la vía Ticinesa, cerca de la Basílica de San Eustorgio, en la cual son venerados el 30 de diciembre con grado litúrgico de fiesta.

El culto
Al Santo obispo y confesor Eugenio están dedicadas cinco iglesias y dos altares en el condado milanés, “in Mediolanensi pago”, a finales del siglo XIII según el “Liber Notitiae Sanctorum Mediolani” de Bussero, que no se preocupa de dar las indicaciones precisas de su ubicación. Entre las iglesias dedicadas a él destacan la de Tronavento -fracción de Lonate Pozzolo- y la de Concorezzo.

San Eugenio de Tornavento: El primer testimonio de una capilla data de 1398. Las noticias sucesivas datan de los ss. XIV-XV sobre el pueblo de Tornavento y de su iglesia, con toda probabilidad, ya dedicada a San Eugenio.

Imagen del Santo. Museo de la Basílica de San Eustorgio, Milán (Italia).

Imagen del Santo. Museo de la Basílica de San Eustorgio, Milán (Italia).

Sabemos que, en tiempos de la visita pastoral del cardenal Carlos Borromeo, Tornavento era un “caserío” dependiente de la jurisdicción de Lonate, y consecuentemente, perteneciente a la parroquia de Gallarate. Sabemos que Borromeo, en 1570, esbozó algunas prescripciones para la iglesia de San Eugenio.

En 1622, el visitador eclesiástico precisava que el altar estaba no dentro de una capilla o nicho sino bajo un simple baldaquino, y que en la pared del altar estaban pintados los Santos Eugenio y Catalina a los lados del crucifijo, y que otras figuras de Santos estaban pintadas en la pared septentrional de la iglesia.

El cardenal Pozzobonelli, de visita en 1750, revelaba que el oratorio, muy pequeño, tenía un altar dentro de una capilla o nicho, y que todos los sacerdotes de Lonate, que entonces eran casi diez, acudían a Tornavento el 30 de diciembre, fiesta de San Eugenio, para la misa cantada, y al día siguiente para un oficio fúnebre. Esto hace pensar, de acuerdo con los documentos, que la iglesia, entre 1660 y 1750 había sido ampliada.

Una transformación más radical, quizá una reconstrucción, con posterior ampliación, debe haber tenido lugar en el segundo Settecento o a principios del Ottocento, cuando la iglesia alcanzó el equilibro arquitectónico interno y una cierta gracia complexiva que hasta hoy la contradistinguen. El mapa del recinto en 1857 presenta, de hecho, una planta más larga respecto a la de la época teresiana, con el campanario ya construido a la izquierda de la capilla, la sacristía y quizá un pequeño altar lateral a la derecha.

En 1887 fueron bendecidas nuevas campanas. En 1900 Tornavento se convirtió en una parroquia independiente de Lonate y su primer párroco fue Luigi Genoni. La actual estructura de la iglesia se debe a la ampliación iniciada en 1917. En este año, la iglesia de San Eugenio fue alargada por la adición de locales adyacentes en sus flancos y pseudo-pasillos, llegando a ocupar al norte una franja de carretera cedida al Ayuntamiento. En verano de 2010 el interior del edificio ha sido completamente restaurado.

Reliquias del Santo. Basílica de San Eustorgio, Milán (Italia).

Reliquias del Santo. Basílica de San Eustorgio, Milán (Italia).

San Eugenio de Concorezzo: esta iglesia es la más antigua de la ciudad, surgida anteriormente al año 1000, como resultado de una donación hecha al monasterio de San Ambrosio de Milán en 853.

En el año 892 la iglesia de San Eugenio fue cedida a la basílica de San Juan en Monza. Posteriormente no se tienen noticias de la iglesia hasta 1520, cuando se habla de un signo milagroso atribuido a la imagen mariana como se documenta en las actas de la visita pastoral de 1570. Otra noticia se tiene de la vista del Santo Borromeo en 1571.

Desde el siglo XVII la iglesia de San Eugenio fue propiedad de los señores de Concorezzo, y en 1858 se donaron tres pequeñas campanas. En 1928 tuvo lugar la reestructuración interna de la obra de la escuela del Beato Angélico de Milán. Una última restauración se inició en 2008, con la conclusión de trabajos internos y externos en 2011.

Imagen contemporánea del Santo en su iglesia de Tornavento, Italia.

Imagen contemporánea del Santo en su iglesia de Tornavento, Italia.

La iconografía
En 1994, cuando el enviado de la curia ha roto los sellos de la caja que contenía los restos del santo “transmontanus”, tuvo una sorpresa. Dentro había huesos bien colocados, y en una esquina, un pergamino bastante reciente: testimonio de cómo el 30 de diciembre de 1951 el beato cardenal Schuster había realizado ya un reconocimiento, pero del cual no se conservaba memoria. Las reliquias están ahora colocadas en una urna de cristal en la nave izquierda de la basílica.

De San Eugenio no tenemos una iconografía particular que nos haya legado la tradición, aunque en la sala capitular del ex convento dominico del complejo de San Eustorgio en Milán se conserva una estatua en piedra, datable a finales del siglo XIII, que es muy genérica, pero ciertamente muy antigua: el Santo está vestido con atuendos litúrgicos (casulla y sotana), la mano derecha bendiciente y en la izquierda el pastoral y el libro de los evangelios. En las dos iglesias de Tornavento y Concorezzo aparece como un obispo con la mitra y el pastoral: en Tornavento, bendiciente, en Concorezzo, con el libro de los Evangelios.

Damiano Grenci

Bibliografía y sitios:
* AA. VV. – Biblioteca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi) – Voll. 1-12 e I-II appendice – Ed. Città Nuova
* Archivio Corriera della Sera – 8 febbraio 1994 – pagina 37 in archiviostorico.corriere.it
* Archivio storico della città di Concorezzo – La Chiesa di Sant’Eugenio (scheda 2012)
* C.E.I. – Martirologio Romano – Libreria Editrice Vaticana – 2007 – pp. 1142
* Cuthbert J. E Ward A. (a cura) – Maryrologium Romanum mdcccclvi– CLV, 1998
* Grenci Damiano Marco – Archivio privato iconografico e agiografico: 1977 – 2014
* Magnoli Claudio – Per la celebrazione dei Santi. Messale ambrosiano quotidiano IV – Centro Ambrosiano, 2010
* Sito web fmboschetto.it
* Sito web tornaventosite.altervista.org
* Sito web santeustorgio.it
* Sito web wikipedia.org

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

7 pensamientos en “San Eugenio, “transmontanus episcopus”

  1. Muchas gracias, Damiano, por este artículo sobre un santo que, posiblemente arriesgándose, defendió la continuidad del Rito Ambrosiano cuando quiso implantarse en todo occidente el Rito Latino. Lástima que en Hispania no se consiguiera y lograron casi arrasar al Rito Mozárabe, que es el verdadero rito hispano.
    Desde luego se demuestra la poca altura de miras de la Iglesia en occidente, que a fin de controlarlo todo, impuso a la fuerza el ritual celebrado en Roma. En este sentido, la Iglesia de Oriente fue más justa y tuvo más visión de futuro.

    • Pues lo que yo quería comentar ya lo has comentado tú, querido amigo. Ojalá se hiciera una recuperación más seria y completa del rito mozárabe y no se quedara sólo en algunas celebraciones dispersas y anecdóticas cada cierto tiempo. Yo desconozco totalmente este rito y eso que me consta que alguna vez se celebra en Valencia, en la cripta de San Vicente mártir.

      La imagen que hay en Tornavento es el típico molde de santo obispo. Sirve lo mismo para representar a nuestro San Eugenio de hoy que a cualquier otro obispo.

  2. L’iconografia di questo Santo vescovo è molto generica, potrebbe essere un qualunque vescovo.

    Il Rito Ambrosiano stava per essere cancellato dal Concilio Vaticano II è stato il beato Paolo Vi a operare per la sua conservazione.

      • Non erro fu il Cardinale Giovanni Colombo che sulla spinta del Concilio stava pensando a questa uniformità al rito romano, ma poi il Beato Paolo VI che frenò il tutto. Certo fino a circa 5-6 anni fa il rito ambrosiano aveva molti elementi con rito romano, per una riforma non completa, ora è stata completata la riforma sia dei Lezionati (discutibile!) che del Santorale (interessante).

        Il popolo di Dio a bisogno di molta catechesi liturgica, ma purtroppo è smemorato 🙁

        Io non sono un fan del rito straordinario soprattutto per quelli che dicono che è più bello perchè misterioso 🙁 quasi che siccome si capisce poco è più bello. Io amo la liturgia nelle lingue nazionali, c’è una compresione dei testi che è meravigliosa (il rito ambrosiano poi ad esempio ha dei prefazi che sono stupendi!).

  3. Muchas gracias por platicar sobre este Santo. Muy encomiable de su parte el luchar por conservar una liturgia que había sin duda celebrado con cariño y dedicación.
    A propósito de los cambios litúrgicos, hay una anécdota del Beato Pablo VI, donde un sacerdote le dice que no se halla celebrando según el nuevo rito del Vaticano II. El Papa le respondió: la misa en latín es la forma en que he celebrado toda la vida, a mi también me cuesta trabajo. Pero hay que obedecer las nuevas rúbricas.
    Yo creo que todo rito es hermoso, pero lo primordial es que quienes lo celebran lo entiendan y lo vivan. Si no es así, es tiempo perdido.
    Yo por ejemplo soy estudioso de la liturgia y me fijo en muchos detalles para que se celebre dignamente. Soy participe del Vaticano II, pero también entiendo algo de latín y he participado un par de veces en el hoy llamado rito extraordinario. Me llama la atención como los fieles, tanto en un rito como el otro, la mayoría no sabe lo que dice ni que hacer. Hace falta mucha cultura litúrgica en el pueblo de Dios. Si hubiera más catequesis mistagógicas y buenas homilías, sin duda el nivel moral y espiritual de la feligresía subiría de nivel.
    Todo esto lo comento porque el sacerdote que celebró la misa a la que fui este domingo, rezó el gloria cuando por lógica se omite al haberse celebrado a los fieles difuntos. No se sí alguien más lo haya notado, pero esos detalles echan a perder la espiritualidad de una liturgia.
    Salutti caro fratello.

    • Es cierto que algunos sacerdotes saben de liturgia lo que yo de astronomía y que algunos toman la celebración de la Misa como una rutina. Recuerdo un caso muy curioso que me pasó hace ya casi cincuenta años: estando ya terminando la misa, cuando se iba a dar la bendición final, el sacerdote me preguntó al oído si había consagrado el vino. ¿En qué estaría pensando el buen hombre?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*