San Martín, obispo de Tours (II)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Muerte del Santo. Altar en la basílica de Ottobeuren, Alemania.

Muerte del Santo. Altar en la basílica de Ottobeuren, Alemania.

Pastor del rebaño
Martín, como Ambrosio de Milán, trabajó por establecer la libertad de la Iglesia ante el poder civil. Tuvo buenas relaciones con quienes detentaban la autoridad y condescendía en cuanto podía por el progreso social, pero si era necesario, impedía que alguien con mucho poder y que indigno por la manera que le ejercía, se sentara en compañía de los monjes por ser inmerecido de su compañía.

La firmeza como trabajaba le atrajo el encono de los prelados aristócratas, amigos del lujo, tibios en la fe, que no podían padecer su buen ejemplo; por ello le llamaban hipócrita, lo acusaban de ser priscilianista y observó con dolor cómo los obispos emanados del monasterio que fundó, eran relegados mientras se hacían querellas administrativas con fines de poder y de dinero.

Martín fue asceta y apóstol, un hombre de oración profunda, la que no dejó de practicar en medio de sus agotadoras jornadas de trabajo. Aún cuando parecía hacer otras cosas, siempre oraba. Mortificado y penitente, pobre, humilde, sereno ante la adversidad, apartado de las vanidades del mundo, su ejemplo contribuyó a forjar la idea de cómo tenía que ser un obispo.

Construyó muchas iglesias y salió al encuentro de sus ovejas para que los fieles asistieran a estos lugares. Su estilo de monje obispo fue distinto al de oriente: por el desierto tendrá el contexto de la ciudad, el diálogo en silencio con Dios en el monasterio se convierte luego en palabra que evangeliza, si en el desierto los monjes combaten a los demonios, en la ciudad él se opone a los paganos.

Muerte
Según es la vida, así es la muerte y el paso de este mundo al cielo de San Martín fue ejemplar y digno de recordar. Su fallecimiento ocurrió mientras estaba de visita pastoral en la parroquia de Candes, a donde había acudido con la intención de restablecer la paz entre sus clérigos. Una vez que concluyó su visita, cuando se disponía a volver a su monasterio, se sintió sin fuerzas y se dio cuenta que la vida se le acababa; mandó llamar a sus colaboradores más cercanos y les hizo ver que se estaba muriendo.

Relicario con el presunto cráneo del Santo. Ribas de Campos, España

Relicario con el presunto cráneo del Santo. Ribas de Campos, España

Ellos, llenos de aflicción se entristecieron mucho y llorando le decían: “¿Por qué nos dejas padre? ¿A quién nos encomiendas en nuestra desolación? Invadirán lobos rapases a tu grey ¿Quién nos defenderá de sus mordeduras si nos falta el pastor? Sabemos que deseas estar con Cristo, pero una dilación no hará que se pierda o disminuya tu premio, compadécete mas bien de nosotros, a quienes dejas”. El anciano obispo se conmovió profundamente por el sufrimiento de sus hermanos y también lloró, vuelto en oración a Dios entonces, le imploró: “Señor, si aún soy necesario para tu pueblo, no rehúyo el trabajo; hágase tu voluntad”. En ese trance, unos sacerdotes le recomendaron que se pusiera cómodo y cambiara su cuerpo de posición y el Santo les dijo: “Dejen, hermanos, dejen que mire al cielo y no a la tierra y que mi espíritu, a punto ya de emprender su camino, se dirija al Señor.” Entonces, vio al demonio acechándolo y le reprochó: “¿Por qué estás aquí, bestia feroz? Nada hallarás en mí, malvado; el seno de Abraham está a punto de acogerme”. Entregó su alma a Cristo lleno de paz. Era el 8 de noviembre del año 397. Aunque sus reliquias están repartidas entre varias ciudades europeas, la mayor parte de ellas están en su sepulcro en Tours.

Culto
Como una compensación a los ataques que había sufrido en los últimos años, de todas partes se levantaron las voces para aclamarlo con veneración. El pueblo en masa lo reverenció como santo. Pronto se elevó una modesta capilla sobre su tumba a la que San Perpetuo, sucesor suyo en la sede de Tours, transformó en una importante basílica. Desde muy antiguo su sepulcro se convirtió en meta de peregrinaciones, alcanzando en la época merovingia un enorme prestigio su culto y devoción. Se dice que hay quienes ven en el apellido de los reyes de Francia: Capeto, una analogía con “cappatus” es decir, que estaban bajo la capa del santo y que por ello se honraron titulándose como abades de San Martín de Tours.

En Francia, un fervoroso devoto suyo, ha contado la cantidad de 3.667 parroquias dedicadas a su nombre; en Alemania, tal vez por sus actividades a Tréveris es sumamente conocido. Gracias a la escena de su capa compartida con un pobre en Amiens, los artistas lo tomaron como modelo para muchas obras de arte. Este tema se tomará incluso como insignia en los hierros para confeccionar hostias, en los juegos de damas, en muebles e incluso en las cubas para servir la sidra. En el Quijote de la Mancha, hay un episodio donde el caballero de la triste figura dice a su escudero Sancho Panza al ver una imagen suya: “Este caballero también fue de los aventureros cristianos y creo que fue más liberal que valiente, como lo puedes echar de ver Sancho, en que está partiendo la capa con el pobre y le da la mitad y sin duda debía ser entonces invierno, que si no, él se la hubiera dado toda, según era de caritativo”.

Sepulcro del Santo.

Sepulcro del Santo.

Su culto y devoción fue combatido en 1912 por E. Ch. Babut, que alegaba en un libro por él publicado, que San Martín y su biógrafo eran unos oscuros personajes sin historia, miembros de un sospechoso grupo filial a los priscilianistas y que el obispo santo era un hombre sin relieve, que tenía su fama porque la realidad estaba olvidada y la biografía escrita por Sulpicio Severo fue intencionadamente hecha para darle un lugar en la historia.

Junto a San Silvestre Papa, es el primer santo representado en un mosaico sin ser mártir. Su iconografía lo representa como el caballero por excelencia, dando ello difusión a este episodio de su vida y dejando por debajo su vida episcopal. Sin embargo, en sus representaciones como obispo, se le incluye una oca silvestre, aludiendo a la migración de estas aves por las fechas de sus fiestas.

Su celebración litúrgica tiene el grado de memoria obligatoria y se celebra el 11 de noviembre, aniversario de sus funerales. En muchos lugares este día es una fiesta, con un clima benigno porque no comienza aun el frío invernal, por eso esta fecha es conocida como “veranillo de San Martín”, una ocasión para beber vino nuevo, encender hogueras, danzar y hacer el balance de las cosechas.

Imagen del Santo venerado en su catedral de Zamora, Michoacán (México).

Imagen del Santo venerado en su catedral de Zamora, Michoacán (México).

San Martín de Tours en la Arquidiócesis de Guadalajara
San Martín de Tours es patrono secundario de Guadalajara, Jalisco; su nombre se une a los de San Miguel Arcángel, San Clemente I, Papa y mártir, San Sebastián mártir y Nuestra Señora de la Soledad. Dicho patronazgo le viene desde la época de la colonia. El libro 8 de los Acuerdos del Cabildo Eclesiástico de la Catedral refiere que como el libro cuatro de Actas está faltante, se hace la nota aclaratoria de la fiesta que la Real Audiencia notificó al Ayuntamiento y las órdenes religiosas. La dicha acta dice que el Cabildo y Regimiento de Guadalajara solicitó a Don Alonso de la Mota y Escobar, obispo de Guadalajara de 1598 a 1607, un Patrono contra la plaga de hormigas. Luego de celebrarse una misa para invocar la ayuda de Dios, se hizo la elección echando suerte con treinta cédulas con los nombres de otros tantos santos inscritas en ellas, así como otras tantas cédulas en blanco y una que tenía la inscripción de “sancte advocate ora pro nobis” la que salió al mismo tiempo con la que tenía el nombre de San Martín obispo, resultando de esta suerte ser el patrono contra esta plaga.

Se le prometió colocar y erigir un altar con retablo en la Catedral, cuyo costo se comprometió el Ayuntamiento a pagar, junto con las limosnas que se pedirían a sus devotos, de las que se tomaría una parte para distribuir entre los pobres, imitando así la caridad de San Martín.

Actualmente la imagen de San Martín se encuentra en el retablo de Nuestra Señora de Guadalupe en la nave norte de la Catedral, junto al presbiterio del Altar Mayor. Esta escultura es obra de Mariano Perusquía y es de tamaño natural, (mide 2.05 mts.) está esculpida en media talla, representando al Santo Obispo con ropa pontifical y destacando por su mitra alta. Lamentablemente, su culto y devoción han quedado en los registros de la historia.

Imagen del Santo venerada en Guadalajara, México.

Imagen del Santo venerada en Guadalajara, México.

San Martín obispo tiene otras parroquias dedicadas en la zona metropolitana. La principal se ubica en el Sector Libertad, por la calle de Belisario Domínguez. En esta Parroquia el Santo recibe culto en un cuadro que lo representa como San Martín Caballero. En Tlaquepaque, en el Barrio de San Martín de las Flores también tiene culto y devoción; más moderna es la Parroquia que se le dedicó en Zapopan, en la colonia llamada Ciudad Granja, titulada San Martín Obispo. En la Región Valles, el municipio de San Martín Hidalgo, recibe el nombre de este santo francés, cuya parroquia también le ha sido dedicada.

Oración
Renueva, Señor en nosotros las maravillas de tu gracia, para que, al celebrar hoy la memoria de San Martín, obispo, que te glorificó, tanto con su vida como con su muerte, nos sintamos fortalecidos de tal manera, que ni la vida ni la muerte pueda separarnos de tu amor. Por…

Humberto

Bibliografía:
Liturgia de las Horas según el rito romano, Tomo IV, Obra Nacional de la Buena Prensa A.C. México, San Adrián del Besós, Barcelona, 2000, pp.1510-1514.
– MARTINEZ, Héctor Antonio, La Catedral de Guadalajara, AMATE Editorial, Guadalajara, Jalisco, 1992, pp. 160.
– MARTÍNEZ PUCHE José A., Nuevo Año Cristiano, Noviembre, Editorial EDIBESA, Madrid, 2006pp.201-210.
– VVAA, Año Cristiano XI noviembre. Editorial BAC, Madrid, 2006, pp. 225-234.
– VVAA, Diccionario de los Santos, Volumen II. Ediciones San Pablo, Madrid, no refiere año, pp. 1658-1661.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

10 pensamientos en “San Martín, obispo de Tours (II)

  1. Gracias, Humberto por este segundo artículo sobre San Martín de Tours.
    Yo quiero destacar tres cosas que dices al principio: quería la separación entre Iglesia y poder civil, abogaba por el progreso social del pueblo y consideraba indigno a quién ejercía ilícitamente ese poder. Si esas tres cosas se hubiesen cumplido y se hubiese exigido siempre por parte de la Iglesia, “otro gallo nos hubiera cantado”. ¡Qué cambiazo entre esta manera de actuar y la manera de actuar de la Iglesia en la Edad Media y en algún que otro momento, como por ejemplo, recientemente en España!
    Mucho salir a la calle y alzar la voz desde los púlpitos contra el matrimonio gay, los anticonceptivos y el aborto y que poco el denunciar la corrupción, el recorte de derechos sociales, el hambre en los niños, el aumento del desempleo y un largo etc. ¡Así nos va!

    ¿Y qué decir de las reliquias? Mi opinión es que salvo las que se encuentran en Tours y alguna que otra más, todas las demás son más falsas que un billete de dos euros. Si parte del cráneo se venera en Tours, ¿cómo puede haber un cráneo completo en Ribas de Campo? Si se juntasen todas las reliquias que de San Martín de Tours hay repartidas por toda la cristiandad, sacaríamos varios esqueletos.

    • Toño, si las cosas fueran como debieran… Es triste como muchas veces los pastores de la iglesia han perdido la visión integral de todo el conjunto. Es necesario defender todo, no sólo una parte. El profeta que habla de parte de Dios no puede decir esto si y esto no…
      Ahora yo te quiero hacer una pregunta para subir el número de comentarios, jaja, no te creas. Me queda la inquietud de porque el relicario del cráneo lo tiene acostado y no parado como es en otros casos de reliquias de este tipo. ¿Hay alguna razón para ello? ¿Tú que dices?
      Por cierto, me llama también la atención que el relicario sea sencillo. Contrasta con otros más vistosos.
      Saludos.

      • La verdad es que no se el por qué en el relicario de Ribas de Campos el cráneo aparece de lado y no en posición vertical. Una posible explicación sería que en alguna maniobra realizada al mismo, el cráneo se tumbara y así lo hayan dejado. Si esto fuera así, se demostraría el poco interés que existe hacia esa reliquia que, desde luego, no es el cráneo de San Martín de Tours, que se encuentra en su ciudad.

  2. Probablemente lo que comenta Antonio sobre las reliquias es mucho más un signo del nivel de devoción que alcanzó este santo antes que una realidad fehaciente sobre su rigurosa autenticidad. Además si era del siglo IV imaginaros el tiempo que ha habido desde entonces para conservar y aumentar la devoción.

    Me ha gustado mucho la explicación ya que siempre me había sorprendido al viajar por Francia el larguísimo listado de ermitas, pueblos y demás nombres de lugares (y personas, incluida su típica variante femenina de “Martine”) que llevan el nombre de este santo, y veo que ha habido alguien con suficiente entusiasmo como para inventariar la lista de parroquias.

    • Gracias Jordi por tu participación. El libro consultado da el nombre del devoto, pero no lo considere necesario referir.
      Saludos.

  3. Humberto muy completo tu articulo de San Martin de Tours con este segundo articulo.
    Yo tambien iba a preguntarle a Antonio el porque el relicario que contiene el craneo,lo tiene de lado,es algo que me resulta bastante extraño.
    No sabia que en algunas de sus representaciones como obispo incluian una oca,por lo que comentas de que la fiesta del snato coincide con el viaje migratoria de esta ave,curioso.

  4. Abel, te agradezco que te tomes el tiempo para leer y comentar este trabajo. Hay una estampa del santo con una oca que no se pudo publicar. Pero si tu pones en el buscador el nombre del santo seguro te sale. Si no lo logras, pídesela a la administración del blog que te la podrá compartir.
    Saludos.

  5. Gracias por este segundo artículo Humberto, San Martín de Tours es un santo de mucha devoción entre los fieles aunque últimamente sea algo opacado por San Judas, aquí en mi ciudad existe también una parroquia muy reciente (el templo aun esta en construcción) dedicada a San Martin caballero y la imagen que tienen es un cuadro de la estampa más popular que de él hay,

    • André, gracias por tu participación. Opino que San Judas sí tiene más fama, pero lo que realmente importa no es quien tiene más seguidores, sino qué hacemos para imitarlos.
      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*