Santa Margarita, reina de Escocia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura de la Santa venerada en la iglesia jesuita de Farm Street, Londres (Reino Unido). Fotografía: Lawrence OP.

Escultura de la Santa venerada en la iglesia jesuita de Farm Street, Londres (Reino Unido). Fotografía: Lawrence OP.

Santa Margarita nació en Hungría en el año 1046, hija del príncipe inglés Eduardo y de Ágata, que vivían en el destierro por disposición del rey Canuto, que se había apropiado del trono de Inglaterra. Creció en la corte del rey San Esteban, de quien se piensa que tenía parentesco con ella, aunque también existe la opinión de que ese parentesco venía por parte de su esposa, la Beata Gisela. Tuvo dos hermanos, Edgardo y Cristina. A los once años, San Eduardo el Confesor, hermanastro de su padre, se hizo del trono inglés y por ello la familia pudo volver a ese país, sin embargo, como había una guerra entre ingleses y daneses, y como su padre muriera de muerte natural, la familia tuvo que radicar en Escocia. Allí, cuando ella tenía 24 años, fue dada en matrimonio al rey de ese país, Malcom III, apellidado el Sanguinario, pues había exterminado al grupo que había asesinado a su padre. Hombre rudo y analfabeto, pero de gran sentido común, amó a su esposa, que supo transformar su corazón. Tuvo 8 hijos con ella: Eduardo, Edmundo, obispo de Dunkled, Eteldrero, Edgar, Alejandro y David, que fueron reyes de Escocia; Matilde, reina de Inglaterra, y María, condesa de Bolonia. Cabe señalar que el matrimonio con la Santa fue un segundo enlace del rey, quien por motivos de prestigio se casó con la princesa anglosajona, pues en la cuestión sucesoria, tenía hijos de su primer matrimonio y hermanos que podían ascender al trono de Escocia.

La reina era sabia y con cierta cultura, por ello transformó la corte de su esposo con el ejemplo. Allí dio testimonio de fu profunda fe y amor a Cristo practicando ampliamente la caridad. Cada día daba de comer a 24 pobres y a 6 de ellos les lavaba los pies. En Cuaresma y Adviento la atención a sus pobres subía a 300 individuos. Se preocupó por que su pueblo tuviera educación, pues como reina tenía el afán de procurar el bien y la felicidad de sus súbditos. Muchas veces agotó el tesoro regio para aliviar la necesidad de los pobres y menesterosos. La razón de esta conducta es el profundo amor le tenía a Dios y que descubría en el rostro del hermano pobre.

La Santa lavando los pies a los pobres. Pintura historicista en la iglesia de la Santa en Queensferry, Reino Unido.

La Santa lavando los pies a los pobres. Pintura historicista en la iglesia de la Santa en Queensferry, Reino Unido.

Como esposa fue ejemplar su proceder, logrando cambiar la conducta salvaje de su marido y transformando la conducta de la corte, que con el ejemplo y ascendencia de la reina, también elevó su nivel de generosidad con los necesitados y dejó de lado las conversaciones malvadas. Su papel de madre es destacado, pues educó a sus hijos en los valores del Evangelio, sembrando en sus corazones buenos y justos sentimientos, tres de sus hijos fueron monarcas de Escocia y una de ellas, Matilde por su matrimonio con Enrique I, fue reina de Inglaterra. A David y esta última, la aclamación popular los considera santos.

Margarita influyó en la vida de la Iglesia de Escocia, pues hizo convocar un concilio escocés, del que como resultado, se extirparon ritos paganos que se hacían en la celebración de la Eucaristía, la prohibición de contraer matrimonio entre parientes próximos y se aceptaron prácticas romanas como el inicio de la Cuaresma, el Miércoles de Ceniza, la recepción de la Comunión en la Pascua Florida y el descanso dominical. La Santa, que tenía conocimientos firmes y profundos, participó en algunas discusiones teológicas, como la de que los pecadores que reciben la absolución pueden recibir la comunión, porque el sacramento de la Penitencia borra los pecados.

Su profunda caridad nacía de su vida de oración, que intensificaba por la noche; participaba en varias misas diarias y su vida de humildad y austeridad se profundizaba en los tiempos de Adviento y Cuaresma. Tenía como costumbre pedir que le dijeran sus defectos para poder corregirlos. Sus obras de caridad le impulsaron a repartir limosnas con gran liberalidad, rescatar a los prisioneros ingleses detenidos en Escocia, a cuidar de los viajeros y a construir monasterios, iglesias y albergues. Tuvo especial cuidado de construir la Abadía de la Santísima Trinidad de Dunfermline, que albergó una reliquia de la Santa Cruz y donde sería sepultada.

La Santa, anfitriona del Concilio de Escocia. Pintura historicista en la iglesia de la Santa en Queensferry, Reino Unido.

La Santa, anfitriona del Concilio de Escocia. Pintura historicista en la iglesia de la Santa en Queensferry, Reino Unido.

En 1093, su esposo Malcom, con sus hijos Eduardo y Edgardo, se unieron en batalla con Edgardo, el hermano de la Santa, para recuperar el castillo de Aluwick, en Northumberland, que estaba siendo asediado por Guillermo el Conquistador. A resultas de ello, murió el monarca y su hijo primogénito. Esta guerra, que la Santa había considerado fatídica, la había enfermado los últimos meses por las preocupaciones. Cuando su hijo Edgardo volvió a su lado, hizo que le relatara todo lo sucedido y, llena de serenidad, exclamó: “Gracias, Dios mío, porque me das paciencia para soportar tantas desgracias juntas”. Murió en Edimburgo el 16 de noviembre de 1093. Al fallecer, su rostro recuperó la calma, el color y la belleza que tenía.

Santa con sabor de leyenda dorada
Como a la mayoría de los Santos, de Santa Margarita se refiere un hecho milagroso que por su relato, vale la pena saborear aunque lo más seguro es que sea de esos milagros de color dorado. En una ocasión la Santa iba en su carruaje llevando consigo el libro de los Evangelios, y tenía que pasar un río caudaloso. Iba ensimismada y profundamente meditando, por lo que no se dio cuenta de que, por los avatares de la corriente, por el ajetreo, el libro cayó al agua. Camino adelante, lo buscó y se percató que no lo llevaba consigo, razonando que se había caído en el río. Volvieron a buscarlo y allí estaba en el lecho, todos tristes porque el libro se había echado a perder. Lo extrajeron del agua y salió indemne, con apenas unos rastros de agua que mancharon la pasta. El libro le fue devuelto a la reina, que desde entonces lo tuvo en más estima. Este relato viene porque en la biblioteca de Oxford se conserva un códice del Evangelio que se considera que es el de Santa Margarita.

Primitiva sepultura de la Santa. Abadía de Dunfermline, Fife, Escocia.

Primitiva sepultura de la Santa. Abadía de Dunfermline, Fife, Escocia.

Culto
Fue sepultada en la abadía de Dunfermline en una urna frente al altar mayor. El Papa Inocencio IV la canonizó en 12520 y en 1259 sus reliquias fueron trasladadas. Su celebración litúrgica se señaló para el 10 de junio, pero con la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II se trasladó al 16 de noviembre, aniversario de su muerte, teniendo la categoría de memoria opcional. Cabe dar a conocer en este espacio que a Santa Margarita se le ha dedicado una parroquia en la ciudad de Zapopan, la que le ha dado nombre también a la populosa colonia donde se ubica.

Avatares de unas reliquias
El cráneo de la Santa estaba en posesión de la reina María Estuardo cuando las guerras de religión asolaban a Inglaterra y Gales. Cuando esta reina fue ajusticiada, la reliquia fue llevada a Dauia, donde estuvo bajo la custodia de los jesuitas, pero con la revolución francesa se perdió su rastro. Actualmente, luego de haberse descubierto nuevamente, recibe culto en esa ciudad.

Cráneo de la Santa. Colegiata de San Pedro, Douai (Francia).

Cráneo de la Santa. Colegiata de San Pedro, Douai (Francia).

Sobre sus demás restos, hay una verdadera madeja de inconsistencias, pues los libros consultados para hacer este artículo refieren cómom para ser salvados, fueron enviados a España, por gestión del rey Felipe II, quien los hizo sepultar en el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial junto con los de su esposo, el rey Malcom. Alguna versión asegura que lo que hizo el monarca español fue comprar algunos huesos, por la costumbre que tenía de coleccionar reliquias.

La cuestión se torna inquieta cuando el arzobispo de Edimburgo, Gelliers, durante el pontificado del Beato Pío IX, solicitó a este Papa que se hiciera la gestión para que las reliquias de la Santa volvieran a Escocia, las mismas que fueron buscadas en El Escorial, pero nunca fueron halladas. Para mayor emoción, en una capilla de Escocia se venera una urna que contiene sus huesos. ¿Salieron todos o ninguno de Escocia? ¿Son verdaderamente los de ella? La polémica queda abierta.

Sepulcro de la Santa en Edimburgo (Gran Bretaña).

Sepulcro de la Santa en Edimburgo (Gran Bretaña).

Oración
Señor Dios Nuestro, que hiciste de Santa Margarita de Escocia un modelo admirable de caridad para con los pobres, concédenos, por su intercesión, que, siguiendo su ejemplo, seamos nosotros fiel reflejo de tu bondad entre los hombres. Por…

Humberto

Bibliografía:
– MARTÍNEZ PUCHE, José A. Nuevo Año Cristiano noviembre, EDIBESA, Madrid, pp. 301-304.
– VVAA, Año Cristiano XI noviembre, Editorial BAC, Madrid, 2006, pp. 387-392.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

10 pensamientos en “Santa Margarita, reina de Escocia

  1. Pues mira que sorpresa como Santa Margarita vivia de forma tan intensa el Adviento y la Cuaresma, es algo de admirar, ademas no sabia que ya en su epoca existieran estos tiempos liturgicos.

    Me ha gustado leer la vida de las reinas santas, junto a Santa Isabel de Hungria que no se si habra ya un articulo sobre ella, que aunque con algun tinte de leyenda son verdaderos relatos de como los poderosos han sabido colocar sus fuerzas a los pies de Cristo y se han dejado transformar completamente por el convirtiendose en sal de la tierra y luz del mundo.

    Saludos Humberto.

    • Jonathan gracias por leer y comentar este trabajo.
      Los tiempos litúrgicos del Adviento y la Cuaresma se vienen practicando desde muy antiguo. Primero fue la Cuaresma para prepararse a la Pascua. Y tiempo después, el Adviento para preparar la Navidad. Hacia el S, V ya hay ratros de lo segundo, del priero hay que retroceder casi al principio del cristianismo; claro, la manera de practicarlo ha evolucionado hasta nuestros días.

  2. Muchas gracias, Humberto, por este artículo sobre Santa Margarita de Escocia, reina que supo imprimir en su corte y en su familia las virtudes cristianas de la misericordia y la piedad. Sin poner en duda en trasfondo de la historia, yo creo que todas las historias de reinas santas están más o menos contaminadas de tradiciones y leyendas a fin de resaltar más su santidad o de hacerlas más populares a los fieles.
    Con respecto al tema de las reliquias, creo que lo expones bien, aunque te hago una pequeña corrección: el primer enterramiento en la Abadia de Dunfermline, no fue en una urna sino en el sepulcro que aparece en la foto. Y creo que no hay motivos para dudar de la autenticidad de sus reliquias.

    • Gracias Toño por tu aportación. Sin tu ayuda, pienso que los trabajos no serían lo mismo.
      Dame tu opinión: ¿a que se debe que las bibliografías supuestamente actualizadas (BAC, EDIBESA) no estén al tanto del destino de estas reliquias? y no solo estas editoriales, otras fuentes y sobre todo en la red, aparece esta opinión.
      Sin profundizar en orto punto, el de la sola cabeza de esta santa. Resulta que está desaparecida y mira, hoy se ha publicado una foto de ella. Sobre los otros restos, allí están y resulta que están perdidos en el Escorial. Estas noticias deberían ser claras y actuales, Accesibles. la forma como se conducen los que refieren esta información, ¿es dolo, apatía, falta de responsabilidad, ignorancia? ¿Hay algún tipo de intereses?
      Sabes de alguna manera me siento orgulloso de que este blog de por primera vez en mucha dimensiones noticias fehacientes sobre las reliquias de Santa Margarita.
      Saludos.

  3. Pues a mí me da la impresión, cada vez que leo la biografía de una reina santa, de estar asistiendo a un copia-pega: siempre es lo mismo. Sin desmerecer al artículo que creo está bien hecho, siempre leo lo mismo en la vida de las reinas santas: que si buena hija, que si buena esposa, que si buena madre, que si buena cristiana, lavaba los pies a los pobres, visitaba leproserías, repartía limosnas, compartía sobras de banquetes, tenía paciencia con maridos crápulas o mal genios… eso lo hacían todas las reinas de la época, santas y no tan santas. Era lo que se esperaba de una consorte real, lo que tenía que hacer, le gustara o no, lo hiciera por convicción propia o no. Esas cosas las hizo Santa Margarita de Escocia y las hizo también Ana Bolena. Y que conste que no considero a esta última pecadora ni mucho menos, sino que simplemente es un ejemplo de que todas las reinas tenían que entregarse a obras de caridad para dar una imagen positiva del poder al pueblo que gobernaban. Esto era así. Ellos gobernaban con mano dura y ellas lo hacían con mano suave, pero seguían siendo las dos caras de una misma moneda: la estética del poder.

    Con esto quiero decir que alguna vez me gustaría leer algo concreto acerca de quiénes fueron estas reinas de verdad. Quién fue Margarita de Escocia como mujer, no lo que hizo igual que el resto de todas las reinas de la cristiandad. No dudo de su santidad y buenas virtudes y seguro que si es Santa, es porque lo que hizo lo hizo de corazón, con sinceridad, y no sólo por protocolo o porque era lo que se esperaba de ella. Pero como siempre leo lo mismo, me gustaría alguna vez conocer a la mujer, no a la reina. Seguro que hay historiadores que han ahondado mucho más en su figura. Por lo menos ahí tenemos del dato de que convocó un concilio… ya es algo, ya es una nota distinta, ya tenemos algo más. Gracias, Humberto.

    • La Santidad es un esquema de vida que trata de imitar al modelo por excelencia que es Cristo. Tienes mucha razón cuando opinas que las santas reinas pareciera que se reproducen mediante molde.
      Sin embargo, desde mi óptica, ellas, hoy Santa Margarita en concreto, hicieron lo que tenían que hacer. Si hay santos que logran ese estado de vida haciendo extraordinariamente bien lo ordinario, pienso que Santa Margarita u otras monarcas hicieron de corazón su función real, viendo verdaderamente a Cristo en el prójimo. Hay actualmente muchas Señoras de alta sociedad que hacen obras de caridad. ¿Cuántas lo hacen desde una experiencia de fe y no por salir retratadas donando un cheque? ¿Qué damas hay que viven todo el día en templo sin dejar de atender como se debe sus obligaciones de esposa, madre y ama de casa?
      A mi me gusta la historia, tú eres historiadora. Y sabes que lamentablemente o faltan datos seguros, o historiadores incisivos, o determinaciones seguros para hacer una buena biografía. Qué bueno sería que en la hagiografía se hablara de la persona, del hombre que tiene emociones, de la mujer que tiene sentimientos, de las actitudes y responsabilidades de la persona que causaron efectos y reacciones.
      Hay quien lo ha hecho, pero faltan más que se animen en este trabajo que deja hondas satisfacciones.
      Saludos.

  4. Humberto gracias por realizar el articulo de Santa Margarita,Reina de Escocia.
    Yo mismo he escrito algun que otro articulo de reyes y reinas santos.
    Dentro del papel que les tocaba en estas epocas a las reinas esta claro que Santa Margarita destaco.
    ¿Que realizara el mismo cometido con los pobres,fundaciones de monasterios,iglesias o conventos que demas reinas santas?
    ¡¡Ojala todas las reinas hubiesen realizado la mitad de la labor que ella!!
    Por lo que da a entender Toño en su comentario las reliquias de la reina santa jamas estuvieron en El Escorial.

  5. Así es mi estimado Abel, Santa Margarita es una estela que deja huella y es referencia obligada de como los nobles pueden ser santos. Al que tiene se le dará y al que no tiene, aún lo poco que tiene, se le quitará. Esto nos dice hoy Santa Margarita. La caridad y la fe van unidas indeleblemente con la esperanza.
    Es correcta tu apreciación sobre las reliquias. Toño también es referencia segura y obligatoria..
    Saludos.

  6. Gracias don Humberto por el articulo sobre Santa Margarita, fue una mujer que siempre se preocupo por los demás y que por si fuera poco se preocupo por culturizarse en cuestiones de fe cosa que muchas veces los fieles no hacemos, creo que eso es algo que se debe imitar de esta Santa.

  7. Gracias por la informacion de santa Margarita. Ojala pudieran traer sus restos o un hueso a su casa de Zapopan. Aqui en Zapopan la queros mucho por su gran ejemplo evangelico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*