Santos gallegos y portugueses llamados Gonzalvo (Gonzalo)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Xilografía del Beato Gonçalo do Amarante, presbítero dominico.

Xilografía del Beato Gonçalo do Amarante, presbítero dominico.

Pregunta: Buenas a todos. Desearía obtener información sobre San Gonzalo de Amaranto, cuya onomástica, si no estoy equivocado, es el 10 de enero. También desearía conocer cual es su iconografía. Gracias de antemano por su información y me tienen a su disposición, por si en algo les puedo ayudar. Un cordial saludo.

Respuesta: Aprovecho la ocasión que nos da tu pregunta y cómo el hablar de San Gonzalo de Amarante no daría para un artículo, hablaremos de los cinco santos y beatos gallegos y portugueses que llevan ese nombre.

Beato Gonzalo de Amarante, dominico
Nació en Tagilde (Portugal), en el año 1187 en el seno de una familia noble, siendo instruido desde pequeño por un sacerdote que destacaba por su piedad. Cuando tuvo la edad apropiada, el arzobispo de Braga lo ordenó de sacerdote asignándole una importante asignación económica a la que él renunció. Durante catorce años estuvo de peregrinación por Tierra Santa, Constantinopla, Roma y otros lugares y de vueltas a Portugal, decidió llevar una vida de ermitaño en Amarante.

Era muy devoto de la Santísima Virgen y después de haber tenido una aparición suya, decidió vestir el hábito de la Orden de Predicadores en Guimaraes. Después de haber ejercido durante algún tiempo el apostolado de la predicación, obtuvo permiso de sus superiores para retirarse nuevamente a Amarante y dedicarse de nuevo a llevar vida de ermitaño y a socorrer a cuantos a él acudían. Se le atribuye la construcción de un puente sobre el río Tamega. Con respecto a la construcción de este puente hay una leyenda que dice que estando el santo buscando dinero para la construcción del mismo, acudió a un rico solicitándole algunas monedas. El rico escribió una nota en un papel y le dijo al santo que se la llevara a su esposa que estaba despachando en una tienda, quién al leerla se echó a reír, ya que la nota decía: “Pon esta nota en un platillo de la balanza y dale tantas monedas como sea necesario para equilibrar la balanza”. Puso el papel en un platillo y empezó a echar monedas en el otro, asombrándose de que el platillo se desbordaba sin que la balanza se equilibrara. Fue el santo el que dijo “basta”, cogió las monedas, las echó en una bolsa y se fue. Otra anécdota que se cuenta es que cuarenta años después de la muerte del santo, ante unas lluvias torrenciales, el agua del río comenzó a subir peligrosamente y un árbol que era arrastrado por la corriente, quedó cogido en el puente estando a punto de romperlo. El santo se apareció, quitó el árbol y las aguas volvieron a su cauce.

Sepulcro del Beato Gonzalo de Amarante. Convento de San Gonzalo, Amarante, Portugal.

Sepulcro del Beato Gonzalo de Amarante. Convento de San Gonzalo, Amarante, Portugal.

Profetizó el día de su muerte, que fue el 10 de enero del 1259 después de habérsele aparecido de nuevo la Santísima Virgen. Desde un primer momento su sepulcro fue muy venerado y el propio rey Juan III, construyó sobre el mismo el actual convento dominico de Amarante. Su culto fue aprobado para Portugal por parte del Papa Julio III. Posteriormente, el Papa Paulo IV, en el 1560, le concedió un oficio litúrgico propio. Esta fiesta del 10 de enero y este oficio, fue extendido a toda la Orden de Santo Domingo por el Papa Clemente X. Sobre su iconografía, solo puedo decirte que se le representa vestido con el hábito de la Orden de Predicadores, con un bastón de peregrino en una mano y con unos peces en la otra.

Beato Gonzalo, abad de Azebeyro
Existe poquísima información sobre este beato. Se dice que vivió en el siglo XV, que ingresó en la Orden del Císter, llegando a ser el abad del monasterio gallego de Azebeyro. Murió en el año 1466 y es conmemorado el día 6 de julio. Según un epitafio del siglo XVI, le fue tributado un cierto culto y los fieles se acercaban a su sepulcro buscando su intercesión. Los bolandistas solo hacen de él una breve referencia cuando el 10 de octubre hablan del beato Gonzalo de Junias. Según ellos, la misma duda que existe sobre uno con respecto a la “praescriptio cultus”, también la hay sobre el otro.

Imagen del Beato Gonzalo de Lagos.

Imagen del Beato Gonzalo de Lagos.

Beato Gonzalo de Lagos
Nació en la localidad portuguesa de Lagos alrededor del año 1360. Entró en el convento de los frailes agustinos de Lisboa, llegando a destacar por su sabiduría y, al mismo tiempo, por su humildad, por lo que rechazó ser nombrado profesor de teología. Era un buen predicador aunque le satisfacía especialmente la catequesis de los niños y la atención a los pobres.

Destacó también por su piedad y por su vida de mortificación. Fue nombrado prior de varios conventos de la Orden y en todos ellos mostró un celo especial en la observancia de la Regla Agustiniana. Murió en Torresvedras el 15 de octubre del año 1422.

En vida, fue venerado como santo, cosa que siguió ocurriendo después de muerto, especialmente en el sur de Portugal, donde es considerado como el protector de los marineros. Su culto fue aprobado “ab immemorabili”, por el Papa Pío VI, el 23 de mayo del año 1778, siendo conmemorado por la Orden Agustina el día 21 de octubre.

Beato Gonzalo, abad de las Junias
Siendo un monje de la Abadía gallega de Osera, en el año 1135, fue nombrado abad de la nueva fundación de Las Junias, en la diócesis portuguesa de Braga. Habiéndosele sido revelados el día y la hora de su muerte, se escondió en el hueco de un acantilado cercano al monasterio, donde permaneció en oración hasta su muerte. Dice la leyenda que sus monjes fueron advertidos en el mismo momento de la muerte porque las campanas del monasterio se pusieron solas a repicar.

Los menologios cistercienses lo conmemoran el 10 de octubre, basando su culto apelando a la “antiqua monumenta domus” y a un antiguo oficio en su honor. Los bolandistas lo ponen en entredicho dudando que su culto estuviese ya desarrollado – como dice algún escritor español -, en el 1534, defendiendo que este culto se fundamenta más en las prescripciones de los decretos del año 1634 del Papa Urbano VIII.

Arca antigua del Beato Gonzalo de Lagos. Torres Vedras, Portugal.

Arca antigua del Beato Gonzalo de Lagos. Torres Vedras, Portugal.

San Gonzalo Arias, obispo de Mondoñedo
Este santo es venerado en Mondoñedo desde tiempo inmemorial. Parece ser que fue un monje benedictino antes de ser nombrado obispo. La leyenda nos cuenta que con sus oraciones destruyó la armada de un ejército enemigo que atacaba las costas gallegas, que algunos atribuyen a los musulmanes mientras que otros lo hacen a los normandos. Esto último parece lo más probable.

Fue obispo de Mondoñedo (Lugo) en el siglo IX, pero en el elenco de los obispos de esa diócesis no aparece ningún obispo del siglo IX con ese nombre, sino que el que aparece con ese nombre, estuvo al frente de la diócesis desde el año 1071 al 1112. Sin embargo hay que decir también que en el mencionado elenco episcopal hay una laguna entre los años 942 al 969, por lo que pudiera ser que fuera un obispo de esa época, aunque ya no sería de siglo IX, sino del X. Su muerte se sitúa el día 1 de noviembre.

La primera noticia documentada que nos han llegado sobre su culto es una carta del 1611, escrita por el obispo Diego González al rey Felipe III, en la que le habla de una antiquísima iglesia construida sobre el lugar en el cual el santo había realizado dicho milagro. San Gonzalo Arias está sepultado en la iglesia de San Martín de Mondoñedo en un rústico sarcófago de piedra, que es usado como altar donde se celebra la Santa Misa. Este sarcófago está cerrado con tres llaves, que están guardadas por el obispo, el cabildo de la catedral y el prior de la iglesia de San Martín.

Sepulcro de San Gonzalo de Mondoñedo.

Sepulcro de San Gonzalo de Mondoñedo.

En el año 1648, el obispo Francisco de Torres hizo el reconocimiento canónico de los restos, encontrando un esqueleto completo, un pastoral dorado y un cíngulo de seda bordado en oro. Otro reconocimiento se hizo en el año 1704. Es venerado el lunes de Pentecostés.

Aunque existen algunos beatos mártires españoles del siglo XX que también llevan este nombre, escribiremos sobre ellos en otra ocasión.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– FLORES DE LEMUS, I., “Año Cristiano Ibero-Americano”, Barcelona, 1950.
– MAYÁN FERNÁNDEZ, F., “Gonzalo, el obispo santo”, Mondoñedo, 1955.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo VII”, Città Nuova Editrice, Roma, 1988.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

14 pensamientos en “Santos gallegos y portugueses llamados Gonzalvo (Gonzalo)

  1. Gracias por su artículo, no sabía que hubiesen tantos beatos de nombre Gonzalo. Respecto a su iconografía ¿que significado tienen los peces?.

    Su artículo ha sido muy didáctico e interesante. Espero que continúen trabajando en esta labor de difusión, tan olvidada en los tiempos que corren.
    Saludos y alientos para seguir adelante.

    • La verdad es que yo he intentado buscarle alguna explicación al por qué en la iconografía del santo aparecen los peces y la única explicación que encuentro – aunque no me convence del todo – es que tenga alguna relación con la construcción del puente sobre el río Tamega. No lo sé. Lo mismo era aficionado a la pesca en el río, jaja, Bromas aparte, no lo se.
      Muchas gracias, Gonçal, por tu amabilidad y estamos a tu disposición.

  2. Gracias, Antonio. ¿Pero son Santos o son Beatos al final, visto que se les llama indistintamente de las dos maneras? Los desconocía a pesar de que Gonzalo se me antoja un bello nombre para varón, lamentablemente en desuso, al menos en la zona donde vivo.

    • En realidad son todos beatos y algunos de ellos ni siquiera lo son oficialmente, aunque es bien cierto que el pueblo los venera, aunque sea a nivel local.
      A mi también me encanta ese nombre, que originariamente, es solo gallego o portugués.

  3. Toño en el templo de Santa María de Gracia de mi ciudad, ex convento sominico de monjas, hay una bella escultura de San Gonzalo de Amarante. Y pues es un dato equivocado como bien lo has comentado. Muchos años también en esa iglesia una escultura del Beato Matías Morumba, que hasta hace muy poco se le ha corregido su dato por el de santo como lo es en realidad. Y a otra escultura del Beato Juan Cocumbuco erroneamente se le ha dado el título de Santo, cuando no lo es en realidad.
    Bueno, por lo que se en este caso, a Gonzalo de Amarante no es un error contemporaneo, sino que se le ha considerado santo desde hace mucho. Aunque no tiene culto, su imagen vale su peso en oro.
    No se donde leí que sucedía, si aquí en México o en Europa, sus devotos le ofrecían bailar para obtener sus favores. Por ahí se dice en este asunto: “Vamos bailándole a San Gonzalo”.
    Sobre el Beato Gonzalo de Lagos sabía vagamnte noticias de él, nunca había visto una imagenm suya, y por cierto muy bonita, coo la que se ha puesto en este artículo.
    De los otros dos Gonzalos no conocía en absoluto nada; me parece muy asombroso que se celebre la misa sobre el sepulcro de San Gonzalo de Mondoñedo, pues tácitamente esto es signo inegable de que es un santo reconocido oficialmente. Por lo visto, en todos lados jhay recovecos no solo legales sino litúrgicos. No entiendo porque no se ha concluido cabalmente su canonización.
    Por último me gustaría que a grandes rasgos me explicaras esas normatividad del Papa Urbano VIII en el año de 1634. Si mal no me equivoco fue un parteaguas para los procesos de canonización y beatificación, he leido sobre este asunto pero solo de pasada. Tengo la certeza de que esta legislación afectó de manera directa la causa de san Francisco de Sales, pero no entiendo por qué. Es más, sospecho que antes de esta norma no existía la figura de la beatificación, sino que se canonizaba directamente. Y aprovechando el viaje, ¿por qué los ortodoxos no tienen beatificaciones?
    Ya. Hasta aquí.
    Saludos.

    • Humberto,
      Tu sabes como fueron las canonizaciones durante el Primer Milenio en la Iglesia y que solo conforme avanzaba la Edad Media se fue imponiendo un proceso menos popular y más jerarquizado. Como ya hemos dicho en este blog, el primer decreto de canonización fue el de San Ulrico a finales del siglo X. A lo largo del siglo XI los papas fueron restringiendo “este derecho del pueblo y de los obispos”, decretando que las virtudes y milagros de los canonizables tenían que revisarse por Roma o en concilios (sínodos).

      A partir del siglo XII, en tiempos del papado de Alejandro III, se impuso que solo el Papa podía proclamar la santidad de una persona. Recuerda lo dictaminado por este Papa: “En el futuro ustedes no presumirán de darle reverencia, tal que, aún si se hubiesen realizado milagros por él, no se les permitirá reverenciarle sin la autoridad de la Iglesia Romana”. Aun así, esto no estaba completamente regulado, siguieron las controversias y algunos obispos, sobre todo en lo referente a las beatificaciones, siguieron realizándolas a niveles locales.

      Ese ordenamiento legal quedó concretizado por Urbano VIII, que era experto en derecho civil y eclesiástico, mediante dos bulas promulgadas en los años 1625 y 1634, que son las que algo modificadas, han llegado hasta nosotros y en las que se dictaminaba todo lo relacionado con las beatificaciones y canonizaciones. Esto no fue casual, ya que eran los tiempos de la Contrarreforma y tiempos en los que a nivel cultural se imponía el barroco y la pomposidad. Recordemos en este sentido que fue este mismo Papa quién construyó la plaza de San Pedro, el baldaquino de Bernini, el altar de la Cátedra, etc. Era un Papa al que le gustaba la pompa y las canonizaciones reservadas solo al Papado venían muy bien con su estilo.

      Luego, esa normativa de Urbano VIII, algo modificada posteriormente, es la que se sigue utilizando en la actualidad y que tu conoces perfectamente, por lo que no es necesario explayarse en ella. Y aprovechando el viaje, como tu dices, te diré que en las Iglesias Ortodoxas no existen las beatificaciones y que ya está previsto escribir en un artículo ensalada sobre cómo son las canonizaciones ortodoxas, pues hay preguntas al respecto.

  4. Hola me gusta mucho este blog. Ojala y siga siendo asi como ha sido desde hace años que lo conocí.
    Dicen que hay beatos con el nombre de Gonzalo en España. Me parece que hay un Gonzalo al cubo, de la orden hospitalaria. Puede ser beato un hijo de primos hermanos?
    He leido que cuando se abrió la tumba de San Gonzalo de Amaranto, no estaba su cuerpo, ¿es cierto que se lo llevaron los ángeles al cielo y por eso pudo detener luego el rio para que tumbara el puente?
    Gracias.

    • Gracias, Asunción, por tu comentario.
      ¿Que si puede ser santo o beato un hijo de primos hermanos? Pues claro que si, ¿qué impedimentos hay? ¿Una persona puede escoger a sus padres antes de nacer? De hecho, como tu muy bien dices, hay un beato hospitalario llamado Gonzalo Gonzalo Gonzalo, cuyos padres eran primos hermanos y que murió mártir el 4 de agosto de 1936. Fue beatificado el 25 de octubre de 1992 y, si no recuerdo mal, está sepultado en San Boi de Llobregat.

      Y con respecto a que el cuerpo de San Gonzalo de Amaranto fue llevado al cielo por unos ángeles, ¿quién puede creerse eso? Eso, con todos los respetos, es un cuento chino.

  5. Interesante poder conocer a estos Beatos o Santos (para algunos) de los que tan poca informacion se tiene.
    Bueno,si que hay informacion,pero no como para hacer una biografia.
    Las “leyendas” preciosas,al igual que las imagenes que se han seleccionado para este articulo.
    Gracias Antonio.

    • Muchas gracias a ti, Abel.
      La pregunta era sobre el primero de ellos, pero como su contestación no daba para un artículo completo, es por eso por lo que decidimos hablar de todos los beatos que llevan este nombre, excluyendo a los beatos recientes.

  6. Que bueno es conocer a Beatos con nombre de Gonzalo, más aún si estos son de nuestro país y de el país vecino, Portugal.
    Pienso que Portugal también a dado ( y seguirá dando) grandes Santos a la Cristiandad, y es bueno que poco a poco los vallamos presentando aquí.
    Pienso que el Beato Gonzalo de Amarante fue un gran hombre de Dios, si ya sus paisanos los consideraban un santo en vida, eso lo dice todo de él. También gozó de un gran dicha al recorrer todos estos países y lugares santos, en esa época viajar sería de todo menos cómodo y fácil.
    Y sobre San Gonzalo de Mondoñedo, ¿ que puedo decir?, pues que no lo conocía en absoluto. Su vida y obra, aunque con algunas lagunas, es para tenerla en cuenta ya que fue un pionero de la Fe cristiana en tierras Gallegas.
    Su sepulcro tan primitivo y tosco, me gusta mucho. Pero sobre todo me alegra saber que no se a perdido con el paso del tiempo y que aún hoy siga recibiendo el culto en el mismo sitio. Conservar y respetar la forma en el que lo veneraban sus primeros devotos, es lo mejor que se ha podido hacer.

    • Gracias, David, por tu comentario.
      Yo conocía a un sacerdote de Mondoñedo, magnífica persona y buen escritor, que escribió mucho sobre la historia y santoral de su comarca y de Segovia – pues allí tenía familia -, y tengo algunos libros que él me facilitó así como fotos de sepulcros de santos gallegos y castellanos. A mi lo que me encanta es que se siga utilizando como altar.

  7. Gracias Antonio por este artículo a Gonzalo de Amarante llamado indistintamente Santo y Beato pues con ambas intitulaciones lo eh visto siempre, se de antemano que durante el siglo XIX en México tuvo cierto culto y que este aun se conserva en algunos lugares de Jalisco como bien menciona don Humberto . A propósito Antonio no lo mencionas pero yo se que en Amarante nació otro Beato llamado también Gonzalo, el Beato Gonzalo Díaz de Amarante que fue mercedario, ¿Qué puedes decirme al respecto?.

    • Gonzalo Díaz de Amarante fue un sacerdote mercedario portugués, que marchó como misionero a América y que murió en Callao en el año 1618.
      Aunque en algunos conventos de la Orden Mercedaria lo recuerdan el día 27 de enero, que yo sepa, ni siquiera tiene abierta Causa de beatificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*