Beatos Juan Descalzo y Juan “Paniagua” de Sacramenia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura del Beato Juan Descalzo. Iglesia parroquia de Pleuven (Francia).

Escultura del Beato Juan Descalzo. Iglesia parroquia de Pleuven (Francia).

Aunque inevitablemente este tenga que ser un artículo corto, pues poco se sabe de ellos, quiero escribir sobre estos dos sencillos beatos cuya festividad conmemoramos hoy, día 14 de diciembre.

Beato Juan Descalzo, fraile franciscano
El beato Juan Descalzo era llamado así porque, incluso antes de ingresar en la Orden Franciscana, debido a su gran espíritu de pobreza y de mortificación, andaba siempre descalzo. Su casa era llamada la “casa del descalzo”. Gonzaga y posteriormente Wadding y De Moustier, dicen que era uno de los compañeros de San Francisco, pero esto no es cierto, no es exacto. De una leyenda escrita en el año 1364, se deduce que Juan Descalzo nació alrededor del 1278 en la diócesis de Saint Pol de Léon, en la Bretaña francesa, y si San Francisco había fallecido en el año 1226 –cincuenta y dos años antes-, difícilmente pudo ser un compañero suyo.

Nació en el seno de una familia pobre y cuando fue bautizado le impusieron el nombre de Yannig, que en bretón significa “pequeño Juan”. Pronto quedó huérfano y tuvo que trabajar con un familiar haciendo de albañil y de carpintero. Desde muy joven se dedicaba a hacer el bien, ayudar a todos, pedir limosnas y repartirlas, a hacer obras de caridad y cuando tuvo la edad apropiada, marchó a Rennes, donde realizó los estudios eclesiásticos y se ordenó de sacerdote en el año 1303, ejerciendo de párroco y de canónigo en la catedral de la diócesis. Durante trece años ejerció su apostolado entre sus feligreses diocesanos, llevando siempre una vida austera, de penitencia, de pobreza y como dije al principio, caminando siempre descalzo ya fuera invierno o verano. Pasado ese tiempo, ingresó en la Orden de los Frailes Menores, donde permaneció por espacio de treinta y tres años, siendo siempre un ejemplo de virtud y dedicándose especialmente al apostolado de la confesión y de la dirección espiritual. Aunque vestía el rudo hábito religioso, continuó siempre andando descalzo.

Sentía una predilección especial por los pobres y los enfermos, asistió a los habitantes de Quimper durante el asedio de Carlos de Blois en los años 1344-1345, al año siguiente estaba en Cornualles asistiendo a las víctimas de la hambruna que asoló la región en 1346 y era tanta su entrega y su generosidad que habiéndose dedicado por completo a socorrer a los enfermos de Quimper afectados por la peste – quienes veían en él a su ángel protector -, se contagió, muriendo en el convento de Santa María Magdalena de aquella ciudad en el año 1349. En este y en otros conventos de la provincia había estado viviendo durante este tiempo y en todos ellos dio muestras de santidad.

Relicario de parte del cráneo del Beato Juan Descalzo en la catedral de Quimper.

Relicario de parte del cráneo del Beato Juan Descalzo en la catedral de Quimper.

Fue sepultado en la capilla de San Antonio de la iglesia anexa al convento. Como en su sepulcro se realizaban numerosos milagros, este se convirtió rápidamente en meta de peregrinación especialmente de quienes estaban afectados por problemas de cefaleas y jaquecas. Actualmente sus reliquias se veneran en la catedral de San Corentino, en Quimper.

Siendo canonizado de viva voz por el pueblo llano, el Martirologio Franciscano lo conmemora el 14 de diciembre, o sea, hoy, aunque aun sigue en curso ante la Congregación para las Causas de los Santos la confirmación de su culto “ab immemorabili”, habiéndose realizado ya la llamada “sesión histórica” en la cual fueron presentados todos los documentos referentes a su vida y milagros, sobre todo del siglo XIV.

Beato Juan “Paniagua” de Sacramenia, eremita
El beato Juan “pan y agua” fue descubierto dentro de una gruta perteneciente a los monjes cistercienses del monasterio “Scala Dei”, cuando en el año 1142 fueron llamados por el rey Alfonso VII mientras estaban preparando la fundación del monasterio de Sacramenia, en la provincia de Segovia. O sea, toda su vida había sido un eremita que había vivido en la primera mitad del siglo XII en unas montañas cercanas a la ciudad de Segovia.

Era un anciano, vestido de harapos, físicamente encorvado, que había pasado la mayor parte de su vida haciendo penitencia y viviendo en soledad y oración a imitación de San Juan Bautista. Durante toda su vida se había alimentado únicamente de pan y agua y a esto se debe el nombre popular por el que era conocido por los vecinos que vivían en su entorno, quienes acudían a él ya que tenía fama de realizador de milagros. Hoy diríamos que era una especie de curandero.

Fachada de la abadía cisterciense de Santa María en Sacramenia.

Fachada de la abadía cisterciense de Santa María en Sacramenia.

Descubierto por los monjes, fue admitido en el nuevo monasterio de Sacramenia, aunque murió antes de cumplir lo que podríamos llamar el año de noviciado. En ese poco tiempo fue tal su fama de santidad acompañada de la realización de milagros, que los monjes, solo dos años después de su muerte dedicaron el monasterio a “Santa María y a San Juan de Sacramenia”. Sus reliquias fueron veneradas inmediatamente después de su muerte y actualmente se encuentran detrás de una sencilla lápida en el monasterio. Los menologios cistercienses también lo conmemoran el día de hoy y es considerado como protector contra la sequía y para conseguir abundantes cosechas.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Acta Ord. Min., “Un documento inédito del siglo XIV: la vida de San Juan Descalzo, de los frailes menores”, Roma, 1910.
– Henriquez, C., “Menologium cistertiense”, Amberes, 1630
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo VI”, Città Nuova Editrice, Roma, 1988.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

15 pensamientos en “Beatos Juan Descalzo y Juan “Paniagua” de Sacramenia

  1. Pero el Beato Jean Discalceat o Juan El Descalzo (1280-1349) (15 de Diciembre), su culto fue aprobado creo que en modo de misa de oficio el 04 de Abril de 1989, por decreto de S.S. San Juan Pablo II, LO RECUERDO BIEN la misma formula se la aplicaron al Beato Juan Saziari (1327-1371) (21 de Abril) el 09 de diciembre de 1980, por confirmacion de culto por indulto de oficio, o misa de oficio.

    Fuente; http://newsaints.faithweb.com/year/14th_century.htm

  2. Gracias por este breve articulo donde nos hablas de estos dos Beatos Antonio.
    ¿Puedes contarme algunos de los milagros que se narran del Beato Juan “Paniagua”?.
    Para mi es una vida la que llevo poco aprovechada,pero si espiritualmente le lleno,es lo que cuenta al final.

    • Abel,
      No puedo serte muy explícito pero se menciona el llover en tiempos de sequía, el curar enfermedades, el adivinar el futuro y cosas por el estilo. Tu sabes que yo soy muy escéptico en estos temas, pero es que de este beato hay poquísima bibliografía, por no decirte ninguna.

  3. Gracias, Antonio. Pues entre el descalzo y el paniaguado, vaya apodos que se gastaban nuestros protagonistas de hoy.

    Estuve en la zona de Segovia hace algunos años pero no llegué a conocer este entorno de Sacramenia, lo que es una pena porque la abadía es preciosa. A ver si algún día tengo la ocasión de verla. También he echado en falta alguna imagen del Beato o del sepulcro, que seguro que tienes, aunque no digitalizada.

    • Como bien dices, tengo la foto del sepulcro del beato “Paniagua”, pero no es digital y no he podido escanearla. Si no recuerdo mal, es muy simple: una lápida en la pared con una cruz. Para ver más detalles tendría que buscarla en los álbumes.
      Me la facilitó hace ya muchos años – como otras muchas de santos y beatos raros españoles – un sacerdote amigo mio, ya fallecido, que era canónigo de Mondoñedo y que tenía familia en Segovia.

  4. Gracias Antonio.
    Que cantidad de santos y beatos hay en nuestro país aun por conocer. Como en el caso del Beato Juan Paniagua, en vida paso desapercibido y poco o nada protagonista ( aunque los devot@s lo hicieran como tal) y vemos que después pues de morir sigue igual. Supongo que su causa de canonización no tiene pinta de avanzar.

  5. Pobres santos sobre todo Juan Paniagua nomás la gente va por conveniencia, bueno me retracto no quiero generalizar. Pero que molestoso ha de ser para ellos que interrumpan su vida de silencio y de oración por la gente.

    Recuerdo a un gran sacerdote que alguna vez comentó: “Pude ver conocido a San Pio de Pietralcina mas sin embargo nunca quise ir”, eso me extrañó a lo que pregunté el motivo. Simplemente me dijo: “Si vive santamente ¿para qué molestarlo? pero; ¿y si es un farsante? ¿Para qué desanimarme? Creo que en esto no suele pensar mucho la gente.

    En conclusión este sacerdote me dijo: “Pídanle a Dios nunca hacer milagros porque la gente no los dejará en paz y menos la jerarquía”.

    • Muchas gracias, Emmanuel, por tu comentario.
      Me parece muy sensata la reflexión de ese sacerdote, no solo en lo referente a no molestar a quién quiere vivir en soledad, sino al inconveniente que supone el que una persona pueda realizar milagros en vida. Si releemos el artículo que publicamos en su día sobre San Pío de Pietralcina, vemos los inconvenientes que los estigmas y milagros le ocasionaron. Seguro que él hubiera preferido no tener ni lo uno ni lo otro.

  6. Que triste que ya no se conserven ni se consigan imagenes de San Juan paniagua o de sacramentia, siendo español, nadie se digno ha hacer una pintura o dibujo sobre el santo, lo busco por internet y no aparece ni una imagen de el, solo el monasterio y su tumba, pero no de su imagen y como se le representa, ni una estatua de el en donde vivio.

    • Si que es una lástima que no exista – al menos publicada -, ninguna imagen o pintura del beato. Yo estoy casi seguro que tiene que haberla, pero jamás la he visto.
      Dices que en internet hay fotos de la tumba. ¿Puedes ponernos el link de esa foto?
      Muchisimas gracias.

      • Yo naci en donde esta el Monasterio en Sacramenia y conozco el lugar donde vivió y murio San Juan de Paniagua, en la iglesia habia un retablo dedicado a él, que cuiriosamente con la restauración que se hizo sobre 1980 ha desaparecido, si sigue existiendo una talla en madera que estaba en la gruta y otra que estaba en el retablo Mayor de la igulesia y ahora estaba por el suelo de la sacristia.
        Se le representa como un anciano con barba y sus atributos son un jarro y un pan, como era de suponer.

  7. Interesante artículo que nos presenta la vida sencilla, con falta de fama para estos dos beatos. Ahora que he leído sobre beatos y anexas, me doy cuenta que es un enjambre de hombres y mujeres que tienen causa, a veces paralizada, bien por falta de interés, de dinero o por humildad.
    En hora buena y a destajar lo que falta Toño.

    • Por desgracia, Humberto, como el beato en cuestión “no tenga padrino” la Causa se queda más parada que un reloj de yeso. ¡Poderoso caballero es don dinero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*