Santos Adventor, Octavio y Solutor, mártires de Turín

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo decimonónico de los mártires de Turín con la Virgen y el Niño. Diócesis de Turín, Italia.

Lienzo decimonónico de los mártires de Turín con la Virgen y el Niño. Diócesis de Turín, Italia.

San Máximo, obispo de Turín en el siglo V, en su sermón número 12 invitaba a sus feligreses a celebrar solemnemente el natalicio de todos los santos mártires, exhortándoles a honrar de manera especial a “aquellos que derramaron su sangre entre nuestras casas… siendo especialmente venerados aquellos cuyas reliquias poseemos”. Pero aunque San Máximo no menciona ningún nombre ni da detalle alguno sobre su martirio, está claro que tanto él como quienes le escuchaban conocían la historia de estos mártires, que no les quedaba tan lejana en el tiempo.

¿Quiénes eran estos mártires turineses que el santo obispo no menciona por sus nombres, pero que sin embargo, San Ennodio de Pavía (+531), en su viaje de Pavía a Briançon a finales del siglo V, dice haber visitado en su basílica a lo largo de su camino? Porque San Ennodio de Pavía si que nos dice que se trata de los mártires Adventor, Octavio y Solutor. En esta estrofa de San Ennodio identificamos fácilmente a los mártires de Turín a los que hacía referencia San Máximo un siglo antes: “Octavii meritis da, Adventor, redde, Solutor, candida ne pullis vita cadat maculis”. Y los identificamos gracias al Martirologio Jeronimiano que en los inicios del siglo VI, dice el 20 de noviembre: “Taurinis civitate, sanctórum Octavi, Solutoris et Adventoris” (en la ciudad de Turín, los santos Octavio, Solutor y Adventor).

Una “passio” de mediados del siglo V, dependiente de la “passio” de San Mauricio de Agaune (el de la Legión Tebea), que fue escrita entre los años 432 y el 450, trata de completar a su manera aquello que no dice ni San Máximo, ni San Ennodio, ni el Martirologio Jeronimiano, porque según esta “passio”, estos tres mártires turineses habían sido soldados de la famosa Legión Tebea, los cuales, durante la masacre a la que esta se vio sometida en Agaune, consiguieron escapar.

La Virgen se le aparece a los tres mártires. Pintura de Luigi Vacca (XVIII-XIX), iglesia de los santos mártires, Turín.

La Virgen se le aparece a los tres mártires. Pintura de Luigi Vacca (XVIII-XIX), iglesia de los santos mártires, Turín.

Adventor y Octavio fueron capturados en Turín y allí mismo fueron asesinados, mientras que Solutor, que era más joven y más ágil, aunque estaba herido, consiguió escapar, escondiéndose en un foso de arena. Fue descubierto y decapitado a orillas del Doria Riparia (afluente del río Po), en medio de un pantano que ¡milagrosamente se secó! Una matrona cristiana de Ivrea llamada Juliana, recogió los cuerpos de los tres mártires y los sepultó en las cercanías de Turín, construyendo sobre sus sepulcros una pequeña capilla, convertida posteriormente en una basílica a finales del siglo V, en tiempos del obispo Víctor. Como vemos, la historia de estos tres santos es parecida a la de San Alejandro de Bérgamo.

¿Por qué el escritor de esta “passio” relaciona a estos tres mártires con la Legión Tebea? Esto no puede explicarse, aunque es muy probable que, siguiendo la costumbre de los hagiógrafos del Piamonte en aquellos tiempos, todos los mártires de los cuales no se conocía con detalles sus historias, quedaban automáticamente relacionados con la Legión Tebea. La Legión Tebea era como un saco en el que cabían todos los mártires no suficientemente identificados; era lo que hoy denominamos: “un cajón de sastre”.

Como he dicho antes, el Martirologio Jeronimiano conmemora a estos tres santos mártires el día 20 de noviembre, cosa que también hace el Martirologio Romano, pero en el Jeronimiano, el 15 de marzo aparecen un Octavio y un Solutor, intercalados en una larga lista de mártires africanos. Estos dos mártires africanos debemos identificarlos con estos sobre los que estamos escribiendo hoy.

Miniatura del códice de Bérgamo.

Miniatura del códice de Bérgamo.

Desde siempre, ha ciudad de Turín ha venerado a estos tres santos. En el año 1006 la antigua basílica que se había erigido sobre sus sepulcros fue renovada e incorporada a un monasterio benedictino dedicado a San Solutor y que fue construido por el obispo Gezón. Al primer abad, llamado Román, le sucedió San Goslino, que murió en el año 1061. Las reliquias de estos tres santos mártires se conservaban en una preciosa urna y cerca de ella, hasta el año 1536, estuvieron las tumbas de la matrona Santa Juliana y del abad San Goslino. En ese año, los franceses ocuparon Turín, destruyeron el monasterio y la iglesia, arrasando al mismo tiempo cuatro suburbios de la ciudad y once iglesias.

Los cuerpos de los santos se salvaron y fueron transferidos al interior de la ciudad, concretamente al Priorato de San Andrés y colocados provisionalmente en la capilla de la Consolata. En el año 1568, el Comendador de la Abadía de San Solutor, con el permiso del Papa San Pío V, donaba a los jesuitas todos los bienes de la abadía a condición de que erigiesen un templo en honor a los tres mártires. Construido el templo, el 19 de enero del 1575, con el permiso del Papa Gregorio XIII, se hizo el solemne traslado de las reliquias, puestas en una urna de nogal revestida de bronce dorado. En esta solemne ceremonia intervino todo el episcopado de la región del Piamonte, el duque Emanuele Filiberto, la nobleza al completo y un inmenso gentío. Aquiles Gaglialdi, que fue el primer rector de la iglesia dejó por escrito toda esta tramitación y todos estos actos.

Estos tres mártires son considerados como los santos protectores de la ciudad de Turín y normalmente, se les representa vestidos de soldados y con la corona del martirio. Así aparecen, junto a los santos Máximo, Juan Bautista y Segundo, en una miniatura de un códice de Bergamo de tiempos de Amadeo VI.

De la antigua basílica no queda traza alguna ya que como he dicho fue destruida por los franceses, pero la actual está decorada con mármoles de distintos colores y bronces barrocos, portando en su fachada unas bellas esculturas atribuidas a Borelli. El interior está adornado con frescos del pintor y arquitecto Andrea Pozzo, de Taricco y de Federico Zuccari. En el año 1629 el coro fue decorado con los frescos de Isidoro Bianchi. En el año 1730, Filippo Juvarra diseñó y realizó el altar mayor, en el cual, Gregorio Guglielmi en el 1766 pintó un cuadro con la Virgen y los tres santos.

Altar mayor. Aparece la urna de los mártires.

Altar mayor. Aparece la urna de los mártires.

El pasado siglo, el pintor y litógrafo italiano Francesco Gonin pintó los frescos del ábside y Luigi Vacca pintó el “Martirio de San Adventor y el martirio de San Solutor en presencia de Santa Juliana”. La urna se encuentra en el altar mayor de la iglesia.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Cardinali, A. y Cigniti, B., “Bibliotheca sanctórum, tomo II, Città Nuova Editrice, Roma, 1990.

Enlace consultado (30/11/2014):
– www.eltestigofiel.org/lectura/santoral.php?idu=4241

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

15 pensamientos en “Santos Adventor, Octavio y Solutor, mártires de Turín

  1. Mi estimado Antonio

    En qué nos quedamos entonces???? No se duda de su existencia histórica verdad? aunque estén en el saco de centenares de mártires que comparten en algo algo de sus passio.

    Se ve hermosísimo el altar donde reposan sus reliquias y el cuadro donde aparecen con la virgen María. Y como es típico ver en mártires de esos tiempos es menester que la iconografía los represente como soldados romanos.

    • Estos santos con históricos sin ningún género de dudas. Lo que es discutible es que perteneciesen a la Legión Tebea. Yo soy de los que apoyan la tesis de que fueron tres mártires locales de Turín, que fueron venerados de manera inmediata después de sus martirios.

      Si pinchas sobre la foto del altar donde se encuentran las reliquias, (o sobre cualquier otra foto) las verás mucho más agrandadas y comprobarás con más detalles la belleza de las mismas.

  2. Gracias, Antonio. Tengo que admitir que desconocía a nuestros gallardos protagonistas de hoy, así como su vinculación a Turín -mucho más famosa por la Síndone, por San Juan Bosco y María Auxiliadora- pero no me sorprende nada lo que he leído. Una vez más, me confirmas que la Legión Tebana es exactamente lo mismo que las Once Mil Vírgenes de Santa Úrsula, pero en versión masculina: un cajón de sastre donde meter todo santo mártir que no sabes dónde clasificar.

    Yo soy más partidaria de dar por sentado que son unos mártires locales, históricos, de los que se sabe de poco a nada y desde luego, mucho menos que fueran soldados y para nada que fueran de la Tebana. ¡Como si no hubiese habido más legiones en Roma! ¡Por favor! Y una cosa sí se puede dar por buena de los mártires: los nombres, más auténticos, imposible. Latinos, romanos, a más no poder. Ilustres, incluso.

    Me ha encantado el sepulcro y celebro que lo tengan tan digno y aseado.

    • Yo he tenido la suerte de visitar la iglesia donde están sepultados los tres y los santos Goslino y Juliana. Si la urna es bellísima, también lo son los sepulcros de los otros dos santos.
      Tengo fotos mucho más buenas de todos ellos, pero, como siempre, por ser fotos adquiridas hace mucho tiempo, no están digitalizadas. Lo que si te puedo asegurar es que es una iglesia muy cuidada.

      Y comparto totalmente el tema de que son santos locales, de nombres propios y nada relacionados con el cajón de sastre de la Legión Tebea.

  3. Antonio gracias por este articulo.
    Solo tengo una duda referente a que mencionas a la legion Tebana como “Tebea”,¿es otro nombre con el que uno se puede referir a la mencionada legion sin ser erroneo?
    Es que es la primera vez que lo leo de esta forma.
    Las pinturas son bellisimas.

    • Antonio siempre lo ha mencionado así, pero yo, con todo respeto, nunca lo he visto escrito así en español. El topónimo de Tebas es tebano, tebana. Creo que lo que Antonio está usando es la versión italiana de este topónimo, ya que éltrabaja con fuentes en italiano. Que me corrija si me equivoco.

      • En numerosos textos castellanos he visto utilizados ambos términos: Legión Tebea y Legión Tebana. En inglés es mucho más fácil: Theban Legion.
        Esta legión estaba compuesta mayoritariamente por soldados procedentes de Tebas y es cierto que el topónimo de Tebas es tebano, pero ya te digo: en castellano he visto los dos términos.
        De todos modos, la llamemos como la llamemos, nos estamos refiriendo a la misma legión.

        • Gracias por la corrección. Como decía, nunca había leído lo de Tebea, pero como no suele haber mujeres asociadas a ella -salvo Santa Régula o Santa Verena de Zurzach, por citar dos ejemplos- no es que haya leído mucho sobre el tema. En Historia, tampoco: ya nos refiramos a la Tebas griega o a la egipcia, siempre he visto usar el topónimo tebano, tebana. Por costumbre, prefiero seguir usándolo.

  4. Gracias Antonio por presentarnos a los tres santos de hoy , Adventor, Octavio y Solutor.
    Hace algún tiempo te comente que deseaba ir de vacaciones a Turín ( cosa que al final no pude), planeando que ver en este viaje me encontré por casualidad con una imagen de estos tres santos locales. Hasta hoy no he sabido de quienes se trataban.
    Me parece muy interesante todas estas especulaciones sobre la legiónTebana. Por lo que se ve, es muy recurrente encasillar a los mártires soldados en esta legión.

    Coincido con los compañeros,en destacar la belleza y buen gusto de este conjunto de la urna relicario y el altar donde descansan los mártires.

    • Solo decirte que cuando vayas a Turin no puedes perderte el visitar esta maravillosa iglesia. Se que son más famosas la catedral, la basílica de Maria Auxiliadora, el Cottolengo y otras muchas, pero esta no se puede dejar atrás.

  5. Toño:
    Gracias por este trabajo sobre estos tres santos mártires que conozco desde pequeño en el Oratorio, pues como recordarás, enun sueño, María Auxiliadora le pide a Don Bosco la edificación de su templo en el terreno en que murieron Adventor y Octavio. señalando el piso con su pie, quedando grabada en la memoria del Santo de manera fija ese lugar. De hecho, en la basilica hay una señal que Don Bosco puso para señalar, conforme a su sueño, ese lugar.
    Yo hice ya hace tiempo, la representación de ese sueño.
    Por esta razón les tengo mucho afecto a los tres mártires, de quienes me da gusto la imagen que encabeza el artículo.
    Gracias.

    • Gracias, Humberto, por aportarnos este dato que se me había pasado por alto, aunque si te soy sincero, no recuerdo haber visto esa señal cuando visité el templo hace ya algunos años.

  6. Por cierto, me parece que la imnagen de la Virgen que preside a los tres mártires es la Virgen de la Consolata. ¿Es correcto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*