Santos Aquindino, Pegasio, Aftonio, Elpidoforo, Anempodisto y compañeros mártires

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego de San Aquindino. Siglo XVII.

Icono ortodoxo griego de San Aquindino. Siglo XVII.

Hoy quiero escribir un pequeño artículo sobre un grupo de mártires históricos pero que están rodeados de bastantes leyendas, como consecuencia de la fabulosa “passio” escrita sobre ellos. Este es un grupo de mártires persas, de los cuales no se hace ninguna mención con anterioridad al siglo VII. Existe esa “passio” griega del tiempo de Heraclio (610-641), de escaso valor histórico, que ha llegado hasta nuestros días en dos redacciones distintas. Una es una reelaboración de Simeón Metafraste y la otra es una versión latina, inédita, que se encuentra en el códice 1622 de la Universidad de Padua.

Según esta “passio”, Aquindino, Pegasio y Anempodisto eran unos cristianos persas que vivían su fe discretamente, digamos que en secreto, pero que fueron denunciados y, consecuentemente, capturados por orden del rey persa Sapor II, quien personalmente los interrogó sobre su fe. Como ellos proclamaron su creencia en la Santísima Trinidad, fueron torturados golpeándoles con látigos, turnándose los propios verdugos conforme se iban cansando, mientras que los santos no profirieron ningún grito de dolor ni ninguna queja. Como en otros muchos casos, los mártires fueron milagrosamente sanados de sus heridas, sus cadenas se rompieron y fundieron como si fueran de cera, mientras que al mismo tiempo, una violentísima tempestad se desencadenó sobre la ciudad donde estaba ocurriendo estos acontecimientos. El rey Sapor II no pudo soportar la tensión y perdió el conocimiento e incluso el habla, o sea, se quedó mudo aunque al poco tiempo la recuperó gracias a la intercesión de los propios mártires.

Una vez recuperado y creyendo que había sido víctima de un hechizo realizado por los santos, el rey los hizo colgar sobre un fuego para que se asfixiasen con el humo y como ese tormento tampoco surtió efecto alguno, los hizo sumergir en un caldero de plomo derretido – del que por supuesto salieron ilesos -, lo que despertó el asombro de los verdugos, uno de los cuales, llamado Aftonio, se convirtió y aun sin estar bautizado fue inmediatamente decapitado.

Mural del martirio de los Santos. Año 1547. Monasterio Dionysiou, Monte Athos, Grecia.

Mural del martirio de los Santos. Año 1547. Monasterio Dionysiou, Monte Athos, Grecia.

Como el rey no salía de su asombro, les preguntó cómo podían salir ilesos de estos tormentos, respondiendo ellos que gracias a la acción de Cristo, por lo que Sapor II, presa del miedo y cegado por la rabia comenzó a blasfemar, a tirarse de los pelos, a golpearse la cara e incluso se rompió sus vestidos, aunque cuando los mártires le amenazaron con perder nuevamente el habla, el rey se tranquilizó. Tranquilizado, ordenó encerrar a los mártires en una cárcel.

Pasados unos días y convencido de que todo había sido obra de hechicería, ordenó meter a los tres santos en un saco cerrado y lo sumergieron en el mar, pero inexplicablemente, el saco se abrió y ellos reaparecieron completamente ilesos. Mientras tanto, en el Senado, algunos senadores entre los que se encontraba Elpidoforo, asumieron la defensa de los mártires ante el rey, pagando ellos mismos con sus vidas el valor que mostraron enfrentándose a Sapor II.

Finalmente, Aquindino, Pegasio y Anempodisto fueron condenados a morir decapitados, pero una muchedumbre se reunió en torno a ellos acompañándolos hasta el lugar del suplicio. Como el gentío comenzó a glorificar el nombre de Dios, Sapor II ordenó matarlos a todos y a los tres mártires, quemarlos vivos junto con veintiocho soldados que se habían convertido al cristianismo y con la propia madre del rey Sapor II, quien también confesó su fe en Cristo, pues había presenciado parte de los tormentos a los que se vieron sometidos los mártires. Todo ocurrió alrededor del año 350. Los escasos cristianos que quedaron vivos, recogieron de noche los cuerpos de los mártires, dándoles honrosa sepultura.

Mural de San Aquindino, obra de Teófanes el cretense. Meteoros (Nicholas Anapafsa). 1527.

Mural de San Aquindino, obra de Teófanes el cretense. Meteoros (Nicholas Anapafsa). 1527.

Hasta aquí y resumiendo mucho, es lo que dice la “passio”, que como puede comprobarse, siendo muy indulgentes, diremos que está algo exagerada, aunque en realidad lo que tiene es escaso o nulo valor histórico. Puede haber un núcleo de verdad, enmascarado por toda una burda leyenda.

Más tarde – no se sabe cuándo -, las reliquias de los mártires fueron trasladadas a Constantinopla, donde se veneraban en una iglesia construida en su honor. Durante la Cuarta Cruzada, en el año 1204, reliquias de estos santos fueron llevadas a Venecia, a Francia y a la Abadía de Rosières, en el Jura. A las reliquias que estaban en Francia, se les perdió la pista durante la Revolución Francesa, aunque en el año 1892 fueron encontradas en Grozon. Las que se encuentran en Venecia están en la catedral de San Marcos, en cuya Pala de Oro están representados.

Tanto en Oriente como en Occidente, estos santos mártires, que son históricos aunque estén rodeados de leyendas, son venerados el día 2 de noviembre

Antonio Barrero

Apolytikion de los Santos

Bibliografía:
– El Sinaxario Constantinopolitano
– JAPUNDZIC, M., “Bibliotheca sanctorum, tomo I”, Città N. Editrice, Roma, 1990.

Enlace consultado (27/10/2014):
– http://xristianos.gr

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

11 pensamientos en “Santos Aquindino, Pegasio, Aftonio, Elpidoforo, Anempodisto y compañeros mártires

  1. Pues gracias por ar a conocer esta historia, que yo no conocía, aunque si los nombres de estos santos. Es curioso que estos nombres que pueden parecer graciosos, raros o anacrónicos, son de personas reales y que etimologicamente tienen un significado que casi siempre es elocuente.
    Voy a corregir un nombre, Anemodisto, por el que tu refieres.
    Muchas gracias.

  2. Muchas gracias, Humberto, por tu comentario.
    Si que son nombres raros los de estos santos mártires; yo jamás he conocido a ninguna persona que llevara alguno de ellos.
    Con respecto a si el nombre de uno de ellos es Anempodisto (como pongo yo en el título del artículo) o Anemodisto como tu afirmas, me reafirmo en el nombre que he puesto y para ello basta solo remitirse a las fuentes griegas: Αγίων Ακινδύνου, Αθφονίου, Πηγάσιου, Ελπιδοφόρου και Ανεμπόδιστου

  3. Bueno, está la cosa como para tener cuatro hijos y llamarlos así: Aquindino, Pegasio, Aftonio, Elpidoforo y Anempodisto. Seguro que triunfaban en la vida. Jajajajaja.

    Dejando aparte el “cachondeíto” de los nombres, cada vez me doy más cuenta de que el rey Sapor II es a los mártires persas lo que el pretor Daciano es a los mártires hispanos y el pretor Ariano lo es a los mártires egipcios: el típico personajillo que se encarga de exterminar a toda la comunidad cristiana de la zona y que, si realmente hubiese presenciado todos esos prodigios, tiempo haría que se habría convertido “en saco y ceniza”, como dice Nuestro Señor de los habitantes de Nínive con la predicación de Jonás. En fin, cuentos de camino los tenemos a manojos, ¿no?

    • Si, de verdad que “los nombrecitos tienen migas”, pero más raros los hay, ¿eh? Anda que los hermanos Espeusipo, Eleusipo y Meleusipo…. También escribiremos sobre ellos y sobre su abuela Leonila, cuyo nombre tampoco se queda manco.

      Lo que dices sobre Sapor es más cierto que ahora es mediodía. Con la de milagritos que llegó a ver no creo como no abrazó la fe cristiana; para hacerlo, lo hizo hasta su madre… Afirmo lo que digo en el artículo: Puede haber un núcleo de verdad, enmascarado por toda una burda leyenda.

  4. Antonio no conocia a este grupo de martires persa,al que segun la passio van sumandose mas y mas martires tal y como avanza la historia.
    Mi pregunta,(que me imagino la respondera Ana Maria) es si hay algo de cierto en que la madre del rey Sapor II se convirtiera al cristianismo,aunque fuera de otro modo.Si hay otras referencias historicas vamos.

    • Ay, gracias por darme ese crédito, Abel, pero yo tanto no sé… sé que la madre de Sapor fue reina regente hasta su mayoría de edad, como era habitual en las viudas de reyes, pero nada más.

      De todos modos, mi opinión personal es que no deberías darle crédito, porque también se dice eso de la esposa y la hija de Diocleciano, la -inexistente- hija de Trajano, la esposa y la hija de Decio; y muchas otras parientes de perseguidores, y todas estas referencias son falsas, invento piadoso de los redactores de las passio. Mi opinión es que se copió el caso de Santa Elena para todas ellas…

      Se me había olvidado decirlo antes: maravilloso el apolytikion de los Santos. Estos cantos me recuerdan a mi estancia en Santorini.

      • Abel,
        Coincido con Ana María. Yo tampoco tengo ninguna constancia de que la madre de Sapor II se convirtiera al cristianismo y muriera mártir, salvo lo que se dice en esta “passio” fantasiosa.
        Lo que si es curioso es un hecho que parece cierto y es que Sapor II fue coronado como rey antes de nacer, poniendo la corona en el vientre de su madre cuando él era solo un feto.

          • Cosas más raras se han visto, como casarse con una cría de dos años de edad y esperar a que crezca para poder consumar el matrimonio. La realeza, con tal de no perder el trono, hace lo que sea.

  5. Por los clavos de Cristo!!!!!!

    Pues yo lo único raro que he leído es lo que han comentado, pero lo comprendo ya que ustedes están sumergidos más en estos labores, por una parte Ana María como historiadora y por otra Antonio que ha estado en cada lugar, ha leído cada cosa que aquí con todo respeto mi estimado Antonio “sabe mas el diablo por viejo que por diablo”

    Lo único que se me viene a la mente en este momento es la profecía del nacimiento del precursor cuando el Ángel del Señor castiga a zacarías por no creer en sus palabras. Este acontecimiento con lo que le sucede al rey por parte de los mártires a pesar de que no creo que hubiese pasado tal cosa, ¿Crees mi estimado Antonio que alguna vez tengamos algo más verídico sobre algo asi?

    • Yo creo que es difícil esclarecer más la historia de estos mártires. Son mártires reales, dieron su vida por Cristo y dificilmente podremos saber qué hay de cierto y qué hay de leyenda en toda esta historia martirial. Exponemos la cuestión tal y como la conocemos sabiendo que en la hagiografía pasan estas cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*