Santa Mesalina, virgen mártir de Foligno

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de la Santa con su atributo principal: la cesta de mimbre. Catedral de Foligno, Italia.

Imagen de la Santa con su atributo principal: la cesta de mimbre. Catedral de Foligno, Italia.

Hoy se celebra la festividad de una virgen mártir de la Antigüedad, venerada prácticamente sólo a nivel local -en la ciudad de Foligno, en Umbría- de curioso nombre: Mesalina. Y digo curioso no por sí mismo, puesto que es un nombre latino documentado en la Antigüedad -el femenino de Mesala, un nombre común por lo demás entre las familias nobles romanas-; sino porque se ha hecho famoso al haber pertenecido a una emperatriz romana, la tercera esposa del primer emperador Claudio -Valeria Mesalina-, quien, debido a algunas acciones propias que sus enemigos y la leyenda se encargaron de exagerar -corrupción, ambición, conspiración política y adulterio- pasó a ser el epítome de mujer corrupta y malvada, hasta tal punto de que incluso actualmente, a una mujer que responda a estas características se la acusa de “ser una Mesalina”.

En contrapartida, esto poco tiene que ver con la otra Mesalina de quien hablamos hoy: Santa, virgen y mártir; aunque prácticamente desconocida si la comparamos con la ilustre emperatriz romana. También se sabe relativamente poco sobre ella y la cuestión del martirio no está exenta de cierta polémica, pero abordaremos estas cuestiones de inmediato.

Historia de la Santa
El documento más antiguo que nos habla sobre Santa Mesalina es la passio de San Feliciano, primer obispo de Foligno, escrita en la segunda mitad del siglo VII y a principios del VIII, cuyo valor histórico es, cuanto menos, dudoso. Según este relato, que reproduce Lodovico Iacobilli en su Vite de’ Santi e Beati di Foligno, Mesalina, como su nombre parece indicar, nació de noble familia y era discípula de San Feliciano, quien, como hemos dicho, era obispo de la ciudad de Foligno, de donde se cree que ella también era oriunda. En su juventud, después de haber sido criada y educada por el obispo, decidió consagrar su virginidad a Cristo y dedicaba su vida a la oración y a las obras de misericordia, tanto espirituales como corporales.

Muerte y apoteosis de la Santa. Lienzo de Enrico Bartolomei (1850). Catedral de Foligno, Italia.

Muerte y apoteosis de la Santa. Lienzo de Enrico Bartolomei (1850). Catedral de Foligno, Italia.

Era el siglo III, en tiempos del emperador Decio, quien al retornar de su victoria militar descansó unos días en Foligno con su legión. Sabiendo de la fama del obispo Feliciano, quien había logrado convertir a muchas personas a la fe cristiana, se irritó contra él y lo hizo encarcelar, prohibiendo al mismo tiempo el culto cristiano. Pero Mesalina, aunque no tenía más que dieciocho años de edad, y sin temer al peligro que ello suponía, se preocupaba de cuidar al pastor, por lo que acudía cada día a la cárcel a traerle comida y agua, que llevaba en una cesta de mimbre, y en sus visitas no descuidaba de conversar con él sobre las obras de Dios.

Esto acabó por fastidiar a los carceleros, quienes, con lisonjas y halagos a su juventud y belleza, la invitaron a sacrificar a los dioses, cosa que ella, por supuesto, rechazó. En presencia de su maestro, el obispo prisionero, se puso de rodillas en la celda y confesó a Jesucristo, declarándolo su Esposo. Los carceleros, entonces, empezaron a azotarla con unos látigos que tenían, para hacerla ceder, pero como ella permaneciese inmóvil, silenciosa y con los ojos puestos en el cielo, pasaron a aporrearla brutalmente con bastones nudosos y punzantes, hasta que expiró con las carnes laceradas.

El cuerpo de la muchacha, convertida en un guiñapo sanguinolento, fue arrojado en el exterior de la cárcel y recogido por unas mujeres piadosas, que lo ocultaron en la iglesia palatina, la cual se convertiría después en la catedral de San Feliciano.

¿Mártir o no mártir?
Esto nos cuenta la passio, pero, ¿qué certezas tenemos sobre esta virgen mártir? Como hemos dicho, se tienen dudas sobre la certeza histórica del relato. Hay quien ha cuestionado que las palabras exactas que se refieren al maltrato que la Santa sufrió a manos de los soldados –“iniuriata et caesa poenaliter”– no son un indicativo de martirio. Es decir, que según esta tesis, de estas palabras no tiene por qué deducirse que realmente sufriera martirio, ya que su muerte puede explicarse como la consecuencia de un simple maltrato al que los soldados sometieran a la joven. La controversia está en considerar si esto es martirio o no lo es.

Detalle de la Santa en un mosaico decimonónico. Fachada de la catedral de Foligno, Italia.

Detalle de la Santa en un mosaico decimonónico. Fachada de la catedral de Foligno, Italia.

Es decir, que aunque la muchacha murió a consecuencia de las heridas producidas por la paliza, muchos han considerado que esto no puede considerarse realmente como martirio (??). Una visión que, personalmente, no comparto, ya que la paliza y la muerte le vinieron por socorrer a su maestro en prisión -pudiendo haberse quedado a salvo en su casa-; por confesar a Cristo -pudiendo haberse quedado callada-; y por no haber cedido a las demandas de los soldados a pesar de la paliza -pudiendo haber sacrificado a los dioses y salir airosa de la situación-. Si esto no es martirio… ¿qué lo es?

Considerémosla mártir o no, la realidad es que Mesalina fue venerada como mártir en Foligno entre los siglos XVI-XVII, a pesar de que un poeta local, en el año 1426, poniendo en verso la leyenda de San Feliciano, no la considera como mártir. De hecho, el poeta no hace ninguna mención al culto a Santa Mesalina en su ciudad, lo que atestigua o demuestra que la veneración fue posterior al siglo XV.

Aunque la memoria de la Santa no aparece registrada en el Martirologio Romano, la Iglesia de Foligno la celebra el 23 de enero, día de Santa Emerenciana, virgen mártir romana. Cabe indicar, por último, que pese a lo dicho por la passio de San Feliciano, se desconoce el año de su martirio: algunas fuentes dicen que el año 254, lo que sería tres años tras la muerte de Decio, no en tiempos de Decio, por tanto.

Reliquias
Según Iacobilli, a quien hemos mencionado anteriormente, a la Santa siempre se le había tenido veneración como protomártir de la ciudad de Foligno, así que el obispo de esta ciudad, monseñor Antonio Bizzoni, encargó a un sacerdote que encontrara las desaparecidas reliquias de la Santa. Tras muchas búsquedas, el 13 de diciembre de 1599, fiesta de Santa Lucía de Siracusa, fue hallado un sarcófago con la siguiente inscripción:

HIC SVBTVS IACET CORPVS SANCTAE MESSALINAE

Urna con parte del cráneo de la Santa. Milán, Italia.

Urna con parte del cráneo de la Santa. Milán, Italia.

Se dice que al abrir la urna, las reliquias soltaron una fragancia perfumada y tuvo lugar la curación de un ministro y la liberación de muchos poseídos. El número creciente de gracias obtenidas por la intercesión de la Santa indujo al pueblo a solicitar una solemne procesión a la Santa, que fue concedida en 1613. Las reliquias fueron colocadas en la catedral de Foligno, en la capilla de la Virgen de Loreto. Sin embargo, parte de su cráneo fue enviada a Milán, donde se conserva.

Iconografía
La Santa aparece siempre como una joven doncella virgen, portando la cesta de mimbre en la que traía la comida para el obispo Feliciano. Indistintamente puede aparecer con la palma del martirio o sin ella, por tanto, como virgen mártir o como virgen a secas, según haya sido considerada por el artista en cuestión.

Su efigie aparece reproducida en el mosaico de 1900 en la fachada principal de la catedral de Foligno, encargado por el Papa León XIII, donde la vemos con la cesta y una corona de oro, y el lirio de virginidad. En un lienzo de 1850 sobre el altar de la Virgen de la misma catedral, donde se ve a las mujeres recoger el cuerpo exánime de la Santa en el exterior de la cárcel, mientras el obispo Feliciano, desde su celda, ve el alma de Mesalina ascender al cielo y recibir la corona de virgen y la palma del martirio. También, una estatua marmórea en la catedral la representa sólo como virgen, llevando la cesta de mimbre con alimento para el prisionero.

Tabla  de Ottaviano Nelli con el Calvario, San Feliciano y Santa Mesalina. Palazzo Trinci de Foligno, Italia.

Tabla de Ottaviano Nelli con el Calvario, San Feliciano y Santa Mesalina. Palazzo Trinci de Foligno, Italia.

Finalmente, en una tabla medieval de Ottaviano Nelli que representa el Calvario vemos a la Santa en un extremo, enarbolando orgullosamente la palma del martirio como único atributo que la distingue. Esta tabla, conservada en el Palazzo Trinci de Foligno, prueba que ya en la Edad Media Mesalina era venerada como mártir.

Meldelen

Bibliografía:
– IACOBELLI, Lodovico, Vite de’ Santi e Beati di Foligno. Disponible en Google Books.
– VVAA, Bibliotheca Sanctorum, Enciclopedia dei Santi, Città Nuova Editrice, Roma 1984.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

18 pensamientos en “Santa Mesalina, virgen mártir de Foligno

  1. Es curioso, Gracias Meldelen por presentarnos un mártir venerada a nivel local, de hecho no había oído de Santa Mesalina, ni aún una mención, como suele suceder con algunos mártires no tan venerados. Aun la controversia por considerarla mártir o no, sufrir por su fe la convierte en mártir ¿entonces porqué la duda?, bueno si la historia fuese real. De que su culto fue tardío posterior al siglo XV no pone en duda la existencia de la santa, lo que si es que como ocurre con la vida de muchos santos estan rodeado de relatos a veces no creibles, y preguntando ¿no hay alguna otra mártir de Foligno, a parte de ella?

    • Parece que cuando a un mártir no lo ejecutan taxativamente de un espadazo o porrazo o se muere quemado o algo así, empiezan las divagaciones, lo cual me parece ridículo. Ahí tenemos a Santas como Marcela la viuda romana o Publia la diaconisa, que fueron azotadas públicamente por su fe cristiana, pero como no murieron a causa de ello, ni son mártires ni se las considerará nunca como tal. Y ahí están Santa Leocadia o Santa Águeda, que tampoco murieron ejecutadas sino que fallecieron en la cárcel a consecuencia de sus heridas, como San Vicente el diácono hispano, que celebrábamos ayer, y todos ellos sí son mártires indiscutibles.

      Como también es mártir indiscutible el niño romano Tarsicio, el monaguillo a quien mataron sus colegas de una paliza. ¿A que nadie duda de que es un mártir? Pero a la joven Mesalina le dan los soldados una paliza monumental porque ha ido a traer comida a su obispo y les ha dicho que es cristiana, la chica se muere, ¿y ahora resulta que no es mártir? ¡Venga ya!

      Elucubraciones aparte, decirte que no sé si hay otro mártir en Foligno, es posible que San Feliciano lo acabara siendo, pero lo desconozco. Foligno es más famosa por su mística y maestra de teólogos Santa Ángela. Honestamente, hace relativamente poco que he descubierto a nuestra desafortunada muchacha de ilustre nombre, que como Anastasia, Praxedis, Pudenciana… podría ser patrona de todos aquellos que mueren “per testimonium caritatis fortis”.

      • Pues parecen parecidos los casos como los de la beata Julia Rodzinska, que sabemos murió de privaciones ayudando a los enfermos en un campo de concentración y nadie duda que sufrió martirio, o de San Hermógenes que murió de privaciones en prisión, (me refiero al patriarca de Moscú) y lo consideran Hieromártir. Entonces porqué negarselo a santa Mesalina? Supondría que el concepto de martirio “per testimonium caritas fortis” había surgido después

  2. Tengo en mis registros a esta Santa, quien al igual que dices, me hizo recordar a la tristemente célebre emperatriz romana cuando identifiqué su nombre. Santa Mesalina, al igual que Santa Ninfa, son dos nombres que no se imaginan para santas cristianas. Creo que por allí anda una Santa Cleopatra, pero no estoy seguro.
    Mi registro se limita al nombre, fecha de la muerte y lugar donde ésta ocurrió. Por ello me ha gustado conocer datos más precisos sobre ella. No se por qué haya opiniones que no aceptan a esta santa como mártir, pues por lo que refieres, lo es. La identificación como tal con el atributo de la palma, creo que es válido, hay representaciones de otros mártires que llevan otro atributo que les hace reconocer: San Sebastián y las flechas, Santa Dorotea y su canasta con frutas, Santa Apolonia con la muela, por dar unos ejemplos.
    Creo que esto se debe más bien a licencias artísticas.
    Fíjate que en mi registro tengo reportado que fue martirizada en el año 250, he de serte sincero, no se cuál sería la fuente que me sirvió para ello, pero según este dato, si moriría cuando este emperador estaba vivo, aunque al caso es lo mismo con él o sin él.
    Por cierto, no hay link de Santa Emerenciana en tu artículo, ¿no has escrito sobre ella?
    Saludos.

    • Por supuesto que he escrito sobre Santa Emerenciana. Creía que había colocado su enlace, pero se me ha pasado. Ya he hecho que lo incluyan.

      Sobre los atributos, no digo tanto que el hecho de que no lleve palma no signica que no la vean como mártir, sino que al pie de la estatua, ponga simplemente V. Virgo. Es un ejemplo. Debería poner V.M. Virgo Martyr, indistintamente de si lleva palma o no. Que hayan omitido la M es prueba de que el escultor seguía la “moda” de no verla como una mártir, sino sencillamente como una virgen caritativa que asistía a su obispo en prisión, lo que también era, claro.

      Hay una Santa Mesalina y una Santa Ninfa, como hay una Santa Cleopatra, una Santa Afrodita, una Santa Musa, una Santa Atenea, una Santa Melpómene… y otras muchas Santas con nombres de diosas y reinas y emperatrices, y eso no tendría por qué extrañarnos. Los nombres frecuentes de mujer en la Antigüedad son eso, nombres frecuentes de mujer en la Antigüedad, ya sean latinos o griegos. Nosotros, que procedemos de una cultura judeocristiana, hemos heredado muchos nombres hebreos, pero no nos debería parecer raro que haya tantos santos y mártires con nombres latinos y griegos, si era lo más común en la cuenca mediterránea.

      Y permíteme que te diga que, en mi opinión, sí tiene relativa importancia que cierto emperador viva o no viva ya cuando tenga lugar el martirio de un Santo, porque entonces no se puede decir que ese martirio haya tenido lugar en tiempos de ese emperador. Decio murió en 251 y, según he consultado, Mesalina lo hizo en 254, luego ella no murió en tiempos de Decio; como sí llegó a hacerlo Santa Águeda. Pero sí que se puede decir que ambas sufrieron martirio en el siglo III.

    • Sabes que si la tuviera, la habría puesto. No la he encontrado. Antonio tiene una de su cráneo en Milán, pero sin digitalizar, que me facilitará cuando pueda. Entonces la incluiré en el presente artículo. Gracias de antemano a nuestro lipsanotecario oficial por su esfuerzo.

  3. Ana María,
    Muchísimas gracias por este trabajo, tan bueno, tan comprensible, tan didáctico como todos los anteriores.

    Santa Mesalina, ¿es mártir o no es mártir? Si damos por buena la “passio” de San Feliciano – cuyo valor histórico hay que recordar que es dudoso -, tenemos que aceptar que Mesalina existió, que fue a visitarlo a la cárcel y que por ello fue arrestada y golpeada por los soldados.
    Pero en esta “passio” de San Feliciano no se dice expresamente ni que fuera condenada a muerte ni que muriera como consecuencia de esa paliza y es por esto por lo que algunos han puesto en entredicho este martirio.
    Está clarísimo que si murió como consecuencia de la paliza, si que es mártir, pero si se curó y murió más tarde, no lo es. De todos modos, hay que decir también que en la Bibliotheca sanctorum si que aparece como mártir y esa colección de trabajos hagiográficos es digna de todo crédito.

    Por lo que respecta a la foto, sabes que estoy “pachucho”, pero que en cuanto pueda, la escaneo y te la envío.

    • Sí amigo, pero lo que decíamos en otros comentarios: tampoco a San Tarsicio lo condenó a nadie a muerte, sino que lo mataron de una paliza; y nadie duda de su martirio; lo mismo para la Beata Julia Rodzinska, que se contagió cuidando de enfermos en un campo de concentración, y muchos otros casos. Podríamos decir que Santa Mesalina es una mártir “per testimonium caritatis fortis”, que pagó cara su asistencia al obispo prisionero, como hizo Anastasia con Crisógono, Praxedis y Pudenciana con tantos mártires romanos, las Santas Doncellas de Tolosa con Saturnino… y como a fin de cuentas, nunca sabremos a ciencia cierta si la chica murió o no de sus heridas, habrá que dejarlo a conclusión de cada uno.

      Mayoritariamente se la ha considerado como mártir porque si no fuera así, ni aparecería en la BS, como bien dices; ni en todas esas obras de arte donde la vemos claramente con la palma del martirio y muriéndose en el suelo. Pero sólo ella lo sabrá, y Dios, naturalmente.

  4. Me acabo de dar cuenta que San Feliciano de Foligno se celebra el día 24 de enero, o sea mañana.
    Saludos.

  5. No conocía a Santa Mesalina, la verdad es que me sonaba su nombre y su iconografía,en concreto esa cesta de mimbre.
    Yo no pongo en duda que fuera mártir, una paliza que te deja herida de muerte y posteriormente te hacer perder la vida por esa razón; es un martirio.
    Por otra parte, hemos visto en este caso y en otros muchos ( ej: Sam Nicodemo,Obispo), que las reliquias desaparecen y se pierden en el tiempo por x motivos. Siempre celebrare que desde las diócesis se emprendan campañas para encontrarlas, restaurarlas y exponerlas nuevamente como se merecen, después de un riguroso estudio.
    En el caso de Sta Mesalina, los habitantes de Foligno y devotos tuvieron mucha suerte al encontrarla. Si alguna vez encuentras alguna foto de ese sepulcro, por favor ponla en el articulo, me encantaría verla.
    Gracias nuevamente Ana María.

    PD: Aunque no tenga nada que ver, no solo con los santos ocurre esto. Sin ir más lejos en el convento de las Trinitarias (Madrid) están buscado desde hace un año el cuerpo de Miguel de Cervantes, por distintas reformas en el convento se perdió su tumba y ahora están mas cerca que nunca de encontrarlo.

    • Lo cierto es que para que fuera enterrada “ocultada” en la basílica palatina, se la debía de considerar mártir, porque en esa época los únicos que recibían culto eran los mártires. Dice Iacobilli claramente que el epitafio redescubierto rezaba “Sanctae Messalinae”. Si la tumba no había sido tocada desde el siglo III, no tiene sentido que se venerara como Santa a una persona que no hubiese sido vista, desde el instante de su muerte, como una mártir. Otra cosa es que realmente ese epitafio sea posterior, y que las reliquias hubiesen sido exhumadas y reinhumadas en algún momento en el siglo III y 1599. Que hubo tiempo de sobra, vaya, para colocar ese epitafio, en un punto donde ya las vírgenes consagradas, por el mero hecho de serlo, pasasen a merecer ser consideradas Santas.

      El sepulcro está, teóricamente, debajo de esa vistosa pintura del cadáver de la mártir recogido por las mujeres y la glorificación de su alma en el cielo. Pero no tengo esa foto en concreto todavía.

  6. Ana Maria ya tuvimos oportunidad (creo que fue en un articulo de “Martiryum”),de poder debatir sobre si era o no martirio segun que tipo de muerte.
    Y como en aquella ocasion me reafirmo tras leer la passio que como murio Santa Mesalina es sufrir un martirio puro y duro,no se a que vienen tantas dudas por parte de la gente de la epoca,en fin…
    Y menos mal que se van dando a conocer en este blog santos y santas que solo son venerados a nivel local,pues todos son importantes tengan mayor o menor historia tras de ellos y a mi personalmente me fascina poder ir conociendo nuevo santo tras santo.
    Gracias por el articulo. 😉

    • Yo soy de la opinión de que todos los santos son locales, o de culto local, hasta que se vuelven famosos y su culto se extiende más allá. A veces esto ocurre, a veces no, y a veces esto fracasa y retrocede, o no va más allá. Pero lo que digo siempre: no hay Santos de primera o de segunda fila, hay Santos que se han hecho famosos y Santos que han seguido donde se quedaron: a nivel local. Hablando de mártires antiguos siempre, por supuesto.

  7. Primera vez que escucho sobre esta Santa pero tiene un nombre muy bonito, no se porque el hecho de no haber sido enviada a ejecutar tal cual sea duda para pensar si fue o no mártir creo que como bien expones ya el hecho de hacer una obra de caridad con su maestro y declararse cristiana pudiendo no hacerlo es prueba para verificar su martirio, gracias Ana.

    • Pues qué curioso leerte que el nombre te parece bonito, porque “Mesalina” siempre ha tenido connotaciones negativas por la emperatriz romana que llevó este nomen; quizá nuestra Santa contribuya a limpiarlo. Musical es, desde luego, y seguro que en Foligno tampoco tiene ese sabor a corrupta y adúltera que le dio la emperatriz. A ellos les recordará a su protomártir, como no podía ser menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*