Los santos y el oso (IV)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Mosaico paleocristiano de San Urso de Rávena. Basílica de San Apolinar in Classe, Rávena (Italia).

Mosaico paleocristiano de San Urso de Rávena. Basílica de San Apolinar in Classe, Rávena (Italia).

Santos de nombre Urso (“oso”)

San Urso de Rávena
San Urso, obispo de Classe, transfirió definitivamente la sede episcopal a Rávena en torno al año 402, cuando el emperador Honorio, por razones de seguridad estratégica, puso en aquella ciudad la capital del Imperio en Occidente. En el elenco episcopal de la Iglesia de Rávena el nombre de Urso precede inmediatamente al de San Pedro Crisólogo, luego asumiendo la exactitud de esa fuente, el episcopado de Urso debe conocarse a inicios del siglo V. Urso edificó en Rávena la “ecclesia catholica”, es decir, la catedral, llamándose posteriormente esta en su honor como basílica Ursiana, dedicándola a la Anástasis de Nuestro Señor en el día de Pascua. Según Agnello, Urso murió después de veintiséis años de episcopado, el día 13 de abril de un año en torno al 425. Su memoria era celebrada en Rávena el día de Pascua, aniversario de la dedicación de la basílica Ursiana. Una tradición dice que Urso era de origen siciliano, factor que explicaría la difusión del culto en Rávena a los santos sicilianos desde el siglo V.

San Urso, mártir tebano
Los santos Urso (Orso) y Víctor son tenidos por las fuentes más antiguas como los únicos soldados de la Legión Tebana escapados de la masacre de Agaunum (la actual Saint-Maurice en Suiza) y como tales son recordados también en el nuevo Martirologio Romano el día 30 de septiembre. Llegados a la vecina localidad suiza de Soleure, fueron alcanzados y decapitados por odio a la fe junto con otros sesenta y seis compañeros, como así es indicado por algunas fuentes.

San Urso de Auxerre
El Martirologio Romano recuerda el 30 de julio en Auxerre, en las Galias lugdunenses (Francia), a San Urso obispo. Ese mismo día vienen también recordados otros ocho santos con el mismo nombre.

Estampa devocional italiana de San Urso de Aosta.

Estampa devocional italiana de San Urso de Aosta.

San Urso, abad
El día 27 de julio, el Martirologio Romano recuerda en Loches, junto al río Indre en el territorio de Tours, en Francia, a San Urso abad, padre de innumerables cenobitas, célebre por su extraordinario espíritu de abstinencia y por otras virtudes.

San Urso de Aosta
Las informaciones fragmentarias que tenemos de San Urso de Aosta no permiten datar con precisión su vida (entre los siglos V al VIII), pero sin embargo sí que es seguro que murió un 1 de febrero. Según las fuentes, era sacerdote y custodio de la Iglesia-cementerio de San Pedro. Este tipo de iglesias eran unos lugares solitarios y el custodio era una suerte de eremita a la que la gente se dirigía buscando dirección espiritual. El culto a San Urso está extendido en todo el noroccidente de Italia, es invocado contra las inundaciones y enfermedades de los animales. La milenaria fiesta de San Urso se celebra en Aosta la vigilia de su conmemoración.

Beato Urso de Narni
En la Abadía de San Casiano de Narni, durante los trabajos de restauración, fueron encontradas dos inscripciones en mármol que ilustraban la historia de la abadía y de la ciudad. Una de las dos inscripciones une el nombre de Crescencio de Teodorada al del beato Urso y la segunda cuenta el descubrimiento de su cuerpo acaecido el día 5 de abril del año 1100. El beato Urso es probablemente el fundador o primer abad de San Casiano.

San Urso de Troyes
Predecesor de San Lupo, séptimo obispo de Troyes, fue nombrado obispo en el año 426. No se conoce ninguna otra noticia de este santo obispo, recordado en los antiguos martirologios el día 25 de julio.

Lienzo barroco de San Urso de Fano, obispo.

Lienzo barroco de San Urso de Fano, obispo.

San Urso de Fano
Se dice que en el año 1113, durante los trabajos de reconstrucción de la catedral de Fano, que había sido destruida por un incendio dos años antes, se encontraron las reliquias de los Santos Fortunato, Eusebio y Urso, que habían sido obispos de Fano y de cuyas tumbas se habían perdido todo rastro. Urso sucedió al obispo San Fortunato en el año 620, habiendo sido llamado por el clero de la ciudad debido a la fama que había adquirido como ermitaño que predicaba el Evangelio. El obispo trabajó bastante para elevar el nivel del pueblo, desvastado por las miserias de la guerra y murió, según algunos, alrededor del año 625, mientras que otros defienden que fue en el 639.

Cuenta una leyenda que en el día de la festividad del santo, un campesino estaba arando con sus bueyes en el campo. Un viandante, viéndolo trabajar en día de fiesta, lo reprendió recordándole que era la festividad de San Urso. Este le respondió que si el santo era un oso (“orso” en italiano), él era un perro, y continuó arando. De improviso, delante de los bueyes se abrió un agujero que se tragó al blasfemo, al arado y a los animales. La “Bibliotheca sanctorum” dice que en Fano, la calle dedicada al santo obispo es denominada ahora “Fossa di Sant’Orso”.

Beato Urso Badoer
Fue Dux de Venecia en el año 910 sucediendo a Pedro Tribuno. Fue un hombre que buscó la paz en sus contactos de la República Veneciana con las otras potencias marítimas del Mediterraneo. Después de veinte años de haber sido elegido Dux, renunció a este cargo para retirarse al monasterio de los santos Félix y Fortunado en Ammina. El título de beato se le dio por primera vez en el año 1593, fijándose su conmemoración litúrgica el día 24 de noviembre. Del beato tenemos una pintura en el Palacio ducal, obra de Domenico Tintoretto. Un segundo cuadro se encuentra en la iglesia de la Madonna dell’Orto y una estatua en la basílica de la Salud, obra de Cavrioli (1670).

Relieve escultórico de San Urso en la catedral de Nápoles, Italia.

Relieve escultórico de San Urso en la catedral de Nápoles, Italia.

San Urso de Nápoles
Sobre este santo obispo de Nápoles tenemos muy poca información. En un documento fechado en el año 1446, se hace referencia a un fresco del siglo V encontrado en la iglesia de San Efebo, que representa la deposición del obispo Urso, después de haberse descubierto su sepultura y sus reliquias. Algunas fuentes dicen que fue el sucesor de San Severo, entre el 409-410. En la catedral napolitana hay un medio busto de este santo obispo.

San Ursio (Urso) caballero
Ursio nació en el seno de una noble familia franca. Mientras aún era un bebé de pañales, un adivino predijo a su madre que iba a matar a su padre. Siendo muy joven fue enviado a la corte de Carlomagno a fin de ser educado en las artes de la caballería. Durante este período, Urso demostró tal valor, que fue elevado al rango de ser uno de los doce condes palaciegos de Carlomagno. El único sufrimiento que Urso tenía era que cada vez que regresaba a su casa, se encontraba a su madre llorando al recordar la profecía del adivino. En una ocasión, preguntándole por la razón de dicho llanto, tuvo conocimiento de que su destino lo convertiría en parricida. Entonces, para evitar que la profecía se cumpliese, junto con un compañero llamado Cliento, decidió abandonar Francia. Llegó a Dalmacia y se enfrentó al ejército del rey pagano logrando ganarles, lo que le atrajo la atención de la hija del rey, impresionada por tanto valor y por tanta fe. El rey, a petición de su hija, invitó a Urso y a Cliento, los cuales le demostraron la fuerza de su religión y de su valor como caballeros hasta tal punto que el rey de Dalmacia decidió convertirse al cristianismo junto con su pueblo, concediéndole al mismo tiempo la mano de su hija para que contrajesen matrimonio. A la muerte del rey, se convirtió en el nuevo rey de Dalmacia.

El padre del rey Urso, a pesar de ser consciente de la profecía, teniendo conocimiento de lo ocurrido a su hijo fue a verlo a Dalmacia. Llegado allí fue acogido por su nuera mientras el rey estaba de cacería, siendo invitado a descansar junto a ella y a su hijo. Un camarero de Urso, en el cual se dice que habitaba el mismísimo diablo, dijo a Urso que mientras él estaba de caza, un hombre estaba acostado con su esposa. Urso se precipitó a la habitación y viendo a su esposa acostada con otro hombre, se enfureció y mató a su padre, su hijo y su mujer.

Fresco de San Ursio en la iglesia de San Dionisio de Santorso, Italia.

Fresco de San Ursio en la iglesia de San Dionisio de Santorso, Italia.

Al darse cuenta de lo que había hecho, se arrepintió inmediatamente de lo acontecido y decidió ir a Roma para solicitarle al Papa Adriano I expiar su pecado. El pontífice impuso a Urso que, vestido de peregrino, con la cabeza gacha y sin preguntar a nadie donde estaba, fuera a visitar la iglesia de Santa María en el Monte Summano. Urso salió a hacer su peregrinación penitencial sin hablar absolutamente con nadie: visitó Jerusalén y Santiago de Compostela y el 3 de mayo, después de estar peregrinando durante doce años, llegó al Monte Summano. En las cercanías del monte escuchó a unos pastores que decían: “Rápido, vayámonos con nuestros rebaños a casa porque tendremos que ordeñarlas y sobre el monte Summa hay una gran niebla y, como es costumbre, lloverá”.

Entonces se dio cuenta de que había llegado al final de su viaje penitencial. Se encaminó hacia el castillo del lugar llamado Salzena. En el camino encontró a una sirvienta de nombre Oralda a la que le pidió agua, pero no obteniendo respuesta, murió. En ese momento, las campanas comenzaron a sonar por si solas y la gente del lugar, al acudir, se encontraron al peregrino con el bastón en floración, signo de su santidad, por lo que le erigieron una iglesia. Llegando la noticia al emperador Carlomagno, fue a Sant’Orso a fin de recoger el cuerpo del santo caballero, pero no pudiendo moverlo de aquel lugar, se marchó a Francia sólo con el brazo y con el bastón florecido. La fiesta de San Urso se celebra el día 3 de mayo.

En Vejano (Viterbo) se cuenta esta historia: un mendicante que pasaba por el santuario de San Urso intentó robar el anillo del dedo del santo y al hacerlo, se desgarró el brazo, que se llevó consigo en su peregrinación. Habiendo llegado a Vejano, en una localidad llamada Sant’Urso, intentó descansar, pero donde quiera que se movía, estaba lloviendo. Entonces, trató de dejar el brazo y se dió cuenta de que llovía justamente donde estaba el brazo. Teniendo conocimiento de este hecho los habitantes de aquel lugar, decidieron construir una iglesia, obviamente con el nombre del santo, a fin de custodiar el brazo. Este brazo fue robado, pero se ha construido un relicario que en su interior conserva un hueso pequeño del brazo anterior. Las dos poblaciones: Vejano (Viterbo) y Sant’Urso (Vicenza) veneran a San Ursio (Urso) como su patrono.

San Urso, niño mártir de las catacumbas. Basílica de San Alfonso de Ligorio, Pagani (Italia).

San Urso, niño mártir de las catacumbas. Basílica de San Alfonso de Ligorio, Pagani (Italia).

San Urso, mártir romano
Se trata de un mártir de las catacumbas, o sea, “un cuerpo santo”. San Urso es un niño venerado en el Santuario de San Alfonso María de Ligorio en Pagani (Salerno).

Un segundo san Urso, con Quirino y Valerio, es venerado en la iglesia de San Salvatore in Lauro en Roma.

Un tercer San Urso, proveniente de las catacumbas de Priscila, está en la Basilica de San Paolo Maggiore en Bologna.

Damiano Grenci

Bibliografía y sitios:
* AA. VV. – Biblioteca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi) – Voll. 1-12 e I-II-III appendice – Ed. Città Nuova
* C.E.I. – Martirologio Romano – Librería Editrice Vaticana – 2007 – pp. 1142
* Grenci Damiano Marco – Archivo privado iconográfico y hagiográfico: 1977 – 2014
* Musolino, Niero e Tramontin – Santi e Beati veneziani – Ed. Studium Cattolico Veneziano, 1963
* Pisani Paolo – Santi, Beati e Venerabili nella provincia di Grosseto – Edizioni Cantagalli
* Sartori Enio – Alla soglia dell’alba. Il Summano e la leggenda di Sant’Orso tra mito e storia – Ed. Signumpadova, 2000
* Sito comune.vejano.vt.it
* Sito imagessaintes.canalblog.com
* Sito scuole.provincia.terni.it
* Sito terredellupo.it
* Sito treccani.it
* Sito wikipedia.org

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

15 pensamientos en “Los santos y el oso (IV)

  1. Muchas gracias, Damiano, por estos cuatro interesantes y curiosos artículos sobre los santos y los osos, en los que está claro se mezclan las leyendas con la historia. Aun así, creo en la importancia de estos temas, como se demostró también cuando escribiste sobre los santos y los ciervos.
    Los animales son criaturas de Dios, parte vital de la naturaleza y su relación con los hombres seguro que afecta también a la santidad de estos últimos.

  2. El Papa Francisco ha decidido proclamar como Doctor de la Iglesia a San Gregorio de Narek, hieromonje armenio del siglo X.

    • Toño, conocía a este santo como Doctor de los Armenios. Qué gustome da que ahora la Iglesia Católica reconozca como tal a este santo de la Iglesia Armenia. Es un gesto que nos une más con ella, ojalá y puedas hacer un trabajo sobre este santo con el estilo que sabes darle.
      Saludos.

  3. Gracias por este estupendo trabajo recopilatorio, Damiano, pero para mi gusto le ha faltado a esta última parte hablar de las Santas llamadas Ursa (“osa”), que además conoces segurísimo.

    Tenemos, que yo conozca al menos, dos mártires de las catacumbas llamadas Ursa, una en Pieve Vergonte (Italia): https://flic.kr/p/7iU5og

    y otra en Waldsassen, Alemania: https://flic.kr/p/ixhcBi

    además de, cómo no, Santa Úrsula de Colonia y todas las Santas y Beatas de nombre Úrsula, porque no debemos olvidar que Úrsula es el diminutivo de Ursa y significa lo mismo, vamos, “pequeña osa”, “osita”.

  4. Gracias Damiano por este trabajo tan interesante.
    Tengo una duda gramatica: ¿Es Ravena o Rávena? Este asunto me trae en jaque desde hace un tiempecillo.
    No sabía que ubiese otro Dux de Venecia en los altares aparte de san Pedro Orseolo. Voy a revisar en mis archivos al beato Urso Bandoer.
    La forma como refieres la historia de San Ursio caballero, no deja de tener un parecido con san Julián el Hospitalario, y de hecho, la cuentas de una manera muy tradicional, siento como que le hace falta un poco de crítica.
    Saludos.

  5. Muy buena recopilación de los santos Ursos.
    Me gustaría conocer más a fondo a San Urso Abad y San Urso de Fano. Imagino que se conocerán mas aspectos de sus vidas, así como se podrán sus reliquias.
    Me llama mucho la atención estas urna de San Urso de Pagani. En la catedral de Palma de Mallorca un cuerpo santo muy parecido a este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*