San Barlaam, obispo de Suzdal y Tarussky

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo ruso del santo.

Icono ortodoxo ruso del santo.

En los elencos antiguos de los santos rusos presentes en algunos manuscritos de los siglos XVII-XXIII, se menciona la memoria de un San Barlaam, discípulo de San Esteban Mahrischsky, del que escribimos hace poco, que también fue egumeno del monasterio de Machrisca, pero la cronología de los egumenos del monasterio Troickij-Machriscskij sólo menciona a dos con este mismo nombre, que sin embargo no podían ser discípulos de San Esteban, ya que uno es mencionado en el 1517, mientras que el segundo fue egumeno desde el 1557 al 1570. En general, los historiadores de la hagiografía rusa identifican con este último al santo mencionado en los calendarios eclesiásticos del cual escribimos en el día de hoy.

Barlaam nació a principios del siglo XVI, en el bautismo se le impuso el nombre de Basilio y de sus padres hay muy poca información, aunque la piedad y la fe fueron el distintivo de esta familia. Su bisabuelo, el hieromonje Serapión, fue uno de los primeros monjes del monasterio de la Trinidad de Machrisca, cuando en aquel momento el abad era San Esteban y siendo ya muy anciano, Serapión contó a su biznieto algunas historias sobre las vidas de San Esteban y de San Sergio de Radonezh. Estas historias del bisabuelo encontraron en el corazón del niño los cimientos en los cuales se afianzaron su amor hacia la vida monástica. Parece ser que en este monasterio de Machrisca fue donde Barlaam inició su vida monástica una vez que se retiró del mundo, mostrando desde un principio una auténtica vocación por el ayuno y la oración, por no poseer absolutamente nada y, sobre todo, destacando por su gran humildad.

En este monasterio pronunció los votos monásticos y se ordenó de sacerdote, siendo elegido egumeno en el año 1557 cuando en el monasterio había más de sesenta monjes y estaba muy carente de fondos económicos, ya que a finales del siglo anterior había sido destruido por un incendio y la reconstrucción dejó a la comunidad sin gran parte de sus bienes. Pero su fe firme en Dios y la intercesión de su antecesor San Esteban hicieron que, con celoso cuidado, hiciera habitable de nuevo el monasterio.

Multiplicación de los panes.

Multiplicación de los panes.

A este se acercó en varias ocasiones en Zar Iván el Terrible, el cual en el año 1557 donó doscientos rublos para la reconstrucción de la iglesia de la Trinidad. Cuando se iniciaron los trabajos de excavación de los cimientos fueron descubiertos los restos incorruptos de San Esteban Mahrischsky, los cuales desprendían una agradable fragancia. El santo le comunicó la noticia al metropolita San Macario de Moscú, bendijo el cinturón de cuero que llevaba puesto el cadáver de San Esteban, le puso una cruz de plata y colocó los restos en un lugar de honor.

Deseoso de honrar a San Esteban, Barlaam fue el primer egumeno que recogió información sobre la vida del santo, tomando los apuntes que sobre el mismo había escrito su bisabuelo Serapión, que lo había conocido personalmente, como recordábamos en el artículo dedicado a este Santo. Esta información recogida se la hizo llegar a Iván el Terrible y a San Macario. Él transcribió los milagros originados sobre la tumba del santo, de los cuales tenía pleno conocimiento, y sobre la base de estas anotaciones de San Barlaam, Joasaf, el egumeno del monasterio Danilov, redactó la “Vita” de San Esteban Mahrischsky.

En el año 1558 se terminó de edificar la iglesia de la Trinidad, la cual quedó dotada de ornamentos y objetos litúrgicos regalados por el zar y por la zarina Anastasia. Posteriormente, construyó celdas para los monjes y una hospedería para los peregrinos. En la fiesta de San Esteban acudían al monasterio miles de peregrinos y en más de una ocasión tuvo problemas para alimentarlos. En esas ocasiones, acudía a la tumba de San Esteban, celebraba sobre ella la Divina Liturgia y después, con sólo unos panes y algo de vino, ordenaba repartir pan y vino entre los fieles, los cuales quedaban saciados. Él entonces repetía lo dicho por el salmista: “El Señor escuchará la oración de los que le temen y los salvará”. Se volvía a repetir la multiplicación de los panes y los peces de la que nos hablan los evangelios.

Presentando la “Vita” de santa Eufrosina de Suzdal al zar Iván el Terrible.

Presentando la “Vita” de santa Eufrosina de Suzdal al zar Iván el Terrible.

En la reconstrucción del monasterio echó tres años, y en el 1560, el zar y el metropolita de Moscú le ordenaron poner de nuevo en marcha la vida monástica en el monasterio Avnezhsky, que había sido fundado por San Esteban en las tierras de Vologda; diligentemente se dedicó a esta tarea en este monasterio, que había sido devastado por los tártaros, reconstruyendo la iglesia de la Anunciación, el refectorio y las celdas de los monjes. Su buen hacer y su vida ascética le granjearon el continuo favor del Zar Iván el Terrible.

En el año 1570 fue consagrado como obispo de Suzdal, y como tal es recordado en diversas fuentes documentales. Allí conoció la vida de Santa Eufrosina de Suzdal, convirtiéndose en un gran admirador de la santa, siendo testigo de los numerosos milagros que se originaban en su tumba. Encontró una “Vita” escrita sobre la santa, la cual publicó por los monasterios de los alrededores y se la enseñó al Zar Iván y al metropolita Antonio, sucesor de San Macario de Moscú. Gracias a los esfuerzos de San Barlaan, Santa Eufrosina fue canonizada a finales del siglo XVI.

En el 1571, junto con otros obispos, tomó parte en el juramento de fidelidad al zar. Su nombre está presente en las Actas de varios sínodos: en el 1572, en el sínodo que autorizaba la cuarta boda del Zar Iván IV; en el 1578, sínodo en el que se estableció la fiesta litúrgica de San José de Volokolamsk; y en los sínodos de los años 1580 y 1584, que regulaban la solución de los problemas ocasionados en la situación financiera de la Iglesia por las posesiones monásticas. También en el 1572 asistió a la entronización del metropolita Antonio.

En el 1577 hizo construir junto a la residencia episcopal, dentro del Kremlin de la ciudad, la iglesia de la Presentación de la Madre de Dios en el Templo. En el 1578 recibió una carta del zar en la que le donaba varias posesiones y, después de quince años gobernando su diócesis, murió el 21 de agosto del año 1585, siendo sepultado en el monasterio de Machrisca, donde pasó los últimos días de su vida. Según el archimandrita Leónidas Kavelin, su tumba se encontraba junto a la pared noreste de la iglesia de verano del monasterio. Sobre su tumba se escribió el siguiente epitafio: “Aquí descansa el cuerpo de Barlaan, pero su espíritu vive con Dios en el cielo. Fue un servidor fiel y vive en el gozo de su Señor”. Sobre su tumba siempre se han obrado numerosos milagros, por lo que en muchos manuscritos antiguos se le nombra como “hacedor de milagros” (taumaturgo).

Tumba del santo del siglo XVII.

Tumba del santo del siglo XVII.

En el año 1670, con la contribución del zar Alexei Mikhailovich, la tumba de San Barlaan fue acondicionada. En la iglesia de la Trinidad no existía un icono del santo, pero sí uno de la Madre de Dios de Tikhvin que él llevó al monasterio Machrisca cuando regresó de Suzdal. Este icono está asociado a multitud de curaciones; así, según cuenta la tradición, de manera milagrosa a mediados del siglo XIX, las oraciones de los fieles ante él consiguieron detener la propagación de una epidemia de cólera que se había llevado por delante muchas vidas.

En el año 1923, durante la revolución bolchevique, el monasterio fue cerrado y los templos destruidos. En el 1993 se inició la reconstrucción del mismo y, en las excavaciones hechas en el lugar donde estaban los escombros de la iglesia de la Trinidad, en el año 1998 fueron descubiertas las reliquias del santo, las cuales estaban dentro de un sarcófago de piedra blanca del siglo XVII, que había quedado intacto debajo de los escombros. También se encontró el icono de la Madre de Dios de Tikhvin.

Actual tumba del santo.

Actual tumba del santo.

En los calendarios eclesiásticos y en los repertorios hagiográficos es recordado como santo, aunque nunca tuvo un verdadero y propio culto litúrgico, hasta que el 27 de julio del año 2000 fue glorificado como un santo local de la diócesis de Vladimir. Se hace memoria suya el día 19 de noviembre, aunque también es recordado el 21 de agosto y el 23 de junio. En los actuales menologios del Patriarcado de Moscú, su nombre sólo aparece en la lista de los santos rusos venerados en el segundo domingo después de Pentecostés. Sus reliquias se encuentran en la iglesia de la Trinidad del monasterio de San Esteban en Machrisca. En la sacristía de la Troinsky-Sergei Lavra se conserva su cruz pectoral de madera.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Markelov, G.V., “Santos de la antigua Rusia”, San Petersburgo, 1998.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum orientalium, tomo I”, Città Nuova Editrice, Roma, 1998.

Enlace consultado (31/12/2014):
– www.stefmon.ru

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

19 pensamientos en “San Barlaam, obispo de Suzdal y Tarussky

  1. Felicidades por este articulo sobre un santo cristiano ortodoxo, de la cual admiro a varios suerte que vivio durante el reinado fe Zar Ivan el Terrible, hablando de ortodoxos he visto por ahí que hay mas santos rusos, la Iglesia Católica permite el culto a santos ortodoxos? Y si lo permite seria como si se tratase de un Siervo de Dios o un Venerable? Porque en algunas páginas católicas vi la biografía de San Sergio o hasta de el patriarca San Hermógenes, pero algunos opinan que no, que solo los santos católicos se deben venerar, y conste que vi santos ortodoxos dentro del santoral, ya veo que no han perdido la comunión apostólica, y sus sacramentos son válidos, el tema espinoso es el de el culto a estos santos, a los después del cisma de Oriente, y me inquieta saber, además catholic. net (asi se llama la página) ha publicado la biografía de estos dos que menciono, pero el tema es el mismo, se pueden venerar?

    • René,
      La iglesia de Cristo no es solo la Iglesia Católica, sino el conjunto de todas las iglesias cristianas y todas ellas son santas porque el fundador es Santo y porque todas ellas han dado y dan abundantes frutos de santidad. Que oficialmente unas veneren o no a los santos de las otras es realmente secundario. Fijate en las palabras del Papa Francisco quién refiriéndose a los mártires ortodoxos actuales habla de “nuestros mártires”.
      Yo, a nivel particular venero por igual a un santo católico que a un santo ortodoxo, porque ambos son modelos de vida, ambos han vivido el mensaje de Cristo y ambos gozan de su presencia. No hago distinciones y quienes las hagan, peor para él.

      Ninguna Iglesia Ortodoxa, ni siquiera las monofisitas o las nectorianas, han perdido la sucesión apostólica por lo que sus sacramentos son considerados válidos. Eso no quiere decir que no haya algún trasnochado que lo niegue y que se mantenga en posiciones que, además de ser medievales y retrógradas, no están en consonancia con los nuevos aires que nos trajo el Concilio Vaticano II.

      Y te diré aun más: la santidad no es exclusiva del cristianismo. ¿Quién puede negar que haya auténticos santos en otras religiones como el Islán, el Judaismo, el Budismo o cualquier otra? Quién es consecuente con su conciencia, quién hace el bien y venera a Dios (que por cierto solo hay UNO), es santo, sea de la religión que sea. Si alguien se escandaliza al leer esto, peor para él.

  2. Gracias, Antonio. Me encantaría que en el blog se escribiera también sobre Santa Eufrosina de Suzdal, mencionada en el artículo, para así completar un poco más nuestro elenco de santas puramente ortodoxas y no necesariamente mártires, que es un tanto escaso.

    Contestando un poco a René aunque lo mejor es que le respondas tú, tengo entendido que la Iglesia Católica no venera, naturalmente, santos ortodoxos, pero tanto como prohibirlo… la prueba es que todos los Santos anteriores al cisma son compartidos y también algunos posteriores y claramente ortodoxos o católicos que son recíprocamente venerados por ambas Iglesias, caso de San Esteban de Hungría y San Sergio de Radonezh, si recuerdo bien. Al menos este último era muy admirado del papa Juan Pablo II.

    Los Santos ortodoxos son Santos, ni Siervos de Dios ni Beatos ni Venerables. Ellos no pasan por los estadios que imponemos nosotros a nuestros Santos. Cuando a uno se le reconoce su santidad, es canonizado automáticamente. Y la razón de que escribamos sobre ellos aquí también es porque somos un blog ecuménico. También se ha escrito sobre protestantes, coptos y figuras santas de otras Iglesias cristianas, de hecho. El Espíritu Santo sopla donde quiere, y no donde nosotros pensamos que debe soplar, gracias a Dios.

    • El problema es que lo que me refiero es de si se puede venerar, o que dice la Iglesia Católica sobre reconocer la santidad de otras iglesias cristianas, y si, debemos ser ecuménicos con nuestros hermanos cristianos y no cristianos, aunque todavía la mentalidad de supremacía de una sobre de otra todavía es evidente, no faltará algún lefevbrista o sedevacantista que opine lo contrario (aunque si ellos consideran a las demas religiones cismáticas, pues por separarse de la unidad también incurren en cisma, por mas que se digan obedientes al papa) si muestro un caso es que precisamente ayer discutía con uno de ellos y me resalta me parece una frase de Pío IX: si alguna vez viniera un papa que predicase algo contrario a la fe,no lo sigan (y es el papa que proclamó la infabilidad papal) pero se callaría cuando comenté eso, bueno es cierto pero supongamos que el dogma de la infabilidad papal está fuera de nuestra doctrina católica y cuando me tachaba de desobediente a la Iglesia le contesté que precisamente por obediencia a la Iglesia no estoy de acuerdo con ello y que defiendo al Concilio Vaticano II, por mas que me ponía que los argumentos de siempre, este es un papa hereje, el concilio es inválido, se estan infiltrando en la Iglesia, bla bla bla, me alejé del tema, pero es que bueno estas actitudes difucultan el ecumenismo y precisamente el problema es el reconocer la santidad en otras iglesias, San Serafín de Sarov, y otros santos ortodoxos, la cual quisiera saber si son reconocidos como tales por la Iglesia Católica Romana

      • Sobre tu duda exacta insisto en que es mejor que te responda Antonio. A mí se me puede tachar de simplista, pero lo cierto es que todas esas cuestiones no me parecen sino gaitas. Jesús dijo: “Amaos los unos a los otros como yo os he amado” (Jn 13, 34) y “Padre, que todos sean uno, como yo estoy en Ti y Tú en mí” (Jn 17, 21), y todo lo que no sea hacer esto y trabajar por esto, es perder el tiempo y contrariar al Maestro. Nada más.

        Los santos ortodoxos no son reconocidos por la Iglesia Católica ni los católicos por la Iglesia ortodoxa, ningún santo es reconocido por los protestantes, aunque ellos honran la memoria de sus mártires, y a los coptos no los reconoce casi nadie, aunque todos compartimos los mismos Santos antes del cisma; y entretanto nos seguimos pegando por los ritos, las Iglesias y la jerarquía y quién es Papa de quién y quién es el patriarca de cuál. ¿Y qué? Sigamos así y veremos adonde vamos: a ningún lado.

        • Lo se Ana, y se que muchas veces contrariamos al maestro, y seguimos con la misma mentalidad de “todo aquel que no esté conmigo está contra mi”, y es que nos apegamos a las tradiciones liturgicas, en cuanto a dogma y mentalidad, que al evangelio, y sobre reconocer santos de otras confesiones me puso en duda sobre lo de San Sergio, por eso la pregunta, y en cuanto lo que le dije a este que me atacaba con sus comentarios no es mas que quería ver como se contradecía a si mismo con sus opiniones, prefiero ver a Papas o patriarcas que luchen por la unidad plena de la Iglesia que a pontífices o patriarcas, obispos, etc. Como uno que no quiero ni hablar y desgraciadamente es venerado como beato, y apoyó a la Ustacha, (que martirizó a miles de ortodoxos), con esa mentalidad retógrata y ridícula, en cuanto a santos es que yo si considero a los santos ortodoxos como tales, a pesar de yo ser católico romano

          • Yo no se mucho del tema, lo que si puedo decirte que anteriormente después del cisma la iglesia si tenia una posición algo difícil de entender acerca de las devociones y santos ortodoxos, al grado que yo eh leído actas inquisitoriales pertenecientes a México que es de donde soy donde la inquisición le quito a personas y quemó iconos ortodoxos que estos tenían aun tratándose de santos venerados por ambas iglesias como el caso de iconos de San Basilio Magno y según la inquisición en aquella época es porque el venerar santos o iconos ortodoxos se consideraba como “una forma de apoyar el cisma”, pero eso era antes, actualmente ambas iglesias han tenido un fuerte acercamiento y para ser sincero ambas comparten muchas creencias importantes y creo que yo que aunque la iglesia católica no venere abiertamente santos ortodoxos ni la ortodoxa santos católicos, si se pueden tener en devoción particular, vamos que si tu quieres rezarle a San Barlaam no hay ningún problema, por ejemplo yo tengo un pequeño icono de Santa Matrona de Moscú, no es que le sea devoto pero la tengo con mis demás imágenes de santos católicos sin problema. Del mismo modo por una persona que su esposo es del Líbano se que en aquel lugar se presenta una situación de este tipo y es que debido al creciente culto por San Charbel, resulta que hay muchos ortodoxos que le son devotos a San Charbel a pesar de ser un santo totalmente católico, la intercesión de los santos es la misma para católicos como para ortodoxos.

          • A raíz de lo que dice André, comentar que yo también tengo en mi archivo santas ortodoxas y mártires protestantes, coptas y de muchas otras Iglesias cristianas. E incluso sé de alguna mártir de otras religiones que bien podría llamarse Santa, sin tapujos. De todas he escrito y seguiré escribiendo, salvo las no cristianas, por razones obvias, en este blog; pues para mí todas son iguales y ninguna está por encima de otra por el hecho de ser o no católica, ortodoxa, copta, protestante, o lo que sea.

  3. Con permiso de Antonio y de Ana, René Alejandro, me permito hacerte este comentario: Tanto católicos como ortodoxos, veneramos en común a los santos que había hasta el año 1054, en que sucedió al cisma de oriente. Este proceso no se dio automáticamenente ni inmediatamente, sino que se fue dando poco a poco. Por ello, hay santos posteriores a esta fecha del rito ortodoxo que compartimos los católicos. Como bien sabes, hay cristianos de rito ortodoxo que se unieron a Roma conservando su rito y disciplina, hay dos santos que ellos veneran con mucha devoción: San Sergio de Radonez y San Esteban de Perm, aunque estos santos murieron luego del gran cisma, su fe y conducta no fue contraria a la doctrina y disciplina, y dado el gran afecto que les tienen los católicos de rito griego, fueron admitidos en el canon de santos católicos, hace mucho tiempo. Puedes leer el articulo sobre san Sergio y los comentariosque se hicieron en el artículo que se le dedicó.
    Un punto espinoso y contradictorio al espíritu del Evangelio es que ortodoxos y católicos, compartiendo la misma escritura, los mismos sacramentos, la devoción a la Madre de Dios, los Ángles y los Santos, nos mantengamos en división. Ese es un escándalo y un tremendo pecado para la Iglesia que Cristo fundó, sin embargo, una prohibición tácita sobre la venración hacia santos ortodoxos por parte de la jerarquía católica no existe, no que yo sepa, salvo que Toño, que tiene mejor conocimiento me corrija.
    Termino haciendote esta noticia: Ana ya lo comentó, pero le faltó el punto medular: san Esteban rey de Hungría fue canonizado por los ortodoxos finalizando el siglo XX o casi después, no tengo la fecha exacta. Este es un motivo esperanzador. Y perdóname por no tener el dato excto, pero en una visita que hizo San Juan Pablo II a una región mayoritariamente ortodoxa, invocó a un santo de esa religión, agradando este detalle a los hermanos ortodoxos. Este es mi testimonio que comparto para decirte que aunque no sea propuesta la veneración de los santos ortodoxos, tampoco está vedado hacerlo.
    Saludos.

    • Yo estoy completamente de acuerdo contigo y creo que has aclarado bastante las cosas.
      Sobre la canonización de San Esteban de Hungría por parte de la Iglesia Ortodoxa ya escribimos en este blog. No recuerdo bien la fecha pero fue en la década de los noventas del siglo pasado. Y ha habido otros casos más.

  4. Antonio ha sido un articulo muy interesante, sobre todo porque es curioso ver como un santo y alguien nada santo “Iván el terrible” se conocieron y convivieron. Pero por esto mismo me entro una gran duda en la tercera imagen del articulo donde San Barlaam le entrega la vida de Santa Eufrosina a Iván el terrible, este se ve aureolado… dime ¿acaso la iglesia ortodoxa veneró o venera a Iván como santo?.

    • Metiendo la cuchara que yo he leido si existe ub movimiento a favor de su canonización, sin embargo la Iglesia Ortodoxa rusa está en contra de aquello y estoy de acuerdo, nada mas leer la vida del santo metropolita Felipe de Moscú, me estremeció, y con lo de mi duda es que sinceramente gracias por responderme pero es que me hizo dudar la posición de alguno que otro que esté en contra, de hecho soy católico y le tengo devoción a los mártires de Jasenovac, asesinados por la Ustacha croata, y sorprendentemente soy católico, es que yo se que somos cristianos pero me duele leer que estamos divididos

      • René,
        Es que los ustacha croatas hicieron auténticas barbaridades con los serbios, aunque bien es verdad que muchos de estos tampoco se quedaron mancos.
        La iglesia Serbia no solo venera a los mártires de Jasenovac, sino que también a los de Zitomislic, Previlovci, Medjanskih, Surdulica, Pridvorickih, etc., los más célebres o conocidos ya sabes que son San Dositeo de Zagreb y San Moncilio.
        Y de los “amiguitos” de los ustacha, mejor que no me pidas mi opinión.

        • Tamppco la mia, pues uno de esos amiguitos es venerado como beato, y sobre lo que preguntaba es que yo venero a estos martires en lo personal, bueno si algun dia usted quiere escribir de ellos lo leería con gusto, lo que me refiero es que si la iglesia catolica reconoce la santidad en la ortodoxa a pesar de que logicamente por estar divididos no los veneren

          • René,
            La Iglesia Católica, aunque no lo haga de manera oficial, si que reconoce la santidad en las demás Iglesias cristianas y en estos momentos, el Santo Padre Francisco lo hace incluso de manera explícita. Yo, desde luego si que los venero.
            Si lees todos los artículos del blog comprobarás que entre nuestros amigos Mitrut y Dragoljub y yo hemos publicado muchos artículos sobre santos ortodoxos y, si Dios quiere, lo seguiremos haciendo, incluidos los de la Iglesia Serbia. Quiero hablar pronto sobre San Dositeo de Zagreb.

  5. Me he perdido de un debate bueno.

    Yo sigo la corriente de Ana María y de Antonio. Todas las demás cuestiones son hasta cierto punto de mesa de octava, ni me dejo lavar el coco por conservadores ni liberales. Y confirmo que la Iglesia es una sola solo que resentidas unas con otras, que sus santos son santos como los puede haber en otras confesiones no cristianas y que sus ministros son tan ministros como los nuestros. Lo más importante sería que fueran santos ministros y que vivan conforme a lo que predican.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*