San Conrado Confalonieri de Piacenza, fraile franciscano

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo del Santo, obra de Giovanni Lanfranco. Museo de Bellas Artes de Lyon, Francia.

Lienzo del Santo, obra de Giovanni Lanfranco. Museo de Bellas Artes de Lyon, Francia.

San Conrado Confalonieri de Piacenza es el santo patrono de Noto, ciudad italiana de Sicilia. Aunque algunos historiadores afirman que nació en el año 1284, lo más probable es que naciera seis años más tarde, en el 1290 en la localidad de Calendasco, en la provincia de Piacenza. Descendía de la noble familia de los Confalonieri, que aunque vivían en Piacenza tenían muchas posesiones en otros lugares de la península italiana por su secular fidelidad a la Iglesia. De su infancia y juventud no se sabe prácticamente nada.

La zona de Calendasco era una zona boscosa, donde abundaba la alta maleza, que servía de cobijo a numerosas especies animales, por lo que era utilizada por su familia como una zona de caza. Un día, Conrado se encontraba de cacería acompañado de unos amigos y familiares, y como la caza no les era propicia, ordenó que prendieran fuego a la maleza, a fin de ahuyentar a los animales y ponerlos a tiro, pero, levantándose un fuerte viento, el fuego arrasó todo aquello que iba encontrando a su paso, tanto bosques como casas rústicas y cabañas. Asustado e impotente, salió corriendo hacia su casa, decidido a no contar la realidad de lo que él había provocado.

En cuanto la noticia se propagó por la ciudad, se culpabilizó al clan de los güelfos (a la que pertenecía Conrado) diciendo que lo que pretendían era desestabilizar a los gibelinos, quienes reclamaron ser resarcidos por los daños causados. Se buscó a un culpable, y pronto se encontró en un inocente y pobre ciudadano a quien el gobernador de Piacenza, Galeazzo Visconti, sin prueba alguna que lo incriminara, condenó a muerte.

Habiendo llegado la noticia a los oídos de Conrado, tanto le afectó, que no podía encontrar la paz por aquello que él había provocado, y como se vio impotente como para impedir que se consumara la injusticia, se presentó voluntariamente ante el gobernador contando lo que en realidad había sucedido, mostrándose dispuesto a reparar con sus propios bienes el daño causado a los demás. Como era un noble, pudo evitar ser castigado corporalmente, pero quedó en la más absoluta pobreza.

Cuerpo incorrupto del santo. Noto (Siracusa), Italia.

Cuerpo incorrupto del santo. Noto (Siracusa), Italia.

Este hecho lo transformó profundamente. En adelante viviría pobremente, se dedicaría a la oración y la penitencia, su esposa Eufrosina ingresó en el monasterio franciscano de Santa Clara en Piacenza y él ingresó en la Tercera Orden de San Francisco, retirándose a un eremitorio cercano a Calendasco, dejándose guiar espiritualmente por un fraile llamado Arístides. Habiéndolo dejado todo, decidió marcharse de Piacenza y en el 1315 abandonó la ciudad.

Según la tradición franciscana decidió ser un eremita solitario itinerante, peregrinando durante más de veinticinco años por gran parte de la península italiana, visitando las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo en Roma, dirigiéndose finalmente en el 1343 a Val di Noto en Sicilia. Allí entabló una estrecha amistad con Guillermo Buccheri, que había sido escudero del rey de Sicilia Federico II de Aragón, y que, por diversas vicisitudes de su vida, había decidido llevar una vida similar a la de Conrado.

Bucchieri lo hospedó en una celda en un barrio aislado cercano a la iglesia del Crucifijo, en la que permaneció por espacio de unos dos años, pero viendo que a él acudían muchos fieles, solicitándole consejo, molesto por estas continuas visitas, decidió retirarse a una gruta solitaria en la zona de los Pizzoni, donde se dedicó a llevar una vida completamente ascética, similar a la de otros muchos eremitas de los cuales ya hemos escrito en este blog. Con el tiempo, los vecinos llamaron a este lugar la Gruta de San Conrado.

Urna de las reliquias (contiene el cuerpo). Noto (Siracusa), Italia.

Urna de las reliquias (contiene el cuerpo). Noto (Siracusa), Italia.

En ella murió al lado de su confesor, el 19 de febrero del año 1351, aunque fue sepultado en la iglesia de San Nicolás en Noto. La tradición nos dice que murió de rodillas, absorto en oración y con los ojos puestos en el cielo, mientras la gruta se vio envuelta en una extraña luz. Como en aquellos tiempos era normal que un obispo local elevara a los altares a una persona santa y virtuosa a la que había conocido en vida, y el propio obispo de Siracusa (de la que dependía la localidad de Noto) había asistido personalmente al milagro de la multiplicación de los panes realizado por Conrado, de inmediato inició su Causa, la cual, por diversos eventos políticos y civiles, se vio interrumpida durante gran parte del siglo XV, aunque su cuerpo fue reconocido por primera vez en el año 1485, encontrándose incorrupto – como aún continúa -, siendo puesto en una urna de plata.

Su culto fue confirmado por el Papa León X, el 12 de julio del 1515 para la diócesis de Siracusa y el 30 de octubre del 1544 en toda la isla de Sicilia. El 12 de septiembre del año 1625, el Papa Urbano VIII concedió Oficio y Misa propia a la Orden Franciscana. Algunos años antes se le había erigido una preciosa capilla en la catedral de Piacenza y otra en la localidad de Calendasco. En el año 1740 se construyó una iglesia en el eremitorio de la Gruta, iglesia que fue convertida en parroquia en el año 1923. Un siglo antes, el 19 de mayo de 1844 la iglesia de san Nicolás quedó constituida como catedral de la nueva diócesis de Noto.

Reliquia del santo venerada en su localidad natal.

Reliquia del santo venerada en su localidad natal.

A San Conrado de Piacenza se le atribuyen algunos milagros realizados en vida. Se dice que un día se encontró en Noto a un viejo amigo que estaba afectado por una hernia. Viendo lo mal que lo estaba pasando y compadecido por su amigo, oraron juntos e inmediatamente desaparecieron los dolores y los síntomas. Pero el milagro más conocido es el de los panes: durante los años 1348-1349, la isla de Sicilia se vio golpeada por una gran carestía de víveres, originada por la peste negra que impedía todo tipo de comercio con la isla. La gente acudía a Conrado, el cual repartía sin cesar “pan caliente hecho directamente por los ángeles”. Este es el milagro que presenció el obispo de Siracusa y del que hemos hecho mención anteriormente.

La fiesta de San Conrado se celebra con toda solemnidad en Noto y en Avola, ambas localidades situadas en la provincia siciliana de Siracusa. En Noto, los fieles, vestidos con camisas blancas y portando cirios, se amontonan alrededor de la urna de las reliquias del santo. En Avola, la celebración religiosa es precedida por una carrera celebrada a la luz de las antorchas y por una fingida batalla entre los asaltantes y los defensores de la ciudad, en recuerdo de una de las correrías a la que se vio sometida por parte de los turcos. San Conrado también es el patrono de su localidad de origen.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Battino, U., “San Conrado Confalonieri, el buscador de Dios”, Calandasco (Piacenza), 2005.
“Conrado Confalonieri: figura histórica, imagen y culto”, Actas de las jornadas de estudio del VII centenario de su nacimiento, Noto (Siracusa), 1992.
– VV.AA. “Bibliotheca sanctórum, tomo IV”, Città Nuova Editrice, Roma, 1987.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

12 pensamientos en “San Conrado Confalonieri de Piacenza, fraile franciscano

  1. De este Santo ya nos había dado algunas pinceladas Damiano en sus artículos sobre los Santos relacionados con el ciervo y que navegaron sobre su manto, milagros que se le atribuyen, aunque él lo llama Beato, no Santo, ¿por qué?

    Quisiera preguntar también si esta persona inocente que fue condenada en lugar del Santo pudo salvarse a tiempo con la confesión de Conrado, o fue ejecutado igualmente; porque de ser así, el tormento moral y el remordimiento que debió acompañarle el resto de su vida es algo que no le deseo ni a mi peor enemigo.

    • Ana Maria,
      Quiero responderte a las dos cuestiones. La primera de ella es que finalmente, el inocente al que iban a ejecutar como provocador del incendio, no fue ejecutado gracias a la confesión de San Conrado.
      Con respecto a si San Conrado Confalonieri de Piacenza (conocido también como San Conrado de Piacenza) es santo o beato, la Orden Franciscana lo venera como santo en base a lo siguiente: el Papa León X, el 15 de julio del 1515 ordenó recopilar todos los testimonios de curaciones realizadas por su intercesión y decidió confirmar el culto que desde el año 1425 recibía en Siracusa como “beato no canonizado”. Ese culto dado en Sicilia, fue ampliado a Piacenza en el año 1600 por el Papa Paolo III. Finalmente, el Papa Urbano VIII aprobó su culto como santo el día 12 de septiembre del año 1625

  2. Hace mucho tiempo que leí sobre este santo y lo que mas me llamó la atención, fue como por un descuido malintenionado causó tanto daño. Cuando uno se encuentra con santos que tienen defectos y pecados, como que se identifica uno más con ellos. Un santo es un humano con defectos y con pecados, semejante a nosotros, cercano por lo mismo. En estos casos es donde podemos decir: a mi qie me hace falta para ser santo?
    Por otro lado, siendo tu conocedor de la familia franciscana, necesito por favor que resulvas estas dudas: en su relicario, el santo lleva un escapulario. Los franciscanos que yo conozco no lo portan, alguna que otra vez he visto uno en mi ciudad, pero es un caso excepcional, ¿a qué se debe este detalle?
    También aclarame esto: los terciarios franciscanos, son los laicos o clérigos que se incorporan a la familia de San Francisco, creo que hoy su nombre es Orden Franciscana Seglar. Hay sin embargo algunos beatos, me viene a la mente los miembros de la congregación de Luis Amigó que son religiosos y se denominan terciarios franciscanos. ¿Cómo es esto?
    Mándame por favor la foto del relicario dentro de la iglesia, por favor.
    Muchas gracias.

    • El tema de la Tercera Orden de San Francisco es más complejo de lo que parece y me explico. Hay miembros de la Tercera Orden que son todos seglares y es lo que podríamos llamar Tercera Orden Secular, pero hay otros muchos que son religiosos y no dejan de ser Congregaciones o Institutos posteriores que han tomado la Regla de la Tercera Orden como propia pero que le han dado un cierto estado clerical en tanto en cuanto hacen los tres votos de pobreza, castidad y obediencia y viven en comunidad. Una de ellas es la Congregación del Venerable Amigó a la que tu haces referencia.

      El tema del escapulario largo hasta los pies es una cierta vestimenta añadida a lo que realmente es la vestimenta franciscana: hábito, cuerda, capucha y sandalias y que fue utilizada en algunos casos en la Edad Media.

      Ya esta mañana, por e-mail, te envié estas fotos y algunas otras con más resolución. Mira tu correo electrónico.

  3. Gracias Antonio.

    Conocí a San Conrado hace poco, y me llamaron la atención muchas cosas de sus vida, pero sobre todo que estuviera casado. En la fuente que yo consulte, decía que San Conrado llego a una especie de acuerdo “divorcio” para así ambos pudieran seguir individualmente los caminos religiosos que emprendieron.
    Por otra parte, ¿ que era un fraile itinerante?, me imagino que no tendrían un convento fijo y que iría de convento en convento, pero como no tengo claro, por eso te hago la pregunta.

    La urna que contiene sus reliquias, que por cierto están muy bien conservadas, es muy bonita. Envíamelas por favor. Gracias.

    • Un fraile itinerante era un fraile que no tenía convento fijo, o sea, que iba de un lado para otro. Eso ya no se lleva, pero hubo un tiempo en la Edad Media en que si, sobre todo en las Ordenes Terceras.
      Que yo sepa, San Conrado y su esposa no se divorciaron, no disolvieron su matrimonio, sino que ella entró en un convento y él se dedico a llevar vida ascética. Eso se da también aun hoy en día: yo conozco dos casos.
      Por e-mail te envio las fotos.

  4. Antonio ya estaba yo a medio camino del articulo resuelto a preguntarte por el milagro de la multiplicacion de panes,pero hacia final del articulo lo relatas.
    Yo habia creido entender que si habian condenado a muerte al inocente (que se habia ejecutado la sentencia) por lo provocado por San Conrado,pero por la respuesta que le das a Ana Maria veo que no fue asi,que llego a tiempo de confesar la verdad.
    Una cosa,yo el cuerpo muy incorrupto no lo veo,la cabeza es un craneo totalmente,al menos hasta donde yo percibo visualmente,las manos y los pies ya es otro cantar.

    • El cuerpo está incorrupto, no momificado. Eso no quiere decir que al cráneo no le falten algunos trozos que seguro que en tiempos pasados se los han quitado para usarlos como reliquias.
      Te envio las fotos por e-mail.

  5. A que San Conrado

    Pues a mi me extraña la idea de casarse y luego de irse a un convento al igual que la esposa. Todavía que alguno enviudase pues ahi comprendo mas la situación siempre y cuando los hijos tambien ya sean adultos y sepan valerse así mismos. Cosa que se me viene a la cabeza el caso de Santa Juana de Chantal que dejó a un niño pequeño que hasta le lloró y le hizo berrinche.

    • Esos casos de que ambos esposos se separen voluntariamente para vivir cada uno en un convento no es una rareza. En la hagiografía se encuentran muchos más casos tanto en Occidente como en Oriente. Lo que parece lógico es que lo hagan si no tienen hijos o si estos son adultos y autosuficientes. Por lo que se sabe, San Conrado no tenía hijos.

  6. Es interesante como de una gran tragedia este hombre alcanzó el cielo, San Conrado demuestra como a veces de las cosas malas Dios se vale para llevarnos por su camino, muchas gracias Antonio.

    • Como poco se puede decir que San Conrado fue imprudente cuando originó voluntariamente el incendio y que después por miedo o por lo que fuera, fue un cobarde. Lo que pasa es que no pudo soportar que fuera un inocente quién cargase con su culpa y ese fue el aldabonazo que le dio Dios para que recapacitase y cambiase radicalmente de vida. Sin ningún género de dudas, de los errores se puede aprender y rectificar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*