Beata Ana María Taigi, madre de familia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa devocional de la Beata.

Estampa devocional de la Beata.

Cuando el pasado 5 de febrero escribíamos sobre la Beata Isabel Canori Mora, algunos compañeros, haciendo comparación con la Beata Ana María Taigi, nos solicitaban escribiésemos sobre ella. Hoy lo hacemos.

Ana María Antonia Gesualda nació en Siena el 29 de mayo del año 1769, siendo la única hija del matrimonio formado por Luís Giannetti y Santa Masi. El padre era boticario pero por diversos problemas pedió todos sus bienes, por lo que se vieron obligados a emigrar a Roma donde trabajaron de manera eventual, de forma no continuada, en el servicio doméstico de algunas casas particulares, lo cual ocasionaba a la familia no pocos problemas de subsistencia. Ana María fue enviada a la escuela de niños pobres de las Maestras Pías Filipinas de Sant’Agata dei Goti, en la cual adquirió una excelente educación cristiana, pero habiendo contraído la viruela, que le afectó toda la cara, tuvo que abandonar la escuela a la que jamás regresaría.

Se quedó en casa, ayudando a su madre en las tareas domésticas, las cuales compaginaban con la ayuda a los enfermos y a los moribundos. Con trece años de edad hizo trabajos de costura y bordados en casa de dos ancianas que vivían cerca de su casa. El padre, realizaba los trabajos eventuales que salían en la casa de la señora Marini, llevándose en numerosas ocasiones a su hija para que al mismo tiempo le hiciera trabajos de sirvienta. O sea, la familia pasó graves apuros económicos y salía adelante malamente y como podían.

Cuando Ana María tenía algo más de veintidós años de edad, el día 7 de enero del año 1790, se casó en la iglesia romana de San Marcelo al Corso con Domingo Taigi, que era sirviente de la familia Chigi. Los dos jóvenes esposos se fueron a vivir a un pequeño apartamento puesto a su disposición por la familia Chigi. En los primeros años de su vida conyugal e incluso antes de casarse, Ana María fue algo vanidosa en el vestir, frecuentó fiestas y otras diversiones, aunque conservando una cierta modesta vida piadosa. Sin embargo, aun así, años más tarde lloraría amargamente arrepintiéndose de lo que ella denominaba debilidades de juventud. Fue un religioso servita, el padre Angelo, quién la tarde de un día festivo mientras se encontraba en la Plaza de San Pedro, le hizo una educada observación sobre su vanidad, observación que la afectó profundamente, por lo que hizo una confesión general y decidió cambiar de vida dedicándose solo a las cosas de Dios. El padre Angelo se convertiría en su director espiritual. El 26 de diciembre de 1802 ingresó en la Tercera Orden Trinitaria en la iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane y varios años más tarde, incluso realizaría la profesión religiosa. De esa manera comenzaba una vida completamente nueva.

Pintura de la Beata recibiendo el escapulario de la Tercera orden trinitaria.

Pintura de la Beata recibiendo el escapulario de la Tercera orden trinitaria.

Su matrimonio se vio alegrado por el nacimiento de siete hijos, de los cuales tres murieron siendo muy niños, pero a los cuales crió y educó de manera amorosa y cristiana. Se preocupó de prepararlos para recibir los primeros sacramentos e incluso para el matrimonio y aun después de casados, continuaba ayudándoles tanto moral como económicamente. Cuando su hija Sofía se quedó viuda siendo muy joven pero con seis hijos a sus espaldas, Ana María los acogió a todos en su casa dedicándose a su cuidado y sostenimiento. La economía familia fue a mejor y, como su salud nunca fue buena, contrató a una mujer para que le ayudase.

Pero por desgracia, a este enorme trabajo familiar se le unió la crudeza y mal carácter de su esposo al cual, en cuarenta y ocho años de matrimonio, jamás le llevó la contraria para que nunca estuviera descontento. Sufrió pacientemente los malos modos de su esposo, que aunque era muy trabajador y nunca la maltrató físicamente, era muy quisquilloso y tenía un carácter muy desagradable y difícil. A todo esto se le juntó las preocupaciones por sus ancianos padres, que también vivían en su casa y a los que cuidaba amorosamente.

Aunque su trabajo familiar era excesivo, agotador, siempre encontraba tiempo para realizar numerosas obras de caridad con los pobres, con los enfermos y asistiendo a los moribundos. Ponía paz donde encontraba desunión, aconsejaba a quienes llevaban mala vida e incluso se desprendía de lo imprescindible para atender a los demás. Su casa era un continuo ir y venir de personas que la buscaban para solicitarle ayuda y consejo y no solo lo hacía la gente humilde, sino incluso personajes eminentes como el cardenal Carlos Pedicini, el obispo Rafael Natali, la reina María Luisa de Borbón y otros. Monseñor Rafael Natali fue quién compuso la primera biografía de la Beata.

Visión de la Beata: el "sol misterioso".

Visión de la Beata: el “sol misterioso”.

Colaboró y tuvo relación con algunos santos como San Vicente Pallotti, San Gaspar del Buffalo, San Vicente María Strambi (a quién pronosticó la fecha exacta de su muerte), el venerable Bernardo Clausi e incluso con la Beata Isabel Canori Mora que también era terciaria trinitaria. Fue siempre una mujer modesta, incansable trabajadora y con una vida espiritual que hacía que siempre tuviera puestos sus cinco sentidos en hacer la voluntad de Dios. Siempre estaba en comunicación con Dios, ya estuviese trabajando ya estuviese orando pues hacía que todo su trabajo fuese una continua oración.

Siendo ya mayor y estando muy fatigosa, el Papa Gregorio XVI le concedió el privilegio de tener un oratorio privado en su casa. Con la edad, su salud fue a peor, con el paso de los años comenzó a tener graves dolores, los cuales sobrellevaba con paciencia y con la ayuda divina, pues siempre gozó de ciertas gracias místicas como otros muchos santos. Era especialmente devota de la Santísima Trinidad, de la Eucaristía y de la Virgen María.

Durante casi cuarenta años, habitualmente tenía visiones: veía un sol misterioso rodeado de espinas que le daba la sensación espiritual de que se encontraba siempre en la presencia divina y que le hacía ver y predecir el futuro. Todo el mundo conocía este don de profecía por lo que muchos recurrían a ella, aunque Ana María solo les hablaba de aquellas cosas referentes a la vida espiritual de las personas que la visitaban. Como curiosidad diré que predijo la muerte de Napoleón Bonaparte. Muchas veces se vio favorecida por éxtasis, oía voces interiores que la animaban y aconsejaban y todo eso, además de producirle una inmensa paz interior, la ayudaba a ofrecer todos sus trabajos a Dios por el bien de las personas, de la Iglesia y del Papa.

Urna de la beata.

Urna de la beata.

Predijo con antelación el día de su muerte. Después de nueve meses de durísimos sufrimientos, murió la noche del día 9 de junio de 1837 estando sola en casa. Tenía sesenta y ocho años de edad y fue sepultada en uno de los cementerios de Roma. El proceso de beatificación se inició pocos años después de su muerte, por lo que en él pudieron testificar muchas personas que la conocieron, entre ellas su propio esposo y sus hijas María y Sofía. Su esposo llegó a testificar diciendo: “Hablaba siempre de Dios sin ser fastidiosa como lo son muchos otros. Con frecuencia, cuando regresaba a mi casa, la encontraba llena de gente desconocida, pero en cuanto mi esposa me veía, dejaba a cualquiera, aunque fuera una gran señora o un prelado el que estuviera con ella, se levantaba y acudía a atenderme con el mismo cariño y solicitud de siempre. Se podía ver que lo hacía de todo corazón pese a mi mal carácter y se habría arrodillado en el suelo a quitarme los zapatos, si yo se lo hubiera permitido. Esa mujer era una felicidad para mí, un consuelo para todos y yo no supe corresponderle. Muchas veces yo llegaba cansado y de mal humor, pero ella siempre se las arreglaba para calmarme y hacerme la vida alegre”. El 18 de enero de 1863 se firmó el decreto de introducción de la Causa, el 4 de marzo de 1906, San Pío X la declaró Venerable y fue beatificada por el Papa Benedicto XV el día 30 de mayo del 1920.

Detalle de las reliquias.

Detalle de las reliquias.

Su cuerpo fue llevado desde el cementerio a la iglesia de la Madonna Della Pace y posteriormente a la basílica de San Crisógono, iglesia asistida por los padres trinitarios y en la cual se encuentran sus restos dentro de una figura yacente de cera. Junto a la iglesia hay un pequeño museo donde se conservan muchos de los libros, ropa y objetos utilizados por ella. Su fiesta se celebra el día 9 de junio. Es la patrona de la Acción Católica Italiana y de las mujeres sometidas a abusos verbales por parte de sus esposos.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Giovetti, P., “Madres y místicas: Ana María Taigi e Isabel Canori Mora”, Milán, 1991
– Salotti, C., “La Beata Ana María Taigi según la historia y la crítica”, Roma, 1922
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo XII”, Città Nuova Editrice, Roma, 1990.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

17 pensamientos en “Beata Ana María Taigi, madre de familia

  1. La vida de la Beata me parecio muy hermosa e inspiradora. Pero si algo me llamó la atención fué el testimonio que dio de ella su esposo y como reconio sus virtudes tan especiales. “Esa mujer era una felicidad para mí, y yo no supe corresponderle” Es una lastima que esto pase tantas veces y que muchas veces ni los esposos o las esposas agradezcan a Dios por el Don tan bello que es su compañer@ de por vida.

    Solo me queda pr preguntare. Después de los cientos de paginas en los que he visto se llenan la boca asegurando que la Beata Ana María Taigi esta incorrupta, es esto cierto? Pues a mi me parece una figura yacente muy bien hecha pero para nada un cuerpo incorrupto.

    Saludos y Gracias por presentarnos a esta admirable hija del Señor.

    • Jhonatan,
      Quién decide contraer matrimonio y encuentra una buena pareja, encuentra un tesoro para toda la vida. Qué penoso es que hoy en día se está imponiendo la cultura de no saber conllevarse bien y a la primera de cambio, dar la espantada. Está claro que en toda convivencia hay roces, pero a lo que nunca se ha de llegar es a faltarle el respeto a quién convive contigo. En el caso de estas dos beatas, la cosa no fue exactamente así y sin embargo aguantaron. No seré yo quién aconseje ese aguante, porque a la primera de cambio en el que haya algún tipo de maltrato, se ha de denunciar. Comprender y convivir, si, pero aceptar maltratos, rotundamente no.

      Y en cuanto a cómo se encuentra el cuerpo de la beata, se ve claramente que es una figura y que dentro de ella están los restos. Tu sabes que hay quienes al ver una simple escultura de madera o cera ya se están imaginando cuerpos incorruptos que en realidad no lo están. Eso es inevitable y es algo que yo he dejado por imposible.

  2. No sabia que habia conocido a la beata Isabel Canori Mora debieron ser amigas de la parroquia, que triste haber muerto sola mientras todos estaban fuera de casa, si estaba tan enferma debio quedarse alguien a cuidarla, y el trato admirable a su esposo, de manera abnegada la hace ver como modelo de esposa y ama de casa, tanto isabel como ana maria murieron antes que sus esposos, vi en su biografia que fue costurera y tejía y cocía ropa a los demas, ojala la canonicen pronto tambien a isabel canori mora, hasta hoy pense que ese era su cuerpo incorrupto, en realidad es una estatua yacente de cera, en todas las paginas decian que era su cuerpo incorruptible.

    como noticia les comento que ya hay fecha de beatificacion para Oscar Romero sera el sabado 23 de mayo de 2015 en san salvador, el salvador por el cardenal angelo amato.

    • Gracias, Juan, por tu comentario.
      No tengo yo información precisa de cómo va su proceso, pero mucho me temo que vaya lentamente. Tu sabes que su postulador es trinitario y a esa Orden se le podría preguntar. No me atrevería a decir que su canonización vaya a ser inmediata por mucho que algunos podamos desearlo.

      Y si que es una alegría enorme para toda la Iglesia en general y para la Iglesia latinoamericana en particular, la beatificación de Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Algunos miembros de la Curia Vaticana han sido tremendamente injustos con él atrasando su Causa y poniéndoles palos en las ruedas, pero finalmente, el Papa Francisco ha impuesto la cordura y veremos en los altares a quién debía ocuparlos desde hace ya muchos años.

  3. Muchas gracias por hablarnos hoy de esta Beata tocaya mía, Antonio. La conozco desde hace mucho tiempo por eso de que compartimos el nombre de pila y siempre me dejará perpleja que la pongan, a ella y a otras similares, como modelo de esposa y madre o incluso ama de casa, como acaba de hacer Juan, sin intención de faltarle al respeto, claro. Pero parece que cualquier Santa o Beata que haya sido una madre o esposa se la pone automáticamente como ejemplo y hay que ir con cuidado con esto. Se nota que la mayoría de veces quien hace estas propuestas lo hace sin pensar, y suele ser un hombre que no se ha puesto en la piel de una mujer y no ha pensado bien lo que está diciendo, como cuando se pone a Santa María Goretti, una niña cosida a puñaladas en un intento de violación, como modelo para todas las jóvenes cristianas.

    Como algunos sabrán, yo me caso este año y lo siento, ni la Beata Isabel Canori ni la Beata Ana María Taigi van a ser modelos para mí. Yo no voy a ser la criada de mi marido. Yo no estaría callada si él me alzara la voz o inmóvil si él me alzara la mano, pero claro, eso no va a suceder porque el hombre con el que me caso ni me grita ni me pega. Yo no voy a correr para servirle ni voy a ser una “abnegada esposa” ni voy a morirme sola en mi cama mientras están todos fuera e ignorando que me muero. Yo voy a intentar evitar que me pase esto, porque es una desgracia pasarse la vida construyendo un hogar para acabar así, y para que tras tu muerte, tu marido diga: “Ay, es que no supe corresponderla”. Demasiado tarde, amigo. Demasiado tarde. La vida no puede recuperarse. La tuviste durante años y no la honraste como una compañera. ¿Ése es el modelo de esposa y madre cristiana en la que todas debemos mirarnos? No, por Dios.

    Yo, y cualquier mujer que se precie, quiere ser la compañera de su marido, no su criada ni su saco de arena. Y que conste que no critico a las Beatas, que no tuvieron la culpa de lo que les pasó. Ellas fueron educadas para ser ese tipo de esposa porque eran esos tiempos, y no hay más que decir. A ellos les educaron diciéndoles que sus esposas les iban a servir y les iban a aguantar toda la vida lo que les hicieran, y claro, ¿qué si no? Si es que quien siembra, recoge. Seguramente, viendo el modelo de esposa que se ha predicado durante siglos, si las Beatas hubieran sido de otra manera -Isabel Canori y Ana María Taigi- ni siquiera serían ahora Beatas.

    Cuidado con los modelos de mujeres que predicamos hoy. Estamos en el siglo XXI. A Isabel Canori y a Ana María Taigi hay que admirarlas por el bien que hicieron a sus semejantes, porque ayudaron a los pobres y devolvieron bien por mal, pero no porque fueran criadas de sus maridos, corrieran para servirles, aguantaran sus maltratos e infidelidades y acabaran muriéndose solas y abandonadas. Es de escándalo que hoy en día sigamos predicando este modelo de mujeres; precisamente con lo que les sigue pasando hoy a las mujeres en todo el mundo. Por favor, ya está bien, que somos cristianos: demostrémoslo. Las mujeres somos la mitad de la humanidad y ya es hora de que se dé un paso al frente por nuestros derechos también en la Iglesia, con modelos de santidad que no sean sólo la esposa abnegada y la monja castísima. Estos modelos ya no le dicen nada a la mujer de hoy, se ponga como se ponga quien se ponga.

    • Simplemente, amen, porque me identifico completamente con lo que has dicho. Convivir es eso: “vivir con” y esa relación ha de ser mutua por completo. Lo has dejado clarísimo.

    • Tienes toda la razón Ana María, te pido de verdad disculpas de mi parte no fue mi intención decir que ese es el modelo de santidad de una mujer hoy en dia, esposas sumisas, mujeres castas, religiosas enclaustradas que se latigan, y postradas en cama no ingeriendo alimentos, muchachas asesinadas en intento de violación.

      Que hay ejemplos hermosos de santidad, les domento algunos como Santa Gianna Beretta (1922-1962) que fue medico pediatra, que diagnosticada con cancer de utero prefirio salvar la vida de su bebe que tenia mas oportunidades para vivir, o Santa Isabel Ana Bayley Seton (1774-1821) una norteamericana protestante felizmente casada, que despues de enviudar conocio a una familia catolica y con el tiempo se conviritio al catolicismo y fundo escuelas catolicas y las hermanas de la caridad de san josé de baltimore, y los ejemplos de matrimonios santos de beata maría corsini de quatrocchi (1884-1965), la beata delfina de glandeves (1284-1358), la beata buonadonna + (1260), que son matrimonios santos, y mas recientemente la beata Celia Guerin (1831-1877) felizmente casada con el beato Luis Martin y padres de Santa Teresita, por cierto dicen que seran canonizados este año, por ejemplo la Beata Laura Vicuña (1891-1904) siendo una niña no tuvo miedo en reclamarle a su padrastro por maltratar a su madre, y oraba para que su madre dejara a ese hombre que la maltrataba y no le convenia ofreciendo hasta su vida por ello. y muchos ejemplos mas, es cierto ya basta de santas ritas (1381-1447) , santas monicas (332-387) beatas isabeles canoris (1774-1825) y anas marias taigis (1769-1837), de camilas de rovellones + (1486) y godelivas + (1070), esposas maltratadas y santas, de reinas abandonadas por sus hijos como santa matilde (895-968), pero tambien dejar de imitar a las santas mariana de jesus paredes (1618-1645), o rosa de lima (1586-1617), catalina de siena (1347-1380), gema galgani (1878-1903), y alexandrina da costa (1904-1955) que se acabaron a punta de pura penitencia, maltratos, ayunos y precariedad acabando con sus frajiles y debiles vidas a edad muy temprana fallecidas en realidad por inanición desnutricion y maltratos fisicos a sus debiles cuerpos, señores estamos en el siglo XXI imiten mejor al dr Jose Gregorio Hernandez (1864-1919) de aqui de Venezuela, a San Jose Moscatti (1880-1927), a Pier Giorgio Frassatti (1901-1925), vean ejemplos del Venerable Mateo Talbot (1856-1925) que dejo el alcoholismo, o de Eva Lavalliere (1866-1929) que murio en olor a santidad pero aun no tiene causa oficial abierta que fue una actriz de cine pero se dio cuenta lo vacia que era, y se convierte al catolicismo igual que lo hizo la sierva de dios Dorotea Day (1897-1980) que habia abortado un hijo en el pasado y se arrepintio de todo corazon de haberlo hecho y se volvio una mujer pro vida y mas recientemente la Beata Clara Luz Badano (1971-1990) fallecida recientemente joven muy moderna metida en movientos juveniles cristianos fallecida de cancer, pero de vida santa siendo una muchacha como las de hoy en dia, hay otros santos dignos de imitación en eso tienes toda la razón Ana María, y muchisimas felicidades por tu futura boda, muchos saludos desde Venezuela.

  4. Antonio conocia la vida de la Beata Ana Maria Taigi,pues me impresiono el relato de sus visiones cuando lo lei ya hace años.
    Debo decir que yo era otro de los que creyo en su dia que su cuerpo estaba incorrupto,como asi mencionaban varias paginas,una de ellas muy conocida por todos y que no hace falta que mencione.
    Cuando vi las fotos hace años me quede impresionado y pense lo bien conservada que la tenian,pero claro,resulta que era una figura de cera increiblemente realista.
    No comprendo como menciona alguien mas arriba como la Beata Ana Maria Taigi,estando tan enferma y teniendo tanta familia muriera de noche,completamente sola.
    No se si en alguna biografia se menciona como sucedio tal cosa,pero me parece espantoso,nadie deberia morir solo.
    Gracias por el articulo.

    • A veces hasta pienso con el perdon de Dios, que si el cuerpo de Bernardette Soubiroux o el de Catalina Laboure son en realidad los cuerpos incorruptos de ellas o figuras yacentes, estan demasiado perfectas sin signos de momificacion y tienen casi 140 años de muertas bernardette en 1879 y catalina en 1876, aqui en Venezuela tenemos el caso de La Beata María de San Jose Alvarado Cardozo (1875-1967) que esta incorrupta en una urna de cristal desde 1967, y tambien con la guatemalteca Beata María Encarnación Rosal (1820-1886) y mas recientemente San Pío de Pietrelcina (1887-1968) pero seran sus cuerpos incorruptos o figuras yacventes, no se que pensar, cuando deberian de estar polvo o cadavericos o cuando muchos momificados con rastros del paso de los siglos.

      • Abel,
        Un buen artista hace maravillas y uno que “ve visiones” se imagina cuerpos incorruptos a troche y moche. ¡Como si la incorrupción por si misma, fuera signo de santidad!
        En internet que lee cada tontería que vete tu a saber y por eso, muchos de los que escriben esas páginas, sin tener ni la más remota idea del tema dan el diploma de incorrupción como el que regala caramelos en la puerta de un colegio.

        Con respecto a que murió sola, pues así fue pero no te puedo informar acerca del por qué en ese momento así estaba. Es cierto que en aquellos días estaban con ella su esposo y tres de sus hijos, pero bueno, en el momento de la muerte, estaba sola. Para morirse solo hace falta estar vivo, ¿no?

      • Con permiso de Antonio: no pidas perdón aún, Juan porque lo de Bernardette, Catalina Labouré y el padre Pío también son figuras de cera. El cuerpo está incorrupto, pero dentro. Lo de fuera son figuras de cera. De los otros no te podría decir porque no sé quiénes son.

        El otro día un lector echó un vistazo a la foto de un cuerpo santo que tomé en Mallorca y me dijo que si eso era una figura, porque no parecía un cadáver ni una momia. Casi le cuelgo una medalla. Lo normal es que la gente tome por incorruptos o por momias lo que son figuras de cera o a veces ni eso: de papel maché, de cartón… ¡Santa Lucía, guárdales la vista!

  5. Aunque conocía a la Beata Ana María la verdad que nunca había leído una biografía sobre ella que me diera datos fidedignos sobre ella, me ha parecido un ejemplo para todos por su gran caridad con todo mundo, enseñando que no es necesario ser monje o religiosa para tener un gran corazón y caridad. Me quedó una duda Antonio ¿existirán descendientes de la Beata?

    • André,
      Teniendo en cuenta que murió hace casi 180 años, puede ser que existan descendientes pero tienen que ser nietos de más de una decena de generaciones posteriores. Supongo que eso solo Dios lo sabe.

  6. Toño, la vida de la Beata Ana María Taigi es de las que me ha impresionado bastante. No voy a mencionar ya sobre sus dificultades de casada, que ya se ha comentado sobre ello, sino sobre su vida mística. Hay una anécdota sobre ella que me causó huella y es respecto a su penitencia, ella no hizo cosas extravagantes y si algunas con sentido: la penitencia de la sed. Se abstenía de tomar agua para desagraviar a Dios por los pecados de los hombres y para impetrar su conversión. Y vaya que tener sed y no beber agua es cosa sería.
    Quiera Dios que Ana María Taigi e Isabel Canori sean pronto canonizadas.
    Saludos.

    • Con respecto al tema de las penitencias corporales, ya sabes lo que pienso. Creo que no se debe hacer nada que dañe al cuerpo y pasar sed en exceso voluntariamente es hacerse daño pues te puedes deshidratar. Una cosa es que te reprimas y no bebas en demasía y otra cosa es no beber la cantidad de agua que dicen los médicos que es necesaria para mantener el cuerpo hidratado. Fijate que conforme se evanza en edad, se pierde en sentido de la sed y los médicos aconsejan beber aunque no se sienta.

      A mi me gustan más las mortificaciones de otro tipo: que me gusta fumar, pues no fumo; que me gusta beber cerveza, pues en vez de beberme cuatro solo me bebo una, que me pirro por la carne, pues como verduras que son mucho más sanas y cosas por el estilo. Pero bueno, ella lo sentía así y yo, aunque no lo comparta del todo, lo respeto.

  7. Gracias por escribir de esta Beata Trinitaria.
    Antonio, ya sabes la estima que tengo por esta orden religiosa. De casi tos sus santos españoles he leído sus biografía.
    De la Beata Ana María Taigi, no conocía muchas de la curiosas vivencias que nos has contado. Yo he repartido muchas estampas de ellas, pero en profundidad no la conocía. Me llama la atención su esmero y dedicación a cada uno de los miembros de su numerosa familia, sin duda le faltarían horas al día para tanto de trabajo y amor desinteresado a la familia, ¿ y es que hay algo mas hermoso que la familia?.
    Ya en vida gozaba de fama de santa, y no es para menos, cuando personalidades tan altas como la realeza y la curia romana se acercaban a escuchar su sabio consejo. Estos, seguramente iban atraídos por su sencillez y despego de lo mundano.
    Me alegra saber que fue amiga de otros santos como San Gaspar de Buffalo ( admiro mucho su obra y carisma).
    De sus visiones, profecías y arrobos no tenía mucho conocimiento y la verdad es que me ha gustado conocer el significado que le daba a las visiones del Sol y la corona de espinas.
    Por último, el conjunto de su urna y reliquias, me parece precioso.

    Gracias Antonio!

    • Gracias, David, por tu comentario.
      Dedicarse a la familia es bueno, es gratificante y es de justicia, pero dedicarse a quienes no forman parte de la misma pero a los que tú quieres como si la formasen, es mucho más loable. El cristiano tiene que amar a todos. Por supuesto que hay que empezar por los más cercanos y estos son los familiares, pero quienes quedan más lejanos son también merecedores de nuestro amor y de nuestras atenciones. Y eso fue lo que también hizo nuestra beata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*