Beato Dominick (Metodio) Trcka, sacerdote redentorista de rito bizantino mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono del Beato.

Icono del Beato.

Hoy quiero escribir sobre este beato católico de rito bizantino, martirizado por los comunistas checos ya que precisamente hoy celebramos su fiesta. Dominick nació el día 6 de julio del año 1886 en la localidad de Frydlant nad Ostravici (Chequia) siendo el último de los siete hijos que tuvieron el matrimonio formado por Tomás Trcka y Frantiska Sterbova, dos buenos cristianos que educaron a sus hijos dentro de la fe de la Iglesia Católica. De pequeño, asistió a la escuela de su pueblo pasando posteriormente al instituto menor de Mistek y en el curso 1902/1903 comenzó a frecuentar la clase sexta del instituto del jovenado redentorista de Cervenka. Sabemos que un jovenado es un centro en el que durante un tiempo están algunos religiosos, después de su profesión, bajo la dirección de un maestro. Estos contactos con los redentoristas hicieron que naciera en él el deseo de ingresar en dicha Congregación y por eso, en el mes de agosto de ese mismo año entró como novicio en el convento de Bilsko, siendo su maestro de noviciado el padre Jozef Loch. Terminado este período realizó la profesión simple el día 25 de agosto del año 1904.

Como quería ordenarse de sacerdote, realizó los estudios de filosofía y teología en el seminario de Oborist y fue allí donde conoció en profundidad el mensaje que los hermanos Cirilo y Metodio llevaron a tierras eslavas, su escritura y donde sintió la vocación de trabajar por la unidad de la Iglesia como sacerdote de rito bizantino. Se ordenó de sacerdote de rito latino en Praga el día 17 de julio del año 1910 y posteriormente regresó a Oboriste para terminar sus estudios de teología. Al terminarlos, regresó a Praga y se puso bajo la dirección espiritual del padre Fratisek Polepil, bajo cuya guía hizo el segundo noviciado con la intención de prepararse como misionero, tarea que inició en diciembre del año 1914 en Svata Hora, asumiendo la responsabilidad de director espiritual de los emigrantes croatas, eslovenos y rutenos.

Foto realizada en Svata Hora.

Foto realizada en Svata Hora.

El 2 de agosto del año 1918, estando en Svata Hora, fue enviado por el superior general de los redentoristas a Brno a fin de trabajar con los fieles católicos de rito bizantino. Como en aquellos tiempos estaban en conflicto Polonia y Ucrania, tuvo que esperar unos meses para iniciar esta nueva misión. En esta nueva tarea apostólica pudo cumplir su deseo de celebrar la Divina Liturgia Bizantina y trabajar con los fieles de tradición eslava. Llegó rápidamente a su destino y se dedicó diligentemente al aprendizaje de la nueva lengua, de la nueva cultura oriental y de las ceremonias del nuevo rito, ayudado por el entonces novicio Nikolaj Charnecky, al que también hoy veneramos como beato mártir redentorista. Fue entonces cuando cambió su nombre de Dominik por el de Metodio, santo apóstol de los eslavos al que admiraba y veneraba profundamente.

Cuando en enero del 1920 fue fundado el convento redentorista de Stanislavov, fue allí destinado y allí encontró tanto trabajo por hacer que no tenía tiempo para realizar como él quisiera la misión que tanto deseaba. A partir del mes de diciembre de 1921 estuvo trabajando en la diócesis de Presov donde principalmente se dedicó a reconstruir y, mediante misiones populares, consolidar la conciencia católica entre los fieles de rito bizantino, que se veían minusvalorados tanto por los católicos latinos como por los ortodoxos. Pero los tiempos no eran fáciles y el estado de guerra permanente supuso difíciles contratiempos en su tarea misionera. El gobierno eslovaco consideraba como sospechosos a los redentoristas de Michalovce, por ser checos, hacer propaganda checa y por tener fama de ser unos fanáticos religiosos, lo que equivalía a decir que no eran ortodoxos. Cualquier actuación que tuvieran valía como excusa para intentar expulsarlos del país. A partir del año 1940 la situación fue a peor cuando el obispo de Presov escribió una carta pastoral y el padre Trcka fue acusado de difundir la carta que consideraban iba contra su estado.

Foto realizada en Stropkov.

Foto realizada en Stropkov.

La Congregación del Santísimo Redentor decidió en diciembre de 1945 crear una viceprovincia redentorista de rito bizantino en Michalovice, independiente de la de rito latino y pusieron al padre Trcka como primer superior viceprovincial. El aceptó la nueva responsabilidad y puso en marcha todas las iniciativas y propuestas que consideraron oportunas: fundó los conventos de Stropkov y Savinov, reconstruyó la iglesia de Stropkov y se dedicó a la formación de los novicios y de los religiosos jóvenes. Todos sus proyectos no los pudo llevar a cabo porque cuando el Partido Comunista tomó el poder, aumentó la hostilidad contra los redentoristas: controlaban todos sus pasos y sus sermones y más de una vez fue llamado el padre Trcka a comisaría acusándoles de utilizar sus predicaciones para fomentar la hostilidad de los fieles contra el gobierno. Como no se fiaban de los religiosos, el 19 de julio de 1948 invadieron y registraron el convento aunque no encontraron absolutamente nada que comprometiera la actividad de los redentoristas.

Pero la tensión iba en aumento y el padre Trcka, como superior de los redentoristas de rito bizantino fue quién más padeció las consecuencias. Los comunistas cerraron el jovenado de Michalovice y prohibieron la edición de una revista que periódicamente publicaban los redentoristas, disolvieron la viceprovincia bizantina y todos los religiosos tuvieron que integrarse en la de rito latino. El padre Trcka tuvo que marcharse a Sabinov, donde de manera clandestina, siguió dirigiendo a su viceprovincia. Esto duró hasta que el 13 de abril del 1950, los comunistas checos suprimieron toda actividad religiosa en el país.

Relicario de la beatificación.

Relicario de la beatificación.

De una patada tiraron la puerta del convento de Sabinov, dispersaron a los religiosos y al padre Trcka y al hermano Nikifor se los llevaron a Podoline acusándoles de espionaje. El motivo era que habían encontrado el pasaporte y una carta dirigida al padre en la cual Roma le agradecía su actividad apostólica en la región oriental de Eslovaquia. Lo acusaron de querer huir del país por el solo hecho de tener el pasaporte y por haber visitado una peluquería para arreglarse la barba con la intención – según ellos -, de camuflarse. Se inventaron un intento de fuga con identidad y pasaporte falso y lo sometieron a un juicio sumarísimo, donde lo condenaron a doce años de cárcel.

En Podoline estuvo poco tiempo pues junto con otros cuatro sacerdotes redentoristas, fue encerrado en la tristemente célebre cárcel de Leopoldov, donde estuvo cuarenta días sin permitírsele calzarse, sin asistencia religiosa y sin dejarlo descansar ni de día ni de noche porque constantemente lo sometían a interrogatorio utilizando métodos psíquicos y físicos degradantes. Los cinco religiosos estuvieron incomunicados y pasados los cuarenta días los trasladaron al campo de internamiento de Bac. Cuando en el mes de septiembre se cerró este campo, todos fueron trasladados a Podolinec. En esta ciudad tuvo una cierta libertad, pudo recuperarse del shock traumático sufrido y se dice que recuperó de nuevo su buen humor y la sonrisa. Dejaban que recibiera visitas, que disfrutara de una cierta tranquilidad pero siempre con la incertidumbre de qué le volvería a suceder.

El 21 de abril de 1952 lo llevaron de nuevo ante el tribunal y el procurador del estado lo acusó de colaborar con el obispo Pablo Pedro Gojdic (del que escribiremos mañana), en la distribución de propaganda ilegal contra el estado y de enviar información secreta a Roma, por lo que había que condenarlo por alta traición y espionaje. Como consideraron que era una persona peligrosa lo encerraron, lo sometieron a trabajos forzados y le impusieron una importante multa que, obviamente, no pudo pagar. Entonces fue cuando comenzó su “Vía Dolorosa” que culminaría en el martirio.

Icono del Beato.

Icono del Beato.

Eliminaron su nombre, le adjudicaron el número 2535 y se lo llevaron a Llava, en cuya cárcel fue encerrado. Como en aquella prisión había muchos ancianos, el padre Trcka se dedicó a cuidar de los más débiles y de manera clandestina pudo celebrar la Eucaristía. Se puso de acuerdo con un sobrino suyo para que mediante contraseñas le facilitase las especies para la consagración: “Te pido algún limón y uvas pasas porque aquí no tenemos frutas. Envíame de vez en cuando unos panes, un dulce y también un bollo de trigo puro con levadura y el agua, sin grasa ni sal”. El sobrino entendía que le estaba pidiendo el pan y el vino para celebrar la Eucaristía.

El 22 de abril del 1958 fue llevado de nuevo a la cárcel de Leopoldov, la cual habían destinado como prisión para religiosos y donde estaban encerrados dieciocho sacerdotes, de los cuales, cinco estaban enfermos. Como en la noche de Navidad del 1958 tuvo la ocurrencia de cantar un villancico, fue confinado en una celda de castigo y aislamiento, en la que contrajo una grave pulmonía que lo llevó a la muerte el día 23 de marzo de 1959. Al día siguiente lo enterraron en el cementerio de la cárcel. En el mes de abril la familia quiso llevarse los restos a su pueblo natal, pero los comunistas lo impidieron aunque les dieron el consuelo de conocer la tumba dentro del cementerio de la prisión, en la que había dos hileras de sepulturas en el suelo. Estaba enterrado en la séptima tumba de la primera fila.

Cuando en el año 1968 fue nuevamente restaurada la Iglesia Católica de rito bizantino, la Congregación solicitó el traslado de los restos desde el cementerio de la prisión a Michalovice. La exhumación se realizó el 16 de octubre del 1969. La tumba fue identificada por los familiares y por unas monjas de Sladeckvce. El funeral se celebró al día siguiente en la localidad de Topol’any, cercana a Michalovice. Cuando en el año 1990 cayó el régimen comunista, el padre Dominik (Metodio) Trcka fue rehabilitado por el tribunal regional de Kosice y de esta manera se reconoció que había sido encarcelado de manera injusta y que injusta también fueron su condena y su muerte.

Urna de las reliquias.

Urna de las reliquias.

Su Causa de canonización fue abierta en la diócesis de Presov. La promulgación del decreto de martirio se realizó el 24 de abril del año 2001, siendo beatificado por San Juan Pablo II el día 4 de noviembre del mismo año.

Antonio Barrero

Enlaces consultados (02/03/2015):
– www.grkat.nfo.sk
– www.redemptoristi.nfo.sk
– www.trcka.nfo.sk

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

17 pensamientos en “Beato Dominick (Metodio) Trcka, sacerdote redentorista de rito bizantino mártir

  1. Recuerdo bien cuando fue beatificado el P. Metodio y te doy las gracias por dar ahora una biografía más extensa de él, pues mu fuente es más buen parca.
    Tengo entendido, que conforme al actual Codigobde Derecho Canónico, solamente con autorización de un obispo si no es que es decla Santa Sede, es como un fiel puede cambiar de rito. ¿Cómo era el proceso entonces cuando él lo hizo?
    Por lo que he leído, los Redentoristas tienen miembros de rito latino y también griego, ¿alguna otra orden o congregación está en ese mismo camino?
    Por ultimo, como comentas que sucedió su sepultura y reconocimiento de reluquias, no podría caber la posibilidad que los comunistas hallan señalado una tumba cualquiera por ser mala leche como se dice, y no fueran realmente sus reluquias?
    Saludos.

    • Un católico de rito latino puede cambiar de rito con el consentimiento de su obispo o si las circunstancias personales le obligan a ello. Imagínate que yo me veo forzado a emigrar a una localidad donde solo hay una iglesia católica de otro rito distinto al latino; está claro que yo sería un fiel más de ese otro rito.
      No solo los redentoristas tiene religiosos de dos ritos, también los tienen los paules, los franciscanos, los jesuitas y muchas otras Ordenes y Congregaciones religiosas. ¿Te acuerdas del origen del Padre Kolvenbach, Prepósito General de los Jesuitas? Era sacerdote de rito armenio.

      Y si, hay garantías más que suficientes de que los restos del Beato Trcka son los suyos. Hay pruebas documentales y testificales que lo confirman.

  2. Cuando era más joven e inexperta, me costaba ver el suplicio de los cristianos en manos de los comunistas como martirio. No era un tipo de martirio al que estaba acostumbrada, que era más agresivo, lesivo y rápido, con ejecución y muerte violenta incluidas; el martirio clásico, vamos, que también fue practicado por los regímenes fascistas y nacionalsocialistas. El comunismo prefirió recurrir al lento desgaste de los años, del encierro, de torturas, sí, pero esporádicas y a menudo más psicológicas que físicas, y en cualquier caso destructivas a largo plazo, que no a corto. Al final, siempre optaban por aplicar amnistías y liberar al preso cuando lo veían enfermo o en las últimas para quitarse esa muerte de encima de sus responsabilidades. Total, que me tuve que hacer a la idea de un nuevo tipo de martirio, tan válido y real como el otro; siendo cierto que este otro, también lo practicaron.

    • Más sibilino, más sádico, más cruel porque no solo dañaban el cuerpo del mártir, sino que trataban de dañar su psiquis.
      Los comunistas, que tambien hicieron cosas buenas, en lo referente a la persecución de la Iglesia (ya fuera la Católica o la Ortodoxa), fueron diabólicamente refinados, posiblemente, en unos paises más que en otros.

  3. pues el regimen comunista soviético en cuanto a perseguir a la Iglesia Greco Católica de Ucrania, actuó en complicidad con algunos miembros de la Iglesia Ortodoxa Rusa, con tal de anular la Unión de Brest, y logró aniquilarla temporalmente, aunque en otros casos la Iglesia Ortodoxa era duramente perseguida como en Rumania, en los gulags refinados procedimientos de tortura se practicaron y con tal de dar un terror psicológico

    • Bueno, tu sabes que a la Iglesia Católica le confiscaron todos sus bienes y, cuando los devolvieron, lo hicieron a la Iglesia Ortodoxa Rusa. Aunque la Iglesia Católica los ha reclamado, de nada ha servido. La Iglesia Ortodoxa Rusa es una de las más reticentes al acercamiento a la Iglesia Católica. Las cosas se van arreglando pero de manera excesivamente lenta.

  4. Akash Basir, un joven cristiano pakistaní de diecinueve años de edad, antiguo alumno salesiano, ha dado su vida para salvar a los feligreses de su parroquia. Al ver que un terrorista suicida intentaba entrar en la parroquia católica de San Juan en el barrio Youhanabad de Lahore, se abrazó al kamikaze haciendo que estallara la bomba que llevaba en su cuerpo antes de entrar en la parroquia que estaba abarrotada de fieles y donde se hubiera producido una auténtica masacre. Es un nuevo testimonio dado por un joven mártir cristiano que ha preferido dar su vida por defender las de sus hermanos.

    El Movimiento Juvenil de las Obras Misionales Pontificias ha promovido para el día de mañana una jornada de oración y ayuno para recordar a los 1062 misioneros católicos asesinados entre los años 1980 al 2014

    • Que Dios y Santa María ( Reina de los mártires) tengan a este joven cristiano y a todos los demás que mueren a diario en su gloria.
      Hoy mismo he leído una noticia que decía que el estado islámico esta animando a todos sus terrorista a atentar en el Vaticano, contra los todos los fieles que asistan a la multitudinarias celebraciones.
      Recemos por su conversión, para que estas horribles ideas que tienen no lleguen al fatídico fin que pretenden.

      • lo agregaré a mi martirologio, y en cuanto a lo planteado, se que la Iglesia catolica hizo lo mismo con los ortodoxos después de la unión de Brest, pero no niego que los Ortodoxos hicieran lo mismo, en cuanto a la Iglesia Ortodoxa Rusa, igual que la Serbia son muy resistentes al diálogo, pero cederán, Dios quiere que nos unamos, ahí si Dios lo quiere pero se que el esfuerzo por parte del patriarca Kiril I por mejorar las relaciones son evidentes y hablando de unión entre todos los Cristianos, a los unicos que no cobsidero cristianos son a los Levfebrianos e incluso apoyaría a romper relaciones con ellos, son evidencia del tradicionalismo arcaico

  5. Gracias Antonio.
    ¿ Que mal puedo hacer el Beato Metodio para merecer este suplicio?. Su labor como formador de futuros sacerdotes es una bella y gratificante labor que tiene el honor de llevar a cabo algunos sacerdotes. Todos los sacerdotes a lo largo de sus vidas guardan recuerdos, vivencias, enseñanzas etc de sus formadores, seguro que sus seminaristas lo mantuvieron vivo en su recuerdo y el derramamiento de su sangre les sirvió para ser más santos en sus ministerio.
    Sus verdugos aprovecharon la mínima para acusarlo de expía, ¿ como se puede culpar a alguien de expía por arreglarse el cabello y la barba?, en fin, como aquí en España, todo era valido con tal de inculpar a alguien que molestaba.
    Su testimonio en la carcel de ayuda, compasión y asistencia dice mucho de la gran persona que fue.
    Gracias a Dios que se pudieron recuperar sus reliquias y hoy se pueden venerar en esa sencilla urna, de lo contrario habrían quedado enterradas toda la eternidad en esas fosas comunes sin nombres, como están en la actualidad miles de victimas de las diferentes guerras que hubo en el siglo XX.

    • PD: De todos estos mártires del siglo pasado: España, Alemania, Polonia, Mexico, Bosnia etc etc, me llama mucho la atención sus ingenios y ocurrencias para celebrar la misa en la clandestinidad. Se arriesgaban a morir en el acto si los sorprendían celebrando la misa o recibiendo la comunión desde el exterior. Esto demuestra su amor por Jesús Sacramentado.
      El Beato Metodio utilizaba claves para que le trajesen las especies para celebrar. Aquí en España e leído que se las ingeniaban de mil maneras: introducidas en bocadillos, tabletas de chocolate etc.
      Creo que podría resultar interesante dedicar un articulo a estos ingenios métodos de celebrar la misa en la clandestinidad.

      • Aunque se que pensamos igual, quiero decir que nadie merece ni ese ni otro suplicio y mucho menos aun cuando no se hecho daño alguno, solo se ha practicado el bien y solo es por profesar una fe.

        Yo no me atrevo a hacer ese artículo que tu propones sobre el tema de las celebraciones eucarísticas en la clandestinidad pues habría que buscar muchísima documentación y tiempo es lo que me falta. Pero, vaya, ya que la idea ha sido tuya, te podrías animar a hacerlo, ¿no?

        • Gracias por tu respuesta Antonio.
          Si lo he propuesto es precisamente porque solo tengo información de los mártires de España. Y como este tema abarca muchos mártires de diversas nacionalidades y de ellos no tengo nada de información, pues por eso lo proponía.
          Si lo hacemos en dos partes, yo me puedo encargar de los de aquí jajaja. 🙂 🙂

  6. Antonio,me acuerdo cuando te pregunte cuanta cantidad de martires habian habido durante el regimen comunista.
    Ha sido en este blog (mayoritariamente),donde he ido conociendo todos estos terribles casos,como el del Beato Dominick.
    Imaginamos esas prisiones en las que padecieron tortura y privaciones estos martires,pero nunca podremos imaginarnos como debieron vivirlo y pasarlo realmente.

    • Eso está clarísimo: una cosa es que te cuenten algo y otra cosa es que tu mismo lo vivas. Eso pasa para lo bueno y para lo malo.
      Te cuentan lo que es una cárcel o una paliza, pero si no lo sufres, no sabes lo que son. Te dicen que las papayas están buenísimas, pero si no las comes, no sabes lo que es de deliciosa.
      Yo no quiero ni imaginarme lo que es estar en prisión, privado de todos tus derechos como persona, despreciado, maltratado, hacinado, sucio, con insectos y ratas…. Eso no nos lo podemos ni imaginar y para colmo, sin ni siquiera dejarte tranquilo para que buscases refugio en la oración o el recogimiento. La tortura sicológica – y en eso eran unos canallas refinados -, es peor que la tortura física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*