San Fridolino, abad de Säckingen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de San Fridolino en una tabla gótica. Museo de Bellas Artes de Dijón, Francia (siglo XVI).

Detalle de San Fridolino en una tabla gótica. Museo de Bellas Artes de Dijón, Francia (siglo XVI).

Los historiadores no se ponen de acuerdo sobre la identidad del santo, e incluso Meyer von Knonau niegan su existencia, lo que ya es considerado como excesivo. Existe una “Vita” escrita alrededor del año 1000 por un monje llamado Balther, a la que no se le concede ningún valor histórico y que viene a decir que Fridolino era hijo de unos nobles irlandeses ricos, pero que renunció al mundo, repartió sus posesiones y decidió enclaustrarse en un monasterio. Desde Irlanda pasó al continente y después de predicar por el territorio de los francos, se estableció en Poitiers, junto a la tumba de San Hilario, donde construyó un monasterio. Junto con el obispo de Poitiers viajó hacia donde estaba el rey Clodoveo I, a fin de que diera el visto bueno al recién construido cenobio. El rey le prometió su apoyo no sólo en ése, sino en futuros proyectos que tuviera el santo.

Fridolino curó milagrosamente al obispo de Poitiers, que se vio afectado por una parálisis, y en sueños, recibió el encargo del obispo San Hilario de que fundara otros monasterios e iglesias, cosa que hizo en tierras que hoy pertenecen a Alemania y Suiza, hasta llegar a una isla deshabitada en el río Rin, al este de Basilea. Aunque la resistencia de la población fue grande, como tenía las bendiciones del rey Clodoveo, continuó su labor. Al llegar a un determinado lugar, ya muy cansado, se echó a dormir debajo de un árbol, colgando en una de sus ramas la bolsa en la que llevaba parte de las reliquias de San Hilario. El árbol se inclinó reverentemente y Fridolino tomó esa señal como que aquél era el sitio donde tenía de establecerse de manera definitiva, y fundó un monasterio.

Cuando Clodoveo murió, los habitantes del lugar quisieron echarlo, pero Dios obró el milagro de que un afluente del río Rin que siempre estaba seco, se inundara, Fridolino pasara mientras que el pueblo no pudo atravesar dicha barrera fluvial. Fridolino, desde allí, se dedicó a evangelizar la zona del Alto Rin, realizó innumerables milagros e incluso pudo evitar una guerra. La “Leyenda Aurea” incluso habla de que resucitó a un tal Urso, quien le donó una gran extensión de terreno en lo que hoy es el cantón suizo de Glarus, aunque tuvo que enfrentarse con Landolfo, hermano de Urso, con quien finalmente hizo las paces. Allí construyó una iglesia en honor a San Hilario.

San Fridolino pasa el río Rhin. Relieve gótico tardío, catedral de Säckingen (Alemania).

San Fridolino pasa el río Rhin. Relieve gótico tardío, catedral de Säckingen (Alemania).

Esta “Vita”, escrita en la Edad Media y que he resumido todo lo posible, dice que era contemporáneo del rey Clodoveo, cosa que niegan la mayor parte de los hagiógrafos. Para algunos, San Fridolino era un misionero franco-irlandés, que fue monje en Luxeuil y que en la mitad del siglo VII fundó el monasterio de Säckingen, que es el monasterio más antiguo del sur de Alemania y que fue el lugar del que salieron los evangelizadores del actual Baden-Württemberg. Eso se corresponde con una antigua tradición del monasterio de San Galo donde, en sus listados litúrgicos posteriores al siglo X, se le menciona como abad y confesor, conexionado con otros misioneros franco-irlandeses. Sin embargo, Malnory piensa que San Fridolino debe identificarse con San Fridoaldo, monje sacerdote seguidor de San Columbano, del que se habla en la “Vita Sancti Germani Grandival”.

A favor de que el monasterio de Säckingen fue fundado por un monje procedente de Luxeuil está el hecho de que los primitivos patronos del monasterio eran San Pedro y la Santísima Virgen. Posteriormente, se puso bajo la protección de San Andrés, como lo atestigua una carta del año 878, escrita después del traslado de una reliquia de la cruz del apóstol que se hizo en época carolingia. Más tarde, en los siglos XII-XIII este patronazgo fue sustituido por el de San Hilario y San Fridolino. Como he dicho más arriba, esa “Vita” legendaria dice que San Hilario se le presentó en sueños, le dijo que construyera un monasterio en una isla en el Rin y que Fridolino, desde Luxeuil hasta Säckingen le fue dedicando iglesias por todo el camino y como llevaba consigo las reliquias de San Hilario, desde entonces se le representa junto a un esqueleto.

Relicario de San Fridolino en Feldkich (Austria).

Relicario de San Fridolino en Feldkich (Austria).

Pero aún hay más, porque Lanigan y otros hagiógrafos ven en San Fridolino a un anglosajón, cuyo primitivo nombre era Fritold y que habría fundado Säckingen a principios del siglo VIII. Y para más “inri” Schulte dice que San Fridolino fue monje de Poitiers y que únicamente sus reliquias fueron a parar al monasterio de Säckingen. Sin embargo, si que es posible que San Fridolino fuera originario de Poitiers (o sea, ni anglosajón, ni irlandés, sino franco) y que fuera él quién transfiriera las reliquias de San Hilario a Säckingen. O sea, como vemos, no se niega su historicidad, pero no todos los historiadores se ponen de acuerdo en cuál era su origen, aunque si leemos cualquier biografía que encontremos en Internet, la cosa se simplifica diciendo simplemente que era un monje de origen irlandés.

El nombre de San Fridolino se menciona en unas letanías del siglo IX escritas en un misal de Zurich y desde allí, su culto se extendió por el sur de Baden, en los cantones suizos del Rin y en el de Glarus, que desde el siglo XII lo veneraban como su santo apóstol y como su patrono, pues aquellas tierras eran propiedad de Säckingen. El nombre del santo aparece en el Martirologio germánico desde el siglo X y desde el siglo XVII aparece también en el Martirologio irlandés. Desde muy antiguo su fiesta se conmemora en las diócesis de Basilea, Chur, Freiburgo, Saint-Gallen y Viena y a partir del siglo XV, en las de Poitiers y Luçon, en Francia.

Su tumba fue abierta el 14 de diciembre del año 1357, lo que supuso la “invención” del cuerpo, o sea, su canonización. Su cuerpo se encuentra actualmente en la iglesia abacial de Bad Säckingen, convertida en parroquia y todos los años es sacado en procesión, vistiendo los portadores los típicos trajes de caballeros medievales. El sarcófago romano en el que originariamente fue sepultado San Fridolino se encuentra en la cripta de Säckinten. Hay reliquias suyas en Saint-Blasien, Holderbanck, Feldkich y algunas otras localidades del entorno germánico-suizo-austríaco. Las que estaban en el cantón de Glarus quedaron destruidas en el año 1861 durante un incendio en la iglesia que las custodiaba. En la sacristía de la basílica de Rankweil existe una piedra que la tradición dice que fue usada por el santo y sobre la cual apoyan sus rodillas aquellos que padecen de artrosis.

Urna de San Fridolino en Säckingen (Alemania).

Urna de San Fridolino en Säckingen (Alemania).

A pesar que no era un monje benedictino, se le representa como tal, siempre acompañado de un esqueleto, que algunos dicen que corresponden a las reliquias de San Hilario, mientras que otros afirman que es el esqueleto de Urso, a quien resucitó. En otras representaciones aparece con la cruz abacial en una mano y el esqueleto en la otra. En el escudo de armas del Cantón de Glarus, aparece vestido de peregrino. Es el santo patrono de Bad Säckingen, Naefels, Schneider y el cantón de Glarus, se le considera protector del ganado y de las enfermedades producidas de una u otra manera tanto por el fuego como por el agua. Tanto en Occidente como en Oriente se le conmemora el día 6 de marzo y sólo en la diócesis de Estrasburgo se le celebra un día más tarde.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Barth, M., “San Fridolino y su culto en la región alemana”, Freiburg, 1955.
– Bautz, F.W., “Fridolin”, Volumen II de la Enciclopedia Bio-bliográfica de la Iglesia, Hamm, 1990.
– Gazeau, R., “Saint Fridolin abbé de Saint-Hilaire de Poitiers”, publicado en la revista Mabillón, volumen LII, 1962.
– Gougaud, L., “Les Saints irlandais, hors d’Irlande”, Lovaina, 1936.
– Meer, G., “S. Fridolin, der Apostel Alemanniens”, Zurich, 1889.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo V”, Città N. Editrice, Roma, 1991.

Enlaces consultados (31/01/2015):
– www.keltoi.ch/Fridolin.html
– http://de.wikipedia.org/wiki/Fridolin_von_S%C3%A4ckingen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

13 pensamientos en “San Fridolino, abad de Säckingen

  1. Te has merecido una estrella más por esta agradable sorpresa. No conocía nada de la vida de este santo, salvo su nombre y su fecha en el día de hoy. Después de este artículo te creo capaz de escribir cualquier biografía.
    Me ha gustado mucho ver una ilustración suya, si nunca pensé en leer una biografía suya, menos en ver una pintura de él.
    Gracias por este trabajo y no te tardes en regalarnos otra sorpresa.
    Saludos.
    PD mándame por favor a mi correo las ilustraciones del día de hoy, gracias.

    • ¿Me he merecido la estrella Michelín? Pues aunque andemos lejos, con el charco de por medio, invítame a una cena virtual y así lo celebramos, ¿no?. Bromas aparte, cuando la bibliografía utilizada es buena, el mérito está en quién escribió primero porque de una forma u otra, aunque le demos nuestro estilo, estamos copiando lo anteriormente dicho por otros, por lo que aqui no hay mérito que valga.
      Tal y como me lo has pedido, te he enviado por e-mail estas y otras fotos del santo.

  2. Cuando he visto la iconografía del Santo se me ha encendido una lucecita en la cabeza, porque ha sido como estar viendo un fragmento de las famosas “danzas de la muerte” medievales: https://avueltasconlalengua.files.wordpress.com/2010/04/33628-20070717klphisuni_146_ies_sco.jpg

    Estas pinturas, de época gótica fundamentalmente, tenían una función moralista y estaban incluidas dentro del universo de las Vanitas y el Memento Mori. Invitaban a reflexionar a toda la sociedad tardomedieval sobre la inminencia e irrevocabilidad de la muerte y animaban a la penitencia y al cambio de vida para salvar el alma antes de que fuera demasiado tarde. Los protagonistas de esta danza, además de la Parca, por supuesto, solían ser clases pudientes, nobles y eclesiásticos, pero también campesinos y pobres, dando a entender que la muerte nos “invitaba a bailar” a todos y que a todos nos igualaba, por más que en vida hubiésemos gozados de diferentes status.

    Es curioso ver a un Santo cuya iconografía es tan similar y que no creo que acabe de corresponder, pues quien danza con la hermana Muerte suele ser un pecador necesitado de conversión. Las teorías aportadas en el artículo acerca de por qué San Fridolino puede andar a vueltas con un cadáver o con un esqueleto me parecen plausibles, pero me mosquea un poco que pueda atribuirse este macabro elemento a las reliquias de San Hilario, porque entonces el interfecto llevaría una aureola o sería presentado con más reverencia o dignidad… ¿no? Acaso me convezca más la opción de que aluda a que resucitó a un muerto, porque el cadáver está en estado de semiputrefacción y no completamente corrompido en la tabla gótica, aunque en otras representaciones sí es un esqueleto a hueso pelado.

    En fin, que es una iconografía muy típica de la época, pero lo excepcional es verla atribuida a un Santo, además llevando al cadáver andante de la mano, con familiaridad y hasta con afecto. Por más que no me cuadre, sigo viendo una danza de la muerte, aunque no danzan, sino pasean, jajaja.

    Ya he dado bastantes vueltas. Gracias por el artículo.

    • Pues puestos a bailar, bailemos, con la muerte o con la vida, jaja.
      Ya digo al principio que la “Vita” no tiene ningún valor desde el punto de vista histórico, lo que puede explicar el que se justificase la representación de una danza ritual medieval dándole una explicación un tanto incoherente. No me veo yo a San Fridolino con las reliquias de San Hilario metidas en una talega, cuando la mayor parte de las mismas aun se conservan en Poitiers, ¿no?. pero bueno, eso dice la leyenda y eso he puesto en el artículo, aunque es raro el por qué en toda la iconografía así es representado el santo. Fue la idea del primer pintor la que fue copiada por los sucesivos artistas que lo tan pintado o esculpido. Con esqueleto o sin él, con las reliquias de San Hilario o sin ellas, San Fridolino fue un santo real, de origen un tanto incierto, que fundó un monasterio y evangelizó la zona circundante. Creo que solo con eso hay que quedarse.
      Y no me digas que la urna de las reliquias no es bonita, ¿eh?

      • Que interesante lo que cuentas Ana María. En las pinturas de la ermita de la virgen de Belen (Lietor, Albacete) hay un esqueleto parecido ( como pudimos verlo en el articulo) y nunca había pensando que puede representar esto que nos dices.

        • Puedes estar seguro de que sí, más llevando la guadaña y yendo coronada, se trata de la Muerte en mayúsculas, y está ahí para recordar que estamos de paso, que nadie se queda para siempre y que nadie vuelve una vez se ha ido, salvo Él, que regresó, y a los que Él quiso regresar.

          Te recomiendo que eches un vistazo a las pinturas de “vanitas” y a las danzas de la muerte. Son un programa iconográfico muy rico e interesante, reflejo de la idiosincrasia medieval que gritaba este tipo de moralismos mientras en la vida cotidiana pasaba lo de siempre: que unos vivían muy bien y otros muy mal. Un representante muy bueno y muy conocido de esta moralidad es nada menos que El Bosco, quien se esforzó tanto en los detalles de esas visiones lujuriosas e infernales no porque fuera un libertino o un alucinado, como algún ignorante ha dicho, sino porque era un católico severo y devoto que echaba en cara a la sociedad de la época sus pecados y les auguraba su destino mediante la pintura.

          No os aburro más, que no es el tema de este artículo.

          • Gracias, ten seguro que veré estas pinturas.
            Las del Bosco, las he visto muchas veces, y hasta me compre hace poco un libro de estas pinturas, porque me encantan estas pinturas y el mensaje que transmiten.

            En Badajoz hay una ermita que esta decorada también con estas pinturas y por desgracia esta en muy mal estado. La gente piensa que estas pinturas son de todo menos cristianas.

            Y no nos aburres, todo lo contrario, aprendemos de todo lo que dices. 🙂

  3. Gracias Antonio.
    Nuestro compañero Humberto por lo menos sabia que existía un santo con este nombre, pero yo es que ni eso jaja. Hay que ver el nombre tan raro que tenia.
    Hechos de su vida se han difuminado con el paso del tiempo, y también por las piedades populares. Aun así me ha gustado conocer estas leyendas de las fundaciones. Me recuerdan a muchas que tenemos por aquí, por el norte de España.
    El relicario gótico es muy bonito, pero la urna que contiene su cuerpo es lo más!. Es un filigrana espectacular, y el detalle que la remata, donde aparece nuestro santo y el esqueleto, es verdaderamente bonito.

    • No te preocupes que seguiremos escribiendo, si Dios quiere, sobre otros santos medievales de nombres aun más raros.
      Por e-mail te envio otras fotos de esta preciosa urna.

  4. Antonio yo pienso como Ana Maria y tu,que ese esqueleto dudo mucho que se trate o represente a San Hilario…seria espantoso,menuda representacion de un santo…¡y sin aureola!.
    La primera imagen de la tabla gotica es espantosa,el santo cogido de la mano de ese cuerpo medio cadaverico,buf!
    De la urna no tengo palabras para describirla…hasta el esqueleto me parece bonito.;)

    • Es cierto que en la abadia de Säckingen hay reliquias de San Hilario, pero no todas ni muchísimo menos. La mayor parte están en Poitiers, luego vete tu a saber cual fue la intención del primero que lo representó.
      Como veo que te gusta la urna, te envio más fotos por e-mail

  5. Yo no sabía sobre este Santo pero su iconografía si que llama la atención el verle con un esqueleto de la mano y pienso como Ana María que quizá sea más seguro que se trate del hombre que resucito que de San Hilario, pero con respecto a la primera imagen tengo una duda más ¿Qué es ese como bolso que lleva en la mano y que se ve de una forma rectangular? y por otro lado la urna de sus reliquias es bellísima.

    • Es una funda protectora para llevar su libro de Horas, la Biblia o cualquier otro manuscrito sagrado. Estaban concebidas para guardar y proteger los manuscritos de lujo e incluso había paños que las envolvían para el momento de leerlas, pues no se consideraba adecuado tocarlas directamente con los dedos. Si sigues el recorrido de cómo se producía y fabricaba cada uno de estos manuscritos de lujo, se entiende perfectamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*